India – Comunicado del Frente Democrático Revolucionario condenando el asesinato a sangre fría de 10 cuadros maoístas en Jharkhand

Nota: Comunicado publicado en la página web Sanhati http://sanhati.com/articles/6256/ La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Marzo 2013.

 ¡Condenar el asesinato a sangre fría de 10 cuadros maoístas en una operación conjunta encubierta de la policía y el CTP en Chatra, Jharkhand! 

¡Libertad inmediata y sin daños para las 20 personas secuestradas por el CTP!
Comunicado de prensa del Frente Democrático Revolucionario (FDR)

 29 Marzo 2013

Los medios de comunicación han informado del anuncio de la policía de Jharkhand que diez cuadros del Partido Comunista de la India (Maoísta) fueron acribillados a tiros por el CTP (Comité Tritiya Prastuti) durante una “feroz batalla con armas de fuego” que comenzó en la tarde del 27 de marzo de 2013 y continuó hasta la mañana siguiente en los bosques de Lakarbandha en el distrito de Chatra de Jharkhand, que recae en los límites de la comisaría de policía de Kunda. Alrededor de 25 maoístas han sido secuestrados tras la batalla según informan los medios de comunicación. Se informa que entre los muertos están Lalesh Yadav alias Prashant, Secretario del Comité del Área Especial de Bihar Jharkhand Chhattisgarg Norte del Partido Comunista de la India (Maoìsta), Jaikumar Yadav, Comandante de Pelotón y Dharmendra Yadav alis Biru, Comandante Subzonal de Koleswari.
Según la versión del incidente por la policía, ésta había recibido información sobre una batalla con armas de fuego produciéndose entre cuadros del PC de la India (Maoísta) y miembros del CTP en la tarde del 27 de marzo. Unos cien hombre armados del batallón CoBRA de las FPRC (Fuerzas Policiales de la Reserva Central) y policías armados del distrito se pusieron en marcha a las 10 de la noche de ese mismo día, llegando al lugar de los enfrentamientos a las 3 de la madrugada. Las fuerzas policiales y paramilitares se vieron envueltas en los combates entre las 3 y las 4 de la madrugada disparando entre 80 y 90 rondas de balas. Al amanecer, según la policía, los beligerantes del PC de la India (Maoìsta) y cuadros del CTP se retiraron del lugar. Durante una búsqueda por la zona, la policía afirma haber recuperado en el lugar del enfrentamiento los cuerpos de miembros del PC de la India (Maoísta), nueve con uniformes, junto con siete armas, bombas de caña, cartuchos vacíos y literatura maoísta. Aunque la policía ha declarado que murieron también dos miembros del CTP, los cuerpos de los supuestos miembros del CTP no han sido recuperados por la policía.
Sin embargo, el PC de la India (Maoìsta) ha rebatido la versión de la policía. Un portavoz del Partido en declaración telefónica a la PUCL de Jharkhand comunicó que no hubo ningún enfrentamiento o batalla con armas como informó la policía. Según él, fue una operación conjunta planificada y ejecutada por las fuerzas paramilitares centrales y la policía estatal en connivencia con el CTP. Las Fuerzas Armadas del Estado y el CTP han utilizado operativos encubiertos para mezclar veneno con la comida servida a los maoístas. Cuando se encontraban en estado inconsciente tras consumir la comida envenenada, primero les arrebataron las armas y luego fueron asesinados de forma selectiva por el CTP y las Fuerzas Armadas. El resto de los entre 20 a 25 maoístas fueron más tarde secuestrados y arrebatados por hombres del CTP. El portavoz confirmó también que hubo 200 elementos armados en la operación del CTP y policía y paramilitares de Jharkhand.
Los hechos y circunstancias del incidente, el modus operandi de las Fuerzas Armadas del Estado y el historial del conocido CTP en Jharkhand apuntan claramente, en efecto, a una operación encubierta, a un “encuentro” manipulado y al asesinato a sangre fría de los diez maoístas. Es difícil pensar que los diez miembros de un grupo extenso de 30 maoístas armados cayeran en una batalla con armas de fuego mientras que ninguno de los matones del CTP o de las Fuerzas Armadas con los que se enfrentaron tuvieran ninguna baja. La propia policía ha admitido que ninguna de sus tropas sufriera herida alguna. La declaración de la policía de que dos miembros del CTP hubieran muerto y uno herido en un “enfrentamiento” es altamente dudoso, dado el hecho que la policía no recuperó los cadáveres de los miembros del CTP. A pesar de las manifestaciones contrarias del Gobierno, es bien conocida la connivencia entre el CTP, los paramilitares y la policía de Jharkhand en llevar a cabo operaciones contra los maoístas. Por tanto, se puede suponer que las Fuerzas Armadas del Estado tenían pleno conocimiento de la presencia del grupo maoísta en el bosque de Lakarbandha, y que dirigieron y participaron en esta miserable operación encubierta de principio a fin. El CTP, como banda de vigilantes mercenarios impulsada por el Gobierno, fue uno de los instrumentos en ejecutar estos asesinatos extrajudiciales.
No es esta la primera vez que medios encubiertos y engañosos como el envenenamiento hayan sido utilizados por el Estado indio para eliminar a dirigentes y cuadros maoístas a través de la acción de topos e informadores. Tres miembros del Comité Central del antiguo PC de la India (Marxista-Leninista) Guerra Popular – Shyam, Mahesh y Murli- fueron primero envenenados utilizando a un informador en Bangalor, secuestrados y trasladados por vía aérea a Andhra Pradesh, torturados y posteriormente asesinados a tiros en December de 1999. Luego la policía hizo correr la historia de que los tres fueron asesinados en un “enfrentamiento” en Karimnagar, distrito de Andhra Pradesh. Un aldeano residente cerca del lugar donde supuestamente tuvo lugar el enfrentamiento fue también detenido y asesinado por la policía y mostrado como miembro del grupo a fin de reforzar su mentira Goebblesiana. La exigencia por parte de las organizaciones de derechos civiles y fuerzas democráticas para una investigación judicial del incidente fueron rechazadas por el Gobierno. Los oficiales de policía culpables y sus amos políticos están pendientes de responder de este crimen fascista, y gozan de hecho de plena protección por parte del Estado.
De forma similar, la policía de Chhattisgarh ha afirmado haber matado a 14 miembros de un escuadrón maoísta en el distrito de Bijapur el 18 de marzo de 2008 tras un “feroz enfrentamiento”, incluso pese a que ni un solo policía resulto herido. Los aldeanos que fueron testigos informaron posteriormente a los medios de comunicación y organizaciones de derechos civiles que la historia contada por la policía sobre el “enfrentamiento” tenía por objeto encubrir el hecho de que los miembros del escuadrón habían sido envenenados y asesinados a través del uso de espías. El Gobierno y la policía nunca han reconocido estos asesinatos en masa y a sangre fría encubiertos, y, por el contrario los han elogiado como “la mayor operación realizada de contrainsurgencia en el Estado”. Estos son dos de los innumerables casos de asesinatos fascistas por parte de las fuerzas del Estado contra el movimiento revolucionario utilizando espías, bandas de vigilantes y elementos encubiertos, y luego haciendo gala de haber liquidado a dirigentes, cuadros, simpatizantes y civiles revolucionarios en “heroicas” batallas. El último asesinato de diez maoístas en el distrito de Chatra de Jhakhand apunta a un asesinato a sangre fría similar del cual el Estado indio y sus Fuerzas Armadas son igualmente responsables lo mismo que sus soldados de a pie, el CTP. Esta operación encubierta tiene como responsable al anterior jefe fascista de las Fuerzas Policiales de la Reserva Central K Vijay Kumar, que es actualmente asesor del gobernador de Jharkhand y virtualmente dirige el Ministerio del Interior en el Estado que está actualmente bajo el mandato del Presidente.
El CTP se creó con renegados del PC de la India (Maoísta) tras desertar del Partido en 2001. El Estado indio, sus Fuerzas Armadas y agencias de inteligencia fueron instrumentos en su creación y continuada presencia en los distritos de Chatra, Latehar y Ranchi. El CTP ha establecido un reinado de terror en estos distritos, incluyendo asesinatos, secuestros, extorsiones y torturas –todo bajo el patrocinio del Estado y sus Fuerzas Armadas. Ha puesto como objetivo particularmente a las organizaciones revolucionarias y su base de masas durante sus 12 años de existencia. Esto se debe a que el CTP considera a las masas revolucionarias y a su movimiento como el principal impedimento para su expansión, que es inseparable con la salvaguarda de poder político de las clases reaccionarias dominantes compuestas por la fuerzas feudales y la gran burguesía compradora.
El CTP es sólo una de las bandas de vigilancia dirigidas por las clases dominantes. En Jharkhand, el Estado indio ha promovido otros escuadrones de la muerte fascistas que llevan los nombres de Comité Jharkhand Prastuti, Shanti Sena. Apenas existe diferencia entre el CTP de Jharkhand y el Salwa Judum de Chhattisgarh, el Ranvir Sena de Bihar, Sendra y Narsi Cobra de Andhra Pradesh, Shanti Sena de Odisa, Ikhwan de Cahemira y Sulfa de Asom. Todos están patrocinados, fomentados y utilizados por el Estado indio para aplastar los movimientos democráticos y revolucionarios de los pueblos y nacionalidades oprimidas. Unicamente, el CTP se denomina como un grupo “maoísta”, ¡y también el Estado de manera conveniente le define como tal!
El FDR exige que se lleve a cabo inmediatamente una investigación judicial que indague sobre el asesinato de los diez maoístas en Chatra, Jharkhand, a fin de que los hechos del incidente sean expuestos a la luz y los culpables de este asesinato a sangre fría llevados a la justicia. Pensamos también que las vidas de los veinte maoístas secuestrados por el CTP están en peligro. Ya estén bajo la custodia del CTP o de la policía, deben tomarse todas las medidas para salvar sus vidas. Todos ellos deben ser presentados ante un juez de forma inmediata. Además, el CTP debe ser disuelto inmediatamente, y el Estado indio debe poner fin al patrocinio de las bandas de vigilantes en el país, incluido el CTP en Jharkhand.

Varavara Rao, Presidente
Rajkishore, Secretario General
Frente Democrátco Revolucionario (FDR)

Anuncios