Francia: La masacre en Charlie Hebdo ¡Frente a todos los reaccionarios, unidad revolucionaria! – Declaración del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

Nota: En relación con el ataque terrorista ocurrido en París el pasado 7 de enero contra el semanario “Charlie Hebdo”, Drapeau Rouge (Bandera Roja) – blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia- ha publicado la siguiente declaración del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

LA MASACRE EN CHARLIE HEBDO: ¡FRENTE A TODOS LOS REACCIONARIOS, UNIDAD REVOLUCIONARIA!

Hoy 7 de enero de 2015 por la mañana, dos personas armadas entraron en la redacción de la revista Charlie Hebdo y dispararon con kalashnikov contra las personas presentes en el local. Varios periodistas y caricaturistas han sido asesinados, al igual que una trabajadora o un trabajador inocente encargado del mantenimiento del edificio. En total, los medios de comunicación anuncian 12 víctimas.
De acuerdo con la información de que disponemos en este momento, el ataque contra Charlie Hebdo fue realizado por los reaccionarios religiosos que actúan en nombre del Islam. Muchos videos hacen pensar lo mismo aunque no se puede excluir una manipulación.
En todo caso, condenamos enérgicamente la reacción religiosa, ya sea la masacre en Kobané, que es un pretexto para la colonización de Palestina, o que se desplaza a las calles de Francia para luchar en contra del matrimonio gay. Sabemos que las instituciones religiosas son fuerzas reaccionarias que siempre han servido a los intereses de los poderosos.
Frente a la miseria social, el racismo y la debilidad del campo revolucionario, muchas personas que se rebelan y desilusionadas por esta sociedad están buscando una respuesta en la religión, ya sea violenta o no. Sin embargo, ésta no debe engañarnos ni ser la solución.. La explotación y la opresión son realidades materiales fruto de un sistema económico que funciona de acuerdo a la ley del máximo beneficio. Es la burguesía que crea la miseria y nadie más. No debemos esperar que la solución llegue además debido a la explotación. La única solución es por parte de que los que hacen marchar la sociedad, es decir, los trabajadores y trabajadoras, tomando el poder.
A raíz de los crímenes cometidos hoy, ha habido muchas reacciones, muchas de indignación que es una buena cosa. Sin embargo, un acto bárbaro e injustificable como este, en ningún caso nos debe conducir a un callejón sin salida.
No, no existe en Francia una gran unidad nacional detrás de los valores republicanos que trascienden en las aulas. Esto es aún más cierto que la burguesía en el poder tiene una responsabilidad en los tiempos en que vivimos. El imperialismo francés, explotando a los pueblos del mundo e interviniendo militarmente en los países de Oriente Medio, es el responsable de la miseria de la gente que vive allí. Ella también jugó un juego peligroso apoyando a ciertos grupos en la confrontación interimperialista que tuvo lugar sobre el suelo sirio, o por armar a los mismos a los que pretende combatir en Libia. Todo esto ha engendrado el odio contra Francia, símbolo de la opresión, y ha llevado a la acción armada. ¡Son los imperialistas quienes crean a los terroristas!
A esto se suma el racismo imperante y el aumento de las fuerzas fascistas en Francia. Es ciertamente justo rebelarse contra este racismo y el fascismo, pero ésta cólera puede ser instrumentalizada por las fuerzas feudales reaccionarias. Charlie Hebdo, que ha sido hoy objeto del ataque, no es inocente en este asunto. Como todos los medios de comunicación franceses, ha participado en el aumento de la islamofobia en Francia, echando leña al fuego en el momento del llamado “debate sobre la identidad nacional” en un carácter islamófobo. Hacer esto en nombre de la libertad de la prensa es poner en peligro de agresiones racistas a toda la comunidad musulmana o personas asimiladas. Sin embargo, el ataque, ni en mayor medida que el racismo, no es justificable. El racismo alimentado diariamente se utiliza para dividir a la clase y mantener la paz social. Nosotros no combatimos en nombre de ninguna religión sino en nombre de nuestra clase, la clase obrera multicultural e internacional. Los que intenten dividirnos, ya sea a través de la religión o la política, son criminales.
Frente el ataque contra Charlie Hebdo, lo cierto es que vamos a escuchar a los lobos aullar. El Frente Nacional y los reaccionarios se aprovecharán de este crimen para acentuar un poco más su campaña racista y tratar de jugar con los sentimientos de justa indignación para hacer penetrar sus ideas fascistas en las masas. La caza por la fisonomía por parte de la policía se intensificará. Marine Le Pen ha anunciado que ha tenido que “liberar nuestra palabra frente al fundamentalismo islámico”, que suena en su boca como “libertad de expresión contra los musulmanes”, después de innumerables campañas racistas, xenófobas y antimusulmanas que su partido ha llevado a cabo. Debemos redoblar nuestra vigilancia antifascista. Existe una apuesta segura que los fascistas tratarán de aprovechar este suceso para profundizar su movilización reaccionaria en un clima donde una manifestación bajo el lema “Islamistas fuera de Francia” a la llamada de Respuesta Laica y Resistencia Republicana y con el apoyo de los fascistas de la Liga de Defensa Judía ya había sido convocada el 18 de enero en París, en base al movimiento similar Pegida en Alemania, tomando el lema de los neonazis …; o los fascistas de Lyon anuncian querer organizar la respuesta por ellos mismos; o de los “intelectuales” como Finkielkraut, Zemmour y otros Houellebecq nos obsequian con discursos en hora de máxima audiencia recordando a nuestros mayores los años sombríos antes de la Segunda Guerra Mundial; o el gobierno del PS continuando las políticas racistas del Gobierno anterior y las políticas que garanticen a la burguesía sus beneficios sobre la base de la creciente explotación de los trabajadores, abriéndole el terreno al fascismo; y donde los diferentes partidos, organizaciones y grupos fascistas –con el FN a la cabeza- prosiguen su desarrollo.
Así que tenemos que aumentar nuestra vigilancia antifascista y debemos oponernos a sus maniobras, porque una vez más los fascistas actúan con plena conciencia, su objetivo es dividirnos, para someternos al orden capitalista, al dictado de la patronal. Es justo rechazar el feudalismo religioso; es justo estar indignado por estos crímenes, pero el fascismo es igual de criminal y los islamófobos son bárbaros reaccionarios, tanto como los terroristas que dispararon contra Charlie Hebdo. Sin embargo, los fascistas son más peligrosos porque se colocan como una propuesta estratégica para la burguesía en su lucha contra el proletariado. El ejemplo de la lucha contra el feudalismo religioso que debe inspirarnos es el que nos muestran nuestros camaradas comunistas en Kobané junto a los hombres y mujeres combatientes kurdos, demostrando lo que es en última instancia, la lucha contra los reaccionarios religiosos feudales: ¡la lucha revolucionaria! Por otro lado, no hay que confundir entre el sentimiento religioso de las masas y los fascistas que se apoyan en este sentimiento para establecer su dominio sobre el pueblo.
Nuestras consignas deben ser:
¡Ninguna unión nacional tras la república de los burgueses fabricantes de guerras y de miseria!
¡No ceder a la propaganda fascista que instrumentaliza la barbarie por cuenta de la patronal!
¡Denunciemos a los reaccionarios religiosos criminales que sirven para debilitar nuestras luchas, para dividir al pueblo y propagar las peligrosas ideas feudales entre las masas populares!
¡Solidaridad con las masas populares musulmanas que van a sufrir de nuevo una oleada de islamofobia después de este ataque!
¡Cerrar filas alrededor de la clase obrera, el único baluarte frente a todas las barbaries!

¡ABAJO LOS REACCIONARIOS RELIGIOSOS!
¡ABAJO EL IMPERIALISMO Y EL FASCISMO!
¡FRENTE A LA REACCIÓN, LA REVOLUCIÓN!

Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

Anuncios