¿La pacificación propuesta por las FARC a quien sirve? – Artículo de “Revolución Obrera” órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia


Nota – Reproducimos a continuación el artículo “¿La pacificación propuesta por las FARC a quien sirve?” publicado en el órgano de los camaradas de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia Revolución Obrera nº 422, de 21 de Febrero de 2015:
¿LA PACIFICACIÓN PROPUESTA POR LAS FARC A QUIEN SIRVE?
Los comunistas revolucionarios sustentan que la clase obrera solo puede llegar a obtener su liberación, si en el transcurso de su lucha conserva su completa independencia ideológica y política de las clases dominantes, de sus partidos y de su Estado. Las organizaciones políticas de la pequeña burguesía como las Farc no lo consideran así, y por esto no tienen problema en ir a la cola de los intereses del gobierno de turno.
Lo que hacen los jefes guerrilleros es una muestra de lo anterior. En lugar de declararle la guerra a un gobierno tan infame y terrorista como el de Santos, le ayudan a mantenerse, mejor que los mismos partidos burgueses; están dispuestos a favorecer tanto los negocios capitalistas, que piden democratizar las inversiones en la tierra, y están lejos de expropiar a los monopolios imperialistas o siquiera desconocer los tratados semicoloniales con ellos. Le dan salida a la crisis económica del sistema, permitiendo la superexplotadora agroindustria y la depredadora explotación minera, cuando ser revolucionario exige oponerse a estos devastadores proyectos.
Actualmente se discute la participación en política en un Estado que está podrido, de la remodelación de la “fuerza pública”, cuando ésta es el pilar central de la dictadura de los capitalistas que ha dejado millones de desplazados y cientos de miles de obreros y campesinos asesinados. Hay que acabar con este instrumento inservible para los intereses del pueblo, porque es un parásito adherido al cuerpo de la sociedad, costoso, asesino y podrido hasta los tuétanos.
En su comunicado de prensa No 48 emitido desde La Habana el 7 de febrero del presente año, la Delegación de Paz de las Farc propone las garantías para la pacificación del país. Así llaman a la desmilitarización de la sociedad. ¡Qué falsedad!, cuando en los hechos respaldan al gobierno que encabeza el Estado y que continúa adquiriendo armamento de punta para destinarlo a la matanza; piden reformar las Fuerzas Militares y de Policía, incluyendo los servicios de inteligencia del Estado, cuando está comprobado que toda esta institución está destinada de arriba a abajo, a garantizar que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres; que los expropiadores acumulen más capital y los desposeídos sean obligados con la fuerza de la bayoneta, a aceptar su condición de esclavos asalariados.
La guerra existe desde la aparición de la propiedad privada y las clases. Es la forma más alta de lucha por resolver las contradicciones entre clases. 2) En Colombia, desde tiempos inmemoriales, las fuerzas del pueblo han sido las protagonistas en muchos levantamientos (de indígenas, negros, campesinos), y a finales del siglo XIX, unidas a la lucha revolucionaria de la clase obrera, hicieron estremecer las fuerzas de los opresores. Pero hoy se proclama que se acaben las guerras sin abolir la propiedad privada y las diferencias de clases; se pide a los obreros y campesinos que acepten el putrefacto Estado actual y desechen la idea de destruirlo con la Guerra Popular. Los medios burgueses y pequeñoburgueses, hablan de que las armas son un recurso infructuoso para luchar contra la burguesía, porque las Farc van a terminar como otras organizaciones guerrilleras, sin tomarse el poder político por esa vía, cuando en realidad, quieren ocultar que no hay otra forma de derrocar a los explotadores en el poder, que mediante la violencia revolucionaria.
En lugar de la dictadura del proletariado, que es la más amplia forma de democracia conocida por la humanidad, donde la inmensa mayoría trabajadora, oprime a la ínfima minoría de expropiadores, los jefes de las Farc piden reconocimiento y regulación de las contradicciones de clase bajo el capitalismo, así como garantía y protección de los hipócritas derechos humanos que legitiman la explotación y no hacen nada para detener la incesante opresión sobre los desposeídos.
El proletariado es la clase llamada a cumplir la misión histórica de derrocar todo el poder del capital en Colombia. La pequeña burguesía no lo puede hacer, porque si bien su aspiración es la libertad y en este sentido es aliada al proletariado, también pretende vivir de la explotación asalariada, poniéndose de hecho a la cola de los intereses de la burguesía.
Lo anterior explica por qué los jefes de las Farc, llaman a incluir a los reinsertados en las fuerzas represivas del Estado, para reforzar el poder del capital, afinar en la represión contra los luchadores y garantizar que todo siga igual o peor para los pobres del campo. Justifica por qué dichos personajes comparten con los santistas que una burguesa Asamblea Nacional Constituyente legitime su acuerdo de paz, en lugar de reivindicar una lucha a muerte contra toda forma de opresión política de las clases dominantes.
Los objetivos del movimiento obrero son su liberación como clase y la y la abolición de toda forma de opresión y explotación. Las Farc no son ni han sido una organización de la clase obrera, por esto no se proponen acabar de raíz con la maquinaria estatal diseñada para que unos pocos zánganos explotadores opriman y exploten a la mayoría trabajadora. Por esta razón, las FARC tomaron la línea de usar la lucha armada como medio para presionar el acuerdo con los enemigos del pueblo, no para derrocar su poder. En esta sociedad, el Estado burgués es un instrumento de la explotación capitalista, es la organización de la dictadura de clase de los capitalistas, es la máquina del poder de los explotadores, es la fuerza organizada de los opresores, cuyo soporte principal son las fuerzas armadas que ejercen sobre el pueblo la violencia reaccionaria. Reformar el Estado, y reestructurar sus bases militares para que sirvan a la sociedad, es un engaño para la clase obrera, y refleja la esperanza que tienen en seguir viviendo bajo este infierno de la explotación capitalista.

Otros editoriales y artículos de Revolución Obrera órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia, disponibles en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*En Cuba: Diplomacia burguesa, negocios y mentiras – Artículo de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia (7 de Febrero 2015)

*En Colombia: pacifismo armado. En la India Guerra Popular (23 Enero 2015)

*¿Qué es la Federación Sindical Mundial (FSM)? (1º  de Agosto 2014)

*Las guerras de rapiña imperialista deben ser enfrentadas con la guerra revolucionaria de masas (21 de agosto 2014)

*Editorial – ¡Contribuir a la unión y generalización de las luchas del pueblo!

*A cien años de la Primera Guerra Mundial imperialista (4 de julio 2014)

*¡Contra la mentirosa paz de los ricos y la farsa electoral: NO VOTAR, UNIR Y GENERALIZAR LA LUCHA OBRERA Y POPULAR  (8 de Junio 2014)

*A propósito de la muerte de Gabo. Cuando murió hacía mucho tiempo que lo habíamos enterrado

*La Comuna de París: Primer Estado proletario (14 de Marzo 2014)

*La emancipación de la mujer exige su participación en la construcción del Partido (28 de Febrero 2014)

*Editorial – Paz y elecciones: Dos grandes farsas de los explotadores (17 de Febrero 2014) 

 

Anuncios