Movimiento Femenino Popular del Ecuador: 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora, oprimida, explotada, pero rebelde y dispuesta a conquistar la mitad del cielo

Nota – Con ocasión del pasado 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora los camaradas del Frente de Defensa de Luchas del Pueblo (FDLP)-Ecuador nos envían el siguiente comunicado y cartel del Movimiento Femenino Popular (MFP) del Ecuador que reproducimos:

8 DE MARZO DIA DE LA MUJER TRABAJADORA, OPRIMIDA, EXPLOTADA, PERO REBELDE Y DISPUESTA A CONQUISTAR LA MITAD DEL CIELO
El régimen patriarcal en la comunidad primitiva y su tránsito al régimen de la propiedad privada y la construcción del Estado como instrumento que permita la detención del Poder, ha ido delineando, históricamente, los distintos fundamentos y formas de dominación de la mujer con la finalidad de garantizar el debilitamiento de las clases oprimidas para que éstas no pueden conquistar su definitiva liberación.
En países como el nuestro, semifeudal y semicolonial, donde pervive un régimen económico, político, social y cultural bajo las premisas del capitalismo burocrático, las mujeres estamos sujetas a distintas formas de opresión y dominación. La persistencia de relaciones de producción semifeudal ha ido dibujando rústicas formas de explotación donde los aspectos raciales son decidores. Ser indígena es un fundamento de discriminación. Ser campesina pobre, es otro elemento que abona a la discriminación y a la explotación. Ser mujer y esposa bajo las mismas premisas del arcaico patriarcado hace que las formas de discriminación, explotación, opresión se reproduzcan de manera vertiginosa hasta ponernos en condiciones serviles, también esclavizantes bajo la figura del odioso régimen salarial y desde luego, de ser objetos sexuales.
Pero todo esto es uno de los aspectos de la condición de la mujer en el país, hay otro que “cierra la pinza”, la emboscada a la que somos sometidas cotidianamente, y es la que ejercita el viejo estado colocándonos en el contexto económico-político a cumplir roles secundarios o suplementarios en la producción, en la política, en la educación, en la cultura, todo con la finalidad de neutralizar nuestros bríos revolucionarios que han tenido insignes representantes a lo largo de la historia y el escenario internacional de la lucha de clases.
Lorenza Avimañay, Manuela León, Rosita Paredes, entre muchísimas más, han sabido marcar el paso legado por Rosa Luxemburgo, la camarada Nora, Edith Lagos y una interminable lista de mujeres comprometidas y luchadoras que han sabido reflejar ese espejo necesario y urgente en el que debemos mirarnos para aunar esfuerzos con los hombres consientes y en minguería de clase enterrar todas las formas de opresión, discriminación y explotación que anidan en el capitalismo burocrático, el capitalismo, el imperialismo y sus engendros mimetizados en el fascismo, los fundamentalismos religiosos y otros desafueros que argumentan las clases dominantes para detentar el Poder.
Las compañeras y camaradas que han hecho de la Guerra Popular en la India, en Filipinas, en Turquía y en el Perú, un escenario donde la participación de la mujer del pueblo y de la clase, actoras protagónicas en la irrenunciable destrucción de lo viejo y la construcción de lo nuevo, del nuevo Poder que toma formas definidas en la dictadura del proletariado, que es lo más próximo al cielo: al comunismo.
La gloriosa participación de la mujer en defensa de Kobani, que en realidad es la defensa de nuestros valores revolucionarios y voluntad de lucha antiimperialista, es otro ejemplo de cómo identificadas por nuestra condición de clase y nuestros propósitos revolucionarios, podemos ir eliminando paulatinamente todos los factores que hoy nos tienen en condiciones de explotación.
Las mujeres explotadas, oprimidas pero consientes y rebeldes no somos nada sin los hombres explotados oprimidos conscientes y rebeldes; porque cargamos sobre nuestros hombros la mitad del cielo, la otra mitad los hombres, pero entender que el cielo es solo uno, y nos pertenece y que conquistarlo es una tarea conjunta.
Con la decidida participación de la mujer en la revolución de Nueva Democracia, definitivamente eliminaremos aquellos elementos de discriminación y explotación que utiliza el racismo y la precariedad productiva para oprimirnos. Con la revolución proletaria (socialismo) eliminaremos todas las formas subsistentes de explotación; con el comunismo, pues bien, con él conquistamos el cielo, las alturas.
¡HONOR Y GLORIA A LAS MÁRTIRES DE CHICAGO!
¡HONOR Y GLORIA A LAS MÁRTIRES DEL PUEBLO EN LA INDIA, TURQUÍA, FILIPINAS Y EL PERÚ!.
¡HONOR Y GLORIA A LAS MÁRTIRES QUE HAN DELINEADO EL CAMINO REVOLUCIONARIO EN EL ECUADOR!
¡DESATAR LA FURIA DE LA MUJER COMO FUERZA PODEROZA PARA LA REVOLUCIÓN!
¡VIVA EL MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR DEL ECUADOR!

Sobre el Movimiento Femenino Popular (MFP) del Ecuador ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Movimiento Femenino Popular de Ecuador: El Mundial de fútbol un insulto al pueblo y la razón

*Movimiento Femenino Popular de Ecuador: 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora, oprimida pero rebelde (8 de Marzo 2014)

Anuncios