Colombia: “A propósito de la muerte de Gabo. Cuando murió hacía mucho tiempo que lo habíamos enterrado”. Artículo de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (mlm)

Nota – Reproducimos a continuación el artículo “A propósito de la muerte de Gabo. Cuando Murió, Hacía Mucho Tiempo que los Habíamos Enterrado” del semanario “Revolución Obrera” http://blogrevolucionobrera.blogspot.com.es/ órgano de la Unión Obrera Comunista (m-l-m) de Colombia y que nos han remitido recientemente los camaradas colombianos:

A propósito de la muerte de Gabo

Cuando Murió, Hacía Mucho Tiempo que lo Habíamos Enterrado

No murió ahora, murió hace muchos años. Todo empezó cuando fue contagiado por la terrible enfermedad del olvido magistralmente descrita en su obra cumbre: “no con el olvido remediable del corazón, sino con otro olvido más cruel e irrevocable que él conocía muy bien, porque era el olvido de la muerte”.

Gabo ya había advertido que la fama y el dinero eran peligrosos, como lo hiciera en la entrevista concedida a Rita Guibert en 1974: “Sí, hay una tendencia natural —cuando resuelves una serie de problemas materiales— a aburguesarte, a meterte en una torre de marfil, pero yo tengo el impulso, y además el instinto, de salir de esa situación…” E incluso antes, en la entrevista a la revista proimperialista Life, refiriéndose a los literatos que pierden sus raíces, había dicho que cuando esto sucedía, cuando la fama separa al escritor de la gente sencilla de donde brota la riqueza y savia de su obra, el escritor moría… Así de peligrosos, son los proyectiles almibarados de la burguesía, con sus billetes y lisonjas, con sus cocteles y vagabunderías, con sus entrevistas y ruedas de prensa, con sus cámaras y autógrafos…

Por eso, de los históricos hechos recreados con su genial realismo mágico, como la masacre de las bananeras orquestada por la United Fruit Company. (la misma Chiquita Brands que financia grupos de paracos ahora) y ejecutada por el gobierno central a través de un tiranuelo sanguinario, pasó a describir con trazo deslucido historias y romances anodinos.

De los héroes populares descritos con tanta brillantez en los fatídicos hechos del amanecer del 6 de diciembre de 1928… “Embriagado por la tensión, por la maravillosa profundidad del silencio y, además, convencido de que nadie haría mover a aquella muchedumbre pasmada por la fascinación de la muerte, José Arcadio Segundo se empinó por encima de las cabezas que tenía en frente, y por primera vez en su vida levantó la voz.

– ¡Cabrones! -gritó-. Les regalamos el minuto que les queda.”

De esas descripciones que vivirán en la memoria del pueblo, Gabo pasó a los zalameros halagos y defensa de Bill Clinton, un representante del imperialismo yanqui, de sus compañías saqueadoras, de su ejército asesino, agresor y aplastador de pueblos, que otrora combatiera: “Lo primero que llama la atención de William Jefferson Clinton es su estatura. Lo segundo es un poder de seducción que infunde desde el primer saludo una confianza de viejo conocido. Lo tercero es el fulgor de su inteligencia, que permite hablarle de cualquier asunto, por espinoso que sea, siempre que se le sepa plantear… Era, a sus 49 años, un sobreviviente glorioso de la generación del 68, que había fumado marihuana, cantaba de memoria a los Beatles y protestaba en las calles contra la guerra de Vietnam.” (Gabo, Revista Cambio, febrero 2007) Y murió cuando se dejó separar definitivamente de su gente. Empezó a morir cuando contrajo la  enfermedad del olvido y no encontró el camino para retornar a las raíces que amamantaron generosas su imaginación, con sus sufrimientos, luchas y esperanzas.

Se olvidó que alguna vez dijera: “Creo, pero a fondo a fondo, en el poder corruptor del dinero.” Y se perdió en la hojarasca marchita de los oropeles de los dueños del poder, incluso aconsejándoles a los cacaos colombianos (Sarmiento, Ardila, Santodomingo) le bajaran el tono a sus confrontaciones, regañándoles: “ahora solo falta que se saquen las amantes”.

Se le olvidó aquella confesión a Guibert: “Creo que el mundo debe ser socialista, va a serlo, y tenemos que ayudar para que lo sea lo más pronto posible. Pero estoy muy desilusionado con el socialismo de la Unión Soviética…” (para la época, 1974, la antigua república de los soviets era socialista de palabra e imperialista de hecho) y terminó en las mesas de los ricachones y en los festines y cumbres de los imperialistas.

Se perdió, como el general en su laberinto prestándose para causas innobles, como propagar la paz entre explotados y oprimidos, olvidando sus sabios consejos al pueblo chileno: “Yo ambiciono que toda la América Latina sea socialista, pero ahora la gente está muy ilusionada con un socialismo pacífico, dentro de la constitución. Todo eso me parece muy bonito electoralmente, pero creo que es totalmente utópico…. Los Estados Unidos por ahora no están interfiriendo, pero no van a cruzarse de brazos. No van a aceptar de verdad que sea un país socialista. No lo van a permitir, no nos hagamos ilusiones.” (Entrevista con Rita Guibert). Por eso los proletarios revolucionarios lo enterramos hace muchos años, no nos fue posible y permitido ser el viejo y sabio Melquiades para hacer que recuperara la memoria y no permitirle a los imperialistas y a la burguesía completar su hazaña, como lo hacen en estos días manoseando su obra grande, la que le permitió ganarse el nobel de la literatura.

Por eso, cuando Gabo murió físicamente en estos días, nosotros ya lo habíamos enterrado. Lo enterramos sí, pero su obra gigante vivirá entre los obreros revolucionarios y entre las masas populares que jamás perderán la memoria: porque recordarán lo que hiciera recreando la soledad de este pueblo que no pierde la esperanza, como el viejo coronel de mil guerras perdidas; porque recordarán sus esfuerzos por ayudar a este Macondo a liberarse de las cadenas de la opresión y la explotación como lo hiciera desde la revista Alternativa en los años setenta, fustigando virilmente a los imperialistas y oligarcas y alentando con energía revolucionaria la lucha de los obreros y los campesinos… Y, porque, como dijera él alguna vez: “La peligrosa memoria de nuestros pueblos […] es una energía capaz de mover el mundo”.

Anuncios