India – La Camarada Sheela desde la prisión de Giridih: “El problema de la liberación de la mujer está ligado a la lucha de clases”.

Nota – Reproducimos a continuación una información sobre la Camarada Sheela, Presidenta de NMS de la India, encarcelada desde octubre de 2006 y un texto escrito por ella sobre la historia de su vida política, que han sido extraídos del blog Maoist Road (La Vía Maoista) http://maoistroad.blogspot.com.es/ La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, octubre 2013

La Camarada Sheela, Presidenta de Nari Mukti Sangh (NMS) nació en una familia pobre adivasi. Desde 1974 hasta el momento de su detención en 2006, durante más de tres décadas, trabajó sin descanso para construir el movimiento de mujeres revolucionarias en Jharkhand, Bihar, Odisha y Bengala. Concentró particularmente sus esfuerzos en organizar a las mujeres adivasis de Jharkhand que se ven forzadas a pasar sus vidas en condiciones muy adversas sufriendo formas extremas de opresión, explotación y dominación. Fue por esfuerzos que ella y sus camaradas hicieron que la NMS se pudiera extender a Bihar, Jharkhand, Chhattisgarh norte, Bengala y Delhi. NMS se encuentra entre las más destacadas organizaciones hoy en el país que trabaja entre las mujeres adivasis y campesinas. La contribución de la Camarada Sheela al desarrollo de esta organización es crucial. Ella inspiró la lucha de las mujeres por la tierra, los bosques y el agua y por la liberación de la explotación, opresión y el patriarcado. El Estado la arrestó y torturó sin piedad y le impuso falsos cargos. A la edad de 50, está siendo privada de sus cuidados médicos básicos y medicinas en prisión. Le han denegado dar una fianza. Incluso, en algunos casos, cuando la han puesto en libertad bajo fianza, ha sido nuevamente detenida a las puertas de la cárcel bajo la acusación de otros cargos.
Así pues, está sufriendo constantes torturas en la prisión de Giridih y acosada por el Estado implicándola en cargos falsos. Por tanto, es responsabilidad de todas y cada una de las personas que aspiran a la liberación de la mujer a exigir la libertad inmediata e incondicional de la Camarada Sheela. Ella ha escrito el siguiente artículo en hindi narrando el proceso de su desarrollo como activista del movimiento de mujeres revolucionarias, sobre las condiciones de las mujeres presas y la dificultad de su vida en la cárcel y sobre el carácter opresivo de la maquinaria del Estado. Presentamos este artículo con la esperanza de que adoptes los pasos para exigir y luchar por la libertad de la Camarada Sheela.

CAMARADA SHEELA – UNAS PALABRAS SOBRE LA HISTORIA DE MI VIDA POLÍTICA
Recibí mi inspiración inicial para luchar por la liberación de la mujer del Camarada Bhakti dada (popularmente conocido como “Laal Mashalchi” –un destacado promotor del pensamiento y movimiento revolucionarios en Dhanbad – región de Giridih). Fue un gran maestro que mostró el camino de la liberación de la mujer. Durante 1972-1973, él solía mantenerme informada sobre los importantes acontecimientos políticos. Son las mujeres las que trabajan del amanecer al anochecer. Pero carecen de todos los derechos. Desde 1974, mientras se alojó en mi casa, yo solía visitar las aldeas organizando a las mujeres trabajadoras. Yo solía visitar las aldeas como Takipur, Fatehpur, Bandojor, etc.
Inicialmente tuve que hacer frente a una gran cantidad de abusos contra mí por parte de elementos antisociales y lumpen. Los agentes de los terratenientes solían venir a mi casa y amenazar a mi familia, advirtiéndoles que no me dejaran visitar las aldeas para hacer trabajo organizativo. Inicialmente, yo solía congregar a mujeres y hombres en reuniones y hablarles de la explotación y dominación feudales por parte de los terratenientes y prestamistas así como sobre los problemas a los que se enfrenta la mujer. Por ejemplo, discutíamos como las mujeres llevaban a cabo un trabajo agotador de la mañana a la noche pero que su trabajo nunca era reconocido no se les concedían derechos iguales a los de los hombres.
Las mujeres en la actual sociedad o en la familia no son tratadas como iguales pero se las ve como inferiores. Las mujeres son expulsadas del hogar por sus maridos y sus familias con el mínimo pretexto o falta, privándolas de todo. Ni siquiera se le permite que se lleve a los hijos que ha engendrado. Yo solía decirles que la razón para esto es que los grandes terratenientes y grandes capitalistas nos hacen trabajar pero ellos se convierten en los propietarios de toda la riqueza que producimos. Las mujeres de las familias pobres tienen que luchar simplemente para reunir dos comidas básicas al día para su hogar haciendo un trabajo agotador junto con el de toda su familia. Eta tradición ha pervivido durante siglos. El dominio de la propiedad privada funciona en la sociedad. Yo solía educar a las amplias masas sobre esto en las reuniones. Cuando el pueblo comenzó a comprender, en 1976-1977 se inició la lucha por mayores salarios.
La primera marcha de protesta tuvo lugar en Bodapahri. Participaron en ella miles de mujeres y hombres. De esta forma el movimiento creció gradualmente. Como resultado los salarios aumentaron en cierta medida. En 1979-1980, se lanzó una lucha para aumentar los salarios de los trabajadoras de la hoja de tendu. Anteriormente los contratistas solían pagar sueldos miserables – 5-6 rupias por cada fardo de cien hojas. El movimiento se inició en Maniadah. Desde allí comenzó a extenderse y los salarios aumentaron también. Para el 2006 los salarios habían ascendido hasta 40-50 rupias por fardo. Si un trabajador resultaba herido por accidente laboral, ahora el contratista tenía que correr con los gastos de su tratamiento, y su un trabajador fallecía, su familia comenzaba a recibir compensación del contratista. Nari Mukti Sangh se formó en una conferencia en el año 1990 en la aldea Talekocha, en los límites de la jurisdicción de la comisaría de policía de Peertand del distrito de Giridih, en la que participaron 200 mujeres de mucho bloques de los distritos de Giridih, Dhanbad y Hazaribagh como Peertand, Nimiaghat, Dumri, Vishnugarh y Simria. La conferencia eligió un comité ejecutivo de la organización de siete miembros, incluyendo su presidenta, secretaria y tesorera. Se celebró el Día Internacional de la Mujer Trabajadora el tercer día de la conferencia 20 de marzo de 1990 en Madhuban en el bloque Peertand del distrito Giridih. Tuvo lugar una manifestación pública con este motivo a la que asistieron más de cinco mil personas.
Esta reunión pública convocó a las mujeres a organizarse y luchar contra la explotación, opresión y atrocidades a que eran sometidas. Se resaltó que el Día Internacional de la Mujer Trabajadora era la ocasión para comprometerse por la liberación de la mujer, porque las mujeres han tenido que hacer frente a la explotación y la dominación durante siglos. Se necesita la unidad para acabar con esto. Desde entonces, el 8 de marzo se celebra regularmente como Día Internacional de la Mujer Trabajadora en esa región. Desde 1990, se ha celebrado en varias aldeas, ciudades y otros asentamientos en los que han participado miles de mujeres de las zonas rurales. Los preparativos en la forma de propaganda y publicidad para celebrar con éxito esta conmemoración se inician con dos meses de adelanto.
Meses de hacer campaña tienen lugar para los programas del Día Internacional de la Mujer Trabajadora en ciudades como Giridih, Dhanbad, Ranchi y Patna en particular, en los que participan entre cincuenta y sesenta mil personas. El Gobierno se puso furioso al tener conocimiento de dicha movilización y no nos ha autorizado a celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en las zonas urbanas desde el año 2006. Ahora se celebra de forma descentralizada en las aldeas y pequeños asentamientos. Esto ha tenido un impacto muy positivo en el pueblo y los medios de comunicación informan también de estos programas con prominencia. Además organizamos un seminario sobre los problemas a los que se enfrentan las mujeres adivasis los días 16-17 de marzo de 2006 en Ranchi con ocasión del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El tema principal del seminario fue “Los Ancestrales Derechos de los Adivasis sobre la Tierra, Agua y Bosques y el Actual Desplazamiento”. Las mujeres intelectuales de Bihar, Jharkhand, Uttar Pradesh, Bengala occidental, Maharashtra, Andhra Pradesh, Odisha, Asom, Chhattisgarh,Karnataka, Tamil Nadu, Delhi, etc., participaron en el seminario. El número de asistentes fue de un millar aproximadamente. Después de concluir con éxito el seminario de dos días, se celebró una manifestación que salió de Patel Bhavan el 18 de marzo de 2006. La manifestación atravesó las concurridas calles de Ranchi y finalizó en el Estadio Jaipal Singh, culminando con un mitin público, al que asistieron entre cinco y seis mil personas. Todo el programa concluyó con éxito. El Gobierno empezó a no conciliar el sueño por la celebración de estos programas. Comenzó a encarcelar a un gran número de mujeres activistas sociales tras detenerlas bajo cargos amañados. Esta llamada democracia está completamente ciega. Habla de la liberación de la mujer mientras que se encuentra en la oscuridad y en un contexto donde están en alza formas extremas de explotación de la mujer. Las palabras de distintos partidos políticos asegurando una reserva del 33% para las mujeres es una pura patraña.
Nuestro principal objetivo es pasar de la democracia al socialismo y del socialismo al comunismo. La liberación de la mujer sólo es posible bajo el socialismo. Las activistas de Nari Mukti Sangh están empeñadas en el trabajo político adhiriéndose a las cinco consignas básicas: libertad, democracia, iguales derechos, liberación de la mujer y socialismo. La policía Hathikata de Odisha me detuvo el 7 de octubre de 2006 cuando me dirigía a Rourkela volviendo de Odisha tras discutir algunos asuntos con activistas de Nari Mukti Sangh en ese Estado. Me encarcelaron en la prisión de Chaibasa durante 9 meses y 11 días. Tras pagar una fianza, me llevaron otra vez a la cárcel de Chaibasa el 12 de julio de 2007. Pasé dos años, 7 meses y 8 días allí. Cuando me procesaron por ese caso, la policía me detuvo el 9 de marzo de 2010 y me encarceló en la prisión de Giridih. Llevo cinco meses en la prisión de Giridih.
No logro comprender: ¿por qué es un crimen hablar de la liberación de la mujer o trabajar por la alfabetización de la mujer viéndome forzada a sufrir un tortuoso encarcelamiento? ¿Qué quiero decirles a las mujeres activistas que trabajan por la liberación de la mujer? Quiero decirles que las mujeres han jugado un papel importantísimo haciendo mover la sociedad incluso antes que la sociedad se dividiera en clases. Todavía juegan este gran papel. La historia nos dice que fueron las mujeres que en la antigüedad descubrieron los granos y alimentos al igual que las hierbas y las medicinas. En aquella época los hombres y las mujeres tenían un status igual en la sociedad. Después que la sociedad se dividió en clases y surgió la propiedad privada, todos los derechos de que gozaban las mujeres les fueron arrebatados. Exhorto a las mujeres a luchar por reclamar tales derechos. Estos derechos sólo pueden conquistarse a través de prolongadas luchas ideológicas y prácticas. El problema de la liberación de la mujer está ligado a la lucha de clases. Como sugerencia a las activistas de Nari Mukti Sangh, os pido que interioricéis este hecho.

Sheela (desde la prisión de Giridih)

Anuncios