8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora: Las Mujeres en la Revolución India

En la India, segundo país más poblado del mundo, con más de 1.100 millones de habitantes, avanza un proceso revolucionario encarnado en la Guerra Popular dirigida por el Partido Comunista de la India (Maoísta) contra el semifeudalismo, el semicolonialismo y el imperialismo, que venciendo todo tipo de dificultades, construye un nuevo poder y un nuevo Estado a través de los llamados “Janatana Sarkar” (Comités Populares Revolucionarios) en miles de aldeas de las zonas liberadas en las extensas zonas bajo su control principalmente en las regiones central y nororiental del país.
Con ocasión de celebrarse hoy el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y símbolo de la lucha de las mujeres por su liberación, expresamos nuestro apoyo militante e internacionalista a esta heroica epopeya revolucionaria y queremos destacar muy en particular el papel de vanguardia que las mujeres están ocupando en esa revolución tanto en las filas del PCI (Maoísta) y del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP) como en las diversas organizaciones revolucionarias de mujeres y de masas.
Con este motivo presentamos a continuación la sección titulada “Las Mujeres en la Revolución” que fuera publicada dentro del Suplemento de “People´s March” (La Marcha del Pueblo – Voz de la Revolución India) titulado “Una década de lucha y sacrificio – Conmemoración del 10º Aniversario del PCI (Maoísta)”, de fecha Septiembre 2014 – págs. 57-60, que hemos tomado del blog Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India  y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

LAS MUJERES EN LA REVOLUCIÓN
En el amanecer de este nuevo siglo se están produciendo acontecimientos extraordinarios en el frente de las mujeres en la India. En la profundidad de los bosques y en las llanuras de la India central, en Bihar y Jharkhand, en las atrasadas aldeas de Telangana, en Odisha, las mujeres se están organizando activamente para romper los grilletes del patriarcado feudal y llevar a cabo la revolución de nueva democracia. El crecimiento y difusión de la guerra popular dirigida por el PCI (Maoísta) ha desatado la furia de la mujer como una poderosa fuerza de la revolución. Ha emergido un movimiento revolucionario de mujeres, uno de los movimientos más fuertes y poderosos entre las mujeres del país..

El lanzamiento de la lucha armada a comienzos de los años 80 por parte de las fuerzas comunistas revolucionarias en diversas partes del país, la lucha militante contra la opresión feudal dio confianza a un amplio número de mujeres campesinas para participar en las luchas y más tarde para alzarse y combatir por sus derechos. Las mujeres, que son las más oprimidas de entre los oprimidos, las mujeres campesinas y campesinas sin tierra a las que se les ha denegado no solo la identidad y la voz, sino incluso el nombre, se han convertido en activistas para las organizaciones de mujeres en sus aldeas y en combatientes guerrilleras. La movilización de las mujeres y de las organizaciones de mujeres ha ido creciendo hasta el surgimiento de un movimiento de mujeres revolucionarias, el más poderoso en la actualidad en el país. Pero esto no es reconocido y es ignorado, tratándose de una estratagema de las clases dominantes que intentan reprimir cualquier noticia y mención de ello en tanto puedan hacerlo. Es un movimiento de liberación de las mujeres, de las mujeres campesinas en la India rural, como parte de la guerra popular desarrollada por el campesinado oprimido bajo la dirección del PCI (Maoísta). En los últimos años miles de mujeres se ha agrupado por centenares en las aldeas para celebrar el 8 de Marzo. Las mujeres están manifestándose por las calles de ciudades como Narayanpur para oponerse al concurso de belleza de Miss Universo; se han manifestado con sus hijos por las ciudades y aldeas del atrasado Bastary Jharkhand, por los baluartes feudales en Bihar y Odisha, en Lalgarh y otros lugres exigiendo el fin a la opresión y explotación por parte de los explotadores forasteros, los comerciantes sin escrúpulos, los contratistas y funcionarios forestales, las corporaciones mineras, las fuerzas policiales y paramilitares, las bandas de vigilantes privados patrocinadas por el Estado. Están bloqueando las carreteras para protestar contra las violaciones, exigiendo que la venta de licor sea prohibida y que las denominadas fuerzas de seguridad sean retiradas de las escuelas y que sus hijos puedan seguir sus estudios. Nari Mukti Sangh en Bihar y Jarkhand, Krantikari Adivasi Mahila Sanghatana en Dandakaranya y varias otras organizaciones en otros Estados se encuentran a la vanguardia organizándolas y dirigiéndolas. Cientos de jóvenes mujeres se están convirtiendo en combatientes guerrilleras en el ejercito de los oprimidos, el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP), deshaciéndose de los grilletes de su fatigosa vida tradicional. Vestidas con uniformes militares, con la estrella roja sobre sus gorras verde oliva, rifle sobre el hombro, éstas jóvenes mujeres rebosantes de confianza en que la lucha contra el patriarcado está vinculada integralmente a la lucha contra las clases dominantes de la India semicolonial y semifeudal, se están equipando con los conocimientos militares para vencer al cuarto ejército mundial más importante de los explotadores. Este es un despertar social y político entre los más pobres de entre los pobres, principalmente entre los dalits y adivasis. Las normas brahmánicas están siendo derrocadas. El patriarcado y la casta están siendo destruidos desde su misma raíz. Estos son signos de transformación que llegan a las vidas de las mujeres y hombres pobres del campo mientras participan en esta gran lucha por la revolución.

Cuando los comunistas revolucionarios se reagruparon y comenzaron a desarrollar las luchas campesinas antifeudales a fines de los años 70, hubo nuevamente un aumento de la participación de las mujeres en las luchas. En las llanuras de Bihar central, en los campos y aldeas de Telangana, el movimiento campesino creció como una tormenta. Entre las primeras cuestiones a los que se enfrentó el movimiento fueron los privilegios feudales de los terratenientes sobre las esposas e hijas de los jornaleros trabajando en sus campos, especialmente de los dalits. Sujetas a las peores formas de abusos y vulgaridades por parte de los hombres al servicio de los terratenientes, arrodilladas debido al hambre y la pobreza, estas mujeres pobres fueron fácil presa para los terratenientes y sus secuaces. Muchas de las violentas luchas en Bihar y Telangana en la primera parte del movimiento campesino en los años 70 y 80 fueron para acabar con estos abusos y violencia, que se producen en nombre de la “tradición”. Estas luchas fueron el trasfondo para el crecimiento del movimiento de las mujeres.

RANITA -Guerrillera en Dandakaranya
El 20 de agosto a primeras horas de la mañana, tres guerrilleros incluida la camarada Ranita fueron a la aldea de Makadchuvva para contactar con el pueblo. Entre tanto, cientos de miembros de Cobra (Comando d Acción Resuelta), C-60 y policías habían rodeado la aldea la noche del día 19. Ranita dio instrucciones a los dos guerrilleros que la acompañaban para romper el cerco de la policía. A las 7 de la mañana, comenzó un feroz enfrentamiento entre los tres guerrilleros con armas inferiores (sólo Ranita tenía un fusil 303) y los doscientos comandos entrenados y con modernas armas letales. Dos camaradas burlaron el cerco pero Ranita no pudo hacerlo. Se escondió en un pequeño campo de maíz (de menos de una hectárea) cerca de la casa de un campesino. La policía persiguió a los dos guerrilleros durante un tramo pero les perdió la pista y regresaron. Comenzaron a pegar a los aldeanos y a amenazarles. No sabían que una mujer guerrilla estaba escondiéndose pero Ranita podía ver claramente a la policía desde su escondite. Buscó a un comando y disparó. Su objetivo fue tan perfecto que éste cayó muerto allí mismo. La policía no sabía de donde provino el disparo y todos se concentraron en torno al comando muerto en medio de una confusión por levantarle. Ranita buscó un nuevo objetivo y disparó contra ellos. Otro comando murió. Dos más resultaron heridos gravemente. Fue entonces que los policías jawans comprendieron que la guerrillera se estaba escondiendo en el maizal. Uno de los comandos trató de penetrar en él llevando un chaleco antibalas, casco, etc. Ranita le dejó acercarse y disparó una bala directamente a su cabeza matándole en el acto. Todos los “valientes” comandos comenzaron a huir y no se atrevieron a entrar en el maizal. Continuaron disparando desde una distancia y gritando a sus oficiales superiores a través de sus aparatos de comunicación que ¡“el enfrentamiento es con una docena de maoístas desde hace tres horas y que necesitaban refuerzos”! Hacia las 10 de la mañana un total de 600 comandos convirtieron el lugar en un acantonamiento militar. Después que llegaran las fuerzas adicionales, los comandos se atrevieron a avanzar hacia el campo de maíz pero una vez más la intrépida Ranita les dio una respuesta apropiada con su rifle 303. Dos comandos más fueron heridos gravemente y todos huyeron. A la tercera vez comenzaron a lanzar granadas explotando cerca de 25. La mayor parte del maizal ardió. Ranita se escondió en un hoyo dentro del campo resistiendo este asalto. Las balas que la acosaban y la metralla que caía en torno suyo no la amedrentaron en absoluto. Esperaba como una leona centrada en disparar hacia su nuevo objetivo. Los policías forzaron al propietario del campo de maíz a cortarlo para poder matar a los guerrilleros ocultos. Uno de los comandos se subió a un árbol. Finalmente pudo localizar a Ranita y disparó contra ella desde la cima del árbol y la querida hija de Gadchiroli expiró.

“Las sencillas mujeres campesinas, adivasis y de la pequeña burguesía se han convertido en soldados y dirigentes militares. La salud no está de su parte y uno se sorprendería cuánto pueden lograr en la esfera militar estas mujeres desnutridas, flacas, de corta estatura. La respuesta nuevamente es la misma –su determinación de combatir contra todas las nociones patriarcales sobre la mujer y su compromiso hacia el pueblo como constructoras de una nueva sociedad. Aquí reside la fuerza de su ideología comunista que hace que esas cosas sean posibles. Puede dar origen a esa clase de abnegación y sus vidas, a cambio, garantizan el triunfo final de esta ideología sobre los intereses de clase y creadores en la sociedad comunista. Por ello las masas se movilizan en cientos de miles para rendir homenaje a estas grandes mártires”.
[Del prólogo al libro “Mujeres Mártires de la Revolución India” (De Naxalbari al 2010)]


“`Las mujeres sostienen la mitad del cielo´. Sin desatar la contenida furia de la mujer como una poderosa fuerza de la revolución, la victoria de la revolución es imposible. Es un motivo de orgullo que las masas de mujeres, particularmente de entre las campesinas pobres y sin tierra, estén dando el paso cada vez más por asumir un papel activo y a veces de vanguardia en el avance de la revolución armada agraria. Por tanto, es indispensable la movilización de las mujeres en el avance de la guerra popular contra el imperialismo y el feudalismo. Junto a la lucha de clases, tenemos que llevar a cabo la lucha en las esferas política, económica, ideológica y cultural por la igualdad de derechos de las mujeres e iguales oportunidades para el desarrollo. La auténtica igualdad entre hombres y mujeres sólo puede realizarse en el curso de la revolución de nueva democracia y más adelante en el proceso de transformación socialista del conjunto de la sociedad. De esta forma, nuestro Partido debe prestar especial atención a despertar, movilizar, organizar y ayudar a las mujeres a que den un paso al frente para unirse a las diversas luchas en curso, en particular la guerra popular, y a la organización de mujeres revolucionarias. Debemos también concentrarnos en desarrollar de entre ellas a dirigentes comunistas firmes y clarividentes”.
[Del “Programa del Partido Comunista de la India (Maoísta)” ]

Sobre el decisivo papel de las mujeres en el desarrollo y avance de la Guerra Popular en la India que dirige el Partido Comunista de la India (Maoísta) ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*India: El papel de las mujeres en la dirección de la Guerra Popular crece a pasos agigantados

*India – Camarada Janaki (Anuradha Gandhy): “¡La guerra popular ha hecho añicos las vacilaciones de las mujeres de Dandakaranya!” (1ª parte)

*India – Camarada Janaki (Anuradha Gandhy): “¡La guerra popular ha hecho añicos las vacilaciones de las mujeres en Dandakaranya!” (2ª parte)

*India – Camarada Janaki (Anuradha Gandhy): “¡La guerra popular ha hecho añicos las vacilaciones de las mujeres de Dandakaranya!” (y 3ª parte)

Anuncios

Francia: Actividades en apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

Tal y como hemos informado ampliamente, el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) convocó para el 29, 30 y 31 Enero 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India, teniendo lugar diversas actividades en varios países, algunas de las cuales ya nos hemos hecho eco.
En FRANCIA, el viernes 30 de Enero y convocado por el Colectivo Rojo Internacionalista para la defensa de los presos revolucionarios (CRI) tuvo lugar en París un acto-debate y una proyección de apoyo a la guerra popular en la India y a los 3 días de acción internacional.
En el comunicado de convocatoria del acto titulado “Campaña de solidaridad y apoyo con la Guerra Popular en la India” el CRI señalaba su total apoyo a la campaña de apoyo a la guerra popular en la India y a los 3 días internacionales de acción de Enero 2015 que dirige el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) para dar a conocer la lucha de los pueblos indígenas liderados por el PCI (Maoísta) y añadía que :
“Esta lucha tuvo uno de sus jalones en la rebelión campesina en la aldea de Naxalbari en Bengala Occidental contra los grandes terratenientes y teniendo a la cabeza a los militantes maoístas dirigidos por Charu Mazumdar, que extendieron la revolución armada en la India rural. Este episodio dio origen al movimiento naxalita. Durante 43 años este movimiento va a experimentar innumerables desilusiones y reconfiguraciones. Pero en 2004 se produce un renacimiento del naxalismo con la fusión de dos tendencias: la del Grupo Guerra Popular (GGP) y el Centro Comunista Maoísta (CCM) en un partido unificado: el Partido Comunista de la India (Maoísta). El nuevo partido se lanza a la lucha abierta contra el orden semicolonial y semifeudal a través de la guerra popular prolongada y la táctica de cercar las ciudades desde el campo para permitir instaurar la revolución de nueva democracia. Finalmente, en una segunda etapa, el 1 de Mayo de 2014 se produjo la fusión del PCI (Maoísta) y el PCI (ML) Naxalbari, denominándose PCI (Maoísta), lo que refuerza la vanguardia del proletariado indio y la causa de la revolución en la India y la revolución proletaria mundial.
2014 fue el décimo aniversario de la guerra popular, que durante una década ha demostrado el poder de las masas populares armadas dirigidas por el Partido Comunista de la India (Maoísta). Gracias a la dirección del partido, la guerra popular se extendió por todo el país en 21 estados de los 27 y ha construido sus bases de apoyo alrededor de un tercio de su territorio. Hoy en día, representa realmente una fuerza para acabar con el régimen indio unido al imperialismo en esta región crucial del sur de Asia y del mundo. Para contrarrestar este aumento de la resistencia del pueblo, el Estado reaccionario indio – respaldado por el imperialismo – ha desencadenado una ola sin precedentes de represión contra el pueblo en lucha, en particular a través de la Operación “Cacería Verde” – una auténtica guerra abierta declarada desde 2009.
El objetivo de esta represión es aplastar el movimiento revolucionario encabezado por el PCI (Maoísta), para golpear a sus dirigentes, cuadros, militantes y simpatizantes, – no sólo en las áreas de lucha, sino también en las ciudades, universidades y a todas las clases y sectores sociales que apoyan o simpatizan con la revolución armada de las masas. Hoy en día, la “Operación Cacería Verde” ha pasado su tercera fase: ésta última, a través de su intensificación, da carta blanca a los grupos paramilitares y parapoliciales y pretende generalizar la guerra contra el pueblo, tratando de eliminar toda resistencia y cualquier forma de oposición.
Esta guerra sucia – que sirve no sólo a los intereses de la reacción de la India, sino también a los del imperialismo, en particular franceses (que representan a empresas de armamento (Dassault), energía nuclear (Areva), la industria de la automoción (Renault y Peugeot) de cemento (Lafarge), los supermercados (Carrefour), alimentación, seguridad (Sagem) …) para establecer su presencia e influencia en la región – se basa en formas nunca antes alcanzadas en términos de tropas, armas y tecnología, que ha llevado desde el año 2009 la masacre de cientos de combatientes, sindicalistas y activistas políticos y revolucionarios. Y a las decenas de miles de presos políticos y de la guerra popular también hay que añadir las detenciones arbitrarias de los adivasis (es decir, la población tribal), los intocables, los campesinos, obreros, estudiantes, intelectuales – todos tachados por el régimen “terroristas”.
Ahora es urgente e imperativo hacer conocer esta realidad sórdida y desarrollar en Francia acciones de apoyo a la guerra popular en la India y a sus prisioneros combatientes. Y es en este sentido que en este acto queremos sumarnos como Colectivo Rojo Internacionalista de defensa de los presos revolucionarios, a la campaña lanzada por el CIAGPI en defensa de los presos políticos y de la guerra popular en la India. Vamos a aprovecharnos del debate iniciado en este encuentro para tratar de definir un plan de trabajo de poner en marcha una campaña nacional.
¡VIVA LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA!
¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DE INDIA (MAOISTA)! ¡LIBERTAD INCONDICIONAL PARA LOS PRESOS POLITICOS Y DE LA GUERRA POPULAR!!
¡ABAJO LA REPRESIÓN CONTRA EL PUEBLO INDIO!
¡ABAJO EL ESTADO REACCIONARIO DE LA INDIA Y EL IMPERIALISMO, INCLUIDO EL FRANCES!
París, 25/01/2015
Colectivo Rojo Internacionalista (para la defensa de los presos revolucionarios)  lecri.rouge@gmail.com “
En relación con el acto del día 30 de Enero en Paris convocado por el CRI, el blog Drapeau Rouge (Bandera Roja) del Partido Comunista maoísta de Francia informa que éste contó con una buena participación y las intervenciones del propio CRI, además del Bloque Rojo (Unificación de los maoístas), del Comité Antiimperialista, del Comité de Apoyo a la Lucha del Pueblo Marroquí, de ATIK (organización de trabajadores turcos en Europa) y de la Organización Comunista Marxista-Leninista Camino Proletario (OCML VP). Tras las intervenciones se proyectó un documental sobre la lucha de los maoístas de la India. Luego tuvo lugar un rico debate sobre cómo profundizar y desarrollar este apoyo, así como una evaluación del trabajo realizado tanto en Francia como a nivel internacional, quedando patente en el transcurso de la discusión la necesaria lucha contra el propio imperialismo en Francia y la importancia del desarrollo alternativo al capitalismo implementado a través de los gobiernos populares en las zonas controladas por los maoístas indios.
Además de este acto también se llevó a cabo por parte de los camaradas maoístas franceses una acción consistente en desplegar una pancarta ante el consulado de la India con el texto “Libertad para Saibaba y los 4.000 presos políticos en la India” firmada por el Bloque Rojo (Unificación de los maoístas) y La Causa del Pueblo.

Sobre los 3 días internacionales de acción de Enero de 2015 ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Actividades en Italia, Suecia, Galicia y Sri Lanka en apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

*Estado español: Apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

*¡Apoyar los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India!

*CIAGPI : Contribución al llamamiento para los 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

¡Viva la obra “Sobre la Nueva Democracia” de Mao Tsetung (en conmemoración del 75º aniversario) y camino de la Revolución de Nueva Democracia! – Por Harsh Thakor

Nota: En Enero de 2015 se cumplieron 75 años de la aparición de la histórica obra de Mao Tsetung Sobre la Nueva Democracia que viera la luz en Enero de 1940.
Es esta una obra capital de Mao Tsetung escrita durante la guerra antijaponesa para establecer si la revolución en China era de naturaleza democrático-burguesa o socialista. “Por revolución de nueva democracia –escribía Mao- se entiende una revolución antiimperialista y antifeudal de las grandes masas populares bajo la dirección del proletariado. Sólo a través de una revolución semejante puede la sociedad china avanzar hasta el socialismo; no hay otro camino”.
Como señalara correctamente en marzo de 1984 la Declaración del hoy desaparecido Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI): “(…) La teoría desarrollada por Mao Tsetung en los largos años de la guerra revolucionaria en China sigue siendo el punto de referencia para elaborar la estrategia y tácticas revolucionarias en los países coloniales, semi (o neo) coloniales.
En países de este tipo, el blanco de la revolución es el imperialismo extranjero y la burguesía burocrática-compradora y los feudales, que son las clases íntimamente ligadas al imperialismo y dependientes de él. En estos países, la revolución debe pasar por dos etapas: primero la revolución de nueva democracia que conduce directamente a la segunda etapa, la revolución socialista. El carácter, el blanco y las tareas de la primera etapa de la revolución le permiten y exigen al proletariado formar un amplio frente unido de todas las clases y capas que puedan ser ganadas para apoyar el programa de nueva democracia.
(…) La clave para realizar una revolución de nueva democracia está en el papel independiente del proletariado y su capacidad, mediante el partido marxista-leninista-maoísta, de establecer su hegemonía en la lucha revolucionaria. (…)”
En la actualidad, partidos maoístas como el Partido Comunista de la India (Maoísta) o el Partido Comunista de Filipinas llevan a cabo revoluciones de nueva democracia en sus respectivos países dadas las condiciones económicas, políticas y sociales que allí prevalecen.
Y hoy, como ocurriera hace años, los revisionistas de todo tipo atacan las grandes contribuciones de Mao Tsetung al marxismo-leninismo y niegan que éstas, en los campos de la filosofía, la economía política y el socialismo científico, hayan permitido al marxismo-leninismo dar un nuevo salto hasta alcanzar una nueva etapa, el marxismo-leninismo-maoísmo. El objetivo de los revisionistas no es otro que tratar de impedir al proletariado, a la juventud revolucionaria y a las masas populares de que asuman y hagan suya la ciencia de la revolución, la ideología marxista-leninista-maoísta, la única ideología liberadora, la única capaz de acabar con el sistema capitalista y llegar al socialismo y al comunismo.
Para que el movimiento revolucionario se desarrolle en una dirección correcta, tanto en los países coloniales, semi (o neo) coloniales así como en los países imperialistas –como es el caso de España- es necesario que los marxistas-leninistas-maoístas continúen y redoblen la lucha contra los revisionistas de todo tipo y defiendan la obra de Mao Tsetung.
En esta labor, es importante la aparición del reciente y muy esclarecedor artículo “¡VIVA LA OBRA “SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA” DE MAO TSETUNG (EN CONMEMORACIÒN DEL 75º ANIVERSARIO) Y CAMINO DE LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!” de Harsh Thakor, historiador y simpatizante del maoísmo, sobre el carácter semifeudal y semicolonial de la sociedad india y cómo solo con el triunfo de la Revolución de Nueva Democracia la India podrá cambiar. Fue publicado en el blog de los camaradas británicos de Democracy and Class Struggle el cual reproducimos a continuación y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

¡VIVA LA OBRA “SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA” DE MAO TSETUNG (EN CONMEMORACIÒN DEL 75º ANIVERSARIO) Y CAMINO DE LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!
Por Harsh Thakor
Este mes conmemoramos los 75 años desde que el Camarada Mao Tsetung innovó y escribió su tesis sobre la Nueva Democracia.
Es uno de los análisis más significativos e importantes en la historia del Movimiento Comunista y una obligación de leer para los cuadros revolucionarios.
Debemos aprender cómo Mao obtuvo sus formulaciones y cómo él y el Partido Comunista comunicaron la formula a las masas. Fue un testimonio al genio creativo del Camarada Mao y una maestría de las condiciones prevalecientes durante la Guerra Antijaponesa.
Dos de las partes más importantes son como refuta a aquellos recalcitrantes y `practicantes de la fraseología de “izquierda” ´ que le critican por, según ellos, traicionar el camino socialista.
Este ensayo plantó las semillas de la línea revolucionaria para los países semicoloniales. Mao rehusó iniciar ciegamente el camino ruso de la Revolución Socialista.
Hoy en el mundo varios cuadros se ven barridos con la ola regresiva de la ideología de la Nueva Izquierda, el trotskismo, el guevarismo, el revisionismo avakianista de la Nueva Síntesis , el Nuevo Socialismo o el tercermundismo.
Las gloriosas últimas luchas maoístas dirigidas por el Partido Comunista del Perú desde 1980 a 1992, por el Partido Comunista de Filipinas a lo largo de los últimos 45 años y la del Partido Comunista de la India (Maoísta) en la India actual o la anterior lucha de Telangana previamente se basan en los fundamentos de las tesis de Mao.
La reciente capitulación en Nepal se ha debido a la incapacidad de comprender adecuadamente el concepto de la Nueva Democracia.
Esta misma tesis fue elaborada dentro de la Línea General del Partido Comunista de China en 1963. Hace 75 años, en Diciembre de 1939, Mao difundió por vez primera el concepto de la Revolución de Nueva Democracia que desarrolló apropiadamente en Enero de 1940.
La histórica lucha armada de Telangana de 1946-1951 y la lucha armada de Naxalbari se basaron en la línea de la Revolución de Nueva Democracia. La lucha de Telangana identificó correctamente a los campesinos ricos y medios como posibles aliados y a la burguesía nacional como una amiga a diferencia de Charu Mazumdar en la lucha de Naxalbari.
Todos los grupos en el campo revolucionario en la India dominaron la polémica de la Nueva Democracia, en particular el PCI (M-L) Grupo Guerra Popular, el Centro Comunista Maoísta y el PCI (M-L) Unidad del Partido.
Este concepto mismo fue apoyado por legendarios camaradas mártires como Charu Mazumdar, Kanhai Chaterjee, Kondappali Seethamiah, Chandra Pull a Reddy, T. Naga Reddy, DV Rao, Harbhajan Sohi, Azad o Kishenji. La tesis de Mao sobre la Revolución de Nueva Democracia ya no la consideran válidas fuerzas como el sector dirigido por el camarada Ramnath denominado Liga Comunista de la India que llama al camino socialista como la línea para la Revolución india calificando al conjunto de la burguesía india como compradora.
El auténtico capitalismo se ha desarrollado enormemente y los tentáculos de la globalización han incrementado la involucración del imperialismo pero las relaciones semifeudales aún prevalecen en la agricultura.
Incluso intelectuales progresistas como Bernard d´Mellow están influidos por la tesis de la India transformándose en capitalista y rechazan la alianza de los cuatro bloques.
Es cierto que no tenemos el mismo modelo que la China prerrevolucionaria pero la formulación de la Nueva Democracia de Mao sigue siendo la columna vertebral para las revoluciones en los países del tercer mundo y una espina en la carne de revisionistas y trotskistas. Por supuesto, como el Camarada Mao, no debemos ser nunca mecánicos.
Para los camaradas indios la lucha armada de Telangana es el mejor ejemplo.
En los años 90 organizaciones de masas como la Unión de Estudiantes Radicales de Andhra Pradesh o la Liga de la Juventud Radical llevaron a cabo seminarios sobre cómo la Revolución de Nueva Democracia era todavía aplicable.
El trabajo más valioso para promover abiertamente la ideología de la Nueva Democracia lo realizaron grupos como la Asociación de Escritores Revolucionarios (R.W.A.), Jana Natya Manali Unión de Estudiantes Revolucionarios, Krantikari Budhijibi Sangh, Krantikari Sanskritik Sangh, etc.
Debemos mucho a los escritores de Virasam (R.W.A.) como el poeta Sri Sri por desarrollar escritos culturales de Nueva Democracia, y las compañías culturales de Jana Natya Mandail dirigida por el Camarada Gaddar que creó artes y canciones de `Nueva Democracia´ . Los grupos que abandonaron el auténtico campo revolucionario en la India abrazando el parlamentarismo fracasaron en comprender la tesis de la “Nueva Democracia” definiendo a la India como una neocolonia.
Recomiendo a todos los lectores que lean los trabajos de PS Sundaraya y Chandra Pulla Reddy sobre la lucha armada de Telangana de 1946-1951 que explica magníficamente la alianza de los cuatro bloques. En el 75º aniversario de este histórico escrito, celebremos al Camarada Mao.
En la actualidad existe un fuerte grupo de presión que afirma o bien que la India es un país capitalista o una neocolonia. El PCI (ML) Bandera Roja rechaza la tesis de Mao de la Guerra Popular Prolongada y lo mismo hacen las facciones de la Liga Comunista de la India.
Debemos elogiar a intelectuales como el reciente R.S. Rao que defendió la caracterización de la India como semifeudal y semicolonial. Cualquier salto importante que ha realizado el Movimiento Comunista indio se debe a su comprensión de que la India no es una sociedad capitalista plenamente desarrollada.
El autor ha visitado el Punjab recientemente y descubierto el monopolio de los prestamistas respecto de los trabajadores agrícolas pobres y la expropiación de tierras en los tribunales a los campesinos pobres que venden sus tierras diez veces menos que la tasa de su valor actual. Lamentablemente carecemos de un frente de intelectuales que puedan combatir esta tesis propugnada por los intelectuales que califican a la India como capitalista. En la reciente movilización de los obreros de Maruti Suzuki, los obreros necesitaron el apoyo del campesinado para apoyar sus acciones.
Demostraron sus lazos culturales con el campesinado en las aldeas. No hay duda que ha habido un desarrollo capitalista significativo, pero, tras perder sus empleos, los obreros de Maruti volvieron a sus tierras en las aldeas (el autor agradece a GN Saibaba por esta información).
Es verdad que disponemos de mucha más maquinaria que en China en los años 40 y una infraestructura urbana mucho más desarrollada, pero son todavía los grandes terratenientes quienes tienen el poder negociador y el dictado del precio de los productos en el mercado. Existe un gran nexo políticos-terratenientes con muchos de los grandes terratenientes que aún existen. En una sociedad capitalista plenamente desarrollada, la apropiación de tierras por las empresas tal y como viene ocurriendo en la India, no ocurriría ni tendría un impacto tan cruel el de los comisionistas en el Punjab. No hay duda de que ha habido cambios significativos con la globalización y una mayor embestida del imperialismo que ha combinado como nunca anteriormente un ataque unido con el feudalismo.
Irónicamente cuántos obreros industriales han sido despedidos de sus empleos y regresado a las aldeas para cultivar sus tierras.
Citando al Profesor R.S. Rao: “En el contexto indio, no es sólo la falta de un proceso democrático y las correspondientes instituciones sino el uso del capital de los procesos e instituciones precapitalistas como la religión, casta, región, jerarquía, los que merecen se preste atención…No es cuestión que sea necesario la designación de inspectores de fábrica sino que deben estar por encima de las consideraciones de casta… El capital, cuando libera trabajo, concede anonimato al trabajo. Pero el capital en el contexto indio arrebata el anonimato y coloca las etiquetas de religión, casta y credo. El proceso resultante es la división entre la clase obrera y la división entre los campesinos pobres y trabajadores agrícolas, sobre una base económica adicional… El capital existe sin su correspondiente superestructura. Por tanto tenemos capital sin capitalismo.” (Ibid, p. 89).
Tras un extenso estudio de los datos generados por las Encuestas de Gestión Agraria y revisando los debates entre economistas sobre la extensión y naturaleza del desarrollo capitalista en la agricultura india, R.S. Rao ha llegado a la conclusión que había un amplio sector no capitalista en el que la productividad y la inversión parecían tener una relación inversa al tamaño del holding –así cuanto más grande el holding más pequeño su eficacia y acumulación.
Esto él lo atribuyó a la relación agraria feudal.
Por otro lado el sector capitalista identificado, no sobre el tamaño del holding sino a través del criterio del alquiler de trabajo, rompió esta relación inversa entre el tamaño del holding y la productividad capitalista. “Dado un alto nivel de producción de mercancías que conduce a una posición dominante del capitalismo en la agricultura, la relación inversa abre camino a una relación positiva. Además se observó que en una aldea así el proceso de diferenciación alcanza un alto nivel. Lo anterior sugiere claramente la existencia y más aún el rendimiento explotador del capitalismo en la agricultura india.” (Ibid, p. 54).
Citando a Jaswantha Rao del T.N. Reddy Memorial Trust:
“1. El camarada T. Nagi Reddy explicó en su declaración “India Hipotecada”, que el Gobierno de la burguesía y los terratenientes ha tomado el camino de la transformación gradual de los latifundios de los terratenientes en economía burguesa, con todos sus planes para el suministro de semillas, fertilizantes, uso de pesticidas, mecanización de la agricultura, extensa canalización de préstamos estatales a la economía terrateniente con la ayuda de inmensas ayudas por parte del sector financiero internacional.. Como Lenin ha explicado, ésta evolución a la economía burguesa-junker-terrateniente…. condena a los campesinos a décadas de la más terrible expropiación y esclavitud.”
Explicó además que “esto es de lo que estamos siendo testigos en nuestro país hoy. El dolor insoportable que sufre actualmente la economía rural –la expulsión forzosa de los pequeños campesinos y arrendatarios, el crecimiento de la concentración de tierras, el aumento en el número del trabajo agrícola, la creciente hegemonía de las castas superiores sobre las castas inferiores –son todos síntomas de esta creciente enfermedad”. Llamó a los comunistas revolucionarios a oponerse firmemente a esta transformación del latifundismo feudal apoyando al campesinado combatiente para la liquidación completa del latifundismo feudal.
Los acontecimientos de décadas posteriores demostraron que el camarada TN estaba en lo cierto.
Durante este periodo, la base industrial de la sociedad india se había ampliado a través de la adopción del sector público como el líder. Tal y como observó claramente Marx en sus escritos , una vez que las relaciones capitalistas fueron introducidas en un país que cuenta con todo el potencial para desarrollarse como un país capitalista, nada puede impedir la reproducción de estas relaciones capitalistas. Esto dio lugar a la burguesía nacional principalmente en la forma de una industria a pequeña escala. Pero el imperialismo con su dominio estrangulador sobre el Estado indio había, o bien destruido estas crecientes relaciones capitalistas por medio de la competencia desigual, o adoptándolas para servir a sus intereses monopolistas.
Se pueden citar aquí numerosas instancias de cómo el imperialismo amalgamó las industrias autóctonas o las destruyó. Es suficiente decir que, como resultado, la burguesía nacional india no logró crecer por encima de determinadas etapas y hacerlo valer en términos de sus intereses de clase. De esta forma, las emergentes relaciones capitalistas en el sector industrial siempre se mantuvieron en una profunda crisis, viviendo a merced de la gran burguesía india y del imperialismo.
De otro lado, la gran burguesía continúa siendo compradora en su naturaleza por medio de innumerables acuerdos en la forma de operaciones empresariales conjuntas y colaboraciones técnicas y financieras. Incluso aunque el valor de los activos e inversiones por parte de la gran burguesía creció espectacularmente, su dependencia del imperialismo también creció proporcionalmente.
En la primera mitad de la década de los 80, la economía india tuvo que enfrentarse a una grave crisis general y las clases dominantes indias recurrieron al imperialismo para superar la crisis. Las instituciones financieras imperialistas –el Banco Mundial y el FMI-.comenzaron dictando la reestructuración de la economía india a fin de aumentar enormemente el saqueo imperialista. El préstamo obtenido del FMI fue devuelto por el Gobierno de Indira Ghandi no porque la economía india hubiese cambiado sino gracias a las remesas efectuadas por los trabajadores indios trabajando en los países del Golfo. Mientras que esto fue presentado a bombo y platillo como el éxito de las políticas que fueron implementadas, la crisis forzó al Gobierno indio a postrarse ante los amos imperialistas y el Gobierno de PV Narasimha Rao se embarcó en nuevas políticas económicas diseñadas y dictadas por el imperialismo.
Las Nuevas Políticas Económicas convirtieron a la agricultura en una actividad económicamente inviable para los campesinos pobres y medios. Algunas de estas medidas están incrementando las tarifas de electricidad, fertilizantes y agua para riego. El efecto de este paquete de políticas fue sentido inmediatamente por las amplias masas campesinas. El profundo malestar se expresó en forma de suicidios por parte de los campesinos. La profundidad y extensión de la crisis se pueden apreciar por el hecho mismo de que el número total de suicidios por parte de campesinos sobrepasó los 150.000 en el espacio de ocho años.
Pese a ello, las clases dominantes indias y sus representantes políticos no se desanimaron en promover las políticas dictadas por el imperialismo y comenzaron a exhortar las virtudes de la implementación de la segunda fase de las reformas económicas, particularmente en la agricultura, segunda fase de la revolución verde. Esto demuestra que fue una política deliberada y no una aberración. El objetivo de esta estrategia era implementar una política establecida que convierta la agricultura india en un apéndice de la economía imperialista.
La agricultura india producirá para satisfacer las necesidades comerciales de las compañías multinacionales agroindustriales y no para satisfacer las necesidades del pueblo indio. Pauperizando a los campesinos pobres y medios a través de los instrumentos económicos, las clases dominantes tratan de empujar a los campesinos a contactar y/o a la agricultura empresarial que en la práctica degrada al campesino a ser un productor atado o a la supervisión de los cultivos agrarios por parte de las empresas multinacionales.
La consigna de cultivo intensivo y mecanización de la agricultura que condujo a la revolución verde y al país a una crisis insoluble, continúa estando presente en el campo a lo que hay que añadir las semillas genéticamente modificadas que están diseñadas para perpetuar la dependencia de la producción agrícola respecto de las compañías multinacionales para el uso inevitable de materias. Así la penetración del capital imperialista en la agricultura se producirá con toda la fuerza.
El efecto de estas políticas ha conducido a la concentración de la tierra en manos de sectores de nuevos ricos que han amasado riqueza con la captación de fondos públicos. Esta concentración no es propia de la naturaleza de las relaciones capitalistas. La tierra está cada vez más siendo arrendada a los campesinos con un alquiler exorbitante, que no es más que una coerción económica añadida porque, de lo contrario, la tierra no está disponible al campesino que no tenía otro modo de empleo. El creciente número de arrendamientos agropecuarios indica esto.
Sí, la forma de explotación feudal cambió, pero no el contenido. Las amplias masas de campesinos (incluyendo jornaleros sin tierra y campesinos pobres y medios) fueron forzados a someterse a la explotación siendo privados del medio de producción, es decir, la tierra. Durante las últimas cuatro décadas, con la penetración del capital imperialista, las masas campesinas sufren el peso de la tarea adicional de calmar la sed de los tiburones imperialistas.
Por tanto, el sector agrícola ha sido testigo de muchos cambios, pero sigue padeciendo las formas feudales de explotación y saqueo imperialista. La intensidad de la explotación aumentó ampliamente frenando cualquier progreso de parte de la sociedad india hacia un capitalismo independiente y las clases dominantes indias, junto con el imperialismo, están manteniendo el status quo para salvaguardar su dominio. Así pues, la sociedad india continúa siendo semifeudal en su naturaleza
Las nuevas políticas económicas que están siendo implementadas como parte de la estrategia de globalización del imperialismo han provocado grandes cambios en el sector industrial. Buscando los máximos beneficios, el imperialismo engulló al sector industrial en la India remplazando frecuentemente a la gran burguesía india. Los sectores básicos, como el siderúrgico, carbón, metales no férreos y generación de energía fueron a parar a manos de capitalistas monopolistas extranjeros.
Incluso el sector de servicios de telecomunicaciones fue adquirido por empresas multinacionales de telecomunicaciones y la BSNL [empresa india de servicios de telefonía móvil] está en venta. Los proyectos de infraestructura más publicitados que se están llevando a cabo están todos en manos de empresas extranjeras bajo el nombre de empresas conjuntas. El capital extranjero ha ocupado una posición dominante en la economía india. La India se ha convertido en un alegre terreno de caza para todos los imperialistas para saquear sus recursos naturales, el trabajo humano y los recursos financieros a cualquier precio. Todos los países imperialistas están compitiendo entre sí para incrementar su dominio de nuestra economía.
La gran burguesía india ha crecido; sus bienes aumentaron en cifras astronómicas; sus industrias crecieron en número. Cuando hacemos una disección de todas y cada una de las inversiones efectuadas por la gran burguesía, encontramos que están ligadas al capital extranjero por medio de innumerables hilos, como por ejemplo colaboraciones financieras, técnicas y empresariales. Y el capital extranjero ha tenido la última palabra para dirigir la industria. La gran burguesía se presenta a sí misma como una entidad corporativa, pero de hecho casi todas las empresas burguesas funcionan como compañías privadas limitadas en la forma de la familia unánime hindú; y de esta forma no son responsables en modo alguno ante la sociedad, incluso no se les pide que hagan públicos sus beneficios.
Pese al aparente crecimiento, el crecimiento de la gran burguesía india se encuentra atrofiado debido a su naturaleza compradora y su dependencia del imperialismo para su supervivencia.
El aumento del dominio imperialista sobre la sociedad india denota que continúa siendo semicolonial en su naturaleza.
Los aparentes cambios de los que hemos sido testigos durante las últimas cuatro décadas han entrado en vigor para satisfacer las necesidades explotadoras cambiantes del imperialismo y la gran burguesía india. Y de esta manera no han pretendido cambiar su status como semicolonia.
Por tanto, la India continúa siendo una sociedad semifeudal y semicolonial.
A menos que, y hasta que no se implemente la Redistribución Revolucionaria de la Tierra sobre la base de LA TIERRA PARA EL QUE LA TRABAJA, las relaciones feudales y su existencia no desaparecerán.
A menos que, y hasta que no sea expulsado el capital imperialista del país junto con sus aliados, la sociedad india no progresará un milímetro. El imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático comprador son impedimentos decisivos para el progreso de la sociedad india hacia una sociedad democrática, independiente y autosuficiente.
Sólo el éxito de la Revolución de Nueva Democracia garantizará dicha transformación. Es el deber de los comunistas revolucionarios empeñarse en construir el partido unificado que dote de dirección a las luchas revolucionarias del pueblo indio.

El internacionalismo y la revolución de las masas en la India – Entrevista con el Dr. G N Saibaba (Abril 2012)

Tal y como hemos informado el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) ha convocado 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India.
29 de Enero 2015: Contra las compañías indias y los negocios económicos de la burguesía india/imperialismo
30 de Enero 2015. Ante las embajadas y consulados de la India
31 de Enero 2015: Reuniones en apoyo de la Guerra Popular en la India

En la India se está desarrollando un proceso de liberación de las clases oprimidas, muy esperanzador para el proletariado y los oprimidos del mundo, una revolución de nueva democracia a través de la Guerra Popular que dirige el Partido Comunista de la India (Maoísta) y donde las masas populares ejercen el gobierno popular a través de los “Janatana Sarkar (Comités Populares Revolucionarios) en miles de aldeas de las zonas liberadas en numerosos estados de la India, principalmente en las regiones central y nororiental, con el respaldo de la milicia popular y el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP)

Contra este movimiento revolucionario y contra toda oposición al actual gobierno brahmánico fascista liderado por Narendra Modi (respaldado por el imperialismo internacional, principalmente el imperialismo yanqui, como ha demostrado la reciente visita de Barack Obama a la India) se ha desatado una feroz campaña represiva con detenciones, ejecuciones, violaciones, saqueo y pillaje de aldeas, etc. Esto demuestra cómo la tan cacareada “mayor democracia del mundo” como la burguesía y el imperialismo califican a la India no es más que una farsa, siendo la llamada Operación Cacería Verde una guerra de los Estados central y regionales de la India contra el pueblo indio que defiende sus tierras, bosques y recursos naturales contra el saqueo de las grandes multinacionales y para acallar toda oposición al Estado indio.

Un ejemplo de ello es el caso del Dr G N Saibaba, de 47 años y que sufre del 90% de discapacidad por lo que se encuentra en silla de ruedas. El Dr Saibaba es un destacado y firme activista en pro de los derechos del pueblo que ha tomado parte en distintas campañas de solidaridad con los pueblos de Palestina e Irak así como en las luchas de los pueblos de Cachemira y nordeste de la India por su autodeterminación, y que fue cobardemente atacado y secuestrado dentro de la Universidad de Nueva Delhi por la policía de Maharashtra el pasado 9 de mayo de 2014 permaneciendo desde entonces en la Prisión central de Nagpur, habiéndosele denegado la libertad bajo fianza y deteriorándose su salud día tras día. El Dr Saibaba siempre ha estado en la vanguardia de los movimientos populares contra la Operación Cacería y la lucha por la libertad de los presos políticos.

Reproducimos a continuación la extensa y muy interesante entrevista que en abril de 2012 India Solidaridad de Suecia realizó en Varberg (Suecia) al Dr G N Saibaba, Secretario General del Frente Democrático Revolucionario (FDR), la cual hemos extraído del blog Revolutionary Frontlines y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

EL INTERNACIONALISMO Y LA REVOLUCIÓN DE LAS MASAS EN LA INDIA: ENTREVISTA CON EL DR G N SAIBABA
En abril de 2012 India Solidaridad de Suecia entrevistó en Varberg (Suecia) al Dr G N Saibaba, Secretario General del Frente Democrático Revolucionario (FDR) de la India que se encontraba en Suecia.
India Solidaridad: ¿Puede decirnos sobre el trabajo político que realiza en la India?
Saibaba: Trabajo para una organización llamada Frente Democrático Revolucionario (FDR). Es una federación de organizaciones de masas revolucionarias que trabaja entre distintas clases y sectores oprimidos de la sociedad india. Organizaciones revolucionarias de estudiantes y jóvenes, organizaciones revolucionarias de campesinos, organizaciones revolucionarias de obreros, organizaciones culturales revolucionarias así como organizaciones de mujeres revolucionarias de distintas regiones de la India forman parte del FDR. Por tanto, el FDR es una extensa red de organizaciones revolucionarias que llegan a todos los sectores y estratos de la sociedad.
Desde el año 2009 en adelante, comenzó la Operación Cacería Verde, la guerra genocida del Estado indio contra los más pobres de entre los pobres de la India. Todos en nuestra organización FDR trabajamos con otros partidos, grupos, personas y organizaciones demócratas para elevar nuestra voz de forma colectiva y unida contra la actual masacre militar contra el pueblo y la campaña de exterminio contra el pueblo de la India. Vemos esta operación militar masiva como una continuación y la última adición en la guerra desarrollada por las clases gobernantes indias contra el pueblo del subcontinente durante muchas décadas ya sea en Cachemira, el Noreste, Punjab y ahora en la India central y oriental. Así que estamos a un nivel involucrados en las luchas básicas del pueblo y en otro estamos trabajando junto con una extensa red de fuerzas políticas y desarrollando una campaña a nivel estatal contra las políticas antipopulares del Estado indio, en particular la Operación Cacería Verde.
India Solidaridad: La manera en que lo vemos es que existen dos líneas relativas al trabajo de solidaridad en Europa. Una línea está tratando de unir al pueblo sobre una base antiimperialista y antifeudal y otra se enfoca más en el maoísmo. ¿Qué piensa de esto?
Saibaba: Sí, existe esta percepción y conciencia de cómo desarrollar el movimiento de solidaridad con los pueblos, luchas y en particular el ataque militar contra el pueblo que está teniendo lugar en la India. Así que lo que veo yo es que existen extensos sectores que piensan que las amplias masas del pueblo de la India y la confrontación mayor es lo más importante en lo que centrarse, para contarlo al mundo fuera de la India. Existe un sector de organizaciones que mantienen que la actual campaña del Estado indio está colocando en el objetivo a los revolucionarios de la India y por tanto los revolucionarios deben ser apoyados directamente. Lo que es importante actualmente es que el pueblo de la India, los más pobres de los pobres, el 80 por ciento del país que vive una existencia extremadamente grave, busca un cambio básico en sus vidas. Por tanto, el sector más pobre de la humanidad está desarrollando una desafiante lucha en la India bajo la dirección de los revolucionarios maoístas que son parte de ellos mismos. Así, si se contempla el panorama más amplio de lo que está ocurriendo en la India, se puede ver que ésta es una gran resistencia contra el saqueo de la tierra y los minerales por el sector comercial. El capital monopolista en su desesperación por dominar los recursos desearía superar su crisis explotando las materias primas baratas en la India y otros países oprimidos. Es un intento por parte de los imperialistas, del capitalismo monopolista a escala mundial, trasladar su peso de la crisis económica sobre las espaldas de los más pobres de entre los pobres de la India.
Expulsando a las personas de sus casas y hogares se ha hecho pertinente para las compañías apoyadas por el Gobierno para apoderarse de los valiosos recursos minerales que se estiman tienen un valor de varios trillones de dólares. Por tanto, el movimiento de resistencia está constituido por el pueblo indígena, los más pobres de los pobres, los millones y millones de desdichados de la tierra. Para aplastar este movimiento y silenciar a todo el pueblo, el Gobierno indio ha enviado a más de 250.000 elementos armados a estas regiones apoyados por su fuerza aérea y la marina. Por tanto se puede ver la importancia de esta lucha. Por supuesto las fuerzas revolucionarias están involucradas. Trabajan en estas zonas y organizan al pueblo, pero el asunto es mucho mayor. Es una lucha antiimperialista del pueblo, dirigida por los maoístas revolucionarios. Es un asunto mayor porque esta resistencia existe no sólo en las regiones centrales y orientales de la India donde el movimiento maoísta cuenta con una fuerte presencia, sino que se extiende a todos los lugares de la India incluso donde los maoístas están ausentes.
Por tanto, desde nuestro punto de vista, tenemos que tener en cuenta esta lucha antiimperialista como un todo. Tenemos que reconocer que ésta es una lucha mayor del pueblo de la India que no está dirigida por los revolucionarios en todas partes simplemente porque no existen en todas partes. Por tanto, la solidaridad internacional debe ser con el conjunto del movimiento. El otro sector del pueblo que piensa que el movimiento revolucionario es también un objetivo no se equivoca en su percepción. Sí, el movimiento revolucionario es un objetivo del ataque. De hecho, ya en 2005 el Primer Ministro indio le ha calificado como “la mayor amenaza a la seguridad interna” , reflejando el intento de las clases dominantes por poner fin al movimiento revolucionario. Pero lo que es importante reconocer es que la lucha antifeudal y antiimperialista que se extiende por toda la India y el movimiento revolucionario existente en la India en una considerable parte del país, están interrelacionados. No podemos separar ambos. La amplia lucha antiimperialista y antifeudal son muy importantes y no debemos perderlas de vista. Debemos ser solidarios con la lucha antiimperialista y antifeudal del pueblo llano de la India. Las clases dominantes indias y los imperialistas están planeando muchos genocidios y masacres pero el pueblo los ha resistido hasta ahora exitosamente por medio de la coordinación y la lucha colectiva, no permitiendo a ninguna de estas empresas entrometerse y apoderarse de sus tierras y recursos.
Por tanto, nosotros en la India pensamos que dar apoyo a las luchas antiimperialistas y antifeudales del pueblo es también dar apoyo al movimiento revolucionario en la India. Por tanto, no tenemos ni debemos separar ambas y dar solamente apoyo a los revolucionarios como si los revolucionarios existiesen fuera y separadamente de esta lucha. La lucha revolucionaria en la India es parte de una más amplia lucha antiimperialista y antifeudal que se desarrolla en el subcontinente.
India Solidaridad: ¿Cómo podemos apoyar la lucha popular contra la explotación en general y contra la Operación Cacería Verde en particular?
Saibaba: En primer lugar tengo que darle una visión amplia de la actual situación en la India y, para ello, se necesita una explicación más extensa. La Operación Cacería Verde es una altamente orquestada y bien planificada campaña militar contra el pueblo de la India. Esta operación está modelada por el Estado indio y las fuerzas imperialistas dirigidas por EE.UU. en la línea de lo que se denominó la Cacería Roja del siglo XVIII en Norteamérica. A través de la campaña Cacería Roja, la tierra de los pueblos de las tribus indígenas en ese continente fue usurpada y violentamente ocupada por los exploradores e invasores europeos. También planificaron y ejecutaron el sistema de eliminación sistemática de las tribus de los indios pieles rojas que decidieron resistir a este genocidio. La historia de los EE.UU. nos da cuenta que este proceso de exterminio de una población completa de pueblos indígenas en América del Norte recibió el nombre de Cacería Roja. Los invasores europeos pensaban que un buen indio piel roja era un indio piel roja muerto. Los indios pieles rojas tenían que ser aniquilados para establecer el país que vino a denominarse EE.UU. No había sitio para los pueblos de las tribus en este Nuevo Mundo creado por los exploradores coloniales de Europa. Así, el país llamado EE.UU. se construyó sobre los cadáveres de los indios pieles rojas.
Un concepto idéntico de aniquilación y exterminio de un pueblo en su totalidad opera en esta campaña militar denominada Operación Cacería Verde. Las clases dominantes de la India la llaman Cacería Verde por dos razones. En primer lugar, los expertos militares, estrategas y autores que están a sueldo del Estado indio nos dicen que la cacería, o en términos más políticos, la guerra del Estado contra el pueblo, está teniendo lugar en las regiones más verdes del subcontinente indio.
La India central y oriental cuenta con elevadas colinas y extensos bosques, y es una de las zonas más verdes del subcontinente. Desde la perspectiva de las preocupaciones medioambientales, podemos llamarles los pulmones de la tierra. El ecosistema de esta región consiste en montañas, bosques, ríos, minerales, ecología vulnerable, sostienen la vida de la tierra y, en este sentido, son los protectores de todos nosotros. Esta es una de las pocas regiones del mundo que han permanecido sin ser tocadas por el capitalismo/imperialismo y, por tanto, son muy importantes para nuestra supervivencia al igual que para la supervivencia de la Tierra. Así que es en esta región verde que se está desarrollando la Operación Cacería Verde. Si es exitosa, puede imaginarse que esta operación transformará la vegetación en aridez. Expulsando a la fuerza o exterminando a los pueblos de las tribus y, por tanto, facilitando la entrada de multinacionales, empresas privadas y gubernamentales, esta guerra destruirá nuestros propios pulmones y amenazará nuestra existencia misma. Así que puede imaginarse la naturaleza autodestructiva de esta Cacería Verde.
En segundo lugar, a otro nivel, los analistas de seguridad afirman que la Operación Cacería Verde se denomina así porque los combatientes revolucionarios llevan uniformes verde oliva y son los objetivos de esta cacería. Pero este modo de pensar refleja también la misma ideología del siglo XVIII tras la Cacería Roja en EE.UU. Es interesante anotar que en septiembre-octubre de 2009, uno de los ministros del Gobierno indio que está dirigiendo la Operación Cacería Verde fue a Afganistán y los EE.UU., y poco después de su regreso anunció la Operación Cacería Verde. Explícitamente no la denominó Operación Cacería Verde. Dijo que era una operación paramilitar. Posteriormente el mismo ministro negó que exista algo llamado Operación Cacería Verde. Pero funcionarios de rango inferior en cada una de las regiones donde esta operación se está realizando, denunciaron esta mentira refiriéndose frecuentemente a la Operación Cacería Verde. La razón para tal negación no es difícil de ver. En 2009, cuando el Ministro del Interior indio anunció esta operación, hubo una protesta masiva por parte de intelectuales y fuerzas democráticas de toda la India. Entonces retiraron inmediatamente la nomenclatura, aunque la operación ha continuado hasta hoy con mayor intensidad en distintas partes de la India.
No obstante, la semejanza entre la Operación Cacería Verde de la India y la Cacería Roja en EE.UU. tiene más profundidad que sólo el nombre. En su intención, objetivo e intensidad son mucho más similares. “La guerra del Sr Chidambaram” (el Ministro del Interior), un ensayo de Arundhati Roy, describe cómo la Operación Cacería Verde tiene tres objetivos: 1. Ocupar. 2. Dominar. 3. Mantener. Si se visita la página web del Ministerio del Interior indio se pueden ver estas palabras. Es interesante anotar que es la misma terminología que EE.U. está usando para describir su estrategia en Afganistán. No importa si el Estado indio reconoce o niega el término o la guerra que está desarrollando contra el pueblo porque la guerra está ahí sobre el terreno. Todo el pueblo de la India la denomina Operación Cacería Verde.
Podemos concebir también la Operación Cacería Verde como una “guerra contra el pueblo de la India”, y este es el foco principal de esta campaña. Las clases dominantes pueden jugar tanto como quieran con las palabras, pero la verdad es que es una “guerra contra el pueblo de la India”. ¿De qué va esta guerra? Los EE.UU. y otros imperialistas de la Unión Europea han enviado fuerzas militares a Irak, Afganistán, Libia y otros lugares y están combatiendo guerras imperialistas de ocupación contra los pueblos de estos países. También en la India los imperialistas tienen los mismos designios que en Afganistán, Irak y en otras partes, es decir, apoderarse de los recursos naturales, ya sea el gas natural, el petróleo, la bauxita, el carbón o cualquier otro recurso disponible. Aún no han enviado a sus fuerzas militares a la India , pese a que los imperialistas están ayudando al Gobierno indio con estrategas militares, generales del Ejército, espionaje, armamento, equipo de investigación, etc. Estos belicistas imperialistas piensan que estos recursos que pertenecen al pueblo de la India pueden ser arrancados sin verse a sí mismos implicados directamente en una guerra. Esto se debe a que los gobernantes indios son completamente serviles a las fuerzas imperialistas y están combatiendo esta guerra en nombre de los imperialistas. El Gobierno indio está combatiendo una guerra en favor de los imperialistas norteamericanos, europeos y otros utilizando al Ejército de la India y a los paramilitares indios. Los gobernantes serviles indios están enviado nuestro propio Ejército contra nuestro propio pueblo. Los imperialistas están planeando y dirigiendo esta guerra en la India sencillamente sentados en sus propios países y ejecutando a través del Gobierno indio el desarrollo de su guerra. Esta es la auténtica naturaleza del imperialismo desde el comienzo del siglo veinte. El Gobierno indio, los gobernantes del país y también las grandes corporaciones están actuando ansiosamente al compás de los imperialistas con la esperanza de obtener algunas migajas que les echen en la guerra. Es vergonzoso para todos nosotros ciudadanos de la India ver que el Ejército y las fuerzas paramilitares de nuestro propio país, que están supuestamente para proteger la “soberanía” y la libertad del pueblo de la India, estén siendo utilizados para vender completamente nuestra “soberanía” y asesinar a nuestro propio pueblo por millones a través de masacres y genocidios.
Por tanto es una cosa extraña para el pueblo de nuestra parte del mundo, pero esta es la realidad actual. Quisiera decir que la campaña en favor de los más pobres de los pobres en la India que están combatiendo y resistiendo el asalto imperialista es importante para todos los pueblos porque la lucha del pueblo pobre de la India no es simplemente para defender a sí mismo. Es en contra del imperialismo y contra la burguesía monopolista. Y vuestra lucha contra el capital monopolista y nuestra lucha contra sus lacayos en la India puede construir solidaridad y agruparse para salvar a la propia humanidad. Es esta una lucha no para salvar al pueblo de un país determinado, sino para salvar a la humanidad y al conjunto de la Tierra, el único lugar conocido para la existencia humana que se ve amenazada por el capital monopolista. Por tanto tenemos una razón más amplia en favor de la unidad y un terreno más extenso para la solidaridad. No debemos contemplar las fronteras nacionales como barreras para nuestra lucha común dado que el problema de la destrucción de la naturaleza y los recursos naturales conciernen hoy a los pueblos del mundo.
Por tanto la solidaridad entre fronteras y la construcción de un combate común es algo que es de necesidad hoy para la comunidad internacional de fuerzas democráticas.
India Solidaridad: Por tanto ¿qué significa el trabajo de solidaridad para las luchas de los pueblos y para el Gobierno indio?
Saibaba: El movimiento de solidaridad con las luchas de los pueblos de la India que se debe efectuar a nivel internacional es muy importante y tiene el mismo significado hoy que el movimiento de solidaridad con el pueblo de Vietnam durante los años 60 y 70. Y con los pueblos de Irak y Afganistán en las décadas pasadas. La guerra contra el pueblo del Gobierno de la India está planificada a gran escala e implica genocidios cuidadosamente planificados del pueblo indígena de la India que constituye una población que es mayor que la población de Alemania y Suecia juntas. Es el pueblo indígena en la India central y oriental, los “adivasis”, que son el objetivo de los gobernantes indios con el apoyo activo de las fuerzas imperialistas y el sector comercial. Las más importantes empresas comerciales de Europa y EE.UU. tienen grandes intereses en esta zona Pero saben que sus intereses no se verán cumplidos a menos que el pueblo, centenares de millones de personas, sean expulsadas de sus tierras ancestrales. No por casualidad, estas zonas son también las zonas que figuran entre las que tienen lugar hoy las luchas más fuertes de resistencia en el mundo.
La guerra masiva contra el pueblo por parte de la unión entre los imperialistas y los gobernantes indios amenaza la masacre de estos pueblos, y como demócratas del mundo no podemos permitir que esto ocurra. En los siglos XVII, XVIII y XIX, la burguesía europea eliminó a millones de los pueblos indígenas de Africa, América del Norte y del Sur, Australia y Nueva Zelanda. Esto pudo ocurrir en aquella época porque no existía la solidaridad de las fuerzas democráticas o era extremadamente débil. Pero en la actualidad, al menos desde los años de la II Guerra Mundial, existe una solidaridad democrática internacional consciente que alzó con efectividad sus voces en contra de la guerra norteamericana en Vietnam. Apoyaron la resistencia democrática en contra de la campaña militar estadounidense en Vietnam y lanzaron varias campañas que ayudaron al pueblo vietnamita a adquirir fuerza y confianza.
De forma similar, una campaña internacional hoy día fortalecerá la lucha de resistencia del pueblo de la India y le dará mayor confianza. Se asegurarán que las voces democráticas del mundo están con ellos y que el pueblo de la India no está sólo en su lucha en contra del imperialismo y el feudalismo y por establecer una nueva sociedad. En efecto, una nueva sociedad ya se está conformando en estas zonas de lucha en la India y es nuestro deber informar al mundo entero sobre ello. Por tanto, este es el significado de la campaña de solidaridad internacional. Esta es la necesidad del pueblo indio y también de los pueblos de las sociedades democráticas a nivel internacional. Es una tarea histórica de las fuerzas democráticas del mundo defender y alzarse en solidaridad con estas fuerzas que luchan.
India Solidaridad: ¿Nos puede decir algo sobre el trabajo de solidaridad en relación con el Gobierno indio? ¿Es para él preocupante que exista esta solidaridad?
Saibaba: Sí, el Gobierno indio está preocupado sobre esta campaña de solidaridad en favor del pueblo que lucha en la India. Esto se debe a que la campaña también pone al descubierto todas esas afirmaciones por parte del Estado indio de que la India es una de las mayores democracias del mundo, que la economía del país está creciendo aceleradamente y que la India va a ser la próxima superpotencia en Asia después de China. Todas estas falsedades saldrán a la luz cuando la campaña internacional denuncie la verdad de que la India no es realmente un Estado democrático, sino un Estado autocrático y totalitario. No permite la oposición democrática y no existe democracia interna en la India. Y también , el llamado gran crecimiento económico en la India es a expensas de millones de personas. Hoy en la India, el 80 por ciento del pueblo vive con la mitad de un dólar al día de media al año. Esto es peor que en una economía de subsistencia, pues con medio dólar al día no se puede siquiera obtener algo para comer y sobrevivir. En otras palabras, la calidad de vida de la inmensa mayoría del pueblo indio es peor que aquella de las poblaciones subsaharianas, con la diferencia de que la población de la India es centenares de veces mayor que la de los países subsaharianos juntos.
Podemos decir que en vez de tener la mayor democracia del mundo, la India cuenta con la mayor población azotada por la pobreza, la explotación y la opresión.
Por tanto, el Gobierno de la India está actualmente preocupado sobre la campaña de solidaridad internacional que tiene el potencial de denunciar la realidad que el Gobierno quiere ocultar al mundo. Cuando la campaña internacional tome forma y hable alto, será difícil para el Gobierno indio mantener la falsedad de que la India es un Estado democrático. La historia del crecimiento de la India es como la historia de las economías coloniales que crecieron a costa de la explotación interna y extranjera. Esta tasa de crecimiento es muy vulnerable porque se sostiene por medio de la explotación, la represión y la masacre de extensas masas del pueblo para beneficio de una pequeña minoría. Este crecimiento económico es inhumano y temporal, dado que sólo una pocas familias en la India recogen sus beneficios mientras que la mayoría del pueblo está enfrentándose gravemente a sus consecuencias. Y estas realidades están surgiendo ahora. Los medios de comunicación occidentales nunca presentan estas realidades a la comunidad internacional. El Gobierno indio suprime dicha información y los imperialistas también tratan de resaltar a la India como una economía en desarrollo o un destino lucrativo para las inversiones.
Es un hecho que los imperialistas no quieren que salgan a la luz los hechos y realidades de la India. Sólo la campaña de solidaridad puede revelar estos hechos y presentarlos ante la comunidad internacional.
India Solidaridad: Usted ha mencionado anteriormente que el Gobierno indio tendrá más cuidado en sus campañas genocidas si existe una amplia opinión pública que conoce lo que realmente está ocurriendo en la India tras todas esas mentiras.
Saibaba: Sí, la campaña internacional y sus voces contra la guerra genocida en la India han forzado al Gobierno de la India a pensar nuevamente su campaña genocida. Ya ha empezado. Por ejemplo, varias manifestaciones de protesta ante embajadas indias en Europa, EE.UU. y América del Sur han presionado al Gobierno indio.
Inicialmente en 2009, el Gobierno de la India planeó completar la guerra contra el pueblo en tres años. Querían expulsar a decenas de miles de personas de sus aldeas en tres años utilizando al Ejército, los paramilitares y otras fuerzas coercitivas. Pero la campaña dentro y fuera de la India, en particular la campaña internacional, forzó al Gobierno de la India a ralentizar sus planes. Aunque el Gobierno de la India continuó su desarrollo, desaceleró la campaña militar y durante estos tres años la resistencia popular obtuvo un tiempo precioso para consolidarse, construir su defensa y obtener más fuerza. Como resultado, el desarrollo de la campaña militar se hizo más difícil para el Gobierno indio en los últimos tres años. La resistencia creció y se amplió durante este periodo y, de esta forma, la campaña internacional ha tenido un impacto directo en el pueblo que está resistiendo.
También el pueblo ha ganado confianza y fuerza. Un ejemplo más es el siguiente. En marzo pasado el Gobierno de la India declaró en el parlamento que la campaña llevada a cabo por algunas organizaciones dentro y fuera de la India ha presentado negativamente al Gobierno de la India y que no existe una guerra contra el pueblo de la India. Se la denominó una falsa propaganda para empañar la imagen del Gobierno indio. Esto muestra que el Gobierno de la India no ha sido capaz políticamente de hacer frente a la campaña colectiva internacional y se ve forzado a afirmar que es una campaña de propaganda falsa.
Los funcionarios del Gobierno en el Parlamento dicen que, en realidad, la campaña ha desenmascarado al Gobierno de la India. Esto muestra que el Gobierno de la India está preocupado por mantener su imagen que siente se ve amenazada debido a la campaña. La importancia auténtica de la campaña internacional comenzó a ser sentida por el propio Gobierno de la India. Por tanto, la campaña internacional va en beneficio del pueblo y de protección del pueblo y del movimiento. Es un patrimonio para los pueblos del mundo.
India Solidaridad: De todas las luchas que apoyamos, el movimiento naxalita es muy importante. ¿Cómo es actualmente el movimiento naxalita?
Saibaba: Quizás conocéis la historia del movimiento naxalita. La primera rebelión armada de un pueblo tribal en el periodo posterior a 1947 tuvo lugar en 1967 en la aldea de Naxalbari del norte de Bengala. Abrió un nuevo escenario de la lucha de clases y vino a conocerse como el movimiento naxalita. Una característica importante de este movimiento es que fue una rebelión armada, campesina, dirigida por el proletariado. Es fundamentalmente una revolución agraria, similar a lo que ocurrió en China durante los años 30 y 40 del pasado siglo.
La lucha que comenzó a partir de Naxalbari animó a la juventud, a los intelectuales y trabajadores de la India en todos y cada uno de los rincones del país porque comprendieron que cualquier tipo de lucha tiene que basarse en el campesinado que constituye la gran mayoría de la población. Poco después de 1967, el Gobierno indio envió a su Ejército para reprimir el movimiento y aplastó completamente ese movimiento en la aldea de Naxalbari. Pero brotaron Naxalbaris en todas partes de la India en los años 70 y 80. En 600 regiones de la India se modelaron a imagen del alzamiento de Naxalbari, y hoy el movimiento revolucionario que se desarrolla en extensas partes del campo en la India es continuación del alzamiento de Naxalbari.
Naxalbari ha dado al pueblo indio una visión y un modelo de futuro de lucha que discurre por el eje de la revolución agraria. La comprensión de que la revolución agraria liberará a la gran mayoría de la población siguiendo la ideología proletaria del marxismo-leninismo-maoísmo, que luego se ha denominado maoísmo, se ha extendido entre las masas.
Por tanto, tras la eliminación del alzamiento de Naxalbari desde finales de los años 60, la tendencia predominante de las luchas populares es el camino de Naxalbari, si se investiga la historia de las luchas de los pueblos en el subcontinente. Por eso se dice que Naxalbari es el único camino de lucha en la India. Esta es la consigna que se puede ver en cualquier calle, en cualquier pared durante los últimos 40 años. Es el texto escrito en el subcontinente, pese a todos los mayores intentos por parte de los historiadores indios y de Europa occidental por ocultar este hecho de la historia escrita. Se puede decir sin duda alguna que la trayectoria y posición ideológica del movimiento revolucionario indio se ha conformado por el movimiento de Naxalbari. Hoy, las extensas capas de la India rural están amarradas por la ideología de Naxalbari, una ruptura que fue muy acertadamente denominada por China bajo la dirección de Mao como “el Trueno de Primavera en la India”. Así que el Trueno de Primavera continúa y constituye el movimiento de resistencia revolucionario más importante en la India actualmente, aunque esto no ha ocurrido sin colosales altibajos.
India Solidaridad: Tal y como lo entiendo, existen varios partidos o grupos que se puede decir pertenecen al movimiento naxalita. ¿Cuáles son estos partidos?
Saibaba: En los años 70 hubo insurrecciones de masas en cerca de 600 lugares tras una ruptura en el movimiento comunista en la India. El movimiento comunista representado por el Partido Comunista de la India (PCI) se dividió entre el PCI y el PCI (Marxista) en 1964. En 1968 el PCI (Marxista) se dividió nuevamente y se formó el PCI (Marxista-Leninista) bajo la dirección de Charu Mazumdar.
Pero en la década de los años 70, el movimiento marxista-leninista se dividió en varios partidos debido a diferencias sobre las cuestiones de cómo llevar a cabo la lucha revolucionaria, la actitud hacia el parlamento indio y la actitud hacia las fuerzas imperialistas y las clases dominantes indias. La escisión del PCI (Marxista-Leninista) y del movimiento en pequeñas facciones fue la tendencia principal durante los años 70. Pero la década de los años 80 registró la consolidación de los principales partidos marxistas-leninistas en importantes regiones del país. La formación de los principales partidos tuvo lugar entonces. Se pudieron ver tres líneas en la construcción del partido: el partido en el sur de la India que se denominaba PCI (ML) (Guerra Popular) mientras que en el norte surgieron el Centro Comunista Maoísta (CCM) y el PCI (ML) Unidad del Partido.
Estos tres partidos trabajaron en tres zonas diferentes aislados unos de los otros y sin conocerse mucho entre sí. Pero extendieron considerablemente sus zonas revolucionarias y se unieron posteriormente.
Pero déjeme decirle que existen otros partidos marxistas-leninistas que no están conformes en adoptar ahora la lucha armada pero quieren comenzarla más tarde en el trascurso de la lucha. Esto forma parte de lo que se conoce como la Teoría de las Etapas a la que se ajustan muchos partidos revolucionarios en la India. Según esta teoría, en la primera fase uno tiene que preparar a las masas a través de lucha de resistencia de masas abiertas y legales. En la segunda fase se desarrolla la organización clandestina del movimiento, mientras que en la tercera fase se inicia la lucha armada. Aunque estos partidos tenían inicialmente una extensa base de masas, debido a su errónea comprensión, se hicieron cada vez más pequeños. Esta Teoría de las Etapas no funcionó. Pero el primero de los tres partidos revolucionarios que he mencionado comenzó la lucha armada inmediatamente, dado que no creía en las etapas de la revolución. Analizó que ya existía en la sociedad india una situación revolucionaria y que se puede organizar al pueblo para un movimiento armado. Incluso creía y consideraba que las formas armadas de lucha preexistían a su propia existencia. Por tanto, necesitan dirigirlas con la ideología marxista-leninista-maoísta como centro. Lo han logrado mientras que el resto de los grupos se hicieron más débiles y alejados de las masas oprimidas. Las clases e individuos revolucionarios en la sociedad se unieron en los grupos revolucionarios más importantes y estos grupos se fueron extendiendo poco a poco. Por otro lado, aquellos grupos que pensaban que debían difundir las ideas revolucionarias yendo al parlamento o creían que debían comenzar la lucha armada mucho más tarde, no pudieron desarrollar el movimiento revolucionario. Permanecieron durante cuarenta años en la misma etapa preparatoria y son ahora pequeñas fuerzas, casi inexistentes, incluso renunciando a su carácter como fuerzas revolucionarias.
Pero aquellos que creían desde el primer momento que la Teoría de las Etapas es errónea, que el Parlamento indio no tiene relevancia en la India y que las luchas populares pueden y deben comenzar con la lucha armada, se convirtieron en las principales fuerzas revolucionarias. Unieron sus fuerzas y se fusionaron en 2004 para convertirse en el Partido Comunista de la India (Maoísta), la fuerza revolucionaria más grande y formidable en la India. Aún existen unos diez pequeños partidos marxistas-leninistas, pero carecen de relevancia, no dirigiendo ninguna lucha importante, existiendo principalmente sólo en el papel. Una de estas organizaciones es el denominado PCI (ML) Liberación que se presenta a las elecciones parlamentarias en alguna puntos del país. El pueblo le considera un grupo revisionista más como el PCI o el PCI (Marxista), dado que carece de ninguna relevancia o contenido radical o revolucionario. Por otro lado, el PCI (Maoísta) ha emergido como el único y más importante partido marxista-leninista-maoísta del país tras la unidad de todas las fuerzas revolucionarias de la India. El movimiento que dirige se le sigue denominando movimiento naxalita porque sus orígenes residen en la aldea de Naxalbari.
India Solidaridad: Bien, pero tengo entendido que hay otros partidos llamados PCI (ML) Naxalbari y PCI (ML) (Janashakti) que existen y algunos les califican como progresistas.
Saibaba: Como le dije, existen unos diez partidos incluyendo el PCI (ML) Naxalbari que es un pequeño grupo con un espíritu revolucionario. No han seguido el camino de otros grupos marxistas-leninistas parlamentarios. Están más cerca del PCI (Maoísta) que los grupos revisionistas marxistas-leninistas [Nota: Esta entrevista tuvo lugar antes que el 1º de Mayo de 2014 el PCI (Maoísta) y el PCI (ML) Naxalbari anunciaran su unificación en un sólo partido, el PCI (Maoísta)]
De forma similar otros dos o tres pequeños partidos con contenido revolucionario están muy próximos al PCI (Maoísta). Pero el resto de los partidos, PCI (ML) Nueva Democracia, PCI (ML) Kanu Sanyal y algunos partidos menos conocidos denominados PCI (ML) Comité Provisional, PCI (ML) Segundo Comité Central, etc., no tienen ninguno contenido revolucionario y son más o menos como los partidos revisionistas. Apenas tienen influencia entre el pueblo.
India Solidaridad: Estamos utilizando la bandera de los Comités Populares Revolucionarios y su emblema para nuestra organización. ¿Nos puede decir algo sobre cómo y donde se desarrolló este gobierno popular?
Saibaba: Los Comités Populares Revolucionarios (CPR) han ido creciendo gradualmente, particularmente en Bastar que abarca el sur de Chhattisgarh. Existen varios miles de dichos CPR en Bastar, y algunos de ellos se han establecido también en Odisha, Andhra Pradesh, Jharkhand y Bihar. Pero en Bastar, los CPR y los gobiernos populares se han desarrollado a un nivel superior. También en el resto de las zonas se están desarrollando en la misma dirección. Los CPR se denominan “Janatana Sarkars” en la lengua local de Bastar. “Janatana” significa pueblo y “sarkar” gobierno. En el lenguaje político de la revolución se denominan Comités Populares Revolucionarios.
Están formados y elegidos por el pueblo por elección directa donde los miembros de la aldea entera se sientan juntos y eligen. Los elementos de las clases dominantes en la aldea no tienen derecho al voto mientras que todo el pueblo de las clases oprimidas tienen derecho a votar. Una vez que se elige al gobierno popular, éste actúa como gobierno de la aldea que cuenta con varios comités, como es el comité de desarrollo, el comité de salud, el comité de educación, el comité de seguridad y la milicia popular. La milicia popular trabaja bajo el gobierno del CPR de la aldea.
El gobierno popular tiene el poder político completo y trabaja para el pueblo. Si algún miembro elegido no actúa conforme a las expectativas e intereses de la aldea y del pueblo, la constitución de los CPR proporciona el derecho al pueblo a revocar a ese miembro y reelegir a otra persona en su lugar.
Los gobiernos populares de los CPR promueven y desarrollan tecnología autóctona en la industria y la agricultura. No dependen de la tecnología o del autodenominado modelo de desarrollo que son impuestos por los imperialistas y la élite dominante. La idea misma de desarrollo de acuerdo con la tecnología, conocimiento y destreza propias del pueblo es parte de este experimento. El empeño de los CPR es elevar la conciencia y el nivel cultural del pueblo. La tecnología que utilizan está en consonancia con la conciencia y el nivel cultural del pueblo para que no exista un sentimiento de alejamiento entre el trabajo y el conocimiento. En el proceso, rechazan completamente la tecnología desarrollada y promovida por los imperialistas y la burguesía compradora que son opresoras y explotadoras. Así que el desarrollo que se experimenta en las aldeas con CPR se basa en la economía autosuficiente.
Los centenares y miles de estos comités y consejos han establecido una economía autosuficiente basándose en sus propias necesidades, sus propios recursos y su propia tecnología. Esta es una negación completa del modelo de desarrollo dependiente del imperialismo, de la tecnología imperialista y de los fondos imperialistas que han venido siendo introducidos por los gobernantes indios desde 1947.Es por medio de esta tecnología e inversiones imperialistas que se ha producido la explotación de nuestro país y de sus recursos. El pueblo revolucionario y los comités populares revolucionarios rechazan esto completamente. Así que en las zonas central y oriental de la India donde la agricultura se ha desarrollado sólo hasta un nivel rudimentario, el pueblo a través de los CPR ha desarrollado la agricultura y la pesca, una industria a pequeña escala, etc. Resultado de ello, por primera vez en la historia, las amplias masas del pueblo han conseguido crear un excedente y socializarlo sin permitir que se transforme en capital.
Los CPR han llevado a cabo sistemáticamente distribución de la tierra entre el pueblo indígena y otros pueblos oprimidos, para que no existan personas que carezcan de tierra en las zonas actualmente bajo el gobierno de los CPR. Los CPR colocan los excedentes en la agricultura colectiva, mientras que todo el mundo aporta su trabajo voluntario. El pueblo produce sus cosechas y una porción de ella va al fondo común supervisado por el gobierno popular. El resto de la producción se distribuye entre el pueblo conforme a sus necesidades. No es sólo la producción agrícola lo que el pueblo controla colectivamente, sino que también los CPR regulan todas las actividades comerciales en su ámbito para establecer y asegurar unas relaciones de intercambio no explotadoras. Pero necesitan también de otros productos como medicinas que los CPR no elaboran.
Por tanto, los productos excedentes que permanecen tras ser usados por la aldea son enviados al mercado. El excedente que se genera en la aldea es empleado para el bienestar de ésta, socializándolo nuevamente. Pero este bienestar desde una perspectiva revolucionaria no tiene nada que ver con los programas de asistencia gubernamentales que son lanzados para contener el descontento social. Los excedentes generados de esta manera sirven el pueblo en la manera en que los CPR los utilizan para su asistencia sanitaria, educación y otras exigencias aparte de colocarlos nuevamente en la agricultura e industria, es decir, para una mayor revolucionarización de la producción. De esta manera, una nueva sociedad está comenzando a ser construida en la India por los más oprimidos del pueblo. Como parte de este proceso, por un lado, las prácticas culturales reaccionarias y feudales están siendo desechadas, mientras que por otro se resiste a la cultura y explotación imperialistas. Los CPR son los pilares de la nueva sociedad. El movimiento revolucionario quiere extender los CPR desde el nivel de aldea al nivel de bloque y gradualmente un gobierno de mayor amplitud se conformará a nivel de distrito.
Con el desarrollo de los CPR en distintas partes de la India, el poder de los gobernantes indios será derrocado y el poder popular se establecerá en su lugar. El poder popular está en el núcleo de estos Comités Populares Revolucionarios. Al igual que la consigna en la Rusia revolucionaria de “¡Todo el Poder a los Soviets!”, “¡Todo el Poder al Pueblo!” es la consigna del movimiento revolucionario en la India. Los CPR tienen todo el poder, que es la implementación de la consigna “¡Todo el Poder al Pueblo!”. Este el principio guía con que actúan los CPR en todas las esferas de la vida social en las regiones revolucionarias.
India Solidaridad: ¿Sabe usted cómo se relaciona el Partido maoísta con el nuevo gobierno?
Saibaba: El gobierno popular tiene al comité del Partido en su núcleo. No es el caso que todas las personas que componen este gobierno sean miembros del Partido, pero un sector sí lo son. Cuando los representantes a los CPR son elegidos, tanto los miembros del Partido como los que no lo son están allí. El Partido funciona a través de estos comités del Partido dentro de los CPR. Así que puede comprender que el CPR es como un frente unido, porque hay comunistas, no comunistas y personas en general. El PCI (Maoísta) no cree que los Comités Populares Revolucionarios deban ser dirigidos sólo por el Partido. En los CPR, los miembros del Partido trabajan con las personas corrientes que cuentan con una sabiduría tradicional y conocimiento de la lucha. Como en un frente unido, en los CPR, las fuerzas del Partido maoísta y las fuerzas que no forman parte del Partido se juntan para formar el gobierno popular. Los miembros del Partido elegidos para el gobierno actúan conforme a la ideología del Partido para desarrollar la conciencia revolucionaria entre las masas de los Comités Populares Revolucionarios.
India Solidaridad: ¿Cómo está asociado el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP) con la milicia popular? ¿Es la milicia popular la columna vertebral del EGLP?
Saibaba: En lo que conozco de este vasto movimiento, puedo decir que la milicia se constituye a través de la participación de un extenso número de personas en las aldeas, y por tanto a la milicia se la conoce como la fuerza básica. Tras la milicia actúa el Ejército Guerrillero de Liberación Popular. Por tanto, el EGLP depende mucho de la milicia. La milicia popular es la fuerza básica y el EGLP es el principal ejército revolucionario. Pero todas las exigencias básicas relacionadas con la defensa de las zonas revolucionarias y del movimiento revolucionario son asumidas por la milicia porque son la fuerza más grande en número y debe ser la fuerza principal.
Sin embargo, el crecimiento de la milicia popular sólo puede comenzar después que el EGLP se establezca en una zona. Pero una vez que la milicia popular se desarrolla, el EGLP se coloca en segundo plano. Entonces, el EGLP es llamado sólo cuando la milicia necesita de refuerzo. Si no, el EGLP no tiene el principal papel en la lucha armada. Por tanto, quien está en primera línea de la lucha armada revolucionaria es la milicia popular seguida del EGLP. Esto es lo que tengo entendido en cuanto al surgimiento y desarrollo de la milicia popular en las diferentes zonas de la India central y oriental después de dos décadas de historia de esta trayectoria.
India Solidaridad: ¿Algunas personas pueden decir que “el partido lo controla todo”. ¿Qué piensa usted?
Saibaba: Las personas que no conocen cómo funciona un partido revolucionario como el PCI (Maoísta) o aquellos que tratan de difamar al Partido maoísta pueden decir tales cosas. Hay lugares donde se puede puedan ocurrir hechos erróneos o se produzcan fallos. Pero ésta no es la política del PCI (Maoísta). Si se contempla la realidad y se sigue de cerca al movimiento, se puede entender que el PCI (Maoísta) dá importancia primordial al programa de las personas corrientes de su zona. Es el pueblo que toma la iniciativa por sí mismo en las luchas. Existen muchos ejemplos de ello. El plan de cómo desarrollar una aldea en una manera revolucionaria o cómo desarrollar la guerra de guerrillas no la decreta a nivel central el PCI (Maoísta). En estas zonas el pueblo lo sabe a través de la práctica, por medio de su propia historia de luchas. Por ejemplo, los pueblos indígenas cuentan con una larga historia de llevar a cabo la guerra de guerrillas. Lucharon contra los ejércitos de los emperadores mongoles y los colonialistas británicos en centenares de rebeliones a lo largo de los últimos trescientos o más años de su propia historia, y esto es igualmente cierto respecto de su historia anterior. Es esta una historia del pueblo que aún no ha sido escrita. Quizás no la hayan calificado como una guerra de guerrillas, pero la historia de las insurrecciones populares en estas zonas es invariablemente de guerra de guerrillas. Hubo unas 150 rebeliones armadas de los pueblos indígenas contra los británicos, muchas han sido escritas, pero muchas más que no han sido escritas correctamente aún por los pueblos indígenas, y en cada una de ellas vencieron mientras que los británicos fueron derrotados. La potente fuerza de los imperialistas británicos fue derrotada por los pueblos tribales con un conocimiento superior del terreno y con simples arcos y flechas. Se apoderaron de las armas de los invasores imperialistas y las utilizaron contra los británicos. No siempre una formación social desarrollada ha vencido sobre una formación social menos desarrollada. Una de las dichas insurrecciones masivas fue la Rebelión Bhumkal de 1910 en la región de Bastar. El rebelde pueblo tribal empleó métodos de guerrilla sofisticados en contra de las fuerzas británicas derrotándolas.
En la memoria popular todos estos métodos están aún vivos porque han sido enseñados y transmitida la experiencia de la guerra de guerrillas de una generación a otra. Por tanto, no es el PCI (Maoísta) quien enseñó las técnicas de guerra de guerrillas a los pueblos indígenas. Más bien, son los pueblos indígenas quienes le han enseñado a desarrollar la guerra de guerrillas. Un destacado intelectual en la India llamado B D Shama, que ha trabajado con los adivasis durante los últimos 50 años, nos recuerda esto en sus escritos y conferencias. En este ejemplo podemos ver que la iniciativa, reafirmación y creatividad en cada etapa de la lucha proviene del pueblo mismo, incluyendo el modelo de desarrollo que ha trazado para sí mismo. En el movimiento revolucionario el pueblo está en el núcleo. Los maoístas dan importancia máxima a la iniciativa popular, la reafirmación y participación, en particular el programa del pueblo en la revolución. Cualquier partido que se coloque en el núcleo no puede convertirse en instrumento del cambio revolucionario porque es el programa del pueblo que se desarrolla para transformar la sociedad en su conjunto el que puede jugar este papel. Por eso el pueblo y su Partido hacen avanzar el movimiento juntos. Aquí es realmente donde el Partido ha jugado su papel, creando las condiciones para que el pueblo tome la iniciativa y desarrolle al máximo su potencial, creatividad y regeneración en la creación de una nueva sociedad libre de opresión y explotación. Y así la historia la crean las propias masas.

Sobre los 3 días internacionales de acción de Enero de 2015 ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Estado español: Apoyo a los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

*¡Apoyar los 3 días internacionales de acción contra el gobierno fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India!

*CIAGPI : Contribución al llamamiento para los 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

“En Colombia: pacifismo armado. En la India: Guerra Popular” – Artículo de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia

Nota – Reproducimos a continuación el artículo “En Colombia: pacifismo armado. En la India: Guerra Popular” publicado en el órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia Revolución Obrera  nº 420, de 23 de Enero de 2015 :
EN COLOMBIA: PACIFISMO ARMADO. EN LA INDIA: GUERRA POPULAR
Para los intereses de las masas, hay guerra justas y guerra injustas; las que llevan agua al molino de la revolución son las justas; y las que alimentan la explotación y el sojuzgamiento, la paz entre ricos y pobres, la conciliación de clases, la confianza en el Estado burgués, son guerras injustas.
Dos actuales ejemplos de este tipo de guerras se están viviendo hoy en la India y Colombia. En ambos países de libran guerras internas con mucho derramamiento de sangre, con combatientes en varias partes del territorio, y con contendores en apariencia similares, pues son hijos del pueblo alzados en armas contra las fuerzas armadas de Estados reaccionarios. Sin embargo, son guerra de contenido y rumbo completamente diferentes.
En la India, existe como punta de lanza, el Partido Comunista de la India (Maoísta), fundado por varias organizaciones revolucionarias de la India en el año 2004, como resultado del proceso de re-organización de los comunistas de ese país que después de un periodo de lucha por la unidad, lograron reagruparse y fundar el nuevo Partido, sobre las bases de la guerra popular que se venía adelantando por parte de las masas populares desde el año de 1967, año en el cual se dio el gran levamiento de la región de Naxalbari, dirigido por el Partido Comunista de la India (ML) del cual recordamos a los camaradas Charu Mazumdar y Kanhai Chatterjee, además de otros grandes dirigentes de las masas indias de aquella época, en particular, obreros y campesinos pobres.
El Partido está avanzando en sus objetivos, la guerra popular a su cargo ha trascendido las fronteras y recibe apoyo internacionalista en muchas partes del mundo, la revolución de nueva democracia ha entregado tierra a los campesinos pobres, se ha regulado el uso de la misma, en las Bases de Apoyo hay centros de educación y de salud, tribunales populares y el pueblo en armas está creando los cimientos del nuevo poder. Este Partido cuenta con una poderosa ideología, aquella que pertenece a los oprimidos y explotados, conocida hoy en día como el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, ciencia de la Revolución Proletaria Mundial. Cuenta además con un Ejército Guerrillero Popular, el cual está conformado por miles de combatientes, organizados en columnas y algunos batallones, en este mismo sentido el Partido ha desarrollado una lucha tenaz para que las mujeres formen parte activa de la revolución y asuman su papel de vanguardia en la Guerra Popular, les ha facilitado la incorporación a las filas y las promueve permanentemente a cargos de dirección. En las zonas donde hace presencia el Partido –más de 1/3 del país- los casos de extorsión, corrupción, abuso de poder, son limitados y se vela para que todos aquellos casos que vayan en contravía de la revolución, sean investigados y juzgados por la justicia popular, todo el nuevo poder está organizado a partir de los Janatana Sarkar o Comités Populares Revolucionarios, los cuales están conformados por las masas populares de las Bases de Apoyo y son el germen del nuevo poder. En un documento denominado, Llamamiento al Pueblo de la India, del Comité Central del PCI (M), el Partido resume los logros de la revolución de la siguiente manera “En estas aldeas el Estado indio ha sido destruido. La obsoleta autoridad de los feudales y aquellos ancianos tribales, que avasallaban al pueblo, ha acabado. La esclavitud de casta ha sido aplastada y el terreno preparado para su aniquilación. Los órganos del poder político del pueblo han sido establecidos. Este poder de nueva democracia es el mayor éxito alcanzado por el pueblo a través de la guerra popular. El Comité Popular Revolucionario a nivel de aldea, con entre 9 y 11 miembros, es directamente elegido cada dos/tres años por todos los adultos, excepto unos pocos que se oponen al pueblo y se alzan en apoyo del Estado reaccionario y sus bandas y fuerzas armadas. Los votantes tienen el `Derecho a Revocar´. Las mujeres tienen el derecho a la mita del poder político a través de la representación paritaria. El pueblo cuenta con todos los derechos democráticos fundamentales: Derecho de reunión, Derecho a formar una organización, Derecho a realizar huelgas y manifestaciones, Derecho a vivir conforme a sus deseos, Derecho a la educación primaria, Derecho a la salud médica primaria, Derecho a obtener un mínimo empleo, etc.”
En Colombia, también se vive una guerra armada, pero ni existe un Partido Comunista revolucionario que la dirija, ni las masas son protagonistas de un nuevo poder; el pueblo en esta guerra, es la mayor de las víctimas, que tiene que vivir entre los fusiles y las metrallas de dos ejércitos. Los campesinos y los obreros, son carne de cañón de dos bandos que se disputan entre ellos poder económico, político y territorial. Las FARC, nació por iniciativa de los campesinos que estaban siendo perseguidos y asesinados por la reacción Liberal-Conservadora. Con Manual Marulanda, después de organizar un pequeño grupo de combatientes, mal armados y sin experiencia militar, se dio inicio a la lucha por la sobrevivencia. Es decir, las FARC surgieron como una respuesta revolucionaria de las masas. Pero hoy, las cosas son bien distintas. ¿Qué le ha dejado al país este proceso de las FARC? Como tal lo primero que hay que rescatar es el empuje y el heroísmo de los obreros y campesinos que dieron su vida en defensa de la libertad, este es un gran ejemplo para que todos continúen con la lucha para hacer la revolución, pero más allá de eso, hay que mencionar que en las zonas en las cuales dominan las FARC –cientos de miles de hectáreas distribuidas en varias zonas del país- las masas populares no gozan de ningún privilegio, la educación es miserable y la salud precaria, el sistema financiero ha sido reemplazado por el anticuado trueque, donde el principal producto es la cocaína, a los campesinos pobres se les obliga a cultivar la hoja de coca, a los ricos se les cobra “vacuna” o “impuesto revolucionario”, a los grandes narcotraficantes se les ofrece protección, tanto para los cultivos, laboratorios y las rutas de trasporte del alcaloide, al mismo tiempo la guerra contra el pueblo que libran los jefes de las FARC ha dejado miles de campesinos muertos y otros miles desplazados de sus tierras, las cuales son usadas hoy en día para mantener las cabezas de ganado propiedad de los jefes de la guerrilla. La guerra que se vive en Colombia es para las masas una guerra injusta, las FARC desde hace muchos años dejaron de ser una organización revolucionaria y su guerra es sobre todo por la renta extraordinaria del suelo. Mientras la Guerra Popular en la India, es la punta de lanza de la lucha por la Revolución Proletaria Mundial, la guerra de las FARC en Colombia es un negocio entre capitalistas y terratenientes, donde los combatientes y sus acciones armadas son un simple mecanismo de presión para una mayor tajada en el negocio que acuerda en la Habana. Mientras tanto, la guerra del pueblo va por su propio derrotero, las masas populares, obreras y campesinas, continúan en la lucha por sus reivindicaciones más sentidas, y los revolucionarios están aquí es para hacer del sentir de las masas, la fuerza material de la revolución, en el sentir de las masas hay ganas de luchar y de acabar con este orden de cosas; y contrario a lo que pasa en la Habana –donde se preparan para “su” paz- la lucha de los explotados y oprimidos se agudiza y camina hacia grandes enfrentamientos que más temprano que tarde pasarán a valerosas acciones armadas como preparatorio de la lucha por la revolución.
Para finalizar echemos un vistazo a un aparte del programada para la revolución en Colombia de la Unión Obrera Comunista (MLM) “La misión del partido comunista revolucionario de Colombia es llevar la consciencia socialista al movimiento obrero, organizar su lucha de clase y dirigirla hacia su meta mundial y objetivo final: el socialismo y el comunismo, llevar ideas claras con respecto a que solo su lucha de clase lo liberara, que la lucha armada de masas es la forma superior de su lucha política.” Y en Colombia hoy, esa es la tarea más importante para los comunistas dotar a la clase obrera de su Partido Comunista Revolucionario.

CIAGPI – Contribución al llamamiento para los 3 días internacionales de acción contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India

Nota: Recibimos del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) la siguiente información que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

CONTRIBUCION AL LLAMAMIENTO PARA LOS 3 DIAS INTERNACIONALES DE ACCIÓN CONTRA EL REGIMEN FASCISTA DE MODI, CONTRA LA OPERACION CACERIA VERDE Y DE APOYO A LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA

29 de Enero 2015: Contra las compañías indias y los negocios económicos de la burguesía india/imperialismo
30 de Enero 2015. Ante las embajadas y consulados de la India
31 de Enero 2015: Reuniones en apoyo de la Guerra Popular en la India

En la primera década del siglo, la economía india ha visto tasas de crecimiento sin precedentes en su historia. Un “desarrollo” modelado conforme a los dictados de las instituciones internacionales imperialistas (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización Mundial del Comercio, etc.), subordinadas a los intereses de la burguesía burocrática compradora local y a los terratenientes en connivencia con las multinacionales imperialistas y los grandes inversores internacionales. Este “desarrollo” no ha traído ninguna mejora sustancial a las condiciones de vida de las amplias masas pobres de la India, el 80% de las cuales continúan sobreviviendo con menos de un euro al día. Por el contrario, de hecho todas las desigualdades han crecido y se han desarrollado. Unos pocos magnates han amasado fabulosas riquezas. Los grandes grupos indios, de los cuales se encuentran a la cabeza Jindal Mittal y Tata en primer lugar, han crecido hasta el punto de conquistar mercados, propiedades y cuotas de producción en los países imperialistas, en particular en el sector del acero, donde en muchos países los grupos indios se han convertido en los máximos productores.
En Narendra Modi, las clases dominantes indias y sus amos imperialistas han encontrado al “hombre fuerte” que buscaban, para intentar salir de la relativa desaceleración debido a la crisis mundial y a la creciente resistencia de las masas a sus políticas.
Con un paso y eficacia sin precedentes, en pocos días el Gobierno de Modi ha aprobado cientos de proyectos mineros e industriales, Zonas Económicas Especiales. Ha abierto sistemáticamente al imperialismo todos los sectores de la economía india: desde la defensa hasta los seguros y los recursos naturales –todo está a la venta. Ha aprobado una reforma laboral que convierte en letra muerta los derechos y conquistas de décadas de lucha de los trabajadores del mundo, haciendo retroceder el reloj de la historia.
De esta manera, India entra firmemente en la etapa mundial del imperialismo, mientras las multinacionales indias ganan posiciones y un papel activo, al tiempo que en los países imperialistas los lazos entre las multinacionales indias y los amos locales se consolidan en una relación de connivencia y alianza, aún dentro de disputas y competición en el mercado mundial y atravesando la crisis económica y financiera. De este modo las multinacionales indias se convierten para el proletariado de los países imperialistas también en un enemigo interno y, de otro lado, las multinacionales de los países imperialistas, participan completamente en la superexplotación del proletariado indio y el saqueo de los recursos de la India.
Los proletarios en la India y del mundo están experimentando los sinsabores de los patronos, desde América a Europa y hasta la India que se encuentran unidos con el objetivo de obtener sus sangrientos beneficios sobre la piel del proletariado y las masas. Este vínculo en la esfera económica, resulta en una nueva harmonía política entre el Gobierno fascista hindú de Modi y los gobiernos fascistas de estilo moderno de las potencias imperialistas. Estos gobiernos quieren caminar codo con codo y el Gobierno indio reitera las presiones internacionales para detener el apoyo a la Guerra Popular y la lucha del pueblo indio. Pero los obreros son una única clase a nivel internacional y tienen que unir más fuertemente sus lazos de solidaridad y lucha.
Por ello llamamos al 29 de enero como día internacional de acción en las fábricas de la multinacional india Jindal Mittal y Tata en particular, para traer este mensaje, tanto a los trabajadores como a los patronos, en la India y en el mundo.
Llamamos a organizar manifestaciones, charlas, pintadas y todas las demás formas de movilización y acción que sean apropiadas al nivel de cada país.
Existe una amplia gama de publicaciones de agitación y propaganda, y un plan de posibles objetivos de la movilización.
Solicitarlos a csgpindia@gmail.com

No sólo el “desarrollo” producido en la India por más de dos décadas de políticas neoliberales aplicadas por todos los gobiernos y todos los partidos para beneficio de las clases dominantes indias, sus amos imperialistas y sus multinacionales no se tradujeron en mejoras significativas en los niveles de vida de las grandes masas del pueblo de la India. Ni siquiera han producido ningún progreso en las relaciones sociales y culturales, en las condiciones de marginación y opresión de las masas de campesinos y trabajadores sin tierra del campo y en los intocables, las minorías religiosas y nacionales, las mujeres en las ciudades y en el todo el país. Todo lo contrario, la situación actual es incluso peor.
Los mecanismos de expropiación de la tierra y de la plusvalía agrícola se han hecho más sofisticados y despiadados. El sistema de castas se ha fortalecido. La ocupación militar de Cachemira, Manipur y otras regiones contra los movimientos de liberación nacional ha continuado e incluso ha aumentado. Los progromos contra las minorías religiosas y culturales, particularmente los musulmanes, se han repetido. Los horribles incidentes de violaciones y asesinatos se han convertido en episodios diarios. La intolerancia y criminalización de la juventud e intelectuales demócratas y de cualquier voz opositora se han convertido en sistemáticos.
En 2009 las clases dominantes indias respaldadas por el imperialismo lanzaron la Operación Cacería Verde, una auténtica guerra contra su propio pueblo, cuyo objetivo es eliminar cualquier resistencia, pero especialmente decapitar y aplastar el movimiento revolucionario maoísta que estaba ganando fuerza y terreno, extendiéndose a nuevas zonas. Una guerra sucia, desarrollada con ingentes medios en términos de tropas, armamento y tecnologías. Aplica la conocida estrategia de “conflicto de baja intensidad” pero de extremada intensidad son los atroces crímenes perpetrados diariamente. Desde 2009, centenares de luchadores y activistas sindicales, políticos y revolucionarios han sido masacrados en “enfrentamientos falsos”, decenas de miles de adivasis, campesinos, obreros, mujeres, estudiantes, jóvenes musulmanes, intelectuales, activistas de derechos humanos y nacionalidades oprimidas han sido detenidos y encarcelados sin juicio, todos de forma invariable calificados como “maoístas” o “terroristas”.
La Operación Cacería Verde ha transformado el subcontinente entero de la “mayor democracia del mundo” en una “prisión de movimientos populares”.
El ascenso al poder de Modi está llevando la Operación Cacería Verde hasta su denominada Tercera Fase. La Tercera Fase significa intensificación. Muchos miles más de policías, paramilitares y milicias privadas tienen mano libre en sus ataques contra el pueblo. Significa movilización reaccionaria de las organizaciones de masas “azafrán” [hindúes], normalización y “azafranamiento” [hinduización] de la educación y cultura. La Tercera Fase significa extensión. Día tras día, todo el subcontinente, no sólo el “corredor rojo” donde operan y combaten los revolucionarios maoístas, se ha convertido en el terreno de acción de las fuerzas del Estado y su violencia sin castigo.
Finalmente, la Tercera Fase significa generalización de la guerra contra el pueblo. El objetivo ya no son los “terroristas” “maoístas” y las masas de las tribus “manipuladas” por ellos, sino cualquier oposición organizada, cada voz que se opone al “desarrollo” de la India como una nueva potencia internacional.
Por todas estas razones, el 30 de enero, segundo de los Días Internacionales de Solidaridad, llamamos a organizar acciones ante las embajadas, consulados y otras instituciones gubernamentales de la India, con manifestaciones, protestas y conferencias de prensa que pedirán a gritos el fin de la “guerra contra el pueblo”, para desarrollar la Tercera Fase de la solidaridad internacional, para denunciar y refutar las mentiras y arrogancias del régimen fascista brahmánico hindú y sus padrinos imperialistas.
También sobre ello, existe abundante información y materiales de agitación y propaganda, útiles en la preparación y realización de iniciativas.
Solicitarlas a csgpindia@gmail.com

En marzo de 1967, con la rebelión armada campesina en la pequeña aldea de Naxalbari, comenzó una épica de liberación del pueblo indio del yugo de las tres montañas: la condición de semicolonia, las relaciones de dependencia que la independencia formal del Imperio Británico en 1947 que no se han visto afectadas sustancialmente; las relaciones semifeudales, estrechamente ligadas al sistema de castas que pervive y, de hecho actualmente se han fortalecido, pese a la retórica de “desarrollo” que todos los gobiernos repiten y condenan a la amplia mayoría del pueblo al desprecio y la marginación; el capitalismo burocrático comprador, desarrollado en connivencia con el capital imperialista hasta ganar posiciones en las distintas áreas y a escala internacional, pero basándose aún en la sueprexplotación de los trabajadores y la venta de los recursos naturales, que en lugar de “desarrollo” y progreso civil conlleva nuevas formas de opresión incluso más feroces y bárbaras.
Las tres montañas que se sostienen y alimentan entre sí. Contra ellas, una tumultuosa guerra popular se ha desarrollado dirigida por los herederos del glorioso inicio de Naxalbari, los maoístas, que hace 10 años se unieron en el Partido Comunista de la India (Maoísta). La guerra popular ha mostrado el poder de las masas armadas dirigidas por un Partido Comunista maoísta. Gracias a la dirección de este Partido, la Guerra Popular se ha extendido por el país y ha construido sus bases en un tercio de su territorio. Así, la guerra popular se ha convertido en la principal amenaza interna al régimen indio y al imperialismo en una región crucial del mundo. Esta guerra popular ha radiado su mensaje y fortaleza entre las masas oprimidas del mundo.
Contra esta amenaza, el régimen indio, apoyado por el imperialismo, desató la más feroz represión contra el pueblo en lucha. La “Operación Cacería Verde” es una auténtica guerra contra el pueblo. El centro de esta represión es golpear al PC de la India (Maoísta), a sus dirigentes, cuadros, militantes y simpatizantes, no sólo en las zonas de combate sino también en las ciudades, universidades y entre todas las clases y sectores sociales que apoyan o simpatizan con la guerra popular, con la rebelión maoísta, con la rebelión armada de las masas.
En un escenario de crisis global de la que el sistema imperialista es incapaz de salir, la guerra popular en la India es un mensaje y un motivo de esperanza, no sólo para las masas oprimidas del país sino para los trabajadores y los pueblos del mundo. Es una experiencia que hay que dar a conocer a las masas del mundo, para extraer no sólo en la fuerza de las acciones del Ejército Popular, sino también lecciones sobre la naturaleza y desarrollo de los movimientos populares que el Partido dirige y la guerra popular acumula e inspira, porque el avance de la guerra popular en la India cuestiona el equilibrio de poder no sólo en el Sur de Asia sino en el conjunto de la estructura del sistema imperialista mundial.
Por ello, el 31 de enero 2015, para el tercero de los Días internacionales de Acción y Solidaridad con la Guerra Popular en la India, llamamos a organizar iniciativas masivas y de propaganda, de la extraordinaria realidad de esta lucha, de sus logros, de las grandes dificultades por las que ha atravesado y aún se enfrenta, el papel de las masas, movimientos, clases, sectores sociales y, de manera más decisiva, la dirección de los maoístas.
Llamamos a organizar reuniones, conferencias, paneles de información dondequiera que existan fuerzas activas en solidaridad y masas a las que llevar el eco atronador de la revolución en la India.

Materiales, documentos, videos, publicaciones para preparar y realizar estas iniciativas pueden solicitarse al:

Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI)

csgpindia@gmail.com


 

India: ¡Viva el 14º Aniversario del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP)!

Nota – Con ocasión de cumplirse hoy 2 de Diciembre de 2014, el 14º aniversario de la formación del valeroso Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP),  dirigido por el Partido Comunista de la India (Maoísta) que lleva a cabo la Revolución de Nueva Democracia a través de la guerra popular, reproducimos un extracto del artículo “El Ejército del Pueblo” publicado en el Suplemento de “People´s March”  (La Marcha del Pueblo – Voz de la Revolución India) titulado “Una década de lucha y sacrificio –  Conmemoración del 10º Aniversario del PCI (Maoísta)”, de fecha Septiembre 2014 – págs. 42-43, que hemos tomado del blog del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India  y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

EL EJÉRCITO DEL PUEBLO

“Este ejército es fuerte porque todos sus hombres poseen una disciplina consciente; se han unido y luchan, no por los intereses privados de unos cuantos individuos o de un estrecho grupo, sino por los intereses de las amplias masas populares y de toda la nación”.

Mao Tsetung                                                          

Diciembre del año 2000. Este fue el día en que el oprimido pueblo de la India formó su propio ejército obrero-campesino, el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP). El rayo de esperanza que habían estado esperando durante décadas resplandeció brillantemente ese día en los cielos revolucionarios de la India. Para la victoria de la Revolución de Nueva Democracia india, emprendida como una parte integral de la Revolución Socialista Mundial, el EGLP se había creado como un destacamento del ejército internacional del proletariado. Dio una profunda convicción al conjunto a todas las tribus, nacionalidades y clases oprimidas de la India y a los pueblos oprimidos del mundo de su nacimiento. Realizando los sueños de nuestros grandes maestros de la revolución india, los camaradas Charu Mazumdar y Khanhai Chatterjee, para cumplir los objetivos de nuestros queridos mártires Amulya Sen, Chandra Sekhar Das, Saroj Datta, Sushital Roy Choudhary, Babulal Viswakarma, Johar, Jagdish Master, Panchadi Krishnamurthy, Nirmala, Vempatapu Satyam, Adibatla Kailasam, Babu Bhuja Singh, Diya Singh, Appu y Verghese,  que jugaron un papel prominente en traer nuevamente la lucha armada al orden del día en la India y con la inspiración de los camaradas  Shyam, Mahesh, Murali, Puli Anjaiah, Prakash Master, Krishna Singh, Srikanth, Bhaktida, David, Suryam, Mahendra Singh, Damodar, Mahender, Reddappa, Snehalata, Padma, Chittekka, Premlatha, Belli Lalitha y otros de dirigentes así, que jugaron un gran papel en desarrollar nuevamente el movimiento hasta una etapa superior tras el retroceso temporal de la lucha armada de Naxalbari y con la inspiración de los mártires Jaheer, Krishna, Sankar and Praveen del Equipo de Acción Especial quienes hicieron que el enemigo sufriera escalofríos a través de su valerosas acciones en Andhra Pradesh y dieron sus vidas inquebrantablemente y con la inspiración de muchos más camaradas  mártires, se formó el EGLP.

Cumpliendo diversas tareas como llevando a cabo una continua propaganda política revolucionaria, movilizando al pueblo en las diversas estructuras (partido-milicia popular-organizaciones de masas-Comités Populares Revolucionarios), armando al pueblo, formándole, movilizando al pueblo en diversas luchas populares, participando en la producción agrícola, la educación, la sanidad y otras actividades sociales para elevar el nivel del pueblo y ofreciendo tratamiento médico al pueblo, el EGLP, y el Partido que le dirige, se ha ganado un lugar en los corazones del pueblo y en las diversas bases guerrilleras, zonas guerrilleras, áreas de resistencia rojas y otras zonas.

Durante la pasada década,  el EGLP (incluyendo todas sus fuerzas) emprendió 990 acciones grandes, medianas y pequeñas. Un total de 2.064 policías y paramilitares enemigos fueron aniquilados y 1.993 heridos. También fueron eliminados 169 terratenientes, grandes burgueses dañinos, 369 miembros de las bandas contrarrevolucionarias, tales como Salwa Judum, Sendra, Hrmada Bahini, Shanti Sena, TPC, Ranvir Sena, etc., delincuentes y varios informadores. A través de todas estas acciones, el EGLP se apoderó de 2.109 armas incluyendo rifles de alta potencia, morteros, 92.061 ristras de munición y equipamiento militar como chalecos antibalas, aparatos de comunicaciones, cascos, etc. En estas acciones perdió a 165 valientes comandantes y combatientes incluyendo algunos camaradas de la milicia.  De los 2.332 mártires en la última década, la inmensa mayoría eran militantes y simpatizantes del Partido y miembros de las masas, asesinados a sangre fría por el Estado indio.

“Cinco buenas cualidades son esenciales para los combatientes y comandantes si el EGLP tiene que fortalecerse: ser bueno en aprender el marxismo-leninismo-maoísmo; ser bueno en el entrenamiento militar; ser bueno en el estilo de trabajo de tres-ocho; ser bueno en el cumplimiento de las tareas y ser bueno en el entrenamiento físico”.

Sobre el 14º aniversario del EGLP ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo Propaganda del Comité de Odisha del PC de la India (Maoísta) para celebrar el 14º aniversario del Ejército Guerrillero de Liberación Popular