Hacia el Encuentro Internacional por el 10º Aniversario de la Fundación del PC de la India (Maoísta) – Italia, 27 y 28 Septiembre 2014 – Extractos de la intervención del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India en la Conferencia Intenacional de Hamburgo (24 Noviembre 2012)

 


Nota – En la India se está desarrollando un proceso de liberación de las clases oprimidas, muy esperanzador para el proletariado y los oprimidos del mundo, encabezado el Partido Comunista de la India (Maoísta) que dirige la Guerra Popular y que el próximo día 21 de septiembre celebra el 10º aniversario de su fundación.
En este contexto, los próximos días 27 y 28 de Septiembre en Italia se va a celebrar un Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con ocasión del 10º Aniversario de la Fundación del PC de la India (Maoísta) 
Reproducimos a continuación extractos de la intervención del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India en la Conferencia Internacional de Hamburgo que se celebró 24 de Noviembre de 2012:

EXTRACTOS DE LA INTERVENCIÓN DEL COMITÉ INTERNACIONAL DE APOYO A LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE HAMBURGO – 24 NOVIEMBRE 2012

(…) Apretamos nuestras manos con el PC de la India (Maoísta) (…) Camaradas, la lucha de los maoístas en la India es nuestra lucha, lo que ellos pierden también lo perdemos nosotros.
Hemos redoblado el apoyo a la guerra popular en la India; hemos intensificado nuestra lucha contra el imperialismo en el mundo; hemos trabajado el pro del internacionalismo proletario, hemos llamado a los proletarios, a los revolucionarios, a los comunistas en nuestros países a hacer avanzar la revolución.
(…) Los camaradas maoístas de la India nos escribieron lo siguiente:
“Camaradas:
Expresamos nuestros saludos revolucionarios por las actividades de apoyo que habéis promovido con gran esfuerzo.
Leemos los llamamientos, carteles, consignas… ¡excelente!
La actual etapa de nuestra lucha no ha cambiado, pese a la “Operación Green Hunt (Cacería Verde)” y los asesinatos de nuestros cuadros dirigentes, pese a los esfuerzos del enemigo, crecemos con fuerza en las zonas guerrilleras y nos extendemos a nuevas zonas. En el transcurso de la Guerra Popular, en distintos lugares hemos alcanzado la etapa de guerra de movimientos.
La Operación Green Hunt (Cacería Verde) desencadenada por el Gobierno no ha logrado sus objetivos. Pese a los golpes que hemos sufrido, la moral del enemigo es baja. El plan de las clases dominantes por aniquilar a nuestro Partido y privar al pueblo de su guía y dirección proletaria está condenado al fracaso, porque el pueblo y todos aquellos que aman la libertad en este país apoyan y protegen al movimiento revolucionario y a su dirección como a la niña de sus ojos, porque saben que de este modo salvaguardan el futuro del país y a las nuevas generaciones.
El pueblo y los movimientos populares generan nuevos dirigentes revolucionarios y quieren que la revolución de Nueva Democracia en la India avance hasta la victoria y barra a los imperialistas y sus lacayos, a los terratenientes y a la burguesía burocrática y compradora junto con todos sus representantes.
El impacto de la crisis mundial y las políticas imperialistas sobre los trabajadores y el pueblo de nuestro país es enorme. La corrupción, el desempleo, los precios, la pobreza, la emigración a resultas de la pérdida de tierras, bosques, agua, están aumentando. Las condiciones de vida de la clase trabajadora, de las masas oprimidas, del campesinado, de la propia clase media, se ha hecho insostenible y cada vez más están orientándose hacia la revolución. Las huelgas obreras y luchas populares han aumentado de forma sin precedentes y se unen al malestar en todos los sectores del pueblo: los de los campesinos adivasis, que aumentan y frecuentemente resultan en motines; las luchas económicas de los proletarios, que se convierten más y más en luchas políticas.
La fortaleza de nuestro Partido consiste en integrar este encarnizado rio de movimiento de masas, con las consignas: tierra, poder y democracia popular, autosuficiencia.
Fomentamos la conciencia de que ningún cambio fundamental se puede lograr sin la destrucción completa de las clases explotadoras, en la India y en el mundo.
Vuestro esfuerzo es una gran expresión de internacionalismo proletario. Lo apoyamos y lo vemos como parte de la acción de denuncia de los crímenes del régimen indio, la bárbara y genocida Operación Green Hunt (Cacería Verde), el esfuerzo de reunir a todos los amigos de la revolución india.
¡Atrevámonos a luchar y la victoria será del pueblo!”
(…)
¿Por qué hemos promovido un Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India y cómo hemos llegado a esta Conferencia?
En la India, una impetuosa guerra popular contra la burguesía india y el imperialismo se está desarrollando y extendiéndose más y más en cerca de un tercio de los distritos del país.
No se trata simplemente de una guerrilla compuesta de unos pocos miles de combatientes provenientes de las castas y zonas tribales del país. Es una auténtica guerra popular, dirigida por el Partido del proletariado de la India, el Partido Comunista de la India (Maoísta), en el que participan –o lo apoyan- millones de campesinos pobres, mujeres, “intocables”, que luchan para liberarse.
La guerra popular se inició donde estaban más enraizadas las revueltas, la pobreza, la explotación tribal y capitalista, la opresión de castas, el saqueo de recursos naturales y, por tanto, las contradicciones provocadas por el capitalismo indio bajo el dominio del imperialismo eran más agudas.
También en las ciudades, la guerra popular conquistó masas de jóvenes, estudiantes, intelectuales demócratas y revolucionarios y atrajo la atención y apoyo en el mundo.
Contra la guerra popular, el Estado indio, apoyado por los imperialistas, impulsó la gigantesca ofensiva represiva denominada “Green Hunt”, una auténtica cacería humana que golpea a las masas pobres en la India como si fueran animales a fin de exterminarlos. El Estado indio lanzó una ofensiva militar en el interior del país contra el pueblo, realizada por tropas, unidades policiales y milicias paramilitares armadas con tecnología moderna, con el fin de sembrar el terror y el genocidio en las aldeas, a través de incursiones, destrucción de cultivos, asesinatos selectivos, detenciones en masas y desapariciones. En particular, su objetivo era descabezar la dirección del pueblo, centrándose en los camaradas dirigentes del PC de la India (Maoísta).
Todo ello con la ilusión de ahogar en sangre la lucha del pueblo por su liberación.
Con el silencio consentido de los gobiernos imperialistas de EEUU, Europa, Rusia y sus medios de comunicación, los crímenes del Estado indio se encontraron con la oposición interna de un amplio frente de destacados intelectuales. En todos los países del mundo, activistas políticos denunciaron estos crímenes y se movilizaron para poner fin a “Green Hunt (Cacería Verde)”.
Una campaña internacional de información y solidaridad ha sido promovida por el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI).
Pero en nuestra opinión, necesitamos algo más que la condena de los crímenes de la contrarrevolución en la India.
Las masas dirigidas por el Partido Comunista de la India (Maoísta) están escribiendo un capítulo histórico del enfrentamiento de clases en el mundo entre, de un lado, el imperialismo y las burguesías reaccionarias y, del otro, el proletariado y los pueblos del mundo.
El desarrollo de la guerra popular en la India es una nueva prueba de que la revolución es la tendencia principal en el mundo actual.
Muestra nuevamente que el maoísmo, el marxismo-leninismo de nuestra época, es el mando y guía de la revolución mundial contra el imperialismo en crisis.
Los proletarios de vanguardia deben comprender que el avance de la guerra popular en la India cuestiona seriamente el balance de fuerzas, no sólo en la región del sur de Asia sino a escala mundial.
Es esta la razón por la que lanzamos la propuesta de formar un Comité Internacional y organizar campañas a escala mundial de apoyo a la guerra popular en la India, particularmente en los centros mismos de la bestia imperialista, los países donde trabajamos la mayor parte de nosotros.
El Comité Internacional nació teniendo como base el llamamiento del encuentro internacional de Paris de enero de 2010. Camaradas de distintos países se han unido.
Desde el principio mismo quedó claro que el Comité no debía construirse como un “cártel de grupos” sino como un centro de acciones y propaganda en el que los proletarios y las masas son los principales sujetos y actores.
En cada país, el Comité fue creado como una organización autónoma que puede colaborar con todos aquellos que realizan apoyo a las guerras populares y luchas de liberación de los países oprimidos por el imperialismo, manteniendo su autonomía en el programa y acciones.
Siempre hemos rechazado cualquier intento de un uso indebido de nuestras iniciativas como un lugar para el debate general, olvidando que es el apoyo a la guerra popular en la India lo que une y moviliza.
Habiendo adoptado este enfoque, se convocó y realizó del 2 al 9 de abril de 2011 la primera Semana Internacional de movilización en Apoyo a la Guerra Popular, desarrollándose en numerosos países de todos los continentes.
Con ello, gracias a la amplia extensión alcanzada por la campaña, el Comité ha demostrado su dimensión internacional y habilidad para jugar su papel en promover la información y apoyo a la Guerra Popular en la India, en el contexto general de la situación más general de la lucha de clases, la situación del imperialismo y la lucha de los proletarios y pueblos oprimidos.
(…) hicimos hincapié aún más que nuestro objetivo es llegar al proletariado y a las masas. Allí donde aplicamos esto, la campaña contó con una participación masiva; allí donde se adoptó la actitud de buscar primero el acuerdo entre grupos, no tuvo éxito.
(…) con las consignas: “La represión del Gobierno indio no detiene sino que alimenta la Guerra Popular” y “Que el viento de la Guerra Popular alcance a las masas proletarias de todo el mundo”. (…)
La línea y método del Comité Internacional, su enfoque de unidad para lograr el apoyo triunfó frente a posiciones escisionistas (…).
La Guerra Popular en la India en el contexto internacional y la situación mundial
El sistema imperialista atraviesa su crisis más grave desde los años treinta. Los actuales intentos por abordar y superar la crisis solo sirven para profundizarla y extenderla.
La crisis tiene su origen en las leyes de funcionamiento del propio sistema capitalista. Es la expresión de los límites de producción para obtener beneficios, y la contradicción entre fuerzas productivas y relaciones de producción, incluida la naturaleza general y global de la producción y la apropiación privada. En la escena mundial esto significa un aumento creciente de la brecha entre la riqueza de un puñado de países imperialistas y las pobreza de las tres cuartas partes de los seres humanos en los países oprimidos por el imperialismo, entre la riqueza en las manos de la burguesía y el relativo y absoluto empobrecimiento de los proletarios y las masas en los países imperialistas, entre la rebosante riqueza de la burguesía parasitaria y compradora y las condiciones de vida de miseria y hambre del proletariado y las amplias masas en los países oprimidos por el imperialismo.
El mundo se enfrenta aún a dos posibilidades: la salida del capitalismo o una recuperación temporal penosa de la crisis a través de un fortalecimiento, potenciando los mecanismos del capital y prolongando así la miseria de las masas.
La burguesía imperialista del mundo entero se aprovecha de la crisis para reestructurar el imperialismo a nivel mundial y salvar los intereses de su clase para sus beneficios.
Esto conduce a descargar el peso atroz de la crisis sobre los trabajadores y las masas. Tanto en los países oprimidos como en los países imperialistas, desempleo, inseguridad laboral y aumento del coste de la vida, la explotación que aumenta hasta formas modernas de esclavitud, reducción de los derechos de los trabajadores, los logros sociales conquistados a través de años de lucha son eliminados, las fábricas cerradas con despidos masivos, los campesinos arruinados y conducidos al suicidio, recortes en los gastos sociales y crece la privatización de la educación y la sanidad, se extiende la lógica de la mercantilización y el lucro incluso a las materias primas como el agua, el aire, el sol, etc.
En los países oprimidos por el imperialismo, las protestas, rebeliones y luchas de liberación han encontrado en las revueltas en los países árabes y en el Golfo Pérsico una nueva cima y un nuevo amanecer. Los jóvenes, los proletarios y las masas y, en algunos casos, sectores organizados de los trabajadores, han atacado y derrocado regímenes dictatoriales subordinados al imperialismo que parecían permanentes. Esto ha abierto el camino para nuevas revoluciones antiimperialistas, antisionistas, antifeudales y de nueva democracia.
En esta nueva oleada de lucha y resistencia debemos apoyar y fortalecer la lucha por la liberación de los pueblos y por una nueva democracia, hacia el socialismo y el comunismo.
Este en este contexto en el que se desarrolla y emerge una posible nueva ola de la revolución proletaria mundial, que tiene como puntos de referencia y ancla estratégico las guerras populares dirigidas por partidos maoístas.
En este contexto, la guerra popular dirigida por el Partido Comunista de la India (Maoísta) resiste con éxito sin precedentes los ataques del enemigo y es capaz de extenderse y avanzar.
(…) creamos el Comité Internacional para ir más allá de la simple lucha contra la guerra contra el pueblo emprendida por el régimen indio y sus crímenes, y, de otro lado, en cada país, construimos el Comité no como un cártel de grupos, sino como una organización de masas con el objetivo de unir y movilizar a proletarios y masas en torno a la Guerra Popular, rechazando cualquier intento de convertir las actividades de apoyo en una ocasión de autopropaganda (…)
Frecuentemente, tanto estas tendencias estrechas como “izquierdistas”, en nombre de distintos pretextos, tuvieron idéntico efecto para desertar de la campaña y de las secciones nacionales del Comité (….) quienes desertan de la lucha del Comité Internacional, sean cuales sean sus argumentos, apoyan de palabra la Guerra Popular y boicotean este apoyo en los hechos.
(…) El Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India, con su historia, su trayectoria, las dificultades que han encontrado, es un trabajo paso a paso, de comunicación, de encontrar las auténticas fuerzas que realmente pueden ser unidas.
Es un trabajo de masas revolucionario.
Es un trabajo para ser fusionado con las luchas proletarias y las experiencias revolucionarias de la lucha de clases.
Es lo opuesto a un enfoque dogmático y sectario.
Es un trabajo que va más allá de la movilización democrática contra la represión del Estado indio, porque si sólo nos enfocamos en este aspecto, acabaremos convirtiendo al imperialismo que aparezca como más fuerte e imbatible, mientras en la India el Estado y el imperialismo se defienden a sí mismos y la Guerra Popular resiste y crece con éxito.
(…) el Comité Internacional, con su creación, su vida, sus campañas, ha pasado por la etapa de “defensa estratégica”. Después de la Conferencia Internacional de Hamburgo entra en la etapa de “equilibrio estratégico”, en que aún no pueden hacerle desaparecer pero todavía no puede vencer y pasar a la ofensiva.
Llamamos a todas las fuerzas que han contribuido a este trabajo a avanzar juntas, a continuar este trabajo en cada país, a utilizar todas las formas de lucha, desde la propaganda, a difundir información y unir masas, hasta acciones que golpeen los símbolos del régimen indio y el imperialismo.
¡Apoyemos la Guerra Popular en la India hasta la victoria!
Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India
Noviembre 2012

Anuncios