A propósito de la oportunidad de la crítica al Partido Podemos – Un artículo del compañero M. Alonso

Nota – Reproducimos a continuación el artículo del compañero Miguel Alonso titulado “A propósito de la oportunidad de la crítica al Partido Podemos” que hemos extraído del blog marxista-leninista-maoísta Dazibao Rojo

A PROPÓSITO DE LA OPORTUNIDAD DE LA CRÍTICA AL PARTIDO PODEMOS
Miguel Alonso
He leído atentamente la carta del compañero Yáñez en la que hace una crítica a los que nos manifestamos abiertamente críticos con el Partido Podemos.
En primer lugar agradecer su intervención en este debate, para a continuación señalar, que en ningún momento, ni yo, ni otros camaradas, nos hemos referido al Partido Podemos y a sus dirigentes como revisionistas, porque compartimos el análisis que no son comunistas ni anteriormente lo fueron, aunque si del semillero del oportunismo revisionista de IU y del falso P”C”E.
He reiterado que la crítica al programa pequeño-burgués es necesario, en la medida que como comunistas, tenemos el deber de hablar claro a las masas y desde una posición de clase. “Hay que decir a las masas la amarga verdad con sencillez, claridad y franqueza” (Obras Completas, t. 36, p. 299) señaló Lenin.
No utilizamos oportunismo como un insulto, sino como la descripción de un comportamiento que en palabras de Lenin se caracteriza: «…. no hay que olvidar nunca un rasgo peculiar de todo el oportunismo contemporáneo en todos los terrenos: su carácter indefinido, difuso, inaprensible. El oportunista, por su misma naturaleza, evita siempre plantear los problemas de manera concreta y rotunda, busca la resultante, de desliza como una culebra entre puntos de vista que se excluyen mutuamente, esforzándose por “estar de acuerdo” con uno y otro, reduciendo sus discrepancias a pequeñas enmiendas, a dudas, a buenos deseos candorosos, etc.,etc.» (Obras completas, t. 8, p. 416).
Lenin consideró que “dar colorete a la verdad es inmoral”. (Obras completas, t. 1, p. 410) por ello no nos debe importar estar en minoría, por amplio que sea el sector de las masas cautivas del discurso pequeño-burgués. «¿Debilidad numérica? Pero, desde cuándo los revolucionarios hacen depender su política de si están en mayoría o en minoría?» (Obras Completas, t. 3, p. 274). “No hay que temer quedar en minoría” es un principio marxista-leninista.
Para los comunistas, es evidente que en la re-estructuración del Estado burgués español, juega un papel importante, la pequeña-burguesía y ciertas capas privilegiadas del proletariado industrial, que son la base cuantitativa de una lucha en el marco del capitalismo para restar poder a la fracción de la burguesía Industrial y Financiera, pero esta lucha no es por una revolución democrática, cuyos objetivos fueron cumplidos, aunque mediatizados, por la Restauración Borbónica de 1978. Es más bien, una segunda línea de defensa del poder burgués bajo consignas republicanas.
En el imaginario popular y progresista, la Segunda República Española representa unos valores democráticos que fueron llevados a la práctica de forma consecuente cuando se inicia su fin, en julio del 1936. La modernización del Estado burgués español en los periodos anteriores obedecían a la necesidad de estructurar una nueva forma del poder burgués, adecuada a los valores de la revolución democrática, al modo de las otras potencias capitalistas, después de la pérdida de su condición de potencia colonial y de barrer los elementos más molestos de la semi-feudalidad terrateniente con la reforma agraria.
Por lo expuesto, la actual contradicción no es Dictadura de la Oligarquía versus Democracia pequeño-burguesa, como plantea el compañero, la contradicción principal para los países capitalistas en este periodo histórico es; Proletariado/Burguesía, Revolución/Contra-revolución, Capitalismo/Socialismo.
El sistema capitalista en su fase imperialista no precisa de más democracia, su tendencia es hacia más represión, mas explotación de las masas y a crear la mayor diferencia de clases que conoce la historia humana.
A todo ello, solo se puede poner fin por medio de la Revolución Proletaria, con la toma del Poder por medio de las armas y en la construcción de una fuerte dictadura de clase sobre la burguesía, la Dictadura del Proletariado. Dictadura que es una dictadura democrática de las clases populares sobre la burguesía. De la mayoría sobre una minoría explotadora. Si camaradas, este concepto básico del Marxismo-Leninismo-Maísmo, hoy repudiado por todo tipo de impostores desde los clásicos renegados revisionistas a los anti-autoritarios pacifistas.
Coincido con el compañero Yáñez en caracterizar a la pequeña burguesía de aliada del proletariado, del semi-proletariado y del campesinado en la lucha contra la dictadura burguesa, pero eso en la medida que el Programa de la primera no represente una vuelta al pasado, una vuelta a los tiempos anteriores a la gran crisis, en una nostalgia por el consumismo desenfrenado de la primera década del siglo XXI o en la medida que defienda un capitalismo con rostro “ético”, falsa mercancía del rancio reformismo de los social-traidores. Sabemos de sobra como el oportunismo es una poderosa arma de la burguesía en la opresión de los pueblos.
Es cierto que el proletariado de Galiza y de los otros pueblos del Estado español carecen de unas fuertes organizaciones proletarias revolucionarias para enfrentar la maniobra contra-revolucionaria pero bajo ningún concepto podemos engañar a las masas afirmando que el triunfo del Partido Podemos y su actual programa representará un triunfo revolucionario, incluso con la proclamación de una Tercera República Española.
Mantener la movilización en la calle y en las fábricas, la denuncia de las podridas instituciones burguesas, incluidos sus fraudulentos procesos electorales y la constitución de comités revolucionarios, son elementos básicos de una línea de un programa revolucionario de transformación de la sociedad tanto en Galiza como en el Estado español y es en ello que debemos trabajar los comunistas revolucionarios.

Anuncios