AND (Alemania): Notas acerca de la situación internacional


Nota: Los camaradas de la Asociación Nueva Democracia (AND)  de Alemania nos han enviado las siguientes “Notas acerca de la situación internacional” referentes a los últimos acontecimientos en París y Oriente Medio:

NOTAS ACERCA DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL

¡Proletarios de todos los países, uníos!

LA GUERRA DE AGRESIÓN IMPERIALISTA ESTÁ DE REGRESO A CASA
La primera constatación y de mayor importancia para el desarrollo de la situación actual que tenemos que hacer con relación a lo ocurrido en Paris-Francia el 7 del presente mes y año es que la guerra de agresión imperialista está de regreso a casa.
Es un hecho innegable que las acciones cruentas contra la redacción de la revista “Charlie Hebdo” y el mercado judío ha sido un acto de guerra que ha golpeado al imperialismo francés en su propio suelo y remecido a los demás países imperialistas, ha “estremecido el débil equilibrio político europeo” apuntó The Wall Street Journal (WST, 13 de enero de 2014).
Ni el gobierno francés ni los medios a su servicio, ni lo conocido sobre los autores, planeamiento y ejecución de estas acciones de guerra permite establecer con seguridad autoría de “al Qaida” o el “Estado Islámico de Siria e Irak” (“Estado Islámico”- ISIS o IS, por sus siglas en inglés). Claro está, que los representantes del imperialismo francés en su propaganda manipulan esto porque necesitan crear opinión pública favorable para la guerra imperialista de agresión como “guerra contra el terrorismo del IS”.
Aunque los mismos hermanos Chérif Said Koguachi así como Amedy Coulibaly han pretendido presentar los hechos como dirigidos por “al Qaida” y el “IS”, los que han tratado de alguna forma de asumir su autoría, esto resulta contraproducente, pues compiten entre ellas sangrientamente en Siria.
Sólo hay algo cierto e innegable, que estas acciones son el fruto del desarrollo de las propias contradicciones internas en Francia y de la agresión del imperialismo francés contra los países oprimidos del Medio Oriente que viene de vuelta a su propio suelo.
Situación nacional e internacional que a ellos los ha golpeado con especial violencia como habitantes de los Banlieues e hijos de inmigrantes y procedente de esa región del mundo con la cual se sienten identificados.
En la masa honda y profunda del pueblo en Francia, sobre todo la que vive en estos barrios, está en ascenso un “estado de ánimo” que se manifiesta en profundo odio contra el Estado imperialista francés y todo el sistema que representa y defiende, una creciente indignación contra el genocidio imperialista y de los sionista contra los pueblos oprimidos y especialmente el pueblo palestino, así como contra la propaganda de guerra que a diario propalan los diferentes medio masivos, algunos con contenido humillante contra ellos, como las “caricaturas de Mahoma”.
Ese estado de ánimo es la fuerza que ha movido a actuar a los hermanos Koguachi y a Coulibaly contra lo que más odian representado en este caso por los periodistas de Charlie Hebdo, los policías y las personas del mercado judío.
ANTES DE CONDENAR Y CONVERTIRSE EN JUECES IMPLACABLES LO QUE CORRESPONDE ES HACERSE UNA PROFUNDA AUTOCRÍTICA Y RECTIFICAR
Decimos esto, porque lo expuesto anteriormente indica el desarrollo de las condiciones objetivas de la revolución en los países imperialistas y, a su vez, el atraso de la tarea de la reconstitución del Partido Comunista. Esta tiene que desarrollarse centrada en el trabajo de masas y la construcción principalmente allí donde está esa masa más honda y profunda, la más pobre, la más explotada y oprimida. La situación objetiva está clamando a gritos organizar y dirigir a las masas con la ideología y la política del proletariado.
El alejamiento de esta masa honda y profunda que nos muestran los hechos, demuestra que no se lleva la ideología y la política comunista (el maoísmo) a esas masas y como no puede existir espacio vacío, ante nuestra ausencia y nuestra inacción, ese espacio es ocupado por otras fuerzas con ideología ajena y contraria a la del proletariado (1).
Así, una parte considerable de estas masas toman el “islamismo” (en su versión salafista, la más retrógrada) como ideología, como la fuerza impulsora de su acción.
Entonces no es problema de ellos, en definitiva de las masas, sino problema nuestro, problema de no asumir la tarea de la reconstitución del PC trasladando el peso del trabajo de masas en esta etapa a la masa más pobre.
LA GUERRA DE AGRESIÓN IMPERIALISTA EN EL “MEDIO ORIENTE AMPLIADO”
En Irak, Siria, Afganistán, Palestina (bajo ocupación sionista), Yemen, Libia hasta Malí, se desarrolla una cada vez más encarnizada y genocida guerra de agresión imperialista encabezada por el imperialismo yanqui en su condición de superpotencia hegemónica única.
Una nueva edición de la “coalición de los dispuestos” que tiene como aliado principal a Francia, en el marco de esta guerra, lleva la actual campaña contra Siria e Irak (países oprimidos), que se desarrolla desde el mes de septiembre con bombardeo aéreo y el uso de fuerzas lacayas sobre el terreno, cuyas operaciones de combate son dirigidas desde el centro de comando del imperialismo yanqui establecido en su base principal en Irak y la participación de oficiales y fuerzas combinadas de comandos de las fuerzas de intervención imperialista sobre el terreno. Pero están obligados a ocupar estos países desplegando sus fuerzas terrestres cuando sea necesario, como lo han señalado voceros del Pentágono.
Esto sucede, en una Región del mundo de gran importancia política, económica y militar para la estrategia hegemónica del imperialismo yanqui, la que él denomina “Medio Oriente Ampliado”. Región vital para mantener su hegemonía ya que comunica tres continentes. Esta región ha devenido en centro estratégico de la disputa imperialista por su importancia militar y sus reservas de petróleo.
Región donde las masas están desarrollando una creciente resistencia armada contra el imperialismo en medio de grandes, complejas y persistentes luchas. Que se entrecruzan con conflictos de todo tipo que se desarrollan también como guerras locales o regionales que son azuzadas por el imperialismo. Es también el “núcleo histórico del Islam”.
Los países de esta región son países semifeudales y semicoloniales con mucho atraso donde se desarrolla un capitalismo burocrático. Sobre esa base se da el conflicto entre las facciones reaccionarias, entre los llamados “regímenes seculares” como lo fue el de Sadam en Irak o el de Asad en Siria con los partidos islamistas “chiitas” o “salafistas” o en Egipto actual del régimen militar con los “Hermanos Musulmanes” (cuyo gobierno fue muy obediente con el imperialismo yanqui y contestado por el régimen “bahabista” o “salafista” de la reyesía sirviente de los yanquis y británico de Saudi Arabia, pero fue apoyado por otra reyesía islamista pero chiita del Golfo, la de Catar; porque el “Islam” no es uno sólo sino que está dividido en dos direcciones principales y muchas otras sobre todo dentro de los sunitas. Nunca se han unido después que se dividieron luego de la muerte de Mahoma, sólo lo hicieron una vez con Saladino en el siglo XII (Presidente Gonzalo).
Las luchas políticas y las guerras en esta región se presenten “cubiertas bajo un manto religioso” (Marx). Como ya hemos dicho en estos apuntes, el plan del imperialismo actúa sobre las condiciones internas. Entonces, también hay que considerar dentro de estas condiciones, que detrás de las facciones y grupos terrateniente-burocráticos que actúan allí están directamente y principalmente envueltos Saudí Arabia (que actúa movido por el gran titiritero el imperialismo Yanqui) e Irán cuyo valedor es el “perro flaco” (imperialismo ruso).
En las contiendas que se producen en la región se da una serie de entrecruzamientos y cambios de frente, lo cual hace la situación muy compleja. Yemen, por ejemplo, tiene un gobierno encabezado por un chiita sirviente de los yanquis, coludido con tribus chiitas del norte del país con vínculos con Irán. Gobierno cuyas tropas bajo la dirección directa del imperialismo yanqui y sus bombardeos aéreos combate con el apoyo de tropas de Arabia Saudí (wahabista o salfista) a las tribus de religión wahabista o salafistas del sur del país dirigidas por al Qaida. Alguien ha dicho que por esa “complejidad tiene una gran similitud con la Guerra de los Treinta Años en Europa”.
El Presidente Mao en “Sobre la Táctica de la Lucha contra el Imperialismo Japonés” (27 de diciembre de 1935, I Tomo de las Obras Escogidas) nos enseña que cuando se da un ataque directo del imperialismo contra un país oprimido, se produce “enormes cambios en la situación política”, la cuál “plantea ante cada clase y cada grupo político la cuestión de qué hacer: ¿Resistir? ¿Capitular? ¿O vacilar entre lo uno y lo otro?”. Nos dice, que el cambio básico en la situación, la invasión del imperialismo, modifica las relaciones de las diversas clases del país, ampliando el campo de la revolución nacional y debilitando el de la contrarrevolución.
Puntualiza que en tales condiciones se da la ausencia de completa unidad incluso en el campo de la clase terrateniente y la burguesía compradora porque la lucha se dirige contra un país imperialista (o una “coalición” como la que encabeza el imperialismo yanqui) y los otros perros de presa de los otros países imperialistas (como el imperialismo ruso) pueden lanzarse a una pelea sorda o incluso abierta contra (éste). Y aconseja: que debemos aprovechar cada una de las peleas, brechas y contradicciones en el campo enemigo y utilizarlas contra nuestro enemigo principal del momento y sus perros de presa.
Por eso es necesario hacer un breve recuento de la invasión yanqui y la resistencia iraquí y la agresión imperialista disimulada como guerra civil contra Siria hasta el acuerdo del gobierno de Asad con el imperialismo yanqui de octubre de 2013 y los cambios operados en la situación en Irak y Siria a partir del año pasado hasta la actualidad. Para ver como se están ubicando las diferentes fuerzas de esos países.
En Irak pasados dos meses de la invasión yanqui de marzo de 2003 comenzó la resistencia, que fue en ascenso hasta el 2006-07, a partir del 2008-09 las fuerzas de la resistencia fueron golpeadas por “the surge” (ofensiva yanqui con aumento de tropas). A finales de 2009 parte de estas fuerzas se van a refugiar en Siria, en lugares seguros donde van a comenzar a reorganizarse transformando parte de al-Qaida en ISIS entre 2012 y 2014, la otra parte sigue como al-Nusra, esto también como resultado en parte de la agresión imperialista contra Siria, disimulada como guerra civil. Para lanzarlos contra el gobierno sirio, los yanquis a través de Arabia Saudí los armó y financió hasta mediados de 2013 donde los saudí suspendieron todo trato con estos. Los yanquis a través de la CIA y otros imperialistas de la OTAN, en Turquía, constituyeron el Ejército de Siria Libre (FSA, siglas en inglés). A su vez, los partidos kurdos en los cantones de mayoría kurda (a lo largo de la frontera con Turquía) como consecuencia de la llamada “guerra civil” fueron asumiendo la administración y defensa de estos cantones, primero haciendo frente con el gobierno de Asad. Considerar en esto que el partido curdo de estos cantones el PYP es partido hermano del PKK “socio” menor del partido de Barsani.
Como consecuencia de la agresión y plan imperialista contra Siria, entre el 2013 y el 2014, el país quedó prácticamente dividido en cinco partes y Siria es convertida en un “Estado fallido”. Una parte bajo control del gobierno sirio de al Asad en Damasco y otras grandes ciudades, otra parte son los cantones curdos como Kobani, otra en el norte bajo dominio de al-Nusra, otra bajo el dominio de la FSA y la mayor parte bajo el dominio del IS, quienes a partir de junio de 2014 van a establecer su “Califato de Siria e Irak”. La lucha entre estos feudos o “reinos” es cada vez más sangrienta, entre los islamistas esto a causado más de 3000 muertos. De aquí que cada una de estas partes es consecuencia del hundimiento del Estado sirio acelerado por la agresión imperialista. Ni Kobani ni menos el autodenominado “califato” tienen otro carácter de clase que el del Estado terrateniente-burocrático al servicio del imperialismo que ha tenido el Estado sirio.
Por otro lado, en Irak, el 2011 los imperialistas yanquis van a simular la retirada del país, dejando establecido su régimen de ocupación con su “orden y ley”, con un gobierno títere (Al Malik como Primer Ministro), con fuerzas armadas y policiales organizadas por los yanquis, quienes mantienen su mando, incorporando como parte de este ejército a las fuerzas armadas del mercenario Barsani, jefe del gobierno autónomo de la región kurda de Irak establecida por el orden de ocupación, que fue ligada política, económica y militarmente al Estado turco, como una zona de influencia. Esto para contrarrestar la influencia de Irán en un país de mayoría chiita. En verano de 2014 el ISIS o IS cruzaron la frontera de Siria y se unen al levantamiento que se produce en Irak contra el régimen impuesto por el ocupante. Entonces como estaba establecido, para mantener su “orden y ley” los yanquis van a intervenir en una nueva campaña contra el pueblo de Irak, usando como “botas sobre el terreno” a las fuerzas mercenarias de Barsani y a las fuerzas del PKK, partido kurdo, que tiene su refugio y cuartel general en la región curda de Irak bajo control de Barsani.
¿Cómo se van decantando las diferentes fuerzas que actúan en Siria desde septiembre de 2014, cuando se dio inicio a la nueva fase de la agresión imperialista contra Siria, la nueva campaña de guerra imperialista contra Irak y Siria?
Brevemente: tener en cuenta que el imperialismo yanqui llegó a un acuerdo preliminar con el gobierno de los ayatolas de Irán sobre la cuestión de el “uso de la energía nuclear”, por el que se le amplía el plazo de enero a junio de este año para acceder a un acuerdo definitivo, contando con la ayuda de Rusia de Putin a cambio seguramente que le baje la presión en Ucrania. Luego las Fuerzas Armadas de Irán han bombardeado al IS en la región fronteriza y hay tropas terrestres que ayudan al gobierno títere iraquí a combatir al IS. Así se ha sumado en la práctica a la “coalición” dirigida por el imperialismo yanqui contra Irak. Por su lado, Arabia Saudí ha pasado a combatir como parte de la “coalición” al IS y a su vez a sufrido un atentado en su frontera por parte del IS.
La actual campaña dirigida por el imperialismo yanqui centra en Irak principalmente y están tratando de recuperar terreno perdido por las fuerzas armadas títeres en Mosul y la mayor parte del país que está en manos de quienes se han levantado contra el régimen impuesto por el ocupante.
En Siria el PYP y los mandamases de los cantones “kurdos” reciben ayuda del imperialismo yanqui a través de los bombardeos aéreos, tres cuartas partes de los bombardeos aéreos dirigidos por USA se han centrado en la lucha contra el IS en la ciudad de Kobani en la frontera turca. Coordinando con las fuerzas kurdas en el área, la campana de USA ha impedido que las fuerzas del IS tomen Kobani (según el vocero oficial Crl. Ryder del Central Command, the WSJ de 16-18 de enero de 2015).
Parte de las fuerzas de los otros feudos o “reinos” se están pasando al IS según la misma fuente. Los yanquis en Siria procuran mantener el balance entre las fuerzas de Asad y el IS y los otros “opositores”. Mientras van construyendo las divisiones armadas del FSA que la CIA entrena en Jordania y Turquía para lanzar su ofensiva terrestre, calculan entre tres a cuatro años para así imponer “el orden y ley” yanqui en Siria. Esta táctica yanqui busca poner sobre las cuerdas a Asad y llevarlo a capitular definitivamente.
El problema que se presenta, en los países del Medio Oriente, es la no existencia de un Partido Comunista por eso las diferentes fuerzas, incluyendo las minorías nacionales, no están confluyendo en un sólo frente único nacional (tarea del Partido). Más aún, que la dirección de esta lucha está siendo usurpada por organizaciones correspondientes a las fuerzas terrateniente-burocráticas y sus diferentes facciones. Pero la tendencia es que se den claramente los dos frentes.
Las fuerzas del imperialismo yanqui, francés y demás “coaligados” y los colaboracionistas y vendepatrias pretender transformar el país en una colonia; a las fuerzas de la resistencia nacional, en cambio, lo que les corresponde, es hacer del país uno que goce de independencia, libertad e integridad territorial.
Las fuerzas contrarrevolucionarias en el Medio Oriente y en el resto del mundo son, por el momento, más potentes que las fuerzas revolucionarias. Pero nos encontramos en el inicio de la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial cuando ésta se encuentra en la etapa de la ofensiva estratégica y el imperialismo está en la de su defensiva estratégica y barrimiento por la revolución mundial. Lo que plantea transformar todas estas guerras de agresión imperialista en guerras populares para fundirlas en un solo torrente de guerra popular mundial.
Estos días se ha publicado una carta de saludo del Partido Comunista Maoísta de la India a los camaradas de Afganistán donde se habla de la experiencia de estos camaradas que luchan en esta región y en condiciones similares a las que hemos tratado. Es necesidad aprender de la experiencia de los maoístas en Afganistán al respecto.
Pero en el MCI se presentan problemas para luchar contra la guerra imperialista de agresión en el Medio Oriente y su regreso a los países imperialistas, eso se puede constatar fácilmente de la simple lectura de los comunicados emitidos por las diferentes organizaciones y partidos dentro del MCI con respecto a los sucesos de Paris. Problema allá y problema aquí.
No se parte de la concepción maoísta con respecto al frente único como instrumento para organizar y agrupar a los millones y millones de hombres del pueblo así como a todas las fuerzas que puedan ser unidas para luchar contra el invasor a fin de lanzarnos al ataque contra nuestro blanco central: el imperialismo yanqui y sus coaligados y sus lacayos, los vendepatrias en el Medio Oriente y eso se ve también en estos países imperialistas para unir a los más amplios sectores en la lucha contra el imperialismo y la guerra imperialista.
Esto, nos enseña el Presidente Mao, lleva a que no tengamos unidad para apuntar contra el enemigo principal que tenemos delante (táctica correcta); sino que, por el contrario, dispersaremos el fuego de tal manera que nuestras balas, en lugar de alcanzar al enemigo principal, darán en los enemigos secundarios o incluso a nuestros posibles aliados (táctica incorrecta). Procediendo así, nos será imposible acorralar y aislar al enemigo. Procediendo así, nos será imposible atraer a nuestro lado a aquellos que bajo coacción se hallan en el campo o el frente enemigos, a aquellos que ayer eran enemigos nuestros, pero que hoy pueden ser amigos nuestros. Proceder así sería ayudar de hecho al enemigo y frenar, aislar y menoscabar a la revolución y hacerla declinar, e incluso conducirla a la derrota.
¡Condenamos la guerra imperialista contra los países del Medio Oriente!
¡Enfrentar la guerra de agresión imperialista con guerra popular!
¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo!

AND
Enero de 2015

(1) Dice la revista alemana “Der Spiegel”, que en la búsqueda de respuestas a investigado la historia de los personajes principales de estos ataques. Un viaje tras huellas…Es un viaje en los abismos de la sociedad francesa, en “hogares para infantes”, centros sociales y en las prisiones, pero también en las redes de islamistas radicales y terroristas, que en Francia desde hace décadas están especialmente activos” (“Fueron buenos niños”, reportaje de la revista Der Spiegel, 76 a 84, Nr. 4, 17.01.2015). Y en la misma revista, la redactora pregunta sí el peligro ahora no proviene más de organizaciones terroristas como al-Qaida sino de jóvenes furiosos y el experto contesta que sí y que ellos son más peligrosos porque se radicalizan ellos mismos ( “Conversación de la revista Spiegel con el experto en el Islam Olivier Roy, págs. 90 a 92).

Anuncios