Cómo analizaba el Partido Comunista de España (PCE) en 1932 a la República burguesa del 14 de abril

(…) El poder político, el Estado, no es una cosa que está “por encima de las clases”, una abstracción filosófica, sino una fuerza organizada y armada. ¿Cuáles son las clases que detentan y manejan ese instrumento de dominación de clase? ¿Y cuáles son sus medios de acción?
En España, el Estado tal como existe desde el 14 de abril de 1931, dispone de la policía heredada de la monarquía, dispone de la guardia civil, dispone de un ejército dirigido por oficiales de casta, dispone de los tribunales, de las cárceles y de otros medios de represión que están exclusivamente al servicio de las clases dominantes. Desde el 14 de abril –lo mismo que antes- son siempre las clases explotadoras las que están en el poder. Si hasta el 14 de abril el poder político, todo el aparato del Estado, estaba en manos de los terratenientes y de la burguesía financiera, industrial y comercial, después de esa fecha ¿a manos de qué clase pasó el poder? A manos del bloque burgués agrario, bajo la égida del capital financiero. Ese bloque, después de la proclamación de la república, conservó intacto el aparato del Estado heredado de la monarquía: el ejército, la guardia civil, los tribunales, las cárceles, etc. El viejo aparato de la monarquía no fue destruido. Ha sido pintado de morado. Se hizo “republicano”. El aparato del Estado, tal como fue bajo la monarquía, está encargado de “defender la república”. ¿Contra quién? ¿Contra qué cosa? Contra los obreros. Contra los campesinos. Contra sus reivindicaciones revolucionarias. Y la burguesía trata de consolidar sus posiciones gubernamentales, trata de reforzar ese Estado de clase. Ese Estado real funciona para salvaguardar los privilegios de los latifundistas y del capital financiero; para asegurar la explotación de los obreros por los patronos capitalistas, para mantener la semiservidumbre de los campesinos, para mantener la opresión nacional en Cataluña, Galicia, Vizcaya y Marruecos, y para participar al lado del imperialismo francés en la nueva guerra imperialista. (….)”.
Nota – Extracto de “Los socialfascistas en la revolución española. Los problemas de la revolución española. Nº 6”. Publicaciones EDEYA, Barcelona s.f. (1932), pp. 12,13.

Anuncios