Brasil: Primer Encuentro del Movimiento Femenino Popular (MFP) – Río de Janeiro

Nota – La siguiente crónica sobre el reciente Primer Encuentro Regional del Movimiento Femenino Popular (MFP) de Río de Janeiro ha sido extraída de la web del periódico brasileño “A Nova Democracia” http://www.anovademocracia.com.br/ publicada en su edición nº 132, junio 2014 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

PRIMER ENCUENTRO DEL MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR – RIO DE JANEIRO
Paula Spernau
Durante los días 31 de mayo y 1 de junio el Movimiento Femenino Popular (MFP) de Río de Janeiro realizó su primer Encuentro Regional, que contó con la participación de estudiantes, profesoras y activistas del movimiento popular en la capital fluminense, reunidas para discutir sobre la cuestión femenina y el papel de la mujer en las luchas del pueblo.
Ya durante la apertura del Encuentro hubo vicisitudes. El local previsto para su realización, el Morro Chapéu Mangueira, en la Zona Sur, fue escenario de una valerosa manifestación organizada por residentes contra una atrocidad más cometida por la UPP [cuerpo policial brasileño]. Las compañeras del Encuentro se unieron a la programación del primer día y, junto a los residentes, descendieron la colina en marcha, tomando las calles de Copacabana.
El segundo día, acumulando la experiencia fundamental del primero, se continuó con amplios debates sobre el panorama político nacional e internacional. La línea del MFP fue discutida a la luz de una excepcional exposición teórica.
El Encuentro fue esencial para consolidar el estudio sobre el papel de la mujer trabajadora en la transformación de la sociedad. El MFP sirve para promover la participación de las mujeres en las luchas estudiantiles, campesinas, obreras y de los trabajadores en general, entendiendo que éstas sufren una opresión mayor que el hombre de su clase, una opresión milenaria de género surgida con el inicio de la propiedad privada y, en consecuencia, con el surgimiento de las clases. Su liberación sólo será posible con la extinción de las clases. Luchar por su liberación es también luchar por la liberación de todas las clases explotadas. Siendo la mitad del pueblo, su presencia en las filas revolucionarias es una condición sin la cual no se puede derrocar el sistema de explotación.

Anuncios