¿Nueva ley represiva de “protección de seguridad ciudadana”?: Una y mil veces ¡¡¡NO!!!


¿NUEVA LEY REPRESIVA DE “PROTECCIÓN DE SEGURIDAD CIUDADANA”?:
UNA Y MIL VECES ¡¡¡NO!!!

No contento con su represivo proyecto de nuevo Código Penal (ver https://granmarchahaciaelcomunismo.wordpress.com/2013/09/28/con-su-proyecto-de-nuevo-codigo-penal-el-gobierno-reaccionario-del-partido-popular-aumenta-la-represion-contra-el-proletariado-y-las-masas/ ) el Gobierno reaccionario burgués del Partido “Popular” encabezado por Mariano Rajoy, lacayo del gran capital y del imperialismo internacional, anunció el pasado 19 de Noviembre otra nueva ley represiva denominada “Ley orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana”. El anuncio lo realizó el Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.
Esta nueva ley consta de 55 artículos cuya esencia y finalidad es la de tratar de frenar y reprimir abiertamente y a toda costa las cada día más frecuentes manifestaciones y acciones de protesta en la calle que sacuden España de norte a sur y de este a oeste como rechazo a las medidas antiobreras y antipopulares que el Gobierno del Partido “Popular” viene aplicando desde que cogiera las riendas gubernamentales hace ahora exactamente dos años.
La nueva ley señala entre las “infracciones muy graves” que serán castigadas con multas de entre 30.000 y 600.000 euros, por ejemplo:
-Reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en las inmediaciones de “infraestructuras críticas” y la intrusión en ellas con riesgo para las personas o para su funcionamiento
-Las concentraciones no comunicadas ante instituciones como el Congreso, el Senado, los parlamentos autonómicos o los altos tribunales
-Escraches o actos de acoso a cargos públicos
-Expresiones públicas que ensalcen, por ejemplo, el “terrorismo”.
Además, la nueva ley prevé multas de entre 1.001 y 30.000 euros para las que califica como “infracciones graves”, y entre las que se encuentran:
-Alterar el “orden público” encapuchado o con cualquier elemento que dificulte la identificación.
-Amenazar, coaccionar, vejar e injuriar a los “agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado” cuando estén ¡¡“velando por el mantenimiento del orden público, por ejemplo en manifestaciones”!!
Para enmascarar toda esta tramoya represiva contra las justas expresiones de la lucha obrera y popular contra el capitalismo, a estos supuestos se añaden otros más relativos a temas como la prostitución, el cultivo de estupefacientes como la marihuana o el propio “botellón”, para darle así una apariencia de que el Estado burgués quiere velar por la “seguridad” de sus ciudadanos.
Rajoy, en un alarde de cinismo que supera las innumerables declaraciones y mentiras a que nos tiene acostumbrados, en una entrevista en Radio Nacional el jueves 22 de noviembre, afirmaba sin pestañear al periodista que le preguntaba al respecto de esta nueva ley que ¡¡¡“no es más represora”!!! Por su parte, la cohorte de reaccionarios y neofascistas de su propio partido han hecho piña con su Gobierno y así, por ejemplo, el portavoz de su Grupo Parlamentario, Alfonso Alonso, declaraba que “No es ningún capricho, es una necesidad” y, tal y como recogía el diario “El Mundo” de Madrid en su edición del pasado 20 de Noviembre: “No en vano, como recuerdan desde las filas populares y desde el Gobierno, la presión ciudadana que se ha ejercido durante la presente legislatura ha estado en muchas ocasiones –“demasiadas” insisten- por encima de la ley vigente”. Y este mismo diario recogía también la opinión -favorable, ¡como no podía ser de otro modo!- de los propios encargados por el Estado burgués de reprimir a la clase obrera, a los maestros, a los sanitarios, a los estudiantes, a los jornaleros, es decir, a todos aquellos sectores populares que se movilizan y luchan en la calle, al escribir que “por su parte, la Confederación Española de Policía (CEP) defiende que la nueva normativa es de “sentido común” y pone “coto” a determinados abusos en las calles”.
Son numerosas las voces que desde distintos sectores, incluso de la propia burguesía, han alzado la voz de oposición a esta nueva ley. Por ejemplo, el diario “El País” de Madrid en su edición del 21 de noviembre, recogía opiniones como la del catedrático de Derecho Administrativo Juan Cruz Alli Turrillas que afirmaba que “en su opinión, se trata de una reforma reclamada por la propia policía” o la del magistrado emérito del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín que señalaba que : “Es un absoluto disparate y parece un código disciplinario para militarizar la sociedad” Por su parte, Jesús Duva, analizando dicha ley en este mismo periódico escribía que “El proyecto de Interior resucita el viejo “orden público”, un concepto que huele a naftalina y que nos retrotrae a épocas pretéritas. El “orden público” sugiere una política de palo y tentetieso, con la indisimulada finalidad de paralizar las protestas sociales”.
Por todo ello es una necesidad imperiosa decir una y mil veces ¡¡¡NO !!! a esta nueva ley represora que solo sirve para allanar el camino a la fascistización del sistema y ante cuyo anuncio y puesta en práctica debe ser denunciada en todos los foros y por todos los medios por parte de la clase obrera y el pueblo.

GRAN MARCHA HACIA EL COMUNISMO
Madrid, Noviembre 2013

Anuncios