Ni olvidamos ni perdonamos: ¡Juicio y castigo para “Billy el Niño” y demás torturadores y asesinos represores bajo la dictadura fascista de Franco! (I)

Nota – Culminando un proceso abierto en Argentina en 2010, y ante la falta de progreso de las causas emprendidas en España contra los responsables y autores de los miles y miles de crímenes, torturas, vejaciones, apaleamientos, etc. bajo la dictadura fascista de Franco, recientemente la juez de Buenos Aires, Maria Servini de Cubria, que investiga los crímenes del régimen franquista, ordenó la detención de cuatro destacados torturadores pertenecientes a los cuerpos represivos bajo el fascismo como fueron la Brigada Política Social (BPS) – la siniestra policía política de la dictadura franquista- o la Guardia Civil. Se trata del exguardia civil Jesús Muñecas Aguilar, el exescolta de Franco y de la Casa Real Celso Galván Abascal, el excomisario José Ignacio Giralte y el exinspector José Antonio González Pacheco, más conocido como “Billy el Niño”. Recordemos que, tras la muerte del asesino Franco en noviembre de 1975 y su reemplazo por la monarquía borbónica, la BPS fue rebautizada como Brigada Central de Información, siguiendo los torturadores en sus mismos puestos o incluso ascendidos en sus cargos. Incluso represores bajo la dictadura franquista como Manuel Ballesteros, comisario jefe en San Sebastián (1974-1976) y muy activo en la represión del movimiento revolucionario independentista vasco, asumió responsabilidades represivas bajo el primer Gobierno “socialista” de Felipe González. ¡Ya es hora de que estos torturadores y asesinos respondan y paguen por los crímenes y atrocidades que cometieron impunemente contra los mejores hijos e hijas de la clase obrera y del pueblo!
Reproducimos a continuación un artículo publicado en plena dictadura franquista en el periódico “Vanguardia Obrera”, órgano del Comité Central del Partido Comunista de España (marxista-leninista), nº 81, diciembre de 1973, pág. 4, donde se informa sobre la labor represiva de “Billy el Niño” contra el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (F.R.A.P.) en Madrid en aquellos años. . La transcripción es de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, octubre 2013.

GALERÍA DE TORTURADORES – JUAN ANTONIO PACHECO (A) “BILLY EL NIÑO”

Jóven y destacado ejemplar de la jauría policíaca franquista. Su degenerada moral, pese a su juventud, no conoce barreras: frecuenta asiduamente los peores antros nocturnos de la capital y se emborracha con igual frecuencia, estado en el que realiza la mayor parte de los interrogatorios.
“Billy el niño” comenzó su carrera de sicario en los medios universitarios, en los cuales se distinguió por su ensañamiento en la “caza” de estudiantes y profesores revolucionarios. En la actualidad, forma parte del destacamento especial de la BPS dedicado a la represión contra el FRAP, siendo uno de sus más activos elementos, llegándose a hablar de él como el “delfín” del siniestro y veterano Roberto Conesa. Se rumorea, además, que realiza trabajos y servicios en la guardia personal del pelele borbónico Juan Carlos.
En los sangrientos interrogatorios tras el 1 de Mayo revolucionario en Madrid, “Billy el niño” se ha distinguido especialmente por su cinismo, su cobardía y su sed de sangre, siendo el torturador que más denuncias tiene ante el juzgado de guardia por malos tratos. Para hacerse una idea de la cobardía de esta escoria, basta con señalar que realiza sus “interrogatorios” y torturas pistola en mano.
En la noche del 2 de mayo había cerca de 200 detenidos en los calabozos de la Puerta del Sol –DGS de Madrid- y por los pasillos de estos calabozos corría a chorros la sangre de los valientes manifestantes antifascistas. Este es uno de los trabajos de “Billy el niño” y de sus secuaces, por ello, es normal que “Billy el niño” esté tomando medidas de seguridad personal, tales como cambiarse de aspecto y mudarse de casa continuamente. Pero esto no salvará al sanguinario Pacheco; él, llevado por el pánico de sus propios crímenes, intentará esconderse en cien sitios, pero siguiéndole tendrá mil ojos tras él, hasta que le llegue el día en que responderá ante el pueblo de sus crímenes, torturas y fechorías, con lo poco que vale su vida. Veremos lo valiente que se muestra entonces este baboso asesino.

Anuncios