A Nova Democracia (Brasil): Dirigente campesino asesinado en Norte de Minas


Nota – Tras las primeras informaciones que publicamos en relación con el vil asesinato el pasado 22 de Octubre del dirigente campesino brasileño Cleomar Rodrigues (ver Brasil: ¡Levantemos alto el nombre del compañero Cleomar Rodrigues, dirigente de la LCP de Minas Gerais y Bahia, mártir por la causa de la Revolución Agraria y la Nueva Democracia!) reproducimos a continuación el artículo “Dirigente campesino asesinado en Norte de Minas” de Mário Lúcio de Paula , publicado en el periódico brasileño A Nova Democracia nº 140, 1ª quincena de noviembre de 2014 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

DIRIGENTE CAMPESINO ASESINADO EN NORTE DE MINAS
Mário Lúcio de Paula

Crimen anunciado del latifundio con omisión y participación de “autoridades”
En la tarde del 22 de octubre, el dirigente campesino, coordinador político de la Liga de los Campesinos Pobres (LCP) de Norte de Minas y Sur de Bahía, Cleomar Rodrigues de Almeida, de 46 años, fue asesinado por pistoleros bajo las órdenes de los latifundistas con un disparo de escopeta calibre 12 cuando regresaba del municipio de Pedras de Maria da Cruz al Área Unidos con Deus Venceremos donde vivía.
Cleomar era uno de los “hijos del medio” de una familia numerosa de 18 hijos concebidos en dos casamientos. Su padre nos contó un poco de la saga de una familia de trabajadores. Algunos fueron a la ciudad convirtiéndose en obreros o asumiendo otras profesiones. Cleomar también intentó la vida en la ciudad. Fue a vivir a Sao Paulo y se convirtió en obrero de la construcción. Regresó a sus orígenes en Pedras de Maria da Cruz, montó un pequeño comercio y se integró en la vida y lucha de los campesinos, convirtiéndose en activista y forjándose en la lucha contra el latifundio, como un destacado y respetado dirigente de la Liga de los Campesinos Pobres.
En la ceremonia del funeral, presidida por la coordinación de la LCP de Norte de Minas y Sur de Bahía, tomaron la palabra la Comisión Nacional de las LCP, la Liga Obrera, el Sindicato de Trabajadores de la Construcción de Belo Horizonte y región (Marreta), el Movimiento Femenino Popular (MFP), el Movimiento Estudiantil Popular Revolucionario (MEPR), la Asociación Brasileña de Abogados del Pueblo (Abrapo) y el Centro Brasileño de Solidaridad con los Pueblos (Cebraspo), que transmitió un mensaje de solidaridad del Frente Independiente Popar de Río de Janeiro (FIP-RJ). Una guardia de honor formada por activistas campesinos fue montada ante el cuerpo de Cleomar, cubierto con la bandera roja de la LCP.
Un coordinador regional de la LCP abrió la ceremonia con las siguientes palabras:
“Entendemos que existe esa división de clases en nuestro país. Hay muchos que están en el poder y que se posicionan de forma contraria, dicen que no existe lucha de clases, que vivimos en un país democrático y que las leyes existen para todos. Pero eso no ocurre.
Fue por los motivos de clase que el compañero representa que estamos aquí ante esta situación, pero queremos hablar a todos los compañeros presentes, a todos los familiares, que estamos en el buen camino.
Representamos a la clase de los oprimidos, los más sufridos, aquellos que construyen todo y no tienen derecho a nada. No tienen derecho a la salud, no tienen derecho a la educación, no tienen derecho al tiempo libre y no tienen derecho al transporte que satisfaga nuestros intereses. Por eso, hoy estamos haciendo ese homenaje a Cleomar para reafirmar y dejar claro cuánto sirvió ese compañero a la lucha y cuanto él representa para la gente, que representa a nuestra clase. Tuvimos la felicidad en los últimos tres días de estar junto con el compañero día y noche, defendiendo eso en lo que creemos, que es una Revolución Agraria, que es la transformación de nuestro país, por una Nueva Democracia en que todos tengan los derechos que hoy nos son negados.”
El boletín de denuncia publicado por la LCP fue leído durante la ceremonia. Parte de ese boletín fue redactado por el propio Cleomar poco antes de su asesinato. Son palabras que él dijo alto y fuerte ante las “autoridades”, representantes del Gobierno, Ministerio Público [Fiscalía General] y comando de la Policía Militar, en una Audiencia Pública realizada el 9 de octubre, revelando amenazas que él y varios campesinos venían sufriendo por parte del latifundio. En esa audiencia pública, Cleomar denunció, inclusive, la participación de policías y de un oficial de “justicia” en acciones para expulsar a campesinos de las tierras tomadas del latifundio y pescadores que viven y trabajan en “vazantes” (regiones de las tietras bajas y fértiles que pasan algún tiempo inundadas por las aguas de los ríos y que, en los periodos secos, son utilizados para la producción). El representante de Abrapo, que estuvo presente en la audiencia, contó que Cleomar apuntó a “Marquinhos”, conocido por todos en la región, como pistolero a sueldo del latifundio, como elemento que amenazaba a los campesinos.
Al denunciar la acción de policías y del pistolerismo en Pedras de Maria da Cruz, Cleomar fue aplaudido por los campesinos presentes en la Audiencia que reconocieron su verdad y su firmeza.
El proyecto de panfleto que estaba en su bolsa quedó plagado de proyectiles de plomo y manchado con su sangre.
Una dirigente de la LCP se dirigió a los familiares, compañeros y amigos de Cleomar con las siguientes palabras:
“Tengan la certeza que nosotros de la LCP vamos a reafirmar en toda nuestra lucha la lucha del compañero, hacer valer la sangre que él derramó por la destrucción del latifundio en nuestro país y por la construcción de una nueva sociedad.
Él era ejemplo de que no debemos tener ilusiones con ese Estado que negó tierra, que negó agua a los campesinos. Romper cualquier ilusión con ese Ministerio Público [Fiscalía General] que negó justicia al compañero. ¿Cuántas veces fue amenazado? ¡Qué se hizo? ¡Nada! Ninguna medida fue tomada. El compañero llegó a ser amenazado por el investigador Danilo, de la Policía Civil de Januária, porque organizaba a los campesinos para luchar.
El compañero Cleomar vive en nuestra lucha, en nuestras consignas, en los compromisos que asumimos colectivamente como el compañero de tomar las tierras del latifundio, de hacer avanzar la Revolución Agraria. Ese es el juramento que él hizo, dio la vida, y reafirmamos la decisión de honrar ese juramento”.


Después de la ceremonia política, los familiares y amigos hicieron sus últimas despedidas. El ataúd con el cuerpo de Cleomar recorrió las calles de Pedras de Maria da Cruz en un cortejo silencioso, abierto por los guardias de honor empuñando las banderas rojas de la LCP. Varias personas solicitaban portar el ataúd.
Dolor y rebelión. Miembros del pueblo se aglomeraban en los comercios y acompañaban con sus miradas silenciosas de solidaridad. En el cementerio, después de una breve ceremonia religiosa, el cuerpo de Cleomar fue sepultado.
“Compañero Cleomar, vengaremos su muerte” – juraron solemnemente decenas de campesinos repitiendo ese grito de rebelión ante la sepultura del dirigente campesino, que fue cubierta por una docena de coronas de flores enviadas por partidarios de la lucha campesina de todo el país.
Desde la redacción de A Nova Democracia transmitimos también nuestro mensaje de dolor y rebelión, seguros que las semillas plantadas por Cleomar florecerán en las batallas de los campesinos en todo el país.

Anuncios