Rememorando el histórico IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (1-24 de Abril de 1969)

El 24 de abril de 1969, hace ahora 46 años, se clausuró el histórico IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que desarrolló sus trabajos entre el 1 y el 24 de abril de 1969 en Pekín. En él se adoptaron decisiones históricas que lo señalan como un hito importantísimo no sólo de la larga historia, cuajada de luchas heroicas, del Partido Comunista de China sino también del movimiento comunista internacional. El IX Congreso sancionó la victoria de la línea roja y revolucionaria marxista-leninista-maoísta del camarada Mao Tsetung al igual que de la Gran Revolución Cultural Proletaria sobre la línea negra revisionista y contrarrevolucionaria de Liu Shao-shi y compañía. El IX Congreso alzó firmemente aún más alta la bandera roja de la revolución y el socialismo y significó un golpe demoledor para los revisionistas soviéticos, renegados de la gran causa de Lenin y Stalin.
Fueron las brillantes victorias alcanzadas por la Gran Revolución Cultural Proletaria, desencadenada y dirigida personalmente por el camarada Mao Tsetung, en los planos político, ideológico y de organización, las que prepararon las condiciones necesarias para la realización del IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China.

Los trabajos del Congreso
La sesión de apertura del Congreso, el 1 de abril de 1969, fue presidida por el camarada Mao Tsetung, el gran dirigente del pueblo chino y guía del proletariado internacional, que pronunció un destacado discurso.
Después que el camarada Mao Tsetung declarara abierto el IX Congreso, se procedió a la elección de los 176 miembros del Presidium del Congreso, siendo elegido por unanimidad como presidente del mismo el camarada Mao Tsetung y como vicepresidente el camarada Lin Piao.
El Congreso adoptó como orden del día:
1.- Presentación del informe político por el camarada Lin Piao en nombre del Comité Central del Partido Comunista de China.
2.- Modificación de los Estatutos del Partido Comunista de China;
3.  Elección del Comité Central del Partido.

Participaron en los trabajos del Congreso 1.512 delgados. Entre ellos se encontraban revolucionarios proletarios de la vieja generación del Partido Comunista de China y un gran número de elementos avanzados del Partido que se distinguieron durante la Gran Revolución Cultural Proletaria. El número de obreros procedentes de la producción industrial y de las minas, campesinos pobres y de la capa inferior de los campesinos medios de las comunas populares y mujeres oriundas de diversos frentes de la producción, nunca fue tan importante en los congresos del PC de China. Entre los delegados procedentes del Ejército Popular de Liberación (EPL), que dieron una notable contribución a la Gran Revolución Cultural Proletaria, se encontraban veteranos del Ejército Rojo, templados en los numerosos combates y nuevos combatientes, autores de acciones heroicas en los combates en defensa de las fronteras de la patria socialista. Delegados procedentes de la Guardia Roja participaron por primera vez en un congreso del Partido. Por decisión del Comité Central, todas las organizaciones del Partido en los diversos escalones llevaron a cabo amplias consultas democráticas y escuchado largamente la opinión de las amplias masas. Aguerridos en las batallas de la Gran Revolución Cultural Proletaria se mostraron plenos de dinamismo y de combatividad traduciendo plenamente la unidad en el seno del PC de China unidad establecida sobre la base del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung.

Siguiendo el orden del día, el camarada Lin Piao presentó el Informe ante el IX Congreso Nacional del  Partido Comunista de China. De acuerdo con la doctrina de Mao Tsetung sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, el informe hizo un balance de la rica experiencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria, un análisis de la situación externa e interna del país y estableció las tareas de combate del PC de China. El informe presentado por el camarada Lin Piao fue calurosamente aclamado por los delegados e intercalado con prolongados aplausos y consignas.
A partir del segundo día de trabajos, el Congreso inició la discusión por grupos, al igual que del proyecto modificado de los Estatutos del Partido.
Desde el 2 de abril de 1969, los delegados comenzaron a discutir y estudiar concienzudamente por grupos el discurso que pronunció el camarada Mao Tsetung en la sesión inaugural y la historia del PC de China. Así, en 1921, al celebrarse su I Congreso, el PC de China no contaba sino con algunos grupos y algunas decenas de miembros. Guiado por la justa línea del camarada Mao, el Partido Comunista de China se desarrolló a lo largo y en medio de impetuosas tempestades hasta convertirse en el dirigente del proletariado y el pueblo chino hasta instaurar la República Popular China en 1949. En opinión de los delegados, la historia confirmó que 48 años de existencia del PC de China fueron coronadas con grandes victorias así como la plena derrota del oportunismo de “izquierda” de Tchen Tu-Siu, Wang Ming y otros, oportunismo que causó un inmenso perjuicio a la revolución china. Sólo comprendiendo la Historia del Partido Comunista de China es posible conocer profundamente cómo el camarada Mao Tsetung salvaguardó y desarrolló el marxismo-leninismo, comprender la grandeza del camarada Mao y la grandeza de la teoría revolucionaria de Mao Tsetung. En su discurso al Congreso, el camarada Mao afirmó: “Esperamos que este Congreso llegue a ser un congreso de unidad, un congreso de victoria, y que después de su clausura, se alcancen victorias aún mayores en todo el país”. Los delegados al Congreso, declararon tras ello: “Una vez que el cuartel general burgués dirigido por Liu Shao-shi fue destruido, nuestro Partido está unido como nunca. Bajo la dirección personal del Presidente Mao, nuestro Congreso se desarrolla de forma más satisfactoria y magnífica en una atmósfera de unidad; es, sin lugar a dudas, un congreso de unidad, un congreso de victoria, un congreso donde nos comprometemos a arrancar victorias cada vez mayores en todo el país”.
Los delegados al Congreso discutieron a conciencia, a lo largo de muchas y repetidas veces, el Informe Político del vicepresidente Lin Piao, párrafo por párrafo, frase por frase. Consideraron que el informe alzaba bien alta la gran bandera roja del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung, exponiendo con profundidad la teoría del camarada Mao sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, sistematizando la experiencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria tal y como se desarrolló en China, analizando la situación en China y en el extranjero y definiendo con precisión las tareas de combate para todo el Partido, el Ejército Popular y del pueblo en su conjunto. El informe constituyó el programa que orientó a la revolución y la edificación socialista para los años venideros. Los delegados elaboraron también en relación con este informe numerosas propuestas para aumentarlo y modificarlo.
También los delegados al Congreso procedieron a una exhaustiva discusión, capítulo por capítulo, artículo por artículo, del proyecto de modificación de los Estatutos del Partido Comunista de China. Los delegados recalcaron cómo el proyecto de Estatutos afirmaba de nuevo que el fundamento teórico por el que se guiaba el Partido es el marxismo, el leninismo y la teoría revolucionaria de Mao Tsetung, estableciendo al mismo tiempo, explícitamente, que el camarada Lin Piao era el sucesor del Presidente Mao. Este hecho significó una gran victoria para el marxismo-leninismo-maoísmo.
En la sesión plenaria del 14 de abril de 1969, presidida por el camarada Mao Tsetung, éste pronunció un importante discurso, interviniendo también los camaradas Lin Piao, Chen Po-ta, Kang Sheng, Huang Yong-Cheng y otros, discursos que fueron frecuentemente interrumpidos con aplausos y consignas entusiastas. El Congreso aprobó por unanimidad el informe presentado por el camarada Lin Piao así como los nuevos Estatutos del PC de China. Al aprobarse por unanimidad ambos documentos, los congresistas prorrumpieron en gritos tales como “¡Viva la victoria de la Gran revolución Cultural Proletaria!, ¡Viva el Partido Comunista de China!, ¡Viva la siempre victoriosa teoría revolucionaria de Mao Tsetung! ¡Viva el presidente Mao!”.

La elección del Comité Central
A partir del 15 de abril de 1969, el IX Congreso Nacional del PC de China abordó el tercer punto del orden del día: la elección del nuevo Comité Central. Además, los delegados prosiguieron sus discusiones en grupos, para poder llevarlas mejor a cabo, tomando en consideración las condiciones existentes en sus regiones, sectores y unidades respectivas, las diversas tareas avanzadas por el Congreso.
En la tarde del 24 de abril de 1969 se clausuró victoriosamente el IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, tras una sesión plenaria, presidida por el camarada Lin Piao, que eligió el nuevo Comité Central del Partido. La votación se desarrolló en medio de una atmósfera revolucionaria extremadamente entusiasta. Según las disposiciones establecidas por el Presidium del Congreso, las diversas delegaciones propusieron en primer lugar a los candidatos de su elección para miembros del Comité Central; a continuación el Presidium recogió sus opiniones y preparó una lista preliminar de candidatos: Esta fue entregada posteriormente a los delegados. Tras diversas consultas, se estableció la lista de candidatos. En seguida se llevó a cabo una elección preliminar a través de voto secreto. La lista definitiva de los candidatos fue, así pues, establecida tras largas consultas democráticas realizadas, durante varias veces, de la base hacia arriba y de arriba hacia la base. Después fue sometida al Congreso por el Presidium para la elección oficial en escrutinio secreto. Así, el proceso de elección del Comité Central al IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China fue una expresión exacta del centralismo democrático y de la línea de masas practicada por el PC de China.

Para el Comité Central fueron elegidos 170 miembros efectivos y 109 miembros suplentes. El Congreso eligió al camarada Mao Tsetung como presidente del Comité Central y al camarada Lin Piao como vicepresidente. Entre los miembros elegidos para el nuevo Comité Central figuraban revolucionarios proletarios de la vieja generación del Partido y combatientes proletarios surgidos en el transcurso de la Gran Revolución Cultural proletaria. Entre los nuevos miembros figuraban cuadros dirigentes de los diversos frentes, cuadros del Partido, del Gobierno y del Ejército Popular de Liberación, comunistas que se distinguieron en el trabajo de producción en las fábricas y en el campo, héroes del Ejército Popular de Liberación, comunistas que habían trabajado en los frentes cultural y científico y combatientes comunistas de las diversas nacionalidades. La composición del nuevo Comité Central fue un exponente del dinamismo en el seno del PC de China.
El IX Congreso Nacional del PC de China hizo un llamamiento a todo el Partido, al ejército y a la población de todas las nacionalidades, para aplicar resueltamente la línea revolucionaria del camarada Mao, proseguir la consolidación y el reforzamiento de la dictadura del proletariado, conducir hasta el fin la revolución en el dominio de la superestructura, en particular, en el campo de la educación, de la literatura y el arte, de la prensa y la sanidad, y realizar las tareas de lucha-crítica-reforma formuladas por el vicepresidente Lin Piao en su informe político. El Congreso resaltó que era preciso tener confianza en las masas, apoyarse en ellas y respetar el espíritu de iniciativa.
El IX Congreso Nacional del PC de China dirigió un llamamiento a los cuadros dirigentes de los diversos escalones del Partido y del ejército, al igual que a las amplias masas revolucionarias, para que tuvieran siempre presente la enseñanza del Presidente Mao de que : “La política y la táctica son la vida propia del Partido”, y para que concretizaran de forma consciente los diversos principios políticos proletarios establecidos por el camarada Mao. “Es necesario, bajo la dirección del proletariado –determinaron los delegados- que conquistemos y nos unamos a todos los que son susceptibles de ser unidos con vistas a la lucha conjunta contra el enemigo”. Y “Es preciso acompañar el desarrollo de la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, combatir al puñado de contrarrevolucionarios que intentan en vano llevar a cabo una restauración, luchar contra las tendencias erróneas “de izquierda” o de derecha, y contra las diversas manifestaciones de la concepción burguesa del mundo”.
El IX Congreso Nacional del PC de China invitó a todos los miembros del Partido y a los Comités revolucionarios de todos los escalones a aplicar concienzudamente la línea de masas y a orientarse por el método científico. “Los camaradas dirigentes de todos los escalones –preconizó el Congreso- deben estar al corriente del conjunto de la situación, esforzarse por erigir ejemplos-tipo, hacer el balance de la experiencia adquirida y seguir de cerca los nuevos desarrollos de la situación; en la victoria, los camaradas deben conservar su estilo de vida sencillo y de ardua lucha, continuar modestos y prudentes y no ser ni presumidos ni irresponsables, y estar alerta contra las balas envueltas en azúcar de la burguesía y contra otras tentativas de ésta para corromper y dividir el Partido y las filas revolucionarias.”
El IX Congreso Nacional del PC de China dirigió un caluroso saludo revolucionario proletario a los obreros, campesinos pobres y capa inferior de los campesinos medios, guardias rojos, cuadros revolucionarios e intelectuales revolucionarios de toda China que llevaron a cabo grandes acciones durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, así como a los comandantes y combatientes del Ejército Popular de Liberación, a los patriotas chinos residentes en el extranjero y a los de Hong Kong y Macao, a los compatriotas de Taiwan (Formosa) y a todos cuantos defendían el socialismo y amaban a la patria socialista y que, desde tiempo atrás, ofrecieron una contribución útil a la revolución y a la edificación del socialismo. El Congreso hizo un llamamiento a la clase obrera, a la capa inferior de los campesinos medios y a las poblaciones de las diversas nacionalidades a fin de que edificaran el socialismo persistiendo en los principios de: independencia y autonomía; apoyarse en las propias fuerzas; desarrollar el máximo esfuerzo; vencer todas las dificultades; cantidad, rapidez, calidad, economía; llamó a que promoviesen la producción y mejorar el trabajo y activar los preparativos en previsión de una guerra (como consecuencia de las agresiones armadas de los socialimperialistas soviéticos contra la República Popular China). Llamó a realizar nuevas proezas en los tres grandes movimientos revolucionarios: la lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica.
El IX Congreso Nacional del PC de China dirigió un caluroso saludo de combate al Partido del Trabajo de Albania y a otros partidos y agrupaciones hermanos marxistas-leninistas del mundo; a los pueblos revolucionarios de los cinco continentes que estaban luchando contra el imperialismo, contra el revisionismo moderno encabezado por la camarilla de los renegados revisionistas soviéticos y contra la reacción mundial, al igual que al heroico pueblo vietnamita que persistía en aquellos días en su guerra popular contra la agresión yanqui y por el derrocamiento del régimen títere de Saigón.

Declaración solemne del IX Congreso del PC de China
El IX Congreso Nacional del PC de China proclamó solemnemente que: “El Partido Comunista de China, creado y educado por el gran dirigente camarada Mao, será siempre fiel al internacionalismo proletario; el PC de China apoya resueltamente la lucha revolucionaria del proletariado mundial y de los pueblos y naciones oprimidas del mundo entero; el PC de China está determinado a unirse a todos los auténticos marxistas-leninistas de todo el mundo, al proletariado mundial y a todos los pueblos revolucionarios para aplastar completamente la conspiración tramada en conjunto por los Estados Unidos y la Unión Soviética con vistas a una nueva partición del mundo, y para llevar hasta el fin la gran lucha contra el imperialismo, el revisionismo y la reacción. El imperialismo americano, el revisionismo soviético y todos los reaccionarios son tigres de papel. No escaparán a su ineluctable fin. Las dificultades que los minan no pueden ser torneadas. La causa revolucionaria de los pueblos del mundo triunfará. Sabemos claramente que nos depararemos en nuestra marcha adelante con toda suerte de dificultades y vicisitudes y que los reaccionarios tanto del interior como del exterior, en su agonía, van aún a debatirse desesperadamente. Todo eso, sin embargo, no impedirá que nuestra grandiosa causa socialista avance triunfalmente”.
La celebración del IX Congreso Nacional del PC de China creó por toda China una atmósfera de alegría y efervescencia, como jamás se había visto. Centenares de millones de revolucionarios de las diferentes nacionalidades de China, organizaron importantes manifestaciones y concentraciones al igual que produjo un impetuoso movimiento de masas para el estudio y aplicación vivas de la teoría del presidente Mao Tsetung, para llevar a cabo la revolución y promover la producción y estar preparados ante la eventualidad de una guerra.

Mensajes de saludo y felicitación al IX Congreso
Al IX Congreso Nacional del PC de China llegaron millares de telegramas y mensajes de felicitación por parte de partidos y organizaciones comunistas hermanas de numerosos países, de organizaciones progresistas y de grupos y personalidades amigas del extranjero.
Entre los partidos y grupos políticos que enviaron mensajes de felicitación al IX Congreso podemos citar: el Partido del Trabajo de Albania, el Partido de los Trabajadores de Vietnam, el Partido Comunista de Rumanía, el Partido Comunista de Australia (Marxista-Leninista), el Partido Comunista de Nueva Zelanda, el Partido Comunista de Ceilán, el Partido Comunista de Birmania, el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, el Partido Comunista de Indonesia, el Partido Comunista de Polonia (clandestino), el Partido Marxista-Leninista de Austria, el Partido Comunista de Japón (Izquierda), el Partido Comunista Marxista-Leninista de Francia, el Partido Comunista de Italia (Marxista-Leninista), la Liga de los Marxistas-Leninistas de Holanda, “Línea Roja” (periódico marxista-leninista de Francia), el Movimiento Comunista Marxista-Leninista de San Marino, la Liga de la Juventud Comunista de Japón, el Partido Comunista de Tailandia, el Partido Comunista de Malasia, el Partido Comunista de Bolivia, el Partido Comunista de Brasil, el Partido Comunista Revolucionario de Chile, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Alemania, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Bélgica, la Organización de los Comunistas de Suiza, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de España, la Organización Marxista-Leninista de los Emigrantes Políticos Griegos, la Federación de los Marxistas-Leninistas de Holanda, las Ediciones Oriente de Italia, el Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Gran Bretaña, el Grupo Marxista-Leninista de Grecia, el Grupo Marxista-Leninista de Guayana, Marxistas-Leninistas de Hungría, la Organización de los Marxistas-Leninistas de Yugoslavia, la Liga de la Juventud Socialista de Noruega, el Consejo Nacional de la Revolución de Congo (B.), Grupo de la Organización Nacional de Guadalupe, Frente Patriótico de Tailandia, Fuerzas de la Juventud para la Liberación Nacional de Jamaica, Liga Comunista de Suecia (Marxista-Leninista), Partido Progresista del Trabajo de EE.UU., Comité ad hoc por un partido marxista-leninista de EE.UU., Asociación de Marxistas-Leninistas de Helsinki, Partido de los Trabajadores de Haití, el periódico indio “Liberación”, Unión Nacional Africana de Zimbabwe, Unión Nacional de Sudoeste Africano, Unión Nacional por la Independencia Total de Angola (UNITA), Congreso Panafricano de Tanzania, Frente de Liberación de Eritrea, Vanguardia Comunista de Argentina, Asociación de Obreros Revolucionarios Austríacos (Marxista-Leninista), Partido Comunista Marxista-Leninista de Ecuador y Comité Marxista-Leninista Portugués.

I Reunión Plenaria del Comité Central elegido en el IX Congreso del PC de China
El Comité Central elegido en el IX Congreso Nacional del PC de China realizó su primera reunión plenaria el 28 de abril de 1969 para la elección del órgano central, el Buró Político. Participaron todos los miembros efectivos y suplentes, que fue presidida por el camarada Mao Tsetung. El Comité Central eligió como presidente al camarada Mao Tsetung y como vicepresidente al camarada Lin Piao.

El IX Congreso abrió una nueva etapa de la Revolución china…
Tras la celebración del IX Congreso Nacional del PC de China, por todo el país se desencadenó una entusiástica campaña de estudio de sus documentos, para la aplicación del espíritu del Congreso y la concretización de los principios políticos y las tareas de combate allí formuladas, impulsando la grandiosa causa de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado.
El IX Congreso Nacional del PC de China abrió una nueva etapa de desarrollo de la revolución y de la edificación del socialismo en China y, aún más, de la lucha por el triunfo del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung sobre el revisionismo, sobre el capitalismo y de la revolución sobre la contrarrevolución en todo el mundo. Sus decisiones y proclamaciones inspiraron a los comunistas y revolucionarios del mundo entero, transmitiéndoles fuerza y coraje en su lucha contra el imperialismo, contra el revisionismo moderno y contra todos los reaccionarios.

…pero la lucha de clases no concluyó
La lucha de clases en China no se detuvo con este Congreso y el combate se agudizó en los meses siguientes entre quienes deseaban avanzar y continuar la Gran Revolución Cultural Proletaria (liderados por el camarada Lin Piao y el camarada Chen Po-ta) y los revisionistas agazapados que querían frenarla y paralizarla (liderados por Chou En-lai). Esta lucha acabó, primero, con la eliminación de Lin Piao y sus partidarios en 1971 y, finalmente, tras la muerte de Mao Tsetung en 1976, con el golpe de estado contrarrevolucionario liderado por los revisionistas Hua Kuo-feng, Teng Hsiao-ping y compañía, restaurándose el capitalismo en China y convirtiéndola en un país socialimperialista.
El IX Congreso Nacional del PC de China quedará como un hito en la historia del PC de China y del movimiento comunista internacional, colofón de la lucha desarrollada durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China, y sus documentos deben ser estudiados por los comunistas y revolucionarios del siglo XXI.
Pero como señalara con gran acierto el propio camarada Mao Tsetung un mes después de clausurado el IX Congreso del PC de China:
“Hemos obtenido una gran victoria. Pero la clase derrotada continuará la lucha. Estas personas están aún alrededor y ésta clase aún existe. Por tanto, no podemos hablar de victoria final. Ni siquiera en décadas. No debemos perder nuestra vigilancia. Según el punto de vista leninista, la victoria final de un país socialista no sólo requiere los esfuerzos del proletariado y las amplias masas populares en el país, sino que también implica la victoria de la revolución mundial y la abolición del sistema de explotación del hombre por el hombre en el mundo entero, sobre cuya base toda la humanidad se emancipará. Por tanto, es erróneo hablar a la ligera de la victoria final de la revolución en nuestro país; va en contra del leninismo y no se ajusta a los hechos”.
(Mao Tsetung, 23 de Mayo de 1969)

Otros documentos y textos referentes a la Gran Revolución Cultural Proletaria en China (1966-1969) en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (I)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por la camarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Pao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (II)

*Sumario del Foro sobre el Trabajo Artístico y Literario en las Fuerzas Armadas convocado por lacamarada Chiang Ching por encargo del camarada Lin Piao – Del 2 al 20 de Febrero de 1966 (III)

*Carta escrita por el camarada Lin Piao sobre el estudio y aplicación de manera viva de las obras del Presidente Mao en el frente industrial y de comunicaciones (11 marzo 1966)

*Carta del camarada Lin Piao a los miembros de la Comisión Permanente del Comité Central del Partido Comunista de China (22 Marzo 1966)

*Carta de Mao Tsetung a los Guardias Rojos de la Secundaria Adjunta a la Universidad de Tsinghua (1 Agosto 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (31 Agosto 1966)

*¡Viva el espíritu de rebeldía revolucionaria del proletariado! – Pekín Informa (14 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (15 Septiembre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1966)

*Los Guardias Rojos no temen la prueba de una Larga Marcha – Editorial de Diario del Pueblo (22 Octubre 1966)

*Discurso del camarada Lin Piao en el mitin celebrado en Pekín para recibir a los profesores y estudiantes revolucionarios que vinieron de diversos lugares del país (3 Noviembre 1966)

*Discurso de apertura de Chen Po-ta en el mitin de los trabajadores del arte y la literatura en pro de la Gran Revolución Cultural Proletaria (Pekín, 27 Noviembre 1966)

*¡En memoria del gran Lenin! ¡Abajo el revisionismo moderno! – Diario del Pueblo (28 Abril 1967)

*Discurso del Camarada Lin Piao en el mitin de celebración del XVIII Aniversario de la fundación de la República Popular China (1º Octubre 1967)

*Discurso del camarada Lin Piao en la concentración en Pekín en conmemoración del 50º Aniversario de la Revolución de Octubre (6 Noviembre 1967)

*Pintando “El Sol Rojo en nuestros corazones” – Comentario de Radio Pekín (9 Julio 1968)

*Discurso de la camarada Chiang Ching en el mitin de masas celebrando el establecimiento de los comités revolucionarios en toda China (7 Septiembre 1968)

*Crónica de una encuesta sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria en la enseñanza rural en la República Popular China – Diario del Pueblo (25 Octubre 1968)

*Discurso de Lin Piao en el acto de celebración del XIX aniversario de la fundación de la República Popular China  (1º de Octubre 1968)

*Refutación de la teoría de que las masas son retrógradas – Comité Revolucionario de Pekín – Pekín Informa (20 Diciembre 1968)

*La Gran Revolución Cultural Proletaria en China: “A propósito del porvenir” (1969)

*Prestar atención a los métodos de trabajo – Editorial de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) – 5 de Noviembre 1969

*Sobre la acumulación de experiencias- Editorial de “Hongqi”, nº 3-4 (1969)

*Arte y lucha de clases – El patio donde se cobraban los arriendos

*Cómo los enseñantes colaboraban con los obreros, campesinos, soldados y especialistas en la redacción de manuales durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China

*Cómo la Gran Revolución Cultural Proletaria transformó la Universidad china

*Los carteles revolucionarios chinos de la Gran Revolución Cultural Proletaria y su impacto en el extranjero

Siraj Sikder: Prefacio al libro de poesía “La Guerra Popular en Perspectiva” (Octubre 1973)

Nota – El pasado 2 de Enero se cumplió el 40º aniversario en que el Camarada Siraj Sikder, quien fundara el Partido Proletario de Bengala Oriental (PBSP), cayó martirizado en 1975 por el régimen fascista del partido Awami encabezado por Sheikh Mujiv.
El Camarada Siraj Sikder dirigió al proletariado de Bangladesh en la tarea de asumir el Pensamiento de Mao Tsetung como un desarrollo del Marxismo-Leninismo (hoy marxismo-leninismo-maoísmo). Sobre esa base analizó correctamente la sociedad de Bengala Oriental como colonial-semifeudal, dirigió al proletariado a formar su propio partido, el PBSP, la fuerza armada por primera vez en su historia, y el frente unido movilizando al campesinado, la burguesía media y la burguesía nacional e iniciando la lucha armada en Bangladesh, creando bases de apoyo revolucionarias en 1971 y en 1972-1975.
Reproducimos a continuación el prefacio escrito por el Camarada Siraj Sikder al libro de poesía “La Guerra Popular en Perspectiva” editado en Octubre de 1973, que hemos extraído de la web del Partido Comunista Marxista-Leninista-Maoísta de Bangladesh Sarbaharapath y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

PREFACIO AL LIBRO DE POESÍA “LA GUERRA POPULAR EN PERSPECTIVA” (OCTUBRE DE 1973)
El arte y la literatura se incluyen en la ideología. Influyen en pensamiento humano y controlan la práctica. Son necesarios para crear opinión pública tanto para la revolución como para la contrarrevolución. El arte y la literatura reaccionarios crean opinión pública para hacer la contrarrevolución y sostener el poder contrarrevolucionario. La literatura y cultura de contenido reaccionario con una forma artística de nivel elevado son las más peligrosas. La literatura de Rabindra es una prueba de ello.
En Bengala Oriental no se ha desarrollado un arte-cultura democrático nacional con una elevada forma artística con un punto de vista proletario (un arte y cultura en contra del expansionismo, el socialimperialismo, el imperialismo, el capitalismo burocrático y el feudalismo). En la elaboración de dicho arte-cultura no solo debemos plantear la lucha de clases dado que es aceptable para la burguesía e incluso para la gran burguesía. La dictadura del proletariado, el fin inevitable de la lucha de clases (en la actualidad la dictadura democrático-popular), la necesidad del partido político del proletariado para establecerla, la fuerza armada que dirige y otras luchas, así como la base científica teórica de la lucha de clase del proletariado, el Pensamiento Mao Tsetung y su aplicación práctica, deben reflejarse en el arte-literatura-cultura. Sólo entonces, el contenido de un tipo así de arte y cultura serán considerados correctos desde el punto de vista proletario.
Por tanto, debemos superar las limitaciones de Sukanto. La literatura-cultura no sólo debe ser correcta en términos de contenido sino igualmente tener una forma artística aceptable y apreciada por los cuadros de las masas, los soldados, los simpatizantes, cuantos apoyan y el pueblo. Por tanto, tenemos que superar las limitaciones de la literatura-arte-poesía modernos. El arte-literatura-cultura, en unidad con el contenido revolucionario y una forma artística de un alto nivel (aceptado y apreciado por el pueblo) creará la preparación ideológica para la revolución en Bengala Oriental, creará opinión pública para la revolución e instará al pueblo al trabajo revolucionario.
Nuestros fraternales camaradas de China-Indonesia-India y otros países examinan el arte-cultura revolucionarios. Nosotros debemos también examinarlo en Bengala Oriental porque no tenemos ningún precedente en la literatura bengalí para mostrarnos el camino correcto. Por tanto, puede existir debilidad en nuestro contenido y forma, pero debemos hacer énfasis en el contenido, es decir la política, mientras que el contenido artístico perfecto se desarrollará en el transcurso de la práctica.
Debemos analizar el arte y literatura local y extranjero del pasado y el presente, aprender creativamente de ellos, por supuesto, no ciegamente. Tal arte-literatura será considerado provechoso, lo que es de un lado correcto desde el punto de vista proletario, y del otro que será aceptado por nuestros cuadros, guerrilleros, simpatizantes, cuantos nos apoyan y el pueblo y de los que deben sacar inspiración para la revolución. Así, la aplicación exitosa del espíritu de servir al pueblo en el arte-literatura será para producir tal arte-cultura que es correcto desde la perspectiva proletaria, aceptable al pueblo e inspirador.
En tanto que el Partido Proletario de Bengala Oriental ha producido una nueva historia de trabajo revolucionario y un nuevo estilo de escribir artículos revolucionarios, también ha adoptado el paso histórico de desarrollar un camino completamente nuevo de arte-literatura que es genuinamente revolucionario en contenido y con una forma perfecta de arte que es apreciado por el pueblo.
Nuestro esfuerzo será exitoso sólo cuando nuestras canciones y poemas sean cantados por nuestros guerrilleros y nuestro pueblo, nuestro arte-literatura sea discutido en sus reuniones y les inspire sacrificio, preparando ideológicamente al pueblo a aplastar el viejo mundo y establecer el poder político revolucionario y apoyarlo, inspirándoles en el trabajo revolucionario. Sólo entonces será exitoso nuestro espíritu de servir al pueblo en el arte y literatura.

Sobre el Camarada Siraj Sikder ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Partido Comunista Maoísta de Manipur – ¡40º Aniversario del martirio del Camarada Siraj Sikder!

 

Introducción al libro “Escritos Militares” de C. Marx y F. Engels de Editora Vento de Leste (Lisboa, Noviembre 1975)

Nota – El siguiente texto corresponde a la introducción al libro en lengua portuguesa “Escritos Militares” de los grandes maestros del proletariado internacional Carlos Marx y Federico Engels, editado en Portugal por Editora Vento de Leste, Cadernos “Vento de Leste” nº 11, Lisboa, noviembre 1975, págs. 7 – 10 y que el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español añadiendo además algunas notas explicativas respecto de algunos términos o nombres que aparecen.
Se trata de un interesante texto escrito cuando en Portugal en aquellos momentos -igual que ahora en España-, no existía el “guía político de la clase obrera”, el Partido Comunista, y los marxistas-leninistas-maoístas portugueses del Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.) trabajaban por su construcción aprendiendo de las enseñanzas de Marx y Engels:

MARX Y ENGELS
ESCRITOS MILITARES
INTRODUCCIÓN

Marx y Engels, en todos los artículos en que ellos analizaron la lucha de clases en la sociedad de su época, tuvieron siempre en cuenta los factores que favorecían el desarrollo objetivo de la lucha del proletariado.
La guerra no existe fuera de las clases. La guerra es la continuación de la política por otro medio, a saber: la violencia. Fue según esta perspectiva materialista dialéctica que Marx y Engels describieron toda la sucesión de guerras y conflictos tumultuosos que atravesaron el escenario de la historia de entonces. En “El papel de la violencia en la historia”, Engels describe las formas evolutivas de la táctica y del armamento, acompañadas paralelamente de una progresiva adquisición de conciencia por parte de los soldados.
Marx y Engels siempre condenaron la guerra como un hecho bárbaro. Pero su actitud ante ella es de que es de que es imposible suprimirla sin suprimir las clases y sin instaurar el socialismo. Es necesario oponer la guerra a la guerra, oponer a la guerra contrarrevolucionaria la guerra revolucionaria.
La historia conoció numerosas guerras que, a pesar de los horrores, de las atrocidades y sufrimientos que inevitablemente comportan, fueron útiles al desarrollo de la humanidad y ayudaron a destruir las instituciones particularmente nocivas y reaccionarias. Por tanto, las guerras son justas o no en función a las clases que sirven. Si sirven a la burguesía son guerras injustas; si sirven al proletariado, son guerras justas.
La época en que vivieron K. Marx y F. Engels fue una época de grandes luchas revolucionarias, que ellos supieron analizar profundamente extrayendo de ellas grandes enseñanzas. Subrayaron que el proletariado tiene un único camino a seguir para liberarse: el empleo de la violencia revolucionaria, aliado al campesinado y, bajo la dirección de un Partido Comunista, su vanguardia. Fue la cuestión de la inexistencia de un partido verdaderamente revolucionario que se planteó cuando la guerra de los campesinos en Alemania, que a pesar de haber tenido un gran apoyo y movilización de masas, no resultó victoriosa.
También en nuestro país el pueblo, y en especial los campesinos, se armaron en diversas ocasiones con todo lo que tenían a mano, pese a que en su mayoría bajo una dirección errada y oportunista, para expulsar a los enemigos que consideraba en aquel momento como los principales. Uno de esos casos se verificó cuando tuvieron lugar los asaltos y destrucciones de las sedes del partido socialfascista (1) y de sus apéndices. La forma como el pueblo se armó, desde azadas hasta picos, desde porras hasta escopetas, las auténticas batallas en la calle que por entonces se produjeron muestran claramente como el justo odio a un partido que fue el principal responsable, durante los primeros cinco gobiernos provisionales, de todas las medidas antiobreras y anticampesinas, pudo hacer levantarse espontáneamente a las masas. También los incidentes de Rio Maior, cuando el pueblo levantó barricadas y arrebató las armas a los socialfascistas que venían a socorrer a su máximo cacique, el exministro Barreirinhas Cunhal (2), detenido en Alcobaça por las masas populares, demuestra bien su capacidad de organización.
Otro ejemplo del armamento espontáneo del pueblo para la defensa de sus intereses fue la ocupación de los latifundios por los campesinos pobres y asalariados rurales, defendiéndolos empuñando los fusiles.
La obra de K. Marx y F. Engels relacionada con la guerra es muy extensa y todos los textos son de gran importancia, de ahí la dificultad en seleccionarlos para el presente libro. El criterio utilizado fue, en lo esencial, el de seleccionar los textos que se referían a cuestiones de la guerra popular y los que se referían a la posición de los marxistas frente a la guerra.
Estos textos abarcan toda la obra de Marx y Engels desde los primeros escritos en alemán, hasta 1890.
Los ESCRITOS MILITARES de MARX y ENGELS se editan en unos momentos en que la lucha de clases en nuestro país entra en una fase decisiva, en unos momentos en que la cuestión de la toma del poder se coloca ante los ojos de todos. La burguesía ya lo reconoce. El proletariado ya lo dice. Los campesinos y los soldados ya lo sienten.
La crisis política (y no militar como la burguesía ahora quiere dar a entender) que atravesamos es la crisis del poder. Tal crisis se define por la inestabilidad del poder y se traduce por una aguda lucha de clases en lo que respecta al poder: en cuanto a la burguesía, por su conservación; en lo que toca al proletariado, por su toma. Todavía, la corriente principal es sin duda la revolución.
Esta crisis tiene en su base aquello que ya es un hecho: la bancarrota económica, consecuencia de la lucha del proletariado para destruir las relaciones de producción capitalistas.
La lucha llevada a cabo por los obreros de la construcción civil representa ya un salto cualitativo en la conciencia de la clase obrera. Esta lucha manifestó la rebelión de las fuerzas productivas con vistas al derrumbamiento de las viejas y caducas relaciones de producción. Las formas que esa lucha asume van progresando conforme al avance de la conciencia política del proletariado. Si los obreros de la construcción civil secuestraron al Gobierno en San Bento (3), posiblemente los trabajadores de los transportes y las comunicaciones o de la industria electrónica utilizarán otras más evolucionadas independientemente del gobierno que ya pueda existir.
En unos momentos en que el movimiento obrero se prepara para lograr un nuevo auge, cabe al proletariado revolucionario y a su vanguardia cumplir una serie de insuficiencias, tanto en el campo político, como en el campo militar sin las cuales se torna imposible obtener cualquier victoria definitiva: ante todo, el proletariado debe unirse bajo una dirección única ideológica y política marxista-leninista-maoísta, alrededor de su partido de vanguardia; debe unir a los campesinos pobres consolidando la alianza obrero-campesina, así como saber atraer a su lado, para el lado de la Revolución, a la pequeña burguesía, a la burguesía nacional, a los soldados y marineros, parte integrante del pueblo, y también a los oficiales democráticos, juntándolos en un amplio Frente Único Democrático Popular, pues todos están interesados en la Revolución, a pesar de que no sean consecuentes.
El proletariado tiene que preocuparse igualmente de su armamento. En un momento en que los dos centros de la contrarrevolución se arman y se disputan el control del Ejército burgués (véase el flirteo del partido socialfascista al comandante del Copcon (4) y la actitud reacia de este en abandonar ese puesto) en el momento en que todos los grupos trotskistas y anarcobombistas, así como los fascistas se intimidan mutuamente, preparando sus golpes, la clase obrera y el pueblo deben unirse en torno a sus órganos de voluntad propia y a sus hijos en el Ejército de la burguesía, llevando a la práctica la resolución aprobada en el gran Congreso Obrero de Covilhã (5) en lo que respecta a este punto.

Noviembre de 1975

Notas
(1) Se refiere al partido revisionista y lacayo del socialimperialismo soviético autodenominado Partido “Comunista” Portugués (P”C”P).
(2) Secretario general del P”C”P.
(3) Sede del parlamento portugués en Lisboa.
(4) Siglas del Comando Operativo del Continente, un instrumento militar creado después del golpe del 25 de abril de 1974 por la burguesía portuguesa, y liderado por el comandante Otelo Saraiva de Carvalho, con el objetivo de reprimir la lucha del proletariado y las masas populares portuguesas e impedir la revolución democrático popular.
(5) I Congreso Nacional de la Comisiones de Trabajadores portugueses celebrado los días 27 y 28 de septiembre de 1975 en la localidad de Covilhã, organizado por el Secretariado Nacional (Provisional) de las Comisiones de Trabajadores y apoyado por el Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado (M.R.P.P.), con asistencia de delegados de 95 comisiones de todo el país reunidos bajo la consigna “¡Vivan las órganos de voluntad popular!”