Comunicado de prensa del Buró de Información del Partido Comunista de Filipinas: Desarrollar por todos los medios la movilización para el apoyo de socorro a las víctimas del desastre (11 Noviembre 2013)


Nota: Las agencias de noticias informan que, como consecuencia del tifón “Yolanda” que ha arrasado el centro de las Islas Filipinas, las cifras de muertos ascienden a 10.000 y ha afectado a casi nueve millones de personas en 471 localidades y 51 ciudades de 41 provincias del país. Desde su blog, Gran Marcha Hacia el Comunismo expresa su solidaridad con el pueblo filipino.
Reproducimos a continuación el comunicado de prensa del Buró de Información del Partido Comunista de Filipinas (PCF) tras este desastre, extraído del blog Maoist Road http://maoistroad.blogspot.com.es/ La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, noviembre 2013.

Los mandos afectados del NEP [Nuevo Ejército Popular], incluido el Mando de Mt. Amandwein del NEP (NEP-Isla de Leyte) y los comités dirigentes del Partido Comunista de Filipinas (PCF) pueden emitir las órdenes de cese el fuego apropiadas, colocando a las unidades del NEP en la modalidad defensiva pero siempre vigilante a las operaciones ofensivas del enemigo

COMUNICADO DE PRENSA
Buró de Información del Partido Comunista de Filipinas (PCF)
11 Noviembre 2013

DESARROLLAR POR TODOS LOS MEDIOS LA MOVILIZACIÓN PARA EL APOYO DE SOCORRO A LAS VICTIMAS DEL DESASTRE

El Partido Comunista de Filipinas (PCF) llama a todo el pueblo filipino, incluidos los de ultramar, para movilizarse y generar los máximos fondos y suministros de emergencia posibles para las víctimas del reciente supertifón Yolanda (nombre internacional del Haiyan).
Un número estimado de nueve millones de personas, o el 10% de la totalidad de la población filipina, ha sufrido la furia del tifón considerado el más fuerte registrado de la historia, que ha barrido 36 provincias. La mayoría de las víctimas del tifón son pequeños campesinos, trabajadores agrícolas, pescadores, pueblo de las montañas, obreros y pueblo pobre que son los más vulnerables a la tormenta.
Una gran extensión de tierra fue tragada por el oleaje marino dando como resultado la destrucción masiva de las infraestructuras públicas, hogares, propiedad y tierra agrícola. Se teme que el número de muertos ascienda a varios millares de personas.
Las fuerzas revolucionarias bajo el PCF expresan sus condolencias al conjunto del pueblo filipino, especialmente a aquellos que han perdido a familiares y amigos y que están sufriendo del grave impacto.
El PCF llama a todas las fuerzas progresistas y democráticas a organizar inmediatamente la recogida de fondos y suministros para el socorro y trabajo de rehabilitación y asegurar el transporte inmediato de éstos a las zonas afectadas. La principal atención se debe centrar justificadamente en extender la ayuda a las provincias de Tacloban y Visayas Orientales. También debe prestarse atención suficiente a otras zonas en Visayas Central, Panay, Negros, Masbate, Mindoro y Palawan así como en Bicol, Tagalog Sur y Mindanao Norte y Oriental.
La movilización nacional de recursos es necesaria para extender la ayuda a todas las zonas devastadas por el tifón. Debe realizarse la apropiada coordinación y cooperación nacional a fin de distribuir apropiadamente la ayuda y suministros. Debe darse prioridad a aquellos que necesitan atención médica inmediata, los niños y los ancianos.
El PCF llama a la formación de organizaciones de víctimas del desastre a fin de facilitar la distribución de suministros de emergencia y prevenir que la situación conduzca a la extensión del caos. El pueblo necesita estas organizaciones de víctimas del desastre a fin de extender la información sobre su situación y necesidades.
Los mandos de las unidades del Nuevo Ejército Popular (NEP) operando en las zonas devastadas han cambiado inmediatamente su modo de operación y han realizado esfuerzos de búsqueda., rescate, socorro y rehabilitación. Dentro de las zonas de frente guerrilleras, los comités de barrio (aldeas), unidades del gobierno revolucionario provisional y organizaciones de masas revolucionarias han sido movilizadas inmediatamente para realizar los esfuerzos de asistencia al pueblo y organizar los esfuerzos de rehabilitación para ayudar al pueblo a reanudar la producción y otros aspectos de su vida normal.
En línea con la política, los mandos afectados del NEP, incluido el Mando de Mt. Amandwein del NEP (NEP-Isla de Leyte) y los comités dirigentes del Partido Comunista de Filipinas (PCF) pueden emitir las órdenes de cese el fuego apropiadas, colocando a las unidades del NEP en la modalidad defensiva pero siempre vigilante a las operaciones ofensivas del enemigo. Aquellos pueden tratar de facilitar la entrada de organizaciones y agencias ampliando el suministro del socorro y ayuda y asegurar la seguridad de los trabajadores de socorro. El pueblo debe oponerse vigorosamente a las continuas actividades de represión llevadas a cabo por las Fuerzas Armadas de Filipinas bajo el Oplan Bayanihan [programa de contrainsurgencia del Estado filipino] especialmente en las zonas asoladas por el tifón. El pueblo filipino está furioso por la lentitud y terriblemente inadecuada respuesta del régimen de Aquino respecto al desastre. Critican a Aquino por culpar al pueblo por no estar preparado. En las horas inmediatamente después del tifón, el Gobierno de Aquino estaba prácticamente ausente de Tacloban y otras partes del país. Critican además a Aquino por utilizar el desastre para potenciar el tan detestado Programa de Fondo Social y Aceleración de Desembolso del Presidente cuando, de hecho, sólo ha destinado una parte minúscula como respuesta a la calamidad.
Por otro lado, el PCF hace extensiva la gratitud y elogio del pueblo a las diferentes agencias de información locales e internacionales que han hecho uso de sus recursos para proporcionar un servicio de información crucial a las víctimas del desastre. El pueblo filipino valora a las agencias y organizaciones de voluntarios civiles locales y extranjeras cuya contribución ha sido inestimable.
El PCF llama a todas las agencias civiles internacionales a aumentar el máximo apoyo posible a las víctimas del desastre. El PCF denuncia a los Gobiernos de Aquino y EE.UU. por aprovecharse del desastre para desplazar nuevamente más buques de guerra y soldados estadounidenses armados en distintas zonas violando la soberanía filipina. El PCF urge a los gobiernos extranjeros que deseen ampliar la ayuda y asistencia directa a que cursen su ayuda a través de sus agencias u organizaciones civiles.

Anuncios