Colombia: Contra la paz mentirosa de los ricos y la farsa electoral ¡No votar! Comunicado de la Unión Obrera Comunista (m-l-m)

Nota – Reproducimos el comunicado que nos han remitido los camaradas de la Unión Obrera Comunista (m-l-m) de Colombia publicado en su periódico “Revolución Obrera” http://blogrevolucionobrera.blogspot.com.es/ “Contra la paz mentirosa de los ricos y la farsa electoral ¡NO VOTAR! ¡UNIR Y GENERALIZAR LA LUCHA OBRERA, CAMPESINA Y POPULAR!”:

Contra la paz mentirosa de los ricos y la farsa electoral
¡NO VOTAR!
¡UNIR Y GENERALIZAR LA LUCHA OBRERA, CAMPESINA Y POPULAR!
Tres acontecimientos políticos ocupan la atención de los colombianos por estos días: Uno, el Paro Campesino, que a pesar del acuerdo con la Cumbre Agraria de un “mesa única de parlamentarismo” que dilata, engaña, desmoviliza y divide el movimiento, el Paro es una huelga política de las masas del campo, forma de lucha directa preferida por los trabajadores en este período para exigir y hacer respetar sus reivindicaciones económicas y políticas inmediatas. Las Huelgas Políticas de Masas tienden a generalizarse en todo el país y en todos los sectores; constituyen el fenómeno político más importante en estos tiempos, por ser expresión viva de la lucha de clases que surge de las contradicciones antagónicas entre oprimidos y opresores, entre explotados y explotadores.
Otro suceso es la Comedia de la Paz, montada en La Habana por representantes de los capitalistas y jefes de las Farc, presentando su reconciliación como si esa fuera la paz para el pueblo. ¡Falso! En realidad negocian entretelones la legalización del despojo violento a 6 millones de trabajadores del campo, cómo van en la repartición del botín de 10 millones de hectáreas, y el acuerdo de apoyar una más intensa y extensa explotación capitalista de la agricultura, la ganadería y la industria minera.
Y el tercer acontecimiento, la Farsa Electoral impuesta por las clases dominantes en el gran circo de la democracia burguesa, con el pregón de que “los ciudadanos con sus votos eligen a los gobernantes”. ¡Gran mentira! Son los burgueses, terratenientes e imperialistas, quienes con sus partidos (De la U, Centro Democrático, Conservador, Liberal, Opción Ciudadana, Alianza Verde…), con su poder económico capitalista, con el poder político armado del Gobierno y toda la maquinaria del Estado, son ellos quienes realmente eligen a los gobernantes para administrar sus negocios en los próximos cuatro años; eligen a los verdugos del pueblo para defender el jugoso negocio de la explotación asalariada. A la comparsa electoral se unen los demócratas pequeñoburgueses y sus partidos reformistas (Polo, Marcha Patriótica, UP, Progresistas…) que sin ser representantes directos de los capitalistas, se ofrecen para proteger “más honradamente” los negocios de los explotadores y disimular su dictadura de clase sobre el pueblo, con el ropaje del Estado Social de Derecho o moralizarlo “castigando a los corruptos” con el voto en Blanco. Siguen los falsos partidos comunistas (Moir, PST y demás sectas trotskistas, Partidos “comunistas” mamerto, “ml”, “pc3” y “maoísta”…) los más peligrosos bufones de la farsa electoral, pues a nombre del marxismo, de la revolución y del proletariado, llaman a los trabajadores a votar por sus politiqueros, o a votar en Blanco. ¡Oportunismo y cretinismo parlamentario! que contribuye a legitimar la farsa electoral, a embellecer la democracia de los capitalistas, con lo cual objetivamente les colabora a engañar, confundir y someter al pueblo a las ilusiones, respeto y confianza en el Estado de sus opresores.
Que los jefes de los partidos reaccionarios (Santos, Uribe, Peñalosa, Ramírez…) se saquen en cara sus compromisos con la mafia, sus corruptelas, mentiras y maquinaciones… Que los jefes reformistas y oportunistas (Clara López, Aida Avella, Robledo, Cepeda, Caicedo…) los denuncien también por la manga ancha con el capital imperialista, con los TLC y las privatizaciones, con el paramilitarismo y terrorismo estatal… no pasan de ser recursos de campaña electoral, donde todos (reaccionarios, reformistas y oportunistas) se proclaman amigos y salvadores de la paz y del pueblo convocado por todos a votar en “ejercicio y defensa de la democracia”.
Que eso lo digan los representantes de los ricos es apenas acorde con la defensa de sus intereses de clase y del poder político estatal de los explotadores. Pero en boca de quienes dicen ser representantes “revolucionarios” de los trabajadores es una canallada ocultar que mientras existan explotados y explotadores, no puede haber paz entre ellos, porque su contradicción es antagónica, irreconciliable; es una traición al pueblo encubrir que la democracia de los ricos es dictadura para los pobres, y que el Estado actual así se le llame Estado Social de Derecho es una dictadura de clase de los capitalistas; es apoyar directamente a los parásitos explotadores, el que los jefes oportunistas silencien el principal problema del pueblo colombiano: la explotación asalariada.
He ahí la diferencia con la Táctica y el Programa de los comunistas revolucionarios que en el actual período de ascenso de la lucha directa de los trabajadores, defienden y luchan por la independencia del movimiento de masas con respecto a la dirección conciliadora de los politiqueros; a las masas del campo y la ciudad que de por sí ya rechazan la farsa electoral mediante la siempre elevada y mayoritaria abstención electoral, las llaman a confiar en su lucha directa y revolucionaria, a unificar y generalizar sus Huelgas Políticas de Masas para obligar al Estado a frenar la voracidad de los explotadores. Los comunistas revolucionarios proclaman la necesidad de ligar la lucha inmediata actual contra los sufrimientos del pueblo causados por el capitalismo, con la lucha política revolucionaria contra todo el poder del capital, única forma de erradicar sus males para siempre. Los comunistas revolucionarios no temen denunciar la dictadura de clase de la burguesía, los terratenientes y los imperialistas, esencia del actual Estado reaccionario; por lo cual no se proponen “remodelarlo” o “tomarlo en posesión” sino destruirlo con la Revolución violenta de los obreros y campesinos armados, y sustituirlo por su propio y nuevo Estado de Dictadura del Proletariado, único poder capaz de eliminar la explotación y las diferencias de clase. Para la realización de tan grandiosos objetivos, los comunistas revolucionarios hoy trabajan en la construcción de un verdadero Partido del Proletariado, instrumento indispensable no solo para organizar y dirigir toda la lucha de la clase obrera, sino para que ella sea la clase dirigente de las masas populares en la Revolución.
Por la defensa y realización de este gran Programa, los comunistas revolucionarios hoy llaman a los obreros, campesinos y a todo el pueblo colombiano en general a ¡NO VOTAR! por los reaccionarios capitalistas. ¡NO VOTAR! por los reformistas y falsos comunistas. ¡NO VOTAR! por ninguno, ni en Blanco ni Nulo. ¡AVANZAR! por la única vía hacia una verdadera paz para el pueblo, la vía de la Revolución Socialista que derroque a los opresores y expropie a los explotadores; que con un nuevo Estado de Dictadura del Proletariado continúe la revolución en el socialismo hasta barrer toda forma de explotación del hombre por el hombre y suprimir la división de la sociedad en clases. Entonces, se extinguirá el Estado, no habrá más necesidad de armas, ni de guerras y la sociedad entera podrá disfrutar la verdadera paz del Comunismo.
¡Abajo el Podrido Estado Burgués y sus Elecciones!
¡Viva el Futuro Estado de Obreros y Campesinos!
¡Ni el Estado ni los Politiqueros, Solo el Pueblo Salva al Pueblo!

Unión Obrera Comunista (MLM) – Colombia, Mayo 2014

Anuncios