Viva el movimiento revolucionario de masas de Turquía – PC (Maoísta) de Afganistán


Nota – El siguiente comunicado fue publicado en la página web Shola Jawid http://www.sholajawid.org voz del Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán y fue reproducido en el blog Maoist Road (La Vía Maoísta) http://maoistroad.blogspot.com.es/ La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, junio 2013.

VIVA EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DE MASAS DE TURQUIA

Turquía, la “isla de la estabilidad” en el Oriente Medio, se ha visto inmersa en una tormenta. Mientras que prácticamente todos los países árabes en Asia y el norte de África fueron inundados por la “Primavera Árabe”, Turquía no sólo parecía estable, sino que su régimen era contemplado como un modelo de Estado islámico “moderado y democrático” merecedor de ser replicado por los islamistas en los países árabes –particularmente en Egipto y Túnez. Los reaccionarios en los países árabes y los imperialistas norteamericanos y europeos plantearon este modelo de islamismo en oposición al islamismo de la variante Al-Qaeda, al igual que en oposición a los movimientos revolucionarios en los países árabes, a fin de mezclar los sentimientos religiosos de las masas en estos países en una mezcla de régimen comprador feudal-burgués dependiente de, y al servicio de, los intereses de Estados Unidos y Occidente. La serie de movimientos de masas en curso en Turquía se inició por motivo de un pequeño parque. El 28 de mayo un pequeño colectivo de defensores de medio ambiente protestaron pacíficamente contra los planes del Gobierno del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) para demoler parte del parque Gezi situado en la plaza Taksim en Estambul y transformarlo en un centro comercial.
Sin embargo, la fuerza represiva de la policía del autodenominado Gobierno islámico democrático del AKP suprimió con mano dura esta pequeña y pacífica protesta y, en la noche del 1 de junio, atacó y quemó las tiendas de campaña de quienes protestaban. Las masas en Estambul desde el 1 de junio se alzaron contra la “represión democrática” e iniciaron un movimiento de protesta que se fue extendiendo. La fuerza de represión de la policía nuevamente se abatió sobre los manifestantes, hiriendo a centenares y quizás miles de personas. Sin embargo, la serie de manifestaciones no sólo no amainaron sino que se extendieron a otras ciudades de Turquía. Varios sindicatos importantes, profesores, artistas y muchos otros se han unido al movimiento. Ahora, las demandas de los manifestantes han superado las demandas de la manifestación inicial. Ahora están exigiendo la dimisión del Primer Ministro y el juicio a los oficiales de policía represores; incluso las disculpas del Vice Primer Ministro no han sido suficientes para calmar las protestas. La diferencia obvia entre el movimiento de protesta de masas en Turquía y los movimientos de protesta en otros países de Oriente Medio y Norte de África es que el movimiento en Turquía es de izquierda y laico y q1ue las fuerzas islamistas no juegan un papel representativo. Este movimiento ha prendido de manos de los defensores del medio ambiente y partidarios del movimiento de izquierda en Turquía. Por tanto, este movimiento puede y debe proteger, incluso extender y profundizar, su orientación de izquierda y laica, pero con la condición de que las fuerzas de izquierda y comunistas, mientras luchan para preservar la unidad del movimiento, no deben olvidar sus exigencias y consignas independientes; deben luchar por una mayor radicalización del movimiento de protesta. Este movimiento tiene la capacidad potencial de preparar el terreno para un movimiento revolucionario capaz de derrocar todo el sistema reaccionario de Turquía.
Sin embargo, transformando esta capacidad potencial en actividad revolucionaria es el deber y responsabilidad de los proletarios revolucionarios conscientes. La revolución no se materializará espontáneamente sin duras y continuas luchas y combates. El AKP ha estado en el poder en Turquía durante una década; es un partido islamista que actúa en alianza y unidad (o, más exactamente, en dependencia y servidumbre) con los imperialistas occidentales, particularmente los imperialistas norteamericanos. El actual Gobierno en Turquía no sólo actuó en unidad con el asalto de la OTAN a Libia, sino que es el principal sostenedor de los insurgentes dependientes de los imperialistas occidentales en Siria. Este Gobierno ha participado también en la invasión imperialista de Afganistán: la presencia turca en Afganistán es no sólo la mayor fuerza por parte de un “país islámico” involucrado en la ocupación imperialista; juega también un importante papel en el entrenamiento de la fuerza represiva de la policía del régimen títere. Por tanto, contemplamos y saludamos el actual movimiento de protesta de masas en Turquía, incluso en su actual nivel, un movimiento hacia el debilitamiento del gendarme regional de los imperialistas occidentales y uno de los países extranjeros ocupantes de Afganistán. Además, a la luz del actual papel de las fuerzas turcas en Afganistán y el papel político y económico de Turquía en Afganistán, la actual lucha revolucionaria en los dos países, de forma objetiva y subjetiva, están estrechamente interrelacionadas.
Por tanto, el avance de todo movimiento en Turquía tendrá repercusiones inmediatas y directas en Afganistán, estimulando aún más el movimiento revolucionario en este país. Es por ello que el Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán saluda la participación de las fuerzas maoístas turcas en las protestas que se desarrollan actualmente en ese país, aplaude las luchas de estos camaradas para dar al movimiento una dirección revolucionaria y desea crecientes éxitos a estos camaradas.

Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán
8 Junio 2013

Anuncios