Bloque Rojo (unificación de los maoístas) Francia: Comunicado concerniente a nuestras diferencias con la OCFR


Nota – Reproducimos a continuación el reciente Comunicado del Bloque Rojo (unificación de los maoístas) de Francia “Concerniente a nuestras diferencias con la OCFR (Organización Comunista Futuro Rojo)”, publicado en Drapeau Rouge (Bandera Roja) – blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia- y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

COMUNICADO CONCERNIENTE A NUESTRAS DIFERENCIAS CON LA OCFR
14 Octubre 2014
En un comunicado de fecha 2 de septiembre de 2014, la OCFR informó sobre las decisiones tomadas en su Segundo Congreso.
Dicho comunicado aborda la cuestión del proceso de unificación entre los maoístas del Estado francés. La OCFR ha decidido separarse de este proceso.
Es su decisión, tomamos nota de ello y no polemizaremos estérilmente en esta cuestión.
Sin embargo, es importante establecer algunos hechos.
Los problemas están efectivamente planteados en el marco de esta unificación.
Esto es normal para los maoístas que entienden que esto no oculta las diferencias que deben ser superadas.
Los diferentes partidos maoístas (PCmF, OCFR y militantes no organizados en ninguna de estas estructuras) involucrados en este proceso acordaron la manera de organizar el debate indispensable antes de proceder a un agrupamiento en un partido cualitativamente superior.
Se establecieron las comisiones que trataron los temas más importantes desde nuestro punto de vista. Su objetivo era confrontar las ideas para eliminar las falsas y mantener las justas, para después permitir al congreso de fundación decidir las posiciones de la organización.
Solamente los miembros de la OCFR han invertido muy poco en las comisiones.
Las diferencias no han sido tratadas dentro del marco previsto.
¿Han desaparecido? ¡Por supuesto que no! Por lo tanto han persistido bajo otra forma, por ejemplo, las discusiones informales, los rumores y los ataques personales que persisten y crecen como una huida hacia adelante.
Frente a dichos procedimientos, la dirección provisional discutió en una reunión este problema.
Las personas afectadas no lograron aprovechar esta ocasión para modificar su comportamiento.
Al mismo tiempo, una sección de la OCFR decidió proseguir el proceso de unificación retirándose de dicha organización.
Los miembros de la dirección provisional del proceso, incluidos los procedentes de la OCFR, organizaron una reunión especial dedicada al problema del comportamiento.
Esta reunión lamentablemente no pudo finalizar debido a la indisciplina de un representante de la OCFR.
Los problemas no pudieron resolverse y el proceso se encasilló. Esta es la razón por la que la mayoría de los miembros de la dirección provisional propuso la organización de una sesión plenaria en presencia de todos los miembros del proceso mientras que la OCFR quería una reunión entre organizaciones excluyendo a los otros camaradas.
La mayoría se impuso y la reunión plenaria se celebró incluso si una parte de la OCFR prefirió boicotear la reunión.
Esta sesión plenaria culminó con las resoluciones y así permitió salir de la rutina y reanudar el proceso de unificación. Después de la plenaria, se le solicitó a la OCFR el pronunciarse sobre las resoluciones adoptadas
No hubo respuesta durante 6 meses.
Considerando la situación de crisis a la que se enfrentan las masas populares y, por tanto, la urgente necesidad de organizarlas en torno a un partido comunista, se había perdido ya suficiente tiempo. Hubiera sido un crimen esperar una respuesta que no ha tenido lugar tras el congreso de la OCFR.
Por lo tanto, a pesar de todas nuestras tentativas de resolver las contradicciones y la falta de motivación de la OCFR, el proceso ha continuado principalmente mediante la reorganización de las comisiones para que el debate ideológico prosiguiese con vistas al congreso de unificación de los maoístas del Estado francés.
Los debates y el intercambio de prácticas llevadas a cabo desde entonces y actualmente, refuerzan los vínculos entre los camaradas, así como la organización que está naciendo, permitiendo avanzar en la resolución de los conflictos ideológicos.
Por su parte, la OCFR asume ahora como guía el marxismo-leninismo.
Esta es una renuncia ideológica importante que creemos que es un error, pero también consideramos que lo importante es la práctica y esto es lo que especialmente probará cual era el camino justo para conducir el proceso revolucionario.
Por último, en el comunicado de la OCFR se hace referencia a los “métodos sexistas” que nosotros habríamos usado. Contrariamente a los marxistas leninistas, reconocemos que los militantes de las organizaciones maoístas son también el producto de una sociedad sexista. Pueden tener, por tanto, actitudes sexistas. Sin embargo la organización está ahí para corregir estos comportamientos y promover unas nuevas relaciones entre hombres y mujeres. Nuestra organización es muy consciente de su trabajo en la materia y de luchar en este sentido.
Sin embargo, es erróneo pretender que los problemas a que se enfrenta el proceso de unificación serían consecuencia del sexismo.
Las calumnias no cambian nada.
El proceso de unificación de los maoístas del Estado francés continúa. La riqueza de las Jornadas de Formación y de Encuentro celebradas este verano ha demostrado su vigor.
¡Maoísta del Estado francés, únete a nosotros!
¡Adelante, hacia la revolución a través de la guerra popular prolongada!
Bloque Rojo (unificación de los maoístas)

Anuncios