Comunicado de prensa del Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta) – 20 Abril 2013


Nota – El siguiente comunicado de prensa ha sido extraído del blog Maoist Road
http://maoistroad.blogspot.com.es/ La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, mayo 2013.

COMUNICADO DE PRENSA DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA) – 20 abril 2013
¡COMBATIR EL PROYECTO DE LEY DE ADQUISICIÓN DE TIERRAS!
¡INTENSIFICAR LAS LUCHAS POR EL AGUA, LOS BOSQUES Y LA TIERRA Y DERROTAR LA CONSPIRACIÓN DEL COMBINADO IMPERIALISTAS-CBB-GRANDES TERRATENIENTES PARA APODERARSE DE NUESTRAS TIERRAS!
¡UNA AUTÉNTICA REFORMA AGRARIA ES LA NECESIDAD ACTUAL, NO LA COMPRA DE TIERRAS!

El escenario está en marcha para arrancarnos la Tierra –el principal medio de producción venerado como Madre Tierra por los millones de campesinos en nuestro país por proporcionarles medios de subsistencia durante generaciones y en las generaciones venideras- en la actual sesión parlamentaria. La colonialista “Ley de Adquisición de Tierras, 1984”, que fue el pretexto seudolegal para uno de los saqueos de tierras más inhumano y cruel nunca ocurrido en toda la historia de nuestro país bajo la ocupación británica, va a ver introducidos algunos cambios cosméticos.
“Cosméticos” porque el contenido y el intento permanecen idénticos –la explotación y saqueo completo de los recursos naturales de nuestro país en favor de los intereses de los colonialistas entonces y los imperialistas ahora. Y el “Cambio” se escenificaría llevando trajes de máscara como “indemnización justa, transparencia, rehabilitación, reasentamiento”, escondiendo el arrasamiento de todo obstáculo que había permanecido desde los tiempos coloniales en el rocoso y escarpado terreno del saqueo de tierras. Todas las leyes pertenecientes al sistema económico que había sido adoptado desde la época colonial o en formas modificadas después de la transferencia formal de poder en 1947, correspondieron a las necesidades locales e internacionales de los imperialistas y la CBB en esa fase particular.
La propuesta Ley de Adquisición de Tierras no es distinta. Como parte de una rápida serie de medidas publicitadas por los grandes empresas de comunicación como Reformas Big Bang y potenciadas por la [coalición gubernamental] UPA-2 con la connivencia de los “partidos de la oposición” surge el “Proyecto de Ley del Derecho a una Compensación Justa y Transparencia en la Adquisición, Rehabilitación y Reasentamiento de Tierras, 2012” para reemplazar la “anticuada” “Ley de Adquisición de Tierras de 1984”. Con los látigos impacientes de sus amos imperialistas deseosos de salir de sus crecientes crisis financieras acariciando sus espaldas al tiempo que gritan “más rápido, más rápido”, el Primer Ministro, el Ministro de Finanzas y el Ministro de Desarrollo Rural, los agentes de más confianza de los imperialistas, jadearon hasta quedarse sin respiración, “asegurándonos” que pondrían en marcha más “Reformas Big Bang” siguiendo a las ya anunciadas en septiembre de 2012.
Según lo prometido, la actual Ley relativa a la adquisición de tierras es lanzada ahora a través de la farsa denominada Parlamento después de años de negociaciones destinadas, de un lado, a un consenso entre los explotadores y cómo apoderarse mejor de tierras, y de otro, a engañar al pueblo sobre el “proceso democrático”. Como el propio nombre sugiere, el Proyecto de Ley tiene por objetivo adquirir las tierras del pueblo para el “desarrollo”, sinónimo, en el lenguaje de las clases dominantes indias, de grandes proyectos mineros, grandes presas, Zonas Económicas Especiales, autopistas, aeropuertos, puertos, vías ferroviarias, instalaciones militares, etc. De hecho, este proceso que se ha venido produciendo desde el traspaso formal de poder en 1947 (¿se acuerdan de las grandes presas denominadas modernos templos de Nehru y los millones de personas desplazadas aún sin haber recibido compensación?) se aceleró desde la primera generación de reformas neoliberales de 1981.
Con prácticamente ninguna compensación, por no hablar de ninguna justa, ningún reasentamiento o rehabilitación, ninguna transparencia o participación popular en la toma de decisiones, toda la historia de la adquisición de tierras por parte del Gobierno y el capital privado (los imperialistas-CBB) después de 1947 está plagada de caos (100 millones de desplazados con una lamentable tasa de 17-20 por ciento de reasentamientos y rehabilitaciones según una estimación), la muerte de un extenso número de personas debido tanto a la destrucción de sus medios de subsistencia como a la represión del pueblo que ha luchado contra los desplazamientos y una descarada entrega de los recursos naturales (bosques, riquezas minerales, tierras agrícolas, agua, riqueza acuática, etc.) de nuestro país a las empresas multinacionales.
La desilusión con el “desarrollo” fue completa. Con más y más puntos rojos indicando las luchas populares, abarcando desde huelgas de hambre hasta la lucha armada, contra los desplazamientos y el “desarrollo” apareciendo y extendiéndose a través del mapa de la India, se empezaron a poner freno a esta monstruosidad. Es en este contexto que el Proyecto de Ley del Derecho a una Compensación Justa y Transparencia en la Adquisición, Rehabilitación y Reasentamiento de Tierras 2012 ha sido preparado y está listo para aprobarse ahora.
Ampliando el ámbito del término “objetivo público” para incluir proyectos de infraestructura en relación con la agricultura, transformación agrícola, instalaciones de refrigeración, corredores industriales o actividades mineras, zonas de inversión y fabricación nacionales según han sido designadas en la Política de Fabricación Nacional, y otras instalaciones de infraestructura señaladas por el Gobierno central después de presentar la notificación al Parlamento, el Proyecto de Ley facilita descaradamente la adquisición de tierras por las empresas multinacionales, eliminando toda apariencia de independencia y soberanía que queda. En nuestro país, junto a los campesinos directamente dependientes de la tierra, existen millones de personas que no tienen un pedazo de tierra, directa o indirectamente dependiente de él.
Con la pérdida de tierra fértil, las industrias basadas en la agricultura sufrirían también. Así pues, la Ley de Adquisición de Tierras desintegra no sólo a las familias campesinas sino también a las familias trabajadoras dependientes de estas industrias. El Proyecto de Ley busca la aprobación del 80 por ciento de los terratenientes en caso de la utilización de tierras por parte de las compañías privadas y el consentimiento del 70 por ciento de los terratenientes en el caso de tierra adquirida por alianzas público-privadas. No incluye siquiera el consentimiento de las familias afectadas y lo confina a aquellas familias que pierden tierras. Dados los deprimentes y atroces antecedentes, uno puede intuir fácilmente la parodia de lo que este negocio “consentido” será. ¿Por qué el 80 y 70 por ciento cuando debería ser realmente del 100 por cien? ¿Cuánto estaría informado el pueblo sobre las consecuencias?
¿Cuántas serían las campañas de desinformación orquestadas para mantener al pueblo en la ignorancia? ¿Cuánta sería la parte de sobornos de los intermediarios y cuánta la parte coercitiva? ¿Cuál sería la escala de represión estatal por parte de la policía, los paramilitares y las Fuerzas Especiales para abatir al pueblo? En cada Estado, el pueblo ha sufrido dolorosamente las respuestas y han visto las mentiras. El Proyecto de Ley dota al Gobierno de tales poderes arbitrarios como son la discreción de notificar el límite de las tierra irrigada para multicosechas para venta teniendo en consideración los factores y circunstancias específicos competentes al Estado.
Prácticamente este significaría que el Gobierno puede facilitar el arrebatar cualquier número de acres de tierras fértiles para multicosechas por parte del capital de los imperialistas-CBB. En una clara violación de la Ley de Derechos Forestales y Extensión para Zonas Reguladas (PESA), se celebrarían audiencias públicas sobre el programa borrador de Reasentamiento y Rehabilitación sólo en aquellas Gram Sabhas [asambleas] y municipalidades donde más del 25 por ciento de la tierra fuera a ser adquirido en lugar de hacerlo en todos los Gram Sabhas. El Proyecto de Ley da también al Gobierno poderes para retrasar la promulgación de la declaración del programa de Reasentamiento y Rehabilitación. Con la enorme diferencia entre lo que los campesinos reciben como compensación (realizado en cientos de miles de rupias) y el precio a que es vendida la tierra nuevamente (realizado en millones de rupias), uno puede imaginarse la desesperación de los campesinos forzados a vender sus tierras por los chupasangres inescrupulosos.
Los billonarios se convierten en trillonarios y los en un tiempo propietarios independientes de tierras se han convertido en mendigos. Una de las disposiciones más peligrosas es que la tierra debe ser devuelta al Banco de Tierras del Estado en lugar de al propietario de la tierra si permanece sin ser utilizada hasta cinco años. Tal medida conduciría a adquisiciones a gran escala y, más tarde, ofrecería a los gobiernos la oportunidad de entregar ilegalmente la tierra a las empresas multinacionales. En las zonas urbanas los desahucios a escala masiva de los pobres e incluso de las clases medias se han convertido en la norma.
Las leyes sobre tierras urbanas de precio máximo han sido eliminadas. Si este Proyecto de Ley llega a promulgarse prácticamente el ya sobrecargado escenario de empleo urbano se hundirá aún más con una enorme migración rural a las ciudades. Esto se ajusta a que los intereses de los imperialistas-CBB se combinen dado que necesitan un ejército de reserva masivo de desempleados y subempleados para reducir salarios a los niveles más bajos posibles para superar la crisis financiera y obtener beneficios monopolístico sal haberse estancado desde fines de 2007 y no encontrando una salida.
Y, consecuentemente, este Proyecto de Ley incluso restringe varios de los derechos fundamentales otorgados por la Constitución de la India que defienden estas ratas en el Parlamento –los derechos al trabajo, a los medios de subsistencia, a los alimentos, a la educación e incluso el derecho a votar y que tienen un impacto muy negativo en la seguridad de los alimentos y los medios de subsistencia para todos aquellos cuyos medios de vida dependen de la tierra. Esto conduciría a un aumento drástico en las desigualdades regionales, en la brecha entre ricos y pobres y entre las zonas urbanas y rurales. Esto dañaría incluso la estructura política federal formal, conduciría al deterioro de los poderes estatales y a una mayor centralización de los poderes fascistas.
El Partido del Congreso o las alianzas dirigidas por él han estado en el poder durante la mayor parte del tiempo desde 1947 en nuestro país en el centro y en los Estados y dirigió el motor de la “sustracción de tierras” desplazando en su trayectoria a millones de trabajadores, campesinos y otras clases y sectores sociales oprimidos como los dalits [intocables], adivasis [habitantes indígenas], mujeres, minorías y regiones atrasadas. Otros partidos parlamentarios no se han quedado atrás. Cada uno de ellos tiene el dedo acusador del pueblo desplazado señalándoles. Unidos por su lealtad a sus amos imperialistas, todos los partidos parlamentarios rápidamente llegaron a un acuerdo para aprobar este Proyecto de Ley.
Mientras que las modificaciones y “objeciones” de los partidos de la oposición abarcan desde la demanda por no adquisición de tierras agrícolas para multicosechas (el Partido Samajwadi) hasta la demanda de no intervención del Estado en ningún tipo de adquisición de tierras (Congreso Trinamool), las sugerencias y objeciones de las ONGs se centran en torno a los medios de subsistencia basados en rehabilitación y reacondicionamiento, teniendo el consentimiento del 100% de los pueblos afectados/desplazados por el proyecto, la implicación de las Gram Sabhas [asambleas], la inclusión de los desahucios urbanos por una adecuada rehabilitación y reasentamiento, etc. Aunque muy parciales y en algunas partes estas objeciones no apuntan a algunos de los fallos básicos de este Proyecto de Ley, en realidad todas estas objeciones son como apuntar a uno o dos agujeros en un colador, ignorando el chorro efusivo de agua que lo traspasa.
Los partidos parlamentarios que están o estaban en el poder en el centro y en los Estados son famosos por las inmensos saqueos de tierras tanto en las zonas rurales como urbanas, por mantener y utilizar mafias para desalojos forzados de los campesinos, particularmente los adivasis [habitantes indígenas] y los pobres de las ciudades y por utilizar al máximo la maquinaria estatal para reprimir el desplazamiento del pueblo opositor. De hecho, cualquier político de cierta categoría en estos partidos que no esté implicado en el saqueo de tierras y de engordar su bolsillo será una especia extraña.
Y las ONGs, actuando en conformidad con el propósito original con que se crearon, están actuando como una válvula de seguridad –actuando como si suscitaran algunas preocupaciones auténticas del pueblo, pero en realidad manteniendo un control para que no se suscite la cuestión más básica del campesinado en nuestro país: el problema de la propiedad de la tierra; en otras palabras, manteniendo un silencio ensordecedor sobre la auténtica Reforma Agraria. El Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta) llama al pueblo de nuestro país a exigir y luchar unido por la retirada del propuesto Proyecto de Ley e intensificar las luchas contra el saqueo de tierras y los desplazamientos, por su inalienable derecho sobre el Agua, los Bosques y la Tierra, uniendo a amplios sectores del pueblo que abarquen desde los campesinos pobres, medios y ricos hasta los pobres de las ciudades y las clases medias urbanas que se verán afectadas por este.
Reitera claramente que el desarrollo en la India no significa sino una auténtica Reforma Agraria. La India es un país semicolonial y semifeudal donde el 70% de la población depende de la tierra para su subsistencia. Pero en lugar de implementar una auténtica reforma agraria, los saqueadores están arrebatando las tierras del campesinado a precio de saldo en el nombre del desarrollo y obteniendo ganancias abrumadoras. Los millones de campesinos pobres y trabajadores sin tierra se están empobreciendo aún más y el incesante número de suicidios es solo un indicador significativo de una tragedia mayor.
Con la creciente intervención de los imperialistas, particularmente los imperialistas de EE.UU. en todos los asuntos de nuestro país y particularmente el sistema económico y político, el proceso de neocolonización de nuestro país sin tropas imperialistas se está acelerando en nuestro país. Liquidando las leyes de nuestro país en las Zonas Económicas Especiales han convertido en una farsa la insignificante soberanía que quedaba. Con una creciente neocolonización de nuestro país bajo distintos atuendos, la necesidad de una auténtica revolución nacional contra los imperialistas, que es parte inseparable de la Revolución de Nueva Democracia, está aumentando más que nunca.
Los intereses de los grandes terratenientes son también inseparables de los de los imperialistas y de la CBB. Esa es la razón por la cual nuestro Comité Central declara nuevamente de forma indiscutible que solo la Revolución Agraria, como eje de la Revolución de Nueva Democracia, derrocaría a estos tres enemigos del pueblo y conduciría a auténticas reformas agrarias en nuestro país, establecer la auténtica democracia, la independencia y la soberanía en nuestro país y poner fin a todos estos devastadores saqueos de tierras.
Llama al pueblo de nuestro país a unirse contra los traidores y lacayos de los imperialistas que están en el poder bajo el ropaje de la democracia parlamentaria y venden nuestro país al por mayor y a intensificar y extender la Guerra Popular Prolongada hasta la victoria de la Revolución de Nueva Democracia.

(Abhay) Portavoz
Comité Central, Partido Comunista de la India (Maoísta)
20 Abril 2013

Anuncios