Syriza, Podemos, Queremos: El oportunismo de siempre – Artículo de “A Nova Democracia” (Brasil)


Nota – Reproducimos a continuación el artículo «Syriza, Podemos, Queremos: el oportunismo de siempre» de Hugo R C Souza, publicado en el periódico brasileño A Nova Democracia nº 146, primera quincena de Marzo de 2015 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español :

SYRIZA, PODEMOS, QUEREMOS : EL OPORTUNISMO DE SIEMPRE
Hugo R C Souza
La historia reciente es pródiga en ejemplos de cómo es posible que de las farsas electorales realizadas en el mundo ahora surjan retumbantes pantomimas para mantener a las viejas clases dominantes en el poder, pero que intentan venderse como «alternativas». Ocurre que, al contrario de cómo se presentan al pueblo, esas fuerzas y figuras pretendidamente fuera de la curva de la «vieja política», ellas son, efectiva y realmente, alternativas, pero no para las masas trabajadoras ante las políticas antipopulares implementadas por los Estados encabezados por aquellos representantes más notorios y antiguos de los intereses de los mayores enemigos de las clases populares.
Son, esto sí, y sobre todo en momentos de grandes dificultades para el capital, alternativas justamente para dar nuevos ropajes a las viejas estructuras de dominación y opresión, de hambre, muerte y esclavización, ya sea en el plano nacional, ya sea en el ámbito de la división internacional del trabajo.
Ejemplo craso reciente fue la elección de Luiz Inácio [Lula da Silva] en Brasil en 2012 como un gran camino alternativo para revigorizar el capitalismo burocrático nacional y, siendo así, aceptar y ajustar, bajo el disfraz de «izquierda», los engranajes político-jurídicos de este pobre país para atender el hambre cada vez mayor de rapiña y explotación (remesa de beneficios, reserva de materias primas y mano de obra barata) por parte de los monopolios internacionales inmersos en la crisis, con el más rastrero oportunismo atendiendo aún a los más inconfesables intereses y las más reaccionarias exigencias del latifundio y de la gran burguesía nacionales.
Otro ejemplo fue la propia elección en EE.UU. de Barack Obama, la gran alternativa encontrada por la gran burguesía industrial de aquel país para intentar ofrecer una cara más amigable al imperialismo yanqui justamente en el momento en que el imperialismo yanqui se preparaba para ser el más feroz de la historia, con la profundización de su gran proyecto de dominación global diseñado como único camino para intentar contener la crisis general de superproducción relativa del capitalismo –la llamada «guerra contra el terror», con sus invasiones, ocupaciones, provocaciones, ataques, sabotajes y fomento de guerras civiles en diversas naciones de todo el planeta.
Ahora bien, ¿no sería algo muy parecido con todo eso lo que está aconteciendo exactamente ahora en Europa devastada por la llamada «crisis de la deuda» – el matiz local, la forma como allá afloró de manera más clara la crisis general de los monopolios- con la ascensión electorera de una cierta «izquierda radical»?
Esa «izquierda» acepta disputar –y, luego, apoyar- farsas electorales de las cuales nada verdaderamente bueno puede salir para las clases populares, y que si fuese «izquierda» de verdad estaría en las calles al lado de las masas, en las gigantescas e inflamadas jornadas de protesta contra el ataque sin fin, en lugar de asentarse en las estructuras del Estado proponiendo la patraña de conciliar mejor los intereses del gran capital monopolista y las aspiraciones del pueblo.
Esa «izquierda» que habla poco o nada de las cuestiones de clase –las que realmente importan- y en cuyos programas no consta mención alguna al objetivo último y la misión histórica de las clases trabajadoras, que es poner fin al sistema de explotación del hombre por el hombre. Al contrario. Esta «izquierda» no se avergüenza de decir que su «radicalismo» consiste en proponer caminos alternativos -¡fíjate en la «alternativa» ahí!- para restaurar la salud del capitalismo en los países donde se viabilizó o está en vías de viabilizarse  la gestión del Estado.
En la delantera, por así decir, de la ascensión en Europa del oportunismo denominado «antiausteridad» está Syriza (siglas en griego de la Coalición de Izquierda Radical), que acaba de ganar las elecciones generales en Grecia prometiendo a las masas pauperizadas, humilladas y atacadas por el orden de la Europa del capital monopolista, el rompimiento con las políticas antipopulares. Políticas éstas dictadas por la Troika (FMI, Comisión Europea y Banco Central Europeo) a los antecesores del nuevo «primer ministro» griego, Alexis Tsipras, que menos de un mes después de tomar posesión en el cargo dijo que, después de todo, estaba de acuerdo «con el 70% de las exigencias de los acreedores».
Después de comenzar su turno en la gestión del Estado griego anunciando un acuerdo de «gobernabilidad» con la derecha más infame y de coquetear con el imperialismo ruso -probablemente intentando posicionarse mejor para las negociaciones con la UE- Syriza no demoró para siquiera conseguir sustentar el cacareo anti Europa y anti FMI con que trilló la vía electorera cabalgando sobre la insatisfacción generalizada de las masas.

La «izquierda» quiere un voto de confianza del capital…
A mediados de febrero la propia prensa burguesa de Europa ya ironizaba acerca de la distancia olímpica entre la oratoria de Tsipras y de su ensalzado ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, y la práctica de aquella camarilla. El día 11 de febrero, el periódico español El País informaba que :
«A pesar de la fuerte retórica de los últimos días, el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, presentará al Eurogrupo el miércoles la propuesta de Syriza, que comienza a parecer aceptable para los socios del Eurogrupo».
Y añadía :
« Entre los planes de Grecia no hay más huellas de perdón de deudas, ni el rechazo de un tercer rescate asociado a nuevas condiciones, las dos líneas rojas que impedían cualquier vislumbre de acuerdo. Las posiciones comienzan a aproximarse: Grecia está dispuesta a aceptar una `extensión técnica´ del rescate actual hasta agosto para llegar a un pacto sobre un nuevo programa, rescate o `contrato´, como Berlín lo empieza a llamar».
En entrevista a Radio Renascença, de Portugal, el eurodiputado de Syriza, Dimitrios Papadimoulis, afirma que Europa precisa de una especie de New Deal. Fíjense: New Deal. Justamente el gran programa de obras de infraestructura lanzado por Franklin Roosevelt buscando preparar a EE.UU. para la segunda guerra imperialista por el reparto del mundo entre los monopolios de las grandes potencias. Este es el tipo de idea difundida por esta “izquierda radical”.
Después de Syriza, es el partido español `Podemos´ la otra fuerza político-electorera que también emerge bajo reflectores y bajo el sombrero de la «nueva izquierda europea» (¿quien se acuerda de la «nueva izquierda latinoamericana», tan ensalzada por ciertos «revolucionarios» y cierta intelectualidad, y que en la práctica fue y es engordada con la nata del oportunismo de los trópicos, como Luiz Inácio [Lula da Silva], Chávez, Morales y demás ?).
Los estudios sobre intención de voto ya muestran a Podemos alcanzando el segundo lugar en las elecciones que el Estado español organiza este año. En Brasil, «disidentes» del partido eco-oportunista Red Sostenible, de Marina Silva, crearon `Queremos´, inspirados en, digamos, el oportunismo de nuevo tipo europeo, siempre buscando participar, legitimar y engrandecer las farsas electorales que sólo satisfacen al imperialismo, al latifundio, a la gran burguesía y a todo cuanto es enemigo de las masas trabajadoras. La prioridad de los fundadores de Queremos es recoger firmas para conseguir el registro que le permita ser uno más a disputar en las próximas farsas electorales en Brasil.
Así como, cuando preguntado sobre los principales objetivos de Podemos, el líder del nuevo partido español, Pablo Iglesias, siquiera se hace de rogar en decir –ansioso que está para volverse «primer ministro»- que lo principal para ellos es ganar las elecciones legislativas que deben tener lugar a finales de 2015, pasando de largo por las cuestiones de clase y de la urgencia en cuanto a construir una democracia verdaderamente popular en España y en los demás países europeos.
Como Syriza, el máximo de radicalidad que Podemos coloca sobre la mesa es mencionar la posibilidad de devolver al capitalismo a sus niveles, digamos, normales de explotación del hombre por el hombre, sin atacar demasiado a las masas trabajadoras a punto de echar fuego en el pajar de la rebelión generalizada y de, en la punta del lápiz de la matemática burguesa, echar por la borda la supuesta «recuperación» -como si de una forma u otra fuese posible revertir la crisis general que ya viene de décadas y que se agrava inexorablemente año tras año.
Así como Luiz Inácio [Lula da Silva] intentó hacer más aceptable la rapiña de los monopolios en la semicolonia de Brasil ; así como Obama intenta hacer que el imperialismo yanqui parezca más agradable.
No por casualidad ya comienzan a aparecer aquí y allá viejos zorros de la política europea y renombrados economistas burgueses diciendo que tal vez sea el caso de darles, a los Syrizas y compañía, un «voto de confianza», justamente la expresión utilizada por Panos Kammenos, el líder del fascista ANEL, para justificar la alianza de la «extrema derecha» con la «extrema izquierda» en Grecia.
El 8 de febrero, por ejemplo, el «canciller» de Austria, Werner Faymann, salió a decir que el «enfoque anticrisis» de Syriza es más inteligente que la «austeridad» recetada por Alemania y por la Comisión Europea. Para Faymann, combatir la corrupción y la evasión fiscal, como promete Syriza, tiene más sentido que recortar gastos y privatizar durante la crisis. Declaró esto la víspera de una visita oficial del propio Tsipras, a quien el astuto jefe del Estado austríaco llamó «nuevo amigo»…

Otros editoriales y artículos del periódico A Nova Democracia disponibles en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Editorial. La gestión neoliberal del PT y la leyenda fascista de la “Patria Educadora” de Dilma (1ª quincena de Febrero 2015)

*Editorial – Imperialismo = Terrorismo  (2º quincena de Enero 2015)

*Editorial – Hipocresia, anticorrupción y persecución a la Juventud Combatiente  (1ª quincena de Enero 2015)

*La farsa electoral y la crisis inevitable. Por Fausto Arruda (2º quincena de Noviembre 2014)

* Dirigente campesino asesinado en Norte de Minas (1ª quincena de Noviembre 2014)

*Editorial – Una chispa puede incendiar la pradera (2º quincena de septiembre 2014)

*¡El espectro del boicot ronda la farsa electoral! Por Hugo R C Souza  (1ª quincena de septiembre 2014)

*¡No vote! ¡Abajo la farsa electoral!  (2ª quincena de Septiembre 2014)

*Acto de celebración del 12º aniversario del periódico “A Nova Democracia” en Río de Janeiro  (2ª quincena de agosto 2014)

*¡Viva los 12 años de A Nova Democracia!  (1ª quincena de agosto 2014)

*Editorial- Y la protesta popular no se calla  (1ª quincena de julio 2014)

*Editorial – ¡Ni Copa ni farsa electoral! – (Junio de 2014)

*Editorial – La nueva etapa de la lucha de clases que ya se inició  (2ª quincena de mayo 2014)

*Editorial – ¡Ni perdón ni reconciliación! ¡Castigo para los criminales fascistas!  (1ª quincena de abril 2014)

*¡Honor a Manoel Lisboa!  (2ª quincena de Febrero 2014)

*El Camino Luminoso de Octubre. Por el Profesor Fausto Arruda  (Enero de 2008)

 

 

Anuncios