India: Un millar de aldeanos adivasis armados cercan una comisaria de policía en Chhattisgargh exigiendo la libertad de un presunto maoísta detenido


INDIA: UN MILLLAR DE ALDEANOS ADIVASIS ARMADOS CERCAN UNA COMISARÍA DE POLICÍA EN CHHATTISGARGH EXIGIENDO LA LIBERTAD DE UN PRESUNTO MAOÍSTA DETENIDO
Diversos medios de comunicación de la India recogen la noticia de que cerca de un millar de aldeanos adivasis, armados en su mayoría con arcos y flechas, cercaron a comienzos de esta semana la comisaría de policía de Tongpal, en el estado de Chhattisgarh, exigiendo la libertad de Hadma Deva, de 40 años, vecino de la aldea de Hamirgarh en el bloque de Chhingarh, distrito de Sukma, estado de Chhattisgargh.
Hadma Deva trabaja como cocinero en una escuela de primaria y fue detenido la semana pasada por la policía que le acusa de estar involucrado en actividades de la organización maoísta bajo los cargos de asociación ilegal, asesinato, crear disturbios, portar armas y otros. Durante 17 horas, entre el lunes día 16 de febrero y el martes día 17, los manifestantes, incluidos mujeres y niños, cercaron la comisaría situada junto a la Autopista 30 cortando el tráfico de vehículos que conecta Chhattisgarh con Andhra Pradesh. Los adivasis llevaban consigo también comida y utensilios, cacerolas y sartenes y se sentaron en la carretera negándose a irse hasta que Hadma Deva no fuese puesto en libertad. Los adivasis provenían de ocho aldeas, incluyendo del bloque de Chhingarh del distrito de Sukma, pero también de los bloques de Darbha y Kuakonda del distrito de Dantewada, habiendo recorrido muchos de ellos más de 20 km para acudir a la manifestación. El jueves día 19 persistía la acción de protesta.
La detención de Hadma Deva se produjo la noche del domingo día 15 cuando agentes de la policía incursionaron en el barrio de Kolakonta de la aldea de Hamirgarh, entrando a la fuerza en varias casas, robando en varias de ellas dinero y comida que encontraron, golpeando a hombres, mujeres y ancianos, y deteniendo a once hombres, que fueron puestos posteriormente en libertad con excepción de Hadma Deva. Según los adivasis, este acto es uno más de la larga cadena de acoso contra adivasis de la zona después que hace seis meses un informador de la policía fuese aniquilado por la guerrilla maoísta. La policía acusa a Hadma Deva de haber estado presente en la ejecución del informador.
Hidma Kawasi, presente en la concentración de protesta frente a la comisaría de Tongpal, declaró a unos periodistas que él mismo había sido recientemente detenido y permanecido en comisaría cinco días donde fue brutalmente golpeado por la policía, teniendo que ser asistido en el hospital a causa de la brutal paliza recibida. Al conocer la detención de Hadma Deva se enfureció y decidió acudir a la protesta, afirmando: “Sentimos que es enormemente difícil vivir una vida normal en estas circunstancias. Permanecemos constantemente bajo el temor de ser detenidos en nuestros hogares o cuando acudimos al mercado a hacer compras. ¡Ya basta! ¡Esto no se puede tolerar más!”, afirmaciones que fueron corroboradas por varios aldeanos presentes.
Esta es la segunda gran movilización de este tipo en la región este año. El pasado mes de enero, los adivasis llevaron a cabo una manifestación que agrupó a unas 5.000 personas en el distrito de Dantewada para protestar contra el asesinato de un hombre a manos de las fuerzas represivas del régimen fascista indio en el bloque de Kuakonda. En la protesta participaron adivasis de unas 20 aldeas.
Los distritos de Sukma y Dantewada que forman parte de la región de Bastar en Chhattisgargh sur llevan más de tres décadas de actividad de la guerra popular maoísta contra el Estado indio.
Según los medios de comunicación indios, durante la última década la policía y los paramilitares han intensificado su labor represiva contra los aldeanos a los que consideran como miembros o simpatizantes de la guerrilla maoísta, llevando a cabo registros en sus hogares y detenciones e interrogatorios, los que ha creado un elevado espíritu de furia y resentimiento entre la población local de adivasis.

Anuncios