Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero. El régimen político cubano

Nota – Reproducimos a continuación el artículo “El Régimen Político Cubano”, tercero de la serie titulada “Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero”, aparecido en el órgano de los camaradas de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia Revolución Obrera nº 424, de 15 de marzo de 2015:

CUBA: EL SOCIALISMO FICCIÓN Y EL CAPITALISMO VERDADERO

Dando continuidad a esta serie, luego de analizar  El régimen económico cubano  (Revolución Obrera 422) y En Cuba: Diplomacia burguesa, negocios y mentiras (Revolución Obrera 421), publicamos ahora nuestros puntos sobre el régimen político de la isla:
III. EL RÉGIMEN POLÍTICO CUBANO
Así como en las relaciones sociales de producción, la revolución cubana sólo cambió la forma de la explotación capitalista, igual sucedió con el régimen político de dictadura burguesa. La dictadura de Fulgencio Batista fue reemplazada por la dictadura de los nuevos sectores de la burguesía, en particular por los dirigentes del Movimiento 26 de Julio, que dos años más adelante se unieron con el partido revisionista y pacifista cubano en el Partido Comunista de Cuba, un instrumento en las manos de los imperialistas rusos a través del cual ejercieron la dominación del pueblo cubano.
Los dirigentes cubanos, incluido Ernesto Guevara, tuvieron la posibilidad de deslindar campos con los nuevos zares, ya por aquella época desenmascarados como falsos socialistas y comunistas por el proletariado internacional, encabezado por los partidos de China y Albania, pero no lo hicieron. Tras el pretexto de defender la revolución de la inminente agresión imperialista yanqui, se cobijaron bajo el ala de los también imperialistas rusos.
Tal dependencia, no solo impidió el avance de la revolución en el terreno económico social (capitalismo de Estado disfrazado de socialismo), sino también determinó el carácter del Estado y el sistema de gobierno: la dictadura de una camarilla empotrada en un partido disfrazado de comunista y, más concretamente, la dictadura de los hermanos Castro y sus amigos.
La burocracia privilegiada, común a todos los Estados burgueses quedó incólume, solo cambiaron sus nombres; el ejército profesional permanente, común a todos los Estados burgueses, solo cambió las consignas. La separación del pueblo de la administración del Estado, común a todos los Estados burgueses, no solo se mantuvo sino fue agravado por cuanto los obreros y campesinos fueron privados incluso de la libertad burguesa de criticar a los gobernantes —en los años sesenta y por orientación de los imperialistas rusos, fueron creadas las “Unidades Militares de Ayuda a la Producción – UMAP” también llamados “campos de trabajo” a donde se enviaba a todos los críticos o disidentes, medida reaccionaria que los imperialistas y el trotskismo le achacan a un supuesto stalinismo. En Cuba, como en todos los países capitalistas, las masas se encuentran desarmadas e impotentes para elegir, destituir o remover a los funcionarios del Estado.
Los “Comités de Defensa de la Revolución – CDR”, organismos que se pueden considerar las únicas instituciones democráticas, en el sentido de que allí, por ser organizaciones de las barriadas, participan todos los habitantes y eligen delegados a la “Asamblea Nacional del Poder Popular”, no tienen ningún poder real y cumplen más bien una función policial y de control de la población.
Toda la experiencia del movimiento obrero confirma que la verdadera revolución proletaria no puede dejar en pie la máquina burocrático-militar burguesa: debe destruirla; debe crear un nuevo tipo de Estado sustituyendo el ejército profesional permanente por el pueblo en armas, reemplazando la burocracia estatal privilegiada y separada de la sociedad por organismos de las masas legislativos y ejecutivos al mismo tiempo, donde los funcionarios del Estado sean elegibles y removibles en cualquier momento, y sus salarios no sean superiores al del obrero común. Tal es el rasero por el cual puede medirse el alcance de toda verdadera revolución en cuanto al Estado.
Estos asuntos, sobre el nuevo tipo de Estado necesario para llevar a cabo la completa emancipación de los trabajadores, eran justamente, los problemas que discutía el Movimiento Comunista Internacional en el momento de la revolución cubana. El proletariado ya había sido derrotado en la URSS y era la nueva burguesía, socialista y comunista de palabra pero imperialista de hecho, quien había tomado las riendas de la sociedad y fue esa burguesía quien entró a regir los destinos de la isla en connivencia con los nuevos gobernantes.
Los gobernantes cubanos nunca han sido socialistas ni comunistas, su programa está reducido, al igual que las guerras de liberación nacional dirigidas por la burguesía y la pequeña burguesía, a conquistar la independencia respecto del imperialismo yanqui. Un programa nacionalista, utópico en la era del imperialismo, por cuanto independiente de la voluntad y de los deseos de los hombres, siempre terminará bajo la tutela de uno u otro poder imperialista. Esto estaba ya claro para el movimiento obrero desde la aparición del imperialismo como etapa superior y última del capitalismo: la liberación de los países oprimidos no es posible sin la transformación revolucionaria de la sociedad. Es decir, el problema colonial del imperialismo hace parte de la revolución proletaria mundial, la lucha de los pueblos por su liberación solo puede triunfar si está unida a la lucha del proletariado por la revolución socialista… pero este es el tema de la siguiente entrega.

Otros editoriales y artículos de Revolución Obrera órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia, disponibles en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Editorial – Al respaldo imperialista a la farsa de paz ¡Unir y generalizar la lucha, preparar la Guerra Popular! ( 15 de Marzo 2015)

*8 de Marzo ¡El triunfo de la Revolución Proletaria es inconcebible sin la participación de la mujer! (2 de marzo 2015)

*¿La pacificación propuesta por las FARC a quien sirve? (21 de Febrero 2015)

*En Colombia: pacifismo armado. En la India Guerra Popular (23 Enero 2015)

*¿Qué es la Federación Sindical Mundial (FSM)? (1º  de Agosto 2014)

*Las guerras de rapiña imperialista deben ser enfrentadas con la guerra revolucionaria de masas (21 de agosto 2014)

*Editorial – ¡Contribuir a la unión y generalización de las luchas del pueblo!

*A cien años de la Primera Guerra Mundial imperialista (4 de Julio 2014)

*¡Contra la mentirosa paz de los ricos y la farsa electoral: NO VOTAR, UNIR Y GENERALIZAR LA LUCHA OBRERA Y POPULAR  (8 de Junio 2014)

*A propósito de la muerte de Gabo. Cuando murió hacía mucho tiempo que lo habíamos enterrado

*La Comuna de París: Primer Estado proletario (14 de Marzo 2014)

*La emancipación de la mujer exige su participación en la construcción del Partido (28 de Febrero 2014)

*Editorial – Paz y elecciones: Dos grandes farsas de los explotadores (17 de Febrero 2014) 

Anuncios