¡Luchar por la libertad del Camarada Ajith! Declaración del Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán)


El Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India nos ha remitido un comunicado del Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán) sobre la reciente detención del Camarada Ajith y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:
DECLARACIÓN DEL COMITÉ DE APOYO A LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA (AFGANISTÁN) SOBRE LA DETENCIÓN DEL CAMARADA AJITH
LUCHAR POR LA LIBERTAD DEL CAMARADA AJITH
El Estado reaccionario indio bajo la dirección del gobierno fascista hindú liderado por Modi ha añadido un nuevo crimen a su larga lista de crímenes contra la humanidad. El 9 de Mayo de este año el denominado “Escuadrón Antiterrorista” de la India asaltó un hospital en Pune, Estado de Maharashtra, y detuvo al anciano intelectual revolucionario, activista político y destacado pensador de la izquierda revolucionaria, Camarada Ajith, por el crimen de pertenecer al Partido Comunista de la India (Maoísta) y dedicar toda su vida a la lucha contra la opresión de clase, casta, género, nacional e imperialista, y por la revolución y la justicia social.
¡Sí, camaradas! El crimen de Ajith es dedicar más de dos décadas de su vida a la lucha implacable contra el sistema brutal y reaccionario que explota, oprime, aplasta y chupa la sangre de millones de parias de la tierra. Un sistema que es directamente responsable de la muerte diaria de 6.000 niños debido al hambre, la pobreza y enfermedades evitables. Un sistema que desplaza a decenas de millones de personas de su hábitat y destruye su medio de vida con el fin de extraer beneficios parta las corporaciones multinacionales.
¡Sí! El crimen del Camarada Ajith ha sido pensar, imaginar y luchar por un mundo mejor, en el que todas estas atrocidades se conviertan en historia. Pero para el Estado reaccionario indio, que afirman sin pudor ser la “democracia más grande” del mundo, esto es un crimen. Esto ilustra el hecho que en una sociedad asimétrica dividida sobre la base de clases, castas y género, la democracia para todos los pueblos es una farsa y una fachada para encubrir la abominable realidad del sistema de opresión y explotación. En realidad esta gran democracia no es sino una máquina política de violencia y represión para reforzar la hegemonía de la monstruosa burguesía compradora y la parásita clase feudal.
El Camarada Ajith es un ideólogo del PCI (Maoísta), que actualmente dirige una guerra popular revolucionaria para demoler el sistema de opresión y explotación semifeudal, capitalista e imperialista. El camarada ha dedicado más de cuatro décadas de su vida a esta causa. Fue secretario del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) NAXALBARI, que se unió con el PCI (Maoísta) el 1 de Mayo de 2014.
El camarada es un infatigable activista y teórico revolucionario. Ha escrito varios libros sobre teoría revolucionaria y asuntos relacionados con el tema de clase y casta en la India. El Movimiento Comunista Internacional le debe mucho. Fue editor de la revista revolucionaria internacional Un Mundo que Ganar. Tras el colapso del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el camarada dedicó su labor intelectual a la lucha contra el neorrevisionismo que fue responsable para la liquidación del MRI. Un extenso ensayo del camarada Ajith, Contra el Avakianismo, fue traducido a varios idiomas, incluido el Farsi-Dari.
El 9 de Mayo de este año el camarada fue detenido en un hospital por las fuerzas represivas del Estado fascista indio, cuando el camarada estaba sometiéndose a un tratamiento de cirugía de bypass. El Camarada Hamza Ismail fue también detenido mientras auxiliaba y atendía a su anciano camarada. No permitamos que el Estado reaccionario indio se libre de este crimen.
El Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán) llama a todas las personas y organizaciones políticas y por la justicia social, revolucionarias y progresistas, y a las masas revolucionarias a luchar, resistir y denunciar los crímenes del Estado reaccionario indio; defender al Camarada Ajith y al Camarada Ismail, y hacer presión sobre el Estado indio para permitir al Camarada Ajith que reciba la asistencia médica que necesita, y exigir su inmediata libertad.
Que no quede piedra alguna sin remover en solidaridad con la guerra popular revolucionaria y las masas combatientes de la India y por la libertad del Camarada Ajith.
¡Viva la guerra popular revolucionaria en la India!
¡Viva las masas revolucionarias indias!
¡Viva el Camarada Ajith!
¡Abajo el Estado reaccionario indio!
¡Abajo el fascismo hindú del BJP!
Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán)
27 de Mayo de 2015

Otras recientes informaciones sobre la India en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*El régimen fascista hinduista de Modi desata otra ola de represión de Estado y guerra contra el pueblo. Respondamos intensificando la contrainformación, la denuncia y la solidaridad internacional e internacionalista. Comunicado del CIAGPI (20 de Mayo 2015)

*Noticias de la India (18 de Mayo 2015)

*India: El  PCI (Maoísta) denuncia que el Gobierno indio trata de relanzar los grupos paramilitares como “Salwa Judum” (8 de Mayo 2015)

*India: Comunicado del Comité Zonal Especial de Dandakaranya del PCI (Maoísta) llama a boicotear la próxima visita del primer sirviente de la burguesía burocrática compradora y las multinacionales Narendra Modi a Chhattisgargh (3 de Mayo 2015)

*A qué se refiere el ministro Garcia-Margallo cuando habla de “hermosa amistad”entrre la burguesía española y el régimen reaccionario indio de Narendra Modi (2 de Mayo 2015)

*India: ¡El preso político Dr G N Saibaba en huelga de hambre desde el sábado 11 de abril de 2015! (15 de Abril 2015)

*India: Al menos 7 policías muertos en una emboscada de la guerrilla maoísta (12 de abril 2015)

* La verdad de una guerra popular y las mentiras de los gobernantes – Editorial de “People´s March” (La Marcha del Pueblo) – Voz de la Revolución India, nº 3, Enero-Marzo de 2015

 

¡Viva la obra “Sobre la Nueva Democracia” de Mao Tsetung (en conmemoración del 75º aniversario) y camino de la Revolución de Nueva Democracia! – Por Harsh Thakor

Nota: En Enero de 2015 se cumplieron 75 años de la aparición de la histórica obra de Mao Tsetung Sobre la Nueva Democracia que viera la luz en Enero de 1940.
Es esta una obra capital de Mao Tsetung escrita durante la guerra antijaponesa para establecer si la revolución en China era de naturaleza democrático-burguesa o socialista. “Por revolución de nueva democracia –escribía Mao- se entiende una revolución antiimperialista y antifeudal de las grandes masas populares bajo la dirección del proletariado. Sólo a través de una revolución semejante puede la sociedad china avanzar hasta el socialismo; no hay otro camino”.
Como señalara correctamente en marzo de 1984 la Declaración del hoy desaparecido Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI): “(…) La teoría desarrollada por Mao Tsetung en los largos años de la guerra revolucionaria en China sigue siendo el punto de referencia para elaborar la estrategia y tácticas revolucionarias en los países coloniales, semi (o neo) coloniales.
En países de este tipo, el blanco de la revolución es el imperialismo extranjero y la burguesía burocrática-compradora y los feudales, que son las clases íntimamente ligadas al imperialismo y dependientes de él. En estos países, la revolución debe pasar por dos etapas: primero la revolución de nueva democracia que conduce directamente a la segunda etapa, la revolución socialista. El carácter, el blanco y las tareas de la primera etapa de la revolución le permiten y exigen al proletariado formar un amplio frente unido de todas las clases y capas que puedan ser ganadas para apoyar el programa de nueva democracia.
(…) La clave para realizar una revolución de nueva democracia está en el papel independiente del proletariado y su capacidad, mediante el partido marxista-leninista-maoísta, de establecer su hegemonía en la lucha revolucionaria. (…)”
En la actualidad, partidos maoístas como el Partido Comunista de la India (Maoísta) o el Partido Comunista de Filipinas llevan a cabo revoluciones de nueva democracia en sus respectivos países dadas las condiciones económicas, políticas y sociales que allí prevalecen.
Y hoy, como ocurriera hace años, los revisionistas de todo tipo atacan las grandes contribuciones de Mao Tsetung al marxismo-leninismo y niegan que éstas, en los campos de la filosofía, la economía política y el socialismo científico, hayan permitido al marxismo-leninismo dar un nuevo salto hasta alcanzar una nueva etapa, el marxismo-leninismo-maoísmo. El objetivo de los revisionistas no es otro que tratar de impedir al proletariado, a la juventud revolucionaria y a las masas populares de que asuman y hagan suya la ciencia de la revolución, la ideología marxista-leninista-maoísta, la única ideología liberadora, la única capaz de acabar con el sistema capitalista y llegar al socialismo y al comunismo.
Para que el movimiento revolucionario se desarrolle en una dirección correcta, tanto en los países coloniales, semi (o neo) coloniales así como en los países imperialistas –como es el caso de España- es necesario que los marxistas-leninistas-maoístas continúen y redoblen la lucha contra los revisionistas de todo tipo y defiendan la obra de Mao Tsetung.
En esta labor, es importante la aparición del reciente y muy esclarecedor artículo “¡VIVA LA OBRA “SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA” DE MAO TSETUNG (EN CONMEMORACIÒN DEL 75º ANIVERSARIO) Y CAMINO DE LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!” de Harsh Thakor, historiador y simpatizante del maoísmo, sobre el carácter semifeudal y semicolonial de la sociedad india y cómo solo con el triunfo de la Revolución de Nueva Democracia la India podrá cambiar. Fue publicado en el blog de los camaradas británicos de Democracy and Class Struggle el cual reproducimos a continuación y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

¡VIVA LA OBRA “SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA” DE MAO TSETUNG (EN CONMEMORACIÒN DEL 75º ANIVERSARIO) Y CAMINO DE LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!
Por Harsh Thakor
Este mes conmemoramos los 75 años desde que el Camarada Mao Tsetung innovó y escribió su tesis sobre la Nueva Democracia.
Es uno de los análisis más significativos e importantes en la historia del Movimiento Comunista y una obligación de leer para los cuadros revolucionarios.
Debemos aprender cómo Mao obtuvo sus formulaciones y cómo él y el Partido Comunista comunicaron la formula a las masas. Fue un testimonio al genio creativo del Camarada Mao y una maestría de las condiciones prevalecientes durante la Guerra Antijaponesa.
Dos de las partes más importantes son como refuta a aquellos recalcitrantes y `practicantes de la fraseología de “izquierda” ´ que le critican por, según ellos, traicionar el camino socialista.
Este ensayo plantó las semillas de la línea revolucionaria para los países semicoloniales. Mao rehusó iniciar ciegamente el camino ruso de la Revolución Socialista.
Hoy en el mundo varios cuadros se ven barridos con la ola regresiva de la ideología de la Nueva Izquierda, el trotskismo, el guevarismo, el revisionismo avakianista de la Nueva Síntesis , el Nuevo Socialismo o el tercermundismo.
Las gloriosas últimas luchas maoístas dirigidas por el Partido Comunista del Perú desde 1980 a 1992, por el Partido Comunista de Filipinas a lo largo de los últimos 45 años y la del Partido Comunista de la India (Maoísta) en la India actual o la anterior lucha de Telangana previamente se basan en los fundamentos de las tesis de Mao.
La reciente capitulación en Nepal se ha debido a la incapacidad de comprender adecuadamente el concepto de la Nueva Democracia.
Esta misma tesis fue elaborada dentro de la Línea General del Partido Comunista de China en 1963. Hace 75 años, en Diciembre de 1939, Mao difundió por vez primera el concepto de la Revolución de Nueva Democracia que desarrolló apropiadamente en Enero de 1940.
La histórica lucha armada de Telangana de 1946-1951 y la lucha armada de Naxalbari se basaron en la línea de la Revolución de Nueva Democracia. La lucha de Telangana identificó correctamente a los campesinos ricos y medios como posibles aliados y a la burguesía nacional como una amiga a diferencia de Charu Mazumdar en la lucha de Naxalbari.
Todos los grupos en el campo revolucionario en la India dominaron la polémica de la Nueva Democracia, en particular el PCI (M-L) Grupo Guerra Popular, el Centro Comunista Maoísta y el PCI (M-L) Unidad del Partido.
Este concepto mismo fue apoyado por legendarios camaradas mártires como Charu Mazumdar, Kanhai Chaterjee, Kondappali Seethamiah, Chandra Pull a Reddy, T. Naga Reddy, DV Rao, Harbhajan Sohi, Azad o Kishenji. La tesis de Mao sobre la Revolución de Nueva Democracia ya no la consideran válidas fuerzas como el sector dirigido por el camarada Ramnath denominado Liga Comunista de la India que llama al camino socialista como la línea para la Revolución india calificando al conjunto de la burguesía india como compradora.
El auténtico capitalismo se ha desarrollado enormemente y los tentáculos de la globalización han incrementado la involucración del imperialismo pero las relaciones semifeudales aún prevalecen en la agricultura.
Incluso intelectuales progresistas como Bernard d´Mellow están influidos por la tesis de la India transformándose en capitalista y rechazan la alianza de los cuatro bloques.
Es cierto que no tenemos el mismo modelo que la China prerrevolucionaria pero la formulación de la Nueva Democracia de Mao sigue siendo la columna vertebral para las revoluciones en los países del tercer mundo y una espina en la carne de revisionistas y trotskistas. Por supuesto, como el Camarada Mao, no debemos ser nunca mecánicos.
Para los camaradas indios la lucha armada de Telangana es el mejor ejemplo.
En los años 90 organizaciones de masas como la Unión de Estudiantes Radicales de Andhra Pradesh o la Liga de la Juventud Radical llevaron a cabo seminarios sobre cómo la Revolución de Nueva Democracia era todavía aplicable.
El trabajo más valioso para promover abiertamente la ideología de la Nueva Democracia lo realizaron grupos como la Asociación de Escritores Revolucionarios (R.W.A.), Jana Natya Manali Unión de Estudiantes Revolucionarios, Krantikari Budhijibi Sangh, Krantikari Sanskritik Sangh, etc.
Debemos mucho a los escritores de Virasam (R.W.A.) como el poeta Sri Sri por desarrollar escritos culturales de Nueva Democracia, y las compañías culturales de Jana Natya Mandail dirigida por el Camarada Gaddar que creó artes y canciones de `Nueva Democracia´ . Los grupos que abandonaron el auténtico campo revolucionario en la India abrazando el parlamentarismo fracasaron en comprender la tesis de la “Nueva Democracia” definiendo a la India como una neocolonia.
Recomiendo a todos los lectores que lean los trabajos de PS Sundaraya y Chandra Pulla Reddy sobre la lucha armada de Telangana de 1946-1951 que explica magníficamente la alianza de los cuatro bloques. En el 75º aniversario de este histórico escrito, celebremos al Camarada Mao.
En la actualidad existe un fuerte grupo de presión que afirma o bien que la India es un país capitalista o una neocolonia. El PCI (ML) Bandera Roja rechaza la tesis de Mao de la Guerra Popular Prolongada y lo mismo hacen las facciones de la Liga Comunista de la India.
Debemos elogiar a intelectuales como el reciente R.S. Rao que defendió la caracterización de la India como semifeudal y semicolonial. Cualquier salto importante que ha realizado el Movimiento Comunista indio se debe a su comprensión de que la India no es una sociedad capitalista plenamente desarrollada.
El autor ha visitado el Punjab recientemente y descubierto el monopolio de los prestamistas respecto de los trabajadores agrícolas pobres y la expropiación de tierras en los tribunales a los campesinos pobres que venden sus tierras diez veces menos que la tasa de su valor actual. Lamentablemente carecemos de un frente de intelectuales que puedan combatir esta tesis propugnada por los intelectuales que califican a la India como capitalista. En la reciente movilización de los obreros de Maruti Suzuki, los obreros necesitaron el apoyo del campesinado para apoyar sus acciones.
Demostraron sus lazos culturales con el campesinado en las aldeas. No hay duda que ha habido un desarrollo capitalista significativo, pero, tras perder sus empleos, los obreros de Maruti volvieron a sus tierras en las aldeas (el autor agradece a GN Saibaba por esta información).
Es verdad que disponemos de mucha más maquinaria que en China en los años 40 y una infraestructura urbana mucho más desarrollada, pero son todavía los grandes terratenientes quienes tienen el poder negociador y el dictado del precio de los productos en el mercado. Existe un gran nexo políticos-terratenientes con muchos de los grandes terratenientes que aún existen. En una sociedad capitalista plenamente desarrollada, la apropiación de tierras por las empresas tal y como viene ocurriendo en la India, no ocurriría ni tendría un impacto tan cruel el de los comisionistas en el Punjab. No hay duda de que ha habido cambios significativos con la globalización y una mayor embestida del imperialismo que ha combinado como nunca anteriormente un ataque unido con el feudalismo.
Irónicamente cuántos obreros industriales han sido despedidos de sus empleos y regresado a las aldeas para cultivar sus tierras.
Citando al Profesor R.S. Rao: “En el contexto indio, no es sólo la falta de un proceso democrático y las correspondientes instituciones sino el uso del capital de los procesos e instituciones precapitalistas como la religión, casta, región, jerarquía, los que merecen se preste atención…No es cuestión que sea necesario la designación de inspectores de fábrica sino que deben estar por encima de las consideraciones de casta… El capital, cuando libera trabajo, concede anonimato al trabajo. Pero el capital en el contexto indio arrebata el anonimato y coloca las etiquetas de religión, casta y credo. El proceso resultante es la división entre la clase obrera y la división entre los campesinos pobres y trabajadores agrícolas, sobre una base económica adicional… El capital existe sin su correspondiente superestructura. Por tanto tenemos capital sin capitalismo.” (Ibid, p. 89).
Tras un extenso estudio de los datos generados por las Encuestas de Gestión Agraria y revisando los debates entre economistas sobre la extensión y naturaleza del desarrollo capitalista en la agricultura india, R.S. Rao ha llegado a la conclusión que había un amplio sector no capitalista en el que la productividad y la inversión parecían tener una relación inversa al tamaño del holding –así cuanto más grande el holding más pequeño su eficacia y acumulación.
Esto él lo atribuyó a la relación agraria feudal.
Por otro lado el sector capitalista identificado, no sobre el tamaño del holding sino a través del criterio del alquiler de trabajo, rompió esta relación inversa entre el tamaño del holding y la productividad capitalista. “Dado un alto nivel de producción de mercancías que conduce a una posición dominante del capitalismo en la agricultura, la relación inversa abre camino a una relación positiva. Además se observó que en una aldea así el proceso de diferenciación alcanza un alto nivel. Lo anterior sugiere claramente la existencia y más aún el rendimiento explotador del capitalismo en la agricultura india.” (Ibid, p. 54).
Citando a Jaswantha Rao del T.N. Reddy Memorial Trust:
“1. El camarada T. Nagi Reddy explicó en su declaración “India Hipotecada”, que el Gobierno de la burguesía y los terratenientes ha tomado el camino de la transformación gradual de los latifundios de los terratenientes en economía burguesa, con todos sus planes para el suministro de semillas, fertilizantes, uso de pesticidas, mecanización de la agricultura, extensa canalización de préstamos estatales a la economía terrateniente con la ayuda de inmensas ayudas por parte del sector financiero internacional.. Como Lenin ha explicado, ésta evolución a la economía burguesa-junker-terrateniente…. condena a los campesinos a décadas de la más terrible expropiación y esclavitud.”
Explicó además que “esto es de lo que estamos siendo testigos en nuestro país hoy. El dolor insoportable que sufre actualmente la economía rural –la expulsión forzosa de los pequeños campesinos y arrendatarios, el crecimiento de la concentración de tierras, el aumento en el número del trabajo agrícola, la creciente hegemonía de las castas superiores sobre las castas inferiores –son todos síntomas de esta creciente enfermedad”. Llamó a los comunistas revolucionarios a oponerse firmemente a esta transformación del latifundismo feudal apoyando al campesinado combatiente para la liquidación completa del latifundismo feudal.
Los acontecimientos de décadas posteriores demostraron que el camarada TN estaba en lo cierto.
Durante este periodo, la base industrial de la sociedad india se había ampliado a través de la adopción del sector público como el líder. Tal y como observó claramente Marx en sus escritos , una vez que las relaciones capitalistas fueron introducidas en un país que cuenta con todo el potencial para desarrollarse como un país capitalista, nada puede impedir la reproducción de estas relaciones capitalistas. Esto dio lugar a la burguesía nacional principalmente en la forma de una industria a pequeña escala. Pero el imperialismo con su dominio estrangulador sobre el Estado indio había, o bien destruido estas crecientes relaciones capitalistas por medio de la competencia desigual, o adoptándolas para servir a sus intereses monopolistas.
Se pueden citar aquí numerosas instancias de cómo el imperialismo amalgamó las industrias autóctonas o las destruyó. Es suficiente decir que, como resultado, la burguesía nacional india no logró crecer por encima de determinadas etapas y hacerlo valer en términos de sus intereses de clase. De esta forma, las emergentes relaciones capitalistas en el sector industrial siempre se mantuvieron en una profunda crisis, viviendo a merced de la gran burguesía india y del imperialismo.
De otro lado, la gran burguesía continúa siendo compradora en su naturaleza por medio de innumerables acuerdos en la forma de operaciones empresariales conjuntas y colaboraciones técnicas y financieras. Incluso aunque el valor de los activos e inversiones por parte de la gran burguesía creció espectacularmente, su dependencia del imperialismo también creció proporcionalmente.
En la primera mitad de la década de los 80, la economía india tuvo que enfrentarse a una grave crisis general y las clases dominantes indias recurrieron al imperialismo para superar la crisis. Las instituciones financieras imperialistas –el Banco Mundial y el FMI-.comenzaron dictando la reestructuración de la economía india a fin de aumentar enormemente el saqueo imperialista. El préstamo obtenido del FMI fue devuelto por el Gobierno de Indira Ghandi no porque la economía india hubiese cambiado sino gracias a las remesas efectuadas por los trabajadores indios trabajando en los países del Golfo. Mientras que esto fue presentado a bombo y platillo como el éxito de las políticas que fueron implementadas, la crisis forzó al Gobierno indio a postrarse ante los amos imperialistas y el Gobierno de PV Narasimha Rao se embarcó en nuevas políticas económicas diseñadas y dictadas por el imperialismo.
Las Nuevas Políticas Económicas convirtieron a la agricultura en una actividad económicamente inviable para los campesinos pobres y medios. Algunas de estas medidas están incrementando las tarifas de electricidad, fertilizantes y agua para riego. El efecto de este paquete de políticas fue sentido inmediatamente por las amplias masas campesinas. El profundo malestar se expresó en forma de suicidios por parte de los campesinos. La profundidad y extensión de la crisis se pueden apreciar por el hecho mismo de que el número total de suicidios por parte de campesinos sobrepasó los 150.000 en el espacio de ocho años.
Pese a ello, las clases dominantes indias y sus representantes políticos no se desanimaron en promover las políticas dictadas por el imperialismo y comenzaron a exhortar las virtudes de la implementación de la segunda fase de las reformas económicas, particularmente en la agricultura, segunda fase de la revolución verde. Esto demuestra que fue una política deliberada y no una aberración. El objetivo de esta estrategia era implementar una política establecida que convierta la agricultura india en un apéndice de la economía imperialista.
La agricultura india producirá para satisfacer las necesidades comerciales de las compañías multinacionales agroindustriales y no para satisfacer las necesidades del pueblo indio. Pauperizando a los campesinos pobres y medios a través de los instrumentos económicos, las clases dominantes tratan de empujar a los campesinos a contactar y/o a la agricultura empresarial que en la práctica degrada al campesino a ser un productor atado o a la supervisión de los cultivos agrarios por parte de las empresas multinacionales.
La consigna de cultivo intensivo y mecanización de la agricultura que condujo a la revolución verde y al país a una crisis insoluble, continúa estando presente en el campo a lo que hay que añadir las semillas genéticamente modificadas que están diseñadas para perpetuar la dependencia de la producción agrícola respecto de las compañías multinacionales para el uso inevitable de materias. Así la penetración del capital imperialista en la agricultura se producirá con toda la fuerza.
El efecto de estas políticas ha conducido a la concentración de la tierra en manos de sectores de nuevos ricos que han amasado riqueza con la captación de fondos públicos. Esta concentración no es propia de la naturaleza de las relaciones capitalistas. La tierra está cada vez más siendo arrendada a los campesinos con un alquiler exorbitante, que no es más que una coerción económica añadida porque, de lo contrario, la tierra no está disponible al campesino que no tenía otro modo de empleo. El creciente número de arrendamientos agropecuarios indica esto.
Sí, la forma de explotación feudal cambió, pero no el contenido. Las amplias masas de campesinos (incluyendo jornaleros sin tierra y campesinos pobres y medios) fueron forzados a someterse a la explotación siendo privados del medio de producción, es decir, la tierra. Durante las últimas cuatro décadas, con la penetración del capital imperialista, las masas campesinas sufren el peso de la tarea adicional de calmar la sed de los tiburones imperialistas.
Por tanto, el sector agrícola ha sido testigo de muchos cambios, pero sigue padeciendo las formas feudales de explotación y saqueo imperialista. La intensidad de la explotación aumentó ampliamente frenando cualquier progreso de parte de la sociedad india hacia un capitalismo independiente y las clases dominantes indias, junto con el imperialismo, están manteniendo el status quo para salvaguardar su dominio. Así pues, la sociedad india continúa siendo semifeudal en su naturaleza
Las nuevas políticas económicas que están siendo implementadas como parte de la estrategia de globalización del imperialismo han provocado grandes cambios en el sector industrial. Buscando los máximos beneficios, el imperialismo engulló al sector industrial en la India remplazando frecuentemente a la gran burguesía india. Los sectores básicos, como el siderúrgico, carbón, metales no férreos y generación de energía fueron a parar a manos de capitalistas monopolistas extranjeros.
Incluso el sector de servicios de telecomunicaciones fue adquirido por empresas multinacionales de telecomunicaciones y la BSNL [empresa india de servicios de telefonía móvil] está en venta. Los proyectos de infraestructura más publicitados que se están llevando a cabo están todos en manos de empresas extranjeras bajo el nombre de empresas conjuntas. El capital extranjero ha ocupado una posición dominante en la economía india. La India se ha convertido en un alegre terreno de caza para todos los imperialistas para saquear sus recursos naturales, el trabajo humano y los recursos financieros a cualquier precio. Todos los países imperialistas están compitiendo entre sí para incrementar su dominio de nuestra economía.
La gran burguesía india ha crecido; sus bienes aumentaron en cifras astronómicas; sus industrias crecieron en número. Cuando hacemos una disección de todas y cada una de las inversiones efectuadas por la gran burguesía, encontramos que están ligadas al capital extranjero por medio de innumerables hilos, como por ejemplo colaboraciones financieras, técnicas y empresariales. Y el capital extranjero ha tenido la última palabra para dirigir la industria. La gran burguesía se presenta a sí misma como una entidad corporativa, pero de hecho casi todas las empresas burguesas funcionan como compañías privadas limitadas en la forma de la familia unánime hindú; y de esta forma no son responsables en modo alguno ante la sociedad, incluso no se les pide que hagan públicos sus beneficios.
Pese al aparente crecimiento, el crecimiento de la gran burguesía india se encuentra atrofiado debido a su naturaleza compradora y su dependencia del imperialismo para su supervivencia.
El aumento del dominio imperialista sobre la sociedad india denota que continúa siendo semicolonial en su naturaleza.
Los aparentes cambios de los que hemos sido testigos durante las últimas cuatro décadas han entrado en vigor para satisfacer las necesidades explotadoras cambiantes del imperialismo y la gran burguesía india. Y de esta manera no han pretendido cambiar su status como semicolonia.
Por tanto, la India continúa siendo una sociedad semifeudal y semicolonial.
A menos que, y hasta que no se implemente la Redistribución Revolucionaria de la Tierra sobre la base de LA TIERRA PARA EL QUE LA TRABAJA, las relaciones feudales y su existencia no desaparecerán.
A menos que, y hasta que no sea expulsado el capital imperialista del país junto con sus aliados, la sociedad india no progresará un milímetro. El imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático comprador son impedimentos decisivos para el progreso de la sociedad india hacia una sociedad democrática, independiente y autosuficiente.
Sólo el éxito de la Revolución de Nueva Democracia garantizará dicha transformación. Es el deber de los comunistas revolucionarios empeñarse en construir el partido unificado que dote de dirección a las luchas revolucionarias del pueblo indio.

Importante documento del Movimiento Comunista Maoísta (MCM) de Túnez: Daech, un instrumento en manos del imperialismo y la reacción

 

Nota- Reproducimos a continuación un reciente e importante documento de los camaradas del Movimiento Comunista Maoísta (MCM) de Túnez que hemos extraído del blog Maoist Road – La Vía Maoísta y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

De los camaradas maoístas de Túnez:
DAECH UN INSTRUMENTO EN MANOS DEL IMPERIALISMO Y LA REACCIÓN

Introducción
Los espontáneos alzamientos árabes sorprendieron al campo imperialista y amenazaron el orden establecido. Esa es la razón por la cual los reaccionarios árabes, de Europa y Estados Unidos enviaron a sus agentes para tratar de suprimir “la chispa que podía incendiar la pradera”. Su salida fácil fue la asamblea constituyente en Túnez y Egipto para calmar la situación y obtener un margen de maniobra, la intervención directa de la OTAN en Libia. Pero, dado que las reclamaciones y alzamientos populares persistieron aquí y allá, el imperialismo optó por la táctica del “caos constructivo”. Así es como, tras la elección de la asamblea constituyente, los Hermanos Musulmanes entraron en la arena política apoyados desde todos los frentes por los reaccionarios árabes, EE.UU. y Europa. Era la única alternativa para el imperialismo a fin de calmar la situación y ganar tiempo a expensas de los alzamientos populares, mientras la Hermandad Musulmana estaba más organizada y dependía del apoyo de los Estados del Golfo y el conjunto de imperialismo, mientras las fuerzas revolucionarias eran aún débiles, desgarradas por conflictos y diferencias internas, incapaces de dirigir el movimiento popular. Igualmente, el campo quedaba abierto a las fuerzas reaccionarias que lograron reorganizarse en Túnez y Egipto y los Hermanos Musulmanes, con sus variaciones, presentarse a sí mismos como una alternativa, listos para cumplir las políticas del FMI y el Banco Mundial.
Desde la caída del Shah en Irán y el ascenso de Jomeini, los Hermanos Musulmanes, de cualquier confesión, se han convertido en una carta en manos del imperialismo y la reacción para contrarrestar a “la izquierda” en general y oponerse a cualquier, incluso mínimo, cambio democrático.
En los años 80, Sadat legaliza a los “Hermanos Musulmanes” en Egipto. Contaron incluso con representación parlamentaria –posteriormente pagó esto con su vida- para hacer frente a la protesta contra los Acuerdos de Camp David con la entidad sionista. En Túnez, el primer ministro Mzali recompensó a los “Hermanos” con el periódico “el Maarifa” (Conocimiento). EE.UU. y Arabia Saudí respaldaron a Al Qaeda y Bin Laden para combatir a los socialimperialistas rusos en Afganistán. Arabia Saudí apoyó también a los “hermanos” en Argelia, en una época de elecciones, financiando la propaganda de Wahhabi y las ideas salafistas. Sus libros amarillos baratos inundaron el mercado, por no mencionar las cadenas de televisión y radio desde donde convocaron a la yihad y al establecimiento de la Sharía. Por otro parte, Irán propaga la obediencia chiita y agudiza la rivalidad suní-chiita, agitando el comunalismo y las guerras sectarias para desviar la lucha popular de la liberación y el socialismo.

1.Daech, ¿a quién beneficia?
a) Quien es el Daech
Hay que retrotraerse al año 2006 cuando Al-Qaeda, junto con otros cinco grupos yihadistas, crearon el Irak el Consejo de los Muyahidines, que proclamaron el Estado Islámico de Irak (EII). El 9 de abril de 2013, se convirtió en Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL) y el 29 de junio de 2014 anunció la restauración del califato en los territorios bajo su control y Abu Baker Al-Baghdadi se autoproclamó califa. Daech (abreviatura árabe del ISIL) cubre ahora la mayor parte de Siria y casi las dos terceras partes del norte de Irak. Declaró la guerra a los suniés, en contra de las políticas comunales de Maliki (irakí, chhita) y Assad (alawí, rito chiita).
Hilary Clinton admitió que el Daech es una creación norteamericana. Snowden describe al movimiento como un mero producto de la CIA y el Mossad. Él afirmó que los servicios de inteligencia de EE.UU. y Reino Unido y la entidad sionista colaboraron para crear una organización terrorista capaz de atraer a todos los extremistas, una estrategia conocida como “avispero”.
Este movimiento, medieval y criminal, está financiado por los países del Golfo, el núcleo de la reacción, por Turquía, por fondos desviados de recolectas de caridad. Controla pozos de petróleo en Siria y organiza el tráfico de armas y petróleo especialmente con Turquía, que compra combustible barato. El Daech cobra impuestos en las zonas bajo su control (cinco millones de personas en suelo sirio y seis millones de Irak) y practica el robo, secuestros y chantajes. Se dice que ha atesorado en torno a los dos billones de dólares, lo que le convierte en la organización terrorista más rica de la historia.
En cuanto a armamento, según el periódico The New York Times, el 80% de su equipamiento proviene principalmente de EE.UU., China, Rusia y Serbia, y según el Ministro de Defensa francés, el Daech cuenta con 3.000 Humvees [vehículos militares multipropósitos], 50 tanques pesados, 150 tanques ligeros, 60.000 armas ligeras, tres aviones de combate del tipo MIG21 o MIG23, además de arsenal recuperado en Irak y Siria y, últimamente, las armas que supuestamente y por error fueron arrojadas por un avión de EE.UU. para los kurdos.

b) Daech y el plan de “Gran Oriente Medio”
El plan del Gran Oriente Medio, extendiéndose desde Afganistán hasta el Norte de África, busca desmantelar, también militarmente, a todos los Estados que se oponen o son oponentes potenciales a la hegemonía norteamericana con el objetivo de apoderarse de los recursos naturales en la región, principalmente gas y petróleo. El proyecto fue elaborado como borrador por Bush y compañía y seguido por Obama, pese a la retórica oficial sobre “un nuevo comienzo”. A través de guerras, también indirectamente, busca transformar los “Estados canallas” en una multitud de Estados políticamente inestables, fomentando los conflictos étnicos y religiosos.
La escalada del Daech, creado, respaldado, financiado y protegido por Arabia Saudí, Qatar y Turquía en conformidad con EE.UU, proporciona una oportunidad para una nueva intervención estadounidense en la región bajo el pretexto de combatir al Daech. Una coalición de más de 40 países bombardeó las regiones kurdas bajo el pretexto de proteger a los cristianos yazidíes y a la población kurda del genocidio, bajo la aprobación de Turquía, que quiere matar dos pájaros de un tiro (debilitar a los kurdos y deshacerse de Assad). Es el mismo escenario contemplado con Al-Qaeda en Afganistán y las supuestas armas de destrucción masiva en Irak. Washington, que no podía atacar a Assad hace un año, como reacción al uso de armas químicas, aprovechó la oportunidad para acabar con el régimen de Bashar al.Assad y desmantelar Siria en tres regiones: kurda, suní y alauita Este es el plan norteamericano y no ha concluido, pues tiene también como objetivo a Yemen, Libia, Argelia e incluso Arabia Saudí (leal siervo de la Casa Blanca).
En una palabra, el plan del Gran Oriente Medio sueña poseer las riquezas del suelo, el control de los puntos estratégicos y encargar a la entidad sionista la misión de policía de la región y guardián de los intereses norteamericanos. La mente de Washington es: liquidar Irak y Siria, luego Irán y colocarse en una posición fuerte para hacer frente a cualquier rivalidad potencial, ya sea Rusia o China.
Pero los planes del Pentágono desarrollados por Bush hijo, Cheney, Rumsfeld, etc., no se pudieron realizar, dado que, una vez tras otra, el imperialismo fue contenido y forzado a retirarse de los países que supuestamente debían ser conquistados por las feroces luchas populares, incluso si estas luchas no lograron alcanzar la liberación debido a la falta de una dirección revolucionaria.

Conclusión
La nuestra es la era de la liberación nacional y el socialismo. Está determinada por las contradicciones objetivas que ni el imperialismo ni la reacción pueden hacer desaparecer o borrar y todas las luchas en curso están dentro del contexto de estas contradicciones: la contradicción pueblos oprimidos / imperialismo, la contradicción burguesía / proletariado en los países capitalistas (Rusia y China … incluidos) y la contradicción interimperialista y contradicción intermonopolista dentro del mismo país. Por tanto, los planes del campo imperialista no se pueden realizar porque no toman en cuenta el otro polo de la contradicción: el proletariado y los pueblos oprimidos. Éstos últimos han frustrado repetidamente los intentos de los imperialistas por ahogar la lucha nacional y las aspiraciones en pro del socialismo, recuperando ambos éstas luchas (la “Primavera Árabe” es un ejemplo, entre muchos otros) o canalizándolas dentro de las luchas internas de los lacayos locales (Hermanos Musulmanes / liberales en Túnez, Egipto, Libia, etc.).
Los alzamientos árabes, erróneamente denominados “revolución del jazmín” a fin de mitigar su carácter violento y vengador, tuvieron una consigna común: “el pueblo quiere derrocar el sistema”, pero dado que estos alzamientos fueron espontáneos, sin una dirección revolucionaria, lograron derrocar los regímenes, pero el Estado, con todas sus instituciones (Ejército, policía, poder judicial, burocracia) permanecieron y las fuerzas reaccionarias y reformistas (hermanos / liberales) no dejan de hablar sobre la revolución y la necesidad de adaptarla a nuevas condiciones (por ejemplo, unirse al campo de la coexistencia pacífica y la colaboración de clases). De hecho, centenares de excamaradas adoptaron la tesis de la Segunda República en Túnez, negaron el principio de la lucha de clases y se convirtieron en miembros influyentes de la sociedad civil o de la burocracia sindical.
Esta elección reformista está justificada, según ellos, por la necesidad de luchar contra el peligro de islamización de la sociedad, contra EL Nahda, Daech, Ansar al Sharia. Por cierto, varios activistas reformistas en Túnez, votaron a “Nida Tounes” (el anterior partido gubernamental RCD [Reagrupamiento Constitucional Democrático]) como un voto útil contra los “hermanos”.
Pero las fuerzas revolucionarias, y el movimiento marxista-leninista-maoísta en primer lugar, tienen que ir a contracorriente, desenmascarar la polarización que el imperialismo trata de imponer sobre el pueblo alegando: “Tenéis que elegir entre los hermanos y la guerra civil o el antiguo régimen con una cierta variante llamada democracia, fruto de la entrada de los socialdemócratas en el parlamento”.
La tarea de los revolucionarios será difícil. Consiste en:
*  Luchar contra los enemigos abiertos feudal-compradores, que desean mantener al país bajo el dominio imperialista, desenmascarar al movimiento socialdemócrata, que apoyó repetidamente unas veces a los “hermanos” y otras a los “liberales”.
* Trabajar por la unidad del movimiento marxista-leninista-maoísta y revolucionario en general, basado en los avances de más de cuatro décadas (contra el revisionismo –incluido el avakianismo-, el trotskismo, el chovinismo, etc.).
* Movilización de los jóvenes trabajadores y desempleados, abandonados y traicionados por la burocracia sindical y los partidos políticos, dándoles una esperanza en la lucha, dado que muchos están decepcionados viendo que los “hermanos” recogen los frutos de la Intifada, y el viejo régimen regresó pronto.
* Llamar a los campesinos pobres a organizarse y ayudarles a deshacerse de la ideología medieval y fatalista que predica la resignación y la esclavitud.

Túnez, Octubre de 2014
MCM, Túnez

Desencadenar a las masas, entrar al futuro ¡Mao es la clave! – Editorial de “Un Mundo que Ganar” 15/1990

 

UnMundoqueGanar1990-15Nota – Cuando se cumple el 25º aniversario de la caída del muro de Berlín, exponente de la profunda crisis que sacudió a los regímenes falsamente comunistas de Europa Oriental y el hundimiento del revisionismo contemporáneo del tipo que existía en la URSS en aquellos momentos, reproducimos un amplio extracto del Editorial “Desencadenar a las masas, entrar al futuro ¡Mao es la clave” publicado en la hoy desaparecida revista marxista-leninista-maoísta “Un Mundo que Ganar”, nº 15/1990, y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos transcrito para nuestro blog:

Hundimiento del revisionismo en el Este
DESENCADENAR A LAS MASAS, ENTRAR AL FUTURO –
¡MAO ES LA CLAVE!
La década de los 90 se ha iniciado con una serie de acontecimientos de estremecedoras proporciones: el hundimiento de los regímenes anteriormente existentes en Europa Oriental y el abandono casi completo de todo rastro de Marxismo-Leninismo por parte de los gobernantes soviéticos y de Europa del Este. Para los maoístas, que han sido los adversarios decididos de estos regímenes durante las últimas tres décadas, esta evolución es bienvenida. La existencia de estos horribles regímenes que se disfrazaban de “proletarios” y “socialistas” ha sido durante mucho tiempo una carga para los verdaderos revolucionarios. Es mejor que estos revisionistas muestren abiertamente su verdadera faz y no que continúen amparando sus crímenes bajo el nombre de nuestra ideología.
(…) Los enemigos revisionistas de los comunistas revolucionarios no sólo son débiles en los países donde han tenido el poder: todo el movimiento revisionista pro-soviético mundial se ha estremecido y desorientado profundamente por los acontecimientos del otoño del 89 e invierno del 90.
Pero aunque parte de enemigo está desorganizado, otra parte, las clases dominantes de los estados imperialistas occidentales son engreídas y arrogantes. Estos bandidos reaccionarios están tratando de utilizar los problemas de las bandas rivales del Este para proclamar la victoria final del capitalismo, el mercado y la “democracia” sobre lo que continúan motejando de “comunismo” o “estalinismo”.
(…) Nuestra mejor arma para entender la situación actual y combatir al enemigo son las enseñanzas de Mao Tsetung sobre la naturaleza de la sociedad socialista, la lucha de clases en el socialismo, y el peligro de restauración capitalista como la que tuvo lugar en la Unión Soviética y los países de Europa del Este tras la muerte de Stalin, y que Mao analizó.
Mao no sólo entendió el socialismo desde el punto de vista teórico, sino que dirigió a las amplias masas en la construcción del socialismo y en el desarrollo de la Gran Revolución Cultural Proletaria, un movimiento de masas sin precedentes con el objetivo de derribar a los altos cargos del Partido Comunista que, como sus semejantes de la Unión Soviética y Europa Oriental, estaban convirtiendo la propiedad pública socialista en una mera fachada que ocultaba su expropiación privada, cuya esencia era la misma que la de todos los demás explotadores capitalistas. En Europa Oriental se ha utilizado fraseología comunista para encubrir la desigualdad y la explotación existentes. (…) A diferencia de muchos revisionistas, no hemos de sorprendernos ni impresionarnos porque las masas en estos países enarbolen pancartas anticomunistas, ya que la palabra “comunismo” se ha empleado para justificar toda la explotación, desigualdad y reacción de esos regímenes. Como tan enérgicamente señaló Mao al hablar de los seguidores del camino capitalista en China, “es justo rebelarse contra los reaccionarios”. Nos incumbe a nosotros, los auténticos comunistas revolucionarios, los maoístas, quitarles la máscara “roja” a estos reaccionarios y mostrarle a todo el mundo su horrible cara capitalista.
Lo más importante a entender de los regímenes desacreditados del Este no son principalmente sus diferencias ideológicas y gubernamentales con el Oeste, sino la esencia de clase de estos regímenes que es la misma del Occidente capitalista.
1) Una pequeña minoría de la sociedad controla (y de hecho, posee) los medios de producción a través de su control del aparato del Estado.
2) Esta minoría actúa como clase en todos los aspectos. Miles de lazos visibles e invisibles, secretos y abiertos, ligan a los políticos de la dirección del partido, directores de fábricas, escuelas y hospitales, figuras destacadas de los medios de comunicación y del campo cultural. Además, esta clase se perpetúa del mismo modo que la burguesía occidental, legando su riqueza y su poder a sus hijos.
3) Esta clase dominante utiliza a la policía, al ejército, los tribunales y las cárceles para ejercer una dictadura enmascarada sobre la mayoría de la sociedad y aplastar con saña a quien se oponga a ello.
4) Los obreros están reducidos a la condición de esclavos asalariados; no controlan los asuntos de Estado ni tienen voz en el funcionamiento de sus fábricas y empresas. Su tarea es callar y trabajar duro, y recibir a cambio su paga.
5) La producción no está en función de las necesidades del pueblo, sino de la obtención de la máxima ganancia, aunque con frecuencia se disfrace con el plan estatal.
6) El sistema educativo y el campo cultural exaltan la situación actual y propagan la concepción de la clase dominante. Apenas se permite la crítica al orden establecido.
Todos estos rasgos de los regímenes de Europa Oriental son muy conocidos para nuestros lectores del Occidente imperialista, pues son rasgos típicos de todos los estados capitalistas.
(…) El falso “Marxismo-Leninismo” y verdadero revisionismo ha sido la ideología oficial, la religión del Estado, en los países del bloque oriental. (…)
Es absolutamente necesario que el proletariado y las masas revolucionarias tomen el poder donde sea posible y comiencen a construir el socialismo. Las victorias en este proceso, como las logradas en la URSS con Lenin y Stalin y en China con Mao, ayudan a impulsar el movimiento revolucionario mundial en su conjunto, especialmente al servir como ejemplo vivo de que la explotación del hombre por el hombre no ha de ser necesariamente el principio organizativo de la sociedad. Sirven a los oprimidos como faro que anuncia un futuro mejor. (…)
La profunda crisis de los regímenes del bloque oriental y el hundimiento del revisionismo contemporáneo de tipo soviético proporciona una oportunidad excelente para los auténticos comunistas. Aunque suenen fuerte las trompetas del anticomunismo, el Movimiento Revolucionario Internacionalista* y otras fuerzas maoístas están equipadas con el instrumento necesario para aprovechar esta excelente situación y hacer avanzar la lucha revolucionaria. Este instrumento no es otro que el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tsetung**: el enemigo decidido del pesimismo, el agnosticismo y todas las formas de revisionismo. Las lecciones que ha aprendido el proletariado al hacer la revolución y construir el socialismo no son inútiles; nos permitirán barrer el colosal montón de basura y construir lo nuevo. Que la revolución socialista sea compleja y prolongada no es un argumento para no hacer la revolución; por el contrario, evidencia la grandeza de la tarea de crear un mundo nuevo. (….)

Notas
(*) El Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) se constituyó el 12 de marzo de 1984, agrupando a partidos y organizaciones revolucionarias maoístas de distintos países con el objetivo de unirse a escala internacional para reanudar la marcha hacia una nueva Internacional Comunista. Durante más de dos décadas el Movimiento Revolucionario Internacionalista, dado que estaba basado en el marxismo-leninismo-maoísmo, obtuvo importantes logros teóricos y prácticos.. Los documentos aprobados en las conferencias internacionales y reuniones ampliadas del MRI (como la Declaración del Movimiento Revolucionario Internacionalista, ¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo! y el Comunicado del 1º de Mayo de 2000), pese a algunas debilidades y deficiencias, fueron todos importantes contribuciones teóricas para el avance del Movimiento, como parte del movimiento comunista internacional. El apoyo internacionalista a la guerra popular en Perú y al Partido Comunista del Perú, incluida la histórica campaña en defensa del Dr. Abimael Guzmán (más conocido como Presidente Gonzalo), la contribución y apoyo para el inicio y continuación de la guerra popular en Nepal durante sus diez años, la edición de la revista Un Mundo que Ganar en varios idiomas que permitió que se conocieran los acuerdos políticos e ideológicos y el análisis del Movimiento y de sus partidos y organizaciones en distintos países, y las declaraciones emitidas, fueron rasgos notables del papel jugado por el MRI en el movimiento comunista internacional.
Sin embargo el MRI no pudo cumplir las tareas que había asumido y entró en crisis. Cuando el revisionismo de la variedad de la “nueva síntesis” post MLM de Bob Avakian se convirtió en dominante en el Partido Comunista Revolucionario, EU, y la variedad Prachanda-Bhattarai se convirtió en dominante en el Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta), no sólo estos partidos -que formaban parte del MRI- se desviaron del sendero de la revolución y el comunismo, sino que los efectos destructivos y despectivos de sus líneas contrarrevolucionarias afectaron negativamente a los partidos y organizaciones dentro del MRI, especialmente al Comité del MRI (CoMRI), de manera extensa y profunda. Estas son las fuentes ideológicas inmediatas que condujeron a la crisis y colapso final del MRI.
(**) En aquellas fechas el MRI defendía el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tsetung como la ideología revolucionaria del proletariado. Posteriormente, en Diciembre de 1993, el MRI dio un paso trascendental al adoptar la Resolución ¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo! con el reconocimiento del marxismo-leninismo-maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo.

Mensaje del Comité Central del PC de la India (Maoísta) a la Conferencia Internacional de Milán en solidaridad con la Guerra Popular en la India: 10 Años del PC de la India (Maoísta ) -10 de Septiembre 2014

Nota: Reproducimos a continuación el importante mensaje que el Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta) ha enviado al próximo Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con ocasión del 10º Aniversario de la Fundación del PC de la India (Maoísta) , que nos han enviado los camaradas del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

MENSAJE A LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE MILAN EN SOLIDARIDAD CON LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA: 10 AÑOS DEL PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOISTA)

A todos los delegados que se han reunido en esta Conferencia.
A todos los partidos, organizaciones y personas que han trabajado para organizarla.
Al Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India que está dirigiendo esta Conferencia.

Calurosos saludos revolucionarios y sinceros Lal Salam [Saludos Rojos] del PCI (Maoísta) y del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP), de los Comités Populares Revolucionarios (CPR), de las Organizaciones de Masas Revolucionarias y del pueblo revolucionario de la India que él dirige.
Os saludamos especialmente con la alegría de la celebración del trascendental 10º aniversario de la fundación de nuestro Partido y con un profundo agradecimiento de la organización por vuestra parte de esta Conferencia en conjunción con estas celebraciones justamente en las condiciones de la gran agitación en el mundo. La formación del PCI (Maoísta) que unió a dos de las más importantes corrientes revolucionarias en la India, hicieron realidad un largo sueño deseado por los revolucionarios y las masas. En sus 10 años de existencia, 2.332 camaradas, incluyendo miembros del Buró Político y Comité Central y comités del Partido a nivel Estatal, Región, Distrito, Subzona, Area y Aldea, miembros principales del Partido y muchos más del EGLP y del Frente Unido, han hecho el sacrificio supremo de cumplir las tareas revolucionarias que se había fijado. Rendimos homenaje a estos mártires, a las masas revolucionarias que han sufrido voluntariamente la pérdida de vidas y la represión inimaginable por participar y apoyar la guerra popular, y a todos aquellos que dieron su vida por la gran causa del comunismo en todo el mundo.
Para nosotros la celebración del 10º aniversario de nuestro Partido es una oportunidad para evaluar nuestros éxitos y deficiencias. El EGLP, la Milicia Popular y las masas revolucionarias dirigidas por él, han desarrollado heroicas batallas políticas y militares contra un enemigo fuertemente armado y entrenado, dirigido y respaldado por el imperialismo, en particular el imperialismo norteamericano. Nuestros camaradas encarcelados han escrito espléndidos episodios de resistencia. Celebramos éstos logros, conscientes de nuestras deficiencias, a fin de seguir avanzando por el camino de la guerra popular prolongada.

Camaradas:
Permitidnos en primer lugar un informe de los pasados diez años.
Durante este periodo, nuestro Partido, el EGLP, los CPR y todas las organizaciones de masas revolucionarias dirigidas por él, se han esforzado por llevar a cabo las tareas que asumimos en el momento de su formación. En 2007, derrotando los persistentes intentos realizados por el enemigo para aniquilarnos, realizamos con éxito nuestro largamente deseado Congreso de Unidad, el 9º Congreso. Esto nos permitió enriquecer y profundizar aún más nuestra unidad ideológica y política. Se llevó a cabo una evaluación exhaustiva de nuestros logros y reveses, de los éxitos y fracasos, en los dos años y medio desde la unidad. Junto con la tarea central y principal, se fijaron otras importantes tareas. La dirección se fortaleció aún más. Así, nuestro Partido emergió del Congreso más fuerte en sus posiciones ideológico-políticas, más consolidado en su unidad, más fuerte en su determinación y espíritu de lucha, para cumplir sus tareas como vanguardia de la revolución de nueva democracia, como un contingente del proletariado internacional.
Desde 2014, y aún más después del Congreso, el EGLP hizo importantes avances a través de arduos esfuerzos y llevó a cabo heroicos asaltos y emboscadas. Avanzó desde formaciones a nivel de compañía, adoptando pasos iniciales en la formación de batallones y mejoró su capacidad de mando y coordinación de sus fuerzas principales, secundarias y de base. Esto le ha permitido atacar y aniquilar completamente a fuerzas mercenarias paramilitares del Estado indio, en general a nivel de pelotón, y en particular a nivel de compañía en la batalla de Mukaram. Ha construido una amplia Milicia Popular, compuesta por miles. Esto ha sido determinante en la derrota de los grupos de vigilantes contrarrevolucionarios tales como Salwa Judum y Sendra, etc., donde el enemigo trata de `enfrentar al pueblo contra el pueblo´. La Milicia Popular y las masas revolucionarias han sido también de gran importancia en los éxitos del EGLP en las principales batallas.
Este periodo ha ofrecido también importantes lecciones en las luchas de masas revolucionarias y la coordinación entre la lucha armada y las luchas de masas. Debemos señalar en particular que esto se llevó a cabo bajo las condiciones donde prácticamente todas las organizaciones de masas abiertas vinculadas a nuestro Partido, o incluso sospechosas de tener relaciones con él, están prohibidas y sus miembros perseguidos, asesinados o encarcelados. En medio de esta persecución, plenamente conscientes de que `las masas son quienes verdaderamente hacen la historia y nosotros los comunistas somos simples niños´, hemos persistido en construir organizaciones de masas adaptadas a las condiciones y movilizando a las masas por centenares de miles. Hemos dirigido algunas destacadas luchas de masas que adoptaron la forma de alzamientos de masas. Surgieron nuevas formas de lucha y organización, tales como las de Lalgarh y Narayanpatna. Se creó un terreno conductor para la consolidación de un frente antifeudal y antiimperialista. En muchas partes del país estallaron grandes luchas donde las masas salieron a defender su tierra. Lucharon contra los planes para desplazarles con el objetivo de abrir grandes minas, construir presas y otros proyectos proimperialistas y en beneficio de las clases dominantes. Apoyamos estas luchas y dirigimos algunas de ellas. Esto nos proporcionó ricas experiencias en dirigir luchas de masas y en unir a una amplia variedad de fuerzas. Estas luchas dieron lugar al papel dirigente del Partido y la guerra popular que dirige. Fueron de inmensa ayuda en ampliar las zonas de guerra y extender el Partido y el EGLP a través de ganarse a nuevas fuerzas.
Otro importante campo de lucha se está extendiendo gradualmente dentro de las prisiones. Varios miles están encarcelados. Varias prisiones centrales y de distrito, al igual que subprisiones en cerca de 20 estados han retumbado con huelgas de hambre, a veces indefinidas, por las demandas de los presos políticos. A través de sus actividades, nuestros camaradas en prisión han logrado movilizar a los presos comunes en la lucha por sus derechos. Las organizaciones y fuerzas democráticas están jugando igualmente un papel clave en esta incluso más severa represión a nivel nacional. Actividades de apoyo y luchas exigiendo la libertad de los presos políticos se han extendiendo a lo largo y ancho del país e internacionalmente. Las acciones de solidaridad que vosotros habéis realizado en apoyo de los presos políticos en la India fueron especialmente importantes y las apreciamos como un brillante ejemplo de internacionalismo.
Durante estos diez años, el Partido ha desarrollado aún más sus capacidades en distintos terrenos. Ha desarrollado activamente una lucha ideológica contra diversas desviaciones dentro del país y a nivel internacional. Ha jugado un papel clave en la formación y funcionamiento del Centro de Coordinación de Partidos y Organizaciones Maoístas del Sur del Asia (CCOMPOSA).
El Partido ha prestado atención a elevar su nivel ideológico a través de clases de estudio y campañas de rectificación sistemáticas. El material de estudio y revistas se publican en varios idiomas. Un esfuerzo especial se ha llevado a cabo para desarrollar material de estudio/propaganda en las lenguas adivasis. Textos y programas de estudio para la educación básica se han enriquecido aún más. Éstos se utilizan en las escuelas dirigidas por los CPR y para la educación de los combatientes del EGLP y miembros de las organizaciones de masas.
Una contribución excepcional del Partido es la de estimular a las mujeres que son la mitad del cielo y desarrollar sus capacidades en las esferas política, organizativa, militar, cultural y otras para aspirar a su participación en la lucha. Hoy, cerca del 40 por ciento de la fuerza combatiente del EGLP consiste en mujeres, aunque el porcentaje varía en varias zonas guerrilleras. Las mujeres son comandantes a nivel de pelotón y miembros de los comités del Partido a nivel de compañía.
El Partido ha prestado una gran atención a desarrollar las actividades culturales revolucionarias. Existen organizaciones culturales de masas en muchos Estados desde el nivel de aldea hasta el de Estado. Difunden el mensaje de la revolución y promueven los valores democráticos y científicos a través de formas culturales múltiples que aprenden de las tradiciones y estilos nacionales, étnicos y culturales. Motivan al pueblo a la lucha por el cambio radical. Sus mensajes culturales también juegan el papel de instrumento de rectificación que ataca los valores reaccionarios de la vieja sociedad que encadenan las mentes de las masas. Etas organizaciones son armas poderosas que ligan al Partido con las amplias masas. Aparte de estas organizaciones de masas, grupos culturales armados también se forman dentro del EGLP, a nivel de compañía y batallón.
Más importante aún, a través del trabajo planificado asumido tras la formación del Partido unificado, pudimos ampliar algunas bases guerrilleras como paso transitorio hacia el establecimiento de las zonas liberadas. Logramos consolidar los Comités Populares Revolucionarios (CPR) en varias aldeas en estas bases. Las bases guerrilleras nos permitieron realizar tareas estratégicas para consolidarlas y ampliarlas aún más para hacer avanzar la guerra revolucionaria. Surgieron más órganos de poder político en el periodo posterior al Congreso. En Telengana y Andhra Pradesh se habían creado anteriormente varios CPR. Aunque hubo un retroceso en estos Estados, el pueblo que había gozado del poder político está combatiendo para superar la situación con esa inspiración. En Dandakaranya (Chhattisgarh), varios gobiernos populares revolucionarios a nivel de Zona se formaron anteriormente. Algunos gobiernos populares a nivel de División (Distrito) han comenzado también a funcionar. Esta es una nueva experiencia en la historia del movimiento revolucionario en nuestro país. Están asentando un modelo alternativo político, económico y cultural delante del pueblo indio rechazando el falso sistema democrático y las seudoreformas del gobierno explotador. Estos gobiernos populares se empeñan para aumentar la producción del pueblo a través del trabajo cooperativo y colectivo a la vez que trabajando con ahínco para avanzar a lograr la autosuficiencia para el desarrollo económico del pueblo y apoyar al Partido y al EGLP. Así marchamos adelante para realizar la tarea central de nuestra revolución, la toma del poder político a través de la lucha armada.
Tras la formación del partido unificado en 2004, el enemigo ha redoblado sus esfuerzos para destruir la revolución ampliando a todo el país la estrategia -dirigida por el imperialismo norteamericano- de `Conflicto de Baja Intensidad´. Ahora nos reconoce como `la mayor amenaza´ para su seguridad.
A través de esta estrategia el enemigo ha prestado un esfuerzo especial en atacar y destruir a nuestra dirección. Como sabéis ha logrado esto en un grado significativo, causando graves pérdidas. En 2009 lanzó su aún más feroz, intensiva y extensiva estrategia represiva, la `Operación Cacería Verde´, la conocida `Guerra contra el Pueblo´. Se preparó un gran plan para borrarnos, empleando métodos fascistas. Grandes fuerzas, incluyendo fuerzas especiales, fueron entrenadas y concentradas. Gastaron miles de millones de rupias. Se desarrolló una propaganda masiva tachándonos de estar en contra del desarrollo y de ser un puñado de terroristas. Se llevaron a cabo intensas operaciones de peinado, ataques sorpresa contra nuestras fuerzas, ataques contra nuestra base de masas en las zonas de guerra a través de movilizar a un ingente número de fuerzas en cada operación. Detenciones a gran escala de activistas de todas las organizaciones populares en las zonas rurales y urbanas en todas las zonas guerrilleras, quema y destrucción de casas, propiedades y cosechas, asesinatos en masa de personas y violaciones en masa de mujeres, y la destrucción y robo de ganado se han convertido en una rutina; los asesinatos en falsos enfrentamientos han continuado; la destrucción de nuestras estructuras urbanas; la destrucción de las infraestructuras construidas a través del trabajo colectivo de las masas se combinaron con actividades de reformas con el objetivo de desviar al pueblo. En medio de esta embestida fascista, sufrimos graves pérdidas. Dirigidos por el Comité Central, el conjunto del Partido, del EGLP, la Milicia Popular y las masas revolucionarias dirigidas por los CPR y las organizaciones de masas, se mantuvieron firmes, aprendieron de sus errores, redoblaron los esfuerzos y devolvieron el golpe. Simultáneamente, desarrollamos una batalla política. Contratacamos poniendo al descubierto la propaganda del enemigo. Esto abrió el camino a una polarización política favorable dentro del país. Fuerzas progresistas y democráticas se manifestaron junto con los revolucionarios para denunciar la Operación Cacería Verde del enemigo como una `Guerra contra el Pueblo´. También, a nivel internacional, un amplio movimiento se manifestó para crear opinión pública a nivel mundial contra este ataque del Estado indio. Esto reafirma la capacidad de nuestra ideología para hacer frente la guerra psicológica del enemigo y nos proporciona ricas lecciones.
A raíz de las graves pérdidas que sufrieron a manos del EGLP en unas cuantas ofensivas tácticas donde fueron barridos en extensos números, el enemigo comenzó a llevar a cabo operaciones con fuerzas aún mayores. El enemigo, que ha conseguido dañar a la dirección y cuadros en las zonas urbanas y llanuras, ha puesto ahora en el blanco a la dirección en las zonas boscosas. El enemigo ya ha involucrado a 500.000 miembros de las tropas centrales y estatales en estas zonas de guerra y está planeando aumentarlas en varios millares más. Se están empleando drones. La Fuerza Aérea está involucrada en un papel de apoyo y el Ejército está siendo preparado.
Haciendo frente a estos ataques, el EGLP ha cosechado ricas experiencias en combatir y romper las campañas de `acordonamiento y búsqueda´, desplegando en ocasiones una fuerza de 10.000. El EGLP, con el pleno apoyo del pueblo y con iniciativa ejemplar, combatió valerosamente batallas de largas horas, incluso de hasta tres días, para romper el cerco del enemigo y derrotó con éxito sus planes para capturar a camaradas de la dirección. Las fuerzas del EGLP y la milicia popular también rechazaron las tácticas del enemigo de desplegar fuerzas policiales y paramilitares por medio de helicópteros disparándoles y dañándoles con fusiles comunes.
Mientras que los tensos bloqueos, acciones de peinado y ataques mostraron la fortaleza de la inmensa mayoría de nuestras filas, también puso al descubierto a los elementos podridos que se habían mantenido escondidos entre nosotros. Los liquidacionistas que pretendieron que la guerra popular prolongada no se ajusta a nuestras condiciones, cobardes que huyen desesperadamente bajo distintos pretextos tratando de encubrir su derrotismo; traidores que venden al pueblo por una miseria que les arroja el enemigo -estos tiempos duros les han puesto al descubierto, a uno tras otro. Entre las masas algunos se han “rendido” ante la fuerza bruta del enemigo. Ataques duros y repetidos han causado un gran daño a las estructuras del Partido en las aldeas y, consecuentemente también, a los CPR y organizaciones de masas. Un sector de las masas ha adoptado una actitud pasiva.
En el primer trimestre de 2013, evaluando la situación a la que nos enfrentamos, el Comité Central observó que la debilidad en nuestras condiciones subjetivas era desigual. Evaluó que nuestro movimiento a escala nacional estaba enfrentándose a unas condiciones muy difíciles. Las razones para el surgimiento de esta situación eran tanto objetivas como subjetivas. Las clases dominantes indias, con el apoyo y dirección total de los imperialistas, han lanzado una ofensiva estratégica múltiple sin precedentes para acabar con nuestro movimiento en desarrollo. Sufrimos algunas bajas, perdimos algún terreno temporalmente mientras nos replegábamos ante fuerzas superiores. La otra razón para ello es subjetiva, los errores que cometimos en reaccionar a las demandas de las condiciones cambiantes de la guerra revolucionaria y dirigiendo al EGLP y al pueblo, los continuos remanentes de tendencias no proletarias en nosotros y el fracaso en evitar serias pérdidas. El Comité Central ha formulado las tácticas básicas para superar esta situación. Emitió un llamamiento para bolchevizar el Partido con el objetivo de poder ser capaces de superar las actuales difíciles condiciones y conseguirlo a través de educar al conjunto del Partido en el marxismo-leninismo-maoísmo, la línea política y militar y las políticas, tácticas y estilo de trabajo del Partido y del EGLP, las lecciones extraídas de la práctica, rectificar sus errores y deficiencias y, de ese modo, fortalecer el Partido, el EGLP y la base de masas y abrir el camino para el avance del movimiento. Cualquiera que sea la situación, contamos con un arma poderosa para afrontarla. Esta es nuestra ideología, el marxismo-leninismo-maoísmo. Empuñarlo con más fuerza y asumiendo este arma más firmemente; esta es la clave para bolchevizar el Partido. La campaña sigue adelante y el Partido y todas las fuerzas que él dirige están empeñados para desarrollar sus capacidades para derrotar la embestida del enemigo.
Durante los pasados 15 meses nos hemos esforzado por preservar nuestro movimiento y nuestra dirección en medio de la intensificada ofensiva del enemigo. En el periodo reciente, el EGLP, con el apoyo del pueblo, realizó campañas de contraofensiva táctica y varias acciones armadas, aniquilando fuerzas del enemigo y apoderándose de armas y municiones. Miles de personas y de la milicia popular, dirigidas por el EGLP, destruyeron equipo de construcción de carreteras, vehículos, albergues y oficinas del Gobierno y de las empresas constructoras y mineras. Además de iniciar la campaña de bolchevización en la totalidad del Partido, el EGLP, las organizaciones de masas y organizaciones de Frente Unido, hemos logrado algunas experiencias positivas en algunas partes y extendido hacia algunas nuevas zonas estratégicas. Estamos fuertemente empeñados por reorganizar el movimiento en algunas de las zonas de donde tuvimos que replegarnos.
En zonas donde hemos quedado debilitados, el Partido está tratando de hacer frente a la situación con espíritu bolchevique. Haciendo frente a grandes dificultades y pérdidas, estamos abriendo un nuevo frente de guerra en Sahyadrid (Ghats Occidental) región fronteriza de Karnataka-Keralam-Tamilnadu.
Han continuado los esfuerzos de nuestro Partido para unir a las amplias masas, en formas tanto secretas como abiertas, en contra de las políticas proimperialistas, que sirven a los intereses de las clases dominantes implementadas por los gobiernos central y estatales. Miles de personas llevaron a cabo concentraciones y descargaron su ira exigiendo la retirada de las fuerzas centrales y estatales. Protestaron contra los falsos enfrentamientos, las masacres, las detenciones ilegales y las atrocidades contra las mujeres, los ataques contra las aldeas, el saqueo y destrucción de las propiedades del pueblo y exigieron la libertad de los presos políticos. Las reformas agrarias revolucionarias y los programas de bienestar para el pueblo fueron llevados a cabo por parte de los CPR a través de la movilización de las masas y el EGLP también participó en estos programas. La captura y ejecución del odiado Mahendra Karma, principal responsable de las atrocidades de la brutal Salwa Judum fue un gran éxito. Respondiendo al llamamiento del Partido, el pueblo en la Dandakaranya (DK) rural boicoteó la asamblea de Chhattisgarh y las elecciones parlamentarias resistiendo a miles de fuerzas estatales adicionales y su brutal represión. En zonas donde se desarrollan los movimientos de los pueblos adivasis contra los proyectos mineros y los desplazamientos, la mayoría del pueblo boicoteó las elecciones a la Loksabha [cámara baja del parlamento] y expresaron su protesta contra estos destructivos proyectos.
Como parte de la campaña de boicot a las elecciones, las fuerzas del EGLP llevaron a cabo con éxito acciones de contraofensiva táctica contra las fuerzas del enemigo que acudieron a forzar al pueblo a votar en la mayor parte de las zonas de guerra de la India central y oriental. Algunas de estas acciones tuvieron lugar en zonas que el enemigo ha presumido de encontrarse `limpias´ y bajo su control. Dentro de los primeros cinco meses de 2014, abarcando el periodo electoral, 63 integrantes de las fuerzas del enemigo fueron aniquilados y 122 heridos en un total de 31 acciones. Un combatiente del EGLP fue martirizado en estas ofensivas. Pudimos apoderarnos de 36 armas y 3.366 ristras de municiones. Es de destacar que estas acciones se produjeron a raíz de y durante las dos `campañas de acordonamiento y búsqueda´ especiales a escala nacional emprendidas por el enemigo. A través de acciones guerrilleras llevadas a cabo constantemente por el EGLP en las diversas zonas guerrilleras, las fuerzas del enemigo tuvieron que dispersar sus fuerzas en una extensa zona y, por tanto, fueron forzadas a una situación donde no pudieron desplegar sus fuerzas como hubieran deseado en nuestras zonas cruciales. Debido a la falta de fuerzas adicionales, el enemigo no pudo emprender estas campañas de forma más intensiva en todas las zonas a la vez excepto en Bijapur (DK) y en algunas otras partes del país.
Se están desarrollando nuevas formas de lucha para hacer frente a la red estratégica `alfombra de seguridad´ del enemigo donde campamentos fuertemente fortificados, con centenares de tropas, están siendo construidos a distancias cortas de entre 2 a 6 km uno de otro, cercando continuamente nuestras bases guerrilleras y nuestras zonas de guerra. En dos ejemplos, las masas, junto con el EGLP o por sí mismas con su apoyo, han realizado un acoso armado o sitiado dichos campamentos durante días y forzado a clausurarlos. El papel de las mujeres en estas luchas fue ejemplar. Hemos visto también ejemplos donde las masas o bien rechazaron los artículos gratuitos distribuidos por los mercenarios enemigos como parte del Programa de Acción Cívica o hicieron una hoguera con ellos.
En este periodo, un importante éxito en los últimos 15 meses fue la unificación en un solo partido del PCI (Maoísta) y el PCI (M-L) NAXALBARI. Este fue otro paso histórico en los esfuerzos por lograr la unidad de los verdaderos revolucionarios en nuestro país. Como se señaló en la declaración de unificación, esto da un impulso a la capacidad de nuestro Partido de cumplir mejor su papel como vanguardia de la revolución india. La unidad de los maoístas frente al intenso ataque del enemigo ha estimulado a todo nuestro Partido, al EGLP y a las masas revolucionarias. También ha sido entusiásticamente saludado a nivel internacional.
En general, la situación a la que nos enfrentamos es aún muy difícil. Pero estamos manteniéndonos firmemente, haciéndola frente con valentía y avanzando para superarla. Ni que decir tiene que la solidaridad que nos expresáis nos ayuda inmensamente en esta tarea. Nos alegra que estéis de acuerdo con nosotros en la necesidad de llevar adelante vigorosamente la campaña para poner fin a la Operación Cacería Verde. Esta campaña y el movimiento de solidaridad en apoyo a la guerra popular en la India se complementan entre sí. Derrotar esta ofensiva contrarrevolucionaria múltiple a escala nacional del enemigo es una tarea inmediata ante nosotros.
Cada revolución avanza en forma de oleadas. Esta es una ley de la historia. En tiempos de dificultades, debemos elevar nuestro nivel ideológico, mantener la política en el puesto de mando, difundir el mensaje de la revolución más profunda y extensamente entre las masas, aplicar de manera creativa la línea de la guerra popular prolongada y desarrollar nuestras tácticas, ser `rojos y expertos´ en nuestras tareas políticas, militares, organizativas, de propaganda, formación, culturales, de producción, técnicas y demás. Ser más decididos, dedicados y preparados para los sacrificios. Sólo así podemos emerger de esta situación más unidos, más disciplinados, valerosos, fuertes, más consolidados y más dinámicos. Esta es la lección que aprendemos de las grandes revoluciones de nuestra clase, resumidas en las enseñanzas de nuestros grandes maestros. También nos han enseñado la necesidad de volver a forjar nuestros lazos con las masas a un nivel más profundo en cada recodo de la guerra revolucionaria. En cada coyuntura crucial, la tarea de profundizar la politización, no sólo de nosotros sino a la vez la politización de las masas, también se plantea de nuevo. Asumimos resueltamente esta tarea para desatar la energía e iniciativa revolucionarias de las masas de una manera aún más poderosa.
Tal es un breve recuento de nuestros éxitos y fracasos, de la guerra popular en la India, en los pasados diez años. Tal es la forma principal en que hemos estado contribuyendo a la revolución socialista mundial.

Camaradas:
Durante la pasada década, un número de importantes acontecimientos han tenido lugar a nivel internacional. Deseamos llamar vuestra atención sobre algunos de los rasgos más importantes.
Los años iniciales de la década pasada fueron testigos de gigantescos estallidos de las masas contra las políticas de globalización que destruyeron sus vidas y un fortalecimiento de guerras populares y luchas armadas de liberación. La ideología del proletariado se planteó de forma más clara a través del establecimiento del marxismo-leninismo-maoísmo. Su extensa adopción fortaleció el terreno para una unidad más estrecha entre las fuerzas maoístas, a nivel internacional en varios países. Indicios de una nueva ola de la revolución se podían ver en el mundo. Principalmente como respuesta a ello, el imperialismo, en particular el imperialismo norteamericano, inició y lanzó una ofensiva contrarrevolucionaria masiva y mundial, dirigida contra el pueblo. Este fue el contenido principal de la denominada `Guerra contra el Terrorismo´ a la que todos los imperialistas y reaccionarios se unieron o apoyaron. Guerras de agresión contra Afganistán e Irak, recorte de los derechos democráticos, ataques contra las luchas populares, creciente fascistización a través del mundo, aumento de campañas represivas contra las luchas armadas, las guerras populares y los partidos maoístas –tales fueron sus rasgos principales. Pero la arrogancia del imperialismo norteamericano, la única superpotencia, pronto fue rechazada contundentemente. El desafío fue aceptado. Una lucha a escala mundial emergió contra la guerra en Irak y continuó tras el lanzamiento de la guerra. Una poderosa resistencia en Irak y Afganistán entrampó a los agresores y desbarató sus planes. Las masas del mundo rehusaron ser amedrentadas y continuaron sus luchas contra los estragos de la globalización, la liberalización y la privatización. Las guerras populares continuaron avanzando. Como resultado de estos factores, el imperialismo norteamericano se vio forzado a cambiar su táctica en unos pocos años. Bush fue remplazado por Obama. El discurso de `décadas de guerra´ fue sustituido por planes apresurados para la retirada de tropas. Este es un claro indicador de la situación favorable que emergió en el mundo. Este periodo fue testigo también del crecimiento de la confrontación entre las potencias imperialistas mientras el imperialismo ruso comenzó a reafirmarse en el contexto del entrampamiento del imperialismo norteamericano.
Como todos sabemos, la crisis global del sistema imperialista que estalló en el año 2008 ha exacerbado aún más la situación internacional. Tanto en los países imperialistas como en los oprimidos, millones de personas tomaron las calles y pelearon agudas batallas contra las fuerzas reaccionarias estatales; los obreros ocuparon fábricas, las masas ocuparon las plazas e hicieron caer gobiernos. Los estudiantes, los jóvenes, las mujeres, los obreros, los emigrantes, los pensionistas –todos han salido a la calle a luchar. Los impetuosos días de la Primavera Árabe están aún vivos en nuestra memoria. Varias odiadas dictaduras fueron derrocadas por las persistentes luchas del pueblo. Este florecer de las masas no alcanzó a la consecución de sus aspiraciones por una auténtica democracia, un sistema libre de explotación y el gobierno del pueblo. Pero ha sacudido estas sociedades de una manera profunda. Dio esperanza a los pueblos del mundo. Los resultados aparecerán pronto sin duda.
Este es el mundo actual. Muestra una situación de gran potencial para una poderosa nueva ola de la revolución. Pero está la otra cara de la moneda, una cara amarga, de traición. Una vez más la historia del revisionismo en el movimiento comunista internacional le ha bloqueado de poder obtener el máximo de esta situación favorable. La traición de la guerra popular en Nepal por la dirección del PCN (Maoísta), en particular la camarilla Prachanda-Bhattarai, fue la más dañina de sus actos. Se destruyó la posibilidad de forzar a los enemigos del pueblo a que se les cayera su disfraz como salvadores de la democracia combatiendo a los fanáticos oscurantistas y trayéndoles a la confrontación directa con un pueblo revolucionario, de alzar las banderas de la guerra popular dirigida por los maoístas como un centro de unión contra el imperialismo y la reacción, de ganarse a sectores amplios de las masas a la causa del comunismo. Desde otro extremo vemos un ataque liquidacionista contra nuestra ideología que busca arriar las banderas del marxismo-leninismo-maoísmo y reemplazarlas con los postulados vacíos del avakianismo. Esto ya ha destruido a algunos partidos maoístas, que antes tuvieron un lugar honorable en las filas del Movimiento Comunista Internacional. Ambas desviaciones han sido confrontadas por los maoístas y la lucha continúa. Se están haciendo esfuerzos para consolidar partidos maoístas y crear nuevos. Pero la pérdida es evidente. Existe un descenso notable de las fuerzas subjetivas de la revolución proletaria mundial, causado no por la represión del enemigo, sino por los enemigos emergiendo en su seno.
Por tanto, vemos la contradicción, la brecha evidente entre el potencial de la situación objetiva y las capacidades subjetivas de las fuerzas maoístas. Esto es a lo que debemos hacer frente. Todas nuestras actividades deben dirigirse a superarlo. Esta es la máxima necesidad de los oprimidos y explotados del mundo, la exigencia de estos momentos. Como dijera Mao, “Debemos aprovechar la hora, aprovechar el día”. Nuestro Partido piensa que es la necesidad del momento para las fuerzas comunistas empeñarse en movilizar a las más amplias fuerzas antiimperialistas, democráticas y revolucionarias para fortalecer la campaña para poner fin a la Operación Cacería Verde y con la perspectiva de construir un amplio frente antiimperialista mundial que está en proceso. Y el mayor fortalecimiento de la unidad de las fuerzas comunistas conduciría también a un apoyo más fuerte para la Revolución india.
En la actual situación, el potencial objetivo de la situación internacional está desbordando ampliamente las capacidades subjetivas de los partidos individuales. Pero se puede hacer mucho para ganarse a un sector mayor para la causa del comunismo a través de su frente unido. Los últimos años han sido testigos de actividades colectivas en la forma de declaraciones conjuntas con ocasión del 1º de Mayo, seminarios sobre hechos importantes, conferencias de partidos maoístas para hacer balance de las experiencias de la organización internacional y el fortalecimiento de la lucha contra el neorevisonismo, foros conjuntos tales como el del Comité Internacional de Apoyo organizando esta Conferencia y las actividades de solidaridad que ha iniciado. Hemos acogido con satisfacción estos esfuerzos y continuamos apoyándolos. Debemos explorar ahora las posibilidades de convertir los estrechos lazos nacidos de estas actividades, y la creciente unidad de pensamiento en asuntos ideológicos y políticos, la base para un avance mayor.
De igual modo que la revolución india sirve a la revolución proletaria mundial, también su futuro está vitalmente ligado a cual es la mejor forma en que los maoístas del mundo pueden sacar el mayor provecho de la situación internacional y hacer avanzar la revolución mundial. Confiamos en el ardiente deseo a favor de la revolución expresado en los debates de la Conferencia de Hamburgo, expresado en su lema de que hacer avanzar la revolución en nuestros respectivos países es la mejor manera de expresar la solidaridad con revoluciones similares en otros países.
Nuestro Partido, que lleva adelante el legado de Naxalbari, siempre ha considerado la revolución de nueva democracia que estamos desarrollando en la India como una parte integral de la revolución socialista mundial y al Partido un contingente de vanguardia del proletariado internacional. Los increíbles e inestimables sacrificios que están realizando el pueblo y los camaradas en nuestra revolución son también una parte integral de las grandes sacrificios realizados por los innumerables y queridos mártires de la revolución socialista mundial en todos y cada uno de los países.
Finalmente, antes que concluyamos, deseamos mencionar los grandes esfuerzos que estáis haciendo en apoyo de la guerra popular en la India. Las noticias de vuestras campañas, sus vívidas imágenes, están siendo llevadas a nuestras filas, a los combatientes del EGLP y a las masas revolucionarias de forma lo más extensa posible a través de nuestras revistas públicas y secretas y a través de otros medios. Cuando conocen que sus hermanas y hermanos de tierras muy lejanas se alzan en solidaridad militante con ellos, cuando ven las imágenes de las protestas ante las embajadas de la India, de las pintadas en los muros llevando a las masas de esos países el mensaje de su revolución, sus corazones se llenan de orgullo –no estamos solos, nuestro pueblo está también allí, estamos en todas partes. Vuestros actos nos han inspirado; nos han hecho más resueltos. Nos empeñaremos al máximo para satisfacer la confianza que habéis puesto en nosotros. Nuestro futuro, el futuro de la revolución mundial, el futuro del proletariado mundial, de las naciones oprimidas y pueblos oprimidos es ciertamente brillante pero el camino es espinoso, arduo y llenos de zigzags. El futuro de nuestros enemigos, los imperialistas y sus lacayos en el mundo entero, es oscuro y su fin es inevitable.

Saludos revolucionarios

Comité Central, Partido Comunista de la India (Maoísta)

10 de Septiembre 2014

Estados Unidos: Declaración de Fundación del Grupo Comunista Maoísta

Nota – Con gran alegría hemos recibido la noticia de que en Estados Unidos los camaradas maoístas del Nuevo Partido Comunista (Comité Organizador) celebraron el pasado mes de mayo su Segundo Congreso y han cambiado su nombre por el de Grupo Comunista Maoísta. Es esta una gran noticia para el conjunto del Movimiento Comunista Internacional no sólo por tratarse del avance del trabajo de los maoístas estadounidenses en el seno mismo de la bestia imperialista, sino por representar una ruptura ideológica, política y organizativa con la “nueva síntesis” revisionista a que el avakianismo había conducido al P“CR”, EU.
Reproducimos a continuación la siguiente declaración sobre la fundación del Grupo Comunista Maoísta, extraída del blog Maoist Road (La Vía Maoísta) http://maoistroad.blogspot.com.es/ y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

DECLARACIÓN DE FUNDACIÓN DEL GRUPO COMUNISTA MAOÍSTA
El Nuevo Partido Comunista (Comité Organizador) celebró recientemente su Segundo Congreso y cambió su nombre por el de Grupo Comunista Maoísta.
Nuestro nuevo nombre refleja la tarea central del momento: consolidación ideológica, y en particular, la forja de una unidad de principios relativa a lo que denominamos `Maoísmo´. Sólo de esta manera podemos sentar los cimientos sobre los que se puede construir un Partido Comunista Maoísta.
En nuestro Primer Congreso en 2013, adoptamos una distorsión empírica del maoísmo, en que concebíamos el marxismo-leninismo-maoísmo como una simple e indiferenciada suma de los diversos logros históricos de Marx, Lenin y Mao. Este postulado descriptivo –es decir, ideológico- del maoísmo se reflejó en nuestros anteriores Principios de Unidad. Estamos ahora abordando el problema de construir un auténtico concepto teórico del maoísmo a través del camino contrario, es decir: ¿cuáles son las rupturas a través de las cuales se constituyó el marxismo-leninismo-maoísmo?
Nuestro anterior nombre y algunos de nuestros anteriores documentos eran producto de un subjetivismo dañino. Fracasamos en desarrollar el deber supremo de todo comunista: realizar el análisis concreto de la situación concreta. Nuestro nuevo nombre representa más exactamente lo que somos en la actual coyuntura política.
Lo que presentamos a continuación es nuestra Declaración de Fundación, que queremos que sea un documento vivo. Actualmente estamos desarrollando nuestra línea política sobre la cuestión nacional y la cuestión de la opresión de la mujer, entre otros asuntos. Llevaremos a cabo un análisis de clases coyuntural de los Estados Unidos en el futuro.

***
El Grupo Comunista Maoísta pretende llevar a las masas la tarea de construir su propio Partido Comunista maoísta de nuevo tipo, que será un arma que pueda dirigir a la clase obrera y las amplias masas en la construcción del poder político, con el objetivo del derrocamiento de la burguesía, el aplastamiento del Estado burgués y el establecimiento de la dictadura del proletariado. Nuestra tarea actual es forjar una unidad de principios a fin de crear una organización que pueda plantear a las masas la cuestión de la construcción del Partido. Sin consolidación ideológica y política –es decir, si no prohibimos nada y permitimos todo- abrimos el terreno político a intervenciones por parte de oportunismo, tanto de derecha como de `izquierda´. El primer orden del día es, por tanto, articular una línea política proletaria que pueda ser aplicada de forma creativa a las condiciones de la lucha de clases de la que emerge. Hacemos un llamamiento a todos los revolucionarios a que se unan a nosotros en esta tarea.
Con el fin de forjar una unidad de principios, debemos –sobre la base de un análisis concreto de la situación concreta- contribuir al armamento político e ideológico de las masas, con el fin de finalmente desarrollar un partido capaz de organizar las formas principales que la lucha de clases política debe asumir.
Según Mao, el nuevo estilo de trabajo que introduce el Partido Comunista supone: (1) la integración estrecha de la teoría con la práctica; (2) la forja de estrechos vínculos con las masas, y (3) la práctica de la autocrítica. Estos tres momentos son los requisitos teóricos para la línea de masas, que señala la teoría maoísta de la organización y el conocimiento en la secuencia definida por la finalidad del comunismo. El Partido concentra las ideas dispersas pero correctas de las masas, a la luz del pensamiento de clase del marxismo-leninismo-maoísmo, en directivas y consignas políticas que pueden conducir a las masas a transformar la situación concreta. La aplicación de estas directivas y consignas se evalúan concretamente, resultando en ideas nuevas, dispersas, que comienzan el ciclo nuevamente. Este ciclo de organización y conocimiento sólo concluye cuando el conocimiento de las masas y las organizaciones de masas se funden con el conocimiento de clase y las organizaciones de clase –es decir, con el final del Estado y la sociedad de clases, con el comunismo.
(1) Teoría y Práctica. El marxismo-leninismo-maoísmo, que organiza y recolecta la práctica de las masas, debe integrarse con la práctica concreta del movimiento de masas. Este principio se opone tanto a pensar en lugar de las masas (dogmatismo) como a asumir la experiencia parcial y fragmentaria por universalidad (empirismo). La lucha contra el dogmatismo y el empirismo es el proceso de consolidación ideológica. Mao escribe: “La educación ideológica es el nexo vital para ser empuñado en unir al conjunto del Partido para las grandes luchas políticas. A menos que se haga esto, el partido no puede llevar a cabo ninguna de sus tareas políticas”. Sólo podemos avanzar hacia la construcción de un auténtico Partido Comunista maoísta si definimos nuestra práctica en respuesta a las preguntas que nos plantea la coyuntura política. Sólo si procedemos desde una valoración concreta de la coyuntura –es decir: el momento actual de la lucha de clases tomado como una síntesis de las contradicciones- pueden determinarse teóricamente los problemas auténticos de la lucha de clases desde la perspectiva de su transformación objetiva.
(2) Vínculos con las masas. El dogmatismo y el empirismo entendido en sus formas políticas desarrolladas (burocratismo, seguidismo, dirigismo, etc.) son reflejos de un solo y mismo problema, el del abismo que se abre entre el Partido y las masas. Mao escribe: “Cada camarada debe ser ayudado a comprender que en tanto nos apoyemos en el pueblo, creamos firmemente en el inagotable poder creativo de las masas y, por consiguiente, confiemos y nos identifiquemos con ellas, ningún enemigo podrá aplastarnos mientras que nosotros podemos aplastar a cualquier enemigo y superar toda dificultad”. El marxismo-leninismo-maoísmo no proviene de una fuente externa a las masas. Es precisamente la sistematización teórica, en cada una de sus etapas, de la experiencia histórica de las masas. Aquí, todo depende en asir a las masas como el aspecto principal de la dialéctica clase-masas: primero la democracia, segundo el centralismo –o, de forma equivalente: `de las masas, a las masas´. Sólo si las masas son entendidas como el aspecto principal de la dialéctica clase-masas, puede emerger el futuro comunista, no como una figura de fe mesiánica, sino como una finalidad practicable.
(3) Crítica y Autocrítica. El polvo se acumulará si una habitación no se limpia con regularidad, nuestras caras se ensuciarán si no las lavamos. Mao dice: “La práctica consciente de la autocrítica es aún otro rasgo que distingue a nuestro Partido de todos los demás partidos políticos”. La autocrítica es un proceso real en el que el pensamiento y la práctica del Partido se sujetan a la crítica a través del pensamiento y práctica del movimiento de masas, incluso mientras el Partido divide las ideas correctas del movimiento de masas de los efectos (división, dispersión) de la ideología burguesa. La autocrítica no es una confesión a la manera de un beato penitente, sino un momento inmanente a las situaciones concretas de la historia. Por esta razón, el momento de la autocrítica sólo se lleva a cabo en el momento subsiguiente a la rectificación material. Es el principio de la autocrítica el que determina el marxismo-leninismo-maoísmo, el pensamiento de clase del Partido, como un proceso de selección que divide las prácticas conforme a lo que debe vivir y lo que debe morir a fin que el presente se transforme.
“Si el nuevo estilo de trabajo presentado por el Partido está marcado por la teoría y práctica relacionadas, forjar vínculos con las masas, y la crítica y autocrítica, el papel del Partido es dirigir a las masas”. Esto significa que una fracción de las masas debe constituirse a sí misma como una clase revolucionaria, una clase en el sentido político –es decir, una clase capaz de constituirse en fuerza dirigente que pueda tomar el poder estatal y modelar la sociedad a su imagen. Pero si esta dirección, a su vez, se convierte en una nueva forma de dominación, el Partido por el contrario se convierte en el embrión de una nueva burguesía burocrática. En el otro extremo, si no existe una dirección de clase, las masas se quedan sin un medio efectivo de realizar sus aspiraciones.
“Como señala el Camarada Mao Tsetung, la línea política correcta debe ser `de las masas, a las masas´. Para asegurar que la línea realmente proviene de las masas y, en particular, que verdaderamente vuelve a las masas, deben existir estrechos vínculos no sólo entre el Partido y las masas fuera del Partido (entre la clase y el pueblo), sino, por encima de todo, entre los órganos dirigentes del Partido y las masas dentro del Partido (entre los cuadros y los militantes de base); en otras palabras, debe existir una línea organizativa correcta. Por tanto, igual que en cada periodo de la historia del Partido, el Camarada Mao Tsetung ha establecido una línea política representando los intereses de las masas, así ha establecido una línea organizativa sirviendo a la línea política y manteniendo lazos con las masas tanto dentro como fuera del Partido”.
El ciclo de conocimiento revolucionario, que procede de las masas a las masas, es mediado por el Partido. El ciclo de conocimiento organiza el siguiente proceso dialéctico: revueltas de masas que producen ideas correctas en un estado de dispersión y división; sistematización parcial de estas ideas a través del proceso de la lucha de clases dentro del movimiento de masas; sistematización centralizada de la lucha entre el Partido de clase del proletariado que analiza a la luz del pensamiento de clase del marxismo-leninismo-maoísmo; formulación, concentrada en la forma de la directiva o consigna, que articula la sistematización de las ideas correctas con la transformación de la situación objetiva; aplicación de la directiva de las masas y el Partido de la clase; evaluación de la exactitud de la directiva a través de los resultados obtenidos de forma efectiva en su proceso para implementar por parte de las masas y el Partido de la clase; la producción, a través de esta aplicación, de nuevas ideas en un estado de dispersión y división que sirve como la base para un nuevo ciclo de sistematización. Este nuevo ciclo comienza con el proceso de transformar la directiva, su rectificación.
La línea de masas es simultáneamente la teoría maoísta del conocimiento y la teoría maoísta de la organización. Mao escribe: “¿Qué clase de método es este? Es el método del centralismo democrático, el método de la línea de masas: primero democracia, luego centralismo; de las masas, a las masas; integración de la dirección con las masas”. El centralismo aquí hace referencia a un doble movimiento de síntesis y dirección: designa tanto la concentración de las ideas correctas de las masas, aunque dispersas y divididas, a la luz del pensamiento de clase del marxismo-leninismo-maoísmo, y la organización subsiguiente de esta síntesis en la forma de una directiva o consigna. De esta manera el centralismo depende en una práctica democrática amplia como su origen, aunque la penetración de la teoría marxista en el movimiento de masas tiene como fuente inmediata la directiva o consigna que difunde la línea política del Partido.
Los tres requisitos para la línea de masas dejan suficientemente claro que no se puede construir el Partido Comunista maoísta del proletariado y el pueblo en un frío aislamiento del movimiento de masas. No debemos caer en la trampa histórica de permitir nuestro llamamiento a construir el Partido Comunista maoísta para servir como una tapadera al burocratismo en que la construcción del Partido de vanguardia y la lucha de las masas se disuelvan en dos procesos independientes para ser fusionados en un futuro que no llega nunca. Más bien, la construcción del Partido y la dirección del movimiento de masas deben ser concebidos como dos aspectos del mismo proceso, dado que el sentido aquí de la palabra `organización´ es la organización de las ideas correctas de las masas, aunque dispersas y divididas, que resisten la dominación y explotación. El concepto maoísta de construcción del Partido es, por tanto, opuesto a la interpretación del Partido por parte de la Internacional Comunista como principalmente definido por normas y estructuras administrativas que constituyen una fortaleza “de acero” cuyo objetivo principal es prevenir una grieta por parte de elementos ajenos que amenazan su existencia. El papel estratégico del Partido es dirigir a las masas en su creciente implicación en gestionar los asuntos del Estado hasta que el Estado ya no sea necesario. Esta perspectiva –la perspectiva de masas, o comunista- debe guiar al Partido en cada etapa del proceso revolucionario. El llamamiento para construir el Partido, por tanto, debe ser asumido por los elementos más avanzados de las masas, y es sólo entonces que el proletariado, nacido así en el sentido político, puede construir su propia organización que pueda dirigir a las masas hacia el comunismo.
La consolidación ideológica, la iniciativa de masas y la evaluación continua de nuestra teoría y práctica son los tres principios de los que debemos proceder mientras llevamos a las masas la cuestión de la construcción del Partido Comunista maoísta de nuevo tipo. La forma precisa que tomará un Partido así no puede elaborarse adelantándose al movimiento concreto de su construcción. Llamamos a todos los revolucionarios a unirse a nosotros en la difícil tarea que se presenta ante nosotros.

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO!

Mayo 2014

El extraordinario impacto de la Declaración Conjunta del 1º de Mayo 2014 (Maoist Road – La Vía Maoísta)

EL EXTRAORDINARIO IMPACTO DE LA DECLARACIÓN CONJUNTA DEL 1º DE MAYO 2014
Las condiciones de los trabajadores y las luchas de los trabajadores en el mundo en la Declaración Conjunta del 1º de Mayo 2014 afirma un nuevo papel en el mundo del maoísmo y los partidos maoístas – ¡La firma del Partido Comunista de la India (maoísta) con nuevos partidos maoístas en los países imperialistas liga al movimiento obrero a la guerra popular más grande e importante en el mundo! – ¡Viva el Internacionalismo Proletario!
¡El extraordinario impacto de la Declaración Conjunta 2014 difundida en millones de copias en el mundo!
Maoist Road (La Vía Maoísta) http://maoistroad.blogspot.com.es/

LLEGA OTRO 1º DE MAYO…
Llega otro 1º de Mayo, en un mundo donde la miseria y la depravación sufridas por miles de millones de personas se ven agravadas enormemente por la prolongada crisis del sistema imperialista. Millones han sido despedidos de sus trabajos. La seguridad social se recorta. El creciente aumento de los precios reduce aún más los niveles de vida. Los cuidados médicos y la educación superior se han convertido en atrozmente caros. Mientras tanto, los responsables de este cruel sistema diseñan medidas antipopulares más sanguinarias, mientras a la vez hacen una odiosa ostentación de sus abultadas riquezas y presumen de las listas de multimillonarios.
Otro 1º de Mayo, donde los trabajadores inmigrantes son forzados a trabajar como esclavos, donde el tráfico de mujeres y niños continúa y aumenta en proporciones asombrosas; donde las mujeres continúan sufriendo la brutalidad de las violaciones y asesinatos, no importa que sea en el “atrasado” Afganistán o en el “avanzado” EE.UU.; donde las minorías son aisladas y reprimidas; donde la juventud es cazada y perseguida; donde la demanda por algo tan mínimo como salarios y condiciones de vida dignas se recorta con balas y encarcelamientos.
Otro 1º de Mayo, en medio de las devastaciones medioambientales causadas por el ciego afán de lucro, en medio del rápido y creciente abismo en las desigualdades dentro de cada sociedad y entre los países imperialistas y los países oprimidos.
La opresión y explotación generan resistencia. Y esta resistencia crece. Este mundo es testigo de la creciente ola de lucha de clases y rebeliones populares en país tras país. Este es un mundo en agitación. Un amplio espectro de fuerzas están siendo impulsadas a la lucha contra el sistema. La ocupación de las calles sin duda es insuficiente para una ruptura radical, para la construcción de una nueva sociedad. Pero abre tremendas oportunidades para conectar con toda una nueva generación y ganarla para la misión revolucionaria del comunismo. Abre el camino a la revolución. Esto es lo principal. Debe ser aprovechado con firmeza.
Hace apenas una década, aproximadamente, la existencia del propio proletariado era cuestionado. La lucha de clases era declarada superflua y considerada ser reemplazada por movimientos de “multitudes”. Hoy el mundo está marcado por repetidas ocasiones de combativas luchas obreras, no sólo en países como India o China, pero aún más en las ciudadelas del imperialismo. Existen todas las razones para ello. Pues, pese a la grandilocuente verborrea sobre las maravillas técnicas del siglo XXI, ya sea en los campos de exterminio de la industria de la confección en Bangladesh, los campos de trabajo esclavo de Qatar, los barracones de trabajo en China o los talleres clandestinos en los países imperialistas, las condiciones en que la inmensa mayoría de los proletarios trabajan son tan atroces como aquellas del siglo XVIII. Mientras tanto, los explícitamente métodos opresivos de control y los cada vez mayores volúmenes de trabajo en los modernos centros de esclavitud salarial, ahogan de manera incesante a los proletarios.
En una dimensión distinta, los estragos de la globalización han marcado profundamente a los países oprimidos. La privatización y liberalización han borrado a sectores enteros de trabajo y pequeños negocios. Las condiciones laborales, ya de por sí malas, se han hecho insoportables. Esto se ha agravado con la crisis mundial. En proporción inversa al empeoramiento de las condiciones de vida de la gran mayoría, la corrupción y el lucro entre los gobernantes ha alcanzado cotas astronómicas. Mientras que la miseria del pueblo se multiplica, los gobernantes se embarcan ostensiblemente en grandiosos proyectos oteando los suculentos beneficios que obtendrán.
Todo esto está en la base de los repetidos estallidos de rebelión que tienen lugar en el mundo. No se puede continuar así. En cierto sentido esto vale tanto para los imperialistas como para sus lacayos. Sus crecientes disputas lo demuestran con creces.
Llega otro 1º de Mayo, en un mundo que pide a voces la revolución, el comunismo; una jornada para que el proletariado con conciencia de clase y su vanguardia, los maoístas, hagan balance de la misión transformadora del proletariado y las grandes tradiciones del internacionalismo proletario.
Hoy no existe ningún país socialista. Ni siquiera un Gobierno que pueda ser ampliamente calificado como progresista, o que se coloque del lado del pueblo. Hay mucho, mucho, que hacer. Pero existen también factores que dan fuerza y confianza por insistir en la misión emancipadora del mundo del proletariado –la claridad del marxismo-leninismo-maoísmo y la profundización de la lucha contra el revisionismo de todo tipo incluidos aquellos de la camarilla Prachanda-Bhattarai y el avakianismo, la oleada de luchas a las que asistimos por todo el mundo, las guerras populares en la India y Filipinas y su reorganización o preparación en varios otros países, el fortalecimiento de lazos y actividades internacionalistas entre partidos y organizaciones maoístas.
Aprovechando estos puntos fuertes, los maoístas deben desarrollar de manera creativa formas de organización adecuadas para orientar la energía rebelde de las calles hacia la revolución, con la construcción y fortalecimiento de partidos maoístas como centro. Deben asumir la tarea de construir una organización internacional de los partidos y organizaciones maoístas. Esto debe ser el núcleo de un frente organizado internacional antiimperialista de los proletarios y pueblos oprimidos. Así, los maoístas serán capaces de establecer y desarrollar el marxismo-leninismo-maoísmo, forjar una nueva unidad del movimiento comunista internacional, colocarla a la cabeza de las luchas populares en todo el mundo para desatar y llevar a cabo plenamente el potencial revolucionario.

¡El imperialismo no tiene futuro! ¡El futuro pertenece al comunismo!
¡Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos!
¡Abajo el imperialismo y todos sus guardianes!
¡Viva el internacionalismo proletario!
¡Viva la revolución proletaria mundial!

Comité de Construcción del Partido Comunista maoísta de Galicia – Estado español
Democracia y Lucha de Clases – Estado británico
Gran Desorden PRSG – Gales, Estado británico
Gran Marcha Hacia el Comunismo (España)
Grupo Comunista Maoísta – EE.UU.
Liga Maoísta Revolucionaria – Sri Lanka
Movimiento Comunista Maoísta de Túnez
Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán
Partido Comunista de la India (Maoísta)
Partido Comunista maoísta Francia
Partido Comunista maoísta Italia
Partido Comunista Maoísta – Turquía Kurdistán Norte
Partido Comunista Revolucionario (PCR-RCP Canadá)
Praxis Revolucionaria – Reino Unido
Servir al Pueblo – Liga Comunista de Noruega
Servir al Pueblo – Sheisau – Sorelh – Occitania – Estado francés
Voz Obrera – Malasia