Lin Piao sobre la teoría de las fuerzas productivas (1966)

linbiao1

[Dirigiéndose al Grupo de la Revolución Cultural del Comité Central]:

Vuestro trabajo estuvo plagado de dificultades. El movimiento comenzó de manera vigorosa, pero pronto se le cayó encima un cubo de agua fría. El Presidente ha dado la vuelta a la situación. De lo contrario la Revolución Cultural habría sido interrumpida, la burguesía habría ganado la partida, y nosotros habríamos sido derrotados. Debemos de destruir las ideas burguesas … acabar con las viejas ideas …. Por un lado debemos comenzar por el aspecto material, desarrollando la capacidad productiva y mejorando nuestra tecnología; por otro lado, debemos comenzar con el aspecto espiritual mediante la reforma del pensamiento del hombre. El factor crucial en la productividad es el hombre, y por lo tanto debemos desarrollar el factor humano, cambiar ideas y conceptos y transformar nuestro sentido de la responsabilidad con la sociedad. Esto es más fácil decirlo que hacerlo. Habrá derrotas temporales, y sólo podremos reformar al ser humano a través de numerosas batallas, críticas y elogios en una amplia lucha en el frente ideológico en su conjunto.

La lucha consiste en avanzar desde numerosas posiciones inferiores a las correspondientes etapas superiores en ambos frentes, el material y el espiritual. Nuestro Grupo de la Revolución Cultural se encarga del frente espiritual, pero avanzamos simultáneamente en ambos frentes. El pensamiento de Mao Tse-tung es la locomotora de nuestro progreso a lo largo de esos dos frentes. Tenemos que avanzar como avanza un tren encima de dos rieles. No debemos promover incentivos materiales como hacen los revisionistas, o acabaremos volviendo a las viejas normas y el revisionismo volverá a aparecer. En todas nuestras tareas debemos de guiarnos por el pensamiento Mao Tse-tung, comprender profundamente el pensamiento Mao Tse-tung será el arma espiritual que nos permita luchar esta batalla hasta el final. Si vencemos en nuestras mentes, ganaremos la batalla contra los incentivos materiales. Camaradas, habéis jugado un papel importante en los últimos meses … espero que en el futuro juguéis un papel todavía mayor. No permitiremos más jarros de agua fría, y el Presidente se asegurará de que la situación sea rectificada …

La Gran Revolución Cultural es una empresa que nunca hasta ahora se ha intentado. Nada igual existe en la Unión Soviética …

Ahora los ojos de pez se confunden con las perlas, y debemos separarlos. Debemos entregar las perlas a las masas de obreros y campesinos para que la gente pueda tener cultura y ver el brillante futuro que les espera. Si los ojos de pez se mezclan con las perlas, nosotros mismos tendremos problemas al diferenciarlos. Debemos anunciar que el pensamiento Mao Tse-tung es la perla, y cada uno asumir la responsabilidad que nos toca.


Nota: el texto entre corchetes y los puntos suspensivos aparecen ya así en el original de Martin Ebon.

Fuente: Martin Ebon, Lin Piao, The Life and Writings of China’s New Ruler. Nueva York, Stein and Day, 1970, pp 272-273.

Extracto de “Yo no soy igual a mi tarea: discurso secreto a la XI Sesión Plenaria (1966)”

Traducido por Gran Marcha Hacia el Comunismo, Marzo 2013, del texto publicado por “Maoist Information Web Site”.

Anuncios