¿Qué es la Federación Sindical Mundial (FSM)? – Artículo de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia

Nota – Recientemente nuestro blog reprodujo un amplio extracto del libro de Filip Kota Dos Líneas Opuestas en el Movimiento Sindical Mundial en donde se incluía una breve historia de la Federación Sindical Mundial (FSM) desde su origen hasta comienzos de los años 60 del siglo XX.

En la actualidad la cúpula burocrática de la FSM, con su discurso demagógico y como instrumento de los gobiernos de las burguesías imperialistas de Rusia y China,  mantiene engañados a miles de trabajadores y sindicalistas honrados de muchos países –incluida España- que creen  que la FSM representa una alternativa sindical de clase al capitalismo cuando no lo es en absoluto.

Reproducimos a continuación el artículo “¿Qué es la Federación Sindical Mundial FSM?”, publicado en el órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia  “Revolución Obrera”, nº 404, 1 de agosto de 2014  y de cuyo blog http://blogrevolucionobrera.blogspot.com.es/ Gran Marcha Hacia el Comunismo lo hemos extraído:

¿QUÉ ES LA FEDERACIÓN SINDICAL MUNDIAL – FSM?

Arriba dijimos que la FSM había sido la organización más importante de las masas trabajadoras sindicalizadas y orientada por el proletariado revolucionario. En efecto, la FSM surgió en 1945 agrupando la mayor cantidad de organizaciones sindicales del mundo; en ella participaron todas las organizaciones sindicales de los países del campo socialista y la mayoría de los sindicatos de los distintos países, incluidos los imperialistas.

En sus mejores tiempos y con el apoyo de los países del campo socialista logró importantes conquistas como la salud universal, la seguridad social y el subsidio estatal a la educación y a la vivienda en muchos países. Obligó con su lucha a que la burguesía legalizara el movimiento sindical en la mayoría de los países y los Estados establecieran una legislación especial que regulara las relaciones obrero-patronales. Su poder radicaba en el ejemplo del enorme progreso social de los países donde el proletariado tenía el poder y en la lucha de los obreros del mundo, cuyo movimiento sindi-cal estaba ligado a la lucha general por el triunfo del socialismo en toda la tierra. Por poner dos ejemplos nada más, podemos decir que, en cuanto a su fuerza, solo la Federación Nacional de Sindicatos de China agrupaba cerca de 130 millones de  afiliados; en cuanto a su enorme peso político, puede medirse en la creación del Instituto Colombiano de Seguro Social (1946) y en la promulgación del Código Sustantivo del Trabajo en Colombia a mediados del siglo pasado, un país donde apenas sí llegaba la influencia de la FSM porque el movimiento sindical estaba maniatado al imperialismo yanqui y al Vaticano.

Pero la FSM sufrió un duro golpe con la pérdida del poder por el proletariado en Rusia en 1956, y esta federación fue convertida en instrumento al servicio de la nueva burguesía que tomó las riendas del poder en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas – URSS. La FSM en la década del 60 se convirtió en instrumento al servicio del socialimperialismo ruso y ello ocasionó la salida de gran cantidad de organizaciones, quedando reducida a los sindicatos bajo la férula de la nueva burguesía rusa y la dirección de los partidos revisionistas.

Su historia desde esa época hasta ahora, ha sido la historia de la defensa de la agresión a los pueblos que Rusia domina, de servicio a los planes de la burguesía imperialista rusa en la lucha por su hegemonía mundial, de contribución al mantenimiento del capitalismo imperialista, solo que disfrazada con frases contra la explotación y la opresión, por la liberación y la autodeterminación de los pueblos y por la paz mundial.

Hoy, luego de  cerca de 30 años de haberse impuesto nuevamente las relaciones capitalistas de explotación en China con la pérdida del poder por el proletariado en 1976, la burguesía imperialista china mantiene una alianza con su compinche rusa en la disputa por la hegemonía al imperialismo estadounidense; necesitan también reorganizar sus propias fuerzas y por ello, desde hace unos años, han lanzado una ofensiva ideológica, política y organizativa para reconstruir la FSM y revitalizarla, empezando porque la nueva burguesía imperialista china, por ejemplo, impuso desde el 2008 una ley que obliga a todas las empresas —incluyendo las extranjeras— a establecer sindicatos que pertenezcan a la Federación Nacional de Sindicatos – FNS, hoy nuevamente miembro de la FSM; pero nos solo la burguesía china, también la rusa ha hecho lo propio, manteniendo la dirección de la Federación de Sindicatos Independientes de Rusia – FNPR y la Confederación Nacional del Trabajo de Rusia y bregando por fortalecerlas desde el mismo Estado, nada extraño que este año las autoridades hayan permitido que la manifestación del 1º de Mayo volviera a ocupar la Plaza Roja en Moscú, y nada raro tampoco que sean los jefes del gobierno burgués quienes pronuncien los discursos oficiales en la conmemoración futura.

La FSM a pesar de las declaraciones clasistas y en contra de la explotación tales como “…el Movimiento Sindical deberá guiarse por los principios de la lucha de clases y orientado hacia ella… En ninguna parte del mundo, ningún patrón ni ningún gobierno capitalista ha resuelto, por iniciativa propia, los problemas de clase…” Y de supuestamente defender la …independencia de las organizaciones sindicales fuera del marco de los monopolios y de las corporaciones transnacionales… los sindicatos deben ser independientes de los partidos políticos…” está dirigida directamente por los gobiernos de los países imperialistas de Rusia  y China.

Su propósito no es contribuir a abolir la explotación asalariada sino utilizar a la clase obrera internacional en su lucha “por un mundo multipolar”; es decir, sin la hegemonía de los imperialistas norteamericanos y por un mejor reparto del mundo y de la explotación de los obreros entre todos imperialistas. Por ello en sus declaraciones siempre aparece como único enemigo Estados Unidos y sus aliados de la OTAN y jamás Rusia o China.

De ahí que sus “MÁS DE 80 MILLONES DE AFILIADOS”  de 120 países tampoco hayan frenado la arremetida de los capitalistas, sobre todo en China donde cuenta con la fuerza más grande y donde las condiciones de superexplotación y opresión rebasan las de cualquier país. Y por supuesto, al igual que la confederación al servicio de los imperialistas yanquis CSI, la FSM al servicio de los imperialistas rusos y chinos también “tiene representantes permanentes ante los organismos internacionales como la ONU, la UNESCO, la FAO o la OIT.” 

Algunos dirigentes y activistas obreros en Colombia, ansiosos dela unidad internacional de los trabajadores y deseos de recuperarlas organizaciones sindicales para la lucha y no para la conciliación de clases, se han dejado embaucar por la apariencia de los discursos clasistas y antiimperialistas de la cúpula de ese aparato al servicio de los imperialistas que es la FSM; pero no bastan los buenos deseos e intenciones, los compañeros deben examinar la historia y prestarle atención a la actuación delos jefes de ese esperpento o terminarán sirviendo a una causa reaccionaria.

Anuncios