1º de Mayo ¡Contra el capitalismo salvaje: unidad y lucha de la clase obrera y el pueblo! Gran Marcha Hacia el Comunismo

1º DE MAYO ¡CONTRA EL CAPITALISMO SALVAJE:
UNIDAD Y LUCHA DE LA CLASE OBRERA Y EL PUEBLO!

Llegamos a un nuevo 1º de Mayo en medio de una de las mayores crisis económicas de la historia. Millones de parados, condiciones de trabajo precarizadas, asalto y privatización de los servicios públicos que antes formaran la columna vertebral del llamado Estado de Bienestar. Muchos creen que las crisis del capitalismo son fenómenos naturales, como los tornados, completamente accidentales, imprevisibles e imposibles de prevenir. Otros muchos echan la culpa a la mal llamada “clase política”, que por inacción, incapacidad, corrupción o ensimismamiento ni evitaron ni pueden parar la catástrofe. Otros, quizá, culpan a los propios capitalistas, que al pecar de excesiva avaricia desataron fuerzas especulativas que escapan a su control y arrasan con todo: ¡es bueno querer ser rico, pero no tanto! En estos análisis hay algo de verdad. Las crisis no son planeadas por grupos reducidos de psicópatas con oscuros propósitos. La mayor parte de nuestros políticos son, sin duda, una banda de ineptos y corruptos, más interesados en apuntalar un sistema que oprime a los trabajadores que en buscar soluciones a nuestros problemas. Existe, sí, una tendencia entre los dueños de capital a la avaricia sin fin, a alimentar burbujas especulativas que al estallar se transforman en calamidad y se extienden por todo el mundo como una plaga.
¿Qué aportamos, entonces, los comunistas a estos análisis parciales? Los comunistas defendemos que las crisis del capitalismo no son como fenómenos naturales, accidentales y sin responsables. Las crisis, que son cíclicas, son el producto inevitable y necesario de un sistema basado en la acumulación ilimitada de capital en beneficio de una minoría, los dueños de los medios de producción. Estas crisis llevan asolando el mundo desde hace siglos, en una paradoja que habría confundido sin remedio a nuestros ancestros más lejanos: casas vacías se acumulan al lado de gente sin hogar; fábricas vacías esperan a personas sin trabajo que nunca llegan; supermercados repletos se reparten por un país que cada vez pasa más hambre. La abundancia material se agolpa junto a la necesidad, con las leyes capitalistas y su policía como única barrera entre ambas.
Defendemos, también, que las crisis no son producto de la incapacidad personal o las fallas morales del político de turno, sean cuales sean las siglas a las que representa. Ocurre, de hecho, todo lo contrario: el Estado y sus dirigentes implementan con gran eficacia los planes trazados por el capitalismo internacional para nuestro país. Planes que pasan por el sometimiento de los trabajadores y el expolio de nuestros recursos, sumando a España al grupo de países oprimidos por un imperialismo que tiene como único objetivo el cuadrar las cuentas de los principales grupos empresariales que son los verdaderos jefes de nuestros dirigentes.
Defendemos, por último, que esta crisis tiene poco que ver con una caída temporal y evitable de los capitalistas en una mentalidad más propia de un aficionado a los casinos. El ánimo de lucro sin barreras es la sangre misma del capitalismo, y las montañas de dinero no pueden permanecer ociosas en los paraísos fiscales sin que la economía se pare en seco. Invertir más y más en negocios cada vez más rentables es la única religión de los que nos oprimen, no importa como de ridículos sean sus objetivos o cuán prolongada sea la caída cuando salte por los aires su castillo de naipes.
¿Qué proponemos, ante todo esto, los comunistas? Los comunistas proponemos que es posible la creación de una sociedad diseñada para satisfacer las necesidades de la mayoría y no los delirios de una minoría. Que las trabajadoras y trabajadores pueden y deben unirse para luchar contra este sistema caduco y aquellos que lo defienden, y que deben hacerlo en todo el mundo ya que el capitalismo es un sistema globalizado. Que aquellos que nos oprimen no se quedarán de brazos cruzados, como bien podemos ver cada día, y que esta lucha será larga, dura y llena de sacrificios. Que la historia es un arma, y que debemos aprender de las luchas pasadas y de los grandes maestros del proletariado, adaptando sus lecciones a nuestra realidad concreta y particular. Que uniéndonos podemos crear un nuevo Estado revolucionario que defienda nuestros intereses y nos defienda de nuestros enemigos, que tratarán desesperadamente de mantener sus privilegios y conservar sus riquezas.
Proponemos, en fin, que nuestra situación presente no es un accidente, que su superación más que un capricho es una necesidad imperiosa, y que a través de la lucha y la formación podemos continuar la emancipación de los trabajadores que conmemoramos cada año, de forma especial, tal día como hoy.

¡Viva el 1º de Mayo! ¡Proletarios y pueblos oprimidos del mundo: uníos!
¡Viva la lucha de la clase obrera contra la explotación capitalista!
¡Al capitalismo en crisis ni una miga de pan ni una gota de agua para salvarlo!
¡Construir el partido político revolucionario del proletariado!
¡Viva el socialismo! ¡Viva el comunismo!

Madrid, 1º de Mayo de 2013

GRAN MARCHA HACIA EL COMUNISMO

Anuncios