Discurso del Camarada Lin Piao en el mítin de celebración del XVIII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º de Octubre 1967)

Nota – Este discurso de Lin Piao, el que fuera el íntimo camarada de armas de Mao Tsetung, ha sido extraído de Importantes Documentos de la Gran Revolución Cultural Proletaria. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Pekín 1970, pp. 299-309 y transcrito por Gran Marcha Hacia el Comunismo e incluida en su página web para darle mayor difusión, especialmente entre las nuevas generaciones de comunistas y revolucionarios.
Madrid, agosto 2013

DISCURSO DEL CAMARADA LIN PIAO EN EL MITIN DE CELEBRACIÓN DEL XVIII ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA POPULAR CHINA
(1º de Octubre de 1967)

Camaradas y amigos:
Hoy se cumple el XVIII aniversario de la fundación de la República Popular China. ¡En ocasión de esta gloriosa fiesta, en nombre de nuestro gran líder el Presidente Mao, del Comité Central del Partido Comunista de China, del Gobierno de la República Popular China, de la Comisión Militar del Comité Central del Partido y del Grupo de la Revolución Cultural dependiente del Comité Central, hago llegar nuestro más caluroso saludo a los obreros y campesinos, a los mandos y combatientes del Ejército Popular de Liberación, a los guardias rojos, a los cuadros e intelectuales revolucionarios y a todas las nacionalidades del país, y doy cordial bienvenida a los camaradas y amigos provenientes de diversos países del mundo!
Hoy celebramos el XVIII aniversario de la fundación de la República Popular China en momentos de formidables victorias en la Gran Revolución Cultural Proletaria y en medio de una excelente situación, tanto en el plano nacional como en el internacional.
El movimiento de la Gran Revolución Cultural Proletaria iniciada y dirigida personalmente por el Presidente Mao se ha extendido por toda China. Centenares de millones de componentes de las masas populares se han movilizado. Desde la capital hasta las fronteras, desde la ciudad hasta el campo, desde los talleres de las fábricas hasta los hogares de los obreros, desde los niños de corta edad hasta los ancianos canoso, todo el mundo se preocupa de los asuntos del Estado y de la consolidación y fortalecimiento de la dictadura del proletariado. Ningún movimiento de masas en el pasado había realizado una movilización tan amplia y profunda como la presente. En la lucha desarrollada durante el año transcurrido, las grandes masas de obreros y campesinos, de mandos y combatientes del Ejército Popular de Liberación, de guardias rojos, de cuadros e intelectuales revolucionarios, se han venido aliando y han formado un gigantesco y poderoso contingente revolucionario. Bajo la dirección del Comité Central del Partido con el Presidente Mao a la cabeza, han hecho morder el polvo al puñado de dirigentes seguidores del camino capitalista dentro del Partido encabezados por el Jruschov chino, derribándolos en todos los frentes.
Poseídos de pánico ante la Gran Revolución Cultural Proletaria de China, los imperialistas yanquis, los revisionistas soviéticos y los reaccionarios de todos los países abrigaban la esperanza de que esta Gran Revolución perturbaría nuestra economía nacional. Los hechos, sin embargo, han resultado todo lo contrario al deseo de esos señores. La Gran Revolución Cultural Proletaria ha liberado aún más las fuerzas productivas. Nos llegan ininterrumpidamente gratas noticias sobre éxitos en la producción industrial. Por sexto año consecutivo, hemos obtenido otra buena cosecha en la agricultura. Hay un gran florecimiento en nuestro mercado y los precios son estables. El éxito de la explosión de nuestra bomba de hidrógeno marca un nuevo nivel en el desarrollo de la ciencia y técnica de nuestro país. Lo que es más importante, esta Gran Revolución Cultural ha educado a las masas y a la juventud, ha promovido vigorosamente la revolucionarización ideológica del pueblo de todo el país, ha contribuido a la gran unidad de todas las nacionalidades, y ha templado a los cuadros y a todos los manos y combatientes del Ejército Popular de Liberación. Nuestra gran patria nunca ha sido tan poderosa como hoy.
Nuestra Gran Revolución Cultural Proletaria ha obtenido la victoria decisiva. En la historia del movimiento comunista internacional, ésta es la primera gran revolución iniciada por el propio proletariado en un país bajo la dictadura del proletariado. Constituye un nuevo desarrollo del marxismo-leninismo realizado por el Presidente Mao, desarrollo genial, creador y que hace época.
En respuesta al gran llamamiento del Presidente Mao, debemos no sólo pulverizar enteramente en lo orgánico al cuartel general de la burguesía, sino también desplegar de manera aún más amplia y profunda la crítica y repudio revolucionarios de masas a fin de que el puñado de dirigentes seguidores del camino capitalista dentro del Partido acaudillados por el Jruschov chino sean derribados y desacreditados completamente en lo político, ideológico y teórico y que jamás puedan volver a levantarse. Dicha crítica y repudio de masas deben efectuarse en combinación con la lucha-crítica-transformación en cada entidad, de modo que la gran bandera roja del pensamiento Mao Tsetung flamee en todos los frentes.
Actualmente, nuestra tarea más importante es: conforme a las enseñanzas del Presidente Mao y de acuerdo con su teoría, línea, orientación y política acerca de la revolución bajo la dictadura del proletariado, debemos mantener firmemente la orientación fundamental señalada por el Presidente Mao para la lucha revolucionaria, seguir estrechamente su plan estratégico, y, a través de la crítica y repudio revolucionarios de masas en combinación con la lucha-crítica-transformación en cada entidad, consolidar y fomentar la gran alianza revolucionaria y la “integración triple” revolucionaria, asegurar el éxito de la lucha-crítica-transformación en cada entidad, para llevar hasta el fin la Gran Revolución Cultural Proletaria.
En su reciente instrucción, el Presidente Mao nos ha dicho: “Hay que combatir el egoísmo y criticar el revisionismo”. Por combatir el egoísmo, entendemos utilizar el marxismo-leninismo, pensamiento Mao Tsetung para luchar contra el egoísmo en nuestra mente. Criticar el revisionismo significa emplear el marxismo-leninismo, pensamiento Mao Tsetung para oponerse al revisionismo y para luchar contra el puñado de dirigentes seguidores del camino capitalista dentro del Partido. Las dos cosas van entrelazadas. Sólo cuando hayamos realizado una buena labor para erradicar el egoísmo, podremos, con mayores éxitos, llevar hasta el fin la lucha contra el revisionismo. Debemos responder al gran llamamiento del Presidente Mao y tomando como principio guía “combatir el egoísmo y crítica el revisionismo”, fortalecer la educación ideológica entre los cuadros militares y civiles y entre los guardias rojos. Tanto los organismos centrales como los locales deben organizar cursillos de estudio de diversos tipos, y también pueden hacerlo las organizaciones de masas revolucionarias, de modo que todo el país se convierta en una inmensa escuela de pensamiento Mao Tsetung. Este estudio ayudará a nuestros cuadros veteranos y nuevos y a los jóvenes combatientes revolucionarios a estudiar y aplicar de manera viva el pensamiento Mao Tsetung, a transformar toda clase de ideas no proletarias en sus mentes, a elevar su nivel ideológico y político, para que presten nuevos servicios meritorios al pueblo.
En respuesta al gran llamamiento del Presidente Mao de “empeñarse en la revolución y promover la producción”, debemos esforzarnos al máximo por impulsar el desarrollo de la producción industrial y agrícola y elevar rápidamente el nivel de nuestra ciencia y técnica.
En respuesta al gran llamamiento del Presidente Mao, debemos desplegar una campaña de “apoyar al ejército y preocuparse del pueblo”. Debemos reforzar la dictadura del proletariado y reprimir con firmeza las actividades de zapa del enemigo de clase en el país y en el extranjero.
La Gran Revolución Cultural Proletaria es un movimiento en el que el pensamiento Mao Tsetung se integra con las grandes masas populares. Una vez dominado por los centenares de millones de componentes de las masas, el pensamiento Mao Tsetung se convierte en una fuerza material invencible, asegura que la dictadura del proletariado de nuestro país jamás cambie de color y permite que la revolución y la construcción socialistas de nuestro país avancen triunfalmente por el camino del pensamiento Mao Tsetung.
¡Revolucionarios proletarios, unámonos, mantengamos en alto la gran bandera roja del pensamiento Mao Tsetung y llevemos hasta el fin la Gran Revolución Cultural Proletaria!
¡Proletarios de todos los países, unámonos! ¡Proletarios y pueblos y naciones oprimidos de todo el mundo, unámonos!
¡Abajo el imperialismo encabezado por los Estados Unidos!
¡Abajo el revisionismo contemporáneo con la camarilla dirigente revisionista soviética como centro!
¡Apoyamos decididamente al pueblo vietnamita en su gran guerra contra la agresión norteamericana y por la salvación nacional!
¡Apoyamos decididamente la lucha revolucionaria de los pueblos de Asia, África y América Latina!
¡Apoyamos decididamente la lucha revolucionaria de todos los pueblos del mundo!
¡Liberaremos Taiwan!
¡Viva la gran unidad de todas las nacionalidades de nuestro país!
¡Viva la República Popular de China!
¡Viva el grande, glorioso y correcto Partido Comunista de China!
¡Viva el gran marxismo-leninismo!
¡Viva el invencible pensamiento Mao Tsetung!
¡Viva el Presidente Mao, nuestro gran maestro, gran líder, gran mando supremo y gran timonel! ¡Larga, larguísima vida para el Presidente Mao!

Anuncios