8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora: Las Mujeres en la Revolución India

En la India, segundo país más poblado del mundo, con más de 1.100 millones de habitantes, avanza un proceso revolucionario encarnado en la Guerra Popular dirigida por el Partido Comunista de la India (Maoísta) contra el semifeudalismo, el semicolonialismo y el imperialismo, que venciendo todo tipo de dificultades, construye un nuevo poder y un nuevo Estado a través de los llamados “Janatana Sarkar” (Comités Populares Revolucionarios) en miles de aldeas de las zonas liberadas en las extensas zonas bajo su control principalmente en las regiones central y nororiental del país.
Con ocasión de celebrarse hoy el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y símbolo de la lucha de las mujeres por su liberación, expresamos nuestro apoyo militante e internacionalista a esta heroica epopeya revolucionaria y queremos destacar muy en particular el papel de vanguardia que las mujeres están ocupando en esa revolución tanto en las filas del PCI (Maoísta) y del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP) como en las diversas organizaciones revolucionarias de mujeres y de masas.
Con este motivo presentamos a continuación la sección titulada “Las Mujeres en la Revolución” que fuera publicada dentro del Suplemento de “People´s March” (La Marcha del Pueblo – Voz de la Revolución India) titulado “Una década de lucha y sacrificio – Conmemoración del 10º Aniversario del PCI (Maoísta)”, de fecha Septiembre 2014 – págs. 57-60, que hemos tomado del blog Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India  y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

LAS MUJERES EN LA REVOLUCIÓN
En el amanecer de este nuevo siglo se están produciendo acontecimientos extraordinarios en el frente de las mujeres en la India. En la profundidad de los bosques y en las llanuras de la India central, en Bihar y Jharkhand, en las atrasadas aldeas de Telangana, en Odisha, las mujeres se están organizando activamente para romper los grilletes del patriarcado feudal y llevar a cabo la revolución de nueva democracia. El crecimiento y difusión de la guerra popular dirigida por el PCI (Maoísta) ha desatado la furia de la mujer como una poderosa fuerza de la revolución. Ha emergido un movimiento revolucionario de mujeres, uno de los movimientos más fuertes y poderosos entre las mujeres del país..

El lanzamiento de la lucha armada a comienzos de los años 80 por parte de las fuerzas comunistas revolucionarias en diversas partes del país, la lucha militante contra la opresión feudal dio confianza a un amplio número de mujeres campesinas para participar en las luchas y más tarde para alzarse y combatir por sus derechos. Las mujeres, que son las más oprimidas de entre los oprimidos, las mujeres campesinas y campesinas sin tierra a las que se les ha denegado no solo la identidad y la voz, sino incluso el nombre, se han convertido en activistas para las organizaciones de mujeres en sus aldeas y en combatientes guerrilleras. La movilización de las mujeres y de las organizaciones de mujeres ha ido creciendo hasta el surgimiento de un movimiento de mujeres revolucionarias, el más poderoso en la actualidad en el país. Pero esto no es reconocido y es ignorado, tratándose de una estratagema de las clases dominantes que intentan reprimir cualquier noticia y mención de ello en tanto puedan hacerlo. Es un movimiento de liberación de las mujeres, de las mujeres campesinas en la India rural, como parte de la guerra popular desarrollada por el campesinado oprimido bajo la dirección del PCI (Maoísta). En los últimos años miles de mujeres se ha agrupado por centenares en las aldeas para celebrar el 8 de Marzo. Las mujeres están manifestándose por las calles de ciudades como Narayanpur para oponerse al concurso de belleza de Miss Universo; se han manifestado con sus hijos por las ciudades y aldeas del atrasado Bastary Jharkhand, por los baluartes feudales en Bihar y Odisha, en Lalgarh y otros lugres exigiendo el fin a la opresión y explotación por parte de los explotadores forasteros, los comerciantes sin escrúpulos, los contratistas y funcionarios forestales, las corporaciones mineras, las fuerzas policiales y paramilitares, las bandas de vigilantes privados patrocinadas por el Estado. Están bloqueando las carreteras para protestar contra las violaciones, exigiendo que la venta de licor sea prohibida y que las denominadas fuerzas de seguridad sean retiradas de las escuelas y que sus hijos puedan seguir sus estudios. Nari Mukti Sangh en Bihar y Jarkhand, Krantikari Adivasi Mahila Sanghatana en Dandakaranya y varias otras organizaciones en otros Estados se encuentran a la vanguardia organizándolas y dirigiéndolas. Cientos de jóvenes mujeres se están convirtiendo en combatientes guerrilleras en el ejercito de los oprimidos, el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP), deshaciéndose de los grilletes de su fatigosa vida tradicional. Vestidas con uniformes militares, con la estrella roja sobre sus gorras verde oliva, rifle sobre el hombro, éstas jóvenes mujeres rebosantes de confianza en que la lucha contra el patriarcado está vinculada integralmente a la lucha contra las clases dominantes de la India semicolonial y semifeudal, se están equipando con los conocimientos militares para vencer al cuarto ejército mundial más importante de los explotadores. Este es un despertar social y político entre los más pobres de entre los pobres, principalmente entre los dalits y adivasis. Las normas brahmánicas están siendo derrocadas. El patriarcado y la casta están siendo destruidos desde su misma raíz. Estos son signos de transformación que llegan a las vidas de las mujeres y hombres pobres del campo mientras participan en esta gran lucha por la revolución.

Cuando los comunistas revolucionarios se reagruparon y comenzaron a desarrollar las luchas campesinas antifeudales a fines de los años 70, hubo nuevamente un aumento de la participación de las mujeres en las luchas. En las llanuras de Bihar central, en los campos y aldeas de Telangana, el movimiento campesino creció como una tormenta. Entre las primeras cuestiones a los que se enfrentó el movimiento fueron los privilegios feudales de los terratenientes sobre las esposas e hijas de los jornaleros trabajando en sus campos, especialmente de los dalits. Sujetas a las peores formas de abusos y vulgaridades por parte de los hombres al servicio de los terratenientes, arrodilladas debido al hambre y la pobreza, estas mujeres pobres fueron fácil presa para los terratenientes y sus secuaces. Muchas de las violentas luchas en Bihar y Telangana en la primera parte del movimiento campesino en los años 70 y 80 fueron para acabar con estos abusos y violencia, que se producen en nombre de la “tradición”. Estas luchas fueron el trasfondo para el crecimiento del movimiento de las mujeres.

RANITA -Guerrillera en Dandakaranya
El 20 de agosto a primeras horas de la mañana, tres guerrilleros incluida la camarada Ranita fueron a la aldea de Makadchuvva para contactar con el pueblo. Entre tanto, cientos de miembros de Cobra (Comando d Acción Resuelta), C-60 y policías habían rodeado la aldea la noche del día 19. Ranita dio instrucciones a los dos guerrilleros que la acompañaban para romper el cerco de la policía. A las 7 de la mañana, comenzó un feroz enfrentamiento entre los tres guerrilleros con armas inferiores (sólo Ranita tenía un fusil 303) y los doscientos comandos entrenados y con modernas armas letales. Dos camaradas burlaron el cerco pero Ranita no pudo hacerlo. Se escondió en un pequeño campo de maíz (de menos de una hectárea) cerca de la casa de un campesino. La policía persiguió a los dos guerrilleros durante un tramo pero les perdió la pista y regresaron. Comenzaron a pegar a los aldeanos y a amenazarles. No sabían que una mujer guerrilla estaba escondiéndose pero Ranita podía ver claramente a la policía desde su escondite. Buscó a un comando y disparó. Su objetivo fue tan perfecto que éste cayó muerto allí mismo. La policía no sabía de donde provino el disparo y todos se concentraron en torno al comando muerto en medio de una confusión por levantarle. Ranita buscó un nuevo objetivo y disparó contra ellos. Otro comando murió. Dos más resultaron heridos gravemente. Fue entonces que los policías jawans comprendieron que la guerrillera se estaba escondiendo en el maizal. Uno de los comandos trató de penetrar en él llevando un chaleco antibalas, casco, etc. Ranita le dejó acercarse y disparó una bala directamente a su cabeza matándole en el acto. Todos los “valientes” comandos comenzaron a huir y no se atrevieron a entrar en el maizal. Continuaron disparando desde una distancia y gritando a sus oficiales superiores a través de sus aparatos de comunicación que ¡“el enfrentamiento es con una docena de maoístas desde hace tres horas y que necesitaban refuerzos”! Hacia las 10 de la mañana un total de 600 comandos convirtieron el lugar en un acantonamiento militar. Después que llegaran las fuerzas adicionales, los comandos se atrevieron a avanzar hacia el campo de maíz pero una vez más la intrépida Ranita les dio una respuesta apropiada con su rifle 303. Dos comandos más fueron heridos gravemente y todos huyeron. A la tercera vez comenzaron a lanzar granadas explotando cerca de 25. La mayor parte del maizal ardió. Ranita se escondió en un hoyo dentro del campo resistiendo este asalto. Las balas que la acosaban y la metralla que caía en torno suyo no la amedrentaron en absoluto. Esperaba como una leona centrada en disparar hacia su nuevo objetivo. Los policías forzaron al propietario del campo de maíz a cortarlo para poder matar a los guerrilleros ocultos. Uno de los comandos se subió a un árbol. Finalmente pudo localizar a Ranita y disparó contra ella desde la cima del árbol y la querida hija de Gadchiroli expiró.

“Las sencillas mujeres campesinas, adivasis y de la pequeña burguesía se han convertido en soldados y dirigentes militares. La salud no está de su parte y uno se sorprendería cuánto pueden lograr en la esfera militar estas mujeres desnutridas, flacas, de corta estatura. La respuesta nuevamente es la misma –su determinación de combatir contra todas las nociones patriarcales sobre la mujer y su compromiso hacia el pueblo como constructoras de una nueva sociedad. Aquí reside la fuerza de su ideología comunista que hace que esas cosas sean posibles. Puede dar origen a esa clase de abnegación y sus vidas, a cambio, garantizan el triunfo final de esta ideología sobre los intereses de clase y creadores en la sociedad comunista. Por ello las masas se movilizan en cientos de miles para rendir homenaje a estas grandes mártires”.
[Del prólogo al libro “Mujeres Mártires de la Revolución India” (De Naxalbari al 2010)]


“`Las mujeres sostienen la mitad del cielo´. Sin desatar la contenida furia de la mujer como una poderosa fuerza de la revolución, la victoria de la revolución es imposible. Es un motivo de orgullo que las masas de mujeres, particularmente de entre las campesinas pobres y sin tierra, estén dando el paso cada vez más por asumir un papel activo y a veces de vanguardia en el avance de la revolución armada agraria. Por tanto, es indispensable la movilización de las mujeres en el avance de la guerra popular contra el imperialismo y el feudalismo. Junto a la lucha de clases, tenemos que llevar a cabo la lucha en las esferas política, económica, ideológica y cultural por la igualdad de derechos de las mujeres e iguales oportunidades para el desarrollo. La auténtica igualdad entre hombres y mujeres sólo puede realizarse en el curso de la revolución de nueva democracia y más adelante en el proceso de transformación socialista del conjunto de la sociedad. De esta forma, nuestro Partido debe prestar especial atención a despertar, movilizar, organizar y ayudar a las mujeres a que den un paso al frente para unirse a las diversas luchas en curso, en particular la guerra popular, y a la organización de mujeres revolucionarias. Debemos también concentrarnos en desarrollar de entre ellas a dirigentes comunistas firmes y clarividentes”.
[Del “Programa del Partido Comunista de la India (Maoísta)” ]

Sobre el decisivo papel de las mujeres en el desarrollo y avance de la Guerra Popular en la India que dirige el Partido Comunista de la India (Maoísta) ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*India: El papel de las mujeres en la dirección de la Guerra Popular crece a pasos agigantados

*India – Camarada Janaki (Anuradha Gandhy): “¡La guerra popular ha hecho añicos las vacilaciones de las mujeres de Dandakaranya!” (1ª parte)

*India – Camarada Janaki (Anuradha Gandhy): “¡La guerra popular ha hecho añicos las vacilaciones de las mujeres en Dandakaranya!” (2ª parte)

*India – Camarada Janaki (Anuradha Gandhy): “¡La guerra popular ha hecho añicos las vacilaciones de las mujeres de Dandakaranya!” (y 3ª parte)

Anuncios