¡Abajo la intervención del imperialismo francés y de otros imperialismos en Siria! – Declaración del PC maoísta de Francia y de la OC Futuro Rojo

Nota: Hemos recibido de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia http://drapeaurouge.over-blog.com/ la siguiente declaración conjunta de dicho partido junto con la Organización Comunista Futuro Rojo de la cual reproducimos un amplio extracto. La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, septiembre 2013.

¡ABAJO LA INTERVENCIÓN DEL IMPERIALISMO FRANCÉS Y DE OTROS IMPERIALISMOS EN SIRIA!
Los socialimperialistas del gobierno PS y los otros imperialistas, con EE.UU. a la cabeza, han decidido imponer por la fuerza su proyecto para un “Nuevo Oriente Medio”, es decir, se apoyan en los viejos perros guardianes o ponen en su lugar nuevos, más dóciles, laicos o religiosos. Después de la liquidación del campo socialista, dos nuevas potencias imperialistas han aparecido en la escena en Oriente Medio, es decir, Rusia y China. Quieren preservar los regímenes que les son aliados como parte de sus planes estratégicos (militares y económicos).
(…) Uno no puede apoyarse en un imperialismo frente a otro; debemos denunciar, combatir nuestro propio imperialismo e incluso desear de su derrota; en caso de guerra entre los imperialistas, los comunistas deben desear la derrota del imperialismo y actuar para transformar la guerra en revolución.
En el caso de un movimiento de liberación nacional dirigido por la burguesía nacional, los comunistas deben mantener su autonomía, tratar de ponerse a la cabeza del movimiento y (…) apoyarse en los aspectos positivos y combatir los aspectos negativos de la burguesía nacional. En última instancia, los comunistas no pueden apoyar a la burguesía nacional, si no le da la oportunidad de organizarse, de organizar la defensa de los intereses del proletariado y de las masas populares.
Los comunistas no deben olvidar que la burguesía nacional y/o los islamistas han reprimido, torturado, asesinado, masacrado a los comunistas en Siria, en Egipto, en Libia, en Marruecos, en Indonesia, en Irán, etc.

Es sólo cuando el Partido Comunista dirige la guerra popular contra el imperialismo y sus perros guardianes en los países dominados que la revolución de Nueva Democracia puede triunfar.
En la situación actual, la lucha interimperialista se agudiza en Oriente Medio y una intervención en Siria podría dar lugar a una reacción en cadena, desestabilizando toda la región (…) Irán, Rusia, China no permitirán que se lleve a cabo una intervención sin reaccionar (…). Turquía también desempeña el papel de perro guardián, sirviendo a los imperialistas occidentales. En resumen, la situación corre el riesgo de empeorar y el conflicto el riesgo de generalizarse.
En tiempos de crisis, la guerra exterior permite al imperialismo destruir las fuerzas productivas y crear y desarrollar nuevas inversiones (…)
Frente a esto, el papel de los comunistas consiste en oponerse a esta guerra. Pero además, la crisis económica no sólo refuerza las diversas contradicciones interimperialistas, y alienta a los diferentes imperialistas a intervenir militarmente, sino que también refuerza la contradicción entre las amplias masas populares y la burguesía. Así, en los países imperialistas, la lucha antiimperialista debe ser desarrollada: que la lucha antiimperialista también esté poco desarrollada en Francia es el reflejo de la debilidad del campo del proletariado, el cual tiene interés en la solidaridad internacional y la lucha contra su propio imperialismo. Necesitamos denunciar el socialchovinismo de la reacción de derechas, de los grupos fascistas y nazis y las fuerzas reformistas y oportunistas corrompidas por el imperialismo. Pero debemos fortalecer primero el campo del proletariado y crear las condiciones necesarias de su autonomía política, es decir, desarrollar y fortalecer el Partido. El imperialismo y la burguesía van a defender hasta el final por todos los medios sus beneficios, incluso por medio del fascismo, y no dudarán en dar rienda suelta a una gran guerra como ya ha ocurrido dos veces en la historia.
Actualmente, en cada país, se encuentra en primer lugar construir el Partido revolucionario con la estrategia de derribar a su propia burguesía, la instauración de la nueva democracia en los países dominados o la dictadura del proletariado en los dominantes. El Partido debe dirigir la lucha ideológica en teoría y práctica, en relación con las preocupaciones y demandas materiales de las masas. Sólo un Partido revolucionario apoyado en su pueblo oprimido y explotado agrupado en un Frente Unido puede llevar hasta el final el proceso revolucionario, de lo contrario la revuelta no puede convertirse en revolución. Los ejemplos de las revueltas en Túnez y Egipto lo manifiestan; donde la burguesía nacional entra en nuevos acuerdos con el imperialismo, se convierte en un nuevo organismo de control y así cada vez que estalló una revuelta.
Esta es la mejor manera de evitar que se constituyan dos bloques imperialistas, de frustrar los planes para un nuevo reparto imperialista del mundo. Esta es la mejor manera de prevenir una nueva guerra mundial.

¡ABAJO LA GUERRA IMPERIALISTA!
¡ABAJO LOS INSTIGADORES DE LA GUERRA!
¡COMBATIR AL ESTADO Y AL GOBIERNO IMPERIALISTA FRANCÉS!
¡FORTALECER EL PARTIDO COMUNISTA MAOISTA !
¡PREPARAR LA GUERRA POPULAR CONTRA LA GUERRA IMPERIALISTA!

Partido Comunista maoísta de Francia – Organización Comunista Futuro Rojo

Anuncios