Toilers´ Struggle: “Aprendamos de los maoístas de la India”.


Nota – Reproducimos a continuación el artículo “El PC de EE.UU. y el PC de la India (Maoísta): Un Relato de Dos Clases de Marxistas”, colgado el pasado 2 de Junio de 2013 en el blog Toilers´ Struggle (La Lucha de los Trabajadores) http://toilerstruggle.wordpress.com/ , un blog que se define como dedicado al marxismo-leninismo y a la lucha por la emancipación de los explotados y oprimidos del mundo. La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, septiembre 2013.

EL PC DE EE.UU. Y EL PC DE LA INDIA (MAOÍSTA): UN RELATO DE DOS CLASES DE MARXISTAS

El 27 de Mayo, 2013, el Partido Comunista de EE.UU. compartió en su facebook una declaración del Partido Comunista de la India (Marxista) sobre la emboscada y muerte el 25 de mayo de 28 políticos indios por rebeldes maoístas. La declaración, apoyada por el PC de EE.UU. decía:
“El Buró Político del PC de la India (Marxista) condena enérgicamente el bárbaro ataque de los maoístas… Este es el último y más estremecedor ejemplo de la política de violencia y terror practicad por los maoístas contra todos sus oponentes políticos… El PC de la India (Marxista) envía sus condolencias a las familias de todos los que han muerto. Exige una investigación de alto nivel sobre el incidente. También exige que se adopte una acción firme para detener estas depredaciones maoístas. Llama a todas las fuerzas democráticas a combatir la política de violencia de los maoístas”.
En una cadena de comentarios bajo dicha declaración, los críticos expresaron claramente su desaprobación de la posición del PC de EE.UU. y utilizaron la oportunidad para denunciar al Partido como “revisionista”, culpable de una “respuesta reaccionaria y “trabajo de complacencia centrista”, y algunos procedieron a condenar al Partido Comunista de la India (Marxista) y defender a los maoístas. Yo incluso comenté: “Es una expresiva vergüenza que nuestro Partido defienda tal visión contrarrevolucionaria sobre nuestros camaradas del Sur del planeta que ofrecen al sistema capitalista-imperialista lo que se merece. ¡Solidaridad con la resistencia revolucionaria maoísta!”.
El asunto en cuestión, el problema que queda al descubierto claramente en el caso de este asunto, es la realidad inexorable de la postura política reaccionaria y contrarrevolucionaria, la posición traidora del Partido Comunista de EE.UU. que se debe a su actual línea programática, buscando, de acuerdo con lo que es considerada como la actual “etapa”, un “frente de todo el pueblo” contra la ultraderecha abarcando una alianza con el sector de la burguesía representado por Obama y los Demócratas, calificado como “la corriente más realista” (¡vaya burla!) en el programa del Partido del 2005, el PC de EE.UU. ha agotado su integridad ideológica a fin de complacer a los Demócratas y otros compañeros de viaje “progresistas” del “frente de todo el pueblo”.
Así pues, nos encontramos con el PC de EE.UU. condenando el triunfo revolucionario de la guerra popular de los maoístas indios en la masacre de un convoy de políticos neocoloniales, chupasangres, superexplotadores y opresores que una y otra vez han ordenado la limpieza y expropiación de la población en el proceso de acumulación capitalista primitiva. ¿Cuál es la culpa de los maoístas? Haber violado las normas de la democracia burguesa y el reformismo y haber recurrido a ese crimen intolerable: la acción revolucionaria, violenta. El Partido Comunista de la India (Maoísta), en lugar de venderse a una línea reformista y contrarrevolucionaria de tratar de asegurarse un asiento en la mesa de la política burguesa como el PC de EE.UU. y el Partido Comunista de la India (Marxista), está comprometido a derrocar al Estado neocolonial indio a través de la guerra popular, y protegiendo de la expropiación y limpieza étnica a los adivasis y otros marginados, pero una sustancial porción de la población india. Esta postura revolucionaria es el crimen de los maoístas de la India a los ojos del PC de EE.UU. y los partidos oportunistas y reformistas de la India. El Partido Comunista de la India (Maoísta) se ha empeñado en dirigir y luchar codo con codo con las masas, mientras el Partido Comunista de la India (Marxista) y otros han decidido interponerse en el camino de las masas y oponerse a ellas en un intento oportunista de reformismo. El PC de EE.UU., que entretanto persigue la misma política, se ha colocado, como era de esperar, del lado de los traidores en contra de los revolucionarios.
Esta línea en el movimiento revolucionario en la India está orgánicamente enraizada en el revisionismo y reformismo del PC de EE.UU. En su esfuerzo por conciliar y aliarse con los Demócratas, y trabajar gradualmente a través de las etapas designadas de (1) frente de todo el pueblo contra la ultraderecha, (2) coalición antimonopolista, y finalmente (3) victoria electoral de la izquierda, el PC de EE.UU. ha rechazado la teoría y práctica marxista-leninista en el plano internacional. En lugar de apoyar movimientos revolucionarios, progresistas como el de los maoístas en la India y el Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista-Leninista) en el Reino Unido, el PC de EE.UU. ha defendido las ya conocidas líneas del Partido Comunista de la India (Marxista) y del Partido Comunista Británico que engañan a las masas persiguiendo líneas oportunistas y revisionistas, y principal y completamente revisionistas, que han conducido, conducen y conducirán al fracaso.
Es una controversia, la referente al ataque de los maoístas contra políticos indios, que debe dar un verdadero ímpetu a la lucha contra la línea imperante del PC de EE.UU. y demostrar a los marxistas la urgencia de revolucionarizar al PC de EE.UU. en la teoría y la práctica. Cualquier partido que rechace y condene la crucial lucha de nuestros camaradas en el tercer mundo contra el imperialismo y el capitalismo es un partido que es inadecuado para los pocos revolucionarios del primer mundo, que tienen el doble cometido de construir un movimiento comunista revolucionario en sus países al tiempo que apoyar y resaltar los movimientos del extranjero y educar a los trabajadores del primer mundo en el internacionalismo a fin de romper las cadenas y poner fin a la extensa explotación del tercer mundo por parte del primer mundo. Los trabajadores norteamericanos, en particular, son una porción crucial de la aristocracia obrera que es cooptada por el imperialismo a fin de aplacar la lucha de clases en el país a través de compartir los privilegios burgueses y la plusvalía que resulta posible a través del saqueo del tercer mundo. Mientras el neoliberalismo se enfrenta a su crisis sistémica y los trabajadores norteamericanos y del primer mundo comienzan a ver la auténtica cara y esencia del orden capitalista-imperialista global, un partido comunista armado con la teoría y práctica radicales, especialmente un auténtico internacionalismo proletario, será necesario más que nunca. El Partido Comunista de EE.UU., condenando a los maoístas indios, ha demostrado una vez más la inutilidad de su actual línea y sus implicaciones, y la necesidad urgente de una nueva y revolucionaria.
Aprendamos de los maoístas de la India.

Anuncios