PC maoísta Francia: ¡La lucha revolucionaria es la antifascista y anticapitalista, y no la electoral!


Nota – Con motivo de las recientes elecciones en Francia, Drapeau Rouge (Bandera Roja) blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia ha publicado el artículo “¡La lucha revolucionaria es la antifascista y anticapitalista y no la electoral!” que reproducimos a continuación. La traducción al español es una colaboración del camarada F. González para el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

¡LA LUCHA REVOLUCIONARIA ES LA ANTIFASCISTA Y ANTICAPITALISTA, Y NO LA ELECTORAL!
El Partido Socialista obtiene el 21% de los votos. Se ve eliminado en 580 cantones y podría perder entre 20 y 30 departamentos. La UMP y la UDI están en cabeza con más del 29% de los votos, mientras el F.N. alcanza el 25%. De 4180 escaños, 286 han sido elegidos al menos en la primera vuelta, entre ellos seis binomios del Frente Nacional. La abstención es del 48,9%, más un 2% de votos en blanco. La cifra de participantes reales está entre el 50/51%, beneficiando el aumento a la UMO y al FN que agrega 400.000 votos suplementarios y obtiene una cuarta parte de los votos emitidos, la octava parte de los inscritos.
No es todavía el Frente Nacional el primer partido de Francia, y es la abstención quien domina, símbolo del rechazo de la politiquería. Sin embargo, es necesario constatar que el Frente Nacional está implantado en todos los departamentos. Extiende sus tentáculos en grandes regiones como las de Toulon, Marsella, Avignon. Nimes, el Herault, Carcasona, Perpiñán, Montauban, Toulouse y alrededores, Carmault, Graulhet, Villeneuve sur Lot, Agen, Nord Médoc, Nord Libour. Más al norte, los alrededores de Grenoble, de Vienne, el Loiret, la Yonne, Baumme les Dames, Lorena y Alsacia, el Marne, prácticamente todo el Aisne, el Aube, el Oise, el Nord y el Pas de Calais, mas diseminadamente en Normandía.
En un contexto de fuerte abstención, la subida del Frente Nacional se confirma. Esta remontada se inscribe en la crisis que golpea de lleno a la clase obrera y a las capas inferiores de la pequeña burguesía, provocando un paro masivo y la ruina de millares de campesinos, artesanos, comerciantes e incluso de empresas medias.
Los partidos burgueses de izquierda y de derecha han sido incapaces, y se ven incapaces para cortar esta crisis, la más profunda que ha conocido el capitalismo. Y también la burguesía mas reaccionaria que representa al capital financiero contempla soluciones aún mas duras. Para llegar al poder, el Frente Nacional necesita ganar a la mayor base de masas posible. Se apoya sobre el descontento, la justa cólera de los explotados, de los parados y de las capas que se ven amenazas de la pequeña burguesía. Su implantación de los bastiones de la clase obrera y en zonas rurales abandonadas por los partidos de izquierda y de derecha muestra el alcance de sus logros. ¿Quiere el fascismo el poder para aquellos que trabajan y que son los únicos creadores de riqueza? No, porque para ello sería necesario expropiar a los que detentan el poder económico hoy dirigido por el capital financiero. Su programa es en realidad el salvamento del capital, haciendo colaborar a la clase obrera y capas populares en ese proyecto, presentando los intereses de los trabajadores y los de los patrones como idénticos, y designando al enemigo en los “inmigrados”, los “asistidos socialmente”, los “aprovechados”, sembrando, en pocas palabras, la división en el seno del proletariado y escondiendo la fuente del beneficio: la explotación. El fascismo de ayer demostró que no prepara precisamente gloriosos mañanas, sino una dictadura brutal contra los que hoy intenta movilizar.
Hoy avanza enmascarado, reclamándose republicano. Es la moderna forma bajo la cual disimula para aparecer respetable, para hacer olvidar el pasado de esta corriente que fue la causa de 50 millones de muertos. Los fascistas han llegado a través de las urnas, no lo olvidemos, y de nuevo sale hoy la bestia inmunda de las entrañas de la sociedad capitalista.
Ayer existían partidos comunistas dirigiendo la resistencia antifascista; existía un estado socialista, la URSS, que llevó una resuelta lucha contra la barbarie. Hoy ya no hay campo socialista. Los antiguos partidos comunistas se comprometieron en la vía reformista, no ofreciendo ya ninguna perspectiva revolucionaria a la clase obrera.
Debemos reemprender el camino de la lucha revolucionaria. Solamente un Partido Comunista que se fije como meta la toma del poder, ese poder que la burguesía no abandonará de buen grado, puede ofrecer esta perspectiva, uniendo al pueblo en un frente anticapitalista y antifascista, preparando la fuerza combatiente que se oponga al aparato estatal de esa burguesía.
La elección está entre socialismo y barbarie; paz entre los pueblos para el bienestar común o la barbarie del sistema capitalista. La elecciones entre un mundo nuevo en toda el planeta, un mundo de paz entre los hombres o ser arrastrados a una guerra de reparto entre las potencias imperialistas, en la cual serviremos de carne de cañón.
¡La elección para nosotros está clara, y es la de rechazar la resignación frente a un este sistema que aplasta las vidas, rechazando a los sembradores de ilusiones que conducirán tarde o temprano a la barbarie; elegimos la lucha antifascista, anticapitalista y revolucionaria como única vía para la emancipación del conjunto de todos los trabajadores!
¡El fascismo se combate mediante la lucha revolucionaria anticapitalista, y no con las urnas!
¡La única vía es la revolucionaria por el socialismo, en dirección al comunismo!

Del Partido Comunista maoísta de Francia y el Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Francia: Informe del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) sobre el fin de semana del 8 de marzo 2015 ¡fin de semana popular y feminista!

*Francia: 8 de marzo 2015 ¡Solidario y revolucionario! –  Convocatoria del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: Hace 43 años, Pierre Overney, obrero maoísta asesinado ante la fábrica Renault

*Francia: La masacre en Charlie-Hebdo ¡Frente a todos los reaccionarios, unidad revolucionaria! – Declaración del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: Cartel del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) -Contra el Congreso del FN en Lyon ¡Ofensiva de masas y popular!

*PC maoísta de Francia: ¡Viva la resistencia de Kobané! (11 Octubre 2014)

*Francia: Obreros, obreras ¡Nos atrevemos a luchar! ¡Nos atrevemos a vencer! – Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: ¡Rendir homenaje a Pierre Overney es continuar su combate revolucionario!

*Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) Francia: Comunicado concerniente a nuestras diferencias con la OCFR

*¡Abajo la agresión contra el pueblo palestino! – Llamamiento del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*PC maoísta de Francia – Bloque Rojo (Unificación de los maoístas): ¡Contra la Europa del capital! ¡Boicot a las elecciones! (Mayo 2014)

*Intervención del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia en el Encuentro Internacional con ocasión del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)

 

 

El alcance universal de la Revolución Cultural (1975) – Documento del Grupo para la Fundación de la Unión de los Comunistas de Francia Marxista-Leninista (U.C.F.M.L.)

 

“Ningún partido político puede en modo alguno dirigir un gran movimiento revolucionario a la victoria a menos que posea una teoría revolucionaria y un conocimiento de la historia y cuente con una profunda comprensión del movimiento práctico”.
             Mao Tse-tung

Nota – Conocer la historia del movimiento maoísta internacional desde su origen en los años 60 del siglo XX hasta la actualidad, estudiar la labor ideológica y política de los partidos y organizaciones maoístas, de sus experiencias con el fin de poder extraer las lecciones positivas y negativas, nos ayudarán a los comunistas y revolucionarios a seguir avanzando en la gran marcha hacia el comunismo.

En Francia, una de las organizaciones que trabajó por la construcción de un partido de nuevo tipo marxista-leninista-maoísta y llevar a cabo la revolución proletaria en dicho país fue el Grupo para la Fundación de la Unión de los Comunistas de Francia Marxista-Leninista (U.C.F.M.L.)
Surgido en el año 1969 -y desarrollando su labor política hasta 1985-, la U.C.F.M.L. nació, tal y como lo señaló uno de sus dirigentes en el mitin-debate celebrado en la Mutualité de París el 6 de Noviembre de 1976:
“en el punto álgido de los asaltos populares de los sesenta. Nuestra fecha histórica de origen es la tormenta revolucionaria de Mayo del 68”.
Manteniendo una crítica y lucha tanto contra el revisionismo del P.“C”.F. como contra el putschismo y el neorrevisionismo de otros grupos, la U.C.F.M.L. afirmaba en el mencionado mitin-debate que:
“Nuestro objetivo es la revolución proletaria en Francia. Declaramos que la cuestión del poder está en el orden del día; esto no significa que la situación es inmediatamente prerrevolucionaria. Pero significa que las tareas políticas del proletariado revolucionario han quedado suficientemente claras para la propia lucha de clases para dotar de significado y fuerza a su realización
(…) organizar la revolución proletaria es hoy el único significado y la única fuerza.
(…) practicar la cuestión de la organización comunista, necesaria para la victoria popular, significa practicar la política revolucionaria maoísta.
Ser maoísta, y no sólo marxista-leninista, declararse uno mismo maoísta, es una elección política precisa. Nuestra organización, la UCFML, que ahora cuenta con siete años de existencia, es la única que adopta esta elección. (…)
Nuestra base de apoyo ideológica y teórica es la Gran Revolución Cultural Proletaria. MAYO DEL 68 Y LA GRAN REVOLUCIÓN CULTURAL PROLETARIA: estas son, si queréis, las dos fuentes del maoísmo en Francia, en la forma que vemos su fuerza y duración”. (…)
La U.C.F.M.L. realizó un extenso trabajo de masas entre el proletariado de las fábricas y los barrios, entre los campesinos, con los emigrantes, entre los estudiantes, en el frente del arte y la cultura, en la solidaridad internacional y antiimperialista, etc. Para ello creó organizaciones de masas: como los Comités Populares de Acción Anticapitalista (C.P.A.C.); los Comités Martins Soares (más tarde denominados Comités Portugal Rojo Obrero Campesino Vencerá)
de solidaridad con la lucha revolucionaria del proletariado y el pueblo portugués y su vanguardia política, el Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.); el grupo Foudre (Relámpago) de intervención en el arte y la cultura, etc.
La U.C.F.M.L. editó a partir de 1973 la revista Le Marxiste-Leniniste.

Ofrecemos a continuación el texto de la U.C.F.M.L. “El alcance universal de la Revolución Cultural” del año 1975, extraído de la web de Les Materialistes La traducción al español es una colaboración del camarada F. González para el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo.

EL ALCANCE UNIVERSAL DE LA REVOLUCIÓN CULTURAL
U.C.F.M.L. – 1975

Sobre la sólida base política que viene de nuestra historia, hay que apropiarse de la cuestión del marxismo, del maoísmo como corriente revolucionaria mundial, como base teórica e ideológica, como sistematización de la mayor experiencia revolucionaria de nuestro tiempo: la Gran Revolución Cultural Proletaria.
La Revolución Cultural no es una simple fase táctica de construcción del socialismo en China. No es un simple movimiento de masas para rectificar y regenerar el Partido. Como los camaradas chinos dicen «no tiene precedentes en la historia». Es LA gran revolución de nuestro tiempo. Significa para la segunda mitad del siglo XX lo que la Comuna de París significo a finales del siglo XIX, lo que significó Octubre a principios del siglo XX. La posición respecto a este punto distingue de forma radical el marxismo-leninismo del moderno revisionismo. Nuestra máxima es la que declara «Dime lo que piensas de la revolución cultural, y yo te diré si eres un revolucionario marxista-leninista».
La Revolución Cultural es una REVOLUCION en el pleno sentido del término: las masas populares se apoderan de la cuestión del Estado, intervienen en los asuntos de Estado. Se trata de desalojar y abatir a los representantes políticos de una clase: la nueva burguesía presente en el Partido Comunista.
La Revolución Cultural es una REVOLUCION PROLETARIA. La clase obrera realiza y ejecuta la consigna: «LA CLASE OBRERA DEBE DIRIGIRLO TODO». A partir de los choques revolucionarios obreros en Shangai en enero de 1967, el proletariado efectúa, a una escala sin precedentes, su entrada masiva en la escena política. Penetra en las universidades, y va a dirigir directamente en la superestructura.
La Revolución Cultural hace surgir a la realidad novedades socialistas anteriormente desconocidas:
– Los COMITES REVOLUCIONARIOS DE TRIPLE UNION, que toman en sus manos la gestión de las unidades de producción.
– Las UNIVERSIDADES LIGADAS A LAS FABRICAS, la entrada de campesinos pobres y obreros en las universidades. Todo ello organiza la reducción de la DIFERENCIA ENTRE TRABAJO MANUAL Y TRABAJO INTELECTUAL.
– EL ESTUDIO POR LAS MASAS DEL MARXISMO, y en particular de la FILOSOFIA, a fin de obstaculizar el monopolio elitista de la concepción cerrada del Partido.
– LA MOVILIZACION POR UN ARTE Y UNA CULTURA REALMENTE PROLETARIOS.
– LA PARTICIPACION GENERALIZADA DE TODOS LOS CUADROS EN EL TRABAJO PRODUCTIVO.
– LA IMPLANTACION ENTRE LOS AMBIENTES DE CAMPESINOS POBRES DE JOVENES INSTRUIDOS.
Y tantas otras transformaciones revolucionarias, que tienen por objetivo hacer de las masas una muralla invencible contra la restauración del capitalismo.
Sobre la base de la Revolución Cultural, el maoísmo profundiza y transforma todos los grandes conceptos del marxismo. El mismo concepto de clase social se ve sometido a exagente: esta «burguesía en el seno del Partido» de la que habla Mao Tsé Tung no está definida en términos de posesión de medios de producción. Lo que se cuestiona es su proyecto de Estado, su proyecto político. La tarea marcada es poner la política en el puesto de mando, buscar la base social de la nueva burguesía revisionista, de su proyecto político. Para el programa común, eso es una directriz decisiva.
La Revolución Cultural y el maoísmo, de forma esencial, transforman la propia noción de dictadura del proletariado. Ponen de manifiesto que el eje no es la construcción del socialismo. El eje es la lucha de clases. Decía Lenin que «no es marxista quien no extiende el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado». La Revolución Cultural nos enseña que «no es marxista quien no extiende el reconocimiento de la dictadura del proletariado al reconocimiento de la lucha de clases».
En primer término, el socialismo no es una «construcción»; es una lucha de clases. Ese es el motivo por el cual la Revolución Cultural es la revolución de nuestra época.
Y afirmamos:
¡VIVA LA GRAN REVOLUCION CULTURAL PROLETARIA, VIVA LA LUCHA DE CLASES BAJO LA DICTADURA DEL PROLETARIADO!

Otros textos y documentos sobre el movimiento maoísta en Francia durante los años 60 del siglo XX en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Sobre la Revolución Cultural (1ª parte)

*Sobre la Revolución Cultural (2ª parte)

*Sobre la Revolución Cultural (3ª parte)

*Sobre la Revolución Cultural (y 4ª parte)

*La barricada cierra la calle pero abre el camino. En el 45º aniversario de las jornadas revolucionarias de Mayo de 1968 en Francia (II)

*La barricada cierra la calle pero abre el camino. En el 45º aniversario de las jornadas revolucionarias de Mayo de 1968 en Francia (IV)

*La barricada cierra la calle pero abre el camino. En el 45º aniversario de las jornadas revolucionarias de Mayo de 1968 en Francia (y V)

La Comuna de París: Primera Dictadura Proletaria

Nota – Hoy, 18 de Marzo, conmemoramos el 144º aniversario de aquella histórica jornada del 18 de Marzo de 1871 cuando el proletariado y el pueblo de París se alzaron en armas creando el primer Estado del proletariado del mundo, la Comuna de París, de corta existencia pero cuyos principios, tal y como señaló Marx, son eternos e indestructibles.
Con este motivo ofrecemos a continuación un amplio extracto del artículo “La Comuna de París: Primera Dictadura Proletaria”, publicado en el órgano del Comité Central del Partido Comunista Revolucionario de Estados Unidos “Revolution”, Vol. 3, Nº 6, Marzo de 1978, que hemos extraído de la web del Marxists Internet Archive y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

LA COMUNA DE PARÍS: PRIMERA DICTADURA PROLETARIA
El 18 de Marzo se conmemora el aniversario de la Comuna de París. Ese día en 1871, los obreros de París “tomaron el cielo por asalto”, tal y como lo describió Marx, alzándose en rebelión armada y manteniendo la ciudad durante 72 días hasta que los gobernantes de Francia finalmente fueron capaces de desatar su sangrienta venganza sobre los esclavos que se atrevieron a alzar la bandera de la revolución. Ciertamente no fue la primera rebelión de los oprimidos, ni siquiera la primera rebelión de la joven clase obrera. Pero fue la primera vez que la clase obrera tomó el poder, y las lecciones aprendidas en esa primera exitosa (pese a su corta vida) revolución han establecido los principios básicos para la revolución de la clase obrera desde entonces.
Los obreros de París, que se habían rebelado dos veces y dos veces fracasado en los pocos años anteriores a 1871, se habían armado para la defensa de su ciudad en el transcurso de una guerra que la burguesía francesa había lanzado contra Prusia. Los obreros estaban tanto física como políticamente aislados del resto del país y superados ampliamente por las fuerzas armadas de las clases dominantes francesa y prusiana. Pero la burguesía francesa se rindió ante Prusia y trató de entregar París al ejército prusiano con el fin de acabar con la lucha de los obreros allí. Unidades del ejército francés marcharon hacia París para desarmar a los obreros que se habían organizado en la Guardia Nacional. Los obreros tenían poca elección. Decidieron utilizar sus armas –arriesgándose a todo tratando de liberarse de una vez y para siempre en lugar de marchar mansamente al matadero.

Alborada de una Gran Revolución Social
Aunque Marx, que seguía los acontecimientos de Francia en aquellos momentos desde Inglaterra donde estaba exiliado, pensó que el momento no estaba maduro para que los obreros parisinos se alzaran y vencieran, rápidamente hizo un balance de la naturaleza histórica de los acontecimientos, declarando el 18 de marzo de 1871 “la alborada de la gran revolución social que liberará a la humanidad para siempre del régimen de clases”, y apoyó a la Comuna.
Ese día, el Comité Central de la Guardia Nacional de los obreros proclamó que: “Los obreros de París, en medio de fracasos y traiciones de las clases dominantes, han comprendido que ha sonado para ellos la hora de salvar la situación asumiendo en sus manos la dirección de los asuntos públicos”. Las tropas del Gobierno enviadas para desarmar a los obreros fueron golpeadas. En pocos días, los ricos ociosos, los capitalistas, los cortesanos y los delincuentes comunes huyeron de París a Versalles, donde la clase dominante francesa declaró la guerra contra París.
La propia Comuna –el Gobierno formado por los obreros- se compuso de representantes de diversos barrios de París, elegidos por los ciudadanos y revocables de su puesto en cualquier momento. La mayoría de sus miembros eran obreros o representantes reconocidos de la clase obrera. Más que una entidad parlamentaria (como el Congreso en los EE.UU.), la Comuna tomó decisiones y las llevó a cabo. Y desde lo más alto hasta la base todos sus miembros y todos cuantos trabajaron bajo su dirección recibieron los mismos salarios que un obrero corriente.
El ejército y la policía fueron abolidos. Todos los ciudadanos capaces de llevar armas fueron enrolados en la Guardia Nacional, la única fuerza armada. “Los curas fueron enviados de vuelta a los recesos de la vida privada, para alimentarse allí entre las almas de los fieles a imitación de sus predecesores, los Apóstoles”. (Marx, La Guerra Civil en Francia).
Las escuelas quedaron abiertas para todos, a todos los niveles. Los alquileres de las casas quedaron cancelados y todas las casas de empeño clausuradas. Se prohibieron los turnos de noche. Las fábricas de los capitalistas que habían huido fueron incautadas, para ser dirigidas por los propios obreros. La Columna de la Victoria, un monumento a las guerras de agresión chovinistas de Francia, fue derribada. “La bandera de la Comuna”, declararon los obreros”, es la bandera de la República Mundial”.
A la burguesía le gusta pintar el marxismo como tan sólo una idea, un sueño imposible o una pesadilla estremecedora. El marxismo es la síntesis científica de toda la historia de las luchas de los oprimidos, y de todo el conocimiento conquistado a través de las luchas de la humanidad. Surgió con el desarrollo y el crecimiento de las luchas de la clase obrera, cuya posición y punto de vista se expresan en el marxismo. Tal y como Lenin escribió en El Estado y la Revolución, “No existe traza alguna de utopismo en Marx, en el sentido que fraguó o inventó una “nueva” sociedad. No, él estudió el nacimiento de la nueva sociedad a partir de la vieja, y las formas de transición de la última a la primera, como un proceso histórico-natural. Él examinó la experiencia misma de un movimiento proletario de masas, y trató de extraer lecciones prácticas de este. Él “aprendió” de la Comuna, al igual que todos los grandes pensadores revolucionarios aprendieron sin vacilar de la experiencia de los grandes movimientos de las clases oprimidas…”.
La más importante lección de la Comuna de París, lo que los obreros de París enseñaron en primer lugar con sus fusiles y luego con su heroico sacrificio, es la cuestión central del marxismo: la dictadura del proletariado.
“Se dice y escribe frecuentemente,” explica Lenin en El Estado y la Revolución, “que la cuestión principal en la teoría de Marx es la lucha de clases. Pero esto es erróneo. Y esta noción errónea resulta muy frecuentemente en una distorsión oportunista del marxismo y su falsificación en un espíritu aceptable para la burguesía… Aquellos que sólo reconocen la lucha de clases no son aún marxistas; se les puede encontrar estando aún dentro de los límites del pensamiento burgués y la política burguesa… Sólo es marxista aquel que extiende el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado.” Tal y como lo señaló Marx en su Carta a Weydemeyer, escrita en 1852, “no se me debe ningún mérito por descubrir la existencia de las clases en la sociedad moderna, ni la lucha entre ellas. Mucho antes de mí los historiadores burgueses habían descrito el desarrollo histórico de esta lucha de clases y los economistas burgueses la anatomía económica de las clases. Lo que yo hice nuevo fue demostrar: 1) que la existencia de las clases está únicamente vinculada con fases particulares e históricas en el desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce necesariamente a la dictadura del proletariado: 3) que la dictadura misma sólo constituye la transición hacia la abolición de todas las clases y a una sociedad sin clases”.
En otras palabras, la lucha de clases conduciría inevitablemente a la clase obrera a establecer el dominio de la mayoría trabajadora sobre la minoría explotadora, por vez primera en la historia, y éste sería el primer paso hacia la eliminación de todas las clases y el dominio de clases. Esto es lo que representó la Comuna de París. Los obreros y obreras de París establecieron la primera dictadura del proletariado del mundo. A través de la experiencia de esta lucha, dieron vida y forma a lo que Marx y los obreros con conciencia de clase en general habían sólo concebido de una manera general.
(…) Como señaló Marx, los obreros de París, rodeados por todas partes y enfrentados al hambre debido al bloqueo económico, no pudieron más que comenzar su trabajo durante los 72 días de la Comuna. Cometieron ciertos errores, como era inevitable en ésta la primera de todas las revoluciones proletarias. Marx y Engels concluyeron que la Comuna había fracasado en emprender la dictadura de los obreros sobre los explotadores de manera lo suficientemente implacable y rápida –los obreros dejaron sin tocar el Banco de Francia, el principal pilar financiero del país, y en lugar de eliminar a la burguesía capturada en París y marchar inmediatamente sobre Versalles mientras la burguesía francesa estaba aún debilitada por su derrota a manos de Prusia, los obreros de la Comuna les dejaron escapar y recuperar sus fuerzas. Entonces, la burguesía francesa con la ayuda de los gobernantes reaccionarios prusianos llevaron a cabo una “rebelión de los esclavistas” contra los esclavos victoriosos, convirtiendo París en un mar de sangre cuando los Comuneros a millares fueron asesinados casa por casa combatiendo o fusilados como prisioneros.
Pero como declaró Marx incluso mientras la batalla estaba aún arreciando en París: “Si la Comuna es destruida, la batalla sólo quedará pospuesta. Los principios de la Comuna son eternos e indestructibles; se presentarán una y otra vez hasta que la clase obrera sea liberada”. (Marx, Acta de un Discurso sobre la Comuna de París).
(…)
La Revolución Cultural
La Gran Revolución Cultural Proletaria, iniciada y dirigida personalmente por Mao, fue un gran ejemplo de la clase obrera defendiendo y desarrollando la dictadura del proletariado y ejerciendo “la dictadura omnímoda sobre la burguesía en la superestructura”. Este alzamiento de centenares de millones de obreros, campesinos y otras masas contra aquellos a los que Mao calificó como “las personas del partido en el poder tomando la vía capitalista” fue, tal y como se explicó en Cómo el Capitalismo Ha Sido Restaurado en la Unión Soviética y lo que Esto Significa para la Lucha Mundial, no “simplemente un movimiento para criticar la ideología burguesa y a los representantes burgueses en el terreno de la cultura, la educación, etc., sino una lucha revolucionaria dirigida para derrocar a personas en puestos altos en el Partido y el Estado que de hecho se habían atrincherado en el poder en muchas esferas de la sociedad –aunque no habían tomado aún el control de todo el aparato del Estado y habían comenzado realmente a restaurar el capitalismo”.
En su análisis de la Comuna de París, Marx señaló cómo la dictadura del proletariado representaba el inició de un proceso que gradualmente implicaría a la gran mayoría del pueblo (es decir, las antiguas masas explotadas, dirigidas por el proletariado) y eventualmente a todo el pueblo (tras la eliminación de las clases) en la administración de la sociedad. En la Comuna de París “obreros sencillos” (como Marx afirmó para hacer explotar el punto de vista de la burguesía) asumieron la administración de todo, de todas las funciones de gobierno (que los obreros simplificaron enormemente) y de todas las esferas de la sociedad, a través de o bien la participación directa o a través de “alquilar” expertos para trabajar para los obreros y bajo la guía y dirección de los obreros. En la Revolución Cultural, la sociedad socialista dio un salto cualitativo hacia la dirección de los ideales de la Comuna, avanzando mucho más que ninguna sociedad socialista anterior.
Bajo la dirección y guía de Mao, casi todos los cuadros (personas con posiciones de autoridad y responsabilidad) en el Partido quedaron bajo el intenso control y crítica de las masas. Cada aspecto de la sociedad fue criticado y combatido. (…) Los obreros y campesinos limpiaron las diversas instituciones de la forma que una buen escoba limpia la suciedad. La educación fue revolucionarizada, para que en lugar de educar a los hijos e hijas de los viejos explotadores y educar a las personas para convertirse en nuevos explotadores, las escuelas fueran dirigidas por los obreros y campesinos para las necesidades intereses de los obreros y campesinos en transformar la sociedad y la naturaleza para avanzar hacia el comunismo. La burguesía había controlado la posición dominante en la cultura (libros, películas, obras de teatro, arte, etc.). Fueron barridos y la imagen de los obreros y campesinos y el punto de vista de la clase obrera comenzó a dominar en estos campos. Estableciendo los comités revolucionarios (combinaciones de tres-en-uno de obreros de base, miembros del Partido y administradores y/o técnicos), las masas fueron capaces de tomar realmente de nuevo el poder en las fábricas, comunas, escuelas y demás, anteriormente dirigidas por los seguidores del camino capitalista.
Junto al Ejército de Liberación Popular bajo la dirección de la clase obrera a través de su Partido, las propias masas populares se organizaron en milicias en sus fábricas y lugares de trabajo bajo la dirección del Partido, haciendo así que el Estado descansase con mayor seguridad que nunca en el poder armado de la clase obrera y sus aliados. En enero de 1967, los revolucionarios en Shanghai construyeron una alianza de las organizaciones de masas revolucionarias, el Ejército de Liberación Popular y los cuadros revolucionarios del Partido, que tomaron el poder con éxito de la vieja administración seguidora del camino capitalista en Shanghai. Mao hizo balance y popularizó esta experiencia por toda China. La conciencia popular avanzó enormemente.
(…) La Revolución Cultural no condujo al final de la lucha de clases en China. Casi una década después que se iniciara la Revolución Cultural, Mao lo dejó claro con su importante instrucción: “¿Por qué habló Lenin de ejercer la dictadura sobre la burguesía? Esta cuestión debe ser comprendida a fondo. La falta de claridad sobre esta cuestión conducirá al revisionismo. Esto debe darse a conocer a toda la nación”.
No sólo a unas pocas personas, no sólo a los miembros del Partido, no sólo a unos pocos millones, ¡sino a toda la nación! Con esto Mao declaraba explícitamente que para combatir a los revisionistas y prevenir el derrocamiento de la dictadura del proletariado, un número más extenso de la clase obrera y de las masas necesitaban profundizar considerablemente en la comprensión del marxismo y las tareas de la dictadura del proletariado.
Centrándose en el “por qué”, Mao se centró en el hecho de que pese a todos los avances, la cuestión de la dictadura del proletariado es todavía la cuestión de la transición del capitalismo al comunismo. Aunque los escritos de Marx claramente señalan esta cuestión, fue solo la experiencia adicional de la lucha de clases bajo la dictadura del proletariado en la URSS y China que hizo posible hacer un balance de forma tan explícita como lo hizo Mao de la larga, aguda y compleja naturaleza de la lucha contra las fuerzas de la restauración capitalista.
(…) Esta comprensión de la dictadura del proletariado desde el punto de vista del objetivo del comunismo, y no como un fin en sí mismo, es esencial a la teoría de Mao sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado. Como todos los procesos, no existe una inmovilidad en el camino socialista -sólo existen avances o retrocesos. Cualquier medio camino, indecisión o vacilación en el camino socialista conduce definitivamente al derrocamiento del proletariado y la restauración del capitalismo.
Además, tal y como han mostrado las experiencias en la URSS y China, los avances de la revolución fuerzan a la burguesía a saltar para oponerse a ella, y de este modo el proletariado se ve forzado a combatir para acabar con la “rebelión de los esclavistas”, de igual modo que la clase obrera fue forzada a combatir para defender la Comuna de París, el primer Estado obrero, “quiera” sí o no la clase obrera una batalla particular.

Los principios de la Comuna son Eternos
Al parecer Mao Tsetung señaló que: “Marx al principio se opuso a la Comuna de París… Cuando la Comuna de París se levantó, Marx la apoyó, aunque suponía que iba a fracasar. Cuando se dio cuenta que era la primera dictadura proletaria, pensó que sería una buena cosa incluso aunque durara tres meses. Si lo valoramos desde un punto de vista económico, no valía la pena”. (“Discurso en la Conferencia de Lushan”, Mao Tsé-tung Espontáneo. Pláticas y cartas: 1956-1971, Ediciones Renacimiento, A.C., Universidad Autónoma de Sinaloa, México 1981, pág. 124).
Por supuesto ni Marx ni Mao contemplaron la Comuna de París desde “un punto de vista económico” –desde la postura de los estrechos resultados inmediatos. Incluso aunque la Comuna fracasó, estableció los principios básicos para todas las revoluciones proletarias que vendrían. El heroico ejemplo de los Comuneros y el balance científico de sus heroicos esfuerzos proporcionaron la base para un dominio teórico superior de las tareas y de la dirección de la revolución proletaria, que, a su vez, hizo posible el éxito de futuros esfuerzos. Sabiendo que esto sería así, Marx escribió: “Los obreros de París, con su Comuna, serán celebrados como los gloriosos precursores de una nueva sociedad. Sus mártires han quedado consagrados en el gran corazón de la clase obrera”.
Al igual que algunos autodenominados marxistas rehusaron reconocer las lecciones abonadas con sangre de la Comuna de París, también, cuando el revisionismo triunfó en la Unión Soviética y se restauró el capitalismo, algunas personas rehusaron reconocer este hecho. Algunas personas que habían sido revolucionarias pensaron que si la URSS se había perdido para la clase obrera, entonces todo por lo que habían luchado fue para nada, y enterraron sus cabezas en la arena, se colocaron a la cola de los nuevos revisionistas soviéticos y se dejaron arrastrar, y, después de todo, todo lo que habían hecho realmente fue para nada. Esto causó un gran daño a la causa revolucionaria.
En su época, la Comuna de París mostró que la revolución proletaria no sólo era necesaria sino posible. Su derrota sólo mostró que la transición del capitalismo al comunismo será un largo proceso, con muchas vueltas y revueltas en su desarrollo, desde luego con contratiempos, pero con un desarrollo en espiral por el que cada avance de la clase obrera se coloca sobre los hombros de los que han combatido y muerto anteriormente por la causa del proletariado. Esto es algo natural, dado que el desarrollo del capitalismo al comunismo requiere una ruptura completa –una “ruptura radical”, como Marx la llamó, con todas las formas anteriores de la sociedad y todas las ideas tradicionales y los grandes cambios que el mundo ha conocido nunca.
En nuestra época, la Revolución Cultural muestra que la restauración del capitalismo no es inevitable, que la clase obrera y las masas pueden desarrollar formas –formas completamente nuevas de hacer cosas en la historia de la sociedad- para defender sus conquistas y hacer retroceder los incesantes ataques del enemigo. Al igual que la Comuna de París proporcionó las bases para el desarrollo del marxismo cuando el marxismo estaba empezando a surgir hace más de cien años, hoy también a través de la Revolución Cultural, el marxismo se ha desarrollado y avanzado y la clase obrera del mundo entero se alza con mayor superioridad en su lucha por derrocar a los reaccionarios de todos los países uno por uno y traer la victoria del comunismo al mundo entero.

Sobre la Comuna de París de 1871 ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Las grandes lecciones de la Comuna de París (I)

*Las grandes lecciones de la Comuna de París (y II)

*La Comuna de París: Primer Estado Proletario – Artículo de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (mlm) de Colombia)

Francia: Informe del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) sobre el fin de semana del 8 de Marzo ¡fin de semana popular y feminista!


Nota – Con motivo de la reciente celebración del 8 de marzo 2015, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Drapeau Rouge – blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia- ha publicado el siguiente informe e imágenes sobre las actividades realizadas en Clermont-Ferrand (Francia) por el Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

INFORME SOBRE EL FIN DE SEMANA DEL 8 DE MARZO ¡FIN DE SEMANA POPULAR Y FEMINISTA!
Por primera vez desde el comienzo del proceso de unificación, el Bloque Rojo organizó un acto por el Día Internacional de las Mujeres. ¡Este es el informe y algunas fotos de ese fin de semana!
En relación con el Día Internacional de las Mujeres (8 de Marzo), el Bloque Rojo organizó una proyección-debate el sábado 7 de marzo en un hostal de jóvenes trabajadores en Clermont-Ferrand.
Durante este acto, pusimos un espacio para cuidado de niños con el objetivo de permitir a las mujeres, que frecuentemente tienen que encargarse de ello, poder participar más libremente.
Este acto reunió a unas 15 personas con las que pudimos intercambiar opiniones sobre organización y autodefensa feminista.
Tras la presentación de la situación de las mujeres en Francia, conversamos sobre ejemplos de agruparse en contra del patriarcado y toda la violencia que crea por todo el mundo.
Así, hablamos de los saris rosas, una agrupación antisexista, y sobre las mujeres que son parte de la guerra popular en la India, pero también sobre el movimiento feminista proletario en Italia o en Canadá.
Llegamos a la conclusión que la única solución que tenemos es construir un movimiento feminista proletario también aquí. Luego hablamos de los proyectos que también queremos establecer aquí en Francia.
Las primeras acciones en este sentido serán la organización de la proyección de la película “Gulaab gang” sobre los Saris Rosas y, como segunda actividad, organizar un curso no mezclado de autodefensa.
El acto se clausuró de forma amistosa con música en torno a un buffet.
Al día siguiente, participamos en la concentración local a favor de los derechos de las mujeres. LLegamos tras una pancarta roja con el texto «Por un feminismo revolucionario», gritando consignas como “Féministes et prolétaires! Patriarcat, tu vas prendre cher!”, “Flics, machos, et bourgeois, tu nous opprimes? Nous on t’abat!” que fueron coreados por parte de los congregados.
Una camarada ofreció el discurso del Bloque Rojo para esta ocasión.
Tras los discursos, los concentrados cantaron el himno de las Mujeres, que se cerró con una de nuestras enérgicas consignas:
«Contre le patriarcat, je me lève et je me bats!
Contre la lesbophobie, j’prends mon casque et mon fusil!
Contre le capitalisme, on construit le socialisme!»
Nos hemos encontrado con mujeres motivadas para avanzar hacia la solidaridad feminista proletaria y dar pasos hacia proyectos futuros.
Este fin de semana ha sido exitoso y representa, para nosotras, la primera piedra de un frente feminista proletario en Francia.
Seguiremos haciendo actos con ese objetivo e invitamos a todas a ponerse en contacto con nosotras y unirse a este proyecto de solidaridad popular y feminista.
¡Contra toda opresión,
Autodefensa y solidaridad!
¡Mujeres, organizar la Revolución !

Sobre el Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Francia: 8 de marzo 2015 ¡Solidario y revolucionario! –  Convocatoria del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: Hace 43 años, Pierre Overney, obrero maoísta asesinado ante la fábrica Renault

*Francia: La masacre en Charlie-Hebdo ¡Frente a todos los reaccionarios, unidad revolucionaria! – Declaración del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: Cartel del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) -Contra el Congreso del FN en Lyon ¡Ofensiva de masas y popular!

*Francia: Obreros, obreras ¡Nos atrevemos a luchar! ¡Nos atrevemos a vencer! – Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: ¡Rendir homenaje a Pierre Overney es continuar su combate revolucionario!

*Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) Francia: Comunicado concerniente a nuestras diferencias con la OCFR

*¡Abajo la agresión contra el pueblo palestino! – Llamamiento del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Intervención del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia en el Encuentro Internacional con ocasión del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)
 

 

Francia: 8 de Marzo ¡solidario y revolucionario! – Convocatoria del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)


Nota – Con motivo del próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Drapeau Rouge – blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia- ha publicado el siguiente artículo y convocatoria a un acto en Clermont-Ferrand del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

8 DE MARZO ¡SOLIDARIO Y REVOLUCIONARIO!
El 8 de Marzo, Día Internacional de las Mujeres, es el símbolo de la lucha de las mujeres por su liberación. A pesar de los cambios que ha habido en los derechos de las mujeres, la dominación patriarcal aún existe en la actualidad, oprimiendo cotidianamente a las mujeres.
En el trabajo, los salarios de las mujeres son inferiores en un 30% con respecto al de los hombres. Sus contratos son más precarios y 1/5 de las mujeres ocupadas ha sufrido diversas formas de acoso sexual, provocando con regularidad importantes problemas de salud.
El acoso no es sólo un azote en el lugar de trabajo : ¡las mujeres lo sufren en todas partes! Incluso la calle se convierte en un lugar de violencia para las mujeres, pues lo silbidos, comentarios e insultos son omnipresentes.
Sin embargo rehusamos permanecer encerradas en el ámbito privado, doméstico, ¡que de todas maneras no es más seguro! 7 mujeres de cada 10 han sufrido violencia conyugal; una mujer muere cada dos días a manos de su cónyuge. Además, el 83% de las mujeres víctimas de violación conocen a su agresor, quien resulta también ser su cónyuge en el 31% de entre ellas.
Dentro o fuera, las mujeres experimentan la violencia sexista; nos negamos a encerrarnos bajo el falso pretexto de seguridad que nos pone en peligro y nos aísla.
Finalmente, las fuerzas del orden participan activamente en la violencia contra las mujeres: culpabilización, el rehusar el registro de quejas, insultos, violencia física y moral para reprimir a quienes se atreven a oponerse a ellos. Además, muy a menudo los agresores están poco o nada preocupados. ¡Por ello no sorprende que las mujeres no llamen a la policía para obtener justicia!
Esta situación extremadamente grave existe en Francia, pero también en el mundo entero. En todas partes, los gobernantes pisotean a las mujeres que les sirven de mano de obra barata, de objeto de placer y de reproducción (las mujeres son, a sus ojos, los cuerpos de que disponen para actuar a su antojo), de armas de guerra (pensar en las violaciones de guerra durante la guerra de independencia de Argelia, pero también hoy en la India o en Kurdistán) y objetos de división del pueblo para reforzar su dominación capitalista.
Ante esta situación, nuestra única solución es organizar la autodefensa y la solidaridad de las mujeres contra el sistema que las oprime. En la India, las mujeres se están organizando contra la violencia sexista: ellas se agrupan bajo el nombre de los «saris rosas» para oponerse a los agresores, única manera de protegerse y hacer justicia. Este es un ejemplo para quebrar la dominación patriarcal y también existen muchos otros: particularmente en Italia o en Canadá, con los movimientos feministas proletarios que se desarrollan para destruir el sistema que liga el patriarcado y el capitalismo con el objetivo de dominarnos mejor. Estos medios de acción son una fuente de inspiración para nosotras, para que podamos organizarnos contra la violencia sexista. ¡La solidaridad es nuestra mejor arma!
Te invitamos a un debate con una proyección sobre el tema de la organización y la autodefensa de las mujeres y sobre las perspectivas que se abren.
Habrá disponible un espacio para el cuidado de niños y podremos intercambiar ideas en torno a un buffet.
Ven a compartir una tarde de convivencia:
Sábado 7 de marzo a partir de las 14.30h
Foyer de Jeunes Travailleurs Le Phare
(7, Avenue de l’Union Soviétique) en Clermont-Ferrand

Contra todas las opresiones, el acoso, las agresiones, la represión …
¡Autodefensa y Solidaridad!
¡Mujeres, organicémonos!

Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

Sobre el Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Francia: Hace 43 años, Pierre Overney, obrero maoísta asesinado ante la fábrica Renault

*Francia: La masacre en Charlie-Hebdo ¡Frente a todos los reaccionarios, unidad revolucionaria! – Declaración del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: Cartel del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) -Contra el Congreso del FN en Lyon ¡Ofensiva de masas y popular!

*Francia: Obreros, obreras ¡Nos atrevemos a luchar! ¡Nos atrevemos a vencer! – Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Francia: ¡Rendir homenaje a Pierre Overney es continuar su combate revolucionario!

*Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) Francia: Comunicado concerniente a nuestras diferencias con la OCFR

*¡Abajo la agresión contra el pueblo palestino! – Llamamiento del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas)

*Intervención del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia en el Encuentro Internacional con ocasión del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)

Francia: Hace 43 años Pierre Overney, obrero maoísta asesinado frente a la fábrica Renault

Nota: EL 25 de Febrero se ha cumplido el 43º aniversario del asesinato de Pierre Overney, joven obrero y militante maoísta de Gauche Prolétarienne (GP) [Izquierda Proletaria], frente a las puertas de la fábrica de Renault en Billancourt cuando repartía propaganda.
Con este motivo Drapeau Rouge (Bandera Roja) – blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta de Francia- ha publicado el siguiente artículo y convocatoria del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) para rendir homenaje ante la tumba de Pierre Overney el próximo domingo 1 de marzo y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

HACE 43 AÑOS PIERRE OVERNEY, OBRERO MAOÍSTA ASESINADO FRENTE A LA FABRICA RENAULT
Este año se cumplen cinco años desde que el Partido rescatara La Causa del Pueblo, el periódico que blandiera Pierre Overney ante la fábrica de Renault Billancourt frente a su asesino, el mercenario de la patronal Tramoni. Tramoni fue condenado por la justicia de clase de la burguesía a una leve pena de prisión de 4 años. Poco después de su salida de la cárcel, fue abatido por militantes revolucionarios. Se cumplió la Justicia popular.
Desde hace dos años, se ha iniciado el proceso de unificación de los maoístas en Francia, porque la clase obrera y el proletariado necesitan de un partido con una estrategia revolucionaria, aquella por la cual se comprometió Pierre Overney. Hijo de un obrero agrícola, trabajó en la Citroen y como probador en Renault. Será despedido a causa de la lucha que llevó a cabo.
Viernes 25 de febrero de 1972. Son las 14.30h. Él se encuentra a la salida del turno de la mañana. Puerta Zola. Un decena de militantes maoístas distribuyen hojas llamando a la manifestación a las 18.30h para rendir homenaje a los manifestantes asesinados el 8 de febrero de 1962 en el Metro Charonne por la policía. El 25 de febrero de 1972, 10 años después, ésta manifestación llama a protestar contra los crímenes racistas de los fascistas de la OAS. La policía va a actuar con la misma violencia.
Pierre OVERNEY fue asesinado porque los maoístas denunciaron los crímenes racistas contra los trabajadores y trabajadoras inmigrantes.
Hoy, el racismo y el fascismo no están muertos. La crisis se profundiza, la «izquierda» que ha sucedido a la derecha restringe los derechos de los trabajadores y trabajadoras, aumenta los impuestos, despliega sus tropas imperialistas donde quiera que estime de interés, concede ayudas a los patronos que no cesan de reestructurar, descentralizar, externalizar y despedir. Hay más de 8 millones de parados. Las ideas racistas y fascistas destiladas por el FN penetran entre las masas que no saben a donde acudir. El espíritu de conciliación de los partidos de la «izquierda» y de las direcciones sindicales abren el camino al fascismo.
Como los maoístas de ayer, debemos combatir las políticas antiobreras y antipopulares de los partidos de izquierda o de derecha que desesperan al proletariado y a las capas populares. Debemos combatir a las direcciones sindicales conciliadoras que desarman a la clase obrera
El mejor homenaje que podemos rendir a Pierre Overney es levantar en alto la bandera que enarboló, la de la Causa del pueblo, y seguir el camino que él emprendió.
¡CON LOS MAOÍSTAS, POR LA REVOLUCIÓN PROLETARIA !
¡ABAJO EL SISTEMA CAPITALISTA !
¡LUCHEMOS CONTRA LOS PARTIDOS BURGUESES DE DERECHA O DE IZQUIERDA !
¡CERREMOS EL CAMINO AL FASCISMO !

EL 1 DE MARZO, A LAS 11 HORAS, CONGREGARSE EN EL METRO PERE-LACHAISE DESDE DONDE MARCHAREMOS HACIA SU TUMBA

Sobre Pierre Overney ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo :

*Francia: ¡Rendir homenaje a Pierre Overney es continuar su combate revolucionario! (6 de Marzo 2014)

Informe-Declaración del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India sobre los 3 Días internacionales de acción de Enero 2015


Tal y como hemos informado el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) convocó 3 días internacionales de acción a finales del pasado mes de Enero contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India. Reproducimos a continuación el Informe-Declaración que acaba de hacer público el CIAGPI sobre un primer balance de estas jornadas y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

INFORME-DECLARACIÓN DEL COMITÉ INTERNACIONAL DE APOYO A LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA SOBRE LOS 3 DÍAS DE ACCIÓN
El Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) saluda todas las iniciativas realizadas en distintos países del mundo en favor de los Días Internacionales de acción del 29, 30 y 31 de Enero de 2015.
Estamos recopilando cuidadosamente todas estas grandes y extensas acciones. Son una muestra de solidaridad de los proletarios y los pueblos con las masas que luchan en la India, marchando a la liberación del imperialismo, del feudalismo y la burguesía compradora, en el camino de la épica rebelión iniciada en Naxalbari en 1967, que impetuosamente llega hasta nuestros días. Estas acciones son una enérgica denuncia del régimen brahmánico fascista de Modi que actúa con políticas antiproletarias y antipopulares y con la tercera fase de la Operación Cacería Verde, a través de la cual intentan suprimir las luchas y rebeliones de las masas en la India, los derechos y necesidades del pueblo adivasi, y todas las formas de organización del movimiento de masas, en las universidades, en los diferentes estados de la India, a fin de imponer los intereses de la burguesía india y el imperialismo de una forma totalitaria.
En el espíritu del internacionalismo proletario, militantes de partidos políticos, organizaciones, comités, asociaciones, demócratas y defensores de los derechos humanos y del pueblo unieron sus voces y acciones con las de los heroicos luchadores del pueblo indio y su valerosa vanguardia maoísta; estas masas y vanguardia luchadoras, con su sangre y sacrificio, están ofreciendo una gran contribución a la causa de la liberación del pueblo indio y a la lucha de los oprimidos y explotados del mundo.
En estos tres días todos hicieron lo que pudieron, desde organizaciones más grandes a camaradas individuales, desde los maoístas hasta fuerzas antiimperialistas y de solidaridad, intelectuales, mujeres y jóvenes. Estos tres días son sólo un paso en el camino adoptado por el CIAGPI, realizando otros Días Internacionales; la gran Conferencia Internacional en Hamburgo, organizada junto con la Alianza Contra la Agresión Imperialista (BGIA) de Hamburgo, en que vimos una amplia participación; el Día Internacional en solidaridad con los presos políticos el 25 de Enero de 2014, en que denunciamos a la India como una “cárcel de los movimientos populares”, exigiendo la libertad de los 10.000 presos políticos en la India; hasta el Encuentro Internacional en Italia del 27 y 28 de Septiembre de 2014, en el que celebramos, difundimos y analizamos los éxitos y conquistas de los diez años del Partido Comunista de la India (Maoísta) que dirige la lucha de liberación del pueblo.
Con toda esta actividad, el CIAGPI ha llegado a un total de 60 países en los últimos años, mostrando el gran potencial del movimiento en apoyo de la Guerra Popular en la India, las energías existentes para ayudar a la lucha contra la Operación Cacería Verde y en contra de la represión estatal gubernamental en la India y, finalmente, para difundir la importancia de la lucha de las masas indias, la Guerra Popular dirigida por el PCI (Maoísta), para cambiar el equilibrio de poder en el mundo entre el imperialismo y las masas oprimidas.
Por supuesto, entendemos plenamente que las batallas del CIAGPI son sólo parte del conjunto del movimiento de apoyo.
Los tres Días tienen un significado especial en este contexto. Ayudan a articular los temas de lo que es, y no debe ser sólo, una campaña prolongada que no concluye con estos Días sino que continuará en los próximos meses y años, recordando las grandes épicas de la solidaridad internacional y el internacionalismo, como fueron contra la Guerra en Vietnam, al igual que las campañas de apoyo a la Guerra Popular en Perú, Nepal, Filipinas, etc. Y en un vínculo de solidaridad con las demás campañas antiimperialistas actuales en favor de Palestina o Kobane…
En este sentido, entre las iniciativas, destacamos la importancia de las acciones que tuvieron lugar en Suecia, donde una pequeña manifestación ante la embajada de la India ha reiterado la necesidad de la lucha por la libertad de Saibaba, Hem y otros intelectuales perseguidos por el Gobierno de la India; las acciones en Italia, que llegaron a los trabajadores en el norte y sur del país, las fábricas siderúrgicas, astilleros, sectores de los trabajadores de la logística, para explicarles el papel de las empresas multinacionales indias, desde Mittal hasta Tata, etc., quienes explotan a los trabajadores indios, que patrocinan y sacan rédito de la Operación Cacería Verde y de la deportación de los adivasis. Estas empresas multinacionales están ligadas al imperialismo y, en su nombre, son los enemigos comunes de los trabajadores en Italia y Europa al igual que lo son de las masas alzadas en armas en la India. De igual forma, la iniciativa en Francia es también importante, donde la campaña ha visto el estreno de una nueva organización, el Colectivo Rojo Internacionalista, que ha agrupado a comités y asociaciones de distintas ciudades en Francia, que ha relanzado el internacionalismo y anunció enérgicamente su voluntad de llevar adelante una prolongada campaña de apoyo.
Estas novedades en la campaña subrayan la vertiente de trabajo del CIAGPI en el futuro y de aquellos que están fuera de él pero se mueven y quieren moverse por el mismo camino.
¡Generalicemos la experiencia de Suecia con nuevas protestas ante las embajadas, consulados, ,..!
¡Generalicemos la experiencia de Italia, yendo a las fábricas a denunciar y golpear los intereses económicos y financieros de las empresas multinacionales indias, de las compañías multinacionales de los países imperialistas que tienen vínculos con ellas, los Estados y las grandes compañías suministradoras de armamento al régimen indio!
¡Generalicemos la experiencia de Francia, la unidad de las organizaciones y comités internacionalistas y antiimperialistas para apoyar la Guerra Popular en la India y defender a los presos políticos y prisioneros de guerra en todo el mundo, de los que son una inmensa parte los más de 10.000 presos políticos en la India!
Al mismo tiempo, el CIAGPI llama a todas las fuerzas militantes a unir sus actividades.
Es importante que las actividades sean la expresión de la acción de más partidos y organizaciones y los métodos de dirección, discusión y decisión estén libres de hegemonismo e inspirados por la causa común que queremos defender.
Los errores y deficiencias en esta actividad son normales. Es necesario superarlos bajo el espíritu de la unidad y de hacer avanzar los objetivos.
El Comité reitera que la batalla en apoyo de la Guerra Popular en la India y en contra de la Operación Cacería Verde y, más ampliamente, la represión de los derechos humanos en la India, son batallas complementarias.
Es correcto y necesario en la lucha contra la Operación Cacería Verde disponer de un frente que vaya más allá de las fuerzas que apoyan a la guerra popular, dentro y fuera del CIAGPI.
Este es el significado de nuestro apoyo incondicional a la campaña en pro de una Delegación Internacional a la India que llegue al corazón de los centros de poder del Gobierno indio para denunciar y exigir el FIN de la Operación Cacería Verde y el FIN a todas las formas de represión y violación de los derechos humanos en la India.
Finalmente, el CIAGPI considera, en la necesidad de las masas y en su perspectiva táctica y estratégica, el extender el conocimiento de la guerra popular, de sus logros, del 10º aniversario de la fundación del Partido que la dirige, a través de la edición de folletos, libros, traducidos a distintos idiomas, informes sobre la Guerra Popular, documentos, análisis y ensayos escritos por otros intelectuales que se han puesto del lado del pueblo.
Apoyamos a todos aquellos que ya están implicados en este trabajo. Colaboraremos para difundir estas ediciones, su circulación, su discusión, y seminarios con ellos.
¡FIN DE LA OPERACIÓN CACERÍA VERDE!
¡DETENER LA MANO ASESINA Y GENOCIDA DEL GOBIERNO DE MODI AL SERVICIO DE LAS MULTINACIONALES Y EL IMPERIALISMO!
¡APOYAR LA GUERRA POPULAR HASTA LA VICTORIA!
¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!
¡LAL SAALAM!
Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI)
Febrero de 2015


Sobre los 3 Días Internacionales de acción de Enero de 2015 convocados por el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI)  ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Francia: Actividades de apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

*Actividades en Italia, Suecia, Galicia y Sri Lanka en apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

*Estado español: Apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

*¡Apoyar los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India!

*CIAGPI : Contribución al llamamiento para los 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India