Las imperecederas enseñanzas del camarada Mao Tsetung para nuestro pueblo y para nuestra lucha (I)

Entre las universales enseñanzas del camarada Mao Tsetung, basadas en la práctica de la revolución china, y genialmente sintetizadas por él sobre la base del materialismo dialéctico e histórico y los principios de clase del marxismo-leninismo, son de particular importancia para nosotros actualmente las relativas a la cuestión del Frente Unido por una parte y de otra la de la necesidad de la violencia revolucionaria y la inevitabilidad de la guerra popular más o menos prolongada.

En lo que a la política de Frente Unido se refiere, el camarada Mao clarifica y deja bien sentado, sobre la base de  anteriores experiencias y de la propia experiencia de la revolución china, que todo Frente Revolucionario y Patriótico debe estar dirigido por el Partido Comunista, ya que de otro modo las fuerzas intermedias que por su propia naturaleza son titubeantes y claudicantes y que, además, carecen de los conocimientos y de la teoría científica del marxismo-leninismo impedirán el triunfo de las fuerzas revolucionarias.

Por otra parte está también la cuestión de qué fuerzas pueden y deben formar parte del Frente. A este respecto creemos que una cuestión determinante que el camarada Mao desarrolla de manera magistral es el principio de que los sectores de las capas intermedias burguesas no siempre permanecen o forman parte del Frente, pues ello depende de la medida en que el enemigo les conceda o les retire ciertas prebendas y de la medida o momento en que sus intereses coinciden en mayor o menor grado en tal o cual momento, con los intereses del resto del pueblo, en particular con los de la clase obrera y el campesinado pobre.

Estas son precisamente, dos de las premisas más importantes en las que nuestro Partido se ha basado en todo momento para apoyar y decidir la formación y el desarrollo del FRAP, teniendo en cuenta, claro está, las particularidades de nuestro pueblo, de nuestra sociedad y de nuestro propio contexto histórico.

Como era natural los elementos burgueses de una u otra naturaleza que aún estando enfrentados a la dictadura y a la reacción son antimarxistas-leninistas, y se han opuesto y se oponen a la política de clase de nuestro Partido, nos han atacado y calumniado en todo momento precisamente, porque no les organizábamos el Frente para ponérselo a su disposición.

Actualmente los elementos derechistas y pequeño burgueses que recientemente han sido expulsados o marginados del Partido y del FRAP, por oportunismo y como enemigos del pueblo que son, recogen esas mismas calumnias contra el partido y contra el FRAP, al mismo tiempo claro está, que pretenden hacerlo desde posiciones marxista-leninistas, para mejor sembrar la confusión y encubrir su verdadera naturaleza pequeñoburguesa. Es lo mismo que hicieron los grupúsculos como la ORT, PTE, MC (KK), que se vieron obligados a cubrirse con el manto del marxismo-leninismo para mejor tratar e oponerse al Partido y al FRAP y atacarnos desde pretendidas posiciones revolucionarias.

En lo que a la violencia revolucionaria y a la guerra popular se refiere, las enseñanzas y los justos planteamientos del camarada Mao Tsetung al respecto, constituyen una de las cuestiones fundamentales para determinar la línea de demarcación entre el revisionismo y oportunismo de toda laya, y el marxismo-leninismo de otra. Recogiendo las imperecederas enseñanzas y formulaciones de Marx, Engels, Lenin y Stalin al respecto, el camarada Mao Tsetung, no sólo ha asestado sobre esta cuestión golpes decisivos al revisionismo y al oportunismo moderno, sino que además ha desarrollado magistralmente la teoría de la necesidad de la violencia revolucionaria, en lo que a la guerra popular se refiere, poniendo de manifiesto que tarde o temprano en el proceso de la revolución, la reacción siempre recurre a la violencia contra el pueblo con el fin de mantenerse en el Poder, desencadenando ella misma o bien la guerra civil, o bien la guerra contra otros pueblos o ambas.

Algunos “maoístas” de última hora, que hoy se deshacen en alabanzas a Mao Tsetung, pretenden olvidar que Mao Tsetung, además de haber sido el más grande dirigente del Partido Comunista de China, ha sido también y sobre todo el gran jefe de los ejércitos rojos chinos y que jamás depuso las armas hasta haber aplastado a toda la reacción de dentro y de fuera, y hasta haber instaurado el régimen popular de Democracia Nueva, bajo la dirección y la fuerza de las armas del Partido Comunista.

En futuros artículos desarrollaremos con más detalle algunos aspectos de las enseñanzas del camarada Mao Tsetung sobre su política de alianzas

Nota –  Artículo de E. Odena publicado en  Vanguardia Obrera, órgano del Comité Central del Partido Comunista de España (marxista-leninista),  nº 153, 26 Septiembre – 2 Octubre 1976, pág. 8. La transcripción de este artículo ha sido realizada por Gran Marcha Hacia el Comunismo. Febrero 2013.

 

Anuncios