Calcuta (India) – Convención por la libertad incondicional de todos los presos políticos

Nota – Reproducimos a continuación la convocatoria que realizó la APDR (Asociación para la Protección de los Derechos Democráticos) y otras Organizaciones de Masas de la India a una Convención por la libertad incondicional de todos los presos políticos de la India el pasado día 5 de Diciembre en Calcuta, extraída del blog Maoist Road http://maoistroad.blogspot.com.es/ y cuya traducción al español hemos realizado:

CALCUTA – CONVENCIÓN POR LA LIBERTAD INCONDICIONAL DE TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS
JUICIO RÁPIDO Y JUSTO, LIBERTAD BAJO FIANZA Y LIBERTAD CONDICIONAL
LA TORTURA Y LOS ASESINATOS A DETENIDOS
LOS DERECHOS DE LOS PRESOS Y SUS FAMILIAS
► 5 Diciembre 2013
► Hora: De las 13.00h a las 19.00h
► Lugar: Muslim Institute [Rafi Ahmed Kidwai Road, Calcuta 700 013; cerca del Moulana Azad College]
La cuestión de los presos políticos cada vez más se está convirtiendo en un asunto de preocupación por todo el país. Los gobiernos central, de los estados y Uniones Territoriales (UTs) en lugar de abordar las demandas básicas de las diversas organizaciones políticas, movimientos populares e individuos, han tomado el camino corto de reprimir las actividades y voces que disienten encarcelando a aquellos que las alzan. Leyes draconianas como la UAPA (Ley de Prevención de Actividades Ilegales), AFSPA (Ley de Poderes Especiales de las Fuerzas Armadas), leyes estatales similares y disposiciones del Código Penal Indio (CPI), especialmente las secciones 120B (Conspiración Criminal), 124ª (Sedición), etc., están siendo invocadas indiscriminadamente para mantener al pueblo indefinidamente tras los barrotes y permitir a los brazos del Estado actuar impunemente. Las organizaciones políticas/movimientos populares han sido declarados “ilegales” o “terroristas” en línea con la “Guerra Infinita” de Estados Unidos contra lo que llaman “terrorismo”. Las torturas a detenidos, extrayéndoles “confesiones” a través de métodos brutales e ilegales y de la detención ilegal sin registro en lugares desconocidos y utilizando las denominadas confesiones para juzgar y condenar a las víctimas, están a la orden del día. Todas las leyes/disposiciones para salvaguardar los derechos de las personas detenidas durante y después de las detenciones son pisoteadas como norma rutinaria. Salvo algunos casos, la judicatura no reconoce tales actos, la mayor parte de los cuales son delitos según las leyes del país.
Los movimientos por la libertad de los presos políticos y por el reconocimiento de su status son tan históricos como la realidad de los movimientos políticos aquí y en otros lugares. Los presos políticos merecen un status especial porque presuntamente son delitos cometidos por el ejercicio de su ideología política (con la cual uno puede estar o no de acuerdo). Las sociedades y regímenes siempre han reconocido tales delitos separados de los delitos cometidos por una actuación personal, por codicia o venganza. Este reconocimiento recibió sanción legal en la sección 24 de la Ley de Servicios Penitenciarios de Bengala Occidental de 1992 como resultado de los persistentes movimientos. El actual Gobierno estatal de Bengala Occidental, a través de una enmienda promulgada por brutal mayoría, privó a un extenso número de presos políticos su reconocimiento debido permitiendo al Estado continuar deteniendo a los disidentes indefinidamente y, en efecto, sin juicio. Este es un suplemento a los histriónicos iniciales del Gobierno en nombre de constituir un Comité de Examen para los Presos Políticos.
La situación de los presos no políticos en espera de juicio y de aquellos condenados por pequeños delitos no es mejor, incluso peor en algunos aspectos. Pabellones abarrotados, ausencia de las condiciones mínimas necesarias para la existencia humana junto con la corrupción y el nexo criminal entre un sector de presos delincuentes habituales y el personal carcelario que dirigen los asuntos diarios han transformado los “centros penitenciarios” en auténticos agujeros infernales. Los dictámenes judiciales, las recomendaciones de las Comisiones de Derechos Humanos –nada puede aminorar la situación.
Las organizaciones democráticas y en pro de los derechos y los partidos políticos, al igual que las personas involucradas han estado movilizándose sobre este asunto.
Creemos fervientemente que solo un movimiento fuerte puede hacer que un Gobierno insensible transija. Para hacer un balance de la situación y trazar futuros programas, los familiares de las víctimas, sus abogados y otros activistas del sector judicial, así como los activistas pro derechos y personas involucradas necesitan compartir sus experiencias.
Con este fin, te convocamos a ti y a tú organización a participar en la convención convocada el 5 de Diciembre de 2013 por la APDR (Asociación para la Protección de los Derechos Democráticos) y otras Organizaciones de Masas.
Dhiraj Sengupta (APDR)

Anuncios