¡Contra la matanza imperialista sionista en Palestina: transformar la resistencia en revolución! – Comunicado de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia


Nota – Cuando la cifra total de muertos palestinos por la agresión militar sionista israelí alcanza ya, según fuentes palestinas, los 1.147, más de las tres cuartas partes civiles incluidos 200 niños, reproducimos a continuación el comunicado “¡Contra la matanza imperialista sionista en Palestina: Transformar la Resistencia en Revolución!” que nos han remitido los camaradas de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia http://blogrevolucionobrera.blogspot.com.es/:

¡CONTRA LA MATANZA IMPERIALISTA SIONISTA EN PALESTINA: TRANSFORMAR LA RESISTENCIA EN REVOLUCIÓN!
Desde su creación en 1948, el Estado de Israel ha sido un Estado sionista verdugo y guardián del poder imperialista estadounidense en el Medio Oriente, y a la vez, ha sido la fuerza organizada dictatorial de las clases reaccionarias sionistas sobre las masas trabajadoras árabes y  judías al interior de las propias fronteras de Israel.
El Estado de Israel fue impuesto por el imperialismo en el territorio ancestral del Pueblo Palestino, causándole desde entonces destierro, oprobio y persecución; convirtiéndolo en blanco de innumerables masacres sionistas, tan sanguinarias como la perpetrada entre el 15 y 17 de  septiembre de 1982 cuando paramilitares fascistas libaneses al amparo del invasor israelí, ahogaron en sangre a 2.000 palestinos –casi todos niños, mujeres y ancianos- en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en Beirut (Líbano) con el pretexto de exterminar a los “terroristas de la Organización para la Liberación de Palestina OLP”; tan brutales como las carnicerías humanas ejecutadas en las llamadas “Operación Plomo fundido” de 2008-2009 y la “Operación Pilar defensivo” de 2012.
Luego de la llamada “Guerra de los Seis Días” de 1967 en la cual el sionismo israelí se anexó nuevos territorios de países árabes, el Pueblo Palestino fue confinado a Cisjordania, El Golán y La Franja de Gaza, esta última, una pequeña extensión de aproximadamente 42 por 14 km en  su parte más ancha, donde viven hacinadas 1.800.000 personas, el enjambre humano más denso del planeta, contra el cual desde el 8 de julio, de nuevo y con el viejo argumento “de lucha contra el terrorismo del Movimiento de Resistencia Islámico Hamas”, el Estado sionista lanzó  su poderosa máquina de guerra con un descomunal ataque de bombas, misiles, tanques, causando otra aterradora matanza de civiles, muchos de ellos niños, víctimas preferidas de los sionistas en sus incursiones.
Desde la creación del Estado de Israel, el Pueblo Palestino ha sido sometido además a los vejámenes sionistas del control policial, de la discriminación racista, del bloqueo por tierra, mar y aire para aniquilarlo por hambre, ante todo lo cual las declaraciones humanistas de funcionarios de la ONU y de gobernantes burgueses llamando a la paz, son pura palabrería hueca para disimular la complicidad de todos los imperialistas, de los propios reaccionarios gobiernos árabes y de toda la burguesía mundial, con los crímenes imperialistas sionistas contra las masas trabajadoras de Palestina por exigir el inalienable derecho de los países oprimidos a su liberación, de las colonias a su completa separación, y de las naciones a existir como Estados independientes sin verdugos ni gendarmes imperialistas.
Es deber internacionalista de los pueblos, de los obreros y comunistas del mundo, denunciar la desalmada y reaccionaria guerra imperialista sionista contra el Pueblo Palestino, sin caer en la barbaridad de algunos que a nombre de la revolución llaman a “acabar con los judíos”,  posición racista, chovinista y diametralmente opuesta al internacionalismo proletario que reconoce en Israel una sociedad dividida en clases, y diferencia entre las clases enemigas reaccionarias cuyo poder se concentra en el Estado sionista de Israel, y las clases trabajadoras cuyos enemigos no son los trabajadores palestinos, sino sus propios opresores y explotadores sionistas.
El Pueblo Palestino sólo puede confiar en sus propias fuerzas y en las fuerzas del proletariado y los pueblos del mundo, porque todos son víctimas de los mismos enemigos irreconciliables: los imperialistas y las clases explota-doras reaccionarias en todos los países.
El Pueblo Palestino ni siquiera puede contar sus destinos a las clases dirigentes y explotadoras en la misma Palestina. Los estragos corruptos de la facción burguesa de Al Fatah que gobernó tranzada en alianza con el imperialismo ruso y los reaccionarios gobiernos árabes, dio lugar a que el Gobierno en la Franja de Gaza pasara a manos de la facción burguesa de Hamas ligada al fundamentalismo islámico y ahora aliada a las hordas reaccionarios del Estado Islámico.
El causante profundo de la muerte, desolación y los terribles sufrimientos del Pueblo Palestino, es el imperialismo -sistema mundial de opresión y explotación de los pueblos del mundo-, del cual el imperialismo estadounidense tiene en el Estado sionista de Israel, su punta de lanza para ejercer el dominio y la anexión territorial imperialista en el Medio Oriente. Sin embargo, la solución no es el fundamentalismo islámico cuya política también se basa en la subyugación del pueblo bajo la dictadura de las clases explotadoras, sólo que justificada en la sumisión religiosa. Muchas voces se alzan alrededor del mundo contra la criminal matanza imperialista sionista en Palestina. En nombre del proletariado de Colombia los comunistas revolucionarios se unen a ellas; pero a diferencia de quienes callan ante los enemigos antagónicos internos del Pueblo Palestino, conciben su verdadera emancipación como la derrota del imperialismo sionista, conjugada con la derrota de las clases explotadoras en los territorios Palestinos.
Por diversos países despunta el apoyo a la heroica resistencia del Pueblo Palestino. También en nombre del proletariado de Colombia los comunistas revolucionarios se solidarizan con su justa lucha y se unen al sentir general revolucionario de respaldar la lucha armada como la forma superior de la lucha política de las masas para derrocar a sus enemigos; aclarando sí, que la victoria del Pueblo Palestino será conquistada por vía de las armas, pero no por el camino burgués reaccionario de la Yihad Islámica, sino con la guerra popular de los obreros y campesinos contra la dictadura imperialista sionista y contra cualquier forma de dictadura islamista, hasta conquistar un nuevo tipo de Estado, donde sean los obreros y campesinos armados quienes lo gobiernen todo.
De ahí, que más temprano que tarde, el Pueblo Palestino podrá transformar su heroica resistencia avanzando a la revolución palestina como parte de la Revolución Proletaria Mundial contra el imperialismo y todos los reaccionarios, ya no bajo la dirección de la burguesía sino del proletariado constituido como partido comunista independiente de las demás clases. La tendencia histórica principal en la fase imperialista es la revolución proletaria, y Palestina no es la excepción.
¡PROLETARIOS Y PUEBLOS DE PALESTINA E ISRAEL: UNIOS CONTRA EL IMPERIALISMO Y SUS CLASES REACCIONARIAS!

Comité Ejecutivo – Unión Obrera Comunista (MLM)
Colombia, 18 Julio 2014

Anuncios