FDLP (Ecuador): Mújica, la Madre Teresa de la izquierda domesticada


Nota –Reproducimos a continuación el artículo “Mújica, la Madre Teresa de la izquierda domesticada” publicado recientemente en el blog de los camaradas del Frente de Defensa de Luchas del Pueblo (FDLP) – Ecuador:

MÚJICA, LA MADRE TERESA DE LA IZQUIERDA DOMESTICADA

Hoy la reacción realiza pomposos homenajes al Presidente de Uruguay, José Mujica, y lo declara el mejor presidente de Latinoamérica, el más conspicuo representante de la “nueva izquierda”.
Pero, si la reacción y el imperialismo lo adorna, lo saluda, lo pone de ejemplo, es obvio que responde al sencillo hecho de que Mujica revela los intereses del imperialismo y la reacción, caso contrario….
Mujica es ahora el revolucionario “bueno” y lo es precisamente en la medida que no llegó a establecer deslinde de campos con el enemigo. Es bueno porque claudicó, porque capituló ideológica y políticamente, porque se aferra al discurso reformista y oportunista de que la “revolución” se puede hacer desde las urnas, desde el gobierno. Es bueno porque eso es lo que procura el imperialismo y la reacción, que los revolucionarios y particularmente el proletariado, desista de la idea de conquistar el poder, porque aún ellos están claros que para conquistar el Poder hay que destruir el viejo y que es en esa destrucción donde ellos van a perder la base estructural para seguir manteniendo su odioso régimen de oprobio y explotación.
La izquierda “buena” es esa, la traidora, la miserable, la oportunista, la que convoca a la sinfonía de ratas que claman ¨pueblo a las urnas”, o que “con el voto se conquista el Poder”.
La izquierda de Mujica, Chávez, Maduro, Dilma, Correa, Bachelet…salidos del “cajón de sastre” de la burguesía y del imperialismo tratan de cumplir con el cometido de propiciar el desarme ideológico del proletariado y confundir a las masas para arrastrarlos a vivir la ilusión burocrática, el constitucionalismo, la levedad de la democracia burguesa y el electoralismo como supuesta herramienta de lucha.
Mujica, al igual que la llamada Madre Teresa de Calcuta, no pasa de ser un fatuo reformista que hace apología a la pobreza, o a la cantinflada de “pobre pero honrado”; consecuente con el viejo estado y todas las condiciones objetivas y subjetivas que gestan la miseria en el seno del pueblo y la opulencia en el seno de la gran burguesía y de grandes terratenientes.
No debemos ni podemos dejarnos engañar con la patraña de andar en un viejo vehículo, de vivir en un barrio popular, caminar con sandalias, o con poses de cordero reflexivo, no, para nada, esa actitud responde a una visión del populismo enquistado en el seno del pueblo, o con ese discurso conciliador, pacifista, que no es otra cosa que ideología burguesa en filas del proletariado.
No importa si Mujica fue prisionero de las dictaduras o si lo abalearon y persiguieron. Ese es su pasado, eso no cuenta, está ahí, cuenta lo que es hoy, y en la actualidad no es ni la tenue sombra de lo que quiso ser y aportar al pueblo en los años de la dictadura militar en Uruguay. Es un reformista, populista de nuevo cuño, y desde esas trincheras básicamente sirve al imperialismo y a la reacción mientras conjura la verdadera revolución dirigida por el proletariado y sus aliados.
Desenmascarar a Mujica es desenmascarar a los traidores, a los capituladores, a oportunistas y revisionistas.
Diciembre 2014
Frente de Defensa de Luchas del Pueblo – Ecuador (FDLP-EC)

“Revolución Obrera” (Colombia): El Partido Comunista de Colombia (m-l) y su declaración oportunista


Nota – Reproducimos a continuación el artículo “El Partido Comunista de Colombia (m-l) y su declaración oportunista” publicado en el periódico Revolución Obrera órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM), y publicada en su nº 418 de 6 de diciembre de 2014 :

EL PARTIDO COMUNISTA DE COLOMBIA (M-L) Y SU DECLARACIÓN OPORTUNISTA
Con el título de “¡UNÁMONOS POR LA PAZ CON JUSTICIASOCIAL!”, el Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista) / Ejército Popular de Liberación (EPL), publicó una declaración el pasado 16 de noviembre, donde llama a todo el pueblo colombiano a unirse por el clamor de la paz. Renglón seguido, expresan su claro interés de “Apoyamos la búsqueda unitaria de una salida política al conflicto social, económico, político y armado que beneficie al pueblo y la soberanía nacional.” Como éstas, sus declaraciones están repletas de una disposición completa al diálogo, al fin del conflicto, a llamar a unirse entre todos para buscar una “paz soberana”.
Su llamado a que es posible alcanzar la paz con justicia social, en acuerdo con los enemigos del pueblo es exacto. Pero, curiosamente, un párrafo adelante reconocen que todos los intentos no han sido más que una patraña: el de Belisario, dicen que “para luego incumplirlos quemando el Palacio de Justicia y asesinando a nuestro camarada vocero público, Oscar William Calvo Ocampo”; los de Tlaxcala y Caracas “el régimen cerró las puertas a la democracia”;Los del Caguán “registramos el guerrerismo y el militarismo que sepultaron los diálogos”; y los actuales de Santos “vemos desfilar los inamovibles del gobierno de Santos, que se niega a decretar el Cese Bilateral de Fuegos y bloquea el diálogo” … Pero, los señores de PC (ml), curiosamente, terminan esta quejadera diciendo que “¡Aún así el EPL sigue dispuesto a dialogar!” . Es más, en alguna parte de su declaración, refiriéndose a los capitalistas, balbucean que “las clases trabajadoras mejor organizadas lucharán por la paz y no pararán su combate hasta expropiarlos” ; o “¡Lucharemos por la paz ligados al combate por la conquista del poder!”
Toda la declaración de los señores del PC (ml) es un revoltijo de frases mal hiladas, confusas y con un claro interés: quedar bien con todo el mundo. Pues bien señores del mal llamado Partido Comunista de Colombia (ml) su eclecticismo o su interés de: con dios y con el diablo, es una jugarreta delo más burda, pues con dos dedos de frente, cualquiera nota que, con el discurso de estos mal llamados comunistas, que lo que se pretende es montarse a como dé lugar en la barca de los negocios de las Farc con el gobierno; pero a la vez, para salvar sus castañas del fuego, posan de revolucionarios.
La realidad es que no es posible -al menos para las masas- desde ningún punto de vista, alcanzar la paz sobre la base de ningún acuerdo entre explotados y explotadores; la contradicción entre el capital y el trabajo es antagónica hasta la médula y es una mentira, promover la posibilidad de alcanzarla sin pasar antes, por la revolución violenta que destruya todo el poder del Estado burgués y construya sobre sus ruinas el Estado proletario. Y eso, no es para nada pacífico, es guerra de clases, es combate a muerte, es revolución proletaria.
Ahora bien, si lo que pretenden es, como debe serlo con toda seguridad, que les den una que otra migaja de la comilona que se prepara en la Habana, pues eso ya es otro paseo…
Allá sí están negociando una paz, la de los burgueses, terratenientes e imperialistas con una insurgencia que quiere poder político y capital sin tener que defenderlo fusil en mano. Pero esa no tiene que ver en lo absoluto con la paz para el pueblo. Las masas saben, por instinto en muchos casos, que hoy, el camino es la lucha directa, en las calles, cada vez más violenta y generalizada, pues por las buenas, de manos de la burguesía y los terratenientes, no se obtiene absolutamente nada distinto de: explotación, hambre, miseria, desempleo, violencia, asesinatos, promesas, etc.
Así que, las declaraciones de los señores del PC (ml) (EPL), son puro oportunismo, que en política es la ideología burguesa en el seno del movimiento obrero.

A Nova Democracia (Brasil): La farsa electoral y la crisis inevitable


Nota – Reproducimos a continuación el artículo de Fausto Arruda «La farsa electoral y la crisis inevitable», publicado en el periódico brasileño A Nova Democracia nº 141, segunda quincena de Noviembre de 2014 y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español :

LA FARSA ELECTORAL Y LA CRISIS INEVITABLE
Fausto Arruda
Dentro de los diversos asuntos del esclarecedor editorial de la pasada edición de “A Nova Democracia”, la afirmación de que “Con mucha más dificultad que en las contiendas anteriores, las siglas electoreras consiguieron transformar la farsa electoral en un plebiscito… y tal vez no se dieran cuenta de que cada voto para su candidato fue, en verdad, el voto contra el otro, ese voto influenciado por prejuicios, moralismos, ataques personales, etc.” Esta constatación nos remite a otra que ya veníamos advirtiendo en nuestras páginas: los elegidos carecen cada vez más de legitimidad. El caso más expresivo de ello fue el resultado de Rio de Janeiro, donde Pezão obtuvo una votación menor de lo que la suma de los votos en blanco, nulos y abstenciones.
En el caso de la elección para la administración de la semicolonia de Brasil, además de los votos en blanco, nulos y abstenciones, si consideramos la categoría del voto constreñido, es decir, el voto contra el otro, también llamado de “voto útil” o “voto al menos malo”, veremos que tanto la vencedora, en el caso de Dilma Rousseff, en relación a Aécio Neves, que perdió por un 3% de diferencia, no tiene motivos para enarbolar la legitimidad que ambos eructaron después de la contienda.
Puesto que, en verdad, la ilegitimidad no reside en los números sino en el carácter corrupto y putrefacto del processo electoral que emana de este sistema de explotación y opresión semicolonial y semifeudal al que el imperialismo, principalmente yanqui, sojuzga a la nación y a nuestro pueblo, a través del viejo Estado genocida y sus gestores de turno.
Como afirmamos en nuestro artículo en la pasada edición, tanto los representantes del Partido Único cuanto la “izquierda” electorera se esfuerzan para transmitir la idea de que la pelea entre lo viejo y lo nuevo en el país tiene lugar dentro de dicho proceso electoral. Proceso este que nació podrido en el Brasil colonial, continuó purulento en la “República” y supura en la actualidad. Históricamente, en Brasil, lo nuevo sólo ha sido lo rebelde, que a lo largo de 5 siglos viene siendo aplastado a hierro y fuego todas las veces que emergió y amenazó al viejo orden. Así fue con la resistencia indígena a los “conquistadores”, la resistencia de los esclavos negros, las luchas independentistas frente al yugo portugués y de expulsión de los holandeses, las innumerables insurrecciones en diferentes regiones del país de afirmación de nacionalidad después de la separación de Portugal, las guerras campesinas, las insurrecciones y rebeliones armadas antioligárquicas, el Levantamiento Popular antifascista de 1935, las nuevas luchas campesinas armadas, las luchas armadas contra el régimen militar fascista proimperialista.
Lo nuevo es lo que sigue persistiendo y arde como el fuego del basurero, lanzando de tiempo en tiempo llamaradas aquí y allá. Lo nuevo es la negación de ese viejo orden y que se gesta y expresa en la rebeldía del boicot, de la urna incendiada por un obrero en el interior de Minas Gerais y, más que eso, en las llamas de las barricadas levantadas en las calles y carreteras, en las cuales el pueblo escribe con fuego sus reivindicaciones.

Fascistas X comunistas
Pero, entremos a los números a ver que es lo que revelan, por debajo de la cortina de mentiras, estadísticas gimnásticas por pintar la realidad de otros colores. La falsa polarización de la campaña electoral ultrapasó la confrontación potenciada por la resurrección del PSDB producida por el PT, que, temiendo la candidatura de Marina, escogen a Aécio como adversario en el segundo turno y por el desgaste petista, comprobado por la perdida del 20% de su bancada parlamentaria, como también por la baja votación de Dilma en la mayoría de los estados económicamente más fuertes y desarrollados. El clima de “guerra fría” con manifestaciones y alarmas de golpe en la primera semana, es la más ridícula y delirante escenificación en que unos hacen poses como si fuesen de izquierda y los otros disparan contra estos la acusación de peligrosos comunistas, es otra farsa que no pasa de mistificación y acción diversionista con la finalidad de conservar posiciones conquistadas en el podrido juego electoral.
Si no, veamos la composición inicial del PT, formado por trotskistas, guerrilleros arrepentidos, curas y sindicalistas entrenados por la CIA, después ampliada por revisionistas, arribistas y oportunistas de varios calibres. No deja la menor sombra de duda de que esta sigla de Partido Único, incluso utilizando el fantasma de Cuba, no pasa de, nada más y nada menos, ser una organización de derechas.
La comprobación de eso en el terreno de la práctica se da por el hecho que hace 12 años asumieron el compromiso de gestionar el Estado brasileño bajo el tacón de la política de sometimiento nacional establecida por el imperialismo, a través de sus órganos ejecutores de tal política como el FMI, el Banco Mundial, la OMC y otros. En este aspecto esta es su semejanza, como el PSDB es también con Marina Silva, como ya demostramos bien en esta página en ediciones anteriores. Acontece que la extrema derecha, cuyo candidato sólo sirvió para ser el blanco de las burlas en las redes sociales, intentó poner en la calle su bloque de torturadores de ayer y de hoy, vociferando su anticomunismo visceral, aprovechándose de la parca representatividad de Dilma en las regiones ya citadas, procurando recaudar adeptos entre aquellos que votaron a Aécio, no por considerarlo mejor, sino por oponerse a Dilma y el PT.
Ver cualquier trazo de comunismo en Dilma, una delatora y renegada que utiliza su encarcelamiento por el régimen militar para engañar incautos, y en el PT, con su tropa de bandidos de la vieja “democracia” brasileña, sólo puede ser obra de la genialidad política de imbéciles o de los espasmos y flatulencias de las mentes enfermas de los Reinaldo Azevedo y Olavo de Carvalho. En cuanto al fascismo, este no es monopolio de las mentes enfermas que habitan en las cabezas y de las demás viudas del régimen militar.
El fascismo es la política del capital financiero de ajuste de cuentas con la clase obrera en momentos de crisis aguda y de forma permanente, para mantener su dominio sobre las colonias y semicolonias, siendo, por tanto, parte intrínseca del estado semicolonial. Por tanto, es una tremenda mistificación, la acusación de tentativa de un golpe de derecha y de la amenaza fascista en Brasil.
Primero, porque la gestión petista servicial del imperialismo, del latifúndio y de la gran burguesía, al afirmar sus compromisos con la política de sometimiento nacional, ya confirmada mediante la elevación de los intereses de la tasa Selic, del reajuste de los combustibles, de la energía eléctrica y de la reducción de gastos como en lo social, no ofrece amenaza alguna a los más secundarios intereses de sus amos. Todo lo contrario.
En segundo lugar, la gestión petista al practicar la corporativización de las masas, al reimpulsar las fuerzas armadas como tropa de ocupación, al mantener los campos de concentración en forma de presidios, al administrar la opresión y explotación sobre los obreros y campesinos y al incrementar la criminalización del pueblo pobre, ya hace doce años viene profundizando el fascismo.

A modo de constatación
Algunas lecciones deben extraerse de este fraudulento proceso electoral para afirmar ante aquellos que se engañan con el mismo, alertando así para los próximos processs electorales:
1. El proceso electoral es un sistema de Partido Único de las clases dominantes explotadoras, dividido em varias siglas electoreras que disputan la gestión de turno del viejo Estado.
2. Las elecciones son una farsa que nada cambian la estrutura económica, política y social del país.
3. Gana las elecciones quien recoge más dinero. Que lo diga Dilma.
4. Bancos, multinacionales, empresas contratistas, y el agronegocio son quienes financian a todos los candidatos principales.
5. Las encuestas son uno de los principales instrumentos de manipulación de las elecciones.
6. El aumento del número de votos en blanco y nulos y especialmente la tasa de abstención (boicot) fue el resultado del incremento de la protesta popular.
7. La continuación de la gestión petista, con la inevitable explosión de la crisis económica que maquilló para ganar las elecciones, vivirá sus días de infierno, traiciones de aliados, grietas internas, más corrupción, más represión y crisis políticas sucesivas.
8. El movimento campesino seguirá tomando tierras y destruyendo el latifúndio.
9. En la ciudad, el movimento obrero continuará su marcha de depuración con la expulsión de los traidores y el desmonte de la corporativización.
10. Las rebeliones populares en las ciudades seguirán estallando y la juventud combatiente elevará crecientemente su conciencia política, a pesar de la represión fascista.
11. El rechazo al viejo orden y el boicot a la farsa electoral seguirá aumentando y el camino de la Revolución de Nueva Democracia se afirmará cada vez más.

¿Campaña contra Podemos o campaña a su favor? – Un comentario del compañero M. Alonso


Nota – Reproducimos a continuación el comentario del compañero M. Alonso titulado “¿Campaña contra Podemos o campaña a su favor?” que hemos extraído del blog marxista-leninista-maoísta Dazibao Rojo 

¿Campaña contra Podemos o campaña a su favor?

Miguel Alonso

Mientras se precipita el derrumbe del viejo régimen de la restauración borbónica arrecia en los mass-medias de la burguesía los ataques al recién constituido Partido Podemos y a sus dirigentes. La misma prensa que antes les ha mimado y potenciado ahora se ha vuelto critica, pero ¿por qué?

Caben varias respuestas, pero una de ellas no se debe de descartar, frente al claro autoritarismo arrogante de esta nueva elite, puesto en evidencia en el proceso de “entronación” de Iglesias Turrión  y que comienza a alertar a los sectores más conscientes de la clase obrera y a las capas auténticamente progresistas, se organiza un ataque mediático para convertirlos en víctimas de la “casta” llevándolos así de nuevo a las portadas. Discurso reforzado desde el propio Partido Podemos para hacer de cualquier crítica a sus discursos vacíos un “ataque de la casta”.

No voy a decir nada de la supuesta corruptela del profesor Errejón o de los desplantes a la prensa burguesa pero si señalar la dura crítica que el  KKE, griego hace del programa del nuevo partido de la pequeña-burguesía al que califica de engaño para las masas; “Con medidas como la persecución de la corrupción, el castigo severo de fraude financiero y la participación ciudadana, el partido intenta mostrar que la economía puede funcionar de manera armoniosa por el bien de todos, y que la empresa puede ser controlada y funcionar en acuerdo a la leyes”, acusa el Rizospastis -órgano oficial del KKE. A través de estas estratagemas, Podemos pretendería hacer creer a los ciudadanos que los problemas sociales que sufren son producto de la crisis o de una mala gestión, ocultándoles que se trata de cuestiones estructurales inherentes al capitalismo, para cuya perpetuación las propuestas de Podemos estarían “cortadas a medida”. (El Mundo)

Que un partido como el KKE, que al margen de su discurso “comunista”, lleva muchos años en el terreno del reformismo, se vea en la necesidad de criticar el reformismo postmoderno de Podemos, semejante al de Syriza, es un buen ejemplo de la evidente y grosera maniobra que prepara la burguesía hegemónica para encumbrar a estos farsantes en los países del sur de Europa.

Pero hay más frentes internos abiertos, tengo entendido que el grupo de euro parlamentarios del Partido Podemos está totalmente roto y que los “pablistas” boicotean  abiertamente a sus compañeros Pablo Echenique y Teresa Rodriguez, haciéndoles el vacío, incluso a la hora de comer, en la € cámara.

¿Cuánto tiempo van a tardar en acusarlos de quintacolumnistas?  Y es que, dejando a un lado el oportunismo trotskista de IA,  hay que reconocer que  muchos de sus militantes son conocidos activistas en las luchas populares y con un trabajo cotidiano en las mismas y no solo en los laboratorios universitarios, particularmente en Andalucía.  La actitud arrogante de la troika dirigente en el Partido Podemos de excluir a los disidentes puede costarle caro en caso de fractura, sobre todo en su base social de trabajadores y parados, que pueda dar origen a otro partido.

Otros comentarios del compañero M. Alonso sobre el partido Podemos en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Las nuevas palabras del viejo electoralismo caduco

*El nuevo Suresnes

*Podemos: ganó la abstención

*A propósito de la oportunidad de la crítica al partido Podemos

A propósito de la oportunidad de la crítica al Partido Podemos – Un artículo del compañero M. Alonso

Nota – Reproducimos a continuación el artículo del compañero Miguel Alonso titulado “A propósito de la oportunidad de la crítica al Partido Podemos” que hemos extraído del blog marxista-leninista-maoísta Dazibao Rojo

A PROPÓSITO DE LA OPORTUNIDAD DE LA CRÍTICA AL PARTIDO PODEMOS
Miguel Alonso
He leído atentamente la carta del compañero Yáñez en la que hace una crítica a los que nos manifestamos abiertamente críticos con el Partido Podemos.
En primer lugar agradecer su intervención en este debate, para a continuación señalar, que en ningún momento, ni yo, ni otros camaradas, nos hemos referido al Partido Podemos y a sus dirigentes como revisionistas, porque compartimos el análisis que no son comunistas ni anteriormente lo fueron, aunque si del semillero del oportunismo revisionista de IU y del falso P”C”E.
He reiterado que la crítica al programa pequeño-burgués es necesario, en la medida que como comunistas, tenemos el deber de hablar claro a las masas y desde una posición de clase. “Hay que decir a las masas la amarga verdad con sencillez, claridad y franqueza” (Obras Completas, t. 36, p. 299) señaló Lenin.
No utilizamos oportunismo como un insulto, sino como la descripción de un comportamiento que en palabras de Lenin se caracteriza: «…. no hay que olvidar nunca un rasgo peculiar de todo el oportunismo contemporáneo en todos los terrenos: su carácter indefinido, difuso, inaprensible. El oportunista, por su misma naturaleza, evita siempre plantear los problemas de manera concreta y rotunda, busca la resultante, de desliza como una culebra entre puntos de vista que se excluyen mutuamente, esforzándose por “estar de acuerdo” con uno y otro, reduciendo sus discrepancias a pequeñas enmiendas, a dudas, a buenos deseos candorosos, etc.,etc.» (Obras completas, t. 8, p. 416).
Lenin consideró que “dar colorete a la verdad es inmoral”. (Obras completas, t. 1, p. 410) por ello no nos debe importar estar en minoría, por amplio que sea el sector de las masas cautivas del discurso pequeño-burgués. «¿Debilidad numérica? Pero, desde cuándo los revolucionarios hacen depender su política de si están en mayoría o en minoría?» (Obras Completas, t. 3, p. 274). “No hay que temer quedar en minoría” es un principio marxista-leninista.
Para los comunistas, es evidente que en la re-estructuración del Estado burgués español, juega un papel importante, la pequeña-burguesía y ciertas capas privilegiadas del proletariado industrial, que son la base cuantitativa de una lucha en el marco del capitalismo para restar poder a la fracción de la burguesía Industrial y Financiera, pero esta lucha no es por una revolución democrática, cuyos objetivos fueron cumplidos, aunque mediatizados, por la Restauración Borbónica de 1978. Es más bien, una segunda línea de defensa del poder burgués bajo consignas republicanas.
En el imaginario popular y progresista, la Segunda República Española representa unos valores democráticos que fueron llevados a la práctica de forma consecuente cuando se inicia su fin, en julio del 1936. La modernización del Estado burgués español en los periodos anteriores obedecían a la necesidad de estructurar una nueva forma del poder burgués, adecuada a los valores de la revolución democrática, al modo de las otras potencias capitalistas, después de la pérdida de su condición de potencia colonial y de barrer los elementos más molestos de la semi-feudalidad terrateniente con la reforma agraria.
Por lo expuesto, la actual contradicción no es Dictadura de la Oligarquía versus Democracia pequeño-burguesa, como plantea el compañero, la contradicción principal para los países capitalistas en este periodo histórico es; Proletariado/Burguesía, Revolución/Contra-revolución, Capitalismo/Socialismo.
El sistema capitalista en su fase imperialista no precisa de más democracia, su tendencia es hacia más represión, mas explotación de las masas y a crear la mayor diferencia de clases que conoce la historia humana.
A todo ello, solo se puede poner fin por medio de la Revolución Proletaria, con la toma del Poder por medio de las armas y en la construcción de una fuerte dictadura de clase sobre la burguesía, la Dictadura del Proletariado. Dictadura que es una dictadura democrática de las clases populares sobre la burguesía. De la mayoría sobre una minoría explotadora. Si camaradas, este concepto básico del Marxismo-Leninismo-Maísmo, hoy repudiado por todo tipo de impostores desde los clásicos renegados revisionistas a los anti-autoritarios pacifistas.
Coincido con el compañero Yáñez en caracterizar a la pequeña burguesía de aliada del proletariado, del semi-proletariado y del campesinado en la lucha contra la dictadura burguesa, pero eso en la medida que el Programa de la primera no represente una vuelta al pasado, una vuelta a los tiempos anteriores a la gran crisis, en una nostalgia por el consumismo desenfrenado de la primera década del siglo XXI o en la medida que defienda un capitalismo con rostro “ético”, falsa mercancía del rancio reformismo de los social-traidores. Sabemos de sobra como el oportunismo es una poderosa arma de la burguesía en la opresión de los pueblos.
Es cierto que el proletariado de Galiza y de los otros pueblos del Estado español carecen de unas fuertes organizaciones proletarias revolucionarias para enfrentar la maniobra contra-revolucionaria pero bajo ningún concepto podemos engañar a las masas afirmando que el triunfo del Partido Podemos y su actual programa representará un triunfo revolucionario, incluso con la proclamación de una Tercera República Española.
Mantener la movilización en la calle y en las fábricas, la denuncia de las podridas instituciones burguesas, incluidos sus fraudulentos procesos electorales y la constitución de comités revolucionarios, son elementos básicos de una línea de un programa revolucionario de transformación de la sociedad tanto en Galiza como en el Estado español y es en ello que debemos trabajar los comunistas revolucionarios.