Comunicado conjunto en apoyo del pueblo de Filipinas afectado por el tifón Hayan


Nota – Los camaradas de Italia nos han enviado el siguiente comunicado conjunto en apoyo del pueblo de Filipinas afectado por el tifón Hayan (Yolanda) cuya traducción al español hemos realizado:

Comunicado conjunto en apoyo del pueblo de Filipinas afectado por el tifón Hayan

El 8 de Noviembre el tifón Hayan (denominado Yolanda dentro del país) ha barrido algunas áreas de las Islas Filipinas a más de 300 kilómetros por hora, con olas de cinco metros, uno de los mayores y más desastrosos que jamás han golpeado.
Estaba claro desde un principio de que la destrucción de personas y bienes era durísima y ahora, más de dos semanas después, las cifras oficiales hablan de 5.500 víctimas, pero los heridos son muchos más de los admitidos en un principio: más de 26.000. Aún hay miles de desaparecidos y algunos expertos internacionales dicen que la reconstrucción total puede llevar hasta 10 años. Oficialmente, nueve millones de habitantes, o el 10% de la población total fueron afectados, pero la ONU eleva la cantidad a 13 millones, más de cuatro millones sin techo. Las áreas más afectadas del archipiélago son las islas Leyte, Samar y Cebú, Negros, Visayas Este, Central y Oeste, unas cinco regiones y 36 provincias, y particularmente la ciudad de Tacloban, las áreas de litoral y de montaña más pobres del país, en donde la mayoría son campesinos pobres, trabajadores agrícolas desempleados, pequeños pescadores y pueblos indígenas.
Ante esta tragedia, las organizaciones políticas y sindicales de Filipinas que luchan por las condiciones de vida y de trabajo del pueblo se movilizaron inmediatamente aportando ayuda y llamando a una movilización general en el país y en el exterior para una adecuada coordinación a fin de distribuir socorro apropiado y material, agua, alimentos, refugios, ayuda médica, ayuda para reconstruir viviendas, recuperar granjas, y acopiar alimentos para las necesidades mayores y más urgentes, comenzando por los niños y ancianos. El Partido Comunista de Filipinas ha declarado también una tregua unilateral durante dos meses para permitir y facilitar estos esfuerzos en cualquier manera, tregua a la que el gobierno aún no ha respondido.
El gobierno del presidente Aquino, a pesar de la información y la alerta lanzada por el Observatorio de Manila, quien declaró que “se podría necesitar una evacuación masiva de las áreas residenciales en las zonas bajas en un área de 8 a 16 kilómetros de la costa” no ha tomado las medidas adecuadas (declarando pomposamente “cero víctimas”), interviniendo después con y considerable retraso en el rescate, destinando fondos insignificantes para tal catástrofe, y por otra parte, llenando estas áreas con fortificaciones y controles militares, en vez de construir inmediatamente viviendas y ayudar a los afectados por la tragedia en áreas de difícil acceso. Este comportamiento ha agraviado las condiciones generales de la población, despreciando constantemente el número de víctimas. La rabia de estos pueblos aumenta mientras ese retraso se hace fatal para salvar más vidas y dar respuestas inmediatas a las necesidades del momento. ¡En algún momento el presidente Aquino ha tenido el “valor” de criticar a los filipinos porque no estaban preparados para esto! .Se ha dedicado a una efusiva propaganda populista en torno a los fondos de inmediata disposición, tales como el Fondo Social de Presidencia, o el Programa de Aceleración de Desembolso, que falsamente alega haber sido usados para el esfuerzo de ayuda, cuando por el contrario son excusas para su incremento.
Incluso en estas horas terribles, el gobierno de Aquino no ha detenido por un momento de militarizar la campiña de Mindanao y todo el país mediante operaciones como la llamada
“Community Organizing for Peace and Development”(COPD) y acosar (a través de una auténtica guerra de exterminio mediante el operative que lleva el nombre de “OPlan Bayanihan”, incrementando el poder bélico y desviando millones de dólares en dinero y medios del estado) a los activistas del Partido Comunista de Filipinas que está presente en estas zonas en diversos gobiernos locales. El gobierno, también gracias a una prensa esclavizada, continuando mostrando la farsa de los ataques sufridos y los choques con los luchadores para condenar la guerra popular, especialmente en las zonas que han sido prácticamente abandonadas por el gobierno reaccionario.
El gobierno prosigue la militarización de la ayuda, al estilo de Haití, incluso permitiendo a las fuerzas armadas de los EEUU intervenir directamente en las áreas afectadas. Los imperialistas están una vez más aprovechando la tragedia para intensificar una manera “legítima” la presencia en la zona, dentro de la estrategia a la que han dado el nombre de “Asia Pivot” (Asía en el centro). Efectivamente, han desplegado no menos de seis barcos de guerra, incluyendo el portaaviones “George Washington”, que transporta al menos 80 cazas y helicópteros, junto a 5.000 marines. Está acompañado del “USS Antietam”, el “USS Coepwns”, el “USS Mustin”, y del crucero armado de misiles “Lasses”. Otros efectivos militares se están trasladando de puertos como Hong-Kong hacia Filipinas, invadiendo la capital y tomando el aeropuerto de Tacloban. El imperialismo norteamericano mantiene desde hace muchos años una extraordinaria presencia militar, considerando a las Filipinas su propio “patio”.
Incluso el imperialismo británico ha enviado el buque “HMS Daring”, y un Boeing C-17 para transporte militar. El imperialismo siempre aprovecha cada oportunidad para reforzar su presencia militar y ganar el control de zonas estratégicas a fin de proteger los beneficios de las corporaciones multinacionales.
La nunca vista potencia de este tifón es también el efecto de la degradación medioambiental que tiene lugar en el mundo, especialmente la salvaje deforestación en Filipinas, para ganar espacio para el Agribusiness y la minería que enriquecen a los dueños del mundo, empobreciendo y dejando en condiciones inhumanas enormes masas de población, devastando millones de personas que ahora deben levantarse otra vez, centrándose en sus fuerzas y en una auténtica solidaridad internacional que sepa cómo aplicar acertadamente la ayuda en la reconstrucción de las viviendas y las condiciones de vida. La solidaridad que manifestamos debe de ir destinada a apoyar la dignidad de un pueblo consciente de que debe de luchar para recuperarse, librándose de todo tipo de parásitos a nivel nacional e internacional. Manifestamos nuestra solidaridad para denunciar firmemente el intervencionismo militar del gobierno Aquino contra su propia población y el de todo el imperialismo, cono el norteamericano en primer lugar.
Para esto deben comprometernos en una campaña de denuncia e información tan amplia como sea posible al proletariado de los países imperialistas y de todo el mundo. Con esta tierna solidaridad en el corazón queremos expresar nuestra proximidad, en este momento especial, a las masas de las Islas Filipinas que han sufrido esta terrible tragedia.

ATIK – Turquía
SLAI COBAS por el sindicato de clase – Italia
FRAP –Francia

Dirección para colaboraciones:

NFDP International Office in the Netherlands
NDF ST.INT.INFORMATIE
Número de cuenta: 39 45 70 642
RABOBANK
Oficina Utrecht, Holanda
IBAN NL 70 RABO 0394 5706 42
BIC RABONL 2U
Por favor, indicar “Haiyan/Yoland Relief Funds”

Anuncios