¡Luchar por la libertad del Camarada Ajith! Declaración del Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán)


El Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India nos ha remitido un comunicado del Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán) sobre la reciente detención del Camarada Ajith y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:
DECLARACIÓN DEL COMITÉ DE APOYO A LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA (AFGANISTÁN) SOBRE LA DETENCIÓN DEL CAMARADA AJITH
LUCHAR POR LA LIBERTAD DEL CAMARADA AJITH
El Estado reaccionario indio bajo la dirección del gobierno fascista hindú liderado por Modi ha añadido un nuevo crimen a su larga lista de crímenes contra la humanidad. El 9 de Mayo de este año el denominado “Escuadrón Antiterrorista” de la India asaltó un hospital en Pune, Estado de Maharashtra, y detuvo al anciano intelectual revolucionario, activista político y destacado pensador de la izquierda revolucionaria, Camarada Ajith, por el crimen de pertenecer al Partido Comunista de la India (Maoísta) y dedicar toda su vida a la lucha contra la opresión de clase, casta, género, nacional e imperialista, y por la revolución y la justicia social.
¡Sí, camaradas! El crimen de Ajith es dedicar más de dos décadas de su vida a la lucha implacable contra el sistema brutal y reaccionario que explota, oprime, aplasta y chupa la sangre de millones de parias de la tierra. Un sistema que es directamente responsable de la muerte diaria de 6.000 niños debido al hambre, la pobreza y enfermedades evitables. Un sistema que desplaza a decenas de millones de personas de su hábitat y destruye su medio de vida con el fin de extraer beneficios parta las corporaciones multinacionales.
¡Sí! El crimen del Camarada Ajith ha sido pensar, imaginar y luchar por un mundo mejor, en el que todas estas atrocidades se conviertan en historia. Pero para el Estado reaccionario indio, que afirman sin pudor ser la “democracia más grande” del mundo, esto es un crimen. Esto ilustra el hecho que en una sociedad asimétrica dividida sobre la base de clases, castas y género, la democracia para todos los pueblos es una farsa y una fachada para encubrir la abominable realidad del sistema de opresión y explotación. En realidad esta gran democracia no es sino una máquina política de violencia y represión para reforzar la hegemonía de la monstruosa burguesía compradora y la parásita clase feudal.
El Camarada Ajith es un ideólogo del PCI (Maoísta), que actualmente dirige una guerra popular revolucionaria para demoler el sistema de opresión y explotación semifeudal, capitalista e imperialista. El camarada ha dedicado más de cuatro décadas de su vida a esta causa. Fue secretario del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) NAXALBARI, que se unió con el PCI (Maoísta) el 1 de Mayo de 2014.
El camarada es un infatigable activista y teórico revolucionario. Ha escrito varios libros sobre teoría revolucionaria y asuntos relacionados con el tema de clase y casta en la India. El Movimiento Comunista Internacional le debe mucho. Fue editor de la revista revolucionaria internacional Un Mundo que Ganar. Tras el colapso del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el camarada dedicó su labor intelectual a la lucha contra el neorrevisionismo que fue responsable para la liquidación del MRI. Un extenso ensayo del camarada Ajith, Contra el Avakianismo, fue traducido a varios idiomas, incluido el Farsi-Dari.
El 9 de Mayo de este año el camarada fue detenido en un hospital por las fuerzas represivas del Estado fascista indio, cuando el camarada estaba sometiéndose a un tratamiento de cirugía de bypass. El Camarada Hamza Ismail fue también detenido mientras auxiliaba y atendía a su anciano camarada. No permitamos que el Estado reaccionario indio se libre de este crimen.
El Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán) llama a todas las personas y organizaciones políticas y por la justicia social, revolucionarias y progresistas, y a las masas revolucionarias a luchar, resistir y denunciar los crímenes del Estado reaccionario indio; defender al Camarada Ajith y al Camarada Ismail, y hacer presión sobre el Estado indio para permitir al Camarada Ajith que reciba la asistencia médica que necesita, y exigir su inmediata libertad.
Que no quede piedra alguna sin remover en solidaridad con la guerra popular revolucionaria y las masas combatientes de la India y por la libertad del Camarada Ajith.
¡Viva la guerra popular revolucionaria en la India!
¡Viva las masas revolucionarias indias!
¡Viva el Camarada Ajith!
¡Abajo el Estado reaccionario indio!
¡Abajo el fascismo hindú del BJP!
Comité de Apoyo a la Guerra Popular en la India (Afganistán)
27 de Mayo de 2015

Otras recientes informaciones sobre la India en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*El régimen fascista hinduista de Modi desata otra ola de represión de Estado y guerra contra el pueblo. Respondamos intensificando la contrainformación, la denuncia y la solidaridad internacional e internacionalista. Comunicado del CIAGPI (20 de Mayo 2015)

*Noticias de la India (18 de Mayo 2015)

*India: El  PCI (Maoísta) denuncia que el Gobierno indio trata de relanzar los grupos paramilitares como “Salwa Judum” (8 de Mayo 2015)

*India: Comunicado del Comité Zonal Especial de Dandakaranya del PCI (Maoísta) llama a boicotear la próxima visita del primer sirviente de la burguesía burocrática compradora y las multinacionales Narendra Modi a Chhattisgargh (3 de Mayo 2015)

*A qué se refiere el ministro Garcia-Margallo cuando habla de “hermosa amistad”entrre la burguesía española y el régimen reaccionario indio de Narendra Modi (2 de Mayo 2015)

*India: ¡El preso político Dr G N Saibaba en huelga de hambre desde el sábado 11 de abril de 2015! (15 de Abril 2015)

*India: Al menos 7 policías muertos en una emboscada de la guerrilla maoísta (12 de abril 2015)

* La verdad de una guerra popular y las mentiras de los gobernantes – Editorial de “People´s March” (La Marcha del Pueblo) – Voz de la Revolución India, nº 3, Enero-Marzo de 2015

 

145º aniversario del nacimiento de Lenin – Cómo trabajaba Vladimir Ilich. Por M. Gliasser


Nota – Hoy, 22 de abril, se cumple el 145º aniversario del nacimiento de Vladimir Ilich Lenin, el gran maestro revolucionario del proletariado, de los trabajadores y las naciones oprimidas del mundo entero.
“Al dirigir el movimiento revolucionario del proletariado en Rusia y la lucha contra el revisionismo en el movimiento comunista internacional, -señalaba la Declaración ¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo! de 26 de Diciembre de 1993 del hoy desaparecido Movimiento Revolucionario Internacionalista- V.I. Lenin llevó el marxismo a una etapa completamente nueva.
Uno de sus muchos aportes es el análisis del desarrollo del capitalismo a su última y superior etapa: el imperialismo. Lenin demostró que el mundo estaba dividido entre un puñado de grandes potencias por un lado, y la gran mayoría de naciones y pueblos oprimidos por el otro, y que periódicamente las potencias imperialistas se verían obligadas a lanzarse a guerras para hacer un nuevo reparto del mundo. La época en que vivimos, afirmó, es la época del imperialismo y de la revolución proletaria. Lenin forjó un partido político de nuevo tipo, el Partido Comunista, como el arma indispensable del proletariado para dirigir a las masas revolucionarias a la conquista del Poder.
Lenin elevó la teoría y la práctica de la revolución proletaria a un nivel completamente nuevo cuando dirigió al proletariado a conquistar y consolidar el Poder -su dictadura revolucionaria- por primera vez en 1917, con el triunfo de la Revolución de Octubre en la Rusia zarista.
Lenin libró una lucha implacable contra los revisionistas de la Segunda Internacional, que traicionaron la revolución proletaria y exhortaron a los obreros a defender los intereses de sus amos imperialistas durante la I Guerra Mundial.
Los “fusiles de octubre” y la lucha de Lenin contra el revisionismo impulsaron el movimiento comunista por todo el mundo y unieron las luchas de los pueblos oprimidos con la revolución proletaria mundial. Así se fundó la Tercera Internacional (Comunista).
El profundo desarrollo global del marxismo por Lenin representa el segundo gran hito de la ideología del proletariado”
Con motivo de este 145º aniversario del nacimiento de V. I. Lenin, reproducimos a continuación el artículo de M. Gliasser “Cómo trabajaba Vladimir Ilich”, publicado en el libro “Lenin”, -recopilación por L. Guerrero, bajo la dirección de M. Gliasser, jefe del departamento biográfico del Instituto Lenin de Moscú-, Ediciones Europa-América, Barcelona, 1936, págs. 182-186 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos transcrito para nuestro blog.

COMO TRABAJABA VLADIMIR ILICH
M. Gliasser
En su libro “Lenin y el leninismo”, el compañero Stalin escribe:
“El leninismo es la escuela teórica y práctica que elabora un tipo especial de militante del partido y del gobierno, que crea un estilo particular en el trabajo, el estilo leninista.”
Los rasgos característicos de este estilo son, el vuelo revolucionario ruso y el espíritu práctico americano. El estilo leninista consiste en la unión de estas dos particularidades en el trabajo de partido y del estado.
¿Qué representan estas dos particularidades?
“El vuelo revolucionario ruso –escribe el camarada Stalin-, es el antídoto contra la inercia, la rutina, el conservatismo, el estancamiento ideológico, la sumisión ante las viejas tradiciones. El vuelo revolucionario ruso es la fuerza vivificadora que despierta el pensamiento, le mueve hacia adelante, quiebra el pasado y abre perspectivas. Sin él es imposible moverse hacia adelante. Pero hay la posibilidad de que degenere en la práctica, en un “revolucionarismo” estéril, si no va unido en el trabajo, al espíritu práctico americano.
“El espíritu practico americano es la fuerza indomable que no sabe ni reconoce barreras, destruye con su insistencia y su tenacidad todos los obstáculos que no puede dejar de terminar una obra empezada, aunque no sea importante y sin la cual es inconcebible cualquier labor seria. Pero el espíritu práctico americano corre el riesgo de degenerar en un practicismo estrecho y sin principios, si no va unido al vuelo revolucionario ruso”.
“Tan sólo esta unión nos da el tipo acabado del militante leninista, el estilo leninista en el trabajo”.
Estas palabras definen mejor que nada el carácter del trabajo de Vladimir Ilich. Justamente la combinación de estas dos particularidades es lo que se manifestaba siempre en su trabajo, cualquiera que fuese. Y esto es justamente lo que enseñaba a los demás.
Vladimir Ilich era siempre muy severo y exigente en el trabajo. Odiaba el “charlatanismo” y el “proyectismo”, exigía siempre atención a los detalles, a los hechos sencillos y diarios, que se pensase en el pud de trigo y el pud de carbón; pero, al propio tiempo, tampoco podía soportar la falta de principios y el practicismo estrecho. Ver un fin en cada pequeño trabajo diario, comprender toda la responsabilidad, no sólo de la propia labor, sino también de la causa común, de la lucha por el comunismo, crearse una perspectiva en cada trabajo, esto era lo que él exigía sobre todo.
Los peores enemigos de Vladimir Ilich eran la despreocupación y la negligencia, el abandono, en una palabra, la pereza y la apatía. Los militantes despreocupados o los que trabajan solo para “hacer acto de presencia” capaces de contentarse con una respuesta verbal, sin comprobarla en los hechos, eran para Lenin insoportables, y los echaba despiadadamente. Exigía de cada uno, sobre todo, que tuviese conciencia de su responsabilidad, que supiese organizarle, cumplirle bien y con puntualidad y que llevase cada asunto hasta el fin, venciendo todos los obstáculos y sin detenerse a mitad del camino.
Ilich no sólo sabía “exigir”. En cada pequeña tarea diaria mostraba cómo había que trabajar y enseñaba su método.
Por ejemplo, encargaba a su secretario que hiciese llegar un papel cualquiera –petición de informes urgentes o una indicación a algún camarada o institución-, cuando decía: “lleve esto a fulano”, no dejaba de agregar: telefonee primero, pregunte donde está fulano para dar la dirección exacta al ciclista; pida también que se anote la hora de recepción; cuando traigan el recibo me lo enseñan”. Y después de la expedición de la carta, el secretario debía vigilar su destino, separando de su camino todos los obstáculos, pues en cualquier momento podía sonar el timbre del gabinete de Lenin y a sus preguntas: ¿ha recibido fulano mi carta?, ¿hay recibo?, ¿cuándo habrá respuesta?, había que responder con precisión. Si no se contestaba así, Lenin decía: “infórmese inmediatamente” o lo hacía él mismo. Descolgaba el teléfono y preguntaba al camarada a que había escrito si había recibido su carta.
Este es un ejemplo insignificante, pero muy característico de Vladimir Ilich. Dos condiciones se unen en él: asegura la rapidez y la exactitud en la ejecución del encargo y comprueba su ejecución. Estas dos condiciones pueden ser aplicadas igualmente tanto a un hecho insignificante como a otro de mucha importancia. No basta dar una orden, decía siempre Vladimir Ilich, hay que hacer de suerte que pueda ser ejecutada y verificar si lo ha sido.
Vladimir Ilich seguía siempre con atención el control de la ejecución de las resoluciones del Soviet de Comisarios del Pueblo y del Soviet de Trabajo y de defensa. Cuando una decisión quedaba incumplida, el culpable no era solamente el encargado de su cumplimiento, sino que también merecía ser severamente castigado el que debía vigilar por su ejecución.
“Por qué no se queja –decía en estos casos Vladimir Ilich-, ¡debía habérmelo dicho y poner el asunto a la orden del día!”
Vladimir Ilich era extraordinariamente puntual en su trabajo. Concurría siempre a las reuniones con cinco minutos de anticipación, y con su ejemplo personal influía en los camaradas, obligándolos a ser puntuales. Si alguien se retrasaba nunca dejaba de reprochárselo, exigiendo que la sesión se abriese a la hora citada.
De cómo presidía Vladimir Ilich las reuniones se ha escrito mucho. Estas reuniones eran verdaderas escuelas para todos sus participantes. Sólo se podrá abarcar por completo el trabajo de Ilich cuando se reúna y estudie todo el enorme material que ellas dejaron.
Además de su trabajo directo como presidente de las reuniones, tarea que exigía una gran tensión nerviosa, Vladimir Ilich lograba resolver enorme cantidad de asuntos: repartía documentos, materiales o telegramas entre los camaradas de la dirección de diversos departamentos, para que le diesen su opinión, pues él, como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo y del Consejo del Trabajo de Defensa recibía de todas partes una enorme cantidad de materiales. Enviaba notas a los camaradas preguntando sobre diversos problemas que le interesaban, daba distintos encargos, revisaba los libros recién aparecidos o la corrección de su último artículo. El centro de su atención, como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo y del Soviet de Trabajo y Defensa, eran algunos problemas importantísimos, particularmente para la existencia de la República Soviética, problemas que Lenin dirigía, observaba y conocía en sus más íntimos pormenores.
De esta suerte, durante la guerra civil su gabinete era “el Estado Mayor” de todas las operaciones militares. En su mesa había casi siempre mapas militares, en los que Vladimir Ilich se orientaba mejor que cualquier comandante del frente. Exigía que se le informase detalladamente de todos los pormenores de las operaciones, enviaba decenas de telegramas a todos los frentes, convocaba (a veces de noche) comisiones o reuniones para resolver los asuntos del frente. Era capaz de hablar por teléfono varias horas seguidas con Jarkov y Petrogrado. La mayoría de sus discursos y artículos de aquel entonces están saturados de una sola idea: organizar a toda costa la victoria, impedir que los especuladores rompiesen el monopolio del pan, asegurar todo lo necesario para el triunfo del Ejército Rojo. Los años de la guerra civil fueron años de trabajo intensísimo para Vladimir Ilich, años que quebrantaron su salud. En el orden del día del Sovnarkom figuraban siempre las “crisis”: “crisis” de víveres, de combustible, del transporte, de materias primas.
Era un círculo vicioso; para conseguir pan, había que tener transporte, para el transporte hacía falta combustible, para conseguir combustible hacía nuevamente falta pan. Vladimir Ilich resolvía este rompecabezas. Trabajaba en tal forma, como si por cada pud de pan o vagón de leña que se retenía por culpa de alguien, fuese él personalmente el responsable. Por eso Ilich exigía de los demás que no sólo cumpliesen con su trabajo, sino que supieran vencer todos los obstáculos que impedían el cumplimiento del trabajo necesario. Se informaba también de la cantidad que había de pan o de leña en Siberia o en el Cáucaso, si había llegado a los centros importantes industriales, cómo había que repartirlo y para cuánto tiempo alcanzaba. Convocaba reuniones diarias para buscar y tomar todas las medidas urgentes necesarias y ligar el trabajo de distintos departamentos.
Pero a pesar de estar absorbido por este inaplazable trabajo cotidiano, Vladimir Ilich encontraba siempre tiempo y energías, por penosa que fuese la situación, para sentar las bases del desarrollo socialista de su país.
Nadie ha hecho más que Vladimir Ilich para el desarrollo de la ciencia y la técnica en la Rusia Soviética. Todos saben con qué interés y participación activa Vladimir Ilich seguía los trabajos de elaboración el grandioso plan de electrificación de Rusia, aún en el periodo más difícil de la guerra civil. Con la misma atención apoyó los trabajos de la Hidroturba, la construcción de la “Anomalía Magnética de Kursk” y otras muchas empresas técnicas y científicas.
En este pequeño artículo es imposible abarcar ni la centésima parte del trabajo múltiple y genial de Vladimir Ilich.

De V.I. Lenin y sobre el gran dirigente del proletariado y el pueblo soviético y del proletariado internacional ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*V.I. Lenin – No trafiquéis con los principios, no hagáis concesiones teóricas (otoño 1901- febrero 1902)

*V.I.Lenin – Necesitamos partidos que estén en contacto efectivo y permanente con las masas (23 de julio 1920)

*V.I. Lenin – A la Asociación Revolucionaria de la India (1920)

*N. Krupskaya – El estudio de Lenin y el leninismo en la escuela (1925)

*Guión de la película soviética “Lenin en Octubre” (1937)

*Lenin y Stalin acerca de la crisis revolucionaria

*7 de Noviembre: La Revolución Socialista de Octubre de1917 es la mejor confirmación en la realidad de las justas tesis de Lenin

*¡Viva el 95º aniversario de la Revolución de Octubre!

La influencia de la Revolución China en el Movimiento Comunista de Grecia (2006) – Documento de la Organización Comunista de Grecia (KOE)


Nota – La Organización Comunista de Grecia (Kommounistiki Organosi Elladas – KOE) fue una organización que se definía a sí misma como “popular, militante y democrática. Nuestras raíces están en el movimiento comunista de Grecia, que está unido con el Pueblo griego a través de lazos indestructibles por la sangre vertida en innumerables décadas de luchas por la Liberación Nacional y Social. Nuestra base teórica es el marxismo revolucionario, fundado por Marx y Engels y enriquecido por el leninismo y las obras de Mao Tsetung, continuamente enriquecido por los esfuerzos colectivos por producir las necesarias nuevas respuestas a los nuevos problemas que surgen en la época moderna”.
En julio de 2013, diez días antes del I Congreso de SYRIZA, KOE anunció su “decisión de suspender su presencia pública autónoma como un paso necesario para el fortalecimiento de SYRIZA y de su expresión unificada”.
Con anterioridad, en el año 2006, KOE elaboró un extenso documento titulado “La influencia de la revolución china en el movimiento comunista de Grecia”.
Gran Marcha Hacia el Comunismo comparte la inmensa mayoría de las posiciones políticas que KOE mantiene en este documento (en cuanto a la defensa de Mao Tsetung y sus enseñanzas, la Gran Revolución Cultural Proletaria, etc.), aunque discrepamos en algunas de sus afirmaciones (como, por ejemplo, cuando escribe que “en las décadas siguientes [a la de los años 70 del siglo XX], una serie de fuerzas mostraron una tendencia por reducir el maoísmo a la estrategia de la Guerra Popular y aclamaron la Guerra Popular como la línea general del movimiento comunista. Esta postura obstaculizó a esa corriente de estudiar en profundidad los cambios que se estaban produciendo en el mundo en ese momento” o también cuando señala que el último intento serio de elaborar una línea general del movimiento comunista internacional fuese el realizado por el Partido Comunista de China en los años 60 del siglo pasado, omitiendo la importancia que supuso la creación del hoy desaparecido Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) y su  Declaración fundacional de Marzo de 1984 al igual que la histórica declaración del MRI ¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo! de 26 de Diciembre de 1993).
Sin embargo consideramos que se trata de un documento de gran interés, tanto por ser ilustrativo de la historia del movimiento comunista y maoísta en Grecia, como por su análisis crítico y autocrítico, estando alejado de posturas dogmáticas y por plantear además cuestiones de vital importancia sobre la lucha contra el revisionismo contemporáneo y muy útil para que los comunistas no olvidemos las enseñanzas del gran maestro del proletariado Mao Tsetung y la necesaria tarea de la unidad de los comunistas del mundo con una línea general que, en la actualidad, en opinión de Gran Marcha Hacia el Comunismo, no puede ser otra que el dar pasos en la construcción de una nueva organización internacional basada en el marxismo-leninismo-maoísmo para poder avanzar con éxito por el camino hacia la nueva gran ola de la Revolución Proletaria Mundial.
Reproducimos a continuación el documento de KOE “La influencia de la revolución china en el movimiento comunista de Grecia” que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español.

LA INFLUENCIA DE LA REVOLUCIÓN CHINA EN EL MOVIMIENTO COMUNISTA DE GRECIA (2006)
Contribución al proyecto del Camarada Bao Yu Ching
Introducción
Sin lugar a dudas, la lucha de los comunistas chinos ha influido, y hasta cierto grado definido el desarrollo del movimiento comunista internacional. No podemos saber cuál sería el alcance de la resistencia contra el revisionismo y la restauración capitalista si no hubiese tenido lugar la contribución esencial del Partido Comunista de China (PCCh), de los comunistas chinos y de Mao Tsetung.
Sin embargo, la verdadera cuestión que nos debe importar y apunta hacia una evaluación crítica es la siguiente: ¿se ha hecho todo lo máximo posible para oponerse al revisionismo y a la restauración capitalista? Los acontecimientos internos en China y a nivel internacional durante los años 60 y70 no son fáciles de “descifrar”, ni sería correcto de una forma metodológica juzgar a través del “resultado”. Por un lado, existe el hecho de que el “cuartel general” que condujo la lucha contra el revisionismo soviético durante los años 60 (y parecía unido en ese momento), se dividiría posteriormente, durante la Revolución Cultural. De otro lado, el cambio en la política exterior china caracterizado por el acercamiento chino-norteamericano y la aplicación de la “Teoría de los Tres Mundos”, plantea muchas cuestiones que deben ser analizadas, porque no debemos limitarnos a un canto de alabanza ceremonial. Somos conscientes de la seriedad y dificultad de un esfuerzo así, pero no podemos pretender, 50 años después del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y 40 años después del inicio de la Revolución Cultural, que no existan dichos asuntos.
Nuestra contribución puede alcanzar el punto de formular una opinión (abierta al debate) y compartir la experiencia de una pequeña sección del proletariado internacional, el movimiento comunista griego.

Los comunistas griegos y la Revolución China
“Nuestros países tienen dos cosas en común: nuestra antigua civilización, y dos números funestos, 6 y 7. Vosotros estáis en el paralelo 36 y nosotros en el 37. Vosotros tenéis la 6ª Flota estadounidense y nosotros la 7ª”.
(De un discurso del Presidente Mao durante un encuentro con representantes de la Liga de Amistad Grecia-China en 1965).
Es de interés exponer la opinión dada por el gran comunista griego que fue pionero en la lucha antirrevisionista en Grecia. Es la del camarada Yannis Hontzeas quien, en la siguiente nota, nos ofrece un testimonio de lo que era la percepción de los comunistas griegos sobre el PCCh, y cuáles eran sus expectativas, antes de iniciarse el conflicto con los revisionistas rusos:
“Cuando I.V. Stalin murió, muchos comunistas en nuestro país, la mayoría miembros del veterano EAM [Frente de Liberación Nacional] que permaneció fiel al PCG [Partido Comunista de Grecia o KKE) y a las tradiciones del EAM durante tiempos difíciles, esperaban que el Presidente Mao fuese invitado a Moscú a fin de asesorar, dirigir, y organizar las cosas. No importa lo que uno pueda decir hoy, Mao era entonces, tras la muerte de Stalin, calificado como el dirigente del proletariado mundial, el guía del movimiento comunista internacional. Si se trataba de una fe simplista, este es un asunto de distinta naturaleza. Mao visitó Moscú en dos ocasiones separadas. La primera vez en 1950 a fin de firmar el tratado con Stalin, y la segunda en 1957 con objeto de asistir a la Conferencia de Partidos Comunistas. Tras los acontecimientos de ese periodo, el nombre de Mao fue transformado de la leyenda a la blasfemia –para convertirse en leyenda nuevamente en los años 60 y 70, ganándose las mentes tanto de la juventud como del pueblo trabajador, obteniendo incluso mayor gloria tras años de calumnias. ¿Pero cómo se conoció en Grecia a Mao y a la Revolución china?
La generación que creció en los años 30 tenía una percepción “mítica” de lo que estaba ocurriendo en China. Por supuesto los comunistas y simpatizantes leían en los periódicos comunistas sobre el heroísmo y victorias del Ejército Rojo chino, del Gobierno soviético chino, etc. Los viejos comunistas recordaban entonces a los jóvenes que la Revolución china no era un juego. Les recordaban la sangrienta invasión japonesa, orgullosos de haber participado en las protestas durante los años 20 bajo la consigna de “¡Fuera las manos de China!”, etc. Instintivamente, esa auténticamente magnífica y legendaria revolución tocaba de tal manera los corazones y las mentes de nuestro pueblo, que incluso la prensa burguesa se interesó en ella para aumentar sus ventas, y así contribuyó enormemente a la información general sobre China y su revolución, no importa cuán precisa fuera de hecho esta información.
El nombre de Mao Tsetung comenzó a ser mencionado relativamente tarde. Los nombres de otros líderes del Ejército Rojo fueron inicialmente mencionados con mayor frecuencia –pero siempre de un modo confuso. No obstante, las campañas y contracampañas del Ejército Rojo llenaron de sorpresa a la burguesía y a nuestro pueblo de admiración.
A mediados de los años 30 el nombre de Mao comenzó a ser mencionado en la prensa burguesa como el de un general comunista satánico –especialmente porque nuestros periodistas burgueses informaban una y otra vez que había resultado muerto y luego siempre reaparecía vivo. Mientras tanto, desde 1936, Grecia vivía bajo otra dictadura fascista. La Guerra Civil española, pese a su lugar dominante en las noticias internacionales, aún dejaba espacio para la Revolución China, el Frente Unido, etc. Brotó una convicción entre los comunistas y simpatizantes griegos que el Ejército Rojo era invencible. Durante la ocupación [alemana de Grecia 1941-1944] y posteriormente, el PCCh, su Ejército, al igual que Mao, se hicieron incluso más populares. Durante el verano de 1946 hasta principios de 1947, cuando el Terror Blanco [en Grecia] estaba en su apogeo, Rizospastis [el entonces órgano del PC de Grecia aún legal] publicó los famosos principios de la guerra de guerrillas que fueron formulados por Mao en su trabajo “Una sola chispa puede encender la pradera” (“cuando el enemigo avanza, nosotros retrocedemos, etc.). Tras su publicación, el régimen reaccionario prohibió prácticamente la venta del Rizospastis.
Los comunistas, el pueblo de Grecia, seguían la marcha triunfal de la Guerra Revolucionaria del pueblo chino y saludaron calurosamente su victoria. La victoria en China se convirtió en un factor de gran ayuda, dado que se produjo simultáneamente (1949) a la “victoria” de las fuerzas reaccionarias del monarcofascismo en Grecia dirigidas por EE.UU.
Demos un ejemplo: en Makronisos [una pequeña isla griega transformada en el más feroz campo de concentración y tortura], un militante fue salvajemente torturado, pero rehusó denunciar sus convicciones. Los torturadores entonces trataron de convencerle con el “super argumento” siguiente: ¿por qué no te unes a la mayoría? (se referían a los militantes que se habían rendido por las insoportables torturas). Y les respondió: “¿Qué decís? ¡Soy yo quien pertenezco a la mayoría! ¿No son los 900 millones de chinos (exagerando el número de la población china dado el estado psicológico en que se encontraba) la mayoría? ¡Torturarnos, asesinarnos, pero un día seréis castigados, tanto vosotros como vuestros amos!” Este no es un caso aislado. La victoria de la Revolución china estimuló enormemente a los presos comunistas griegos en estos difíciles años.
Durante los años 1950-1956 comenzaron las traducciones de las obras de Mao, originalmente escritas a mano, que eran difundidas de mano en mano en las prisiones y campos de concentración, y más tarde a través de editoriales. La Guerra de Corea y el papel de China allí cosecharon nuevamente la admiración del pueblo griego.
Durante un breve periodo después de la “VI Conferencia” [la “VI Conferencia”, organizada con la violenta intervención de los revisionistas soviéticos en 1956 fue para el PCG lo que el XX Congreso para el PCUS] los nuevos dirigentes revisionistas del PCG desplegaron de todas las formas posibles su admiración y apoyo por el Presidente Mao, alabando la combinación de su “sabiduría occidental” con su marxismo-leninismo “antidogmático”.
Sin embargo, esta admiración cambió rabiosamente en el verano de 1957, cuando la Conferencia de Partidos Comunistas en Moscú declaró que el revisionismo era la principal amenaza para el movimiento comunista internacional. “Bien informados”, como siempre, los revisionistas griegos lo atribuyeron a Mao. Desde 1959 se incrementaron los ataques calumniosos contra Mao al igual que el veneno antiinternacionalista, anticomunista y antichino.”
Posteriormente, cuando nuestra organización examinó el periodo posterior a 1956, llegó a las siguientes conclusiones:
1. Durante los años 1953-1957 hubo muchos giros y cambios en la URSS y en muchos partidos comunistas. Los revisionistas en la camarilla dirigente del PCUS permanecieron tranquilos para promover todas sus decisiones y poderse estabilizar. Aquí reside una cierta responsabilidad en cuanto a cuándo y qué tipo de crítica en contra del revisionismo se realizó, o incluso como las posiciones revisionistas fueron inicialmente favorecidas (incluyendo por parte del PCCh). [Cualquiera que lea los artículos “Sobre la experiencia histórica de la dictadura del proletariado” y “Más sobre la experiencia histórica de la dictadura del proletariado” de 1956 podrá ver claramente nuestro punto de vista.].
Del mismo modo, aunque las declaraciones de las conferencias internacionales de 1957 y 1960 calificaban al revisionismo como la principal amenaza, no bloquearon realmente el predominio del revisionismo moderno. Cuanto ocurrió a nivel internacional hasta el comienzo de la polémica pública entre el PCUS y el PCCh, fue en realidad muy insuficiente, ofreciendo así al revisionismo moderno un tiempo precioso para estabilizarse, calumniar a sus oponentes y aislar a las fuerzas comunistas coherentes.
2. La X Conferencia del PCCh a finales de 1962 es la primera vez en que se adoptaron directrices relativas a la lucha de clases bajo el socialismo, los “dos caminos”, el peligro de restauración capitalista y la crítica de la construcción socialista en la URSS. Todas estas conclusiones se expresarían a través de la polémica pública durante el conflicto abierto con la URSS en 1963-1964. De hecho, muchas cosas ya habían ocurrido tales como el Gran Salto Adelante, la retirada de los expertos soviéticos y la ruptura de relaciones entre la URSS y China, la histeria antichina y antialbanesa en la prensa y los congresos de los partidos revisionistas.
Pese al hecho que las mencionadas conclusiones constituyeron un avance histórico y fomentaron y armaron la lucha de los comunistas coherentes de todo el mundo, la mayor parte del Partido chino se encontraba bajo el control de Liu Shao-chi y Teng Xiao-ping, que no hicieron sino minar la lucha antirrevisionista. Esta cuestión es importante, porque cuando en 1964 surge el problema de la separación organizativa de los partidos revisionistas, ésta camarilla domina el PCCh con todas las consecuencias que esto tuvo. No obstante, existen muchas cuestiones en este periodo en China que parecían ser o eran realmente controvertidas.
3. El estallido de la Revolución Cultural muestra en la práctica lo inadecuado de la respuesta inicial, al igual que la necesidad de una más profunda crítica y revolucionarización del programa, así como de la acción de las masas. A diferencia del documento “secreto” de N. Jruschov sobre Stalin (que fue suministrado deliberadamente a la CIA y publicado por ésta, tratándose del primer gran intento de cooperación soviético-norteamericano), que supuso un gran golpe para los comunistas del mundo entero, la consigna de la Revolución Cultural de “¡Bombardear el Cuartel General!” fue un grito de batalla para la rebelión, para la creación de una nueva generación de comunistas que crearían un nuevo programa, enriquecido con todas las conclusiones sobre las características de las sociedades socialistas, la necesidad de profundizar la dictadura del proletariado y el impulso de la lucha contra el imperialismo a escala internacional. Además, estuvo ligado al surgimiento de una nueva ola revolucionaria por todo el mundo. Surge una pregunta: habiendo de enfrentarse a enemigos unidos y bien organizados (el imperialismo, el socialimperialismo, el revisionismo moderno, etc.), ¿acaso avanzó la reestructuración y reagrupamiento a escala internacional del movimiento comunista de una forma suficientemente organizada? ¿Con qué programa?
4. En el contexto anterior, existe un asunto que es la actitud del PCCh relativo a la situación en Europa (y no nos referimos a la “teoría de los tres mundos”, que vendría después). En lo que respecta a Europa, hubo una desconcertante declaración: “debemos unirnos al revisionismo secundario para oponernos al revisionismo principal”. Tanto el “flirteo” del PCCh con el eurocomunismo y sus relaciones con el Partido Comunista de Rumanía y el Partido Comunista de España de Santiago Carrillo constituyen el resultado de determinadas valoraciones. De manera simultánea, reflejan un modo estatista de pensar por parte del PCCh, al menos en lo que concierne a Europa. Muchas cosas pueden ser explicadas por la compleja situación interna y las luchas en China, pero permanece el hecho que todo lo anterior no resultó ser de ayuda para las fuerzas antirrevisionistas a nivel internacional, y especialmente en Europa. Por el contrario, crearon dificultades. El análisis que puede residir tras esto es que no se esperaban grandes movimientos revolucionarios en Europa. En combinación con el análisis de que se debía dar prioridad a las zonas revolucionarias, el resultado fue “descuidar” el deber de proporcionar ayuda y análisis y dirección específicos a los comunistas de Europa. El otro campo (el revisionismo soviético) no descuidó este deber en absoluto. Esto fue un error, especialmente tras la “tormenta” provocada por el “Mayo del 68” y el alejamiento a gran escala por parte de las masas de la influencia burguesa y revisionista. El error fue mayor cuando las posiciones y opiniones informales de los chinos se expresaron en Europa a través de …. intelectuales, y cuando se permitieron e incluso se fomentaron que aparecieran ejemplos denigrantes de partidos “prochinos” .
5. ¿Cuál fue la razón por el hecho de que, en la lucha contra el revisionismo, una gran parte del movimiento comunista internacional fracasó en agruparse y grupos que se crearon sobre la base de esta lucha con frecuencia fracasaron en lograr una base mayor y más masiva? Existen razones a nivel objetivo y subjetivo.
Entre las primeras podemos reconocer el hecho que, en contraste con el viejo revisionismo, el revisionismo moderno contó con el apoyo de Estados. Esto es muy significativo. Aunque el apoyo por parte de Estados hacia los partidos revisionistas tuvo muchas caras y fue continuo, lo mismo no puede aplicarse respecto del PCCh y del PTA (Partido del Trabajo de Albania) hacia el movimiento comunista antirrevisionista internacional. El revisionismo, pese a sus contradicciones, actuó de un modo organizado mientras el marxista-leninista actuó dividido en muchos pedazos, no sólo a nivel de coordinación sino también a nivel de clarificar los asuntos básicos teóricos, políticos, etc. Esto en lo referente al nivel objetivo.
A nivel subjetivo, y este aspecto no es, por supuesto, independiente del objetivo, existieron varias corrientes entre las fuerzas que se oponían al revisionismo. Había quienes creían que una cierta “mala suerte” golpeó al movimiento comunista en cierto “momento”, alterando su curso y que las cosas se corregirían “automáticamente” algún día. Otros estaban más unidos a expresiones de discusión general de las creencias básicas. Y otros, según sus experiencias específicas, vieron que muchos asuntos deberían ser reexaminados en profundidad, etc. Finalmente, había una tendencia mayoritaria, según la cual los problemas debían ser solventados por “alguien distinto”.
Los conflictos entre estas tendencias se intensificaron debido a la forma en que se interpretó la Revolución Cultural, al igual que por algunos análisis semiformales que circularon en Europa y afectaban al pasado del movimiento comunista. La incapacidad de las fuerzas organizadas en Europa en países como Francia e Italia para elaborar un análisis correcto e intervenir –en grado suficiente- en acontecimientos como Mayo de 1968, pese al hecho de que en ambos casos hubo un gran interés por parte de ambos partidos (PCCh-PTA), convirtieron el problema en mayor, porque en ese periodo amplias masas estaban desenganchándose del revisionismo, creando formaciones temporales o más estables de organizaciones políticas. Podríamos mencionar un extenso número de ejemplos que muestran las diferencias que existían (ya antes de la ruptura entre China y Albania) entre las fuerzas que combatían al revisionismo, y sus consecuencias.
Faltaban dos cosas en un período donde nuevos fenómenos y tendencias se estaban desarrollando en el mundo moderno: un proceso de discusión de todos los problemas a los que se enfrentaban los movimientos y organizaciones marxistas-leninistas, y una base común “central” ideológico-política.
Finalmente, tal como se esperaba, la “teoría de los tres mundos” jugó un negativo e importante papel especialmente en Europa. La crisis y división de los partidos marxistas-leninistas en Europa durante los años 70 y 80 no son irrelevantes a estos asuntos.

Volviendo a nuestra propia historia
En 1955, en Tashkent, capital del Kazajistán soviético (y base de los refugiados políticos comunistas griegos tras la derrota del Ejército Democrático de Grecia en 1949), comenzó una cruel intervención de los revisionistas soviéticos contra el Partido Comunista de Grecia. Los problemas se prolongaron durante meses, alcanzando su cima con el establecimiento de una “comisión internacional especial de partidos hermanos” con el objetivo de “resolver la crisis” –que los propios revisionistas habían provocado en el seno del PCG. El resultado fue la expulsión de miles de comunistas en todas las organizaciones de los refugiados políticos, al igual que el exilio de centenares de ellos a Siberia, incluido el del propio secretario general, Nikos Zachariadis. La razón fue la no conformidad y desacuerdo de los comunistas griegos con el “nuevo espíritu” de los revisionistas soviéticos, y, en última instancia, su oposición a las directrices del XX Congreso del PCUS.
Desde 1956 hasta 1964, tuvo lugar un gran enfrentamiento dentro del movimiento comunista griego, implicando a miles de comunistas griegos que vivían como refugiados políticos en la URSS y los países socialistas, al igual que en la propia Grecia, en las organizaciones clandestinas, en el exilio y en las prisiones. Desde comienzos de los años 60, las obras de Mao y los documentos del PCCh comenzaron a ser distribuidos entre los comunistas griegos. Como resultado de este enfrentamiento, la primera expresión pública de los marxistas-leninistas griegos, la revista Anagennisi (Renacimiento) fue publicada en Octubre de 1964. Muchos documentos del PCCh fueron reeditados en esta revista, y la Gran Revolución Cultural Proletaria fue apoyada públicamente –hecho que provocó la furia de los revisionistas griegos.
En este momento, es necesaria una clarificación histórica: históricamente, el PCG, el movimiento comunista griego, se formó y desarrolló con la decisiva contribución del PC de la URSS y de la Internacional Comunista. Esta realidad se expresó en todos los aspectos de sus actividades, en su política organizativa y en sus métodos de dirección y educación. Estas relaciones especiales entre el PCG y el PC de la URSS, al igual que la aguda y ruda lucha de clases en Grecia (legislación anticomunista, dictaduras fascistas, complots de la policía secreta, la guerra civil, los castigos especiales anticomunistas en las islas de la tortura y exilio, etc.) se reflejaron inevitablemente en la realidad del movimiento comunista griego –y sus reflejos no fueron exclusivamente positivos, dado que también adoptamos los aspectos negativos del “modelo” soviético. Por tanto, se creó un “sistema”, teniendo como consecuencia que el movimiento comunista griego no ha experimentado ninguna campaña de rectificación tales como las realizadas por el PCCh en 1941-1942. Esto puede explicar muchas cosas.
Lo que denominamos dirección revolucionaria del movimiento marxista-leninista en Grecia no fue algo que tuvo un único color o monolítico, y no fue algo unificado desde su inicio en cuanto a lo que declaraba o combatía. Esto constituyó un cierto tipo de fortaleza y debilidad a la vez. Su fortaleza residió en que no fue la causa de un grupo minoritario de personas, sino que expresó una reivindicación profundamente enraizada en una extensa masa de militantes. Los aspectos débiles se superarían si aquellos en puestos de dirección en este movimiento cumplieran sus deberes en momentos decisivos y determinantes.
Los militantes que se rebelaron contra el revisionismo dentro y fuera de Grecia, fueron los más disciplinados y fieles al Partido soviético de antes de 1956, comparados con otros miembros que no se rebelaron. Esta “paradoja” es una peculiaridad aún más importante del movimiento marxista-leninista griego en comparación con otros países. La lucha antirrevisionista en Grecia no fue una cuestión de mecanismos o estudiantes; por el contrario, lo que propulsó la lucha antirrevisionista fue la rebelión de los militantes de base del movimiento comunista griego. Por tanto, la historia de la lucha antirrevisionista en Grecia es mucho más antigua que lo que mucha gente piensa, y definitivamente no se originó sólo como una rebelión juvenil, tal y como ocurrió en diversos países europeos. Por el contrario, la juventud griega de aquella época conoció la corriente antirrevisionista a través de un ritmo lento y tortuoso.
Durante los años 1956-58, cuando el “nuevo espíritu” (XX Congreso) ya había iniciado una gran masacre contra los comunistas griegos viviendo en la URSS y otros países socialistas, y expulsado a la mayoría de los comunistas de Tashkent, dentro de Grecia el equilibrio de fuerzas era el siguiente: las organizaciones clandestinas (especialmente tras la postura de la dirección favoreciendo la autodisolución de las organizaciones clandestinas, tal y como fue ordenado por los jruchovistas), la mayoría de los comunistas en el campo de exiliados de Ai-Stratis (el principal campo de exiliados en Grecia), un extenso número de los militantes detenidos y la mayoría de los cuadros medios e inferiores de las organizaciones legales allí, en diverso grado, se opusieron a la “nueva situación” provocada por la intervención jruchovista en el PCG. Este equilibrio de fuerzas, junto con los 7.000 comunistas expulsados de Tashkent, ofreció una abrumadora ventaja positiva para la corriente antirrevisionista. Este equilibrio de fuerzas no fue utilizado adecuadamente y finalmente las luchas que se desarrollaron en ese periodo tuvieron lugar de un modo que permitió a los dirigentes revisionistas extender la confusión y aprovecharse de la deserción o inacción de un gran número de antiguos altos cuadros –de los que se esperaba dirigieran la lucha antirrevisionista. En conclusión, en el caso griego tuvimos una rebelión masiva de los comunistas contra el revisionismo, a pesar de la imperfección de las declaraciones o la influencia de determinados cuadros “antirrevisionistas” que no adoptaron una postura correcta.
Entre los comunistas griegos que resistieron al revisionismo moderno, coexistieron dos situaciones. La primera, la dominante, fue el vano deseo y esperanza de la restauración de la soberanía de las normas del Partido y el regreso a un pasado reciente que se caracterizó por la lucha revolucionaria de los comunistas. La segunda, concerniente a una minoría, fue la comprensión de que el pasado no podía volver, que las condiciones habían cambiado y que nos encontrábamos en una nueva época.
La gran masa de comunistas, debido a la forma en que fueron educados, no podían aceptar la idea de una separación organizativa del Partido, pese a su simpatía por los marxistas-leninistas. Por esta razón, no les siguieron cuando aparecieron públicamente. La mayor responsabilidad por este hecho radica en los cuadros superiores del Partido, quienes, pese a su desacuerdo con el XX Congreso del PCUS, consideraron que cualquier corrección sólo era posible “desde dentro”. Pero incluso entre aquellos que se atrevieron y asumieron la responsabilidad de una separación organizativa del viejo Partido, hubo un sector que lo que tenía en mente era “el regreso al grandioso pasado”. Por tanto, este sector estaba desarmado frente a las grandes conmociones que sacudirían China posteriormente; recurrieron fácilmente a una posición irreflexiva de sumisión prochina y finalmente alabaron la “teoría de los tres mundos” y se volvieron en contra de la llamada “Banda de los Cuatro” y la Revolución Cultural.
El movimiento marxista-leninista necesariamente entró en contacto con sectores de la juventud rebelde que se encontraba presente en los grandes estallidos antiimperialistas de los años 1963-1965 en Grecia. Esta juventud fue más receptiva a las ideas radicales que surgieron durante la Revolución Cultural, pero era más inestable y con menos experiencia en la lucha de clases en comparación con los comunistas veteranos. Posteriormente, y debido a los duros golpes bajo la dictadura fascista en 1967-74 (gran cantidad de detenciones, incluyendo la dirección central), la dirección pasó a manos de jóvenes. Durante estos años difíciles hubo cuadros que “descubrieron” fácilmente el revisionismo entre nuestras propias filas y avanzaron –con igual facilidad- hacia nuevas escisiones. Dado que “uno se divide de forma determinista en dos, y la lucha de dos líneas es inevitable”, todo fue aplaudido “de forma determinista” como justificación para nuevas escisiones. Así, la corriente marxista-leninista quedó registrada como una corriente de continuas escisiones y pareció estar alejada de la realidad griega y sus acontecimientos, particularmente en los convulsos años 70.
Un documento de nuestra organización, KOE, contiene la siguiente evaluación de este periodo:
No fue accidental que la separación organizativa del movimiento marxista-leninista griego respecto del revisionista PCG (iniciada con la publicación de la revista Anagennisi en 1964) fuese el resultado de la lucha e iniciativa de los cuadros medios del viejo PCG, y no de cuadros dirigentes superiores. Pese a la rebelión de los militantes de base en contra del XX Congreso del PCUS y la denominada VI Conferencia del PCG, no se originó como resultado de una lucha de dos líneas o una división en los organismos dirigentes del PCG. La razón de ello reside en la composición peculiar de los organismos dirigentes del PCG (bajo la orientación directa del PCUS) y en percepciones específicas que dominaron al PCG durante décadas.
Pero incluso tras la publicación de Anagennisi y posteriormente, en todo el curso de este movimiento, nunca se constituyó un núcleo dirigente marxista-leninista con una planificación y puntos de vista clarificados y comunes. Esta fue la principal fuente de los problemas de la inestabilidad, de los retrocesos que se expresaron en el seno de la corriente marxista-leninista griega y que condujeron finalmente a su disolución.
Sin embargo, el movimiento marxista-leninista en Grecia superó las escalas de un pequeño grupo que editó una revista, gozó de una base de masas, obtuvo la adhesión de una extensa cantidad de militantes y creó un elevado número de cuadros. Esto se debió principalmente al hecho que demostró ser capaz, en gran medida, de analizar y conformar estimaciones y evaluaciones programáticas.
Apoyamos el punto de vista que Anagennisi formuló importantes elementos programáticos, confirmados por los acontecimientos. Tales elementos fueron: la posición de Grecia y el papel especial de la lucha antiimperialista en nuestro país; la evaluación del papel del revisionismo y la necesidad del reagrupamiento del movimiento de izquierda; el apoyo al movimiento comunista internacional y una posición bastante clara de la confrontación que se estaba produciendo en ese momento; la formulación de criterios sobre asuntos críticos (como el de lograr enraizarse en las masas, cultivar un espíritu “independiente” en lugar de depender de centros internacionales); la evaluación de cuestiones críticas del movimiento comunista griego del pasado y, simultáneamente, la confrontación con otras corrientes y “modas” de aquella época, así como la insistencia en el elección de la lucha de masas popular.
Pese al hecho que al principio se intentó la consolidación y profundización de estos elementos críticos, finalmente este objetivo no se logró. Los resultados de esta debilidad se expresaron a través de una vacilación permanente, de retrocesos y cambios de relaciones coherentes, de crisis permanente en la dirección, en el momento mismo cuando la extensión e influencia de este movimiento entre las masas exigía un curso diferente. Esta crisis se intensificó a finales de los años 70, cuando el horizonte internacional se oscureció, cuando cesaron de existir las “certezas” y las “bases” internacionales, y cuando se desarrollaron diversos “círculos” y “personalidades”, conformando un entorno que ya era irreversible.
La segunda peculiaridad del movimiento marxista-leninista griego es el hecho que su organización política nunca obtuvo una acción política que pudiera enfrentarse a problemas como los descritos, o problemas de desarrollo. Este asunto adquiere mayor importancia porque ésta no fue una debilidad que se comprendiese al final del transcurso de este movimiento, sino ya desde su inicio. De hecho, nunca se intentó realmente superar esta debilidad. Un intento así hubiese requerido la adopción de las necesarias medidas políticas y organizativas, y principalmente involucrarse con actividades que condujeran a un cambio en cuanto a la base de clases de este movimiento, a fin de obtener unas profundas relaciones y raíces con las masas populares.
Por el contrario, lo que prevaleció fue la lógica de un “fuerte activismo” y “hacer ruido” sin preocuparse por las líneas políticas e ideológicas del movimiento, es decir, los elementos políticos e ideológicos del movimiento, es decir, los elementos programáticos que necesitaban ser redefinidos en un periodo de grandes cambios y realineamientos en el conjunto mundial. En vez de una forma organizativa pesada y complicada con un contenido muy insuficiente de la discusión interna, lo que era necesario era una actividad política que armara al conjunto de la organización para las necesidades particulares de un fortalecimiento ideológico, político y organizativo. Al mismo tiempo, debían haberse adoptado medidas contra la creación de “reinos independientes” dentro de la organización en varias ciudades griegas, contra el estrangulamiento del deseo por estudiar e investigar, contra el dogmatismo y la autoconfianza ciega y contra el cultivo de diversas “mitologías”.
En los años en que un nuevo curso era posible, en particular después de 1974 y la caída de la junta militar fascista, se produjo una reversión de los elementos políticos programáticos básicos, se manifestaron cambios en las posiciones previas y se produjo una desorientación de las tareas principales y básicas. Dominaron entonces el “fare política” (término negativo del movimiento italiano), el economicismo y la copia ciega de otras experiencias, al igual que un seguidismo respecto del PCCh.
Yiannis Hontzeas, la mente más brillante y fresca de esta corriente, que jugó un importante papel en la configuración política e ideológica inicial del movimiento marxista-leninista griego (fue detenido durante la junta fascista en lo que se demostró fue el golpe más duro contra los marxistas-leninistas griegos) pero también, posteriormente, de nuestra organización, KOE, escribió en una nota:
“El “comienzo” y el “resultado” no ofrecen nada sustancial como conclusión si se ignora el “desarrollo”. El “desarrollo” es siempre una historia molesta para las conciencias en “calma” ”.
(Notas para El Movimiento Obrero y el Leninismo, página 55, A/synechia 1996).
KOE está en desacuerdo con aquellos que, sólo ahora, apoyan que el “mal comienzo” fue el útero de la crisis final y disolución a principios de los años 80. Pues, el “mal comienzo” no impidió en ciertos momentos a este movimiento que agrupase a miles de militantes, que jugara un papel importante en actos de masas, que concentrara las necesaria masa de fuerzas para desarrollar raíces entre las masas populares y convertirse en un polo de atracción para amplios sectores de militantes. Hubo ciertas posibilidades que no se utilizaron en la forma en que debieron hacerse. En conclusión, el “resultado”, es decir, la disolución a comienzos de los años 80, no permite la adopción de argumentos pragmáticos, del tipo de “dado que este fue el resultado, entonces esto o aquello en el inicio conduciría inevitablemente a ese resultado”, etc., sin examinar los verdaderos términos y causas del resultado, es decir, el “desarrollo”.

El maoísmo como corriente política e ideológica en los años 60 y 70

“Los próximos 50 a 100 años más o menos, a partir de hoy, serán una gran época de cambio radical del sistema social en el mundo, una época que estremecerá la Tierra, una época con la que ninguna época anterior pueda compararse. Viviendo en tal era, debemos estar listos para librar una gran lucha cuyas formas tendrán muchas características diferentes de las épocas pasadas”.
(Mao, 1970)

Igual que el bolchevismo fue una corriente política e ideológica diferenciada del movimiento revolucionario en el marco nacional de Rusia, el maoísmo se desarrolló y se formó en el marco de China.
Tras la victoria de la Revolución de Octubre, el bolchevismo adquiere gloria mundial y forma una corriente política internacional dentro del movimiento internacional del proletariado. La Tercera Internacional es, en cierta medida, la expresión de esta formación.
Respectivamente, el maoísmo adquiere dimensiones internacionales, es decir, se conforma como una corriente política e ideológica internacional a mediados de los años 60, pero con ciertas particularidades:
1. No deriva directamente de la victoria de una revolución, como fuera la Revolución de Octubre, sino de la necesidad de enfrentarse al estancamiento de la revolución y del peligro de restauración capitalista.
2. Entra en contacto con todos los procesos de las tormentas de los años 60 y las afecta en gran medida. No consiste sólo en un proceso de polémicas en el movimiento comunista, sino que agrupa en torno suyo a numerosas y distintas fuerzas que, de una u otra manera, combaten contra el sistema uniforme de relaciones sociales en Oriente y Occidente: los movimientos y frentes de liberación nacional, los movimientos juveniles de todo el mundo, el movimiento de la Revolución Cultural en China, el movimiento negro en EE.UU., los movimientos anticapitalistas en las metrópolis capitalistas, etc.
3. Está principalmente relacionado con los procesos de formación de una corriente a nivel internacional tras una conmoción revolucionaria. Existieron varias razones para ello. Básicamente, porque el movimiento de restauración y la lucha de clases en China estaban desatándose violentamente en China y la cuestión de quien derrotaría a quien aún no se había resuelto.
4. Existía heterogeneidad y objetivos divergentes incluso en el seno del frente de las fuerzas antirrevisionistas y en la propia China.
5. Este movimiento tampoco escapó a la influencia negativa del estatismo (adoración del Estado y predominio de los intereses estatales sobre los intereses del movimiento) que inevitablemente existieron y alteraron muchos elementos.
Estas particularidades no rebaten ni invalidan el balance en cuanto a que esta corriente político-ideológica ha sido la más importante nacida de la tormenta de los años 60 por las razones siguientes:

1. La extensión, profundidad y agrupamiento de fuerzas que consiguió e influencia que ejerció
En primer lugar, se debe sopesar a la Izquierda en China y los movimientos que impulsó, especialmente la Gran Revolución Cultural Proletaria.
En segundo lugar, se deben tener en cuenta todos los movimientos de liberación nacional en el mundo y el hecho de que adoptaron las consignas y políticas de la Línea General “china” en esa época. Muchas organizaciones guerrilleras y otros movimientos se basaron en la teoría de la Guerra Popular que estudiaron y se educaron a través de los escritos militares de Mao.
Se debe estimar la influencia e impacto que el maoísmo ejerció en la juventud del mundo, por todo el planeta.
Además, se debe tener en cuenta la influencia que ejerció en los movimientos rebeldes, como el movimiento de los Panteras Negras en EE.UU., los movimientos anticapitalistas como el de Mayo del 68, etc.
Finalmente, no debemos olvidar mencionar su influencia sobre intelectuales de todo el mundo (Jean Paul Sartre, Charles Bettelheim, Robert Linhart, Benjamin Coriat, William Hinton, Edgar Snow, Thompson, Samir Amin, La Grassa, Rossana Rossada, Luis Althusser, etc.)

2. Ha sido la única corriente ideológica y política internacional que ha llamado a una lucha firme contra el imperialismo.
Miles de luchadores emergieron de entre sus filas y se enfrentaron a la reacción y al imperialismo con heroísmo y abnegación. La militancia y heroísmo de esta corriente, su capacidad de unirse con los pobres y oprimidos, ayudó a echar raíces en el terreno de la realidad y en la vida de diversos países y regiones, y de abrir nuevos senderos de lucha.
Se desarrolló particularmente en la “zona de las tempestades”, en los llamados países del Tercer Mundo, donde actuaron importantes movimientos de liberación nacional y en donde estallaron insurrecciones y rebeliones. En estas zonas hay múltiples ejemplos de dirigentes y cuadros de este movimiento que sacrificaron sus vidas por la causa del pueblo y encontraron una muerte trágica a manos de las fuerzas contrarrevolucionarias.

3. Sus posiciones y teoría se confirmaron en importantes asuntos de carácter histórico
Fue el único sector del entonces movimiento comunista “oficial” que saludó, participó y jugó un papel en la tormenta de los años 60. Este es un elemento extremadamente importante en sí mismo.
Fue el único sector que dio un paso al frente para poner al descubierto y denunciar al revisionismo moderno y llamó a los comunistas a rebelarse contra él.
Fue el único sector que previno y advirtió sobre la restauración capitalista, que arrojó luz sobre las contradicciones de clase en el socialismo, que impulsó y apoyó a la Gran Revolución Cultural Proletaria en China.
En resumen,
A diferencia de otras corrientes existentes, como el guevarismo-foquismo y el trotskismo [que no comprendió el carácter del periodo, lo que estaba en juego a nivel internacional y tenía además otras posiciones básicas falsas que le condujeron a errores políticos –principalmente de subjetivismo de izquierda para el primero y de subjetivismo de derecha para el segundo, que a veces llevó a los trotskistas incluso a la adopción de posiciones proimperialistas], el maoísmo estaba mejor enraizado en los problemas reales, agrupó en sus filas a fuerzas amplias y probablemente heterogéneas, fue un frente que el imperialismo y la reacción tuvieron que tomar en consideración, y en gran medida determinó la correlación de poder a nivel mundial.
No fue accidental que la derrota de la Izquierda en China en 1976 fuera un acontecimiento para un contraataque frontal generalizado de la burguesía, el imperialismo y el revisionismo. El contraataque reaccionario dio como resultado la restauración capitalista, el “Nuevo Pensamiento Político” de la perestroika e, inmediatamente, el Nuevo Orden Mundial.

Una breve referencia sobre las debilidades y carencias de esta corriente:
1. La “parcialidad” (el modo unilateral de pensar y actuar), la espontaneidad, el voluntarismo son fenómenos bastante explicables durante los primeros pasos de esta corriente ideológico-política, cuando la revolución parece próxima y en unas circunstancias en que fuerzas heterogéneas se agruparon. Tenemos el precedente histórico de la intervención de Lenin contra las “parcialidades” a través de su obra “La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo”, que fue dirigida a los animados miembros de la izquierda proletaria en esa época, y les invitó a crear partidos comunistas importantes y ganarse a la mayoría de la clase obrera. Las particularidades de la lucha de clases en China no permitieron intervenciones necesarias parecidas.
2. Formas en que se expresan la parcialidad y la espontaneidad.
Arrastrar al límite la posición correcta que la línea ideológica y política es lo decisivo para todo. Esto ha conducido a una serie de divisiones y prestar poca atención a la cuestión de la unidad, al margen de procesos de maduración y la creación de lazos con las masas populares. También condujo, en algunos casos, al autoaislamiento en un microcosmos que tenía poco contacto con la realidad.
La posición de que todo estaba en juego en la zona de las tempestades (el denominado Tercer Mundo) condujo a una serie de fuerzas en los países capitalistas a rebajar la necesidad de un esfuerzo sistemático por abrir una nueva vía en sus propios países, y, como consecuencia, convertirse en simples defensores y partidarios de movimientos de otros países.
La mecanicista y a veces exagerada contradicción de Stalin frente a Mao.
3. El curso de la lucha de clases en China, la política exterior que siguió y la implicación del estatismo que emergió a comienzos de los años 70 con la errónea “teoría de los tres mundos”, condujo al maoísmo como corriente internacional a grandes aventuras y dio origen a un seguidismo en su seno que, no difería, desde un aspecto cualitativo, del revisionismo. Todo esto prácticamente denigró la obra de Mao y el maoísmo.
4. En esa época, al igual que en las décadas siguientes, una serie de fuerzas mostraron una tendencia por reducir el maoísmo a la estrategia de la Guerra Popular y aclamaron la Guerra Popular como la línea general del movimiento comunista. Esta postura obstaculizó a esta corriente de estudiar en profundidad los cambios que se estaban produciendo en el mundo en ese momento.

La necesidad de reagrupamiento de los comunistas sobre la base de una Línea General
Es verdad que han pasado muchos años sin ningún debate serio relativo a la Línea General del movimiento comunista en las condiciones contemporáneas. El último intento serio que planteó asuntos relativos a la Línea General en el movimiento comunista internacional tuvo lugar a comienzos de los años 60 por parte del Partido Comunista de China. Sin embargo, desde entonces han transcurrido muchos años. El panorama actual del mundo es muy distinto del panorama de comienzos de los años 60. Se han producido muchas transformaciones, cambios en la correlación de poder, retrocesos, hasta llegar a la situación actual. Se han combatido muchas batallas de significación histórica, tales como la tempestad incompleta de las luchas revolucionarias de los años 60, con su cima, la Gran Revolución Cultural Proletaria en China. La cuestión histórica que se ha planteado y necesita ser respondida es si el curso del movimiento revolucionario hubiese sido diferente, es decir, si las diversas batallas hubiesen podido ser realizadas desde posiciones mejores, si se llevaron a cabo intentos serios para una confrontación común y general con la línea burguesa y revisionista.
Esta pregunta exacta va ligada y se conecta con toda la cuestión de la Línea General. La falta de reconocimiento del significado que la cuestión de la Línea General tuvo siempre y aún tiene, tuvo efectos desastrosos para el movimiento marxista-leninista, especialmente en los años 80. El movimiento marxista-leninista atravesó una gran prueba y desintegración en esa década. Pese a honrosas excepciones por parte de partidos y movimientos que enarbolaron la bandera roja de la revolución baja unas extremadamente difíciles condiciones, la mayoría de los partidos y organizaciones experimentaron grandes crisis y su fuerza declinó de manera significativa.
El proceso de apartarse de la problemática de la Línea General, al igual que la evidente crisis del movimiento marxista-leninista (que había emergido previamente, también, a través de las aventuras, la “línea” y la posición de los dos “centros”, China y Albania) condujo o bien a unos sustitutos insuficientes de la Línea General (y este fue el “mejor” caso) o a un importante distanciamiento de las posiciones antirrevisionistas, o incluso posiciones prosocialimperialistas, y a una negación silenciosa de todos los asuntos que la obra de Mao Tsetung sacara a la superficie.
Sin embargo, incluso con posterioridad a los difíciles años 80, durante los años 90 y a comienzos del siglo XXI, en las condiciones de gradual reagrupamiento del movimiento revolucionario y de un cada vez más intenso surgimiento del descontento popular a nivel global, se observa que diversas iniciativas y reuniones de partidos y organizaciones comunistas no se enfocan en la discusión sobre el asunto vital de la Línea General. El grado de coordinación es muy bajo y otras prioridades parecen motivar las diversas iniciativas, en lugar de fomentar de forma estable y resuelta el debate y la discusión de la Línea General. Todo esto ocurre en unas circunstancias en que tienen lugar grandes cambios alrededor nuestro, en que existe un gran conmoción causada por el curso de la reestructuración capitalista/imperialista y el arsenal ideológico y político de la burguesía logra plantear asuntos y tomar la iniciativa escala mundial.
Las exigencias de la nueva etapa del movimiento revolucionario imponen la existencia de partidos y organizaciones que tengan los pies en tierra y se valgan por sí mismos y piensen con su propia cabeza, que sean capaces de analizar las condiciones específicas de las situaciones específicas y tengan la habilidad de innovar, de abrir nuevos senderos. Estas exigencias no se pueden cumplir si no hacemos frente con la autocrítica al hecho de que se ha hecho un gran daño por: (a) el seguidismo, (b) la falta de opinión sobre una serie de asuntos importantes y cruciales, (c) la pobreza en cuestiones de Línea General, y (d) “fácil” ideologización de todos los asuntos.
En nuestra opinión, el revisionismo moderno en todas sus variantes, incluyendo la neorrevisionista, tiene que ser denunciado en el movimiento comunista internacional. Las características esenciales y específicas del revisionismo deben ser estudiadas y generalizadas, a fin de rastrear el óxido revisionista, localizar la influencia revisionista y aislar a los revisionistas (no importa cómo se denominen a sí mismos, como revolucionarios, marxistas-leninistas, internacionalistas, etc., etc.). Pensamos que los principales rasgos del revisionismo moderno son los siguientes:
El revisionismo moderno se opone a la profundización de la lucha de clases. Consecuentemente, conduce a la cooperación con la burguesía; persigue una concertación con el estado de cosas burguesas. En los países capitalistas-imperialistas, el revisionismo moderno apoya los “intereses nacionales” y las “instituciones democráticas”. Participa o trata de participar en las formaciones gubernamentales junto con la burguesía y se inspira por el gubernamentalismo, ofreciendo la absolución a la antipopular política burguesa y, aún más, ayudando directamente a su realización. Atenta contra la bandera de la lucha antiimperialista y promueve una “postura responsable y realista” de cumplir con las condiciones del Nuevo Orden Mundial imperialista. El revisionismo moderno rehúsa luchar contra las integraciones imperialistas y los resultados de la reestructuración capitalista. No combate las políticas de división entre las masas y la clase obrera. No combate el racismo y la xenofobia y continuamente descubre “vías nacionales al socialismo”.
El revisionismo moderno apoya la teoría de las fuerzas productivas y adopta el productivismo. Limita el papel de las masas al “deber” de acelerar un supuesto proceso automático a través del “progreso científico y técnico”. Adora la “revolución científico-técnica” y la considera un proceso objetivamente progresista, positivo y neutral. El revisionismo moderno admiró los “éxitos” del capitalismo e intentó “importarlos” en las sociedades de transición, con el objetivo de “acelerar el desarrollo y creciente productividad”. El resultado fue por supuesto distinto de lo que esperaba, porque es exactamente así como se restauró el capitalismo. Incluso en la actualidad, el revisionismo alaba el “socialismo de mercado”.
El revisionismo moderno está impregnado de estatismo. Reproduce la superstición de adorar al Estado, lo que no tiene nada en común con el punto de vista marxista-leninista del poder proletario. Teme a la movilización y espontaneidad de las masas; no confía ni en las masas ni en la clase obrera. Se apoya en los métodos burocráticos y administrativos y aumenta la distancia entre los mecanismos y las masas. Arrastra estos puntos de vista incluso en las relaciones entre partidos comunistas, manteniendo una postura y práctica arrogantes, que nada tienen en común con las ideas comunistas. Juega un papel activo en calumniar las luchas, organizaciones, individuos y círculos de la izquierda revolucionaria. Coopera con las fuerzas represivas o asume el propio papel de represor en movilizaciones específicas. Al llegar al poder, adopta la política socialimperialista.
Negación de la lucha de clases; promoción de la cooperación de clases, el productivismo y el estatismo son las características esenciales del revisionismo en nuestra época. Las declaraciones, palabras, etc., pueden esclarecer su esencia sólo un poco. Las altisonantes declaraciones y juramentos grandilocuentes de lealtad al marxismo-leninismo sólo pueden engañar a aquellos que quieren ser engañados, o que quieren unirse estrechamente con el revisionismo. La Gran Revolución Cultural Proletaria profundizó en estos asuntos, enriqueció el programa comunista, ofrece un rico material e inspira a aquellos que se empeñan en abrir nuevos senderos para la revolución proletaria en el siglo XXI.

Subrayada y codificada, la Línea General del movimiento comunista contemporáneo se podría formular de la forma siguiente:
“¡Resistir el Nuevo Orden Mundial, el mayor enemigo de la humanidad! ¡Aplastar el holocausto que está siendo preparado por la dirección imperialista y sus siervos!
¡Cambiar a nivel global, a través de las luchas y los movimientos, la correlación de poder a favor de las fuerzas del progreso, promoviendo la Comunidad Internacional de los Pueblos, que es el frente amplio de las clases y capas que luchan contra el Nuevo Orden Mundial y la sociedad dual!
¡Reconstruir, paso a paso, el movimiento comunista, la fuerza necesaria y decisiva que puede unir y ofrecer perspectiva a las luchas!
¡Construir el programa comunista, desechando cualquier cosa oxidada y anacrónica resultante de la dominación del revisionismo durante más de 30 años!
¡Difundir la posición de la actualidad del socialismo y el comunismo como la única salida positiva a la barbarie capitalista!”.

¡Promoviendo y, principalmente, verificando esta Línea General, pensamos que el movimiento comunista de nuestra época abrirá nuevos caminos, conduciendo a la Revolución Proletaria del siglo XXI!

Epílogo
En este pequeño rincón del mundo, Grecia, los comunistas han mejorado y refundado continuamente su ideología de forma revolucionaria. La obra de Mao Tsetung será una gran arma y lección en su camino. La Organización Comunista de Grecia (KOE), continuará estudiando, absorbiendo, tomando ejemplo de Mao y de la Gran Revolución Cultural Proletaria. KOE prestará atención para completar los puntos más esenciales del maoísmo y de la Gran Revolución Cultural Proletaria, la necesaria elaboración del programa comunista moderno y la Línea General del nuevo movimiento comunista. En la actualidad, no puede existir marxismo revolucionario sin el maoísmo y la Gran Revolución Cultural Proletaria.
Honramos la lucha de Mao Tsetung y de los comunistas chinos. Honramos la Gran Revolución Cultural Proletaria conquistando, o reconquistando si es necesario, simples verdades marxistas, y profundizando nuestro conocimiento en el curso de la evolución social. Hemos vivido revoluciones, pero ahora vivimos la dominación de contrarrevoluciones y nos preparamos para una nueva esperanzadora fase revolucionaria de luchas en todo el mundo.

Los comunistas griegos nunca olvidan las grandes verdades formuladas por Mao:
Debemos depender de nuestras propias fuerzas. Cuando los comunistas se desviaron de este principio, la victoria se alejó y nuevas adversidades golpearon a nuestros pueblos.
Debemos atrevernos a luchar, debemos atrevernos a vencer. Los comunistas deben estar preparados para la victoria, no deben sentirse como si fueran los últimos. Deben ser capaces de resolver problemas, de dirigir grandes batallas y grandes experimentos sociales.
Es justo rebelarse. Es correcto ir contra la corriente. Rebelarse contra la injusticia, la opresión y el revisionismo; ignorar las modas y las “soluciones” fáciles.
Debemos conquistar la dialéctica. Sin el materialismo dialéctico no es posible una refundación de nuestra ideología en una dirección militante.
El Partido dirige, no monopoliza. Contra el estrangulamiento de la iniciativa popular, contra las “soluciones sencillas”, contra los métodos administrativos.
Decimos no al “marxismo” de invernadero. Los marxistas no temen confrontarse a ideas erróneas. Sólo a través de la confrontación puede forjarse el marxismo, vigorizarlo e impedir que la revolución se “congele”.
La lucha de clases, las masas y su movilización, en última instancia, el ser humano, son los factores decisivos –no los técnicos, ni las armas, ni los expertos, etc. Las fuerzas productivas no son independientes de la lucha de clases y su desarrollo se ve afectado de forma decisiva por el rumbo de la lucha de clases.
Debemos servir al pueblo de todo corazón y con todo nuestro pensamiento. Debemos ser modestos y cuidadosos. Debemos protegernos de la arrogancia y la petulancia.
Todos los reaccionarios son tigres de papel. Debemos despreciarlos estratégicamente, pero tener tácticamente en cuenta al oponente ¡especialmente en la actualidad en la lucha desarrollada por los pueblos contra el Nuevo Orden Mundial imperialista y el imperialismo norteamericano!

Organización Comunista de Grecia (KOE)

¡Viva la obra “Sobre la Nueva Democracia” de Mao Tsetung (en conmemoración del 75º aniversario) y camino de la Revolución de Nueva Democracia! – Por Harsh Thakor

Nota: En Enero de 2015 se cumplieron 75 años de la aparición de la histórica obra de Mao Tsetung Sobre la Nueva Democracia que viera la luz en Enero de 1940.
Es esta una obra capital de Mao Tsetung escrita durante la guerra antijaponesa para establecer si la revolución en China era de naturaleza democrático-burguesa o socialista. “Por revolución de nueva democracia –escribía Mao- se entiende una revolución antiimperialista y antifeudal de las grandes masas populares bajo la dirección del proletariado. Sólo a través de una revolución semejante puede la sociedad china avanzar hasta el socialismo; no hay otro camino”.
Como señalara correctamente en marzo de 1984 la Declaración del hoy desaparecido Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI): “(…) La teoría desarrollada por Mao Tsetung en los largos años de la guerra revolucionaria en China sigue siendo el punto de referencia para elaborar la estrategia y tácticas revolucionarias en los países coloniales, semi (o neo) coloniales.
En países de este tipo, el blanco de la revolución es el imperialismo extranjero y la burguesía burocrática-compradora y los feudales, que son las clases íntimamente ligadas al imperialismo y dependientes de él. En estos países, la revolución debe pasar por dos etapas: primero la revolución de nueva democracia que conduce directamente a la segunda etapa, la revolución socialista. El carácter, el blanco y las tareas de la primera etapa de la revolución le permiten y exigen al proletariado formar un amplio frente unido de todas las clases y capas que puedan ser ganadas para apoyar el programa de nueva democracia.
(…) La clave para realizar una revolución de nueva democracia está en el papel independiente del proletariado y su capacidad, mediante el partido marxista-leninista-maoísta, de establecer su hegemonía en la lucha revolucionaria. (…)”
En la actualidad, partidos maoístas como el Partido Comunista de la India (Maoísta) o el Partido Comunista de Filipinas llevan a cabo revoluciones de nueva democracia en sus respectivos países dadas las condiciones económicas, políticas y sociales que allí prevalecen.
Y hoy, como ocurriera hace años, los revisionistas de todo tipo atacan las grandes contribuciones de Mao Tsetung al marxismo-leninismo y niegan que éstas, en los campos de la filosofía, la economía política y el socialismo científico, hayan permitido al marxismo-leninismo dar un nuevo salto hasta alcanzar una nueva etapa, el marxismo-leninismo-maoísmo. El objetivo de los revisionistas no es otro que tratar de impedir al proletariado, a la juventud revolucionaria y a las masas populares de que asuman y hagan suya la ciencia de la revolución, la ideología marxista-leninista-maoísta, la única ideología liberadora, la única capaz de acabar con el sistema capitalista y llegar al socialismo y al comunismo.
Para que el movimiento revolucionario se desarrolle en una dirección correcta, tanto en los países coloniales, semi (o neo) coloniales así como en los países imperialistas –como es el caso de España- es necesario que los marxistas-leninistas-maoístas continúen y redoblen la lucha contra los revisionistas de todo tipo y defiendan la obra de Mao Tsetung.
En esta labor, es importante la aparición del reciente y muy esclarecedor artículo “¡VIVA LA OBRA “SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA” DE MAO TSETUNG (EN CONMEMORACIÒN DEL 75º ANIVERSARIO) Y CAMINO DE LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!” de Harsh Thakor, historiador y simpatizante del maoísmo, sobre el carácter semifeudal y semicolonial de la sociedad india y cómo solo con el triunfo de la Revolución de Nueva Democracia la India podrá cambiar. Fue publicado en el blog de los camaradas británicos de Democracy and Class Struggle el cual reproducimos a continuación y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

¡VIVA LA OBRA “SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA” DE MAO TSETUNG (EN CONMEMORACIÒN DEL 75º ANIVERSARIO) Y CAMINO DE LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!
Por Harsh Thakor
Este mes conmemoramos los 75 años desde que el Camarada Mao Tsetung innovó y escribió su tesis sobre la Nueva Democracia.
Es uno de los análisis más significativos e importantes en la historia del Movimiento Comunista y una obligación de leer para los cuadros revolucionarios.
Debemos aprender cómo Mao obtuvo sus formulaciones y cómo él y el Partido Comunista comunicaron la formula a las masas. Fue un testimonio al genio creativo del Camarada Mao y una maestría de las condiciones prevalecientes durante la Guerra Antijaponesa.
Dos de las partes más importantes son como refuta a aquellos recalcitrantes y `practicantes de la fraseología de “izquierda” ´ que le critican por, según ellos, traicionar el camino socialista.
Este ensayo plantó las semillas de la línea revolucionaria para los países semicoloniales. Mao rehusó iniciar ciegamente el camino ruso de la Revolución Socialista.
Hoy en el mundo varios cuadros se ven barridos con la ola regresiva de la ideología de la Nueva Izquierda, el trotskismo, el guevarismo, el revisionismo avakianista de la Nueva Síntesis , el Nuevo Socialismo o el tercermundismo.
Las gloriosas últimas luchas maoístas dirigidas por el Partido Comunista del Perú desde 1980 a 1992, por el Partido Comunista de Filipinas a lo largo de los últimos 45 años y la del Partido Comunista de la India (Maoísta) en la India actual o la anterior lucha de Telangana previamente se basan en los fundamentos de las tesis de Mao.
La reciente capitulación en Nepal se ha debido a la incapacidad de comprender adecuadamente el concepto de la Nueva Democracia.
Esta misma tesis fue elaborada dentro de la Línea General del Partido Comunista de China en 1963. Hace 75 años, en Diciembre de 1939, Mao difundió por vez primera el concepto de la Revolución de Nueva Democracia que desarrolló apropiadamente en Enero de 1940.
La histórica lucha armada de Telangana de 1946-1951 y la lucha armada de Naxalbari se basaron en la línea de la Revolución de Nueva Democracia. La lucha de Telangana identificó correctamente a los campesinos ricos y medios como posibles aliados y a la burguesía nacional como una amiga a diferencia de Charu Mazumdar en la lucha de Naxalbari.
Todos los grupos en el campo revolucionario en la India dominaron la polémica de la Nueva Democracia, en particular el PCI (M-L) Grupo Guerra Popular, el Centro Comunista Maoísta y el PCI (M-L) Unidad del Partido.
Este concepto mismo fue apoyado por legendarios camaradas mártires como Charu Mazumdar, Kanhai Chaterjee, Kondappali Seethamiah, Chandra Pull a Reddy, T. Naga Reddy, DV Rao, Harbhajan Sohi, Azad o Kishenji. La tesis de Mao sobre la Revolución de Nueva Democracia ya no la consideran válidas fuerzas como el sector dirigido por el camarada Ramnath denominado Liga Comunista de la India que llama al camino socialista como la línea para la Revolución india calificando al conjunto de la burguesía india como compradora.
El auténtico capitalismo se ha desarrollado enormemente y los tentáculos de la globalización han incrementado la involucración del imperialismo pero las relaciones semifeudales aún prevalecen en la agricultura.
Incluso intelectuales progresistas como Bernard d´Mellow están influidos por la tesis de la India transformándose en capitalista y rechazan la alianza de los cuatro bloques.
Es cierto que no tenemos el mismo modelo que la China prerrevolucionaria pero la formulación de la Nueva Democracia de Mao sigue siendo la columna vertebral para las revoluciones en los países del tercer mundo y una espina en la carne de revisionistas y trotskistas. Por supuesto, como el Camarada Mao, no debemos ser nunca mecánicos.
Para los camaradas indios la lucha armada de Telangana es el mejor ejemplo.
En los años 90 organizaciones de masas como la Unión de Estudiantes Radicales de Andhra Pradesh o la Liga de la Juventud Radical llevaron a cabo seminarios sobre cómo la Revolución de Nueva Democracia era todavía aplicable.
El trabajo más valioso para promover abiertamente la ideología de la Nueva Democracia lo realizaron grupos como la Asociación de Escritores Revolucionarios (R.W.A.), Jana Natya Manali Unión de Estudiantes Revolucionarios, Krantikari Budhijibi Sangh, Krantikari Sanskritik Sangh, etc.
Debemos mucho a los escritores de Virasam (R.W.A.) como el poeta Sri Sri por desarrollar escritos culturales de Nueva Democracia, y las compañías culturales de Jana Natya Mandail dirigida por el Camarada Gaddar que creó artes y canciones de `Nueva Democracia´ . Los grupos que abandonaron el auténtico campo revolucionario en la India abrazando el parlamentarismo fracasaron en comprender la tesis de la “Nueva Democracia” definiendo a la India como una neocolonia.
Recomiendo a todos los lectores que lean los trabajos de PS Sundaraya y Chandra Pulla Reddy sobre la lucha armada de Telangana de 1946-1951 que explica magníficamente la alianza de los cuatro bloques. En el 75º aniversario de este histórico escrito, celebremos al Camarada Mao.
En la actualidad existe un fuerte grupo de presión que afirma o bien que la India es un país capitalista o una neocolonia. El PCI (ML) Bandera Roja rechaza la tesis de Mao de la Guerra Popular Prolongada y lo mismo hacen las facciones de la Liga Comunista de la India.
Debemos elogiar a intelectuales como el reciente R.S. Rao que defendió la caracterización de la India como semifeudal y semicolonial. Cualquier salto importante que ha realizado el Movimiento Comunista indio se debe a su comprensión de que la India no es una sociedad capitalista plenamente desarrollada.
El autor ha visitado el Punjab recientemente y descubierto el monopolio de los prestamistas respecto de los trabajadores agrícolas pobres y la expropiación de tierras en los tribunales a los campesinos pobres que venden sus tierras diez veces menos que la tasa de su valor actual. Lamentablemente carecemos de un frente de intelectuales que puedan combatir esta tesis propugnada por los intelectuales que califican a la India como capitalista. En la reciente movilización de los obreros de Maruti Suzuki, los obreros necesitaron el apoyo del campesinado para apoyar sus acciones.
Demostraron sus lazos culturales con el campesinado en las aldeas. No hay duda que ha habido un desarrollo capitalista significativo, pero, tras perder sus empleos, los obreros de Maruti volvieron a sus tierras en las aldeas (el autor agradece a GN Saibaba por esta información).
Es verdad que disponemos de mucha más maquinaria que en China en los años 40 y una infraestructura urbana mucho más desarrollada, pero son todavía los grandes terratenientes quienes tienen el poder negociador y el dictado del precio de los productos en el mercado. Existe un gran nexo políticos-terratenientes con muchos de los grandes terratenientes que aún existen. En una sociedad capitalista plenamente desarrollada, la apropiación de tierras por las empresas tal y como viene ocurriendo en la India, no ocurriría ni tendría un impacto tan cruel el de los comisionistas en el Punjab. No hay duda de que ha habido cambios significativos con la globalización y una mayor embestida del imperialismo que ha combinado como nunca anteriormente un ataque unido con el feudalismo.
Irónicamente cuántos obreros industriales han sido despedidos de sus empleos y regresado a las aldeas para cultivar sus tierras.
Citando al Profesor R.S. Rao: “En el contexto indio, no es sólo la falta de un proceso democrático y las correspondientes instituciones sino el uso del capital de los procesos e instituciones precapitalistas como la religión, casta, región, jerarquía, los que merecen se preste atención…No es cuestión que sea necesario la designación de inspectores de fábrica sino que deben estar por encima de las consideraciones de casta… El capital, cuando libera trabajo, concede anonimato al trabajo. Pero el capital en el contexto indio arrebata el anonimato y coloca las etiquetas de religión, casta y credo. El proceso resultante es la división entre la clase obrera y la división entre los campesinos pobres y trabajadores agrícolas, sobre una base económica adicional… El capital existe sin su correspondiente superestructura. Por tanto tenemos capital sin capitalismo.” (Ibid, p. 89).
Tras un extenso estudio de los datos generados por las Encuestas de Gestión Agraria y revisando los debates entre economistas sobre la extensión y naturaleza del desarrollo capitalista en la agricultura india, R.S. Rao ha llegado a la conclusión que había un amplio sector no capitalista en el que la productividad y la inversión parecían tener una relación inversa al tamaño del holding –así cuanto más grande el holding más pequeño su eficacia y acumulación.
Esto él lo atribuyó a la relación agraria feudal.
Por otro lado el sector capitalista identificado, no sobre el tamaño del holding sino a través del criterio del alquiler de trabajo, rompió esta relación inversa entre el tamaño del holding y la productividad capitalista. “Dado un alto nivel de producción de mercancías que conduce a una posición dominante del capitalismo en la agricultura, la relación inversa abre camino a una relación positiva. Además se observó que en una aldea así el proceso de diferenciación alcanza un alto nivel. Lo anterior sugiere claramente la existencia y más aún el rendimiento explotador del capitalismo en la agricultura india.” (Ibid, p. 54).
Citando a Jaswantha Rao del T.N. Reddy Memorial Trust:
“1. El camarada T. Nagi Reddy explicó en su declaración “India Hipotecada”, que el Gobierno de la burguesía y los terratenientes ha tomado el camino de la transformación gradual de los latifundios de los terratenientes en economía burguesa, con todos sus planes para el suministro de semillas, fertilizantes, uso de pesticidas, mecanización de la agricultura, extensa canalización de préstamos estatales a la economía terrateniente con la ayuda de inmensas ayudas por parte del sector financiero internacional.. Como Lenin ha explicado, ésta evolución a la economía burguesa-junker-terrateniente…. condena a los campesinos a décadas de la más terrible expropiación y esclavitud.”
Explicó además que “esto es de lo que estamos siendo testigos en nuestro país hoy. El dolor insoportable que sufre actualmente la economía rural –la expulsión forzosa de los pequeños campesinos y arrendatarios, el crecimiento de la concentración de tierras, el aumento en el número del trabajo agrícola, la creciente hegemonía de las castas superiores sobre las castas inferiores –son todos síntomas de esta creciente enfermedad”. Llamó a los comunistas revolucionarios a oponerse firmemente a esta transformación del latifundismo feudal apoyando al campesinado combatiente para la liquidación completa del latifundismo feudal.
Los acontecimientos de décadas posteriores demostraron que el camarada TN estaba en lo cierto.
Durante este periodo, la base industrial de la sociedad india se había ampliado a través de la adopción del sector público como el líder. Tal y como observó claramente Marx en sus escritos , una vez que las relaciones capitalistas fueron introducidas en un país que cuenta con todo el potencial para desarrollarse como un país capitalista, nada puede impedir la reproducción de estas relaciones capitalistas. Esto dio lugar a la burguesía nacional principalmente en la forma de una industria a pequeña escala. Pero el imperialismo con su dominio estrangulador sobre el Estado indio había, o bien destruido estas crecientes relaciones capitalistas por medio de la competencia desigual, o adoptándolas para servir a sus intereses monopolistas.
Se pueden citar aquí numerosas instancias de cómo el imperialismo amalgamó las industrias autóctonas o las destruyó. Es suficiente decir que, como resultado, la burguesía nacional india no logró crecer por encima de determinadas etapas y hacerlo valer en términos de sus intereses de clase. De esta forma, las emergentes relaciones capitalistas en el sector industrial siempre se mantuvieron en una profunda crisis, viviendo a merced de la gran burguesía india y del imperialismo.
De otro lado, la gran burguesía continúa siendo compradora en su naturaleza por medio de innumerables acuerdos en la forma de operaciones empresariales conjuntas y colaboraciones técnicas y financieras. Incluso aunque el valor de los activos e inversiones por parte de la gran burguesía creció espectacularmente, su dependencia del imperialismo también creció proporcionalmente.
En la primera mitad de la década de los 80, la economía india tuvo que enfrentarse a una grave crisis general y las clases dominantes indias recurrieron al imperialismo para superar la crisis. Las instituciones financieras imperialistas –el Banco Mundial y el FMI-.comenzaron dictando la reestructuración de la economía india a fin de aumentar enormemente el saqueo imperialista. El préstamo obtenido del FMI fue devuelto por el Gobierno de Indira Ghandi no porque la economía india hubiese cambiado sino gracias a las remesas efectuadas por los trabajadores indios trabajando en los países del Golfo. Mientras que esto fue presentado a bombo y platillo como el éxito de las políticas que fueron implementadas, la crisis forzó al Gobierno indio a postrarse ante los amos imperialistas y el Gobierno de PV Narasimha Rao se embarcó en nuevas políticas económicas diseñadas y dictadas por el imperialismo.
Las Nuevas Políticas Económicas convirtieron a la agricultura en una actividad económicamente inviable para los campesinos pobres y medios. Algunas de estas medidas están incrementando las tarifas de electricidad, fertilizantes y agua para riego. El efecto de este paquete de políticas fue sentido inmediatamente por las amplias masas campesinas. El profundo malestar se expresó en forma de suicidios por parte de los campesinos. La profundidad y extensión de la crisis se pueden apreciar por el hecho mismo de que el número total de suicidios por parte de campesinos sobrepasó los 150.000 en el espacio de ocho años.
Pese a ello, las clases dominantes indias y sus representantes políticos no se desanimaron en promover las políticas dictadas por el imperialismo y comenzaron a exhortar las virtudes de la implementación de la segunda fase de las reformas económicas, particularmente en la agricultura, segunda fase de la revolución verde. Esto demuestra que fue una política deliberada y no una aberración. El objetivo de esta estrategia era implementar una política establecida que convierta la agricultura india en un apéndice de la economía imperialista.
La agricultura india producirá para satisfacer las necesidades comerciales de las compañías multinacionales agroindustriales y no para satisfacer las necesidades del pueblo indio. Pauperizando a los campesinos pobres y medios a través de los instrumentos económicos, las clases dominantes tratan de empujar a los campesinos a contactar y/o a la agricultura empresarial que en la práctica degrada al campesino a ser un productor atado o a la supervisión de los cultivos agrarios por parte de las empresas multinacionales.
La consigna de cultivo intensivo y mecanización de la agricultura que condujo a la revolución verde y al país a una crisis insoluble, continúa estando presente en el campo a lo que hay que añadir las semillas genéticamente modificadas que están diseñadas para perpetuar la dependencia de la producción agrícola respecto de las compañías multinacionales para el uso inevitable de materias. Así la penetración del capital imperialista en la agricultura se producirá con toda la fuerza.
El efecto de estas políticas ha conducido a la concentración de la tierra en manos de sectores de nuevos ricos que han amasado riqueza con la captación de fondos públicos. Esta concentración no es propia de la naturaleza de las relaciones capitalistas. La tierra está cada vez más siendo arrendada a los campesinos con un alquiler exorbitante, que no es más que una coerción económica añadida porque, de lo contrario, la tierra no está disponible al campesino que no tenía otro modo de empleo. El creciente número de arrendamientos agropecuarios indica esto.
Sí, la forma de explotación feudal cambió, pero no el contenido. Las amplias masas de campesinos (incluyendo jornaleros sin tierra y campesinos pobres y medios) fueron forzados a someterse a la explotación siendo privados del medio de producción, es decir, la tierra. Durante las últimas cuatro décadas, con la penetración del capital imperialista, las masas campesinas sufren el peso de la tarea adicional de calmar la sed de los tiburones imperialistas.
Por tanto, el sector agrícola ha sido testigo de muchos cambios, pero sigue padeciendo las formas feudales de explotación y saqueo imperialista. La intensidad de la explotación aumentó ampliamente frenando cualquier progreso de parte de la sociedad india hacia un capitalismo independiente y las clases dominantes indias, junto con el imperialismo, están manteniendo el status quo para salvaguardar su dominio. Así pues, la sociedad india continúa siendo semifeudal en su naturaleza
Las nuevas políticas económicas que están siendo implementadas como parte de la estrategia de globalización del imperialismo han provocado grandes cambios en el sector industrial. Buscando los máximos beneficios, el imperialismo engulló al sector industrial en la India remplazando frecuentemente a la gran burguesía india. Los sectores básicos, como el siderúrgico, carbón, metales no férreos y generación de energía fueron a parar a manos de capitalistas monopolistas extranjeros.
Incluso el sector de servicios de telecomunicaciones fue adquirido por empresas multinacionales de telecomunicaciones y la BSNL [empresa india de servicios de telefonía móvil] está en venta. Los proyectos de infraestructura más publicitados que se están llevando a cabo están todos en manos de empresas extranjeras bajo el nombre de empresas conjuntas. El capital extranjero ha ocupado una posición dominante en la economía india. La India se ha convertido en un alegre terreno de caza para todos los imperialistas para saquear sus recursos naturales, el trabajo humano y los recursos financieros a cualquier precio. Todos los países imperialistas están compitiendo entre sí para incrementar su dominio de nuestra economía.
La gran burguesía india ha crecido; sus bienes aumentaron en cifras astronómicas; sus industrias crecieron en número. Cuando hacemos una disección de todas y cada una de las inversiones efectuadas por la gran burguesía, encontramos que están ligadas al capital extranjero por medio de innumerables hilos, como por ejemplo colaboraciones financieras, técnicas y empresariales. Y el capital extranjero ha tenido la última palabra para dirigir la industria. La gran burguesía se presenta a sí misma como una entidad corporativa, pero de hecho casi todas las empresas burguesas funcionan como compañías privadas limitadas en la forma de la familia unánime hindú; y de esta forma no son responsables en modo alguno ante la sociedad, incluso no se les pide que hagan públicos sus beneficios.
Pese al aparente crecimiento, el crecimiento de la gran burguesía india se encuentra atrofiado debido a su naturaleza compradora y su dependencia del imperialismo para su supervivencia.
El aumento del dominio imperialista sobre la sociedad india denota que continúa siendo semicolonial en su naturaleza.
Los aparentes cambios de los que hemos sido testigos durante las últimas cuatro décadas han entrado en vigor para satisfacer las necesidades explotadoras cambiantes del imperialismo y la gran burguesía india. Y de esta manera no han pretendido cambiar su status como semicolonia.
Por tanto, la India continúa siendo una sociedad semifeudal y semicolonial.
A menos que, y hasta que no se implemente la Redistribución Revolucionaria de la Tierra sobre la base de LA TIERRA PARA EL QUE LA TRABAJA, las relaciones feudales y su existencia no desaparecerán.
A menos que, y hasta que no sea expulsado el capital imperialista del país junto con sus aliados, la sociedad india no progresará un milímetro. El imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático comprador son impedimentos decisivos para el progreso de la sociedad india hacia una sociedad democrática, independiente y autosuficiente.
Sólo el éxito de la Revolución de Nueva Democracia garantizará dicha transformación. Es el deber de los comunistas revolucionarios empeñarse en construir el partido unificado que dote de dirección a las luchas revolucionarias del pueblo indio.

Con ocasión del 121º aniversario del nacimiento de Mao Tsetung

Viento del Este septiembre 1976Hoy 26 de Diciembre de 2014 se cumplen 121 años del nacimiento de Mao Tsetung, el gran dirigente y maestro de la clase obrera, del pueblo chino y de todo el proletariado y los oprimidos del mundo entero.
“Mao Tsetung – señalaba acertadamente la Declaración ¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo! de 26 de Diciembre de 1993 del hoy desaparecido Movimiento Revolucionario Internacionalista- desarrolló el marxismo-leninismo a una nueva y superior etapa en el curso de sus muchas décadas de dirigir la Revolución china, la lucha mundial contra el revisionismo revisionismo y, lo más importante, al proporcionar en teoría y práctica el método de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado para impedir la restauración del capitalismo y continuar el avance hacia el comunismo. Mao Tsetung desarrolló de forma considerable todas las tres partes componentes del marxismo: la filosofía, la economía política y el socialismo científico.
(…) fue en el crisol de la Gran Revolución Cultural Proletaria que nuestra ideología dio un salto y emergió por completo el tercer gran hito, el marxismo-leninismo-maoísmo. Desde el plano superior del marxismo-leninismo-maoísmo los comunistas revolucionarios podrán comprender aún más profundamente las enseñanzas de los anteriores grandes líderes e incluso las primeras contribuciones de Mao Tsetung adquirirán un más profundo significado. Hoy, sin maoísmo no puede haber marxismo-leninismo. En realidad, negar el maoísmo es negar el marxismo-leninismo-maoísmo.
(…) Debemos enarbolar, defender, y lo más importante, aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo.
Debemos acelerar nuestra lucha por la formación de una Internacional Comunista de nuevo tipo, basada en el marxismo-leninismo-maoísmo. La revolución proletaria mundial no puede avanzar hasta la victoria sin forjar tal arma porque, como enseñó Mao Tsetung, habremos de llegar todos en la tierra o nadie entra al comunismo.
Mao dijo, “El marxismo consiste en miles de verdades, pero en últimas todas se reducen a una: es justo rebelarse”. (…) asumir el marxismo-leninismo-maoísmo. Esta ideología liberadora y partisana tiene que ser llevada al proletariado y a todos los oprimidos porque solo ésta puede permitir que la rebelión de las masas arrase miles de años de explotación de clases y dar a luz el nuevo mundo del comunismo”.

En este 121º aniversario del nacimiento de Mao Tsetung reproducimos a continuación el artículo “Gloria eterna al Presidente Mao Tsetung”, publicado en “Viento del Este”, boletín de la Asociación de Amistad Hispano-China, número extraordinario, 9 de Septiembre de 1976, pág. 3, en el que se hace un repaso a la vida y obra del gran maestro Mao Tsetung y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos transcrito para nuestro blog con esta ocasión:

GLORIA ETERNA AL PRESIDENTE MAO TSETUNG
El Presidente Mao Tsé-tung gran dirigente del pueblo chino, y gran revolucionario de nuestro tiempo, ha hecho a lo largo de su vida aportaciones fundamentales a la lucha de los pueblos por la Independencia, por la Paz, por la Democracia, por la Justicia, por el Progreso.
Desde su juventud, en la China feudal y colonial, desarrolló intensa actividad patriótica y progresista, fundando diversas instituciones, como fue la “Sociedad de Estudios para el Hombre Nuevo”. Con el incremento de la lucha antiimperialista que tiene como principal exponente en este periodo el “Movimiento 4 de Mayo” de 1.919, y a través de su intensa participación, Mao descubre el marxismo leninismo y comienza a trabajar para la fundación del Partido Comunista, junto con su compañera Yang Kai-huei (torturada y asesinada en 1.930 por el terror blanco de Tchiang Ki-chek negándose a renunciar a sus principios y a delatar a Mao Tsé-tung).
El 1º de Julio de 1.921, se celebra el Primer Congreso del Partido Comunista de China en Shanghai. Mao, delegado por la provincia de Junan se opone a la línea ultraizquierdista de Chang Kuo-tao defendiendo la unidad de acción con el Kuomintang de Sun Yat-sen. Posteriormente y ya en su provincia de Junan organiza, trabajando con los mineros, diversas agrupaciones sindicales llegando a agrupar a 12.000 obreros ferroviarios, ejemplo que seguirían multitud de fábricas en toda la provincia desencadenándose importantes huelgas y luchas. En 1.923 triunfa el punto de vista de Mao Tsé-tung, en el Tercer Congreso del Partido Comunista, en dura lucha contra las tendencias de derecha y de ultraizquierda, creándose el Primer Frente Unido con el Kuomintang, que durará hasta 1.927.
Se incrementa de modo extraordinario la lucha y la organización de los obreros al lado del Partido Comunista. El Kuomintang, que una vez muerto Sun Yat-sen, será dirigido por Tchiang Kai-chec va decantándose hacia la defensa de los intereses de la burguesía y el imperialismo. Mao Tse-tung propugna para el Partido Comunista la movilización, armamento y organización de los campesinos (85% de la población), pero la línea derechista se va afianzando y va perdiéndose progresivamente la dirección política del Frente Unido. Finalmente en 1.927 se desencadena primero contra los huelguistas de Shanghai y posteriormente en la mayoría de ciudades una gran masacre contra el movimiento revolucionario, el Partido Comunista es excluido del Frente Unido, y miles de sus militantes son decapitados.
Poco antes la resolución del Quinto Congreso del Partido Comunista de China estba marcada por la conciliación, pero el ataque a Nanchang dirigido por Mao Tsé-tung, el 1º de Agosto de 1.927 significa el nacimiento del Ejército Popular de Liberación que luchará y dirigirá la resistencia de las masas contra la invasión japonesa.
En 1.931, cuando el ejército japonés invade China, ayudado por el capitulacionismo de Tchiang Kai-chek que dedica sus máximos esfuerzos en la lucha contra las incipientes bases rojas, es el momento de la retirada estratégica de la Larga Marcha, columna formada por 120.000 personas, que a lo largo de trece meses recorre 10.000 Km. “Es la siembra en once provincias de semillas que germinarán, darán hojas, flores y frutos que se cosecharán en el futuro”. En la Larga Marcha triunfa de modo decidido la justa línea revolucionaria del Presidente Mao. Sólo 7.000 supervivientes llegarán a Yenan, cuartel general y centro de la lucha contra la invasión japonesa primero y contra las tropas reaccionarias de Tchiang Kai-chek y sus aliados imperialistas después. En este periodo Mao Tsé-tung escribe gran cantidad de obras sobre temas militares y políticos, entre otros “Sobre la guerra prolongada”, “Intervenciones sobre arte y literatura”…
El Ejército Popular de Liberación entra victoriosamente en la mayoría de ciudades haciendo posible el 1º de Octubre de 1.949 la solemne proclamación de la REPUBLICA POPULAR CHINA en la plaza Tien An-Men (Puerta de la Paz Celestial) de Pekín. Desde este momento y hasta hoy, el Presidente Mao ha dirigido al pueblo chino en la difícil tarea de transformación y edificación socialistas de la Nueva China.
La Gran Revolución Cultural Proletaria iniciada en 1.966 significa otra gran victoria de la línea del Presidente Mao a la vez que una aportación de incalculable valor a la revolución de los pueblos.

Mao Tsé-tung es una gran figura histórica revolucionaria

En el aspecto político, su labor teórica y práctica ha significado una elevación del marxismo leninismo a una nueva fase de desarrollo, correspondiente al momento de la crisis del antiguo imperialismo occidental, a la aparición del nuevo imperialismo soviético, y al auge de la lucha de liberación de los pueblos oprimidos, adaptándolo a las condiciones concretas de la revolución china.
En el aspecto militar, ha contribuido de manera vital a la lucha revolucionaria con sus aportaciones sobre la guerra popular: guerra de guerrillas, autosostenimiento, apoyo en las masas como factor determinante, lucha prolongada, y táctica y estrategia militar, en aplicación del principio “el poder está en la punta del fusil”.
En el aspecto ideológico, su dirección personal de la Gran Revolución Cultural Proletaria ha significado que el pueblo tomara en su manos la dirección en todos los aspectos de la sociedad, políticos, económicos, científicos, culturales, artísticos. La crítica y autocrítica como método de trabajo para el progreso supone otra aportación importantísima que ataca de raíz al revisionismo y previene la restauración del capitalismo en un país socialista, afianzando la dictadura del proletariado.
El Presidente Mao, totalmente opuesto al culto a la personalidad, ha sido consecuente en todo momento con el principio de que la historia la realizan los pueblos y no las grandes personalidades. La veneración del pueblo chino por Mao Tsé-tung proviene de su extraordinaria capacidad para interpretar las necesidades del las masas y dirigirlas hacia sus aspiraciones con el respaldo y reconocimiento de la justa voluntad popular. La vida de Mao Tsé-tung ha sido un grandioso ejemplo de “SERVIR DE TODO CORAZÓN AL PUEBLO”.

Desencadenar a las masas, entrar al futuro ¡Mao es la clave! – Editorial de “Un Mundo que Ganar” 15/1990

 

UnMundoqueGanar1990-15Nota – Cuando se cumple el 25º aniversario de la caída del muro de Berlín, exponente de la profunda crisis que sacudió a los regímenes falsamente comunistas de Europa Oriental y el hundimiento del revisionismo contemporáneo del tipo que existía en la URSS en aquellos momentos, reproducimos un amplio extracto del Editorial “Desencadenar a las masas, entrar al futuro ¡Mao es la clave” publicado en la hoy desaparecida revista marxista-leninista-maoísta “Un Mundo que Ganar”, nº 15/1990, y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos transcrito para nuestro blog:

Hundimiento del revisionismo en el Este
DESENCADENAR A LAS MASAS, ENTRAR AL FUTURO –
¡MAO ES LA CLAVE!
La década de los 90 se ha iniciado con una serie de acontecimientos de estremecedoras proporciones: el hundimiento de los regímenes anteriormente existentes en Europa Oriental y el abandono casi completo de todo rastro de Marxismo-Leninismo por parte de los gobernantes soviéticos y de Europa del Este. Para los maoístas, que han sido los adversarios decididos de estos regímenes durante las últimas tres décadas, esta evolución es bienvenida. La existencia de estos horribles regímenes que se disfrazaban de “proletarios” y “socialistas” ha sido durante mucho tiempo una carga para los verdaderos revolucionarios. Es mejor que estos revisionistas muestren abiertamente su verdadera faz y no que continúen amparando sus crímenes bajo el nombre de nuestra ideología.
(…) Los enemigos revisionistas de los comunistas revolucionarios no sólo son débiles en los países donde han tenido el poder: todo el movimiento revisionista pro-soviético mundial se ha estremecido y desorientado profundamente por los acontecimientos del otoño del 89 e invierno del 90.
Pero aunque parte de enemigo está desorganizado, otra parte, las clases dominantes de los estados imperialistas occidentales son engreídas y arrogantes. Estos bandidos reaccionarios están tratando de utilizar los problemas de las bandas rivales del Este para proclamar la victoria final del capitalismo, el mercado y la “democracia” sobre lo que continúan motejando de “comunismo” o “estalinismo”.
(…) Nuestra mejor arma para entender la situación actual y combatir al enemigo son las enseñanzas de Mao Tsetung sobre la naturaleza de la sociedad socialista, la lucha de clases en el socialismo, y el peligro de restauración capitalista como la que tuvo lugar en la Unión Soviética y los países de Europa del Este tras la muerte de Stalin, y que Mao analizó.
Mao no sólo entendió el socialismo desde el punto de vista teórico, sino que dirigió a las amplias masas en la construcción del socialismo y en el desarrollo de la Gran Revolución Cultural Proletaria, un movimiento de masas sin precedentes con el objetivo de derribar a los altos cargos del Partido Comunista que, como sus semejantes de la Unión Soviética y Europa Oriental, estaban convirtiendo la propiedad pública socialista en una mera fachada que ocultaba su expropiación privada, cuya esencia era la misma que la de todos los demás explotadores capitalistas. En Europa Oriental se ha utilizado fraseología comunista para encubrir la desigualdad y la explotación existentes. (…) A diferencia de muchos revisionistas, no hemos de sorprendernos ni impresionarnos porque las masas en estos países enarbolen pancartas anticomunistas, ya que la palabra “comunismo” se ha empleado para justificar toda la explotación, desigualdad y reacción de esos regímenes. Como tan enérgicamente señaló Mao al hablar de los seguidores del camino capitalista en China, “es justo rebelarse contra los reaccionarios”. Nos incumbe a nosotros, los auténticos comunistas revolucionarios, los maoístas, quitarles la máscara “roja” a estos reaccionarios y mostrarle a todo el mundo su horrible cara capitalista.
Lo más importante a entender de los regímenes desacreditados del Este no son principalmente sus diferencias ideológicas y gubernamentales con el Oeste, sino la esencia de clase de estos regímenes que es la misma del Occidente capitalista.
1) Una pequeña minoría de la sociedad controla (y de hecho, posee) los medios de producción a través de su control del aparato del Estado.
2) Esta minoría actúa como clase en todos los aspectos. Miles de lazos visibles e invisibles, secretos y abiertos, ligan a los políticos de la dirección del partido, directores de fábricas, escuelas y hospitales, figuras destacadas de los medios de comunicación y del campo cultural. Además, esta clase se perpetúa del mismo modo que la burguesía occidental, legando su riqueza y su poder a sus hijos.
3) Esta clase dominante utiliza a la policía, al ejército, los tribunales y las cárceles para ejercer una dictadura enmascarada sobre la mayoría de la sociedad y aplastar con saña a quien se oponga a ello.
4) Los obreros están reducidos a la condición de esclavos asalariados; no controlan los asuntos de Estado ni tienen voz en el funcionamiento de sus fábricas y empresas. Su tarea es callar y trabajar duro, y recibir a cambio su paga.
5) La producción no está en función de las necesidades del pueblo, sino de la obtención de la máxima ganancia, aunque con frecuencia se disfrace con el plan estatal.
6) El sistema educativo y el campo cultural exaltan la situación actual y propagan la concepción de la clase dominante. Apenas se permite la crítica al orden establecido.
Todos estos rasgos de los regímenes de Europa Oriental son muy conocidos para nuestros lectores del Occidente imperialista, pues son rasgos típicos de todos los estados capitalistas.
(…) El falso “Marxismo-Leninismo” y verdadero revisionismo ha sido la ideología oficial, la religión del Estado, en los países del bloque oriental. (…)
Es absolutamente necesario que el proletariado y las masas revolucionarias tomen el poder donde sea posible y comiencen a construir el socialismo. Las victorias en este proceso, como las logradas en la URSS con Lenin y Stalin y en China con Mao, ayudan a impulsar el movimiento revolucionario mundial en su conjunto, especialmente al servir como ejemplo vivo de que la explotación del hombre por el hombre no ha de ser necesariamente el principio organizativo de la sociedad. Sirven a los oprimidos como faro que anuncia un futuro mejor. (…)
La profunda crisis de los regímenes del bloque oriental y el hundimiento del revisionismo contemporáneo de tipo soviético proporciona una oportunidad excelente para los auténticos comunistas. Aunque suenen fuerte las trompetas del anticomunismo, el Movimiento Revolucionario Internacionalista* y otras fuerzas maoístas están equipadas con el instrumento necesario para aprovechar esta excelente situación y hacer avanzar la lucha revolucionaria. Este instrumento no es otro que el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tsetung**: el enemigo decidido del pesimismo, el agnosticismo y todas las formas de revisionismo. Las lecciones que ha aprendido el proletariado al hacer la revolución y construir el socialismo no son inútiles; nos permitirán barrer el colosal montón de basura y construir lo nuevo. Que la revolución socialista sea compleja y prolongada no es un argumento para no hacer la revolución; por el contrario, evidencia la grandeza de la tarea de crear un mundo nuevo. (….)

Notas
(*) El Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) se constituyó el 12 de marzo de 1984, agrupando a partidos y organizaciones revolucionarias maoístas de distintos países con el objetivo de unirse a escala internacional para reanudar la marcha hacia una nueva Internacional Comunista. Durante más de dos décadas el Movimiento Revolucionario Internacionalista, dado que estaba basado en el marxismo-leninismo-maoísmo, obtuvo importantes logros teóricos y prácticos.. Los documentos aprobados en las conferencias internacionales y reuniones ampliadas del MRI (como la Declaración del Movimiento Revolucionario Internacionalista, ¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo! y el Comunicado del 1º de Mayo de 2000), pese a algunas debilidades y deficiencias, fueron todos importantes contribuciones teóricas para el avance del Movimiento, como parte del movimiento comunista internacional. El apoyo internacionalista a la guerra popular en Perú y al Partido Comunista del Perú, incluida la histórica campaña en defensa del Dr. Abimael Guzmán (más conocido como Presidente Gonzalo), la contribución y apoyo para el inicio y continuación de la guerra popular en Nepal durante sus diez años, la edición de la revista Un Mundo que Ganar en varios idiomas que permitió que se conocieran los acuerdos políticos e ideológicos y el análisis del Movimiento y de sus partidos y organizaciones en distintos países, y las declaraciones emitidas, fueron rasgos notables del papel jugado por el MRI en el movimiento comunista internacional.
Sin embargo el MRI no pudo cumplir las tareas que había asumido y entró en crisis. Cuando el revisionismo de la variedad de la “nueva síntesis” post MLM de Bob Avakian se convirtió en dominante en el Partido Comunista Revolucionario, EU, y la variedad Prachanda-Bhattarai se convirtió en dominante en el Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta), no sólo estos partidos -que formaban parte del MRI- se desviaron del sendero de la revolución y el comunismo, sino que los efectos destructivos y despectivos de sus líneas contrarrevolucionarias afectaron negativamente a los partidos y organizaciones dentro del MRI, especialmente al Comité del MRI (CoMRI), de manera extensa y profunda. Estas son las fuentes ideológicas inmediatas que condujeron a la crisis y colapso final del MRI.
(**) En aquellas fechas el MRI defendía el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tsetung como la ideología revolucionaria del proletariado. Posteriormente, en Diciembre de 1993, el MRI dio un paso trascendental al adoptar la Resolución ¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo! con el reconocimiento del marxismo-leninismo-maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo.

Intervención del PC maoísta de Italia en el Encuentro Internacional con motivo del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)


Nota: Los camaradas del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India os han remitido la intervención del Partido Comunista maoísta – Italia en el exitoso Encuentro Internacional con motivo del 10º aniversario del Partido Comunista de la India (Maoísta) celebrado los pasados días 27 y 28 de septiembre y que reproducimos a continuación:

PARTIDO COMUNISTA MAOÍSTA – ITALIA

Camaradas:
Es con alegría, entusiasmo y emoción que saludamos el 10º aniversario del PCI (Maoísta). La formación de este Partido representó un poderoso fortalecimiento del Movimiento Comunista Internacional y una gran confirmación que es la guerra popular la que une a los comunistas y forja a los auténticos partidos comunistas maoístas.
Un ejemplo del que extraemos lecciones e inspiración, pero principalmente una gran confianza y una fortaleza ideológica para los proletarios y las masas avanzadas en nuestro país.
La formación de este Partido y sus 10 años de larga historia han cumplido y cumplen las aspiraciones y deseos de la clase obrera, el campesinado y las masas oprimidas de la India en contar con un auténtico partido proletario que les dirige hacia el cambio revolucionario y la construcción de la sociedad de Nueva Democracia, y marchar hacia el socialismo y el comunismo.
Las llamas que brillan en el sur de Asia convierten a la India en una potencial nueva China, aquella de la época de la revolución. Esta revolución representa un gran acontecimiento en el contexto del equilibrio de poder en el mundo entre el imperialismo y las luchas de los pueblos oprimidos y entre la revolución y la contrarrevolución, un acontecimiento que confirma que la contradicción principal es entre el imperialismo y los pueblos y naciones oprimidas, y que la revolución es la corriente principal.
La gran decisión de fundar este Partido ha apuntado también al método de construir la unidad, tal y como ha mostrado el nuevo e importante paso de unidad del movimiento comunista indio representado por la unificación del PCI (M-L) NAXALBARI y el PCI (Maoísta).En el momento de su constitución, el PCI (Maoísta) señaló en su declaración:
“El nuevo Partido Comunista de la India (Maoísta) continuará actuando como vanguardia política consolidada del proletariado indio. El marxismo-leninismo-maoísmo será la base ideológica guiando su pensamiento en todas las esferas de sus actividades. Continuará su lucha contra las desviaciones de izquierda y derecha, particularmente contra el revisionismo, teniendo a éste como el principal peligro para el movimiento comunista en su conjunto. Seguirá buscando unir a todos los auténticos grupos maoístas que permanecen fuera de este Partido unificado.
10 años después, esta promesa se ha cumplido y, por tanto, son un camino y línea maoístas probados de los que sacar lecciones, en todos los países donde los maoístas necesitan unirse en un Partido Comunista de vanguardia, a través de la lucha política e ideológica de dos líneas, a fin de que la unidad ayuda a avanzar la línea marxista-leninista-maoísta en la teoría y la práctica.
Pero es también una indicación para el Movimiento Comunista Internacional, en el proceso de reconstituir una organización tras el colapso del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI). Marxismo-leninismo-maoísmo, Guerra Popular, unidad de los comunistas marxistas-leninistas-maoístas.
Nuestro Partido está abiertamente comprometido con este camino. Ha estado trabajando para ello durante los pasados años, planteando como determinante la unidad con el PCI (Maoísta) en la construcción de este proceso. La unificación del PCI (M-L) NAXALBAI crea mejores condiciones para el avance de este proceso de unidad, que todos los auténticos partidos y organizaciones marxistas-leninistas-maoístas deben analizar y extraer lecciones, y, consecuentemente, tomar partido.
La unidad de los partidos y organizaciones marxistas-leninistas-maoístas es un elemento crucial para desarrollar el apoyo a la Guerra Popular en la India a nivel internacional.
Esa es la razón por la cual nuestro Partido ofrece su total apoyo a la línea y acción del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India y llama a todos a consolidar esta unidad y combatir el falso internacionalismo, ese que con palabras “izquierdistas” defiende una práctica derechista y no comprende la importancia estratégica del apoyo a la Guerra Popular y al propio Comité Internacional.
La India entra de forma predominante en la escena mundial del imperialismo con sus empresas multinacionales, que juegan un papel activo en este sistema, al igual que quiere jugar un papel activo el nuevo régimen fascista hindú de Modi, expresión de los indios superricos, los propietarios de las empresas multinacionales de petróleo, acero, alta tecnología, construcción, etc. Incluso en nuestro país, el vínculo entre las empresas multinacionales y los amos italianos se está consolidando como una relación de connivencia, de alianza –aunque con disputas y competición en el mercado mundial sacudido por la crisis económica y financiera. Esto abarca desde las relaciones económicas – siendo uno de los rasgos más recientes y destacados la posible entrada de los gigantes Mittal y Jindal en la propiedad de la mayor planta de acero italiana en Europa- hasta la lujosa boda de la hija de uno de estos magnates indios celebrada en Italia con unos gastos de más de 20 millones de dólares (3 de ellos sólo para flores), un escándalo frente a la inmensa pobreza de las masas indias, al igual que para los empobrecidos proletarios italianos.
Así pues, la cuestión de la industria de guerra, véase Finmeccanica, la cuestión de la industria del acero, véase Arcelor-Mittal y Jindal, están mostrando que las empresas multinacionales indias se convierten también en enemigos internos para los proletarios en Italia, y las empresas multinacionales italianas participan plenamente en la superexplotación de los proletarios de la India y el saqueo contra el pueblo indio.
Pero hay que decir que, de esta manera, los trabajadores experimentan que los amos, desde Italia hasta la India, están unidos en buscar sus beneficios a partir de la sangre de los obreros y las masas y que los proletarios son una clase única a nivel internacional y deben unir fuertemente sus lazos de solidaridad y lucha.
Y nuestro Partido está comprometido a concretizar este lazo internacionalista.
Esta alianza capitalista en el terreno económico se traduce en una nueva harmonía política entre el Gobierno fascista de Modi y el Gobierno de estilo fascista moderno de Renzi, que congrega a Berlusconi y a toda la burguesía imperialista italiana.
Estos gobiernos quieren caminar cogidos de la mano y tratar sus relaciones a la luz de esto. El Gobierno italiano ha pedido también a nuestro Gobierno, al igual que a todos los gobiernos europeos, que ponga fin a las actividades en apoyo de la guerra popular, que en nuestro país tiene una sólida base en nuestro Partido, en el Comité Internacional y en sus docenas y docenas de iniciativas desarrolladas en los últimos años entre trabajadores, jóvenes, mujeres y auténticos revolucionarios y demócratas.
El Gobierno indio envía de vuelta a un marino que asesinó a pescadores indios al tiempo que emplea la más brutal represión contra su propio pueblo; a la vez, el Gobierno italiano, mientras encubre con todos los honores estos crímenes, participa en la primera línea en la guerra imperialista contra países y pueblos de Oriente Medio y Asia y expulsa al fondo del mar a emigrantes que tratan de escapar de la pobreza y la muerte. Esta es la segunda razón a tener en cuenta para considerar esta colaboración como parte de los enemigos internos en la lucha de clases en Italia.
Todos somos conscientes que el mejor apoyo internacionalista es hacer la revolución proletaria y socialista en nuestro país y que la mejor solidaridad con la guerra popular es iniciar la guerra popular en nuestro país.
Para ello estamos trabajando, en medio de obstáculos, avances y retrocesos, para una empresa muy difícil; y cada vez que nuestro Partido tiene la oportunidad de hablar con camaradas indios, encontramos comprensión respecto de estas dificultades y ánimo.
Pero el inicio de guerras populares depende esencialmente en las bases ideológicas, políticas y organizativas, y en esto la contribución del movimiento comunista indio, al igual que el de los otros partidos del Movimiento Comunista Internacional, es uno de los factores decisivos.
Nos encontramos exactamente en esta etapa de preparación ideológica y política, para cumplir nuestras tareas como auténticos internacionalistas.

¡Viva el 10º aniversario de la formación del PCI (Maoísta)!
¡Viva la unidad de los partidos marxistas-leninistas-maoístas!
¡Honor a los mártires de la revolución en la India!
¡Apoyar la Guerra Popular en la India!

Partido Comunista maoísta – Italia
27 de septiembre 2014

Sobre el Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con motivo del 10º Aniversario del Partido Comunista de la India (Maoísta) ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:
*Comunicado de Prensa del Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con motivo del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta) – 28 Septiembre 2014

*Mensaje del Comité Central del PC de la India (Maoísta) a la Conferencia Internacional de Milán en Solidaridad con la Guerra Popular en la India: 10 Años del PC de la India (Maoísta) – 10 de Septiembre 2014

*Introducción e Informe del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India en el Encuentro Internacional con motivo del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta) – 27 Septiembre 2014

*Intervención de la Alianza contra la Agresión Imperialista (BGIA) de Hamburgo (Alemania) en el Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con motivo del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)

*Intervenciones del TKP/ML (Turquía), FRDDP (Brasil) y Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) de Francia en el Encuentro Internacional con motivo del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)

*Intervenciones de Construcción Revolucionaria (Austria) y del Comité de Construcción del Partido Comunista maoísta de Galicia y Comité Gallego de Apoyo a la Guerra Popular en la India en el Encuentro Internacional con motivo del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)

*Mensaje de saludo de Gran Marcha Hacia el Comunismo al Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con ocasión del 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta) – Septiembre 2014