Nepal: Éxito del boicot a las reaccionarias elecciones a la Asamblea Constituyente


Nota – Las siguientes informaciones sobre la respuesta del pueblo de Nepal al llamamiento del Partido Comunista de Nepal–Maoísta de boicot de las reaccionarias elecciones a la Asamblea Constituyente el pasado 19 de Noviembre, han sido extraídas del blog Maoist Road (La Vía Maoísta) http://www.signalfire.org/ y Signalfire http://www.signalfire.org/ La traducción al español es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo. Madrid, noviembre 2013.

RESPUESTA CERO EN THAWANG
Rolpa, 19 Noviembre 2013 – Según informa el informativo de Nepal “República” http://www.myrepublica.com , ni un solo voto fue emitido para ninguno de los candidatos en los tres colegios electorales en Thawang, el epicentro donde se desarrolló durante una década la guerra popular desarrollada por los maoístas. Los cuadros del PCN-Maoísta se movilizaron llamando al boicot de las elecciones. Solo 30 votantes recogieron sus tarjetas de identidad de voto de entre los 1,878 votantes registrados. Los cuadros del PCN-Maoísta impidieron a varios miembros del PCUN-M de votar cuando se dirigían al colegio electoral. Jaya Prakash Rokamagar, dirigente del PCN-Maoísta en Thawang admitió que su Partido había desplazado a jóvenes para impedir las votaciones y declaró que: “Hemos movilizado a nuestros cuadros para persuadir a los votantes a que renuncien a votar. Ahora, nuestra política de “voto cero” ha sido un éxito”.

LOS RESULTADOS ELECTORALES
Por P. Tobin
El día de las elecciones ha pasado y mientras que el recuento de los resultados llevará varios días, los medios de comunicación, de forma uniforme, informan de todo este asunto como un gran éxito con una “participación record” de alrededor del 70%. Afirmaron que fue un triunfo para la democracia que el pueblo hubiera votado desafiando a los boicoteadores y han expresado de forma opuesta su fe en la democracia.
De hecho, la supuesta cifra del 70% cacareada de forma tan instantánea es un juego de prestidigitación que será utilizado para autorizar una constitución ya redactada en Nueva Delhi. Para refutarlo, si se pasa del tanto por ciento mencionado a la cifra real de votantes, es otra historia. Teniendo en cuenta que las elecciones a la Asamblea Constituyente en 2008 el número de votantes registrados fue de 17.6 millones de los cuales el 63.29% que emitieron su voto representaron un número de votos emitidos que totalizaron 11,13376. A través de la manipulación y exclusión en esta ocasión el número de votos registrados se redujo a 12.21 millones -5.39 millones aproximadamente un tercio menos. Con el dato que se ha ofrecido de una participación del 70% esto conlleva una cifra de 8.547.000 de votantes. Con una cifra superior a 2.5 millones menos y aplicando las cifras de 2008, esto ofrecería una participación aproximada del 48%. Cuando hay que considerar que estas han sido las elecciones más fraudulentas en un país con un sistema profunda y descaradamente corrupto que ha gastado más de 50 billones de rupias (sin contar las enormes cantidades de “dinero negro” gastado por parte de los grandes partidos en la compra de votantes), en comparación con la modesta cifra de 4 billones de rupias del 2008, esto solo demuestra aún más la credibilidad nula de este ejercicio.
En un panorama más amplio, la cifra de 8.5 millones de votos aproximadamente sobre un total de una población de 30 millones aproximadamente, con una media de edad de 21, no es algo que resulte muy notable. Existe además la asombrosa cifra de 5 millones más de nepalíes que también trabajan y que presumiblemente han sido excluidos. ¿Votarían por un sistema que les condena a trabajar en la esclavitud en el extranjero más que en uno que les proporcione trabajo en libertad en su país? Sus remesas suponen un 25% de los ingresos nacionales, por lo que existe un beneficio pecuniario directo al status quo en ver que Nepal permanece como una fuente de mano de obra barata para los intereses capitalistas internacionales.
Existe la posibilidad que, utilizando las cifras erróneas de esta farsa como un mandato, el régimen continuará con una mayor represión; comenzando con aquellos ya detenidos. Como ha dictaminado que el Partido [el Partido Comunista de Nepal – Maoísta], como entidad legal, es responsable de toda la violencia, pueden declararle una “organización criminal” para ser disuelta y los dirigentes detenidos. El Presidente Kiran ha reconocido esto y declarado que está preparado para enfrentarse a la cárcel –nuevamente. Pero cualquier postura triunfalista debe ser silenciada por el hecho de que incluso en sus propias cifras falsas existe un tercio del electorado hostil a la actual administración y que ha respondido activamente al exitoso boicot. El hecho es el siguiente: las cifras opositoras son mayores aún y que muchos de los votos emitidos fueran votos blandos, que indica que el apoyo principal para el status quo es del 30-35%, que proviene mayoritariamente, si no exclusivamente, de las castas superiores Brahmin/Chetri.
Sean cuales sean los porcentajes, estas elecciones y el boicot han mostrado que existe una masa crítica del pueblo nepalés que quieren un cambio, que cuentan con un partido que representa sus deseos y que no se someten a los resultados de estas denominadas elecciones.
El PCN- Maoísta reconoce que esta es una batalla en una guerra de la que ha emergido intacto y fortalecido pese a la variedad de fuerzas extranjeras y locales –políticas, ideológicas y militares- enfrentadas contra él. Ni se ha doblegado ni sometido a las presiones.
La campaña de boicot fue innovadora y dinámica y está claro que ha consolidado a la juventud en el Buró de Jóvenes Voluntarios del Pueblo, mostrando la profunda fuerza que tienen entre las generaciones.
Ha sentado las bases para un Frente Unido de todos los sectores populares progresistas y patrióticos, encolerizados aún más por la denuncia del Partido sobre la intromisión de los expansionistas indios en “gestionar” la vida política nepalí, como lo denominan. Ha mantenido la fe en los Janajatis, los marginados, los Dalits y la clase marginada de las ciudades y pueblos, manteniendo la opción de un cambio radical y la verdadera libertad en su programa. La campaña de boicot ha permitido también revivir el espíritu y actividades de las zonas donde se encontraban las bases de apoyo que crecieron en sintonía con la Guerra Popular. El PCN-Maoísta ha logrado esto recuperando la verdadera política revolucionaria maoísta, más que justificando las razones de su escisión del, en todos los sentidos, corrupto PCUN(M).
Concluyo resumiendo una declaración realizada ayer en nombre del Partido por el camarada Dev Gurung, quien, mientras que expresaba “tristeza por cualquier daño causado por los incidentes durante la huelga”, continuó diciendo que el bandh [huelga] concluyó exitosamente pese a los esfuerzos del consorcio de 4 partidos para abusar del poder estatal para reprimirle. Informando que el Gobierno había usado la fuerza para detener a más de 500 dirigentes y cuadros con “falsas acusaciones”, finalizó dirigiéndose al pueblo de Nepal agradeciéndole “por convertir en un éxito nuestra huelga”.
Lal salaam (saludos rojos)
P. Tobin, 20 Noviembre 2013

Anuncios