FDLP (Ecuador): Mújica, la Madre Teresa de la izquierda domesticada


Nota –Reproducimos a continuación el artículo “Mújica, la Madre Teresa de la izquierda domesticada” publicado recientemente en el blog de los camaradas del Frente de Defensa de Luchas del Pueblo (FDLP) – Ecuador:

MÚJICA, LA MADRE TERESA DE LA IZQUIERDA DOMESTICADA

Hoy la reacción realiza pomposos homenajes al Presidente de Uruguay, José Mujica, y lo declara el mejor presidente de Latinoamérica, el más conspicuo representante de la “nueva izquierda”.
Pero, si la reacción y el imperialismo lo adorna, lo saluda, lo pone de ejemplo, es obvio que responde al sencillo hecho de que Mujica revela los intereses del imperialismo y la reacción, caso contrario….
Mujica es ahora el revolucionario “bueno” y lo es precisamente en la medida que no llegó a establecer deslinde de campos con el enemigo. Es bueno porque claudicó, porque capituló ideológica y políticamente, porque se aferra al discurso reformista y oportunista de que la “revolución” se puede hacer desde las urnas, desde el gobierno. Es bueno porque eso es lo que procura el imperialismo y la reacción, que los revolucionarios y particularmente el proletariado, desista de la idea de conquistar el poder, porque aún ellos están claros que para conquistar el Poder hay que destruir el viejo y que es en esa destrucción donde ellos van a perder la base estructural para seguir manteniendo su odioso régimen de oprobio y explotación.
La izquierda “buena” es esa, la traidora, la miserable, la oportunista, la que convoca a la sinfonía de ratas que claman ¨pueblo a las urnas”, o que “con el voto se conquista el Poder”.
La izquierda de Mujica, Chávez, Maduro, Dilma, Correa, Bachelet…salidos del “cajón de sastre” de la burguesía y del imperialismo tratan de cumplir con el cometido de propiciar el desarme ideológico del proletariado y confundir a las masas para arrastrarlos a vivir la ilusión burocrática, el constitucionalismo, la levedad de la democracia burguesa y el electoralismo como supuesta herramienta de lucha.
Mujica, al igual que la llamada Madre Teresa de Calcuta, no pasa de ser un fatuo reformista que hace apología a la pobreza, o a la cantinflada de “pobre pero honrado”; consecuente con el viejo estado y todas las condiciones objetivas y subjetivas que gestan la miseria en el seno del pueblo y la opulencia en el seno de la gran burguesía y de grandes terratenientes.
No debemos ni podemos dejarnos engañar con la patraña de andar en un viejo vehículo, de vivir en un barrio popular, caminar con sandalias, o con poses de cordero reflexivo, no, para nada, esa actitud responde a una visión del populismo enquistado en el seno del pueblo, o con ese discurso conciliador, pacifista, que no es otra cosa que ideología burguesa en filas del proletariado.
No importa si Mujica fue prisionero de las dictaduras o si lo abalearon y persiguieron. Ese es su pasado, eso no cuenta, está ahí, cuenta lo que es hoy, y en la actualidad no es ni la tenue sombra de lo que quiso ser y aportar al pueblo en los años de la dictadura militar en Uruguay. Es un reformista, populista de nuevo cuño, y desde esas trincheras básicamente sirve al imperialismo y a la reacción mientras conjura la verdadera revolución dirigida por el proletariado y sus aliados.
Desenmascarar a Mujica es desenmascarar a los traidores, a los capituladores, a oportunistas y revisionistas.
Diciembre 2014
Frente de Defensa de Luchas del Pueblo – Ecuador (FDLP-EC)

Anuncios