En la heroica Gaza pulsa el corazón de la Revolución y de la Humanidad – Editorial de “A Nova Democracia” (Brasil)


Nota – Reproducimos a continuación el Editorial “En la heroica Gaza pulsa el corazón de la Revolución y de la Humanidad” del periódico brasileño “A Nova Democracia”, nº 136, segunda quincena de agosto de 2014 que nos han remitido los camaradas brasileños de AND http://www.anovademocracia.com.br/:

Editorial
EN LA HEROICA GAZA PULSA EL CORAZÓN DE LA REVOLUCIÓN Y DE LA HUMANIDAD

Los crímenes y atrocidades cometidos por el imperialismo parecen no tener fin. En casi todo rincón del mundo es posible ver, o sufrir, las consecuencias de la intervención militar directa y actual de potencias imperialistas, o los efectos de la dominación económica que empuja continentes enteros para la más completa indigencia.
Es el caso de las epidemias de enfermedades que sólo acometen las semicolonias, como actualmente el caso del virus ébola en África, que sólo llama la atención del mundo cuando amenaza llegar a Europa o a USA, Rusia, China y Japón. Esos países nunca se dedicaron a desarrollar vacunas para enfermedades como malaria, leishmaniosis, ebola y otras con la misma dedicación con que se esmeran en la explotación de las poblaciones y recursos naturales de los países dominados por sus monopolios.
De la misma forma, las escenas de la guerra civil en Ucrania instigada por la acción imperialista de USA/UE, que al deponer el gobierno pro-Rusia instalaron la orden fascista, abriendo el camino para que las hordas neo nazistas practiquen toda clase de masacres. Jugando toda población del país entre el fuego cruzado de las contradicciones entre USA y Rusia, intentando inclusive ahogar en sangre la heroica resistencia antifascista de la población, especialmente en el este del país, donde ella irguió las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk.
En la lucha por garantizar sus mercados cautivos y fuentes de materias primas, los imperialistas no dudan en bombardear civiles, derrumbar aviones de pasajeros, fomentar grupos paramilitares, invadir y arrasar territorios enteros. Como ejecutaron la implosión de Libia como país, de las agresiones al Mali, el bombardeo y genocidio incesante en Irak, Afganistán, la ocupación de Haití, el fomento de mercenarios en Siria y una infinidad de bases militares esparcidas, principalmente por los yanquis, por el mundo, así como la brutal represión a su propio pueblo, como el caso de un nuevo levantamiento contra el asesinato racista en Ferguson, en Missouri, interior de USA.
Pero, tal vez las escenas más chocantes de la actualidad vengan de la Franja de Gaza bombardeada e invadida por las tropas nazi-sionistas del Estado israelí. Las imágenes de casas, escuelas, mezquitas y hospitales destruidos, cuerpos de niños, mujeres y ancianos dilacerados, una población entera cercada por mar, aire y tierra en una operación que objetiva aniquilar un pueblo ya sometido a décadas de asfixia por la máquina militar más perversa ya bancada por el imperialismo yanqui, son extremamente indignantes y repugnantes. El genocidio palestino asquea la humanidad y se torna más oprobioso y execrable con la sucia campaña de mentiras pro-sionistas con que los monopolios de prensa infectan e intoxican la opinión pública en todo el mundo.
Y justamente de la Franja de Gaza atacada es que vienen los ejemplos de la más conmovedora y elevada moral, de la más alta conciencia política de un grandioso pueblo, hechos de un heroísmo incomparable y asombroso en el combate a la ocupación imperialista. Es admirable la indestructible Resistencia Palestina, que aún en los límites ideológicos de su dirección actualmente encabezada por el Hamas, sigue dando demostraciones de la inquebrantable decisión históricamente irrenunciable del sagrado suelo-mater. Y bajo la bandera nunca arriada de que ‘¡La Rebelión se Justifica!’, sigue combatiendo altiva, infligiendo derrotas que, dado el poderío del enemigo, llegan a ser humillantes a los yanquis, sionistas y todos los demás reaccionarios.
La infinita bravura y confianza de los palestinos de que un día triunfarán sobre el Estado fascista y delincuente de Israel es la más fabulosa inspiración para las luchas populares, revolucionarias y antiimperialistas hoy en día, hermanándose con los combatientes de las trincheras invencibles de las guerras populares en India, Filipinas, Perú, Turquía y de toda resistencia de los pueblos invadidos. Su contribución para la Revolución Mundial, a pesar de no tener aún dirección de clase proletaria, es inmensa. Y prueba que, por más que tarde, la causa del pueblo está condenada a la victoria.
Y así también los demás pueblos agredidos desarrollan la resistencia, muchas veces en la lucha contra dos enemigos poderosos (yanquis y rusos), que disputan palmo a palmo la dominación de países como Siria y Ucrania. Conocedor de la disputa interimperialista, una parte del pueblo resiste a la “tentación” de apoyar una u otra potencia, y emprende el camino de la independencia nacional, por más que eso cueste caro al pueblo.
En eso el oportunismo electorero cumple un papel de los más viles. En el caso del Brasil, aún tratado como “enano diplomático” por Israel, la gerencia sumisa petista no fue, y no irá jamás, ir más allá de una formal amonestación a los sionistas por la “desproporción” del genocidio perpetrado contra Gaza. O sea, además de no apoyar la Resistencia Palestina, la condena por provocar tamaña atrocidad.
¡No puede haber ninguna concesión! El imperialismo atraviesa una gran crisis e intenta abreviar su fin a través de la profundización más inaudita del saqueo a las naciones dominadas. Está determinado a esto, no tiene alternativa. Su descomposición entró en la fase histórica de su destrucción completa por la revolución mundial que prenuncia levantarse alto en una nueva onda. Por esto inclusive que no puede haber lucha antiimperialista sin el apoyo decidido a la Resistencia Palestina y la condenación de todo el oportunismo, inclusive del podrido electorero.

Anuncios