A cien años de la Primera Guerra Mundial Imperialista – Artículo de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (m-l-m) de Colombia

Nota – Reproducimos a continuación el artículo “A cien años de la Primera Guerra Mundial Imperialista” publicado en el órgano de la Unión Obrera Comunista (m-l-m) de Colombia “Revolución Obrera” nº 401, 4 de julio de 2014 http://blogrevolucionobrera.blogspot.com.es/:

A CIEN AÑOS DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL IMPERIALISTA
El cambio del capitalismo a su fase agónica imperialista a comienzos del siglo XX, preparó el terreno para agudizar todas sus contradicciones, en especial la interimperialista, que fue la principal de todo el sistema en1914.
Para entonces el gran bloque Aliado era encabezado por Inglaterra, Estados Unidos y Francia, donde el capital financiero inglés atrapaba en  sus redes a la mayor parte del globo, manejando centenares de miles de millones de rublos que hacían depender sus zonas de influencia aumentando la subyugación económica. Para la época buscaban expandir su dominio financiero a otros lugares, particularmente a los territorios de África y Asia, en donde sus rivales imperialistas ejecutaban una lucha similar para subyugar, conquistar mercados y exportar capitales, entrando en contradicción económica con sus contrapuestos imperialistas.
Del otro lado, Alemania fue el otro país imperialista que encabezó el bloque de los imperios centrales (de lado del imperio Austro-Húngaro y el imperio Otomano), y que introdujo en la lucha económica nuevos métodos de desarrollo de la producción capitalista, una técnica mejor, que transformó al viejo capitalismo, de la época dela libre competencia, en gigantescos trusts, consorcios y cárteles, apareciendo en la escena mundial de una forma acelerada y tardía en un momento en que los mercados y colonias ya estaban en su mayor parte dominados.
Al caracterizar a estos dos grupos monopólicos imperialistas, sin importar su color, se encuentra que compartían todos ellos una misma política común; que en el curso de una serie de decenios consistió en una rivalidad económica ininterrumpida por dominar en el mundo entero, estrangular a las naciones pequeñas, asegurar beneficios triplicados y decuplicados al capital bancario, que encadenó a todo el mundo con su influencia. Fue así, que antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, los imperialistas habían contado con una serie de escaramuzas militares en contra de sus rivales: la guerra en Marruecos en1905 -1906, en los Balcanes en 1908, el conflicto ítalo-otomano en 1911 y las guerras Balcánicas 1912-1913,fueron ensayos previos de baja intensidad que prepararon a gran escala la guerra por toda Europa.
La Guerra Mundial también hizo relucir las lacras y costras dentro del movimiento obrero. El oportunismo que no se había desarrollado completamente, permaneciendo encubierto y soterrado, emergiendo de forma evidente al filar al lado de la burguesía imperialista, con ello condenando a la II Internacional que había sido fundada en 1889 en cabeza del maestro del proletariado F. Engels, y que desde entonces se había constituido en el cuartel internacional de lucha de los trabajadores a nivel mundial en contra del capital.
Fueron las teorías eclécticas, socialchovinistas y socialdemócratas encabezadas en su tiempo por el “héroe” de la II internacional, Karl Kautsky, las que dieron un respiro y auxilio a la lucha interimperialista –a esa gran matanza que derramó sangre de obreros de distintas naciones-, malogrando la organización del proletariado en muchos países, un auxilio precisamente en momentos que más lo necesitaba el imperialismo; ayudando a prolongar más la guerra delo que lo pudieran haber hecho por sí solos los capitalistas. Pero de esta lucha al interior del marxismo, emergió el proletariado ruso como vanguardia del movimiento obrero mundial, y el camarada Lenin abanderó la defensa del marxismo en contra de este ataque oportunista, logrando demostraren la teoría y la práctica, la esencia burguesa, servil y ruin de aquel oportunismo. El gran llamado de los bolcheviques de transformar la guerra imperialista en guerra civil revolucionaria, repercutió en toda Europa; los soldados comenzaron a empuñar sus fusiles no en contra de sus hermanos de clase de otros países, sino en contra de la burguesía de sus propios países, quien los había utilizado como carne de cañón en aquella barbárica guerra reaccionaria, logrando no sólo parar la guerra en toda Europa, sino sacudirla con una lucha revolucionaria sin precedentes en la historia.
La primera gran consecuencia dela Primera Guerra Mundial fue el establecimiento del primer Estado proletario en el mundo, en Rusia de1917 -la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas-, además de un sin fin de fallidos intentos de los obreros en otros países por tomar el poder. En Alemania, por ejemplo, los obreros y soldados asaltaron el poder, pero fueron derrotados rápidamente por los imperialistas y sus auxiliadores mencheviques; en Hungría, la revolución de 1919 sacudió a la reacción interna y externa, pero la vacilación de sus dirigentes abortó la causa delos obreros; hechos que demostraron la madurez de la clase obrera a nivel mundial para instaurar su dictadura de clase, y que a la vez reveló la caducidad del viejo y moribundo imperialismo para seguir subyugando a la sociedad. Las consecuencias secundarias de la guerra fueron: el agrupa-miento de los imperialistas en el bando vencedor, encuadrándose Estados Unidos e Inglaterra como potencias dominantes, el sojuzgamiento económico de los vencidos a través del tratado de Versalles (1919), en especial para Alemania y la repartición de las colonias africanas y asiáticas a favor de las potencias aliadas, que devendrían en futuros conflictos interimperialistas antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial Imperialista.
Según las mismas cifras burguesas, de los 70 millones de soldados movilizados para la guerra, 10 millones perdieron la vida, mientras que otros 20 millones resultaron heridos, entre ellos, los mutilados por las bombas y la metralla, mientras los cegados por los gases tóxicos utiliza-dos en la guerra fueron los más numerosos. De los conflictos que estallarían después de la Primera Guerra Imperialista Mundial, morirían de 5 a 10 millones de hombres, y tan sólo 21 años después de la Primera Guerra Mundial, la lucha imperialista gestaría la Segunda Guerra Mundial, barbarie que sacudiría a la humanidad y que desangraría en su mayor parte al pueblo soviético y chino, pero que abriría perspectivas para toda la humanidad con la conformación del Bloque Socialista que se desarrollaría hasta mediados de los años 50 del siglo pasado.
El pasado 28 de junio y a cien años del estallido de la Primera Guerra Mundial Imperialista, el sojuzgamiento de todas las fuerzas sociales y de la naturaleza por parte del capitalismo parasitario imperialista, siguen siendo los verdaderos obstáculos para el avance de la sociedad, y mientras éste exista, la inevitabilidad de las guerras mundiales permanecerá. Hoy, los Estados Unidos a la cabeza del imperialismo occidental adelanta guerras de baja intensidad en contra de sus rivales económicos imperialistas – rusos y chinos-, a la vez que saquea a pueblos del mundo en guerras de agresión –Irak, Afganistán, Siria, Libia, etc., configurándose el mapa geopolítico y militar para desatar la futura guerra mundial, hecho que solo la Revolución Proletaria mundial evitará, o que la misma Tercera Guerra Imperialista Mundial desatará; revolución proletaria que sepultará definitivamente al imperialismo de la faz del globo.

Anuncios