PC maoísta Italia: “Elecciones Europeas Boicot Activo, Unidad Proletaria y Antiimperialista”


El blog de los camaradas del Partido Comunista maoísta (PCm) de Italia http://proletaricomunisti.blogspot.com.es/ informó recientemente de la publicación del número 2 (Nueva Serie), Mayo 2014, de su periódico “Proletari Comunisti”.

Este número incluye el llamamiento del PCm ELECCIONES EUROPEAS BOICOT ACTIVO, UNIDAD PROLETARIA Y ANTIIMPERIALISTA, que señala:
“Las elecciones europeas llegan en un momento en que los gobiernos y los Estados imperialistas europeos, en unidad y confrontación imperialista entre ellos, descargan la crisis sobre los proletarios y sobre las masas populares de nuestro continente para afrontar la batalla y la confrontación en el mundo con los otros poderes imperialistas; en esta situación, los países imperialistas, por un lado, están dotados de instrumentos, representantes del concepto de la Troika , para decidir las políticas comunes, pero por otro lado estas políticas comunes las resuelven descargando la crisis de los países más fuertes sobre los países más débiles de la UE.
Los países más fuertes en el cuadro de la Europa imperialista, Alemania y Francia, se alían, sin embargo, pero no sólo para descargar y defenderse, sino también para aprovechar la oportunidad de la crisis para expandir su presencia imperialista dentro de los países europeos y fuera de Europa por los mercados y el control de las fuentes energéticas.
Esta política expansionista provoca nuevas tensiones internacionales en distintas partes del mundo y alimenta la Carrera armamentista, la presencia militar, las intervenciones imperialistas directas, a veces en combinación con el imperialismo norteamericano, a veces en confrontación con él.
Traduciendo estas políticas antiproletarias y antiobreras dentro y fuera, lo que la burguesía, los gobiernos y los Estados necesitan es lograr un compacto frente unido interno, de los propios regímenes para imponer por la fuerza directa y preventiva los planes y decisiones capaces de hacer frente, como es natural, a las luchas y protestas y, en algunos países y en algunas ocasiones, a las revueltas proletarias, juveniles y populares.
Traduciendo estas transformaciones reaccionarias adicionales del Estado en cada país, se alimenta un fascismo moderno adaptado a la historia y condiciones de cada país. No es importante si el Gobierno es de centroderecha o centroizquierda, socialdemócrata o liberal popular. La forma del Estado que producen asume más y más el carácter de una dictadura moderna. En esta corriente general, tendencias abiertamente neofascistas y nazis se están reforzando que, en esta corriente general, de un lado, son orgánicas a la dirección de una Nación-Europa como un bloque imperialista autónomo, y de otro, se aprovechan de los sentimientos antieuropeos y contra el Euro y el descontento popular, para construir su propia fuerza electoral, política y “militar”. A esto debe añadirse que la política imperialista de la Unión Europea, dentro de la acción global del imperialismo, produce miseria, explotación, hambre y guerras en las masas de los países oprimidos que alimentan las oleadas de inmigrantes que llegan principalmente a Europa a través de los países mediterráneos más expuestos.
Los gobiernos y los Estados imperialistas, de un lado, acomodan extensos amplios sectores de las masas para convertirlos en esclavos modernos, y de otro, aprueban leyes racistas y contra los inmigrantes que causan miseria y muerte en el Mar Mediterráneo. En este contexto, las fuerzas abiertamente fascistas y nazis desatan el racismo y la violencia que frecuentemente interceptan el estado de ánimo aún más vulgar en sectores populares.
En este contexto las elecciones europeas son la explosión pura de lo peor de los Estados, de los gobiernos, las fuerzas parlamentarias y las fuerzas abiertamente reaccionarias. El parlamento europeo no cuenta para nada, es una cueva de políticos corruptos y enriquecidos, para dar un simulacro de democracia a la dictadura de las burguesías de los países europeos y dentro de Europa, al peso de los más fuertes sobre los más débiles.
Sólo hay una manera de oponerse a estos gobiernos, y esto no pasa en modo alguno por la participación en el voto en estas elecciones.
Que la “izquierda” participe en la votación, lo hace para entrar en la Tabla amañada de una democracia que disfraza la dictadura, y a pesar de lo que afirma en programas y mítines electorales, no representa los intereses proletarios y populares y contribuye sólo a la política imperialista y representación de aquella.
Los comunistas, revolucionarios, antiimperialistas, los organismos proletarios y de masas en lucha, el movimiento estudiantil, los antifascistas y antirracistas en Europa pueden estar unidos sólo por medio del boicot activo de las elecciones, que no es ni anarquismo ni abstencionismo por principio, sino la construcción coherente del frente que en la lucha actual trabaja por el
futuro, la lucha por el poder proletario en cada país imperialista europeo, por el socialismo.
No contribuyen a esta lucha ni a esta perspectiva aquellas fuerzas que se denominan “comunistas”, que se concentran en la campaña “NO al Euro ” y “Fuera de Europa”, coqueteando, les guste o no, con el populismo reaccionario de la extrema derecha.
No es “el euro” el que reduce a la miseria a las masas proletarias europeas sino el
capitalismo que utiliza los instrumentos monetarios necesarios para su beneficio; no es un supergobierno llamado Troika el enemigo principal sino la burguesía imperialista del propio país que es parte integrante de la unidad y de la confrontación de la Europa imperialista.
No existe una etapa intermedia de la lucha por el socialismo que pase por “la salida del euro y de Europa”, pintando a los gobiernos imperialistas más débiles como esclavos de la Troika bajo la guía alemana.
Esta línea es oportunista de derecha en el movimiento proletario y comunista y
no es suficiente que sea defendida incluso por algunas de las fuerzas políticas y sindicales que día a día luchan contra la política imperialista europea, ni es suficiente que algunos de éstos en las elecciones de mayo también se declararán en contra de la votación, para cambiar la naturaleza de su política.”(*)

El nº 2 del periódico “Proletari Comunisti” incluye además:
• 1º de Mayo proletario, rojo e internacionalista
• Roma 12 de abril: Un paso adelante en la lucha contra el gobierno
• Thyssen: La única justicia es proletaria
• Teoría revolucionaria: El Partido que necesitamos

Pedidos a: pcro.red@gmail.com

(*) La traducción al español de este llamamiento es responsabilidad de Gran Marcha Hacia el Comunismo.

Anuncios