Chu Teh: Sobre algunos principios tácticos fundamentales (1933)

Nota: La historia de las grandes revoluciones del siglo XX –tanto de carácter socialista como de nueva democracia- ofrece al proletariado y a las masas populares del siglo XXI importantes experiencias sobre la conformación de las fuerzas armadas revolucionarias que hicieron posible el triunfo de las mismas.
Chu Teh [Zhu De] (1886-1976) fue un gran revolucionario y estratega proletario, un destacado dirigente del Partido Comunista de China, del Ejército Popular de China y de la República Popular China. Junto con Mao Tsetung, consagró su vida a la lucha por la causa del comunismo y perseveró en la continuación de la revolución.
Reproducimos a continuación el artículo escrito en 1933 por Chu Teh “Sobre algunos principios tácticos fundamentales”, texto originalmente insertado en la “Antología Campo de Batalla Rojo”, editada en junio de 1933 por la Academia del Ejército Rojo de Obreros y Campesinos de China. El texto ha sido extraído de “Obras Escogidas de Zhu De”, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Pekín [Beijing] 1986, págs. 24-26, y Gran Marcha Hacia el Comunismo lo hemos transcrito para nuestro blog.

SOBRE ALGUNOS PRINCIPIOS TACTICOS FUNDAMENTALES*
Chu Teh
“Es práctica ciega aquella que se divorcie de la teoría, y teoría hueca aquella que se aparte de la práctica”. Esta es una consigna de las academias militares de la Unión Soviética, consigna que aconseja combinar la teoría con la práctica. El Ejército Rojo de Obreros y Campesinos de China, creado en la Guerra Revolucionaria Agraria antiimperialista y antifeudal, ha acumulado indiscutiblemente muchas experiencias prácticas; sin embargo, debido a las circunstancias que lo rodean, aún le faltan, en términos generales, estudios teóricos. Ante los ataques masivos que, al dictado y con la ayuda de los imperialistas, han lanzado los caudillos militares del Guomindang en sus cuatro campañas de “cerco y aniquilamiento” ** y en vísperas de un choque directo entre el imperialismo y las fuerzas armadas de los obreros y campesinos chinos, el Ejército Rojo, encargado de la gran misión de llevar a cabo la Revolución Agraria, lograr la liberación nacional, derribar el sistema feudal y establecer el poder de los soviets*** a escala nacional, con mayor razón debe mejorar sus habilidades militares tanto en la teoría como en la práctica, y sus mandos y comisarios políticos, sobre todo, deben dar el ejemplo en este sentido. A continuación, quisiera formular, integrando las experiencias adquiridas en los combates concretos con el estudio de la teoría militar, los siguientes principios tácticos fundamentales.
1. Los militares del Ejército Rojo deben aplicar la dialéctica materialista al estudio y empleo de las tácticas. Deben saber, antes que nada, que todo está sujeto a cambios, que las circunstancias son mutables y que, por consiguiente, es absolutamente inadmisible seguir métodos rutinarios e inmutables para mandar las tropas. En la guerra, cada decisión la debemos tomar según sean nuestras tareas, la situación del enemigo y las condiciones topográficas. Puesto que estos factores cambian a cada instante, deben variar en consecuencia nuestras decisiones y, con mayor razón, los principios que nos guíen en el empleo de las tácticas. Por ejemplo, en los encuentros inesperados hay que actuar con rapidez para adelantarse al enemigo, mientras que en las ofensivas contra un enemigo en actitud defensiva, es necesario dividir nuestras disposiciones en varias etapas sucesivas: acercamiento, ataque, asalto, etc. Huelga decir que “tomar sopa” y “roer huesos” son dos acciones distintas.
2. Tanto las grandes agrupaciones de tropas como las pequeñas unidades militares deben, en cada acción ofensiva, elegir y determinar una dirección principal de asalto y concentrar el mayor número posible de efectivos en esa dirección para lograr un desenlace decisivo. Y a las direcciones secundarias sólo cabe destinar fuerzas meramente suficientes para contener al enemigo; pero estas fuerzas deben actuar activamente para atraer hacia sí mismas la atención del enemigo y asegurar de este modo que sea más fácil el ataque en la dirección principal del asalto. Si se intenta atender bien a todas las partes y distribuir por igual los efectivos, el resultado será la carencia de fuerzas por doquier, la inoperancia generalizada o incluso el fracaso.
3. Por regla general, es necesario buscar, en lo estratégico, el grueso de las fuerzas del enemigo y, en lo táctico, sus puntos vulnerables. Si en la táctica se buscan exclusivamente sus puntos fuertes para atacarlo, sus puntos débiles se volverán fuertes. Una vez que por ello resulte imposible conseguir la victoria en lo táctico, será difícil asimismo alcanzar el objetivo estratégico. Sépase que el triunfo total en un combate es la suma total de numerosos éxitos pequeños. Si uno no se molesta en conquistar pequeños éxitos, ¿cómo podrá alcanzar una gran victoria?
4. Para efectuar una acción coordinada entre grandes agrupaciones de tropas, es indispensable conseguir que cada agrupación o unidad, al aceptar sus tareas, entienda con claridad lo esencial de las decisiones de los superiores y la significación que dentro de dichas decisiones revisten las tareas que se le asignen. En el curso del cumplimiento de sus tareas, las agrupaciones o unidades deben mantener la comunicación con los superiores para poder ejecutar conjuntamente las decisiones de estos últimos. En caso de que cambie la situación y la comunicación quede interrumpida, deben saber obrar con agilidad y resolución en consonancia con las decisiones de los superiores y las condiciones reales, sin que esto signifique que, obrando con agilidad y resolución, se pueda ir en sentido contrario a las decisiones de los superiores.
5. La tarea principal del reconocimiento es esclarecer la situación del enemigo y las condiciones topográficas para que los mandos tomen una decisión adecuada. Por eso, los mandos de todos los niveles deben, dentro del ámbito de sus propias tareas, efectuar acciones de reconocimiento. Sin embargo, semejantes acciones sólo permiten conocer hasta cierto punto la situación del enemigo, y la falta de informaciones completas se agrava sobre todo en los encuentros inesperados. Por lo tanto, la necesidad del reconocimiento no debe causar vacilación e indecisión en los mandos, haciendo que desperdicien una ocasión favorable. De este modo, es frecuente que estos últimos tengan que acudir a las avanzadas para anticipar el reconocimiento a fin de poder tomar una decisión con prontitud y dictar la orden adecuada sin dejar escapar la oportunidad.
6. Cuando las operaciones militares se efectúan en zonas montañosas a cargo de varias columnas paralelas, el hecho de que sean pocos y estrechos los senderos y que difícilmente se encuentren caminos paralelos adecuados obliga a alargar la formación de las tropas en marcha, retarda su despliegue, dificulta la coordinación de unas con otras y entorpece, en particular, todo cambio de línea frontal. Una fuerza inferior enfrentada en plena zona montañosa a un adversario superior logrará paralizar indudablemente el movimiento de éste y neutralizar sus refuerzos siempre que sepa aprovechar las circunstancias antedichas y, recurriendo a medios tales como el sigilo, la rapidez y el aplastamiento por partes, sea capaz de concentrar, en el momento propicio para una acción decisiva, una parte tan grande de sus efectivos que en el teatro de tal acción decisiva resulte superior a una determinada columna enemiga, a fin de poder aniquilarla resuelta y cabalmente para pasar luego a hacer otro tanto con las demás columnas. En caso de que, hallándose en el fuego cruzado entre varias columnas enemigas o encontrándose asediada por ellas, nuestra fuerza tenga que asaltar a una de esas columnas, debe tratar de mantener un arco interno relativamente extenso como espacio de fácil maniobra y aprovechar los terrenos de difícil acceso para contener las columnas enemigas restantes; si no están dadas estas condiciones, conviene asaltar a una determinada columna enemiga por su flanco expuesto o por su retaguardia.
—-
(*) Texto originalmente insertado en la “Antología Campo de Batalla Rojo”, editada en junio de 1933 por la Academia del Ejército Rojo de Obreros y Campesinos de China.
(**) Se refiere a la primera, segunda, tercera y cuarta campañas de “cerco y aniquilamiento”, desencadenadas por el ejército guomindanista contra las bases revolucionarias en el periodo de la Segunda Guerra Civil Revolucionaria.
(***) “Soviet”, transcripción fonética de la palabra rusa “CoBeT”, significa “consejo” o “consejo de representantes”. Este fue el nombre que se les dio a los órganos de poder creados en Rusia después de la Revolución de Octubre. Durante la Segunda Guerra Civil Revolucionaria, el poder establecido por el PC de China en diversas partes del país se denominó también poder de los soviets, y las zonas bajo su control, zonas de los soviets.

Del gran estratega proletario y comunista chino Chu Teh y sobre la etapa de la guerra de guerrillas y el Ejército Rojo de Obreros y Campesinos de China (más tarde denominado Ejército Popular de Liberación) ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Chu Teh: Cómo imprimir férrea solidez al Ejército Rojo (1931)

*Guerra de Guerrillas – VI Congreso del Partido Comunista de China (1928)

*Canción de los Soldados Rojos

Deslindar los campos con los socialdemócratas de Podemos y ganarse a sus elementos de izquierda e intermedios dispuestos a luchar consecuentemente contra el capitalismo – Gran Marcha Hacia el Comunismo


DESLINDAR LOS CAMPOS CON LOS SOCIALDEMÓCRATAS DE PODEMOS Y GANARSE A SUS ELEMENTOS DE IZQUIERDA E INTERMEDIOS DISPUESTOS A LUCHAR CONSECUENTEMENTE CONTRA EL CAPITALISMO
El cabecilla del nuevo partido Podemos, Pablo Iglesias, no se cansa de afirmar que tanto su ideología como la del partido que él mismo dirige es la socialdemócrata.
Veamos algunos ejemplos:
-Entrevistado por un diario de Madrid, a la pregunta de si está más cerca del comunismo o de la socialdemocracia, Iglesias respondió: “Programáticamente más cerca de la socialdemocracia” (“20 Minutos”, 4-11-2014)
-“Las propuestas que asumimos son las que hasta no hace mucho tiempo iba a asumir cualquier socialdemócrata”. (Pablo Iglesias en la presentación en Madrid del Plan Económico de Podemos, “El País”, 27-11-2014)
-“Ellos [el P “SO”E] abandonaron el espectro de la socialdemocracia. Estamos encantados de ocupar ese espacio.” (Pablo Iglesias en el mitin de Podemos celebrado en el auditorio del parque Fofó de Murcia, 15-5-2015)
-“…el espacio de la socialdemocracia y, sí, lo estamos ocupando” (Pablo Iglesias en una entrevista a “La Opinión de Málaga”, 17-5-2015)
-“Ellos [el P “SO”E], han abandonado el espacio de la socialdemocracia. Nosotros nos sentimos cómodos en ese espacio”. (Pablo Iglesias en una entrevista en el programa “Las Mañanas de Cuatro”, 18-5-2015).
A la vista de todo ello ¿cuál es el papel que juega la socialdemocracia y qué posición debemos adoptar los marxistas-leninistas-maoístas ante esta corriente ideológica burguesa?
Como señalaran los comunistas chinos en 1963 bajo la dirección del camarada Mao Tsetung :
“(….) Los comunistas de los países capitalistas, al dirigir activamente las luchas actuales, deben vincularlas con la lucha por los intereses de largo alcance y de la causa en su conjunto, educar a las masas en el espíritu revolucionario del marxismo-leninismo, elevar sin cesar su conciencia política y tomar sobre si la tarea histórica de la revolución proletaria. Proceder de otra manera, considerar que el movimiento actual es todo, determinar el comportamiento de un caso para otro, adaptarse a los acontecimientos del día y sacrificar los intereses fundamentales del proletariado, esto es pura socialdemocracia.
La socialdemocracia es una corriente ideológica burguesa. Lenin señaló hace mucho que los partidos socialdemócratas son destacamentos políticos de la burguesía, sus agentes en el movimiento obrero y su principal pilar social. Los comunistas deben, en todo momento, deslindar claramente los campos con los partidos socialdemócratas en el problema fundamental de la revolución proletaria y de la dictadura del proletariado, y eliminar la influencia ideológica de la socialdemocracia en el movimiento obrero internacional y entre las masas obreras de los diversos países. Sin duda alguna, deben conquistar a las masas que se hallan bajo la influencia de los partidos socialdemócratas, y ganarse a los elementos izquierdistas e intermedios de dichos partidos que estén dispuestos a luchar contra el capital monopolista doméstico y el control del imperialismo extranjero y deben desplegar amplias acciones conjuntas con ellos en las luchas cotidianas del movimiento obrero (…)”
(Proposición Acerca de la Línea General del Movimiento Comunista Internacional. 14 de Junio de 1963. Respuesta del Comité Central del Partido Comunista de China a la Carta del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética del 30 de Marzo de 1963. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Pekín, 1973, págs. 20, 21)

GRAN MARCHA HACIA EL COMUNISMO
20 de Mayo de 2015

Otros artículos referentes al partido Podemos en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Las nuevas palabras del viejo electoralismo caduco

*El nuevo Suresnes

*Podemos: ganó la abstención

*A propósito de la oportunidad de la crítica al partido Podemos

*¿Campaña contra Podemos o campaña a su favor?

La importancia que prestó la China roja socialista bajo la dirección de Mao Tsetung a difundir las obras de Marx, Engels, Lenin y Stalin

 

Nota – Tras años de lucha siguiendo el camino de la revolución de nueva democracia, el 1º de Octubre de 1949, bajo la dirección del Partido Comunista de China con Mao Tsetung a la cabeza, el proletariado y las masas populares chinas se liberaron del feudalismo y el imperialismo y emprendieron el camino socialista bajo el nuevo régimen de la República Popular China.
En el camino de la construcción socialista hacia el comunismo, se desarrolló la Gran Revolución Cultural Proletaria (1966-1969), que, como señalara el propio Mao Tsetung “es completamente necesaria y muy oportuna para consolidar la dictadura del proletariado, prevenir la restauración del capitalismo y construir el socialismo”. Tras la muerte de Mao Tsetung en septiembre de 1976, los seguidores del camino capitalista dirigidos por Hua Kuofeng y Teng Hsiaoping lograron hacerse con las riendas del poder tras un sangriento golpe de estado, destruyendo los logros de la Gran Revolución Cultural Proletaria y la construcción socialista, emprendiendo el camino hacia el capitalismo al que hoy asistimos.
Bajo el régimen socialista de la República Popular China liderado por el gran dirigente y maestro Mao Tsetung, el Partido Comunista de China prestó gran atención a la educación ideológica de los cuadros del Partido y del proletariado y las masas populares chinas en la ideología comunista, el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung (al que hoy conocemos como marxismo-leninismo-maoísmo) y a su difusión en diversos idiomas -incluido el español-, a través de las Ediciones en Lenguas Extranjeras, entre el proletariado y los pueblos del mundo entero.
Como botón de muestra reproducimos a continuación el artículo “Publicadas más obras de Marx, Engels, Lenin y Stalin” aparecido en “Peking Review” (Pekín Informa), nº 46, de 17 de Noviembre de 1972, extraído de la web MassLine y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español, ilustrándolo con imágenes de obras de Marx, Engels, Lenin y Stalin editadas por las Ediciones en Lenguas Extranjeras de Pekín en aquellos años:


PUBLICADAS MÁS OBRAS DE MARX, ENGELS, LENIN Y STALIN
El Buró para la Traducción de las Obras de Marx-Engels-Lenin-Stalin del Comité Central del Partido Comunista de China ha recopilado, traducido al chino y, con la cooperación de departamentos editoriales, publicado muchas de las obras de Marx, Engels, Lenin y Stalin para acometer las necesidades de los miembros del Partido, cuadros, obreros, campesinos, soldados e intelectuales revolucionarios a través del país en su estudio del marxismo-leninismo. Cuarenta y nueve títulos (incluyendo las obras completas, obras escogidas y panfletos) totalizando 190 millones de ejemplares fueron publicados a lo largo de los últimos dos años.
Este año, siete volúmenes más (Vol. 23, parte I del Vol. 26, Vols. 27, 29, 31, 34 y 38) de las Obras Completas de Marx y Engels fueron publicados hasta llegar a un total de 31. También se publicó una edición de cuatro volúmenes de las Obras Escogidas de Marx y Engels.
La edición en cuatro volúmenes de las Obras Escogidas de Lenin, impresa por primera vez en 1960, ha sido revisada y puesta a la venta en China desde el 7 de noviembre. Esta edición contiene las importantes obras escritas entre 1894 y 1923 por el gran maestro revolucionario. Estas obras muestran cómo Lenin heredó, defendió y desarrolló el marxismo en la lucha contra el imperialismo, el oportunismo de todo tipo y el revisionismo y empujó el marxismo adelante hacia una nueva etapa histórica, la etapa del leninismo.
Además, más de 20 clásicos marxistas-leninistas han sido reeditados –Manifiesto del Partido Comunista, La Guerra Civil en Francia, Crítica del Programa de Gotha, Anti-Dühring, Dialéctica de la Naturaleza, Ludwig Feuerbach y el Fin de la Filosofía Clásica Alemana, ¿Qué Hacer?, Materialismo y Empiriocriticismo, El Imperialismo Fase Superior del Capitalismo, El Estado y la Revolución, La Revolución Proletaria y el Renegado Kautsky, El “Izquierdismo” Enfermedad Infantil del Comunismo, Problemas del Leninismo, Sobre la Oposición, El Marxismo y los Problemas de la Lingüística y Problemas Económicos del Socialismo en la U.R.S.S.
La traducción china de algunas de estas obras ha sido revisada y chequeada y algunas han sido traducidas al mongol, tibetano, uigur, coreano, kazajo y braille. Ediciones en Lenguas Extranjeras ha impreso 2,3 millones de copias de 19 obras de Marx, Engels, Lenin y Stalin en inglés, francés, alemán, persa, ruso y español.
(Pekín Informa, nº 46, 17 de Noviembre de 1972)

Otros textos de Mao Tsetung y de la China roja socialista en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Mao Tsetung. Prólogo a “La Victoria de la Nueva Democracia en China”  (14 Octubre 1949)

*La amistad más grande (9 de Marzo 1953)

*Mao Tsetung. Los partidos políticos proletarios en la actualidad son indispensables (25 Abril 1956)

* Mao Tsetung. Rojo y experto (31 Enero 1958)

*Mao Tsetung. Balance de diez años (18 Junio 1960)

*Mao Tsetung. La cuestión racial es una cuestión de clase (1963)

*Mao Tsetung. Notas sobre el informe del Camarada Ch´enheng-jen sobre su “puesto de ocupación” (29 Enero 1965)

*Declaración de Mao Tsetung de apoyo a la resistencia del pueblo dominicano a la agresión armada norteamericana (12 de Mayo de 1965)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (I)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Pao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (II)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por lacamarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (III)

*Carta escrita por el camarada Lin Piao sobre el estudio y aplicación de manera viva de las obras del Presidente Mao en el frente industrial y de comunicaciones (11 marzo 1966)

*Carta del camarada Lin Piao a los miembros de la Comisión Permanente del Comité Central del Partido Comunista de China (22 Marzo 1966)

*Carta de Mao Tsetung a los Guardias Rojos de la Secundaria Adjunta a la Universidad de Tsinghua (1 Agosto 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (31 Agosto 1966)

*¡Viva el espíritu de rebeldía revolucionaria del proletariado! – Pekín Informa (14 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (15 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1966)

*Los Guardias Rojos no temen la prueba de una Larga Marcha – Editorial de Diario del Pueblo (22 Octubre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (3 Noviembre 1966)

*Discurso de apertura de Chen Po-ta en el mitin de los trabajadores del arte y la literatura en pro de la Gran Revolución Cultural Proletaria (Pekín, 27 Noviembre 1966)

*¡En memoria del gran Lenin! ¡Abajo el revisionismo moderno! – Diario del Pueblo (28 Abril 1967)

*Discurso del Camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVIII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1967)

*Discurso del camarada Lin Piao en la concentración en Pekín en conmemoración del 50º Aniversario de la Revolución de Octubre (6 Noviembre 1967)

*Pintando “El Sol Rojo en nuestros corazones” – Comentario de Radio Pekín (9 Julio 1968)

*Discurso de la camarada Chiang Ching en el mitin de masas celebrando el establecimiento de los comités revolucionarios en toda China (7 Septiembre 1968)

*Crónica de una encuesta sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria en la enseñanza rural en la República Popular China – Diario del Pueblo (25 Octubre 1968)

*Discurso de Lin Piao en el acto de celebración del XIX aniversario de la fundación de la República Popular China  (1º de Octubre 1968)

*Refutación de la teoría de que las masas son retrógradas – Comité Revolucionario de Pekín – Pekín Informa (20 Diciembre 1968)

*Sobre la acumulación de experiencias- Editorial de “Hongqi”, nº 3-4 (1969)

*La Gran Revolución Cultural Proletaria en China: “A propósito del porvenir” (1969)

*Prestar atención a los métodos de trabajo – Editorial de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) – 5 de Noviembre 1969

*Arte y lucha de clases – El patio donde se cobraban los arriendos

*Cómo los enseñantes colaboraban con los obreros, campesinos, soldados y especialistas en la redacción de manuales durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China

*Cómo la Gran Revolución Cultural Proletaria transformó la Universidad china

*Los carteles revolucionarios chinos de la Gran Revolución Cultural Proletaria y su impacto en el extranjero

Para el triunfo de la Revolución se requiere también un Ejército de escritores y artistas – Artículo de un artista lector de “Revolución Obrera”, órgano de la Unión Obrera Comunista (mlm) de Colombia

 

Nota –Reproducimos a continuación el artículo “Para el triunfo de la Revolución se requiere también un ejército de escritores y artistas” publicado en el Suplemento del órgano de los camaradas de la Unión Obrera Comunista (mlm) de Colombia Revolución Obrera de 23 de abril de 2015 y al que acompañanos ilustrándolo con el cartel de 1974 de los artistas revolucionarios chinos Wang Weixin y Wang Liguo de Shangai en donde se lee “El Arte Proviene de una Vida de Lucha: El Pueblo Trabajador es el Dueño”:

PARA EL TRIUNFO DE LA REVOLUCIÓN SE REQUIERE TAMBIÉN UN EJÉRCITO DE ESCRITORES Y ARTISTAS
Cuando empecé a hacer este artículo, pasaron por mi cerebro varios nombres, entre ellos el del Camarada Mao y su famosa conferencia en el foro de Yenán, del 2 de mayo de 1942; también pasaron por mí las imágenes de Mijail Kalinin, Anton Makarenco, Raúl González Tuñón y Miguel Hernández. Seguido me hice estas preguntas ¿necesitamos un ejército de escritores y artistas para el triunfo de la revolución?, y ¿de dónde los vamos a sacar? ¿Tenemos escritores y artistas dispuestos a ser parte de un ejército para la revolución? ¿Qué es un ejército de escritores y artistas para la revolución?
Lo primero que haré, antes de tratar de responder estas preguntas, es ofrecer disculpas a los lectores y a los camaradas que elaboran Revolución Obrera, puesto que, me tardé un poco en enviar este texto, ya que, al proponérmelo, me vi obligado en definitiva a volver a ojear textos que había leído hace mucho y a salir en busca de otros que no conocía, en este momento aún  no he terminado de devorar los textos que encontré y no son todos los que pudieran existir sobre el tema pero haré el intento de aclarar esta ideas, a lo largo de ésta y, si es posible, varias columnas en las páginas de este periódico.
Empecemos, el Camarada Mao dice en un aparte del foro de Yenán:
« (…) En nuestra lucha por la liberación del pueblo chino existen varios frentes, entre ellos, el de la pluma y el del fusil, es decir, el frente cultural y el frente militar. Para vencer al enemigo, hemos de apoyarnos ante todo en el ejército que tiene los fusiles en la mano. Pero éste no basta por sí solo; necesitamos también un ejército cultural, que es absolutamente indispensable para estrechar nuestras propias filas y derrotar al enemigo (…)».
Entonces, de acuerdo con Mao, sí se necesita un ejército de escritores y artistas, y es, según sus palabras «absolutamente indispensable». Al menos, así lo era en las condiciones de la revolución china en donde los comunistas reconocieron que «Desde el Movimiento del 4 de Mayo, el arte y la literatura han constituido en el frente cultural un sector importante que ha logrado éxitos. Durante los diez años de guerra civil, el movimiento revolucionario en el arte y la literatura tuvo un gran desarrollo. Este movimiento y la guerra revolucionaria de aquel tiempo se orientaban en la misma dirección general (…)»
Sin embargo el camarada Mao también nos aclara que los avances del arte desde los tiempos del 4 de mayo no vieron sus máximos frutos por una simple razón: el ejército de artistas no estaba vinculado al trabajo práctico del ejército revolucionario pues, «esos dos ejércitos hermanos se encontraban aislados uno del otro por los reaccionarios.» Cuando el Camarada Mao se refiere al ejército revolucionario, habla del ejército que dirigía y encabezaba el Partido Comunista, a los cientos de miles de obreros y campesinos que lograron derrotar a los señores feudales, a la burguesía y a los imperialistas.
Ahora bien, en las condiciones actuales de nuestro país, ¿contamos con un ejército revolucionario como el del camarada Mao? Siendo honestos: no. No contamos con un ejército de obreros y campesinos armados dirigidos por un Partido Comunista, luchando contra  la burguesía, los terratenientes y los imperialistas; al menos no en este momento, pero sabemos que saldrá de esos miles de obreros y campesinos que a diario se enfrentan, de forma aislada, con las fuerzas represivas de los capitalistas.
¿Y si no existe un ejército revolucionario, un destacamento militar dirigido por un Partido Comunista, para qué un ejército de escritores y artistas revolucionarios?, pues bien, ya había dicho que el ejército revolucionario en China era dirigido por el Partido Comunista Chino, y de igual manera ocurrió en Rusia con la Revolución Bolchevique, ¿qué le hace falta entonces  a los obreros en Colombia para constituir ese ejército revolucionario? O mejor, ¿contamos los obreros, los trabajadores del arte y la cultura con el Partido capaz de dirigir la revolución?
Sinceramente, los proletarios en Colombia no tenemos un auténtico Partido Comunista, pero como desde hace varios años hemos leído en estas páginas, existe un destacamento en Colombia que trabaja por dar vida al Partido de la clase obrera, que se esfuerza a diario por negarse en Partido. Así entonces, sí existe un ejército revolucionario, quizás no armado de fusiles, pero sí  armado de la línea política correcta y de la mejor arma heredada de la experiencia revolucionaria de los comunistas: el Marxismo Leninismo Maoísmo, pues, un auténtico Partido tiene un programa, una táctica y un plan para la revolución. La tarea central dentro de sus
planes es, el Congreso de fundación del Partido, tarea que no es sencilla, porque requiere que la vanguardia del movimiento obrero comprenda su necesidad, desee organizarse en él, asumir sus tareas y reconocerle como el destacamento dirigente de la revolución; y en lo inmediato, comprender que la principal tarea es la vinculación al movimiento de masas.
¿Cómo lograr esto? El camarada Mao decía: «necesitamos también un ejército cultural, que es absolutamente indispensable para estrechar nuestras propias filas y derrotar al enemigo (…)». Al decir del camarada «estrechar nuestras propias filas» ¿no se refiere a fortalecer a los comunistas, y en nuestro caso, no se refiere a la construcción del Partido de la clase obrera? A mi entender es así, los trabajadores del arte y la cultura que anhelamos el fin de la explotación del hombre por el hombre, no tenemos mejor camino que unirnos en el objetivo común del ejército revolucionario, en nuestro caso, de los revolucionarios que luchan incansablemente en estos momentos por la construcción del Partido y todas las tareas que eso implica, y luego por el triunfo de la revolución, por el socialismo y el comunismo.
¿Y cómo lo haremos? En el terreno de la lucha política, los obreros y campesinos, los revolucionarios se enfrentan a diario, no solo a los ataques del Estado, los despidos masivos, el asesinato a dirigentes honestos, las rebajas de salario, sino también, a la política oportunista, reformista y dañina de los dirigentes de las centrales obreras y de todos los partidos burgueses y pequeño burgueses en los que florecen a diario uno y otro politiquero; no solo resisten, luchan por superar las ideas burguesas, abriendo la brecha en el camino de la claridad ideológica. El movimiento obrero en Colombia lleva ya varios años dando esta lucha ideológica, identificando cuáles son las ideas que corresponden en realidad, con las aspiraciones de la clase obrera y cuáles son propias de la burguesía y actúan dentro del movimiento obrero a favor de la burguesía. Así mismo deben hacer los escritores y artistas que pretendan disponer  su fuerza al servicio de lo explotados y oprimidos.
Todos los que a sí mismos se llamen artistas y de una u otra manera, hayan adoptado como posición que su producción en materia artística aspira a contribuir con el cambio de esta sociedad, deben examinar exhaustivamente desde qué posición ideológica están actuando,  pues muy a pesar del ejército de artistas que necesita el pueblo, los trabajadores del arte y la cultura en Colombia en su mayoría están siendo guiados y orientados por los mismos males de los que se viene sacudiendo el movimiento obrero y campesino desde hace más de 40 años. Las ideas reformistas, que llenan de ilusión al pueblo haciéndole creer que es posible hacer  unas cuantas reformas al Estado, para que los miles de hombres y mujeres que padecen a diario dejen de hacerlo; por ejemplo, las ideas de perdón y reconciliación, que con motivo de las recientes negociaciones en La Habana, han tomado vuelo.
La política reformista y conciliadora que ha inundado a gran cantidad de artistas colombianos, especialmente a quienes poseen el mayor virtuosismo por su formación y experiencia, son aprovechados por el Estado para sacar partido de todas y reafirmar en el pueblo el veneno de creer en la falsa paz.
¿Tenemos escritores y artistas dispuestos a ser parte de un ejército para la revolución? Claro que sí.
Artista, lector de “Revolución Obrera”

Otros recientes artículos y editoriales de Revolución Obrera órgano de la Unión Obrera Comunista (mlm) de Colombia disponibles en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*1º de Mayo 2015: Mensaje al proletariado y al pueblo colombiano de la Unión Obrera Comunista (mlm) de Colombia

*Murió Eduardo Galeano: La democracia pequeñoburguesa llora su partida (23 de Abril 2015)

*La VII Cumbre de las Américas: Espejismos y realidades (Abril 2015)

*La economía china y los gobiernos de la falsa izquierda (12 de abril 2015)

*La lucha revolucionaria del pueblo ucraniano y la Revolucióin Proletaria Mundial. Una mirada a la situación actual en el Donbass (12 de abril 2015)

*9 de abril de 1948: Insurrección popular sin dirección revolucionaria (9 de abril 2015)

*Editorial – Al respaldo imperialista a la farsa de paz ¡Unir y generalizar la lucha, preparar la Guerra Popular! ( 15 de Marzo 2015)

*Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero. (I) En Cuba: Diplomacia burguesa, negocios y mentiras

*Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero. (II) El régimen económico cubano

*Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero. (III) El régimen político cubano

*Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero. (IV) El nacionalismo como programa

 *8 de Marzo ¡El triunfo de la Revolución Proletaria es inconcebible sin la participación de la mujer! (2 de marzo 2015)

*¿La pacificación propuesta por las FARC a quien sirve? (21 de Febrero 2015)

*En Colombia: pacifismo armado. En la India Guerra Popular (23 Enero 2015)

Rememorando el histórico IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (1-24 de Abril de 1969)

El 24 de abril de 1969, hace ahora 46 años, se clausuró el histórico IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que desarrolló sus trabajos entre el 1 y el 24 de abril de 1969 en Pekín. En él se adoptaron decisiones históricas que lo señalan como un hito importantísimo no sólo de la larga historia, cuajada de luchas heroicas, del Partido Comunista de China sino también del movimiento comunista internacional. El IX Congreso sancionó la victoria de la línea roja y revolucionaria marxista-leninista-maoísta del camarada Mao Tsetung al igual que de la Gran Revolución Cultural Proletaria sobre la línea negra revisionista y contrarrevolucionaria de Liu Shao-shi y compañía. El IX Congreso alzó firmemente aún más alta la bandera roja de la revolución y el socialismo y significó un golpe demoledor para los revisionistas soviéticos, renegados de la gran causa de Lenin y Stalin.
Fueron las brillantes victorias alcanzadas por la Gran Revolución Cultural Proletaria, desencadenada y dirigida personalmente por el camarada Mao Tsetung, en los planos político, ideológico y de organización, las que prepararon las condiciones necesarias para la realización del IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China.

Los trabajos del Congreso
La sesión de apertura del Congreso, el 1 de abril de 1969, fue presidida por el camarada Mao Tsetung, el gran dirigente del pueblo chino y guía del proletariado internacional, que pronunció un destacado discurso.
Después que el camarada Mao Tsetung declarara abierto el IX Congreso, se procedió a la elección de los 176 miembros del Presidium del Congreso, siendo elegido por unanimidad como presidente del mismo el camarada Mao Tsetung y como vicepresidente el camarada Lin Piao.
El Congreso adoptó como orden del día:
1.- Presentación del informe político por el camarada Lin Piao en nombre del Comité Central del Partido Comunista de China.
2.- Modificación de los Estatutos del Partido Comunista de China;
3.  Elección del Comité Central del Partido.

Participaron en los trabajos del Congreso 1.512 delgados. Entre ellos se encontraban revolucionarios proletarios de la vieja generación del Partido Comunista de China y un gran número de elementos avanzados del Partido que se distinguieron durante la Gran Revolución Cultural Proletaria. El número de obreros procedentes de la producción industrial y de las minas, campesinos pobres y de la capa inferior de los campesinos medios de las comunas populares y mujeres oriundas de diversos frentes de la producción, nunca fue tan importante en los congresos del PC de China. Entre los delegados procedentes del Ejército Popular de Liberación (EPL), que dieron una notable contribución a la Gran Revolución Cultural Proletaria, se encontraban veteranos del Ejército Rojo, templados en los numerosos combates y nuevos combatientes, autores de acciones heroicas en los combates en defensa de las fronteras de la patria socialista. Delegados procedentes de la Guardia Roja participaron por primera vez en un congreso del Partido. Por decisión del Comité Central, todas las organizaciones del Partido en los diversos escalones llevaron a cabo amplias consultas democráticas y escuchado largamente la opinión de las amplias masas. Aguerridos en las batallas de la Gran Revolución Cultural Proletaria se mostraron plenos de dinamismo y de combatividad traduciendo plenamente la unidad en el seno del PC de China unidad establecida sobre la base del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung.

Siguiendo el orden del día, el camarada Lin Piao presentó el Informe ante el IX Congreso Nacional del  Partido Comunista de China. De acuerdo con la doctrina de Mao Tsetung sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, el informe hizo un balance de la rica experiencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria, un análisis de la situación externa e interna del país y estableció las tareas de combate del PC de China. El informe presentado por el camarada Lin Piao fue calurosamente aclamado por los delegados e intercalado con prolongados aplausos y consignas.
A partir del segundo día de trabajos, el Congreso inició la discusión por grupos, al igual que del proyecto modificado de los Estatutos del Partido.
Desde el 2 de abril de 1969, los delegados comenzaron a discutir y estudiar concienzudamente por grupos el discurso que pronunció el camarada Mao Tsetung en la sesión inaugural y la historia del PC de China. Así, en 1921, al celebrarse su I Congreso, el PC de China no contaba sino con algunos grupos y algunas decenas de miembros. Guiado por la justa línea del camarada Mao, el Partido Comunista de China se desarrolló a lo largo y en medio de impetuosas tempestades hasta convertirse en el dirigente del proletariado y el pueblo chino hasta instaurar la República Popular China en 1949. En opinión de los delegados, la historia confirmó que 48 años de existencia del PC de China fueron coronadas con grandes victorias así como la plena derrota del oportunismo de “izquierda” de Tchen Tu-Siu, Wang Ming y otros, oportunismo que causó un inmenso perjuicio a la revolución china. Sólo comprendiendo la Historia del Partido Comunista de China es posible conocer profundamente cómo el camarada Mao Tsetung salvaguardó y desarrolló el marxismo-leninismo, comprender la grandeza del camarada Mao y la grandeza de la teoría revolucionaria de Mao Tsetung. En su discurso al Congreso, el camarada Mao afirmó: “Esperamos que este Congreso llegue a ser un congreso de unidad, un congreso de victoria, y que después de su clausura, se alcancen victorias aún mayores en todo el país”. Los delegados al Congreso, declararon tras ello: “Una vez que el cuartel general burgués dirigido por Liu Shao-shi fue destruido, nuestro Partido está unido como nunca. Bajo la dirección personal del Presidente Mao, nuestro Congreso se desarrolla de forma más satisfactoria y magnífica en una atmósfera de unidad; es, sin lugar a dudas, un congreso de unidad, un congreso de victoria, un congreso donde nos comprometemos a arrancar victorias cada vez mayores en todo el país”.
Los delegados al Congreso discutieron a conciencia, a lo largo de muchas y repetidas veces, el Informe Político del vicepresidente Lin Piao, párrafo por párrafo, frase por frase. Consideraron que el informe alzaba bien alta la gran bandera roja del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung, exponiendo con profundidad la teoría del camarada Mao sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, sistematizando la experiencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria tal y como se desarrolló en China, analizando la situación en China y en el extranjero y definiendo con precisión las tareas de combate para todo el Partido, el Ejército Popular y del pueblo en su conjunto. El informe constituyó el programa que orientó a la revolución y la edificación socialista para los años venideros. Los delegados elaboraron también en relación con este informe numerosas propuestas para aumentarlo y modificarlo.
También los delegados al Congreso procedieron a una exhaustiva discusión, capítulo por capítulo, artículo por artículo, del proyecto de modificación de los Estatutos del Partido Comunista de China. Los delegados recalcaron cómo el proyecto de Estatutos afirmaba de nuevo que el fundamento teórico por el que se guiaba el Partido es el marxismo, el leninismo y la teoría revolucionaria de Mao Tsetung, estableciendo al mismo tiempo, explícitamente, que el camarada Lin Piao era el sucesor del Presidente Mao. Este hecho significó una gran victoria para el marxismo-leninismo-maoísmo.
En la sesión plenaria del 14 de abril de 1969, presidida por el camarada Mao Tsetung, éste pronunció un importante discurso, interviniendo también los camaradas Lin Piao, Chen Po-ta, Kang Sheng, Huang Yong-Cheng y otros, discursos que fueron frecuentemente interrumpidos con aplausos y consignas entusiastas. El Congreso aprobó por unanimidad el informe presentado por el camarada Lin Piao así como los nuevos Estatutos del PC de China. Al aprobarse por unanimidad ambos documentos, los congresistas prorrumpieron en gritos tales como “¡Viva la victoria de la Gran revolución Cultural Proletaria!, ¡Viva el Partido Comunista de China!, ¡Viva la siempre victoriosa teoría revolucionaria de Mao Tsetung! ¡Viva el presidente Mao!”.

La elección del Comité Central
A partir del 15 de abril de 1969, el IX Congreso Nacional del PC de China abordó el tercer punto del orden del día: la elección del nuevo Comité Central. Además, los delegados prosiguieron sus discusiones en grupos, para poder llevarlas mejor a cabo, tomando en consideración las condiciones existentes en sus regiones, sectores y unidades respectivas, las diversas tareas avanzadas por el Congreso.
En la tarde del 24 de abril de 1969 se clausuró victoriosamente el IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, tras una sesión plenaria, presidida por el camarada Lin Piao, que eligió el nuevo Comité Central del Partido. La votación se desarrolló en medio de una atmósfera revolucionaria extremadamente entusiasta. Según las disposiciones establecidas por el Presidium del Congreso, las diversas delegaciones propusieron en primer lugar a los candidatos de su elección para miembros del Comité Central; a continuación el Presidium recogió sus opiniones y preparó una lista preliminar de candidatos: Esta fue entregada posteriormente a los delegados. Tras diversas consultas, se estableció la lista de candidatos. En seguida se llevó a cabo una elección preliminar a través de voto secreto. La lista definitiva de los candidatos fue, así pues, establecida tras largas consultas democráticas realizadas, durante varias veces, de la base hacia arriba y de arriba hacia la base. Después fue sometida al Congreso por el Presidium para la elección oficial en escrutinio secreto. Así, el proceso de elección del Comité Central al IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China fue una expresión exacta del centralismo democrático y de la línea de masas practicada por el PC de China.

Para el Comité Central fueron elegidos 170 miembros efectivos y 109 miembros suplentes. El Congreso eligió al camarada Mao Tsetung como presidente del Comité Central y al camarada Lin Piao como vicepresidente. Entre los miembros elegidos para el nuevo Comité Central figuraban revolucionarios proletarios de la vieja generación del Partido y combatientes proletarios surgidos en el transcurso de la Gran Revolución Cultural proletaria. Entre los nuevos miembros figuraban cuadros dirigentes de los diversos frentes, cuadros del Partido, del Gobierno y del Ejército Popular de Liberación, comunistas que se distinguieron en el trabajo de producción en las fábricas y en el campo, héroes del Ejército Popular de Liberación, comunistas que habían trabajado en los frentes cultural y científico y combatientes comunistas de las diversas nacionalidades. La composición del nuevo Comité Central fue un exponente del dinamismo en el seno del PC de China.
El IX Congreso Nacional del PC de China hizo un llamamiento a todo el Partido, al ejército y a la población de todas las nacionalidades, para aplicar resueltamente la línea revolucionaria del camarada Mao, proseguir la consolidación y el reforzamiento de la dictadura del proletariado, conducir hasta el fin la revolución en el dominio de la superestructura, en particular, en el campo de la educación, de la literatura y el arte, de la prensa y la sanidad, y realizar las tareas de lucha-crítica-reforma formuladas por el vicepresidente Lin Piao en su informe político. El Congreso resaltó que era preciso tener confianza en las masas, apoyarse en ellas y respetar el espíritu de iniciativa.
El IX Congreso Nacional del PC de China dirigió un llamamiento a los cuadros dirigentes de los diversos escalones del Partido y del ejército, al igual que a las amplias masas revolucionarias, para que tuvieran siempre presente la enseñanza del Presidente Mao de que : “La política y la táctica son la vida propia del Partido”, y para que concretizaran de forma consciente los diversos principios políticos proletarios establecidos por el camarada Mao. “Es necesario, bajo la dirección del proletariado –determinaron los delegados- que conquistemos y nos unamos a todos los que son susceptibles de ser unidos con vistas a la lucha conjunta contra el enemigo”. Y “Es preciso acompañar el desarrollo de la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, combatir al puñado de contrarrevolucionarios que intentan en vano llevar a cabo una restauración, luchar contra las tendencias erróneas “de izquierda” o de derecha, y contra las diversas manifestaciones de la concepción burguesa del mundo”.
El IX Congreso Nacional del PC de China invitó a todos los miembros del Partido y a los Comités revolucionarios de todos los escalones a aplicar concienzudamente la línea de masas y a orientarse por el método científico. “Los camaradas dirigentes de todos los escalones –preconizó el Congreso- deben estar al corriente del conjunto de la situación, esforzarse por erigir ejemplos-tipo, hacer el balance de la experiencia adquirida y seguir de cerca los nuevos desarrollos de la situación; en la victoria, los camaradas deben conservar su estilo de vida sencillo y de ardua lucha, continuar modestos y prudentes y no ser ni presumidos ni irresponsables, y estar alerta contra las balas envueltas en azúcar de la burguesía y contra otras tentativas de ésta para corromper y dividir el Partido y las filas revolucionarias.”
El IX Congreso Nacional del PC de China dirigió un caluroso saludo revolucionario proletario a los obreros, campesinos pobres y capa inferior de los campesinos medios, guardias rojos, cuadros revolucionarios e intelectuales revolucionarios de toda China que llevaron a cabo grandes acciones durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, así como a los comandantes y combatientes del Ejército Popular de Liberación, a los patriotas chinos residentes en el extranjero y a los de Hong Kong y Macao, a los compatriotas de Taiwan (Formosa) y a todos cuantos defendían el socialismo y amaban a la patria socialista y que, desde tiempo atrás, ofrecieron una contribución útil a la revolución y a la edificación del socialismo. El Congreso hizo un llamamiento a la clase obrera, a la capa inferior de los campesinos medios y a las poblaciones de las diversas nacionalidades a fin de que edificaran el socialismo persistiendo en los principios de: independencia y autonomía; apoyarse en las propias fuerzas; desarrollar el máximo esfuerzo; vencer todas las dificultades; cantidad, rapidez, calidad, economía; llamó a que promoviesen la producción y mejorar el trabajo y activar los preparativos en previsión de una guerra (como consecuencia de las agresiones armadas de los socialimperialistas soviéticos contra la República Popular China). Llamó a realizar nuevas proezas en los tres grandes movimientos revolucionarios: la lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica.
El IX Congreso Nacional del PC de China dirigió un caluroso saludo de combate al Partido del Trabajo de Albania y a otros partidos y agrupaciones hermanos marxistas-leninistas del mundo; a los pueblos revolucionarios de los cinco continentes que estaban luchando contra el imperialismo, contra el revisionismo moderno encabezado por la camarilla de los renegados revisionistas soviéticos y contra la reacción mundial, al igual que al heroico pueblo vietnamita que persistía en aquellos días en su guerra popular contra la agresión yanqui y por el derrocamiento del régimen títere de Saigón.

Declaración solemne del IX Congreso del PC de China
El IX Congreso Nacional del PC de China proclamó solemnemente que: “El Partido Comunista de China, creado y educado por el gran dirigente camarada Mao, será siempre fiel al internacionalismo proletario; el PC de China apoya resueltamente la lucha revolucionaria del proletariado mundial y de los pueblos y naciones oprimidas del mundo entero; el PC de China está determinado a unirse a todos los auténticos marxistas-leninistas de todo el mundo, al proletariado mundial y a todos los pueblos revolucionarios para aplastar completamente la conspiración tramada en conjunto por los Estados Unidos y la Unión Soviética con vistas a una nueva partición del mundo, y para llevar hasta el fin la gran lucha contra el imperialismo, el revisionismo y la reacción. El imperialismo americano, el revisionismo soviético y todos los reaccionarios son tigres de papel. No escaparán a su ineluctable fin. Las dificultades que los minan no pueden ser torneadas. La causa revolucionaria de los pueblos del mundo triunfará. Sabemos claramente que nos depararemos en nuestra marcha adelante con toda suerte de dificultades y vicisitudes y que los reaccionarios tanto del interior como del exterior, en su agonía, van aún a debatirse desesperadamente. Todo eso, sin embargo, no impedirá que nuestra grandiosa causa socialista avance triunfalmente”.
La celebración del IX Congreso Nacional del PC de China creó por toda China una atmósfera de alegría y efervescencia, como jamás se había visto. Centenares de millones de revolucionarios de las diferentes nacionalidades de China, organizaron importantes manifestaciones y concentraciones al igual que produjo un impetuoso movimiento de masas para el estudio y aplicación vivas de la teoría del presidente Mao Tsetung, para llevar a cabo la revolución y promover la producción y estar preparados ante la eventualidad de una guerra.

Mensajes de saludo y felicitación al IX Congreso
Al IX Congreso Nacional del PC de China llegaron millares de telegramas y mensajes de felicitación por parte de partidos y organizaciones comunistas hermanas de numerosos países, de organizaciones progresistas y de grupos y personalidades amigas del extranjero.
Entre los partidos y grupos políticos que enviaron mensajes de felicitación al IX Congreso podemos citar: el Partido del Trabajo de Albania, el Partido de los Trabajadores de Vietnam, el Partido Comunista de Rumanía, el Partido Comunista de Australia (Marxista-Leninista), el Partido Comunista de Nueva Zelanda, el Partido Comunista de Ceilán, el Partido Comunista de Birmania, el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, el Partido Comunista de Indonesia, el Partido Comunista de Polonia (clandestino), el Partido Marxista-Leninista de Austria, el Partido Comunista de Japón (Izquierda), el Partido Comunista Marxista-Leninista de Francia, el Partido Comunista de Italia (Marxista-Leninista), la Liga de los Marxistas-Leninistas de Holanda, “Línea Roja” (periódico marxista-leninista de Francia), el Movimiento Comunista Marxista-Leninista de San Marino, la Liga de la Juventud Comunista de Japón, el Partido Comunista de Tailandia, el Partido Comunista de Malasia, el Partido Comunista de Bolivia, el Partido Comunista de Brasil, el Partido Comunista Revolucionario de Chile, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Alemania, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Bélgica, la Organización de los Comunistas de Suiza, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de España, la Organización Marxista-Leninista de los Emigrantes Políticos Griegos, la Federación de los Marxistas-Leninistas de Holanda, las Ediciones Oriente de Italia, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Gran Bretaña, el Grupo Marxista-Leninista de Grecia, el Grupo Marxista-Leninista de Guayana, Marxistas-Leninistas de Hungría, la Organización de los Marxistas-Leninistas de Yugoslavia, la Liga de la Juventud Socialista de Noruega, el Consejo Nacional de la Revolución de Congo (B.), Grupo de la Organización Nacional de Guadalupe, Frente Patriótico de Tailandia, Fuerzas de la Juventud para la Liberación Nacional de Jamaica, Liga Comunista de Suecia (Marxista-Leninista), Partido Progresista del Trabajo de EE.UU., Comité ad hoc por un partido marxista-leninista de EE.UU., Asociación de Marxistas-Leninistas de Helsinki, Partido de los Trabajadores de Haití, el periódico indio “Liberación”, Unión Nacional Africana de Zimbabwe, Unión Nacional de Sudoeste Africano, Unión Nacional por la Independencia Total de Angola (UNITA), Congreso Panafricano de Tanzania, Frente de Liberación de Eritrea, Vanguardia Comunista de Argentina, Asociación de Obreros Revolucionarios Austríacos (Marxista-Leninista), Partido Comunista Marxista-Leninista de Ecuador y Comité Marxista-Leninista Portugués.

I Reunión Plenaria del Comité Central elegido en el IX Congreso del PC de China
El Comité Central elegido en el IX Congreso Nacional del PC de China realizó su primera reunión plenaria el 28 de abril de 1969 para la elección del órgano central, el Buró Político. Participaron todos los miembros efectivos y suplentes, que fue presidida por el camarada Mao Tsetung. El Comité Central eligió como presidente al camarada Mao Tsetung y como vicepresidente al camarada Lin Piao.

El IX Congreso abrió una nueva etapa de la Revolución china…
Tras la celebración del IX Congreso Nacional del PC de China, por todo el país se desencadenó una entusiástica campaña de estudio de sus documentos, para la aplicación del espíritu del Congreso y la concretización de los principios políticos y las tareas de combate allí formuladas, impulsando la grandiosa causa de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado.
El IX Congreso Nacional del PC de China abrió una nueva etapa de desarrollo de la revolución y de la edificación del socialismo en China y, aún más, de la lucha por el triunfo del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung sobre el revisionismo, sobre el capitalismo y de la revolución sobre la contrarrevolución en todo el mundo. Sus decisiones y proclamaciones inspiraron a los comunistas y revolucionarios del mundo entero, transmitiéndoles fuerza y coraje en su lucha contra el imperialismo, contra el revisionismo moderno y contra todos los reaccionarios.

…pero la lucha de clases no concluyó
La lucha de clases en China no se detuvo con este Congreso y el combate se agudizó en los meses siguientes entre quienes deseaban avanzar y continuar la Gran Revolución Cultural Proletaria (liderados por el camarada Lin Piao y el camarada Chen Po-ta) y los revisionistas agazapados que querían frenarla y paralizarla (liderados por Chou En-lai). Esta lucha acabó, primero, con la eliminación de Lin Piao y sus partidarios en 1971 y, finalmente, tras la muerte de Mao Tsetung en 1976, con el golpe de estado contrarrevolucionario liderado por los revisionistas Hua Kuo-feng, Teng Hsiao-ping y compañía, restaurándose el capitalismo en China y convirtiéndola en un país socialimperialista.
El IX Congreso Nacional del PC de China quedará como un hito en la historia del PC de China y del movimiento comunista internacional, colofón de la lucha desarrollada durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China, y sus documentos deben ser estudiados por los comunistas y revolucionarios del siglo XXI.
Pero como señalara con gran acierto el propio camarada Mao Tsetung un mes después de clausurado el IX Congreso del PC de China:
“Hemos obtenido una gran victoria. Pero la clase derrotada continuará la lucha. Estas personas están aún alrededor y ésta clase aún existe. Por tanto, no podemos hablar de victoria final. Ni siquiera en décadas. No debemos perder nuestra vigilancia. Según el punto de vista leninista, la victoria final de un país socialista no sólo requiere los esfuerzos del proletariado y las amplias masas populares en el país, sino que también implica la victoria de la revolución mundial y la abolición del sistema de explotación del hombre por el hombre en el mundo entero, sobre cuya base toda la humanidad se emancipará. Por tanto, es erróneo hablar a la ligera de la victoria final de la revolución en nuestro país; va en contra del leninismo y no se ajusta a los hechos”.
(Mao Tsetung, 23 de Mayo de 1969)

Otros documentos y textos referentes a la Gran Revolución Cultural Proletaria en China (1966-1969) en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (I)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Pao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (II)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por lacamarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (III)

*Carta escrita por el camarada Lin Piao sobre el estudio y aplicación de manera viva de las obras del Presidente Mao en el frente industrial y de comunicaciones (11 marzo 1966)

*Carta del camarada Lin Piao a los miembros de la Comisión Permanente del Comité Central del Partido Comunista de China (22 Marzo 1966)

*Carta de Mao Tsetung a los Guardias Rojos de la Secundaria Adjunta a la Universidad de Tsinghua (1 Agosto 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (31 Agosto 1966)

*¡Viva el espíritu de rebeldía revolucionaria del proletariado! – Pekín Informa (14 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (15 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1966)

*Los Guardias Rojos no temen la prueba de una Larga Marcha – Editorial de Diario del Pueblo (22 Octubre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (3 Noviembre 1966)

*Discurso de apertura de Chen Po-ta en el mitin de los trabajadores del arte y la literatura en pro de la Gran Revolución Cultural Proletaria (Pekín, 27 Noviembre 1966)

*¡En memoria del gran Lenin! ¡Abajo el revisionismo moderno! – Diario del Pueblo (28 Abril 1967)

*Discurso del Camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVIII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1967)

*Discurso del camarada Lin Piao en la concentración en Pekín en conmemoración del 50º Aniversario de la Revolución de Octubre (6 Noviembre 1967)

*Pintando “El Sol Rojo en nuestros corazones” – Comentario de Radio Pekín (9 Julio 1968)

*Discurso de la camarada Chiang Ching en el mitin de masas celebrando el establecimiento de los comités revolucionarios en toda China (7 Septiembre 1968)

*Crónica de una encuesta sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria en la enseñanza rural en la República Popular China – Diario del Pueblo (25 Octubre 1968)

*Discurso de Lin Piao en el acto de celebración del XIX aniversario de la fundación de la República Popular China  (1º de Octubre 1968)

*Refutación de la teoría de que las masas son retrógradas – Comité Revolucionario de Pekín – Pekín Informa (20 Diciembre 1968)

*La Gran Revolución Cultural Proletaria en China: “A propósito del porvenir” (1969)

*Prestar atención a los métodos de trabajo – Editorial de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) – 5 de Noviembre 1969

*Sobre la acumulación de experiencias- Editorial de “Hongqi”, nº 3-4 (1969)

*Arte y lucha de clases – El patio donde se cobraban los arriendos

*Cómo los enseñantes colaboraban con los obreros, campesinos, soldados y especialistas en la redacción de manuales durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China

*Cómo la Gran Revolución Cultural Proletaria transformó la Universidad china

*Los carteles revolucionarios chinos de la Gran Revolución Cultural Proletaria y su impacto en el extranjero

Prestar atención a los métodos de trabajo – Editorial de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) – 5 de Noviembre 1969

 


Nota – Reproducimos a continuación el Editorial de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) de Pekin “Prestar atención a los métodos de trabajo”, que fue publicado el de 5 de Noviembre de 1969, y posteriormente reproducido en “Peking Review” (Pekín Informa), nº 46, de 14 de Noviembre de 1969, en el transcurso de la Gran Revolución Cultural Proletaria en China. La traducción al español es una colaboración del camarada F. González para el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo.

PRESTAR ATENCIÓN A LOS MÉTODOS DE TRABAJO
Editorial del “Renmin Ribao” , 5 de Noviembre de 1969

Se ha dado un notable y veloz cambio en la situación en el país desde el Noveno Congreso del Partido Comunista de China. En respuesta al gran llamamiento de nuestro líder el presidente Mao denominado «Unidos para ganar mayores victorias», los pueblos de todas las nacionalidades del país se han unido más estrechamente con el Comité Central del Partido liderado por el presidente Mao y su adjunto el vicesecretario Lin. De cara a consolidar aún más la dictadura del proletariado, el movimiento de masas en torno a la lucha-crítica-transformación se está desarrollando de una manera profunda y el impulso de emulación socialista y revolucionaria avanza de forma vigorosa. Una cota más alta de la revolución socialista y en la construcción del socialismo se ha conseguido.
Estos cambios en la situación son una llamada a las organizaciones y comités del Partido a todos los niveles para prestar todavía más atención a los métodos de trabajo. El presidente Mao nos enseña: «Dirigir no solo significa decisiones sobre políticas generales y específicas sino también diseñar métodos correctos de trabajo. Incluso en estas políticas generales y concretas pueden surgir problemas, si los métodos de trabajo son descuidados». Y también: «No es suficiente establecer tareas, también debemos resolver el problema de los métodos para llevarlas a cabo. Si tenemos que cruzar un río, no podremos hacerlo sin puente ni barco. A menos que este problema del barco o del puente se resuelve, es inútil hablar de cruzar el río. A menos que se resuelva el problema del método, hablar sobre la tarea es inútil.» El presidente Mao siempre ha prestado gran atención a los métodos de trabajo.
Cuando Mao estableció objetivos de lucha para el Partido en cada período histórico de desarrollo revolucionario, siempre nos instó a prestar atención a los métodos de trabajo. En el 9º Congreso del Partido y en la Primera Sesión Plenaria del Noveno Comité Central del Partido, el presidente presentó una nueva llamada a la lucha de todo el Partido, recordándonos una vez más esa atención a los métodos de trabajo: «Trabajar de forma meticulosa. La meticulosidad es necesaria; ser cuidadoso en no hacer esto o aquello que pueda llevar a errores».
¿Cuáles son esos métodos de trabajo a los que debemos actualmente prestar atención?
I. Afirmar bien el trabajo ideológico de los dirigentes. Para hacer correctamente el trabajo entre decenas de millones de habitantes en una provincia es necesario, en primer lugar, que el trabajo ideológico de los dirigentes de esos millones sea firme, se revolucionarice ese grupo dirigente. Empeñados y persistentes esfuerzos deben ser realizados, a efectos de asentar el estudio y la aplicación del Pensamiento Mao Tse Tung entre ese cuerpo dirigente, su adhesión decidida a la línea revolucionaria del presidente Mao, la puesta en ejecución de las políticas planteadas por Mao y el uso de su Pensamiento para dirigir todo. Igualmente, esto debe ser realizado en cada región, fábrica y comuna popular.
II. Basarse en unidades básicas seleccionadas. Los dirigentes deben recoger información de primera mano mediante su arraigo en tales unidades, como guía para el movimiento. Es necesario enraizar bien esas unidades, concentrando la energía en batallas concretas en vez de atender muchos frentes. Los camaradas que vayan a tales unidades deben ser claros en su política, que debe ser explicada con claridad. Los camaradas dirigentes debieran combinar su trabajo en una unidad seleccionada con el trabajo en el área, llevar los problemas recogidos en el área a la unidad, para su estudio y para la extensión de las experiencias obtenidas en todo el área.
III. Aprehender el trabajo de la tercera parte del área. Las experiencias obtenidas en unidades selectas no pueden ser aplicadas simultáneamente en todo el área. Es necesario perfilar un plan global y una buena aprehensión del trabajo en un tercio de área antes de tratar el resto. Cuando tengamos esa correcta síntesis de ese tercio seremos capaces de tener un buen arraigo de los restantes dos tercios.
IV. Tomar en consideración el conjunto de la situación. En todo lo que hagamos deberemos partir del concepto estratégico «Estar preparado para la guerra, estar preparado contra los desastres naturales, y hacer todo por el pueblo», observando, comprobando y haciendo todo a su luz. Este es el significado de tener en mente el conjunto de la situación. En cada rama y profesión el pueblo debe dar preeminencia a las políticas proletarias, poner atención en el estudio de la situación y de las tendencias ideológicas y llevar el trabajo de la unidad concreta a la luz de la situación global. Trabajar sin tener en cuenta esa situación global es un punto de vista puramente técnico.
V. Tener en cuenta a las masas. Nuestras decisiones sobre los problemas y como los tratamos concierne a las masas. Debemos consultarlas, escuchar las diferentes opiniones, que las masas discutan los temas de mayor importancia y obtener su aprobación y su apoyo.
VI. El contacto directo entre el liderazgo y las masas. Este método de trabajo revolucionario fue adoptado de forma universal en la Gran Revolución Cultural proletaria. No debemos limitarnos a un estrecho círculo y contentarnos con informes de diferentes niveles. Debemos vivir entre las masas, aprender de ellas y con ellas llevar a cabo los principios y políticas establecidos por el presidente Mao y el Comité Central del Partido.
VII. Efectuar de forma correcta las clases de estudio del Pensamiento Mao Tse Tung. Los diversos tipos de clases de estudio del Pensamiento Mao Tse Tung deben ser como disparar la flecha hacia el blanco, es decir, teniendo en cuenta los problemas concretos. Una vez empezadas, deben dirigirse correctamente a fin de resolver los problemas de forma efectiva.
VIII. Mantener encuentros para intercambiar experiencias sobre el estudio y la aplicación del Pensamiento Mao Tse Tung. Las masas poseen un rico bagaje de experiencias positivas en la aplicación del Pensamiento Mao Tse Tung a la resolución de problemas. Organizarlas en charlas, pues dichas charlas son concretas, animadas y muy convincentes.
IX. Menos, pero mejor. Encuentros, documentos e impresos deben ser reducidos y simplificados de manera drástica. No se deben tener encuentros sin límites o enterrarse en documentos durante días interminables. Artículos y reuniones cortas deben promoverse, y los informes deben ser claros y concisos.
X. Proporcionar libertad maniobra. A la hora de una batalla, deben de existir reservas en la vida cotidiana, debe tenerse algo en reserva. Por ello debe de existir libertad de movimientos en toda tarea. Si no se garantiza la libertad de maniobra, esto puede llevar a quedarse en una posición de pasividad.
XI. Combinar esfuerzo y descanso. Tiene que haber relajación y alerta. Cuanta más energía desplieguen las masas, mayor cuidado ha de darse a su bienestar.
XII. Poner el acento en los efectos reales. El trabajo duro sin agobiarse y con los pies en la tierra es algo imperativo. Realizar esfuerzos sin descanso en los puntos clave y resolver las cuestiones. No hacer de ello un drama. No complicar las cosas. La cuestión de los métodos de trabajo es también una cuestión del método de pensamiento, una cuestión de visión del mundo. Siempre que hacemos algo usamos determinados métodos. Si no se usa el método correcto, estamos usando el método erróneo. El método de trabajo que el presidente Mao a conseja es el método de la línea de masas, el método de integrar teoría y práctica, el método de los materialistas dialécticos.
Este método de trabajo se opone a los métodos subjetivos y formalísticos. El método de trabajo marxista-leninista que el presidente Mao ha aconsejado repetidamente ha sido aplicado por un creciente número de cuadros nuevos y antiguos durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, consiguiente elevar notablemente las cualidades de liderazgo de los cuadros revolucionarios. Sin embargo, de tiempo en tiempo, algunos de nuestros camaradas aún siguen usando métodos de trabajo contrarios al Pensamiento Mao Tse Tung. Debemos seguir las enseñanzas de éste, prestando atención a los métodos de trabajo, estudiar de forma consciente sus muchas instrucciones sobre los métodos de liderazgo y de trabajo, mejorando las cualidades dirigentes de las organizaciones del Partido y de los comités revolucionarios a todos los niveles, ejecutando la política proletaria del Presidente Mao a todos los niveles de formas aún mejores, y cumpliendo las tareas de lucha establecidas por el 9º Congreso del Partido.

Otros documentos y textos referentes a la Gran Revolución Cultural Proletaria en China (1966-1969) en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (I)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Pao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (II)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por lacamarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (III)

*Carta escrita por el camarada Lin Piao sobre el estudio y aplicación de manera viva de las obras del Presidente Mao en el frente industrial y de comunicaciones (11 marzo 1966)

*Carta del camarada Lin Piao a los miembros de la Comisión Permanente del Comité Central del Partido Comunista de China (22 Marzo 1966)

*Carta de Mao Tsetung a los Guardias Rojos de la Secundaria Adjunta a la Universidad de Tsinghua (1 Agosto 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (31 Agosto 1966)

*¡Viva el espíritu de rebeldía revolucionaria del proletariado! – Pekín Informa (14 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (15 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1966)

*Los Guardias Rojos no temen la prueba de una Larga Marcha – Editorial de Diario del Pueblo (22 Octubre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (3 Noviembre 1966)

*Discurso de apertura de Chen Po-ta en el mitin de los trabajadores del arte y la literatura en pro de la Gran Revolución Cultural Proletaria (Pekín, 27 Noviembre 1966)

*¡En memoria del gran Lenin! ¡Abajo el revisionismo moderno! – Diario del Pueblo (28 Abril 1967)

*Discurso del Camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVIII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1967)

*Discurso del camarada Lin Piao en la concentración en Pekín en conmemoración del 50º Aniversario de la Revolución de Octubre (6 Noviembre 1967)

*Pintando “El Sol Rojo en nuestros corazones” – Comentario de Radio Pekín (9 Julio 1968)

*Discurso de la camarada Chiang Ching en el mitin de masas celebrando el establecimiento de los comités revolucionarios en toda China (7 Septiembre 1968)

*Crónica de una encuesta sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria en la enseñanza rural en la República Popular China – Diario del Pueblo (25 Octubre 1968)

*Discurso de Lin Piao en el acto de celebración del XIX aniversario de la fundación de la República Popular China  (1º de Octubre 1968)

*Refutación de la teoría de que las masas son retrógradas – Comité Revolucionario de Pekín – Pekín Informa (20 Diciembre 1968)

*La Gran Revolución Cultural Proletaria en China: “A propósito del porvenir” (1969)

*Sobre la acumulación de experiencias- Editorial de “Hongqi”, nº 3-4 (1969)

*Arte y lucha de clases – El patio donde se cobraban los arriendos

*Cómo los enseñantes colaboraban con los obreros, campesinos, soldados y especialistas en la redacción de manuales durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China

*Cómo la Gran Revolución Cultural Proletaria transformó la Universidad china

*Los carteles revolucionarios chinos de la Gran Revolución Cultural Proletaria y su impacto en el extranjero

Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero. (IV) El nacionalismo como programa


Nota – Después de la publicación de El régimen político cubano (Revolución Obrera 424),  El régimen económico cubano (Revolución Obrera 422), y En Cuba: Diplomacia burguesa, negocios y mentiras (Revolución Obrera 421), reproducimos a continuación el artículo “El Nacionalismo como Programa”, cuarto de la serie titulada “Cuba: El socialismo ficción y el capitalismo verdadero”, aparecido en el órgano de los camaradas de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia Revolución Obrera nº 425, de 2 de abril de 2015:

CUBA: EL SOCIALISMO FICCIÓN Y EL CAPITALISMO VERDADERO
En la entrega anterior, dedicada al régimen político cubano, dijimos que sus gobernantes nunca han sido socialistas ni comunistas, por cuanto su programa está reducido, al igual que las guerras de liberación nacional dirigidas por la burguesía y la pequeña burguesía, a conquistar la independencia respecto del imperialismo yanqui; y nos propusimos dedicar esta entrega a explicar por qué ese programa nacionalista es utópico en la era del imperialismo; un problema ya resuelto por el movimiento obrero, ya que la liberación de los países oprimidos no es posible sin la trasformación revolucionaria de la sociedad.
IV. EL NACIONALISMO COMO PROGRAMA
Ya desde principios del siglo pasado, el movimiento obrero comprendió que en el paso del capitalismo a su fase imperialista se había dividido el mundo en un puñado de países opresores, explotadores, y una inmensa mayoría de países oprimidos, explotados. Que la política colonial de dominación directa propia de la fase del capitalismo de libre competencia, se había desarrollado hasta lograr la conquista de todas las tierras no ocupadas en el planeta por parte de los países desarrollados imperialistas; dando así paso a la lucha por un nuevo reparto del mundo ya repartido; donde impera el dominio de las asociaciones monopolistas de los grandes empresarios, el dominio a través de la red del capital, y se traduce en el sojuzgamiento económico, financiero y militar de países políticamente independientes por unos cuantos países imperialistas, esto es, en la dominación semicolonial de los países oprimidos con el yugo más pesado, más sanguinario, más explotador del capitalismo: el capital financiero.
La imposición de los monopolios en la economía capitalista, llevó a la monopolización política de la vida social, o sea, a que en la superestructura política de la sociedad la tendencia a la libertad, propia de los albores del capitalismo, fuera reemplazada por la tendencia a la subyugación, a la intensificación de la opresión sobre países y naciones.
De ahí que pretender resolver el problema de la liberación de los países oprimidos, por aparte y sin aniquilar el poder del capital en tales países, o antes de aniquilarlo, es política burguesa: luchar contra el imperialismo sin sobrepasar los límites del capitalismo. Se necesita derrotar a la burguesía y a los terratenientes, las clases socias y lacayas de los imperialistas en los países oprimidos.
Por consiguiente, el problema de la liberación nacional de los países oprimidos, pasó a ser parte del problema general de la revolución proletaria, de la lucha internacional del trabajo contra el capital, de la Dictadura del Proletariado y el Socialismo, único medio para suprimir la opresión de unos países y naciones sobre otros, para apaciguar la lucha nacional minando las diferencias, y proporcionar una nueva y superior base material para la igualdad nacional, la plena libertad de separación o de unión de las naciones, y la libertad de las naciones a existir como Estados independientes.
Derrocar a la burguesía y a los terratenientes para resolver el problema nacional en la época del imperialismo, es una condición “olvidada”, eludida y silenciada por el oportunismo y el reformismo pequeño burgués antiimperialista, en su vana pretensión de resolver la cuestión nacional del imperialismo de acuerdo con la burguesía y sin tocar su poder. La burguesía no puede resolver el problema nacional del imperialismo, porque ella misma es una clase opresora de pueblos, naciones y países; porque su política para unir a las naciones, es la política del imperialismo: explotación, opresión, anexiones, conquistas militares, preservación de la propiedad privada.
En ese sentido el proletariado no apoya el movimiento nacional por el solo hecho de ser antiimperialista, lo apoya y se alía con él, a condición de que sea un movimiento antiimperialista verdaderamente revolucionario, que no se oponga a la lucha obrera contra el capital, no impida su lucha y organización independientes, ni coarte la agitación y propaganda de su Programa en la educación y organización revolucionaria de las grandes masas populares, en especial de los campesinos para establecer con ellos una sólida alianza de clases.
Cuando esto se olvida o se ignora, se termina respaldando a nombre del internacionalismo proletario, el “antiimperialismo” burgués de la socialdemocracia europea o del bolivarianismo latinoamericano; justificando el apoyo a reconocidos dictadores que se dicen “antiimperialistas”, pero en realidad no son más que peleles de la lucha interimperialista; promoviendo el apoyo a determinados países imperialistas para enfrentar a otros, lo cual significa someterse y apoyar al imperialismo, como puede apreciarse ahora en la actitud de los partidos revisionistas y demócratas pequeñoburgueses frente a los conflictos en el Medio Oriente y Siria.
En esa línea nacionalista burguesa, los gobernantes cubanos se convirtieron en peones de brega del imperialismo ruso y no por ignorancia, porque justamente a principios de los años 60 el proletariado revolucionario, encabezado por el Partido Comunista de China, denunció a los gobernantes rusos como socialistas de palabra e imperialistas de hecho —socialimperialistas—, representantes de la nueva burguesía que había usurpado el poder en la Unión Soviética y se encontraba en la disputa por un nuevo reparto del mundo junto con el imperialismo yanqui y europeo.
Como instrumento del socialimperialismo, los gobernantes cubanos fundaron la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina – OSPAAAL, también conocida como “Tricontinental”, cuyo programa nunca ha ido más allá de “alcanzar la independencia y soberanía nacional de nuestros pueblos [se entiende que la independencia del imperialismo yanqui, porque minimizan a los europeos como enemigos y no consideran como imperialistas a los rusos y chinos] y así contribuir a un mundo de paz y de digna humanidad”, como dijera por estos días su Secretario Ejecutivo Internacional con motivo del 49 aniversario de ese esperpento. Tal fue la razón por la cual a la fundación de esa organización en el 66 solo fueron invitados los partidos revisionistas y algunas organizaciones demócratas pequeñoburguesas y no los partidos marxistas leninistas de la época.
Pero además, los gobernantes cubanos terminaron sirviendo de perros de presa en distintos países donde los imperialistas rusos disputaban territorio a los yanquis: Cuba participó en varias guerras en Asia (Yemen y Siria) y en África (Angola, Etiopía, Congo, Zaire, Guinea-Bisáu, República Árabe Saharaui Democrática) y dando apoyo económico, logístico y político a los partidos revisionistas y a varios grupos guerrilleros de la pequeña burguesía de América Latina, que terminaron todos, o haciendo la paz con el imperialismo y los enemigos internos del pueblo, como lo hicieron las guerrillas de El Salvador y Guatemala y como lo están haciendo las guerrillas colombianas; o convertidos nuevamente en lacayos de los imperialistas yanquis después de conquistar el poder, como en el caso de los sandinistas en Nicaragua, dicho sea de paso, los sandinistas persiguieron, encarcelaron y asesinaron a los comunistas inmediatamente después de derrocar a Somoza en 1979, cuando estos denunciaron su traición a las promesas hechas a los obreros y campesinos.
Pero esta no es una desgraciada casualidad, como pueden argumentar los seguidores de Castro, sino el resultado inevitable de separar la lucha de la liberación nacional de la lucha de la clase obrera por el socialismo; de pretender convertir el antiimperialismo en un programa aparte; a esto era a lo que se referían Lenin y la Internacional Comunista, y a esto obedeció la polémica del dirigente comunista peruano José Carlos Mariátegui contra la confusión surgida alrededor de la Alianza Popular Revolucionaria Americana – APRA del Perú, en la segunda década del siglo pasado; como se sabe, el APRA, que en la época de Mariátegui decía ser antiimperialista, y al que algunos comunistas calificaron de Kuomintang latinoamericano, también es ahora un partido burgués proyanqui en el Perú.
Con disculpas al lector por lo extenso del texto, publicamos apartes de las tesis Sobre el Antimperialismo de Mariátegui a la Primera Conferencia Comunista Latinoamericana (Internacional Comunista) realizada en Montevideo en 1929:
“La divergencia fundamental entre los elementos que en el Perú aceptaron en principio el A.P.R.A. —como un plan de frente único, nunca como partido y ni siquiera como organización en marcha efectiva y los que fuera del Perú la definieron luego como un Kuo Min Tang latinoamericano, consiste en que los primeros permanecen fieles a la concepción económico-social revolucionaria del antimperialismo, mientras que los segundos explican así su posición: ‘Somos de izquierda (o socialistas) porque somos antimperialistas’. El antimperialismo resulta así elevado a la categoría de un programa, de una actitud política, de un movimiento que se basta a sí mismo y que conduce, espontáneamente, no sabemos en virtud de qué proceso, al socialismo, a la revolución social. Este concepto lleva a una desorbitada superestimación del movimiento antimperialista, a la exageración del mito de la lucha por la ‘segunda independencia’, al romanticismo de que estamos viviendo ya las jornadas de una nueva emancipación.
[…]
El antimperialismo, para nosotros, no constituye ni puede constituir, por sí solo, un programa político, un movimiento de masas apto para la conquista del poder. El antimperialismo, admitido que pudiese movilizar al lado de las masas obreras y campesinas, a la burguesía y pequeña burguesía nacionalistas (ya hemos negado terminantemente esta posibilidad) no anula el antagonismo entre las clases, no suprime su diferencia de intereses.
… El asalto del poder por el antimperialismo, como movimiento demagógico populista, si fuese posible, no representaría nunca la conquista del poder por las masas proletarias, por el socialismo. La revolución socialista encontraría su más encarnizado y peligroso enemigo —peligroso por su confusionismo, por la demagogia—, en la pequeña burguesía afirmada en el poder, ganado mediante sus voces de orden.”
He ahí la razón más profunda de por qué los gobernantes cubanos ahora, luego de que los imperialistas rusos mostraron su verdadera cara, abren las puertas de la isla al capital financiero, a los grandes monopolios y compañías imperialistas de América, Europa y Asia, y por qué el interés de restablecer las relaciones con su antaño enemigo, el imperialismo estadounidense. He ahí en qué termina el nacionalismo como programa.

Otros editoriales y artículos de Revolución Obrera órgano de la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia, disponibles en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Editorial – Al respaldo imperialista a la farsa de paz ¡Unir y generalizar la lucha, preparar la Guerra Popular! ( 15 de Marzo 2015)

*8 de Marzo ¡El triunfo de la Revolución Proletaria es inconcebible sin la participación de la mujer! (2 de marzo 2015)

*¿La pacificación propuesta por las FARC a quien sirve? (21 de Febrero 2015)

*En Colombia: pacifismo armado. En la India Guerra Popular (23 Enero 2015)

*¿Qué es la Federación Sindical Mundial (FSM)? (1º  de Agosto 2014)

*Las guerras de rapiña imperialista deben ser enfrentadas con la guerra revolucionaria de masas (21 de agosto 2014)

*Editorial – ¡Contribuir a la unión y generalización de las luchas del pueblo!

*A cien años de la Primera Guerra Mundial imperialista (4 de Julio 2014)

*¡Contra la mentirosa paz de los ricos y la farsa electoral: NO VOTAR, UNIR Y GENERALIZAR LA LUCHA OBRERA Y POPULAR  (8 de Junio 2014)

*A propósito de la muerte de Gabo. Cuando murió hacía mucho tiempo que lo habíamos enterrado

*La Comuna de París: Primer Estado proletario (14 de Marzo 2014)

*La emancipación de la mujer exige su participación en la construcción del Partido (28 de Febrero 2014)

*Editorial – Paz y elecciones: Dos grandes farsas de los explotadores (17 de Febrero 2014)