Línea Política del Partido Comunista de España (m-l) – La Guerra Popular (1967)

pce (m-l) linea politica gp

Nota – Del 15 al 20 de Diciembre de 1967 se celebró el II Pleno del Comité Central del Partido Comunista de España (marxista-leninista) [P.C.E. (m-l)]. Tal y como se señalaba en el artículo “Tres años de luchas y pruebas. La consolidación y el desarrollo del Partido” publicado en “Vanguardia Obrera”, órgano del Comité Central del P.C.E. (m-l), nº 32, de Enero de 1968, en su página 6: “Unánimemente, el II Pleno de nuestro Comité Central que ha tenido lugar el pasado mes de diciembre ha ratificado nuestra Línea Política, al mismo tiempo que ha introducido en ella algunos puntos suplementarios con objeto de enriquecerla a la luz de los análisis y encuestas llevados a cabo por nuestra dirección sobre la sociedad y la situación españolas, y también sobre la base de una mayor comprensión y conocimiento del pensamiento del camarada Mao Tse-tung, en particular en relación con problemas tan importantes como son, entre otros, la línea de masas y la guerra popular”.
Años después, tras la muerte de Mao Tsetung, el P.C.E. (m-l) se adhirió en 1978 a la corriente dogmato-revisionista y antimaoísta liderada por Enver Hoxha y el Partido del Trabajo de Albania.
Reproducimos a continuación el capítulo correspondiente a “La Guerra Popular” de la Línea Política y Programa del Partido Comunista de España (marxista-leninista) aprobados en el II Pleno de su Comité Central de diciembre de 1967. El texto ha sido extraído de “Línea Política y Programa del Partido Comunista de España (m-l)”. Ediciones Vanguardia Obrera. Madrid, pp. 56- 58. La transcripción de este texto la ha realizado Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, agosto 2013.

LINEA POLITICA DEL PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA (M-L)

LA GUERRA POPULAR

85) El Estado es el instrumento de poder de una clase sobre otra. Por ello, el Estado existe sólo en la sociedad dividida en clases. El poder político, que es el instrumento de represión de una clase por otra, se ejerce a través de un aparato estatal, cuyos órganos básicos son los destacamentos armados: el ejército y demás fuerzas represivas.
Para llevar a cabo la revolución popular en nuestro país, es necesario comprender las siguientes leyes:

86) –La ley general de todas las revoluciones en la historia: Sólo por la violencia puede abatirse el poder de las clases dominantes reaccionarias e implantar el poder de las clases revolucionarias (puesto que el poder estatal se ejerce mediante un aparato militar).

87) –Ley general de todas las revoluciones proletarias y populares (dirigidas por el proletariado): no solamente es necesario derrocar por la violencia a las clases dominantes reaccionarias, sino también destruir por la fuerza todo el aparato militar y burocrático de dichas clases; para ello es preciso crear y desarrollar destacamentos de fuerzas armadas revolucionarias. En el desarrollo de dichas fuerzas armadas se ponen en marcha muy diversas formas de violencia. Pero el proceso debe culminar, necesariamente, con la insurrección armada de las masas populares.

88) –Ley general de todas las revoluciones proletarias y populares en la época actual: No solo es necesario la destrucción del aparato del Estado burgués mediante la insurrección popular armada, sino que es imprescindible, en general, una guerra popular de carácter prolongado, puesto que un aparato de represión tan fuerte, tan centralizado y organizado como el del capital financiero y sus lacayos, no se puede abatir de un golpe ni en unas cuantas batallas, sino que para derrocarlo es necesario un ejército popular, que sólo puede surgir y desarrollarse en la guerra revolucionaria.

89) Si las anteriores leyes tienen un carácter general, en el caso de España se manifiesta aún más claramente la necesidad de la guerra popular, teniendo en cuenta que nuestro país sufre una feroz y sanguinaria dictadura fascista, que es a su vez un instrumento al servicio de la más poderosas potencia imperialista de todos los tiempos, los Estados Unidos. En España la dictadura de la oligarquía proimperialista se ejerce en su forma más violenta, a través del Estado yanqui-franquista, que se apoya en un monstruoso aparato terrorista (ejército, Guardia Civil, Policía Armada, Brigada Político Social (B.P.S.), bandas de la reacción, etc.). Mediante ese Estado, el imperialismo y la oligarquía ejercen la más despiadada represión sobre el pueblo, persiguiendo sanguinariamente toda acción de lucha por parte de las masas.

90) La lucha armada revolucionaria surge en el seno del pueblo trabajador únicamente como resultado de una tenaz agitación y propaganda políticas. Sólo mediante la labor propagandística de las organizaciones de vanguardia, fundamentalmente del Partido Comunista de España (m-l), podrán las masas estar ideológicamente capacitadas para comprender la necesidad de levantarse en armas contra la dictadura yanqui-franquista.

91) La lucha armada no puede surgir ni desarrollarse aislada de la lucha de masas, sino sólo en estrecho contacto con el movimiento obrero y campesino de masas. De las formas iniciales (huelgas, manifestaciones), hay que ir pasando gradualmente (y la evolución espontánea de la lucha confirma esta trayectoria), a formas superiores de combate: refriegas violentas con las fuerzas de la dictadura, asaltos, motines, etc.

92) Del seno de estas luchas de masas, y al calor de las mismas, se irá iniciando la lucha armada, que podrá tomar cuerpo primero en las zonas rurales apartadas, por ser éstas las que más pronto escaparán al control de la oligarquía proimperialista. Sólo a través de la lucha armada en el campo le será posible a las fuerzas revolucionarias acumularse, fortalecerse, aguerrirse, ir logrando victorias parciales sobre el enemigo hasta derrocarlo, y, con el apoyo de la insurrección general armada de todo el pueblo, liderar al país del yugo de la oligarquía yanqui-franquista y establecer un poder popular.

Anuncios