Yenán – Artículo de “Yenán”, Boletín del Circulo Democracia Popular 12 de Octubre (Diciembre 1973)

Nota – El artículo “Yenán” fue publicado en la gaceta portuguesa “Yenán”  Boletín del Círculo Democracia Popular 12 de Octubre*, nº 1, Diciembre 1973, página 4, del cual lo hemos extraído y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español.

YENAN
Homenajear las “Intervenciones en el Foro de Yenán sobre arte y literatura”, proferidas en Yenán, en mayo de 1942, por el gran e ilustre camarada Mao Tsetung, no es una formalidad. Homenajear las Intervenciones es tomar el partido de las Intervenciones, de su causa, de su vía, es indicar la orientación para la literatura y el arte, precisando que deben servir a los obreros, campesinos, soldados y marineros y formular una justa línea revolucionaria popular en esta materia.
Al escoger, para título de este boletín, el nombre de “Yenán”, el Círculo Democracia Popular 12 de Octubre, no expresa sólo el deseo de prestar caluroso y sincero homenaje a las Intervenciones del camarada Mao Tsetung, sino sobre todo seguir su ideario, su camino y su justa línea, para la creación y divulgación en Portugal de un arte y cultura nuevos, cultura de democracia nueva, anticolonialista, antiimperialista, antifascista y antirrevisionista, científica y patriótica, formando parte de las masas y dirigida por el proletariado.
Yenán se convirtió en 1940 en el centro de la revolución china. Con la claridad de un eminente revolucionario, el camarada Mao Tsetung definió ahí la necesidad de una ligazón entre el trabajo en el dominio de la literatura y el arte y el trabajo revolucionario en general. “Para vencer al enemigo, debemos apoyar, en primer lugar, al ejército que tiene el fusil en la mano. Pero este ejército no es suficiente, es preciso un ejército de la cultura, indispensable para unir nuestras filas y vencer al enemigo.” (“Intervenciones….”, Obras Escogidas, tomo III).
En las “Intervenciones en el Foro de Yenán sobre arte y literatura”, el camarada Mao Tsetung, respondiendo de forma crítica y penetrante a las cuestiones de ¿a quién deben servir el arte y la literatura?” y “¿cómo servir?”, desarrolló, simultáneamente, utilizando la concepción proletaria del mundo, una cerrada lucha contra las ideas burguesas de que “el arte tiene que ver con la naturaleza humana común”, “con los intereses generales de toda la humanidad” y con la idea de “el arte y la literatura por encima de las clases”, alzando la voz lúcidamente: “En cuanto formas ideológicas, las obras literarias y las obras de arte son el producto del reflejo, en el cerebro humano, de una vida social dada. La literatura y el arte revolucionarios son, pues, el producto del reflejo de la vida en el cerebro del escritor o artista revolucionarios”. Desarrollando el principio del gran maestro Lenin, según el cual la literatura proletaria debe conservar el espíritu del Partido, el camarada Mao Tsetung nos ofrece la gran enseñanza de que la literatura y el arte deben colocarse al servicio del pueblo, de los obreros, campesinos, soldados y marineros, conforme a una línea justa revolucionaria.
“Si nuestro objetivo es servir a las masas obreras y campesinas, no hay duda que necesitamos de un frente unido” (Lu Sin). Fue bajo un frente único en torno de un objetivo común, que en Yenán fueron ferozmente combatidas y destruidas, golpe por golpe, todos los tipos y formas de idealismo, contrarios a los intereses del pueblo, “las disposiciones creadoras feudales, burguesas, pequeñoburguesas, liberales, individualistas, nihilistas, las del arte por el arte, las que son aristocráticas, decadentes, pesimistas, y todas las disposiciones creadoras no populares, no proletarias”.
Tomando las Intervenciones del camarada Mao Tsetung, como punto de partida, ejemplo y guía, y siguiendo una justa línea revolucionaria y popular, nosotros, periodistas, publicistas, artistas y otros intelectuales progresistas debemos contribuir, aprendiendo con ellas, para la educación y movilización de las masas populares en torno del programa de la Revolución Democrático Popular, por una cultura nueva al servicio del pueblo y de la revolución.
“La clase obrera debe saludar la ayuda de los intelectuales revolucionarios y no debe nunca rechazarla. Ya que sin su contribución ella no podrá progresar y la revolución no triunfará.” (Mao Tsetung – Obras Escogidas – Tomo II).

¡FUEGO SOBRE LA IDEOLOGÍA BURGUESA EN EL ARTE Y LA LITERATURA!
¡VIVAN LAS “INTERVENCIONES EN EL FORO DE YENÁN SOBRE ARTE Y LITERATURA”!
¡CREEMOS Y DIVULGUEMOS LA LIERATURA Y EL ARTE NUEVOS!
¡VIVAN UN ARTE Y LITERATURA AL SERVICIO DEL PUEBLO Y DE LA REVOLUCIÓN!

(*) “Yenán” Boletín del Círculo Democracia Popular 12 de Octubre se definía en el Editorial de su nº 1 (Diciembre 1973) como “órgano de propaganda, educación y movilización de los periodistas, publicistas y otros intelectuales progresistas que, en la actual fase de la Revolución en Portugal, con fascistas y revisionistas confabulados, sinceramente quieren servir al pueblo y colocarse al lado del movimiento popular revolucionario y de sus objetivos” y estaba bajo la orientación política e ideológica de la organización marxista-leninista-maoísta portuguesa Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.).

¡Viva el heroico camarada Ribeiro Santos que cayó en la lucha al servicio del pueblo!


Nota: Se cumple el 42º aniversario del asesinato el 12 de Octubre de 1972 del joven marxistas-leninista-maoísta portugués José Antonio Ribeiro Santos, militante de la Federación de Estudiantes Marxistas-Leninistas (FEM-L), organización del Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.) para la juventud comunista estudiantil. En la tarde de ese día, el camarada José Antonio Ribeiro Santos, estudiante en la Facultad de Derecho en Lisboa, fue asesinado por un disparo de un esbirro de criminal policía política del régimen fascista portugués -la PIDE- en el anfiteatro del Instituto Superior de Ciencias Económicas de Lisboa durante una reunión de estudiantes. Su entierro en Lisboa se convirtió en una gran jornada de lucha contra el fascismo portugués. El Comité Lenin (Comité Central del M.R.P.P.) en su resolución “Todos los cuadros son servidores del pueblo” designó al camarada José Antonio Ribeiro Santos cuadro del M.R.P.P.
Para honrar la memoria del camarada José Antonio Ribeiro Santos, primer marxista-leninista-maoísta portugués que dio la vida por la Revolución Proletaria y el Comunismo, reproducimos a continuación la declaración “¡Viva el heroico camarada Ribeiro Santos que cayó en la lucha al servicio del pueblo!” de la Federación de Estudiantes Marxistas-Leninistas tras el asesinato del camarada Ribeiro Santos, y que Gran Marcha hacia el Comunismo hemos traducido al español:

¡VIVA EL HEROICO CAMARADA RIBEIRO SANTOS QUE CAYÓ EN LA LUCHA AL SERVICIO DEL PUEBLO!

Camaradas:
Ayer, 12 de Octubre, nuestro camarada José Antonio Ribeiro Santos fue cobardemente asesinado por un verdugo de la PIDE, cuando se encontraba en primera fila de la lucha que los estudiante revolucionarios emprendieron para expulsar violentamente a los chivatos que se encontraban de manera provocadora en el Mitin contra la represión fascista, que iba a comenzar en unos de los anfiteatros de Económicas.
Fue el alzamiento firme de las masas estudiantiles para responder, golpe a golpe, a la represión fascista que hizo posible este Mitin.
Las provocaciones de amenaza de entrada de la policía y de arrancar los carteles de agitación y propaganda hechas por el gobierno y por la dirección revisionista, no quebraron la combatividad de las masas de estudiantes; por el contrario, se centuplicaron.
Momentos antes de comenzar el Mitin, ya los estudiantes aglomerados expulsaban a un provocador de la PIDE que tenía consigo notas sobre carteles fijados y a quien se preparaban para aplicar el castigo merecido, mostrando cómo se responde eficazmente contra la represión fascista.
Es entonces que los revisionistas, para salvar la piel de su amigo, entran en escena histéricamente gritando que “el hombre, cuidado, no es un PIDE”. Incapaces de, por sí solos, engañar a los estudiantes, piden refuerzos de auxilio a dos verdugos-mayores de la PIDE.
Defienden los revisionistas que son estos carniceros las autoridades competentes para certificar la identidad de su agente aprehendido por los estudiantes.
El triunvirato PIDE-dirección de la escuela-dirección revisionista, se reúne de emergencia y prepara una nueva ofensiva: procedentes de la reunión por la mano del provocador Aranda (presidente de la dirección de la Asociación) los verdugos de la burguesía se infiltran provocadoramente en el Mitin de los estudiantes con la cobertura dada por los revisionistas.
A los abucheos y gritos de las masas, el guardacostas Aranda pedía calma, pedía “orden”. Pero los estudiantes diferencian bien cual es el orden por el que luchan; vapuleando con violencia revolucionaria a los miserables ejecutores diarios de la violencia contrarrevolucionaria. Los verdugos disparan 8 tiros a quemarropa, que alcanzan mortalmente al camarada Ribeiro Santos.
Porque el revisionismo es un enemigo serio de la Revolución, pues personifica la política, la táctica y la estrategia de la pequeña y media burguesía, inventor de las más “racionales” y modernizadas tácticas de explotación de la clase obrera y del pueblo a cambio de una mayor participación de las migajas dejadas por el banquete monopolista, colonialista e imperialista, no es de sorprender que sea el brazo derecho de la represión fascista contra la lucha popular. No es de sorprender su ratificación de la entrada de los dos PIDES-verdugos, mal disfrazada de identificación del comparsa; no tiene tampoco que sorprender la solidaridad con la PIDE manifestada por el provocador Pedro Ferreira (vicepresidente de la dirección) cuando dice que “los dos hombres, ante una multitud de agresores, no tenían otra solución…”
EL FASCISMO APRETÓ EL GATILLO Y EL REVISIONISMO APUNTÓ AL OBJETIVO
El objetivo es la lucha popular personificada y defendida en la Universidad por nuestro abnegado camarada José Antonio Ribeiro Santos.
La muerte de este heroico militante de la Federación de Estudiantes Marxistas-Leninistas, incansable portaestandarte del marxismo-leninismo-maoísmo, debe ser exaltada y no lamentada. ¡Fue en la lucha, en la primera línea de defensa de los objetivos de la Revolución Democrática Popular –el PAN, la PAZ, la TIERRA, la LIBERTAD, la DEMOCRACIA y la INDEPENDENCIA NACIONAL- por el Socialismo y el Comunismo, que cayó este hijo ejemplar del proletariado!
Como enseña el camarada Mao Tsé-tung:
“Todos los hombres han de morir, pero la muerte puede tener distintos significados. El antiguo escritor chino Sima Chien decía: “Aunque la muerte llega a todos, puede tener más peso que el monte Taisan o menos que una pluma”.
“Donde hay lucha hay sacrificio y la muerte es cosa frecuente. Como nosotros tenemos en mente los intereses del pueblo, los sufrimientos de la gran mayoría del pueblo, morir por éste es dar a nuestra muerte toda la significación”.
Nuestro camarada Ribeiro Santos fue el primer marxista-leninista-maoísta portugués que dio la vida por la Revolución, ¡pero muchos otros camaradas caerán también para que pueda finalmente brillar el glorioso sol rojo del Comunismo!
El asesinato de un camarada exige que la clase explotadora pague su precio.
¡Esto pasa por la inmediata movilización de las masas para el funeral, por los mítines, por la denuncia en la calle, junto al Pueblo de este crimen atroz de la burguesía!

¡TODOS AL FUNERAL DEL CAMARADA RIBEIRO SANTOS!
¡FUEGO CERRADO SOBRE LA CAMARILLA MARCELISTA!
¡FUEGO CERRADO SOBRE LOS CUARTELES GENERALES REVISIONISTAS!
¡CERREMOS FILAS EN TODOS LOS FRENTES DE LUCHA!
¡CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA!
¡CONTRA LA GUERRA COLONIAL-IMPERIALISTA!
¡CONTRA LA ENSEÑANZA Y LAS REFORMAS DE LA BURGUESÍA!
¡CONTRA LA TRAICIÓN REVISIONISTA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Y COOPERATIVISTA!
¡CONTRA EL NEOREVISIONISMO Y EL OPORTUNISMO!
¡VIVA LA GRAN, GLORIOSA Y JUSTA LUCHA DE INSURRECCIÓN ARMADA DE LOS INVENCIBLES PUEBLOS DE ANGOLA, MOZAMBIQUE Y GUINEA!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN DEMOCRATICA Y POPULAR!
¡VIVA LA DICTADURA DEL PROLETARIADO!
¡VIVA EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO!
¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!
¡VIVA EL MOVIMIENTO REORGANIZATIVO DEL PARTIDO DEL PROLETARIADO (MRPP)!
¡VIVA LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES MARXISTAS-LENINISTAS (FEM-L)!

Federación de Estudiantes Marxistas Leninistas
Lisboa, 13 de Octubre de 1972

Sobre el camarada Ribeiro Santos ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo Con ocasión del 41º aniversario de José Antonio Ribeiro dos Santos, primer marxista-leninista-maoísta portugués que dio la vida por la Revolución Proletaria y el Comunismo

 

Honor al camarada Alexandrino de Sousa en el 39º aniversario de su asesinato

Nota – Se cumplen 39 años del asesinato el 9 de Octubre de 1975 en Lisboa (Portugal) del camarada Alexandrino de Sousa (António), joven marxista-leninista-maoísta portugués de 21 años de edad, militante de la Federación de Estudiantes Marxistas-Leninistas (FEM-L), organización para la juventud estudiantil del Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.) y Director del periódico “Guarda Vermelha” (Guardia Roja), órgano central de la F.E.M.L.
Con este motivo, y a fin de honrar la memoria del camarada Alexandrino de Sousa, reproducimos a continuación el Editorial del periódico “Luta Popular” órgano central del M.R.P.P., nº 113 de 10 de Octubre de 1975 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

“LUTA POPULAR” – nº 113, 10 Octubre 1975
EDITORIAL
¡CERRAR FILAS Y RESPONDER GOLPE A GOLPE!
Nuestro Partido y las masas populares van a depositar hoy, en el cementerio de Ajuda, al lado de la tumba donde reposa Ribeiro Santos, el cuerpo de otro abnegado servidor del pueblo, de otro mártir y héroe salido del seno de la masa y de la revolución, el cuerpo de nuestro querido José Alexandrino Gonçalves de Sousa, bárbara y cobardemente asesinado por una banda armada del grupito terrorista y provocador que lleva el nombre de U”DP” – ORP”C”.
En las filas de nuestro Partido, cuando alguno cae en su puesto de combate al servicio del pueblo y de la revolución, todos los organismos celebran su memoria, con una ceremonia política sencilla, pero rica de contenido y significado, donde, aunque expresando el dolor que nos produce, es el espíritu del camarada caído el que busca asimilarse, con el fin que todo el Partido se eduque y se una al pueblo como los labios a los dientes.
En cierta manera es eso también lo que pretendemos hacer con el editorial de hoy.
El asesinato, salvaje y repugnante, de nuestro joven camarada, sacudió profundamente la conciencia del pueblo de norte a sur del país y le hizo comprender muchas cosas que antes podría no entender aún: la verdadera naturaleza política de clase de los grupitos neorrevisionistas; la verdadera función que desempeñan en la explotación y opresión de las masas populares; el papel de auténticos lacayos del capital y perros de presa de la contrarrevolución que se arma y se prepara afanosamente para abatirse sobre los trabajadores.
El camarada Alexandrino de Sousa era un joven de veintiún años de edad, militante de la gloriosa Federación de Estudiantes Marxistas-Leninistas, la organización de nuestro Partido para la juventud comunista estudiantil.
Educado en la ideología del marxismo-leninismo-maoísmo, esclarecido por la línea roja proletaria de nuestro Movimiento, instruido en el espíritu de servir al pueblo y en el ejemplo puro y luminoso de Ribeiro Santos, fue un firme militante revolucionario quien la organización bajo cuya bandera luchaba confió importantes tareas políticas y a quien la juventud designó encargos de gran responsabilidad.
Estudiante de los más combativos y resueltos, concitó sobre sí el odio de los enemigos del pueblo. Aún antes del golpe de Estado del 25 de abril, el camarada Alexandrino de Sousa fue brutalmente golpeado por los pides-gorilas (1) en los sótanos de la Facultad de Derecho de Lisboa, en un momento álgido de lucha de los estudiantes de aquella facultad.
Encarcelado por la PIDE, sometido a las peores torturas en la cárcel de Caxias, en un momento en que algunos de los que lo asesinaron entonces lamian las botas a los verdugos carcelarios y traicionaban en toda línea, el camarada Alexandrino de Sousa mantuvo erguida la bandera roja de nuestro Partido y su divisa “no hablar, no traicionar, no pactar con el enemigo”.
En los acontecimientos del 4 de Noviembre en Lisboa, siempre se mantuvo a la cabeza de las masas populares en el asalto que efectuaron al mitin del CDS fascista, donde resultó herido de alguna gravedad en la lucha trabada contra la policía de choque. Durante semanas, la nueva PIDE le persiguió, intentando volver a encarcelarle en Caxias.
Fue este el valiente y honrado comunista bolchevique que los socialfascistas de la U”DP” – ORP”C” asesinaron ayer en Cais das Colunas, junto al Terreiro do Paço.
¿Cómo fueron los últimos momentos de la vida de nuestro camarada?
Dirigiendo una brigada de la FEM-L integrada por otros cinco camaradas suyos (dos muchachos y tres muchachas), procedían a colocar carteles con la convocatoria del Mitin de Homenaje a Ribeiro santos, asesinado el 12 de Octubre de 1962 por esbirros de la PIDE confabulados con dos estafadores del P”C”P.
Fue entonces que, desembarcando de una furgoneta, de un Citroën “boca de sapo” y de otros vehículos, una banda de sesenta rufianes de la U”DP” – ORP”C” , armados de porras, pistolas y G-3, atacó a la brigada de Alexandrino de Sousa y, amenazando con las armas de fuego y la superioridad numérica, pretendieron obligar a nuestros jóvenes camaradas a arrancar de las paredes los carteles de Ribeiro santos.
Bajo la dirección del camarada Alexandrino de Sousa, y animado por el resuelto espíritu de Partido que él les supo infundir, la brigada de la FEM-L resistió firmemente a la cobarde agresión, defendiendo los carteles y enfrentándose desarmada a la banda de rufianes socialfascistas de la U”DP”.
La escoria neorrevisionista, por virtud de la manifiesta desigualdad numérica, logró maniatar a nuestros camaradas, golpearles las cabezas contra las paredes y, aturdidos, lanzarlos al río. En seguida y vibrando las porras sobre nuestros camaradas, los pillos de la U”DP” – ORP”C” les impidieron alcanzar la orilla. Algunos motoristas de taxi y un marinero que pasaban por el lugar y, sobre todo, la determinación e intrepidez de nuestros camaradas, impidieron el asesinato de toda la brigada.
Así cayó a la cabeza de sus compañeros, defendiendo al Partido y luchando por el Pueblo, el heroico camarada Jose Alexandrino Gonçalves de Sousa.
“Todos los hombres tienen que morir un día, pero no todas las muertes tienen el mismo significado”.
El Pueblo portugués ve aumentados sus sufrimientos, el desempleo, el hambre, la enfermedad y la miseria. Nuestro país es escenario de la más dura disputa entre las dos superpotencias, que intentan despedazarlo. Los sucesivos gobiernos provisionales, del mismo modo que las camarillas fascistas anteriores, venden el país al por menor, preparan nuevas guerras coloniales y organizan nuevos instrumentos de opresión sobre las masas.
Morir por el pueblo, por la liberación de los explotados y oprimidos, por el Partido de los proletarios, como murió el heroico camarada Alexandrino de Sousa tiene un inmenso significado: el significado de morir por una causa inmortal.
Sin embargo, sus asesinos morirán, sin duda, pero en las manos del pueblo que combaten, ejecutados por el país que hipotecan, como lacayos del socialimperialismo, como estafadores socialimperialistas, como vendeobreros y vendeparias. Su muerte es la muerte de los renegados y traidores.
El asesinato del camarada Alexandrino de Sousa ocurre en un momento en que la lucha de clases en nuestro país se agudiza en extremo, en un momento en que la contrarrevolución fascista y socialfascista se reorganiza y la revolución popular comprendió que solo puede avanzar por nuevas formas y por nuevos medios, dado que ella colocó en el orden del día, como cuestión central, la cuestión de la toma del poder político.
En un momento así debemos saber mirar confiados el futuro radiante que la lucha dura, en que estamos empeñados, indiscutiblemente prepara y posibilita.
Por otro lado, el asesinato del camarada Alexandrino de Sousa ocurre en un momento en que la línea roja de nuestro Movimiento, del que él era un intrépido portaestandarte, obtiene importantes victorias contra la línea negra anti-Partido, expulsando al renegado Sanches, su cabecilla.
Cuando este carrerista, agente encubierto del enemigo infiltrado en nuestro Comité Central, venía a defender que la contrarrevolución portuguesa no tiene dos centros, que el revisionismo y el socialfascismo no deben ser atacados, ¿no es acaso lo que es y lo que él pretendía, de hecho, sino desarmar ideológicamente a nuestro Partido, a la clase obrera y al pueblo y entregarlos atados de pies y manos a los asesinos socialfascistas? ¿No fueron socialfascistas los verdugos de Alexandrino de Sousa?
Algunos meses atrás, cuando nuestro Movimiento desenmascaró y puso al desnudo un golpe fascista en preparación, a continuación toda la prensa vendida, todos los partidos políticos, el Gobierno de las fuerzas de represión desencadenaron una demagógica e histérica campaña contra nuestro Movimiento, calumniándolo, injuriándolo y vilipendiándolo.
Porque aplicásemos un ligero correctivo a un insignificante provocador infiltrado en nuestra delegación de Coimbra; porque pensásemos que era justo usar la violencia revolucionaria contra todos los reaccionarios fascistas del tipo Coelho da Silva y Marcelino de Mata, luego toda la máquina de propaganda burguesa, abriendo el camino a su máquina represiva, nos pretendió presentar a los ojos del pueblo como los más bárbaros de los “terroristas”, pintándonos con los colores más sombríos y sin la más pequeña virtud.
Por tanto, el asesinato del camarada Alexandino de Sousa es, para esa prensa vendida, para esos partidos vendepatrias, para ese gobierno opresor del pueblo, un asunto enteramente despreciable.
Es por eso que la muerte de nuestro camarada constituye, para el pueblo que sirvió y por quien murió, un libro abierto y franco, sencillo y claro, todo explotado y oprimido puede leer y ver cuál es la verdadera naturaleza de clase de los gobiernos provisionales, de los partidos burgueses, de los órganos de represión, de la prensa, de la televisión y de la radio; cual es el fondo farisaico, hipócrita y reaccionario de los que traen en la boca la democracia y el socialismo y en las manos la muerte y el fascismo.
El ejemplo de José Alexandrino Gonçalves de Sousa es una poderosa fuerza material, cuando está completamente asimilado por el Partido, por el proletariado y por el pueblo.
En su tumba, al lado de Ribeiro santos cuyo espíritu de firme luchador del pueblo supo defender y legarnos, pueden grabarse, para educación de la juventud, de la clase obrera y del Partido, las siguientes pocas palabras, como resumen de una vida de lucha y de victoria:
GOLPEADO POR LOS GORILAS MARCELISTAS; TORTURADO POR LA PIDE; HERIDO POR LA POLICÍA DE CHOQUE; BUSCADO POR LA NUEVA PIDE – ASESINADO POR LA U”DP”. ¡LA LUCHA FUE DURA, PERO NUNCA SE DOBLEGÓ!

¡VENGAREMOS A ALEXANDRINO DE SOUSA!
¡VIVA LA LINEA ROJA!
¡VIVA EL PARTIDO!

(1) Se les conocía como “pides” a los criminales miembros de la PIDE, la política política del régimen fascista portugués.

Sobre el camarada Alexandrino de Sousa ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo Honrar la memoria del camarada Alexandrino de Sousa

Luta Popular O povo vingará Alexandrino de Sousa

 

 

Canto de Lucha – Canción revolucionaria portuguesa del Coro Popular O Horizonte É Vermelho (1975)


Nota: La canción revolucionaria portuguesa “Canto de Luta” (Canto de Lucha) con letra de Alberto y música de Albertina Matos, pertenecientes al coro O Horizonte É Vermelho (El Horizonte es Rojo), vinculado a la organización marxista-leninista-maoísta portuguesa Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.), ha sido extraída de Letras das cançoes do coro O Horizonte é Vermelho, Lisboa 1975, y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

CANTO DE LUCHA

Bandera roja en ristre
Cegará a la burguesía
Luchar, luchar camaradas
Por la mañana del nuevo día

Nuestra sangre es nueva
Bien la podemos derramar
Hacer todo por el pueblo
Por el Pueblo todo dar

Bandera Roja ….

En el horizonte el sol despunta
Nunca la voz del Pueblo es engañosa
Un paso más al combate
La lucha será victoriosa

Bandera Roja ….

Obreros y Campesinos
Marchan juntos mano a mano
Viendo en nuestro Partido
La vanguardia del Proletariado

Bandera Roja ….

Glorioso Comité Lenin (1)
Prepara a los soldados para el combate
Siguiendo la lección de Stalin
El Pueblo vencerá en todas partes

Bandera Roja ….

Nota
(1) El Comité Lenin era como se denominaba el órgano dirigente del Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.)

“Canto de Luta”, en las voces del coro O Horizonte É Vermelho, puede escucharse a través del enlace https://www.youtube.com/watch?v=3t0LZ-VQabE

Otras canciones del Coro Popular O Horizonte É Vermelho en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:  Contra el Hambre y la Miseria y Las mujeres de mi país

Contra el Hambre y la Miseria – Canción revolucionaria portuguesa del coro O Horizonte É Vermelho (1975)


Nota: La canción revolucionaria portuguesa “Contra a Fome e a Miseria” (Contra el Hambre y la Miseria), con letra y música del coro O Horizonte É Vermelho (El Horizonte es Rojo), vinculado a la organización marxista-leninista-maoísta Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.), ha sido extraída de “Letras das cançoes do coro O Horizonte é Vermelho”, Lisboa (1975), y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

CONTRA EL HAMBRE Y LA MISERIA

Contra el hambre y la miseria, camaradas
Es luchar
Unamos y organicemos nuestras fuerzas
Para avanzar

Decretan nuestra miseria
En los salones de la burguesía
Después lamentan llorosos
En una infame hipocresía

Pero nosotros no nos conmovemos
Como esas viles plañideras
Concentremos nuestras fuerzas
Cerrando nuestras filas

ESTRIBILLO

Los patronos y su gobierno
Congelan nuestros salarios
Dejando el pan que comemos
Sufrir aumentos diarios

Pero nosotros no cruzamos los brazos
Combatimos sin temer
Y a todo pondremos cobro
Con la toma del poder

ESTRIBILLO

Fascistas y socialfascistas
Forjan la santa unidad
Para sujetar
Los órganos de nuestra voluntad

Pero en las fábricas, en los campos
Venceremos día a día
Dando el doble de difuntos
A la ya podrida burguesía.

ESTRIBILLO

Portugal: Declaración del Comité Lenin Organo Central del M.R.P.P. el 25 de Abril de 1974

 

Nota: Hoy, 25 de abril, se cumplen 40 años del golpe de estado militar del 25 de abril de 1974 en Portugal –saludado por los revisionistas y oportunistas como una “revolución”- y ante el cual los marxistas-leninistas-maoístas portugueses, agrupados entonces en torno al Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.), llamaron al proletariado y a las masas populares a no dejarse engañar por las ilusiones del régimen político nacido tras dicho golpe e intensificar la lucha contra el imperialismo norteamericano y sus agentes así como contra las maniobras de los revisionistas cunhalistas del P.”C”.P., lacayos del socialimperialismo soviético, que trataban de imponer una dictadura socialfascista en Portugal.
Reproducimos a continuación la “Declaración al Pueblo Portugués Sobre la Situación Política Actual” del Comité Lenin Órgano Central del M.R.P.P. de 25 de abril de 1974, extraída del libro de Viale Mountinho “Un Abril en Portugal”, Ediciones Júcar, Madrid julio de 1974, págs. 228-236 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos transcrito:

AL PUEBLO PORTUGUÉS
DECLARACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN POLÍTICA ACTUAL

Hace media docena escasa de horas, un golpe de estado, dirigido por un sector de la oficialidad del Ejército colonial-fascista, fue desencadenado contra el gobierno de la camarilla marcelista. En el momento en que escribimos, la lucha entre las dos facciones de la clase dominante continúa en todo el país, teniendo como objetivo inmediato el control exclusivo de los centros vitales del aparato de estado burgués y el dominio de los puntos neurálgicos principales de las fuerzas armadas que lo sustentan. Está lejos de haber llegado a su término, con el éxito garantizado de una u otra de las facciones, la violenta disputa que estalló en el seno del poder reaccionario y despótico que nos oprime, que nos explota y que nos humilla, Sin embargo, cualquiera que sea el resultado concreto de esa lucha reaccionaria intestina, no pueden, ni el Pueblo en general, ni la clase obrera en particular, alimentar, tanto respecto a esta lucha, como a su resultado, ninguna clase de ilusiones.
¡Son los chacales que se pelean, los buitres que conspiran, las hienas que entre sí luchan! ¿Y a propósito de qué acostumbran a luchar las hienas, conspirar los buitres o pelearse los chacales? A propósito de una única cosa: a propósito de la presa, a propósito de la víctima y del “derecho” a descuartizarla a voluntad y empalarla a voluntad. Y la víctima, en este caso, no es otra sino el Pueblo portugués y los Pueblos hermanos de las colonias. Tal es el significado real de los acontecimientos que se están desarrollando desde el comienzo de la madrugada. En consecuencia, de la camada colonial imperialista, ni la clase obrera ni el Pueblo tienen nada que esperar que no sea el aumento de la explotación, el empeoramiento de la opresión, ni pueden esperar de ella otro progreso que no sea el “progreso” del hambre, de la enfermedad y de la miseria. En lo que concierne a los auténticos intereses del proletariado y del pueblo, la camarilla del lacayo Marcelo Caetano y la del lacayo Spínola son cada una de ellas peor que la otra.
Las justas aspiraciones de las grandes masas trabajadoras de Portugal al Pan, la Paz, la Tierra, la Libertad, la Democracia y la Independencia Nacional no pueden ser otorgadas por ninguna camada, por ninguna facción, por ninguna camarilla de la clase dominante, precisamente porque aquella que la caracteriza como clase es vivir de la explotación de quien trabaja. ¿Acaso podrá ocurrir alguna vez que los parásitos concedan y reconozcan a sus víctimas el derecho a dejar de ser chupadas? ¡No! El único derecho que los parásitos reconocen es el derecho de chupar y la única libertad que conceden es la libertad de cabalgar sobre las espaldas de los chupados. Las legítimas aspiraciones del Pueblo, sólo el Pueblo puede otorgárselas a sí mismo. Y sólo las puede obtener por medio de la Revolución Democrática Popular: una revolución popular armada, desencadenada y continuada por el Pueblo, bajo la firme y consecuente dirección de la clase obrera y de su partido revolucionario, un partido comunista marxista-leninista.
Nada de esto tiene que ver con cualquier golpe de estado, por más que lo pinten y por grande que sea la demagogia con la que todos los golpes de estado buscan apresuradamente adornarse en el momento en que son paridos. Como su mismo nombre indica, todos y cualquier golpe de estado –desde el que reviste las formas más pacíficas a los que asumen las características más sanguinarias- no son sino ajustes en el interior del propio Poder opresor que en nada alterna la esencia de ese Poder, pero que tratan de explotar y esclavizar más eficazmente y más ampliamente a las clases oprimidas. Ahora, la tarea de la clase proletaria y de todo el Pueblo, cara al estado fascista, no es la de proceder a ajustes en su estructura, sino la de destruirlo hasta la última raíz, sin dejar piedra sobre piedra, y construir sobre sus ruinas un Estado de Democracia Popular en el que la más amplia libertad y democracia para el Pueblo sea la más implacable dictadura sobre los explotadores.
¿Una cosa tan magnífica y tan esencial para las masas podrá por ventura obtenerla el pueblo con la “colaboración” del Ejército colonial-fascista, con el “auxilio” de los verdugos de la policía, con la “ayuda” de los asesinos de la G.N.R., con la dirección de la oficialidad colonialista y con el patrocinio del asesino de Amílcar Cabral?
¡Evidentemente que no! Todas esas fuerzas armadas que hicieron la tentativa abortada del 16 de marzo en las Caldas, así como aquellas que apoyaron el putch esbozado por el nazi Kaúlza de Arriaga, en diciembre pasado, todas ellas son la pilastra fundamental, el alma del Estado reaccionario de la burguesía: ellas no podrán nunca dar nada al pueblo, sino que, por el contrario, existen precisamente para aplastarlo y saquearlo. Esa es la razón simple por la que el Pueblo no quiere nada con ellas: la razón por la que el Pueblo debe armarse, debe constituir el ejército popular revolucionario, el ejército de los obreros y de los campesinos, para aniquilar completa, total y resueltamente a las fuerzas armadas reaccionarias, sea quien fuera el sátrapa que las mande.
Naturalmente que los golpes de estado no ocurren todos los días, aunque éste sea la tercera tentativa en poco más de tres meses. Tanto el acontecimiento en sí como la frecuencia de las tentativas de realización y las características de cada una de ellas son prueba inequívoca y reveladora de la caótica situación política, económica y militar en que se debate la clase dominante y del grado de agudización a que han llegado los antagonismos sociales, la lucha de clases, en nuestro país. El gobierno de la camarilla marcelista ya no puede gobernar; pero tampoco lo podrá hacer el gobierno de la camarilla spinolista o el de cualquier otra camarilla que la burguesía catapulte al Poder. El gobierno que las condiciones objetivas de la sociedad portuguesa exigen no es un gobierno salido de la contrarrevolución con la finalidad única de impedir el camino a la Revolución, sino un gobierno que emerja de la revolución con la finalidad de proseguir el programa político del Pueblo y aplastar la contrarrevolución.
El PAN para los obreros mediante la socialización de los medios e instrumentos de producción acaparados por los capitalistas; la PAZ para todo el Pueblo, a través de la separación y completa independencia para los pueblos hermanos de las colonias con el regreso inmediato de los soldados; la TIERRA para los campesinos, con la confiscación de los latifundistas, grandes terratenientes y los restantes parásitos que viven del sudor y de la sangre de las masas de nuestros campos; la LIBERTAD del pueblo; la DEMOCRACIA para los trabajadores y la dictadura para los explotadores; la INDEPENDENCIA NACIONAL, con la expulsión de los imperialistas extranjeros-, así es la bandera roja que el Pueblo opone a la bandera blanca de la burguesía y a todas sus camarillas gubernamentales. Esa fue la bandera revolucionaria que las masas populares opusieron a la casi difunta camarilla marcelista y es la bandera roja que deben oponer a la aún no del todo nacida camarilla spinolista.
La situación de la Revolución en nuestro país es excelente. La fase que atravesamos es una fase de ascensión impetuosa del movimiento obrero y del movimiento popular revolucionarios. Las luchas de la clase obrera, de los campesinos, de los soldados y marineros, de los estudiantes y de los intelectuales progresistas crecen en firmeza, en amplitud, en combatividad y en organización, y la dirección del proletariado, consecuencia del progreso político-ideológico de nuestro Movimiento, comienza a imprimirse en la generalidad de las luchas que se producen de norte a sur de Portugal. Por otro lado, la justa lucha arada de liberación nacional de los heroicos Pueblos de Angola, de Mozambique y de la República de Guinea-Cabo Verde obtiene victorias magníficas en todos los campos, y el ejército colonial fascista colecciona derrotas demoledoras. La burguesía portuguesa sabe que se le cava su tumba inapelablemente. De ahí, la lucha exacerbada de las diversas camadas de la clase dominante en busca de la hegemonía. De ahí, los programas y las tácticas propias de cada una de esas camadas, para conseguir aquello que cualquiera siempre apellidará de “salvación nacional”.
Unidas en lo esencial (que es el interés común en la explotación de la clase obrera y del Pueblo), las diversas facciones de la burguesía en el poder tienen también contradicciones entre sí –y, a veces, contradicciones que asumen un carácter extremadamente agudo, llegando a las manos como acaba de ocurrir esta mañana- en cuanto a la forma de perpetuar e intensificar la explotación y de combatir la revolución del Pueblo portugués y de los Pueblos hermanos. Por otro lado, la burguesía portuguesa no pasa de ser un peón del imperialismo, al cual vende, y vende al por mayor, nuestra patria, transformándola en una neocolonia al servicio del extranjero. Ocurre que la dominación imperialista en nuestro país se revista de una característica capital: no es sólo un imperialismo (un solo país imperialista), sino varios imperialismos y varios grupos de intereses imperialistas que nos explotan y oprimen.
Se entabla entre ellos una lucha muy aguda por el dominio y control exclusivo de esta parcela del banquete donde cada uno de los grandes grupos e intereses imperialistas extranjeros asocia a sus planes de dominio del país a una facción de la burguesía local, en calidad de socio menor; se asegura una clientela propia a nivel del aparato del estado, organiza su camarilla entre la oficialidad de las fuerzas armadas y se infiltra en todos los puntos clave adecuados a la estrategia del saqueo. Cuando la tempestad revolucionaria empieza a rondar y la nave del capital amenaza ir a pique, cada uno de estos grandes y complejos manojos de intereses se constituye en “junta de salvación nacional” –o, mejor, en junta de socorros o náufragos-, y el golpe de estado puede sobrevivir. Sin embargo, el golpe jamás logrará salvar del naufragio; al contrario: si el Pueblo, que es el que hace la historia, puede ver que lo que se encuentra detrás del golpe no es la fuerza del Poder, sino su debilidad intrínseca, entonces el naufragio se precipitará más rápidamente aún.
Y no cabe duda que el Pueblo puede y está viéndolo. Aprovechar la situación política actual para intensificar y profundizar todas las luchas revolucionarias, confiriéndoles un carácter de grandes masas; multiplicar los mítines, los debates y las reuniones políticas; abandonar sus domicilios, donde la nueva camarilla gubernativa pretende que el Pueblo se encierre a sí mismo, y ocupar las calles; comunicar un impulso renovado al movimiento huelguista, siguiendo el correcto ejemplo de la MAGUE (Alverca), que tuvieron la valentía de desencadenar la huelga con ocupación de fábrica justo a los primeros murmullos de la nueva camarilla; abandonar los cuarteles y boicotear las guardias, confraternizando con el Pueblo; desertar en masa y con armas, poniéndolas al servicio de los obreros y de los campesinos; organizar manifestaciones callejeras; preparar activamente una gran jornada roja para el 1º de Mayo; levantar bien alto las reivindicaciones políticas del proletariado y del Pueblo –tales son nuestras tareas concretas e inmediatas.
Tal como el gobierno de la camarilla marcelista es aún al imperialismo, al colonialismo, al capitalismo, a la represión y a la reacción a lo que la nueva camarilla sirve, si por casualidad se consolida en el poder. ¿Qué partidos políticos apoyarán al nuevo cónsul de la contrarrevolución? A la cabeza, los “liberales” de la SEDES (su sector más importante) y la totalidad del “EXPRESO”, su órgano oficioso. Más que de apoyo, el objetivo de la SEDES será el de constituirse en el partido gubernamental, de lo que, además, tiene ya alguna experiencia adquirida durante el Consulado de Caetano… ¡Vale! Lo apoyarán también los sociales de la plañidera Mario Soares (P.S.P.) y todos sus simpatizantes en la “República” y otros órganos informativos. Es lo que se deduce de su programa y lo que siempre habría de deducirse de su falsa virgen con la que comenta el libro del asesino Spínola en la prensa francesa. ¡Vale! Le apoyará el P.”C”.P., porque conocidos militantes suyos anduvieron intentando vender “Portugal y el Futuro” del colonialista Spínola en dos fábricas, a obreros (¡?); porque ese es el programa del partido del pícaro Barreirinhas Cunhal y por otras cosas más: porque el partido revisionista es una ramera que se entrega al que mejor le paga. ¡Vale! Le apoyará la C.”D”. E. (que se nos perdone el fallo de haber separado la C.”D”.E. del P.”C”.P.) porque, siguiendo las instrucciones del “Avante”, defendió el llamado “Movimiento de las Fuerzas Armadas” cuando no existía aún, es decir, cuando aún se llamaba “movimiento de oficiales”… ¡Vale!
Pero COMBATIRAN implacablemente a ésta y a todas las camarillas reaccionarias y durante todo el tiempo en que existan, el Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.), la clase obrera y el Pueblo portugués. ¡Sí vale!

¡VIVA LA REVOLUCION DEMOCRATICA Y POPULAR!
¡PAN-PAZ-TIERRA-DEMOCRACIA E INDEPENDENCIA NACIONAL!
¡GUERRA DEL PUEBLO A LA GUERRA COLONIAL IMPERIALISTA!
¡LA SEPARACION E INDEPENDENCIA COMPLETA PARA LOS PUEBLOS DE LAS COLONIAS ES EL CAMINO PARA CONQUISTAR LA PAZ!
¡EL PODER A LOS OBREROS Y CAMPESINOS!
¡EL 1º DE MAYO ES ROJO! ¡ES DIA DE HUELGA! ¡ES DIA DE LUCHA EN LA CALLE!
¡VIVA EL M.R.P.P.!

25 de abril de 1974
COMITÉ LENIN – ORGANO CENTRAL DEL M.R.P.P.

¡TODOS A LAS MANIFESTACIONES DEL 1º DE MAYO ROJO!

LISBOA – ROSSIO 19H 30m
OPORTO – PRAÇA 19H 30m
VILA FRANCA DE XIRA – Lgº da ESTAÇAO 19H 30m
MARINHA GRANDE – Pr. STEPHENS 19H 30m
COIMBRA – Lg. PORTAGEM 19h

¡Lee, discute y difunde!

¡LUCHEMOS POR LA MOVILIZACIÓN DE TODAS LAS FUERZAS PARA LA FUNDACIÓN DEL PARTIDO!

Introducción al libro “Escritos Militares” de C. Marx y F. Engels de Editora Vento de Leste (Lisboa, Noviembre 1975)

Nota – El siguiente texto corresponde a la introducción al libro en lengua portuguesa “Escritos Militares” de los grandes maestros del proletariado internacional Carlos Marx y Federico Engels, editado en Portugal por Editora Vento de Leste, Cadernos “Vento de Leste” nº 11, Lisboa, noviembre 1975, págs. 7 – 10 y que el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español añadiendo además algunas notas explicativas respecto de algunos términos o nombres que aparecen.
Se trata de un interesante texto escrito cuando en Portugal en aquellos momentos -igual que ahora en España-, no existía el “guía político de la clase obrera”, el Partido Comunista, y los marxistas-leninistas-maoístas portugueses del Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.) trabajaban por su construcción aprendiendo de las enseñanzas de Marx y Engels:

MARX Y ENGELS
ESCRITOS MILITARES
INTRODUCCIÓN

Marx y Engels, en todos los artículos en que ellos analizaron la lucha de clases en la sociedad de su época, tuvieron siempre en cuenta los factores que favorecían el desarrollo objetivo de la lucha del proletariado.
La guerra no existe fuera de las clases. La guerra es la continuación de la política por otro medio, a saber: la violencia. Fue según esta perspectiva materialista dialéctica que Marx y Engels describieron toda la sucesión de guerras y conflictos tumultuosos que atravesaron el escenario de la historia de entonces. En “El papel de la violencia en la historia”, Engels describe las formas evolutivas de la táctica y del armamento, acompañadas paralelamente de una progresiva adquisición de conciencia por parte de los soldados.
Marx y Engels siempre condenaron la guerra como un hecho bárbaro. Pero su actitud ante ella es de que es de que es imposible suprimirla sin suprimir las clases y sin instaurar el socialismo. Es necesario oponer la guerra a la guerra, oponer a la guerra contrarrevolucionaria la guerra revolucionaria.
La historia conoció numerosas guerras que, a pesar de los horrores, de las atrocidades y sufrimientos que inevitablemente comportan, fueron útiles al desarrollo de la humanidad y ayudaron a destruir las instituciones particularmente nocivas y reaccionarias. Por tanto, las guerras son justas o no en función a las clases que sirven. Si sirven a la burguesía son guerras injustas; si sirven al proletariado, son guerras justas.
La época en que vivieron K. Marx y F. Engels fue una época de grandes luchas revolucionarias, que ellos supieron analizar profundamente extrayendo de ellas grandes enseñanzas. Subrayaron que el proletariado tiene un único camino a seguir para liberarse: el empleo de la violencia revolucionaria, aliado al campesinado y, bajo la dirección de un Partido Comunista, su vanguardia. Fue la cuestión de la inexistencia de un partido verdaderamente revolucionario que se planteó cuando la guerra de los campesinos en Alemania, que a pesar de haber tenido un gran apoyo y movilización de masas, no resultó victoriosa.
También en nuestro país el pueblo, y en especial los campesinos, se armaron en diversas ocasiones con todo lo que tenían a mano, pese a que en su mayoría bajo una dirección errada y oportunista, para expulsar a los enemigos que consideraba en aquel momento como los principales. Uno de esos casos se verificó cuando tuvieron lugar los asaltos y destrucciones de las sedes del partido socialfascista (1) y de sus apéndices. La forma como el pueblo se armó, desde azadas hasta picos, desde porras hasta escopetas, las auténticas batallas en la calle que por entonces se produjeron muestran claramente como el justo odio a un partido que fue el principal responsable, durante los primeros cinco gobiernos provisionales, de todas las medidas antiobreras y anticampesinas, pudo hacer levantarse espontáneamente a las masas. También los incidentes de Rio Maior, cuando el pueblo levantó barricadas y arrebató las armas a los socialfascistas que venían a socorrer a su máximo cacique, el exministro Barreirinhas Cunhal (2), detenido en Alcobaça por las masas populares, demuestra bien su capacidad de organización.
Otro ejemplo del armamento espontáneo del pueblo para la defensa de sus intereses fue la ocupación de los latifundios por los campesinos pobres y asalariados rurales, defendiéndolos empuñando los fusiles.
La obra de K. Marx y F. Engels relacionada con la guerra es muy extensa y todos los textos son de gran importancia, de ahí la dificultad en seleccionarlos para el presente libro. El criterio utilizado fue, en lo esencial, el de seleccionar los textos que se referían a cuestiones de la guerra popular y los que se referían a la posición de los marxistas frente a la guerra.
Estos textos abarcan toda la obra de Marx y Engels desde los primeros escritos en alemán, hasta 1890.
Los ESCRITOS MILITARES de MARX y ENGELS se editan en unos momentos en que la lucha de clases en nuestro país entra en una fase decisiva, en unos momentos en que la cuestión de la toma del poder se coloca ante los ojos de todos. La burguesía ya lo reconoce. El proletariado ya lo dice. Los campesinos y los soldados ya lo sienten.
La crisis política (y no militar como la burguesía ahora quiere dar a entender) que atravesamos es la crisis del poder. Tal crisis se define por la inestabilidad del poder y se traduce por una aguda lucha de clases en lo que respecta al poder: en cuanto a la burguesía, por su conservación; en lo que toca al proletariado, por su toma. Todavía, la corriente principal es sin duda la revolución.
Esta crisis tiene en su base aquello que ya es un hecho: la bancarrota económica, consecuencia de la lucha del proletariado para destruir las relaciones de producción capitalistas.
La lucha llevada a cabo por los obreros de la construcción civil representa ya un salto cualitativo en la conciencia de la clase obrera. Esta lucha manifestó la rebelión de las fuerzas productivas con vistas al derrumbamiento de las viejas y caducas relaciones de producción. Las formas que esa lucha asume van progresando conforme al avance de la conciencia política del proletariado. Si los obreros de la construcción civil secuestraron al Gobierno en San Bento (3), posiblemente los trabajadores de los transportes y las comunicaciones o de la industria electrónica utilizarán otras más evolucionadas independientemente del gobierno que ya pueda existir.
En unos momentos en que el movimiento obrero se prepara para lograr un nuevo auge, cabe al proletariado revolucionario y a su vanguardia cumplir una serie de insuficiencias, tanto en el campo político, como en el campo militar sin las cuales se torna imposible obtener cualquier victoria definitiva: ante todo, el proletariado debe unirse bajo una dirección única ideológica y política marxista-leninista-maoísta, alrededor de su partido de vanguardia; debe unir a los campesinos pobres consolidando la alianza obrero-campesina, así como saber atraer a su lado, para el lado de la Revolución, a la pequeña burguesía, a la burguesía nacional, a los soldados y marineros, parte integrante del pueblo, y también a los oficiales democráticos, juntándolos en un amplio Frente Único Democrático Popular, pues todos están interesados en la Revolución, a pesar de que no sean consecuentes.
El proletariado tiene que preocuparse igualmente de su armamento. En un momento en que los dos centros de la contrarrevolución se arman y se disputan el control del Ejército burgués (véase el flirteo del partido socialfascista al comandante del Copcon (4) y la actitud reacia de este en abandonar ese puesto) en el momento en que todos los grupos trotskistas y anarcobombistas, así como los fascistas se intimidan mutuamente, preparando sus golpes, la clase obrera y el pueblo deben unirse en torno a sus órganos de voluntad propia y a sus hijos en el Ejército de la burguesía, llevando a la práctica la resolución aprobada en el gran Congreso Obrero de Covilhã (5) en lo que respecta a este punto.

Noviembre de 1975

Notas
(1) Se refiere al partido revisionista y lacayo del socialimperialismo soviético autodenominado Partido “Comunista” Portugués (P”C”P).
(2) Secretario general del P”C”P.
(3) Sede del parlamento portugués en Lisboa.
(4) Siglas del Comando Operativo del Continente, un instrumento militar creado después del golpe del 25 de abril de 1974 por la burguesía portuguesa, y liderado por el comandante Otelo Saraiva de Carvalho, con el objetivo de reprimir la lucha del proletariado y las masas populares portuguesas e impedir la revolución democrático popular.
(5) I Congreso Nacional de la Comisiones de Trabajadores portugueses celebrado los días 27 y 28 de septiembre de 1975 en la localidad de Covilhã, organizado por el Secretariado Nacional (Provisional) de las Comisiones de Trabajadores y apoyado por el Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.), con asistencia de delegados de 95 comisiones de todo el país reunidos bajo la consigna “¡Vivan las órganos de voluntad popular!”