PCR-RCP Canada: 1º de Mayo de 2013 ¡Camaradas: oponeos a la sociedad burguesa! ¡Resistid la explotación capitalista! ¡Uníos a vuestros camaradas y luchad por el poder popular!

Nota – Hemos recibido del Buró de Información Política del del Partido Comunista Revolucionario (PCR-RCP Canadá) el siguiente manifiesto de dicho Partido. Fue publicado en el periódico Partisan del PCR-RCP Canadá, nº 36, 29 de marzo de 2013 y en la página web de dicho Partido http://pcr-rcp.ca/en/en/  . La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Abril 2013.

1º de Mayo de 2013
¡Camaradas: oponeos a la sociedad burguesa! ¡Resistid la explotación capitalista! ¡Uníos a vuestros camaradas y luchad por el poder popular!

Una tormenta económica se está cociendo en Canadá. La fortaleza de los mercados financieros e inmobiliarios nacionales se derrumbará inevitablemente con la intensificación de la crisis global. A resultas de EE.UU., Canadá intensificará la terrible batalla que la burguesía está desarrollando para recortar los costes laborales. Los capitalistas exigen a los proletarios: “¡Trabajadores, coger vuestra paga y dar al patrón lo que demanda!”. Y así, los capitalistas están exigiendo a sus gobiernos: “¡Haced que los trabajadores obedezcan! ¡Lanzad a la policía contra ellos, corromped a sus líderes y romper sus huelgas –nuestro futuro depende de ello!”.
¿Quién puede aún creer que el Gobierno federal o provincial está tomando partido con nosotros los trabajadores y que nosotros tenemos simplemente que elegir “uno bueno” para que cambien las cosas? A través del país, los parados se ven afectados por los recortes impuestos por el Gobierno Harper y tienen que enfrentarse al hostigamiento de los inspectores del Seguro de Desempleo. En Quebec, el supuestamente “progresista” Gobierno del Partido Québécois acaba de imponer recortes y limitaciones adicionales a aquellos que reciben prestaciones sociales y planea incrementar las tasas de enseñanza universitaria. Mientras tanto, la Comisión Charbonneau ha puesto al descubierto la corrupción masiva y sistemática a través de contratos de construcción, firmas de ingeniería y políticos. En Toronto, los albergues para sin techo están llenos mientras las autoridades locales y provinciales se lavan las manos.
Mientras tanto, la policía está acentuando la represión contra aquellos que se atreven a protestar y participar en manifestaciones. Los gobiernos, a todos los niveles, le están dando nuevas armas legislativas y normativas para incrementar la represión, tales como las nuevas normas contra quienes vayan “enmascarados” ¡con penas de hasta 10 años de prisión!
Entre tanto, la fortuna acumulada por los 1.426 billonarios del mundo ha aumentado 800 billones de dólares respecto al año pasado -¡un aumento del 14.8%! Totalizando 5.4 trillones de dólares, esta riqueza global de un pequeño número de individuos asciende a la tercera posición tras la de los Gobiernos de Estados Unidos y China.
El futuro de los capitalistas depende de nuestro sometimiento. Nuestro futuro como trabajadores depende, por el contrario, de nuestra insubordinación. Es decir, nuestra desobediencia al orden burgués y, consecuentemente, de nuestra determinación de luchar por la propiedad colectiva de los medios de producción, por el socialismo y el poder de los trabajadores.
Necesitamos seguir el ejemplo de lo que nuestros camaradas están haciendo en Dhaka, en las fábricas de Bangladesh, en las calles de Atenas y en las minas de España; necesitamos resistir como lo hacen nuestros compañeros trabajadores en Europa y China, como los campesinos pobres y las masas populares en la India, y en las calles de Montreal.
El Partido Comunista Revolucionario llama a todos los trabajadores, a los parados, a los jubilados, a la juventud a los estudiantes, a hacer del 1º de Mayo, Día Internacional de la Clase Obrera, un momento en que la burguesía tema que nuestra clase está en el proceso de escoger la insubordinación; que estamos alzándonos y reclamando la esencia de nuestras legítimas luchas –incluidas aquellas más contundentes que cambien radicalmente la faz de Canadá.
Protestemos a millares en las principales ciudades del país. Esgrimamos nuestras banderas rojas por todas partes y a lo largo de esta jornada de lucha. Impidamos que la policía nos arrebate y destruya las banderas rojas y las pancartas de la lucha de clases. Forjemos un nuevo espíritu de lucha a través de la unidad y la militancia. Hombro con hombro, respondamos a los distintos llamamientos que se harán el 1º de Mayo. ¡Trabajadores, estudiantes o pensionistas: hagamos del 1º de Mayo una potente jornada de acción revolucionaria!
-En Montreal: ¡Uníos al contingente rojo del PCR-RCP Canadá en la manifestación del 1º de Mayo organizada por la  Convergence of Anti-Capitalist Struggles  (CLAC-Montréal)! Concentraos exactamente a las 6 de la tarde en Place Jacques-Cartier (delante del Ayuntamiento).
-En Ottawa: Participar en un extenso número en el acto organizado por el PCR-RCP Canadá en el Babylon Night Club, 317 Bank Street, que abrirá sus puertas a las 9 de la noche.
-En Toronto: Uníos a la manifestación del 1º de Mayo convocada por el PCR-RCP de Canadá (próximamente más información)
* * *
Queremos profundos cambios. La sociedad entera debe cambiar. Con su fachada de democracia y aumento de la desigualdad, corrupción, derroche de recursos y explotación de los trabajadores que son desechados después de utilizados; con el consumismo que nos encadena a los bienes en lugar de liberarnos de nuestras necesidades; con todas estas enfermedades que surgen de la competencia entre las corporaciones privadas, este sistema no es el nuestro. Nosotros somos los que trabajan a fin de que ellos sobrevivan. Pero no lo apoyamos y estamos luchando por un cambio. Esta lucha necesaria para un cambio será necesariamente una revolución.
De un país a otro, los pilares de la sociedad burguesa están demostrando ser incesantemente frágiles. La economía capitalista se enfrenta a una crisis tras otra. Las medidas de austeridad que son implementadas para solucionar una crisis sólo crean otras. Este es un testimonio del ciclo de decadencia del capitalismo en que hemos entrado. Las recesiones duran cinco años o más, como en Grecia. El desempleo afecta a una cuarta parte de la clase trabajadora, como en España. La juventud está literalmente marginada, como en el Norte de África y en muchos países europeos. Los salarios reales de los trabajadores se reducen una quinta o cuarta parte, como en Estados Unidos o Gran Bretaña. Las pensiones de los trabajadores son atacadas como en Canadá, Italia y otros países. Para la mayoría, los ingresos laborales se ven literalmente robados por los créditos, impuestos y diversas tasas impuestas sobre los servicios públicos. Lo que recibe un trabajador, los capitalistas y sus Gobiernos rápidamente lo vuelven a recuperar.
Las corporaciones hacen la ley y los Gobiernos las implementan. Pero ni unas ni otros tienen el interés de las masas en sus corazones. La política burguesa, con sus degenerados partidos, su corrupción endémica, sus ridículos dirigentes y debates estériles, son contemplados extensamente como un circo que se mueve en círculos bajo una desierta en una carpa desierta. La democracia burguesa es sólo una sombra de sí misma. No hay nada que obtener luchando por ella. La democracia popular que necesitamos sólo tendrá lugar luchando contra el podrido sistema burgués. Será cien veces mejor que la dudosa legalidad del sistema burgués no ha legado. Exigimos cambios globales y a fondo: ¡esa es la razón por la cual somos revolucionarios!

Anuncios