MIP – Las burguesías española y catalana son las enemigas del pueblo catalán


Nota – Reproducimos a continuación el texto traducido al castellano de la octavilla del MIP repartida en Barcelona el pasado 11 de Septiembre con ocasión de la Diada y extraído del blog Mar Armado de Masas http://mar-armado.blogspot.com.es/

¡Proletarios de todos los países, uníos!

LAS BURGUESÍAS ESPAÑOLA Y CATALANA SON LAS ENEMIGAS DEL PUEBLO CATALÁN

El imperialismo vive su crisis general y última. Crisis que, en medio de la guerra imperialista, está castigando al proletariado y a los pueblos del mundo, principalmente los del Tercer Mundo. Como necesidad para salir de la crisis están descargando todo el dolor sobre las masas más pobres, también aquí. Por la colina del pueblo la lucha no ha cesado, huelgas, movilizaciones contra el desmantelamiento de la sanidad, de la educación pública, contra los recortes sociales, en defensa del catalán, contra los desahucios, llegando las movilizaciones a ser masivas como el 11 de septiembre de 2012. En algunos casos la radicalidad de estas movilizaciones han llegado incluso a tomar la forma de guerrilla urbana, como en la huelga de universitarios de febrero del pasado año o en la huelga general del 29-M.

Es la historia del pueblo en su lucha por sus derechos, incluido el de autodeterminación. Fue el pueblo armado, la milicia, la que resistió más de ocho meses de sitio a las tropas del Borbón, meses resistiendo al bombardeo de un ejército superior en tropas y equipo. En el bombardeo de Barcelona cayeron más de 30.000 bombas. Cuando entran las tropas del Borbón se cierran las universidades catalanas, se derogan las Constituciones Catalanas y continúa el baño de sangre y la custodia de la ciudad rebelde mediante una fortificación militar.

Con la aparición del proletariado moderno además se va a plasmar en cada lucha los dos caminos, el del pueblo y su parte más consecuente y combativa, el proletariado, y el de la gran burguesía catalana.

En 1909 cuando el gobierno español llama al reclutamiento para combatir en marruecos estalla la rebelión en Barcelona al grito: ¡Abajo la guerra! ¡Que vayan los ricos! La generosidad en la lucha y el heroísmo estuvieron nuevamente del lado de la clase obrera y del pueblo que fueron los que pusieron la combatividad y los muertos.

En 1917, otra vez en medio de la crisis económica, política y social y de la miseria para el pueblo, la clase obrera organizada en sus sindicatos, CNT y UGT, convoca una Huelga General, donde otra vez es el pueblo armado el que pone los muertos. Mientras, Cambó, de la Lliga Regionalista, rápidamente informaba a Madrid de que nada tenía que ver con la lucha de las masas. Vendrán los años de los pistoleros de la patronal y el asesinato de sindicalistas.

En 1936 es otra vez el pueblo armado el que para a los fascistas. Con la derrota de 1939 va a continuar la resistencia, años de guerrilla, de huelgas (Seat, textiles, transportes, estudiantes, etc.) y movilizaciones. Sobre estas luchas, en 1975, se hace público el “pacto catalán”. Encabezan el “pacto”: Jordi Pujol, Josep Pallach, Joan Reventós y la necesaria colaboración de la izquierda domesticada, el PSUC, con Solé-Barberá. Es decir los banqueros, grandes industriales y el revisionismo. El contexto del “pacto catalán” es una profunda crisis política y económica del Estado imperialista español. En la “declaración conjunta” se pide “autogobierno” y “libertades” a la vez que se pide la “amnistía”, la ley de punto final española. De la huelga general y el Estado de Excepción en Euskadi, del proceso a los militantes de ETA y FRAP, que serían poco después fusilados, ni una palabra dijeron. El “pacto catalán” tenía el objetivo de contener la movilización de masas y dar una salida a sus luchas dentro del orden burgués y negociar el lugar de la gran burguesía catalana dentro de la España “democrática”.

Es necesario aprender de la historia para que las actuales luchas de las masas y del proletariado no sirvan para volver a reeditar otro “pacto catalán” o caminar hacia un Estado Catalán capitalista, con todas sus las lacras y miserias para las masas y al servicio de una minoría. La clase obrera necesita de su Partido Comunista, marxista-leninista-maoísta para iniciar guerra popular y aplastar toda ilusión de reforma del capitalismo. Lo medular de la guerra popular es el Nuevo Poder, expresado en la asamblea popular, y la garantía de los derechos del pueblo, el pueblo armado, la milicia.

¡Las burguesías española y catalana son las enemigas del pueblo catalán!
¡Viva la constitución o reconstitución de los Partidos Comunistas maoístas militarizados!
¡Viva el maoísmo! ¡Abajo del revisionismo!
¡Guerra popular hasta el comunismo!

Movimiento por el Internacionalismo Proletario
Septiembre 2013

Anuncios