El Overol – Un poema de Augusto Matéu Cueva

Nota: Poema extraído del libro Poesía Proletaria del Perú (1930-1976). Introducción, selección y notas de Victor Mazzi T. Ediciones de la Biblioteca Universitaria, Lima 1976, pp. 34-35. En las notas adjuntas al poema se da cuenta que Augusto Matéu Cueva nació en Masma (Jauja) en 1907 y falleció en Lima en 1971. Obrero minero y luego trabajador en la enseñanza. El inicio de su producción literaria data de 1928. Tiene editado el poemario Alborada (1939), Gualda y Rosicler (CIP – 1040), Lampadas del Minero (Ed. Baluarte – 1940), Antena Poletaria (Arequipa – 1974) y Trabajadores del Campo (1ª edición 1940 y 2ª edición 1955). Transcrito por Gran Marcha Hacia el Comunismo. Marzo 2013.

EL OVEROL

¡Overol inmenso cielo azul!
Símbolo de la dignidad proletaria:
siempre ella pura, límpida y fraternal.

Avizorado por el proceso histórico,
cosido con el hilo rojo del pensamiento obrero
y tachonado con estrellas matutinas:
naciste grande, sublime y trascendental.

Desde que el tiempo se viste de overol
la Historia va de brazos con el proletariado.
En sus pliegues, ¡clamor de reivindicación!
Los obreros hallamos siempre la luz clara
De la dialéctica del materialismo.

En tu firmamento inconmensurable
inscrito, está el gran lema:
“EL QUE NO TRABAJA NO COME”.
Alborada precursora del socialismo
ya el indio se cubre también de tu gloria.

Mensaje azul de un futuro promisor,
el Sol de los Incas, al nacer todos los días,
Te encuentra flamante y orgulloso
en ciudades, minas y campos,
convertida en enseña del DERECHO AL TRABAJO.

El minero te lleva de emblema sin igual
en su dura lucha por la conquista del pan.
Se envuelve con el honor de tu sudario
si en la lucha cae con altivez y dignidad.
Pero mañana, embozado de tu insignia,
al triunfo llevará los ideales de la LIBERTAD.

En tu faz, cielo claro y límpido
brilla inmarcesible un glorioso OCTUBRE ROJO,
y, cuando ella está ensombrecida
por negros nubarrones de la reacción,
vibra estremecedor su grandioso 1º DE MAYO
y agita fuerte una preclara COMUNA DE PARÍS.

Augusto Matéu Cueva

Anuncios